De Túnez rebel­de a Libia resis­ten­te – Basem Tajeldine

Dicen que la pri­me­ra vic­ti­ma de una gue­rra es la ver­dad, pero en las con­fron­ta­cio­nes béli­cas con­tem­po­rá­neas carac­te­ri­za­das por la asi­me­tría arma­men­tís­ti­ca, la fal­ta de moti­vos vale­de­ros y la fuer­te inci­den­cia polí­ti­ca de la opi­nión públi­ca, este axio­ma se mag­ni­fi­ca. Hoy resul­ta casi impo­si­ble dis­cer­nir y diser­tar con serie­dad sobre muchos hechos que afec­tan a los pue­blos sin con­tar con la expe­rien­cia de haber vivi­do en car­ne pro­pia, al menos por un tiem­po, aque­llos hechos. Quie­nes ejer­cen la tarea de ana­li­zar o de infor­mar sobre algún acon­te­ci­mien­to tie­nen la obli­ga­ción éti­ca y moral de bus­car la infor­ma­ción de pri­me­ra mano y no de ter­ce­ros. Sin cono­cer de cer­ca al país agra­via­do y las carac­te­rís­ti­cas cul­tu­ra­les de su gen­te, el aná­li­sis de cual­quier inves­ti­ga­dor que se ape­lli­de como “inte­lec­tual” pue­de resul­tar vul­gar y care­cer de todo sen­ti­do de la reali­dad. Se hace chu­cu­to o inú­til para la com­pren­sión del lec­tor. En oca­sio­nes, para que un aná­li­sis polí­ti­co de un país cual­quie­ra en con­flic­to, y par­ti­cu­lar­men­te de los paí­ses ára­bes (todos los ubi­ca­dos en el nor­te de Áfri­ca y Asia) sea lo más cer­cano a la reali­dad, requie­re del cono­ci­mien­to pro­fun­do de la cul­tu­ra de esos pue­blos. Tam­bién el con­tac­to direc­to es fundamental.

Has­ta el día de hoy se ha escri­to mucho sobre la famo­sa gue­rra de cuar­ta gene­ra­ción o gue­rra mediá­ti­ca dise­ña­da por el impe­ria­lis­mo, y ajus­ta­da en sus labo­ra­to­rios de acuer­do a las par­ti­cu­la­ri­da­des que cada país. El impe­ria­lis­mo sabe que para el man­te­ni­mien­to de su hege­mo­nía y con­trol sobre los pue­blos, y domi­nar a sus vic­ti­mas, la mani­pu­la­ción psi­co­ló­gi­ca, el mie­do y la trans­cul­tu­ra­li­za­ción cum­plen un rol fun­da­men­tal. La mani­pu­la­ción mediá­ti­ca o, mejor dicho, la con­ta­mi­na­ción mediá­ti­ca de los pue­blos (tan­to de los agre­so­res, como de los agre­di­dos) con­tri­bu­ye a mini­mi­zar las per­di­das polí­ti­cas y a ganar volun­ta­des en pro de los siem­pre ocul­tos intere­ses y fines eco­nó­mi­cos de las trans­na­cio­na­les bene­fi­cia­das. Y es así como en la actual gue­rra con­tra un supues­to “terro­ris­mo”, o con­tra un “dés­po­ta que ase­si­na a su pue­blo”; o las “inter­ven­cio­nes huma­ni­ta­rias, etc., sir­ven al impe­ria­lis­mo para dis­fra­zar sus ver­da­de­ros intere­ses y obje­ti­vos “bené­vo­los” que bus­can ins­tau­rar en el mun­do su tan pros­ti­tu­ta “demo­cra­cia” y “liber­ta­des”. Si, la demo­cra­cia de la bur­gue­sía (para­si­ta o mono­pó­li­ca) y la liber­tad de esta para que sus trans­na­cio­na­les roben y ase­si­nen a todos los pue­blos del mun­do sin barre­ras algu­na que lo impi­da. Antes de que los misi­les deno­mi­na­dos “inte­li­gen­tes” ‑pero manio­bra­dos por idiotas‑, y que con­tie­nen ura­nio empo­bre­ci­do, cai­gan sobre los pue­blos, y que las bom­bas de raci­mo o de fós­fo­ro blan­co sean arro­ja­das indis­cri­mi­na­da­men­te sobre todos, y todas; antes de que esas armas hayan pro­vo­ca­do sus pri­me­ras vic­ti­mas civi­les y mili­ta­res, ya las trans­na­cio­na­les de la infor­ma­ción tuvie­ron que haber mata­do la verdad.

Por ello deci­dí via­jar a Túnez y Libia, arries­gan­do mi pro­pio pelle­jo, para hur­gar en sus reali­da­des, pal­par y encon­trar la ver­dad sin que nadie me lo cuen­te. Las vici­si­tu­des por las que hoy atra­vie­san esos pue­blos her­ma­nos deben y tie­nen que sen­tir­la en car­ne pro­pia los inves­ti­ga­do­res y comen­ta­ris­tas antes de emi­tir su opi­nión. Natu­ral­men­te, la expe­rien­cia pro­pia tam­bién per­mi­te mol­dear un cri­te­rio pro­pio y mucho más amplio. El estu­dio pre­sen­cial de esas reali­da­des per­mi­te enri­que­cer el aná­li­sis y faci­li­tar la com­pren­sión de mis lec­to­res. Como inves­ti­ga­dor sien­to el deber moral y éti­co de obte­ner, en lo posi­ble, las infor­ma­cio­nes de fuen­tes serias y de pri­me­ra mano. Nada pue­de ser más enri­que­ce­dor que inter­ac­tuar direc­ta­men­te con las per­so­nas afec­ta­das y que for­man par­te de esos pue­blos ára­bes; los que viven el día a día y sien­ten con mucho dolor y pesar los hechos que los afec­tan. Com­par­tir sus ale­grías y el dolor, en otros casos, entre­ver la deter­mi­na­ción de los que luchan y pien­san morir por lo que creen, hace sen­tir a uno recon­for­ta­do y par­te de ellos.

