Domin­go, san­grien­to domin­go- Pepe Escobar

Fue un Sun­day, bloody Sun­day [Domin­go, san­grien­to domin­go] – sin un edi­fi­can­te himno de U2 para “cele­brar­lo”. En Pales­ti­na, Siria y el Líbano, dece­nas de miles de pales­ti­nos mar­cha­ron hacia las fron­te­ras con Israel para mar­car el ani­ver­sa­rio de la Nak­ba de 1948 – el des­pla­za­mien­to que acom­pa­ñó la crea­ción de Israel.

La reac­ción israe­lí, con “máxi­ma mode­ra­ción”: matar a 10 per­so­nas en el Líbano, ocho en Siria, dos en Gaza y una en Cis­jor­da­nia, hirien­do a más de 200. El con­sor­cio anglo-fran­cés-esta­dou­ni­den­se que libra la gue­rra con­tra Libia por­que el coro­nel Mua­mar Gada­fi supues­ta­men­te mata a su pue­blo, guar­da un silen­cio atronador.

Las Nacio­nes Uni­das ins­ta­ron a la “mode­ra­ción” (com­pá­re­se con la “máxi­ma mode­ra­ción” israe­lí). El perió­di­co israe­lí Ha’a­retz, hacien­do caso omi­so de la iro­nía, publi­có un titu­lar: “La Revo­lu­ción Ára­be gol­pea a la puer­ta de Israel”. Sí, mi amor, así es, y por eso estáis enloqueciendo.

Siem­pre en la mira

Israel –el maes­tro entre los prac­ti­can­tes de ase­si­na­tos selec­ti­vos– siem­pre se pue­de salir con la suya cuan­do mata ára­bes en masa, por­que no teme nin­gu­na reso­lu­ción del Con­se­jo de Segu­ri­dad: EE.UU. siem­pre las blo­quea. Inclu­so si hubie­ra algu­na, el gobierno esta­dou­ni­den­se del eje­cu­tor-en-jefe Barack Oba­ma, no ins­trui­ría, por ejem­plo, a la emba­ja­do­ra en la ONU, Susan Rice, para que se abs­tu­vie­ra ante una con­de­na de la ONU. Es el tipo de abs­ten­ción que tam­bién ayu­da­ría a la ONU, por ejem­plo, a obli­gar a Israel a acep­tar una solu­ción de dos Esta­dos en Palestina.

Olvi­dad la posi­bi­li­dad de que el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU – tan ansio­so de enviar a la OTAN a rea­li­zar ata­ques desen­fre­na­dos jun­to a un mon­tón sos­pe­cho­so de “rebel­des” libios, ponién­do­se de par­te de uno de los lados en una gue­rra civil– siquie­ra lle­gue a con­si­de­rar que se tra­te a Israel como tra­ta a Irán, impo­nién­do­le san­cio­nes eco­nó­mi­cas has­ta que comien­ce a ajus­tar­se al dere­cho internacional.

Olvi­dad la posi­bi­li­dad de que el gobierno de Oba­ma apo­ye al Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU para que dé a Pales­ti­na un esca­ño for­mal como nación Esta­do en la ONU; más de 100 nacio­nes, inclu­yen­do recien­te­men­te a Bra­sil, Argen­ti­na y Norue­ga, ya reco­no­cen la legi­ti­mi­dad de Pales­ti­na. Si algo seme­jan­te lle­ga­ra a ocu­rrir, la nación podría sacar­le el dia­blo a Israel con deman­das ante los tri­bu­na­les inter­na­cio­na­les por el robo sis­te­má­ti­co de terri­to­rio palestino.

¿Per­de­ría algo el Pre­mio Nobel de la Paz Oba­ma si lo hicie­ra? No. El pode­ro­so lobby de Israel en Washing­ton –enca­be­za­do por AIPAC– ya hace cam­pa­ña en su con­tra en 2012. En todo caso, no lo hará – y para col­mo, se diri­gi­rá a la pró­xi­ma reu­nión anual de AIPAC en Washing­ton. Si hay un con­sen­so de Washing­ton, es su com­pli­ci­dad con el régi­men israelí.

