Domin­go, san­grien­to domin­go- Pepe Esco­bar

Fue un Sun­day, bloody Sun­day [Domin­go, san­grien­to domin­go] – sin un edi­fi­can­te himno de U2 para “cele­brar­lo”. En Pales­ti­na, Siria y el Líbano, dece­nas de miles de pales­ti­nos mar­cha­ron hacia las fron­te­ras con Israel para mar­car el ani­ver­sa­rio de la Nak­ba de 1948 – el des­pla­za­mien­to que acom­pa­ñó la crea­ción de Israel.

La reac­ción israe­lí, con “máxi­ma mode­ra­ción”: matar a 10 per­so­nas en el Líbano, ocho en Siria, dos en Gaza y una en Cis­jor­da­nia, hirien­do a más de 200. El con­sor­cio anglo-fran­cés-esta­dou­ni­den­se que libra la gue­rra con­tra Libia por­que el coro­nel Mua­mar Gada­fi supues­ta­men­te mata a su pue­blo, guar­da un silen­cio atro­na­dor.

Las Nacio­nes Uni­das ins­ta­ron a la “mode­ra­ción” (com­pá­re­se con la “máxi­ma mode­ra­ción” israe­lí). El perió­di­co israe­lí Ha’a­retz, hacien­do caso omi­so de la iro­nía, publi­có un titu­lar: “La Revo­lu­ción Ára­be gol­pea a la puer­ta de Israel”. Sí, mi amor, así es, y por eso estáis enlo­que­cien­do.

Siem­pre en la mira

Israel –el maes­tro entre los prac­ti­can­tes de ase­si­na­tos selec­ti­vos– siem­pre se pue­de salir con la suya cuan­do mata ára­bes en masa, por­que no teme nin­gu­na reso­lu­ción del Con­se­jo de Segu­ri­dad: EE.UU. siem­pre las blo­quea. Inclu­so si hubie­ra algu­na, el gobierno esta­dou­ni­den­se del eje­cu­tor-en-jefe Barack Oba­ma, no ins­trui­ría, por ejem­plo, a la emba­ja­do­ra en la ONU, Susan Rice, para que se abs­tu­vie­ra ante una con­de­na de la ONU. Es el tipo de abs­ten­ción que tam­bién ayu­da­ría a la ONU, por ejem­plo, a obli­gar a Israel a acep­tar una solu­ción de dos Esta­dos en Pales­ti­na.

Olvi­dad la posi­bi­li­dad de que el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU – tan ansio­so de enviar a la OTAN a rea­li­zar ata­ques desen­fre­na­dos jun­to a un mon­tón sos­pe­cho­so de “rebel­des” libios, ponién­do­se de par­te de uno de los lados en una gue­rra civil– siquie­ra lle­gue a con­si­de­rar que se tra­te a Israel como tra­ta a Irán, impo­nién­do­le san­cio­nes eco­nó­mi­cas has­ta que comien­ce a ajus­tar­se al dere­cho inter­na­cio­nal.

Olvi­dad la posi­bi­li­dad de que el gobierno de Oba­ma apo­ye al Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU para que dé a Pales­ti­na un esca­ño for­mal como nación Esta­do en la ONU; más de 100 nacio­nes, inclu­yen­do recien­te­men­te a Bra­sil, Argen­ti­na y Norue­ga, ya reco­no­cen la legi­ti­mi­dad de Pales­ti­na. Si algo seme­jan­te lle­ga­ra a ocu­rrir, la nación podría sacar­le el dia­blo a Israel con deman­das ante los tri­bu­na­les inter­na­cio­na­les por el robo sis­te­má­ti­co de terri­to­rio pales­tino.

¿Per­de­ría algo el Pre­mio Nobel de la Paz Oba­ma si lo hicie­ra? No. El pode­ro­so lobby de Israel en Washing­ton –enca­be­za­do por AIPAC– ya hace cam­pa­ña en su con­tra en 2012. En todo caso, no lo hará – y para col­mo, se diri­gi­rá a la pró­xi­ma reu­nión anual de AIPAC en Washing­ton. Si hay un con­sen­so de Washing­ton, es su com­pli­ci­dad con el régi­men israe­lí.