En bús­que­da de esa expe­rien­cia que brin­da la viven­cia pro­pia, pero tam­bién con el deseo de sen­si­bi­li­zar­me aun más con los pro­ble­mas que hoy aque­jan a los pue­blos ára­bes, lle­gue a Túnez el día 6 de mayo de 2011 y des­de enton­ces he ini­cia­do un reco­rri­do des­de ese país has­ta lle­gar a Libia, el que he pla­nea­do ter­mi­nar el día 24 del pre­sen­te mes.

Es sabi­do que los pue­blos ára­bes no han teni­do un siglo de paz. Todos los impe­rios han teni­do que ver con sus tie­rras. En prin­ci­pio por su ubi­ca­ción geo­po­lí­ti­ca (el Medio Orien­te entre Euro­pa y Asia) y el espa­ció geo-eco­nó­mi­co que ha dis­tin­gui­do a esas tie­rras árabes.

Las polí­ti­cas y crí­me­nes del impe­ria­lis­mo hoy, o mejor dicho, la “éti­ca y moral” que carac­te­ri­za al impe­ria­lis­mo hoy se dife­ren­cian poco de la que carac­te­ri­za­ba a los impe­rios de la anti­güe­dad. El domi­nio de la cien­cia y la tec­no­lo­gía con­tem­po­rá­nea lo ha hecho más letal. Mien­tras que en la anti­güe­dad los obje­ti­vos de todos los impe­rios (el romano, per­sa, mon­gol, oto­mano, etc.) cen­tra­ron sus polí­ti­cas y obje­ti­vo por el domi­nio de los terri­to­rios ára­bes en razón de su expan­sio­nis­mo y el con­trol de la famo­sa “rutas de la seda” y de pro­duc­tos ela­bo­ra­dos y lle­va­dos a Euro­pa des­de el Asia orien­tal (par­ti­cu­lar­men­te des­de Chi­na a Euro­pa) que era con­tro­la­do por los mer­ca­de­res ára­bes. Hoy los obje­ti­vos del impe­rio nor­te­ame­ri­cano en esos terri­to­rios se cir­cuns­cri­ben en el con­trol de su mer­ca­do (el neo­co­lo­nia­lis­mo) y la con­fis­ca­ción de las inmen­sas rique­zas petro­le­ras que yacen bajo los desier­tos árabes.

Para ana­li­zar con serie­dad y com­pren­der en pro­fun­di­dad los con­flic­tos del mun­do ára­be que hoy tan­to resal­tan las trans­na­cio­na­les de la infor­ma­ción de una mane­ra muy ter­gi­ver­sa­da, es nece­sa­rio remi­tir­se a su his­to­ria para así cono­cer las cla­ves del pre­sen­te. Pero tam­bién es nece­sa­rio divi­sar y cono­cer la rela­ción que guar­dan los con­flic­tos ára­bes con la cri­sis eco­nó­mi­ca-sis­té­mi­ca que afron­ta el impe­ria­lis­mo hoy. Sólo así podría­mos enten­der el por qué de la agre­sión y deses­pe­ro de Occi­den­te por intro­me­ter­se en los asun­tos inter­nos de los paí­ses ára­be has­ta lle­gar a decla­rar la gue­rra, bajo fal­sos jus­ti­fi­ca­ti­vos, sin antes hacer uso de los meca­nis­mos diplo­má­ti­cos para la reso­lu­ción de los con­flic­tos inter­nos, tal como esta­ble­ce la pro­pia Car­ta Demo­crá­ti­ca de Nacio­nes Uni­das. Com­pren­dien­do el fon­do de los con­flic­tos, qui­zás muchos se lle­va­rían una gran sor­pre­sa al des­cu­brir los intere­ses ocul­tos tras el fari­seo apo­yo que pres­ta el impe­ria­lis­mo a algu­nas rebe­lio­nes (como en Libia y Siria) y el silen­cio de este fren­te a otros tira­nos que con­ti­núan ase­si­nan­do a su pue­blo (como en Yemen, Qatar, Bahe­rem, Marrue­cos, Jor­da­nia, entre otros).

Aun­que algu­nos sean vic­ti­mas de la hábil mani­pu­la­ción mediá­ti­ca (matriz de opi­nión) de las trans­na­cio­na­les pri­va­das de la infor­ma­ción ‑es el caso del infa­me canal de noti­cias ára­be Al-Jaz­ze­ra- y en las intere­sa­das apre­cia­cio­nes super­fi­cia­les que hacen varias men­tes tari­fa­das, que tra­tan de sig­nar los acon­te­ci­mien­tos en Túnez y Libia como “hechos ais­la­dos y pro­pia­men­te inter­nos”, no los hace exen­to de cul­pas. La igno­ran­cia debe ser tipi­fi­ca­da como deli­to para el opi­na­dor de ofi­cio y sin ofi­cio. Estos olvi­dan que el capi­ta­lis­mo hoy atra­vie­sa por una de sus cri­sis más agu­das que haya expe­ri­men­ta­do en su cor­ta his­to­ria. Una cri­sis estruc­tu­ral, o mejor dicho sis­té­mi­ca ‑como muchos pre­fie­ren llamarla‑, que nece­sa­ria­men­te, y sin que­rer­lo, pro­mue­ve las rebe­lio­nes popu­la­res en la peri­fe­ria capi­ta­lis­ta ‑en el esla­bón más débil de la cade­na, como decía Lenin- que tam­bién se expre­sa en la pér­di­da de su hege­mo­nía mun­dial. El impe­ria­lis­mo bus­ca reim­plan­tar su ago­bia­da hege­mo­nía y para ello se vale de todo.