Israel paga por más de 100 asen­ta­mien­tos ile­ga­les en Cis­jor­da­nia, fue­ra de otros 100 más que son con­si­de­ra­dos “pues­tos avan­za­dos ile­ga­les” inclu­so según la ley israe­lí. EE.UU. los apo­ya todos a tra­vés de una com­ple­ja red de “obras bené­fi­cas” judías y cris­tia­nas ultra-dere­chis­tas. Visa, Mas­ter­card y Pay­Pal posi­bi­li­tan todas dona­cio­nes para finan­ciar asen­ta­mien­tos ilegales.

Y sin embar­go ese régi­men enfren­ta serios pro­ble­mas. El pri­mer minis­tro Ben­ja­min «Bibi» Netan­yahu –a pesar de todas sus fan­fa­rro­na­das– está asus­ta­do a muer­te. Nece­si­ta terri­ble­men­te a los rusos secu­la­res de Yis­rael Bei­te­nu («Israel es nues­tra casa») y a los judíos fun­da­men­ta­lis­tas ultra-orto­do­xos de Shas para per­ma­ne­cer en el poder. El ex por­te­ro mol­da­vo con­ver­ti­do en minis­tro de exte­rio­res, Avig­dor Lie­ber­man, líder de Yis­rael Bei­te­nu, se come a Bibi para al desa­yuno y lo humi­lla ruti­na­ria­men­te (y lue­go Bibi recu­pe­ra su auto-res­pe­to humi­llan­do a Oba­ma). Todo lo que hay que saber es que Lie­ber­man es el man­da­más polí­ti­co en Israel.

Para col­mo, el demó­gra­fo de la Uni­ver­si­dad Hebrea, Ser­gio Della Per­go­la, dijo recien­te­men­te al Jeru­sa­lem Post que los judíos ya son menos de un 50% de la pobla­ción en Israel, Cis­jor­da­nia y Gaza en con­jun­to. En una ins­truc­ti­va com­pa­ra­ción con el ultra-repre­si­vo Bah­réin, don­de una mino­ría suní gobier­na a una mayo­ría chií, una mino­ría judía gobier­na a 1,4 millo­nes de ciu­da­da­nos pales­ti­nos de Israel; 2,5 millo­nes de pales­ti­nos ocu­pa­dos en Cis­jor­da­nia; y a 1,5 millo­nes sitia­dos en ese gulag cono­ci­do como Gaza.

Has­ta Human Rights Watch (HRW) se ha vis­to obli­ga­do a reco­no­cer que “los pales­ti­nos enfren­tan una dis­cri­mi­na­ción sis­te­má­ti­ca solo por su raza, etnia, y ori­gen nacio­nal, pri­ván­do­los de elec­tri­ci­dad, agua, escue­las, y acce­so a las carre­te­ras, mien­tras colo­nos judíos cer­ca­nos gozan de todos esos ser­vi­cios sumi­nis­tra­dos por el Estado”.

El camino es el Esta­do pales­tino independiente

Con­si­de­ran­do el trá­gi­co pai­sa­je, los pales­ti­nos lle­ga­ron a la con­clu­sión que hay solo tres posi­bi­li­da­des sobre la mesa: o el apartheid con­ti­núa eter­na­men­te; o la impro­ba­ble posi­bi­li­dad de una solu­ción de un Esta­do, el apartheid con­ti­nua­ría duran­te mucho tiem­po has­ta que muchos israe­líes, fren­te a un boi­cot glo­bal, deci­dan emi­grar o votar por la ciu­da­da­nía para los pales­ti­nos; o Pales­ti­na podría impo­ner su reco­no­ci­mien­to inter­na­cio­nal como Esta­do independiente.

Al ter­mi­nar por poner­se las pilas e inten­tar la uni­dad de Fatah y Hamás, los pales­ti­nos acep­ta­ron el hecho de que es impo­si­ble que haya nego­cia­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas con un gobierno divi­di­do de extre­ma dere­cha con­tro­la­do esen­cial­men­te por un mon­tón de ocu­pan­tes ile­ga­les (es decir “colo­nos”).