Israel paga por más de 100 asen­ta­mien­tos ile­ga­les en Cis­jor­da­nia, fue­ra de otros 100 más que son con­si­de­ra­dos “pues­tos avan­za­dos ile­ga­les” inclu­so según la ley israe­lí. EE.UU. los apo­ya todos a tra­vés de una com­ple­ja red de “obras bené­fi­cas” judías y cris­tia­nas ultra-dere­chis­tas. Visa, Mas­ter­card y Pay­Pal posi­bi­li­tan todas dona­cio­nes para finan­ciar asen­ta­mien­tos ile­ga­les.

Y sin embar­go ese régi­men enfren­ta serios pro­ble­mas. El pri­mer minis­tro Ben­ja­min «Bibi» Netan­yahu –a pesar de todas sus fan­fa­rro­na­das– está asus­ta­do a muer­te. Nece­si­ta terri­ble­men­te a los rusos secu­la­res de Yis­rael Bei­te­nu («Israel es nues­tra casa») y a los judíos fun­da­men­ta­lis­tas ultra-orto­do­xos de Shas para per­ma­ne­cer en el poder. El ex por­te­ro mol­da­vo con­ver­ti­do en minis­tro de exte­rio­res, Avig­dor Lie­ber­man, líder de Yis­rael Bei­te­nu, se come a Bibi para al desa­yuno y lo humi­lla ruti­na­ria­men­te (y lue­go Bibi recu­pe­ra su auto-res­pe­to humi­llan­do a Oba­ma). Todo lo que hay que saber es que Lie­ber­man es el man­da­más polí­ti­co en Israel.

Para col­mo, el demó­gra­fo de la Uni­ver­si­dad Hebrea, Ser­gio Della Per­go­la, dijo recien­te­men­te al Jeru­sa­lem Post que los judíos ya son menos de un 50% de la pobla­ción en Israel, Cis­jor­da­nia y Gaza en con­jun­to. En una ins­truc­ti­va com­pa­ra­ción con el ultra-repre­si­vo Bah­réin, don­de una mino­ría suní gobier­na a una mayo­ría chií, una mino­ría judía gobier­na a 1,4 millo­nes de ciu­da­da­nos pales­ti­nos de Israel; 2,5 millo­nes de pales­ti­nos ocu­pa­dos en Cis­jor­da­nia; y a 1,5 millo­nes sitia­dos en ese gulag cono­ci­do como Gaza.

Has­ta Human Rights Watch (HRW) se ha vis­to obli­ga­do a reco­no­cer que “los pales­ti­nos enfren­tan una dis­cri­mi­na­ción sis­te­má­ti­ca solo por su raza, etnia, y ori­gen nacio­nal, pri­ván­do­los de elec­tri­ci­dad, agua, escue­las, y acce­so a las carre­te­ras, mien­tras colo­nos judíos cer­ca­nos gozan de todos esos ser­vi­cios sumi­nis­tra­dos por el Esta­do”.

El camino es el Esta­do pales­tino inde­pen­dien­te

Con­si­de­ran­do el trá­gi­co pai­sa­je, los pales­ti­nos lle­ga­ron a la con­clu­sión que hay solo tres posi­bi­li­da­des sobre la mesa: o el apartheid con­ti­núa eter­na­men­te; o la impro­ba­ble posi­bi­li­dad de una solu­ción de un Esta­do, el apartheid con­ti­nua­ría duran­te mucho tiem­po has­ta que muchos israe­líes, fren­te a un boi­cot glo­bal, deci­dan emi­grar o votar por la ciu­da­da­nía para los pales­ti­nos; o Pales­ti­na podría impo­ner su reco­no­ci­mien­to inter­na­cio­nal como Esta­do inde­pen­dien­te.

Al ter­mi­nar por poner­se las pilas e inten­tar la uni­dad de Fatah y Hamás, los pales­ti­nos acep­ta­ron el hecho de que es impo­si­ble que haya nego­cia­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas con un gobierno divi­di­do de extre­ma dere­cha con­tro­la­do esen­cial­men­te por un mon­tón de ocu­pan­tes ile­ga­les (es decir “colo­nos”).