Los últi­mos suce­sos acae­ci­dos en Túnez y Libia tam­bién guar­dan reali­da­des muy dife­ren­tes, pero en el fon­do com­par­ten mucho más que fron­te­ras y un mis­mo pue­blo. Aun­que la estu­pi­dez de algu­nas men­tes tari­fa­das pre­ten­da mag­ni­fi­car las dife­ren­cias que carac­te­ri­zan las reali­da­des de ambos pue­blos, el con­flic­to que actual­men­te los envuel­ve a ambos tie­ne un deno­mi­na­dor común: el impe­ria­lis­mo en decadencia.

De Túnez rebelde

Es arto cono­ci­do que el valien­te pue­blo de Túnez logró en pocos días des­tro­nar a una de las más corrup­tas y san­gui­na­rias tira­nías apo­ya­das por Occi­den­te. El dés­po­ta, Zein El Abdi­ne Ben Ali, quien había man­te­ni­do al pue­blo tune­cino sub­yu­ga­do por más de 23 años en la más cruel dic­ta­du­ra, lue­go del gol­pe mili­tar orga­ni­za­do por este con­tra el líder nacio­na­lis­ta Habib Bour­gui­ba, no pudo resis­tir a la rebel­día de su pue­blo. El robo de los fon­dos públi­cos por los fami­lia­res y alle­ga­dos del dic­ta­dor, la tor­tu­ra y des­apa­ri­cio­nes de los disi­den­tes polí­ti­cos, la cruel repre­sión y el ham­bre han sido los males que han teni­do que sopor­tar el pue­blo tune­cino por muchos años.

La chis­pa que pren­dió la pra­de­ra, o más bien, los bas­tos oli­vos del desier­to y las mon­ta­ñas de Túnez fue el sacri­fi­cio de un joven pro­fe­sio­nal des­em­plea­do, de nom­bre Moha­med Abou­zi­zi, quien ante su impo­ten­cia al ver como le era deco­mi­sa­da toda su mer­can­cía de hor­ta­li­zas que dis­po­nía en el mer­ca­do popu­lar, deci­dió pren­der­se fue­go, y sin saber­lo, con su sacri­fi­cio incen­dia­ba, tam­bién, los cora­zo­nes de la juven­tud ára­be tune­ci­na y de las juven­tu­des otros paí­ses de la región. El már­tir Abou­zi­zi no fue un fun­da­men­ta­lis­ta chi­fla­do que lle­gó al sacri­fi­cio por un pro­ble­ma indi­vi­dual, no, él sabía que la mayor par­te de su pue­blo pade­cía de sus mis­mos pro­ble­mas, que muchos jóve­nes pro­fe­sio­na­les, como el, no pue­den siquie­ra ima­gi­nar encon­trar en el mer­ca­do labo­rar capi­ta­lis­ta un tra­ba­jo digno. Moha­med Aboua­zi­zi se inmo­ló cre­yen­do que logra­ría levan­tar a su pue­blo, pero nun­ca ima­gi­nó en vida que su muer­te logra­ría depo­ner a Ben Ali y tras­cen­der sus fronteras.

Túnez es un país de cer­ca de 10 millo­nes de habi­tan­tes pero casi com­ple­ta­men­te depen­dien­te del turis­mo. El poe­ta sirio Nizar Kab­ba­ni, entre otros, la lla­mó “Túnez Al Ahdar” (Túnez la ver­de) en medio del desier­to. El pue­blo tune­cino ser carac­te­ri­za por su noble­za y espí­ri­tu de tra­ba­jo. Cada peda­zo de tie­rra en ese país, inclu­so has­ta el desier­to, es apro­ve­cha­do para la siem­bra de oli­va­res y otros ali­men­tos y fru­tas. A pesar de ello, la pobre­za en Túnez es inmen­sa. El corrup­to dic­ta­dor Ben Ali se había entre­ga­do al neo­li­be­ra­lis­mo. Las con­di­cio­nes sub­je­ti­vas y obje­ti­vas que des­per­ta­ron la rebel­día revo­lu­cio­na­ria del pue­blo tune­cino, y de allí a gran par­te del mun­do ára­be, se die­ron. Sólo hacia fal­ta la chis­pa del már­tir Abou­zi­zi. El día 17 de Diciem­bre de 2010 se con­ju­ga­ron todas ellas para que el pue­blo tune­cino toma­ra el cie­lo por asalto.

La rebe­lión revo­lu­cio­na­ria tune­ci­na que aca­bo por des­tro­nar al infa­me dic­ta­dor Zein El Abdi­ne Ben Ali, el día 14 de Enero de 2011, ha pre­ten­di­do ser secues­tra­da por el vie­jo y caden­te “lide­raz­go” del zom­bi mal olien­te y aun andan­te del hoy ile­gal par­ti­do de Ben Ali (Reagru­pa­ción Cons­ti­tu­cio­nal Demo­crá­ti­ca) y por la cúpu­la mili­tar his­tó­ri­ca­men­te liga­da al dic­ta­dor que diri­ge la actual jun­ta de tran­si­ción. Las revuel­tas en la capi­tal tune­ci­na no han para­do un sólo día en pro­du­cir­se. Sobre todo en los barrios más pobres de la capi­tal y en las aldeas más pobres del res­to del país. Son los pobres, el pro­le­ta­ria­do (des­em­plea­do) los hace­do­res de la revo­lu­ción en el mun­do; quie­nes no tie­nen nada que per­der, sino, más bien, mucho que ganar.