Por lo tan­to, la nue­va estra­te­gia es: una Pales­ti­na rela­ti­va­men­te uni­fi­ca­da que bus­ca­rá deci­di­da­men­te el reco­no­ci­mien­to gene­ra­li­za­do, duran­te la pró­xi­ma Asam­blea Gene­ral de la ONU en sep­tiem­bre, de un Esta­do pales­tino basa­do en Cis­jor­da­nia y Gaza según las fron­te­ras de 1967. No cabe duda de que gana­rán la votación.

El pró­xi­mo paso ten­dría que ser una reso­lu­ción del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU que obli­gue a Israel a par­ti­ci­par en nego­cia­cio­nes serias – si EE.UU. no la blo­quea. Si Tel Aviv sigue dicien­do que no, pron­to la mayor par­te del mun­do comen­za­ría a apli­car san­cio­nes eco­nó­mi­cas y diplo­má­ti­cas a Israel simi­la­res a las apli­ca­das a Sudá­fri­ca del apartheid.

Israel per­dió dos gue­rras en menos de tres años. Lo que no mató a sus enemi­gos –Hiz­bu­lá y Hamás– los hizo más fuer­tes. Y lue­go un nue­vo eje Anka­ra-Tehe­rán-Damas­co lle­gó al vecin­da­rio. Des­pués su “valio­so alia­do” Hos­ni Muba­rak fue saca­do a pata­das del poder en Egip­to (sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te Israel y Ara­bia Sau­dí, con­tra la volun­tad del pue­blo egip­cio, apo­ya­ron al dic­ta­dor has­ta el últi­mo minu­to, e inclu­so más allá).

La solu­ción ins­tin­ti­va israe­lí en tiem­pos de pro­ble­mas es lan­zar otra gue­rra; has­ta hace poco era simul­tá­nea­men­te con­tra el Líbano y con­tra Gaza, como lo reve­la­ron antes en este año cables de Wiki­Leaks publi­ca­dos por el perió­di­co norue­go Aften­post (en la prác­ti­ca será una gue­rra total con­tra civi­les, ya que “Israel no pue­de acep­tar nin­gu­na res­tric­ción de la gue­rra en áreas urba­nas”. Todo “daño cola­te­ral” sería, cla­ro está, “no inten­cio­na­do”. Fue un caso impac­tan­te de un anun­cio anti­ci­pa­do por los mili­ta­res israe­líes de sus pla­nes de come­ter un cri­men de guerra.

Por lo tan­to la pre­gun­ta que todo el mun­do se hace es inevi­ta­ble: ¿qué le pasa a esa gente?

Librar­se de esos árabes

Cada vez que enfren­tan pro­ble­mas geo­po­lí­ti­cos, las eli­tes israe­líes no pue­den hacer otra cosa que reac­cio­nar con un sen­ti­mien­to de que están sien­do vic­ti­mi­za­das; el caso de Muba­rak es ejem­plar ya que seguía con­ve­nien­te­men­te las órde­nes de Washing­ton y de Tel Aviv y obe­de­cía como se debe los acuer­dos de Camp David, repu­dia­dos por la abru­ma­do­ra mayo­ría de los egipcios.

Con el pasar de los años, esta acti­tud israe­lí ha gene­ra­do una para­noia gene­ra­li­za­da – como en repe­ti­dos inten­tos de des­en­mas­ca­rar una posi­ble Quin­ta Colum­na inte­rior. Fue mez­cla­da con una insen­si­bi­li­za­ción vir­tual­men­te total res­pec­to a la tra­ge­dia dia­ria en Gaza; el robo de las tie­rras cis­jor­da­nas; y la jac­tan­cia arro­gan­te mos­tra­da cada vez más por colo­nos radi­ca­les. Eso, apar­te de igua­lar toda crí­ti­ca al gobierno israe­lí con el deseo de la “des­truc­ción de Israel”.