Por lo tan­to, la nue­va estra­te­gia es: una Pales­ti­na rela­ti­va­men­te uni­fi­ca­da que bus­ca­rá deci­di­da­men­te el reco­no­ci­mien­to gene­ra­li­za­do, duran­te la pró­xi­ma Asam­blea Gene­ral de la ONU en sep­tiem­bre, de un Esta­do pales­tino basa­do en Cis­jor­da­nia y Gaza según las fron­te­ras de 1967. No cabe duda de que gana­rán la vota­ción.

El pró­xi­mo paso ten­dría que ser una reso­lu­ción del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU que obli­gue a Israel a par­ti­ci­par en nego­cia­cio­nes serias – si EE.UU. no la blo­quea. Si Tel Aviv sigue dicien­do que no, pron­to la mayor par­te del mun­do comen­za­ría a apli­car san­cio­nes eco­nó­mi­cas y diplo­má­ti­cas a Israel simi­la­res a las apli­ca­das a Sudá­fri­ca del apartheid.

Israel per­dió dos gue­rras en menos de tres años. Lo que no mató a sus enemi­gos –Hiz­bu­lá y Hamás– los hizo más fuer­tes. Y lue­go un nue­vo eje Anka­ra-Tehe­rán-Damas­co lle­gó al vecin­da­rio. Des­pués su “valio­so alia­do” Hos­ni Muba­rak fue saca­do a pata­das del poder en Egip­to (sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te Israel y Ara­bia Sau­dí, con­tra la volun­tad del pue­blo egip­cio, apo­ya­ron al dic­ta­dor has­ta el últi­mo minu­to, e inclu­so más allá).

La solu­ción ins­tin­ti­va israe­lí en tiem­pos de pro­ble­mas es lan­zar otra gue­rra; has­ta hace poco era simul­tá­nea­men­te con­tra el Líbano y con­tra Gaza, como lo reve­la­ron antes en este año cables de Wiki­Leaks publi­ca­dos por el perió­di­co norue­go Aften­post (en la prác­ti­ca será una gue­rra total con­tra civi­les, ya que “Israel no pue­de acep­tar nin­gu­na res­tric­ción de la gue­rra en áreas urba­nas”. Todo “daño cola­te­ral” sería, cla­ro está, “no inten­cio­na­do”. Fue un caso impac­tan­te de un anun­cio anti­ci­pa­do por los mili­ta­res israe­líes de sus pla­nes de come­ter un cri­men de gue­rra.

Por lo tan­to la pre­gun­ta que todo el mun­do se hace es inevi­ta­ble: ¿qué le pasa a esa gen­te?

Librar­se de esos ára­bes

Cada vez que enfren­tan pro­ble­mas geo­po­lí­ti­cos, las eli­tes israe­líes no pue­den hacer otra cosa que reac­cio­nar con un sen­ti­mien­to de que están sien­do vic­ti­mi­za­das; el caso de Muba­rak es ejem­plar ya que seguía con­ve­nien­te­men­te las órde­nes de Washing­ton y de Tel Aviv y obe­de­cía como se debe los acuer­dos de Camp David, repu­dia­dos por la abru­ma­do­ra mayo­ría de los egip­cios.

Con el pasar de los años, esta acti­tud israe­lí ha gene­ra­do una para­noia gene­ra­li­za­da – como en repe­ti­dos inten­tos de des­en­mas­ca­rar una posi­ble Quin­ta Colum­na inte­rior. Fue mez­cla­da con una insen­si­bi­li­za­ción vir­tual­men­te total res­pec­to a la tra­ge­dia dia­ria en Gaza; el robo de las tie­rras cis­jor­da­nas; y la jac­tan­cia arro­gan­te mos­tra­da cada vez más por colo­nos radi­ca­les. Eso, apar­te de igua­lar toda crí­ti­ca al gobierno israe­lí con el deseo de la “des­truc­ción de Israel”.