El día de mi lle­ga­da a Túnez, 6 de mayo de 2011, la Av. Bour­gui­ba era nue­va­men­te esce­na­rio de una gran movi­li­za­ción de jóve­nes revo­lu­cio­na­rios que exi­gían a la jun­ta de tran­si­ción pro­fun­di­zar la revo­lu­ción. Los jóve­nes tune­ci­nos en pie velan por que se cum­plan las pro­me­sas hechas por la actual diri­gen­cia tran­si­to­ria del país.

Un día antes de mi arri­bo a la capi­tal rebel­de de Túnez, la des­ti­tu­ción de uno de sus nue­vos minis­tros había reavi­va­do las revuel­tas en ese país. El aho­ra exmi­nis­tro Farhat Rah­ji había denun­cia­do “la exis­ten­cia de un gobierno en la som­bra que le habría impe­di­do depu­rar el apa­ra­to poli­cial y nom­brar dele­ga­dos pro­vin­cia­les sin víncu­los con el par­ti­do del dic­ta­dor y que final­men­te habría impues­to su des­ti­tu­ción. Tam­bién decla­ró que se esta­ba pre­pa­ran­do un gol­pe de esta­do mili­tar” [1]. La denun­cia publi­ca­da por Rah­ji en su muro de Face­book, sobre el supues­to com­plot que esta­rían fra­guan­do algu­nos mili­ta­res de la jun­ta de tran­si­ción para dete­ner la revo­lu­ción, fue sufi­cien­te para que la jun­ta de gobierno lo des­ti­tu­ye­ra. Des­de enton­ces las fuer­zas poli­cia­les yacen apos­ta­das en cam­pa­men­tos en toda esa Av., y cer­can­do algu­nos barrios pobres de la capi­tal. La indig­na­ción de los jóve­nes rebel­des por la des­ti­tu­ción del minis­tro fue repri­mi­da con gases y gol­pes por las fuer­zas poli­cia­les tunecinas.

El día 7 de mayo la jun­ta de tran­si­ción anun­cia­ba un Esta­do de sitio o Toque de que­da des­pués de las 9:00PM. El pue­blo pobre tune­cino de los barrios capi­ta­li­nos des­co­no­ció el decre­to de la jun­ta. Las pro­tes­tas se exten­die­ron toda la noche de ese día y par­te de la madru­ga­da del día siguien­te. Cuan­do un pue­blo ha per­di­do el mie­do no exis­te fuer­za ni dic­ta­dor san­gui­na­rio en el mun­do que pue­da detenerlo.

La revo­lu­ción de Túnez no fue pre­vis­ta ni menos desea­da por el impe­ria­lis­mo y sus títe­res cana­llas de Euro­pa. El dic­ta­dor Ben Ali era el más apre­cia­do de todos los tirano-sau­rios ára­bes por Occi­den­te. Pero ese país, aun­que no repre­sen­ta un impor­tan­te atrac­ti­vo eco­nó­mi­co para los intere­ses del gran capi­tal mono­pó­li­co; aun­que Túnez no cuen­ta con impor­tan­tes reser­vas petro­le­ras y mine­ra­les ‑solo turístico‑, más si lo repre­sen­ta en lo polí­ti­co. Al impe­ria­lis­mo le intere­sa dete­ner esa y todas las revo­lu­cio­nes que se des­pier­tan en el mun­do ára­be. Y es así por­que tal como los revo­lu­cio­na­rios tune­ci­nos influ­ye­ron en la rebel­día de muchos pue­blos her­ma­nos (Egip­to, Yemen, Bah­rem, Marrue­cos, entre otros), la pro­fun­di­za­ción y con­so­li­da­ción de su revo­lu­ción podría influir mayor­men­te en el des­per­tar de otros pue­blos en el mun­do, inclu­yen­do al pro­pio pue­blo europeo.

El pro­ble­ma que enfren­ta la revo­lu­ción tune­ci­na es la fal­ta de una direc­ción ver­da­de­ra­men­te revo­lu­cio­na­ria y con acep­ta­ción popu­lar. Has­ta el día de hoy la izquier­da tune­ci­na care­ce de lide­raz­go polí­ti­co, se encuen­tra dis­per­sa y no logra orga­ni­zar­se para asu­mir la inapla­za­ble tarea de la unión bajo un mis­mo pro­gra­ma polí­ti­co. 23 años de dic­ta­du­ra per­se­cu­ción y muer­te afec­ta­ron pro­fun­da­men­te a la izquier­da tune­ci­na. Muchos de sus cua­dros polí­ti­cos más des­ta­ca­dos fue­ron des­apa­re­ci­dos o asesinados.

Mi rápi­do reco­rri­do por Túnez tuvo que ter­mi­nar el día 8 de mayo. De Túnez rebel­de par­ti­mos vía terres­tre a Libia resistente.

Libia resis­ten­te y confusa

Mien­tras que el pue­blo tune­cino se plan­ta fir­me en rebel­día con­tra los opor­tu­nis­tas que hoy pre­ten­den arre­ba­tar­le su revo­lu­ción incon­clu­sa, y que plan­tean “cam­biar­lo todo sin que cam­bie nada”, al otro lado de la fron­te­ra, el pue­blo libio enfren­ta la agre­sión de las fuer­zas mili­ta­res impe­ria­lis­tas y mer­ce­na­rias más dura y san­gui­na­ria de toda su historia.

Sin lugar a dudas, aun­que parez­ca inco­rrec­to en el plan­tea­mien­to ini­cial, ambos pro­ce­sos o con­flic­tos, el de Túnez y Libia, con­ser­van simi­li­tu­des incues­tio­na­bles y gran­des dife­ren­cias tam­bién. Pues, son 2 pue­blos her­ma­nos que com­par­te una ilu­so­ria fron­te­ra común, con estre­chas rela­cio­nes his­tó­ri­cas, cul­tu­ra­les y eco­nó­mi­cas, ára­bes ambos, y que afron­tan los mis­mos emba­tes del capi­ta­lis­mo en cri­sis, con la par­ti­cu­la­ri­dad de que el pue­blo Libio lo enfren­ta de for­ma más direc­ta y sin tapu­jos. El impe­ria­lis­mo bus­ca apo­de­rar­se del petró­leo libio ante la cri­sis ener­gé­ti­ca que su mode­lo con­su­mis­ta le gene­ra. Libia posee impor­tan­tes reser­vas de petró­leo cal­cu­la­da en más de 46,2 MMMBls. [2] pero tam­bién impor­tan­tes reser­vas de agua fósil alma­ce­na­das en la región sur del país. La ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca en el medi­te­rrá­neo y fren­te a Euro­pa con­vier­te a este últi­mo en su mer­ca­do natural.

Decía­mos que tam­bién las dife­ren­cias entre ambos pro­ce­sos que se viven en Túnez y Libia son gran­des. Mien­tras que en Túnez se vive una rebe­lión genui­na­men­te popu­lar y des­ar­ma­da, don­de su pue­blo ha levan­ta­do legí­ti­mas ban­de­ras que exi­gen rei­vin­di­ca­cio­nes socia­les-labo­ra­les y refor­mas polí­ti­cas. En Libia los alza­dos se levan­ta­ron en armas des­de un prin­ci­pio y sus exi­gen­cias sólo se cir­cuns­cri­ben a lo polí­ti­co. Los líde­res “rebel­des” libios exi­gen la caí­da del régi­men y muer­te de Gad­da­fi, para ello levan­tan la ban­de­ra de la monar­quía y glo­ri­fi­can su alian­za con Occi­den­te. Des­de los ini­cios del alza­mien­to en Libia, los voce­ros de los alza­dos no han mani­fes­ta­do una sola crí­ti­ca al orden social-eco­nó­mi­co del gobierno libio. Pues las con­di­cio­nes obje­ti­vas que si esta­ban pre­sen­tes en Túnez: de pobre­za o fal­ta de ser­vi­cios públi­cos, no lo están en este país. Libia fue recien­te­men­te ala­ba­da por un infor­me de la ONU que dice poseer el índi­ce de desa­rro­llo humano más alto de toda el África.

Los alza­dos libios tam­po­co han mani­fes­ta­do posi­cio­nes polí­ti­cas de carác­ter nacio­na­lis­tas, sino, más bien, lo con­tra­rio. Lo que es peor aun, varios de los voce­ros de a jun­ta de tran­si­ción o Con­se­jo Nacio­nal Libio (CNL, tal como se hace lla­mar su agru­pa­ción) son reco­no­ci­dos neo­li­be­ra­les que his­tó­ri­ca­men­te han apos­ta­do a una mayor aper­tu­ra con Occi­den­te y que venían tra­ba­ja­do jun­to Saif Al Islam, hijo mayor de Moha­mar al Gad­da­fi, bajo esas polí­ti­cas. En los últi­mos años Libia había acce­di­do a las exi­gen­cias del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal y del Ban­co Mun­dial de libe­ra­li­za­ción y des­re­gu­la­ri­za­ción del Esta­do para ser acep­ta­do por Euro­pa en su jue­go. Pero cayó en la trampa.

El gol­pe con­tra el gobierno libio ya se venía ges­tan­do con mucha ante­la­ción, tal como lo reco­ge y ana­li­za Michel Shos­su­dovsky* en su artícu­lo titu­la­do: “La ope­ra­ción Libia y la bata­lla por el petró­leo: nue­vo tra­za­do del mapa de Áfri­ca”. En su intere­san­te escri­to que argu­men­ta con mapas y datos intere­san­tes Shos­su­dovsky reco­ge las pala­bras de pala­bras del ex Coman­dan­te en Jefe de la OTAN Gene­ral Wes­ley Clark cuan­do dice:

“En noviem­bre de 2001, en el Pen­tá­gono, uno de los ofi­cia­les de alto ran­go del esta­do mayor del ejér­ci­to tuvo tiem­po para char­lar. ‘Sí, toda­vía segui­mos con los pla­nes con­tra Iraq’, dijo. Pero había más. ‘Eso se dis­cu­tió como par­te de una cam­pa­ña para cin­co años’, dijo, y había ‘un total de sie­te paí­ses en la agen­da: se empe­za­ría con Iraq, des­pués Siria, Líbano, Libia, Irán, Soma­lia y Sudán’…” (Wes­ley Clark, “Win­ning Modern Wars“, pági­na 130).

El impe­ria­lis­mo ha uti­li­za­do las olas de revo­lu­cio­nes que se expe­ri­men­tan en toda la región para lle­var ade­lan­te su plan neo-colo­ni­za­dor con­tra Libia y toda la región.

Es difí­cil reco­no­cer la fron­te­ra entre un país y otro por su geo­gra­fía. Las fron­te­ras son abs­trac­tas e ilu­so­rias, cons­trui­das por las men­tes y en las men­tes de los hom­bres. Son ellas, en reali­dad, las fron­te­ras de los capi­ta­les en con­tra­dic­ción pro­te­gi­dos por sus Enta­dos-nacio­na­les (fuer­zas mili­ta­res) para domi­nar y some­ter a los pro­le­ta­rios bajo su lógi­ca explo­ta­do­ra. A las fron­te­ras entre paí­ses las dis­tin­guen las ban­de­ras dis­pues­tas en ambos lado de una línea invi­si­ble de los pun­tos de con­trol; sus hom­bres uni­for­ma­dos, que muchas veces usan tra­jes de colo­res dife­ren­tes, pero muy pocas veces sus len­guas son dife­ren­tes. Este no es el caso de la fron­te­ra entre Túnez y Libia for­ma­da en el año 1916 por el tra­ta­do Sykes-Picot, cuan­do las tie­rras ára­bes fue­ron repar­ti­das entre los impe­rios triun­fan­tes de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial (Ita­lia, Rei­no Uni­do y Fran­cia) por la derro­ta del impe­rio Oto­mano. Sólo las ban­de­ras y el uni­for­me de los mili­ta­res dis­pues­tos en ambos lados de la fron­te­ra entre Túnez y Libia dis­tin­guen ambos terri­to­rios. Pero hoy se le agre­ga otro fac­tor, tam­bién la ten­sión del pue­blo libio, pro­duc­to de la agre­sión extran­je­ra (la OTAN) y la gue­rra civil que pade­ce Libia, per­mi­ten que cual­quie­ra dis­tin­ga esos lími­tes. El ambien­te de ten­sión que se vive en Libia impac­ta rápi­da­men­te al visi­tan­te. Aun­que su pue­blo pare­ce ya acos­tum­bra­se a ella.

Nues­tro reco­rri­do has­ta la capi­tal, Trí­po­li, tuvo nece­sa­ria­men­te que atra­ve­sar por dos pue­blos libios, Alza­wi­ya y Zua­ra, que fue­ron obje­tos de la pro­pa­gan­da mediá­ti­ca inter­na­cio­nal por los enfren­ta­mien­tos regis­tra­dos entre las mili­cias anti-gad­da­fi ‑mal deno­mi­na­das revo­lu­cio­na­rias- y las fuer­zas lea­les al gobierno libio. Las metra­llas en las pare­ces y la des­truc­ción de muchas vivien­das dis­pues­tas en el cas­co cen­tral de esos pobla­dos nos mos­tra­ron la terri­ble situa­ción por la que está pade­cien­do ese pue­blo que sigue ade­lan­te, inten­tan­do hacer su vida nor­mal, a pesar del desas­tre. La cal­ma rei­na en Alza­wi­ya y Zua­ra, pero las hue­llas han deja­do su nefas­ta marca.

A pesar de los cons­tan­tes bom­bar­deos de la OTAN y de la san­gre derra­ma­da entre her­ma­nos libios. A pesar de la trai­ción patria de algu­nos por la sumi­sión de estos a los intere­ses de los capi­ta­les forá­neos, el gobierno libio se ha plan­ta­do en resis­ten­cia, y cuen­ta indis­cu­ti­ble­men­te con el apo­yo de par­te impor­tan­te de su pobla­ción, par­ti­cu­lar­men­te en la capi­tal, Trípoli.

El gobierno libio ha man­te­ni­do una posi­ción de aper­tu­ra al dia­lo­go nacio­nal para inten­tar resol­ver las dife­ren­cias inter­nas sin la inter­ven­ción extran­je­ra. En pro­cu­ra de ello, actual­men­te desa­rro­lla una polí­ti­ca diri­gi­da al empo­de­ra­mien­to y pro­ta­go­nis­mo polí­ti­co del lide­raz­go medio repre­sen­ta­do en los jefes tri­ba­les a fin de alla­nar los cami­nos al dia­lo­go nacio­nal bajo tres ejes fun­da­men­ta­les: dete­ner el derra­ma­mien­to de san­gre entre her­ma­nos libios, inte­gri­dad terri­to­rial de Libia y modo de afron­tar la inter­ven­ción extran­je­ra. Entre los días 5 y 6 del pre­sen­te mes de mayo fue cele­bra­do en la capi­tal de Libia, Trí­po­li, el Con­gre­so Nacio­nal de las Tri­bus libias para con­vo­car al dia­lo­go, la amnis­tía, así como tam­bién para refle­xio­nar sobre una serie de refor­mas polí­ti­cas nece­sa­rias a fin de alcan­zar un acuer­do de paz en el país. La cúpu­la rebel­de con sede en Bengha­zi ha recha­za­do todos los llamamientos.

El día de ayer, mar­tes 10 de mayo de 2011, una repre­sen­ta­ción de los jefes tri­ba­les reali­zó en la ciu­dad capi­tal Libia una rue­da de pren­sa con la pre­sen­cia de dis­tin­tas agen­cias de noti­cias inter­na­cio­na­les radi­ca­das en el país, a fin de expo­ner los avan­ces de los acuer­dos polí­ti­cos alcan­za­dos en sus varias reunio­nes, libe­rar a más de 150 rebel­des presos.

Mien­tras el gobierno libio pro­si­gue en sus esfuer­zos inter­nos de paci­fi­ca­ción, los avio­nes de la OTAN no cesan de sobre­vo­lar Trí­po­li, des­truir su infra­es­truc­tu­ra y ase­si­nar al pue­blo libio, en fran­ca vio­la­ción a las reso­lu­cio­nes del Con­se­jo de Segu­ri­dad (reso­lu­cio­nes Nº 1970 y 1973, que, val­ga recor­dar, no esti­pu­lan la des­truc­ción de la infra­es­truc­tu­ra civil ni el ase­si­na­to de Gad­da­fi y sus fami­lia­res). En los últi­mos días los bom­bar­deos sobre Trí­po­li se han inten­si­fi­ca­do. Los más resien­tes bom­bar­deos de la OTAN han afec­ta­do fun­da­men­tal­men­te la infra­es­truc­tu­ra civil de la capi­tal Trí­po­li. Hos­pi­ta­les, escue­las para niños espe­cia­les, ofi­ci­nas guber­na­men­ta­les y de orga­nis­mos inter­na­cio­na­les, cedes diplo­má­ti­cas acre­di­ta­das en ese país han sido des­trui­das o afec­ta­dos. En la madru­ga­da de hoy, así como des­de el comien­zo de las ope­ra­cio­nes mili­ta­res de la OTAN, los fuer­tes soni­dos gene­ra­dos por los cons­tan­tes vue­los de los avio­nes de gue­rra sobre la capi­tal Libia pre­ten­den inti­mi­dar y man­te­ner en zozo­bra a la pobla­ción. Esto pare­ce repe­tir las accio­nes de terror psi­co­ló­gi­cos con­tra la pobla­ción civil lon­di­nen­se y mos­co­vi­ta empren­di­da por la fuer­za aérea nazi, en los momen­tos de la 2da Gue­rra Mundial.

El desas­tre que expe­ri­men­ta el pue­blo libio tien­de a agra­var­se en el tiem­po. Lar­gas colas de vehícu­los col­man las esta­cio­nes de dis­pen­dios de com­bus­ti­bles. Estos, así como los ali­men­tos y pro­duc­tos de pri­me­ra nece­si­dad comien­zan a esca­sear para todos los libios. La cri­sis huma­ni­ta­ria ya toca a las puer­tas del pue­blo libio.

Mien­tras pro­si­guen y se inten­si­fi­can los ata­ques de la OTAN sobre la pobla­ción Libia y su infra­es­truc­tu­ra civil. Mien­tras los muer­tos y los heri­dos civi­les y mili­ta­res la ile­gal agre­sión extra­je­ra sigue cre­cien­do en núme­ros. Más muer­tos col­man las mor­gues y más heri­dos ingre­san a los ati­bo­rra­dos hos­pi­ta­les del Esta­do. La posi­ción de muchos de los inte­lec­tua­les de izquier­da res­pec­to al con­flic­to libio deja mucho que pen­sar. Ha sido pési­ma y confusa.

Algu­nos inte­lec­tua­les de “izquier­da” ‑es ejem­plo el fran­cés Igna­cio Ramo­net**- pare­cen ava­lar y refren­dar con sus pos­tu­ras la agre­sión cri­mi­nal e ile­gal de la OTAN con­tra el pue­blo libio. Es de reco­no­cer que, des­de mucho tiem­po atrás, varios inte­lec­tua­les, par­ti­dos polí­ti­cos de izquier­da y movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios han veni­do plan­tean­do fuer­tes crí­ti­ca con­tra el gobierno de Gad­da­fi, recri­mi­nán­do­lo por su alian­za mor­tal con el gran capi­tal y sus pos­tu­ras “siem­pre cam­bian­tes”. No pode­mos ser cie­gos y ante­po­ner la crí­ti­ca o la denun­cia a la figu­ra de Gad­da­fi ‑que en muchos casos com­par­ti­mos- a la agre­sión extran­je­ra que diri­ge el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano y el sio­nis­mo inter­na­cio­nal a tra­vés de la OTAN. Exi­gir dete­ner la agre­sión cri­mi­nal extran­je­ra con­tra la pobla­ción civil de Libia, no nece­sa­ria­men­te sig­ni­fi­ca defen­der a Gad­da­fi. El silen­cio de muchos tam­bién da cré­di­tos a la OTAN.

El con­flic­to interno en Libia no se resuel­ve con la eli­mi­na­ción físi­ca de Gad­da­fi, la diso­lu­ción de su gobierno y el cam­bio de gober­nan­tes, o con enjui­ciar­lo por los erro­res del pasa­do y del pre­sen­te. El pue­blo libio debe resol­ver sus pro­ble­mas inter­nos de for­ma soberana.

Nadie podría ser tan cie­go como para no entre­ver que los paí­ses de la OTAN pre­ten­den apo­de­rar­se de las rique­zas petro­le­ras de Libia. No es momen­to de la crí­ti­ca a Gad­da­fi sino de exi­gir el uso de los meca­nis­mos diplo­má­ti­cos para la paz en Libia. Las pro­pues­tas de paz hechas por la Unión Afri­ca­na y los paí­ses del ALBA deben ser toma­das por la izquier­da en el mun­do. Una par­te impor­tan­te del pue­blo libio apo­ya a su gobierno y está dis­pues­to a morir defen­dién­do­lo. Al impe­ria­lis­mo no le con­vie­ne la paz en el mun­do ára­be. Mien­tras la izquier­da se dedi­ca a cri­ti­car, siguen murien­do más ino­cen­tes en este país y Libia es des­tro­za­da como Irak.

El jue­go está tran­ca­do para el impe­ria­lis­mo en Libia. Los mer­ce­na­rios de Bengha­zi no pue­den ter­mi­nar el tra­ba­jo que les fue enco­men­da­do por sus amos del nor­te. Sólo la muer­te de Moha­mar Al Gad­da­fi podría des­tra­bar el jue­go. En esto últi­mo se esme­ra, por ello inten­si­fi­can el cobar­de ata­que aéreo sobre la pobla­ción civil sin impor­tar las vic­ti­mas que ello podría aca­rrear, pues los muer­tos segui­rán sien­do son para los medios men­ti­ro­sos trans­na­cio­na­les “daños cola­te­ra­les”. Total, el fin de la misión de la OTAN es “defen­der a la pobla­ción civil Libia de los bom­bar­deos de Gad­da­fi”. Pero de los bom­bar­deos de la OTAN nadie los defiende.