Sin embar­go, todo esto pali­de­ce en com­pa­ra­ción con el cre­cien­te con­sen­so entre los israe­líes de que está bien “trans­fe­rir” –pala­bra de códi­go para expul­sar– a ciu­da­da­nos ára­bes israe­líes a un futu­ro Esta­do pales­tino for­ma­do por una posi­ble colec­ción de ban­tus­ta­nes o, mejor toda­vía, Jor­da­nia y Egip­to (des­pués de la Pla­za Tah­rir, olvi­dad el gam­bi­to egipcio).

Ya a prin­ci­pios de 2009, según la Aso­cia­ción Israe­lí por Dere­chos Civi­les, un 55% de los judíos israe­líes decía que el Esta­do debe­ría “alen­tar la emi­gra­ción”; un 78% se opo­nía a par­ti­dos ára­bes en el gobierno; y un 56% esta­ba segu­ro de que “los ára­bes no pue­den lograr el nivel judío de desa­rro­llo cultural”.

Otra ten­den­cia para­le­la tam­bién ha sido visi­ble duran­te los últi­mos dos años. Judíos que mues­tran afec­to por Israel, pero son dema­sia­do crí­ti­cos de los pla­nes del gobierno son efec­ti­va­men­te “exco­mul­ga­dos”. Algu­nos de ellos han esta­do hablan­do con Asia Times Online.

El doc­tor Oren Ben-Dor, naci­do en Hai­fa y pro­fe­sor de filo­so­fía polí­ti­ca en la Uni­ver­si­dad de Southam­pton, ha ana­li­za­do en deta­lle esta pato­lo­gía israe­lí de tra­tar de pro­vo­car un esta­do per­ma­nen­te de vio­len­cia con­tra sí mis­mo. Tie­ne que tener que ver con un inmen­so ele­men­to de auto­sa­tis­fac­ción, que con­di­cio­na ese impul­so auto­des­truc­ti­vo de ser odia­do –de hecho glo­bal­men­te– a todo precio.

Ben-Dor encon­tró la res­pues­ta en la “inca­pa­ci­dad de israe­líes de cues­tio­nar el fun­da­men­to dis­cri­mi­na­to­rio de su pro­pio Esta­do”. Solo un cues­tio­na­mien­to serio del apartheid israe­lí, ese famo­so “dere­cho de Israel a exis­tir en segu­ri­dad como Esta­do judío” podría ter­mi­nar el ciclo de vio­len­cia; de otra mane­ra la “retó­ri­ca de la auto­de­fen­sa” se reve­la­rá como una “cró­ni­ca de sui­ci­dio anunciado”.

No exis­te evi­den­cia de que la “retó­ri­ca de auto­de­fen­sa” lle­ve a otra par­te – no si un 2,4% de la pobla­ción israe­lí secues­tra lo que lla­man “pro­ce­so de paz” al seguir cons­tru­yen­do asen­ta­mien­tos en tie­rra roba­da. Y ni siquie­ra es reli­gión lo que los impul­sa; es un buen nego­cio. El cos­te de vivir en asen­ta­mien­tos es infi­ni­ta­men­te infe­rior al de las gran­des ciu­da­des de Israel.

El plan maes­tro de Netan­yahu es bási­ca­men­te decir “No” – una tác­ti­ca que apren­dió de su men­tor Yitzhak Sha­mir. En estas cir­cuns­tan­cias inclu­so el gobierno de Oba­ma tuvo que admi­tir que a Washing­ton no le que­da otra alter­na­ti­va que enga­tu­sar – y rogar. “Decir No” siem­pre sig­ni­fi­ca un exce­len­te nego­cio – para Israel, no para EE.UU.

Uno de los ejem­plos más recien­tes: para una con­ge­la­ción mini­ma­lis­ta, una sola vez, de 90 días, de la expan­sión de asen­ta­mien­tos ile­ga­les en Cis­jor­da­nia (exclu­yen­do a Jeru­sa­lén Este), Israel obtu­vo 20 caza­bom­bar­de­ros stealth por un valor de 3.000 millo­nes de dóla­res, más muchí­si­mas otras chu­che­rías. La secre­ta­ria de Esta­do de EE.UU., Hillary Clin­ton, tuvo que pasar no menos de ocho horas enga­tu­san­do a Bibi Netan­yahu para que acep­ta­ra el soborno. Acep­tó solo para some­ter­lo a su gabi­ne­te de segu­ri­dad. Y des­pués dijo No.

El gobierno de Oba­ma tam­bién sabe que la nega­ti­va de Israel a nego­ciar con Pales­ti­na es el pun­to cru­cial en la ince­san­te denun­cia de Irán por Tel Aviv como “ame­na­za exis­ten­cial”. En cuan­to haya un genuino acuer­do de paz entre Israel y Pales­ti­na, Irán cesa­rá de ser una “ame­na­za existencial”.

No, no, no

Tal como están las cosas, cada casa adi­cio­nal cons­trui­da en cual­quier asen­ta­mien­to en Cis­jor­da­nia sig­ni­fi­ca solo una cosa: No. No a la paz. No a nego­cia­cio­nes. No a dere­chos pales­ti­nos. El acti­vis­ta por la paz israe­lí y autor Uri Avnery defi­ne esta con­duc­ta como “demen­cia moral”.

Como de cos­tum­bre, es toda­vía peor. Israel nun­ca defi­nió sus fron­te­ras. Cuan­do fue crea­do, los sio­nis­tas soña­ban con un Eretz Israel des­de el Nilo al Éufra­tes. Como el Éufra­tes no está dis­po­ni­ble, ¿por qué no dar­se por satis­fe­cho con toda la Pales­ti­na del anti­guo man­da­to? Es el sen­ti­do del gam­bi­to Bibi según el cual los pales­ti­nos deben reco­no­cer a Israel como “Esta­do judío”. El gobierno de Oba­ma nun­ca se ha quejado.

Si algún día lle­ga­ra a ocu­rrir el reco­no­ci­mien­to de un Esta­do judío, 1,5 millo­nes de pales­ti­nos –que ya son infra­ciu­da­da­nos en Israel– serían ins­tan­tá­nea­men­te des­na­cio­na­li­za­dos y con­de­na­dos a ser expul­sa­dos en masa al ban­tus­tán pales­tino con­fi­gu­ra­do como solu­ción al “pro­ble­ma demo­grá­fi­co” como lo ven los sio­nis­tas, un pro­ble­ma crea­do por la sim­ple exis­ten­cia de los palestinos.

Por lo tan­to, en la narra­ti­va israe­lí las Fuer­zas de Defen­sa [ejér­ci­to] israe­líes podrían haber redu­ci­do a pol­vo a Gaza – pero no lo hicie­ron, por­que res­pe­tan la vida huma­na. Des­pués de todo haber des­trui­do “solo” un 15% de los edi­fi­cios de Gaza y haber muer­to “solo” 300 de sus niños a fines de 2008 y comien­zos de 2009, podría ser pre­sen­ta­do –y acep­ta­do– por los israe­líes como un acto “huma­ni­ta­rio”. En cuan­to a Jeru­sa­lén Este, podría ser “depu­ra­do”. Nada de esto, evi­den­te­men­te, lle­ga a pro­vo­car la ira del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU.

El mun­do sabe que Israel no fue cas­ti­ga­do por la muer­te y la tor­tu­ra de dece­nas de miles de pales­ti­nos duran­te los últi­mos 63 años gra­cias al apo­yo incon­di­cio­nal de Washing­ton. Tal vez la pró­xi­ma Asam­blea Gene­ral de la ONU en sep­tiem­bre cam­bie las reglas del jue­go. Un nue­vo gobierno egip­cio real­men­te repre­sen­ta­ti­vo, real­men­te sobe­rano, defi­ni­ti­va­men­te podrá hacer cam­biar el jue­go, por­que –para gran espan­to de Tel Aviv– será exac­ta­men­te lo con­tra­rio de Mubarak.

Sin embar­go, ya es segu­ro que mien­tras el apartheid con­sa­gra­do en el cora­zón mis­mo de Israel no sea cues­tio­na­do por los pro­pios israe­líes, no hay evi­den­cia de que la “demen­cia moral” del “Esta­do pato­ló­gi­co” esté disminuyendo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.