Sin embar­go, todo esto pali­de­ce en com­pa­ra­ción con el cre­cien­te con­sen­so entre los israe­líes de que está bien “trans­fe­rir” –pala­bra de códi­go para expul­sar– a ciu­da­da­nos ára­bes israe­líes a un futu­ro Esta­do pales­tino for­ma­do por una posi­ble colec­ción de ban­tus­ta­nes o, mejor toda­vía, Jor­da­nia y Egip­to (des­pués de la Pla­za Tah­rir, olvi­dad el gam­bi­to egip­cio).

Ya a prin­ci­pios de 2009, según la Aso­cia­ción Israe­lí por Dere­chos Civi­les, un 55% de los judíos israe­líes decía que el Esta­do debe­ría “alen­tar la emi­gra­ción”; un 78% se opo­nía a par­ti­dos ára­bes en el gobierno; y un 56% esta­ba segu­ro de que “los ára­bes no pue­den lograr el nivel judío de desa­rro­llo cul­tu­ral”.

Otra ten­den­cia para­le­la tam­bién ha sido visi­ble duran­te los últi­mos dos años. Judíos que mues­tran afec­to por Israel, pero son dema­sia­do crí­ti­cos de los pla­nes del gobierno son efec­ti­va­men­te “exco­mul­ga­dos”. Algu­nos de ellos han esta­do hablan­do con Asia Times Onli­ne.

El doc­tor Oren Ben-Dor, naci­do en Hai­fa y pro­fe­sor de filo­so­fía polí­ti­ca en la Uni­ver­si­dad de Southam­pton, ha ana­li­za­do en deta­lle esta pato­lo­gía israe­lí de tra­tar de pro­vo­car un esta­do per­ma­nen­te de vio­len­cia con­tra sí mis­mo. Tie­ne que tener que ver con un inmen­so ele­men­to de auto­sa­tis­fac­ción, que con­di­cio­na ese impul­so auto­des­truc­ti­vo de ser odia­do –de hecho glo­bal­men­te– a todo pre­cio.

Ben-Dor encon­tró la res­pues­ta en la “inca­pa­ci­dad de israe­líes de cues­tio­nar el fun­da­men­to dis­cri­mi­na­to­rio de su pro­pio Esta­do”. Solo un cues­tio­na­mien­to serio del apartheid israe­lí, ese famo­so “dere­cho de Israel a exis­tir en segu­ri­dad como Esta­do judío” podría ter­mi­nar el ciclo de vio­len­cia; de otra mane­ra la “retó­ri­ca de la auto­de­fen­sa” se reve­la­rá como una “cró­ni­ca de sui­ci­dio anun­cia­do”.

No exis­te evi­den­cia de que la “retó­ri­ca de auto­de­fen­sa” lle­ve a otra par­te – no si un 2,4% de la pobla­ción israe­lí secues­tra lo que lla­man “pro­ce­so de paz” al seguir cons­tru­yen­do asen­ta­mien­tos en tie­rra roba­da. Y ni siquie­ra es reli­gión lo que los impul­sa; es un buen nego­cio. El cos­te de vivir en asen­ta­mien­tos es infi­ni­ta­men­te infe­rior al de las gran­des ciu­da­des de Israel.

El plan maes­tro de Netan­yahu es bási­ca­men­te decir “No” – una tác­ti­ca que apren­dió de su men­tor Yitzhak Sha­mir. En estas cir­cuns­tan­cias inclu­so el gobierno de Oba­ma tuvo que admi­tir que a Washing­ton no le que­da otra alter­na­ti­va que enga­tu­sar – y rogar. “Decir No” siem­pre sig­ni­fi­ca un exce­len­te nego­cio – para Israel, no para EE.UU.

Uno de los ejem­plos más recien­tes: para una con­ge­la­ción mini­ma­lis­ta, una sola vez, de 90 días, de la expan­sión de asen­ta­mien­tos ile­ga­les en Cis­jor­da­nia (exclu­yen­do a Jeru­sa­lén Este), Israel obtu­vo 20 caza­bom­bar­de­ros stealth por un valor de 3.000 millo­nes de dóla­res, más muchí­si­mas otras chu­che­rías. La secre­ta­ria de Esta­do de EE.UU., Hillary Clin­ton, tuvo que pasar no menos de ocho horas enga­tu­san­do a Bibi Netan­yahu para que acep­ta­ra el soborno. Acep­tó solo para some­ter­lo a su gabi­ne­te de segu­ri­dad. Y des­pués dijo No.