Has­ta aquí, por aho­ra, mis pri­me­ras impre­sio­nes sobre el con­flic­to que atra­vie­san ambos países.

Al-Jaz­ze­ra terror!!!

Nun­ca antes los pue­blos ára­bes y el mun­do ente­ro habían expe­ri­men­ta­do tan­to bom­bar­deo mediá­ti­co. Las bom­bas que hoy son más emplea­das por el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano y el sio­nis­mo inter­na­cio­nal con­tra los pue­blos ára­bes, no son pre­ci­sa­men­te las que están des­tro­zan­do y muti­lan­do los cuer­pos de sus prin­ci­pa­les vic­ti­mas: las muje­res, jóve­nes y niños pales­ti­nos en Gaza y Cis­jor­da­nia, o en toda Libia; no son pre­ci­sa­men­te las cen­te­na­res de bom­bas de raci­mo, fós­fo­ro blan­co o los misi­les “inte­li­gen­tes” com­pues­tos con ura­nio empo­bre­ci­do lan­za­dos sobre obje­ti­vos civi­les en esos pue­blos. No. Las bom­bas y misi­les que más daño oca­sio­nan a todos los pue­blos en el mun­do son pre­ci­sa­men­te las bom­bas mediá­ti­cas que son dise­ña­das en los más oscu­ros labo­ra­to­rios del impe­rio, y cuyo pro­pó­si­to está diri­gi­do a des­truir la ver­dad sobre lo que hoy acon­te­ce en esos paí­ses, para no sólo ganar­se la opi­nión publi­ca mun­dial, sino tam­bién para mani­pu­lar a los pue­blos árabes.

Las bom­bas mediá­ti­cas impe­ria­les son silen­cio­sas, pero muy efec­ti­vas, y no paran de lan­zar­se a tra­vés del espec­tro radio­eléc­tri­co y la Inter­net cuyas tec­no­lo­gías y espa­cio mono­po­li­zan. Esas bom­bas no des­tro­zan cuer­pos huma­nos, pero si las men­tes de todos los pue­blos. Es la mani­pu­la­ción de los pue­blos a tra­vés de fal­sas y repe­ti­das infor­ma­cio­nes mani­pu­la­das para des­truir la con­cien­cia de los pue­blos, sus ver­da­de­ras luchas y exi­gen­cias, en pro de los intere­ses del gran capital.

No exis­ten dudas de que el canal de noti­cias Al-Jaz­ze­ra, tele­vi­so­ra de capi­tal esta­tal qata­rí ‑y de otros capi­ta­les pri­va­dos extranjeros‑, se ha con­ver­ti­do en un for­mi­da­ble ins­tru­men­to de mani­pu­la­ción al ser­vi­cio del impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano y del sio­nis­mo inter­na­cio­nal. Su señal, que posee el Ran­kin más alto en todos los paí­ses ára­be, ha logra­do lo que nin­gún otro medio ha podi­do hacer con­tra los gobier­nos sobe­ra­nos. Es impor­tan­te recor­dar que el Emi­ra­to de Qatar se ha ase­gu­ra­do un impor­tan­te nego­cio con la comer­cia­li­za­ción del petró­leo libio extraí­do de los puer­tos hoy con­tro­la­dos por los mer­ce­na­rios libios mal lla­ma­dos “rebel­des”. Por otro lado, la mani­pu­la­ción de Al-Jaz­ze­ra no se limi­ta sólo a Libia, sino con­tra otros pue­blos ára­bes que hoy sufren de seme­jan­te cons­pi­ra­ción tam­bién de ori­gen forá­neo. Es el caso del gran com­plot orques­ta­do por los Esta­do Uni­dos e Israel, a tra­vés de mer­ce­na­rios arma­dos por ellos mis­mos, con­tra el gobierno y el pue­blo sirio. La tele­vi­so­ra Al-Jaz­ze­ra ha dedi­ca­do días ente­ros de pro­gra­ma­ción con opi­nio­nes par­cia­li­za­das con­tra el gobierno de ese país, y a favor de los gru­pos mer­ce­na­rios, trans­mi­tien­do imá­ge­nes de ori­gen des­co­no­ci­do de per­so­nas heri­das y muer­tas en los enfren­ta­mien­tos regis­tra­dos entre los gru­pos mer­ce­na­rios y las fuer­zas del Esta­do sirio. Tam­bién AL-Jaz­ze­ra hace lo mis­mo con los pue­blos de Egip­to y Túnez, cuan­do tra­ta de des­viar la aten­ción de eso pue­blos sobre la revo­lu­ción recien­te­men­te pro­du­ci­da en esos paí­ses, en pro­ble­mas sec­ta­rios y ori­gen reli­gio­so que pare­cen indu­ci­dos por los ser­vi­cios secre­tos extran­je­ros (CIA y el MOSSAD) para ese propósito.

La acción de Al-Jaz­ze­ra recuer­da al infa­me canal pri­va­do “vene­zo­lano” Glo­bo­vi­sión, mejor cono­ci­do como Glo­bo-terror. Fal­sas infor­ma­cio­nes, entre­vis­tas y aná­li­sis par­cia­li­za­dos, men­ti­ras repe­ti­das has­ta la sacie­dad, etc., emplean el mis­mo for­ma­to y tác­ti­ca goe­be­lia­na de repe­tir una men­ti­ra mil veces para hacer creer que es “ver­dad”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.