El gobierno de Oba­ma tam­bién sabe que la nega­ti­va de Israel a nego­ciar con Pales­ti­na es el pun­to cru­cial en la ince­san­te denun­cia de Irán por Tel Aviv como “ame­na­za exis­ten­cial”. En cuan­to haya un genuino acuer­do de paz entre Israel y Pales­ti­na, Irán cesa­rá de ser una “ame­na­za exis­ten­cial”.

No, no, no

Tal como están las cosas, cada casa adi­cio­nal cons­trui­da en cual­quier asen­ta­mien­to en Cis­jor­da­nia sig­ni­fi­ca solo una cosa: No. No a la paz. No a nego­cia­cio­nes. No a dere­chos pales­ti­nos. El acti­vis­ta por la paz israe­lí y autor Uri Avnery defi­ne esta con­duc­ta como “demen­cia moral”.

Como de cos­tum­bre, es toda­vía peor. Israel nun­ca defi­nió sus fron­te­ras. Cuan­do fue crea­do, los sio­nis­tas soña­ban con un Eretz Israel des­de el Nilo al Éufra­tes. Como el Éufra­tes no está dis­po­ni­ble, ¿por qué no dar­se por satis­fe­cho con toda la Pales­ti­na del anti­guo man­da­to? Es el sen­ti­do del gam­bi­to Bibi según el cual los pales­ti­nos deben reco­no­cer a Israel como “Esta­do judío”. El gobierno de Oba­ma nun­ca se ha que­ja­do.

Si algún día lle­ga­ra a ocu­rrir el reco­no­ci­mien­to de un Esta­do judío, 1,5 millo­nes de pales­ti­nos –que ya son infra­ciu­da­da­nos en Israel– serían ins­tan­tá­nea­men­te des­na­cio­na­li­za­dos y con­de­na­dos a ser expul­sa­dos en masa al ban­tus­tán pales­tino con­fi­gu­ra­do como solu­ción al “pro­ble­ma demo­grá­fi­co” como lo ven los sio­nis­tas, un pro­ble­ma crea­do por la sim­ple exis­ten­cia de los pales­ti­nos.

Por lo tan­to, en la narra­ti­va israe­lí las Fuer­zas de Defen­sa [ejér­ci­to] israe­líes podrían haber redu­ci­do a pol­vo a Gaza – pero no lo hicie­ron, por­que res­pe­tan la vida huma­na. Des­pués de todo haber des­trui­do “solo” un 15% de los edi­fi­cios de Gaza y haber muer­to “solo” 300 de sus niños a fines de 2008 y comien­zos de 2009, podría ser pre­sen­ta­do –y acep­ta­do– por los israe­líes como un acto “huma­ni­ta­rio”. En cuan­to a Jeru­sa­lén Este, podría ser “depu­ra­do”. Nada de esto, evi­den­te­men­te, lle­ga a pro­vo­car la ira del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU.

El mun­do sabe que Israel no fue cas­ti­ga­do por la muer­te y la tor­tu­ra de dece­nas de miles de pales­ti­nos duran­te los últi­mos 63 años gra­cias al apo­yo incon­di­cio­nal de Washing­ton. Tal vez la pró­xi­ma Asam­blea Gene­ral de la ONU en sep­tiem­bre cam­bie las reglas del jue­go. Un nue­vo gobierno egip­cio real­men­te repre­sen­ta­ti­vo, real­men­te sobe­rano, defi­ni­ti­va­men­te podrá hacer cam­biar el jue­go, por­que –para gran espan­to de Tel Aviv– será exac­ta­men­te lo con­tra­rio de Muba­rak.

Sin embar­go, ya es segu­ro que mien­tras el apartheid con­sa­gra­do en el cora­zón mis­mo de Israel no sea cues­tio­na­do por los pro­pios israe­líes, no hay evi­den­cia de que la “demen­cia moral” del “Esta­do pato­ló­gi­co” esté dis­mi­nu­yen­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *