La teo­ría clá­si­ca del impe­ria­lis­mo – Clau­dio Katz

La con­cep­ción mar­xis­ta del impe­ria­lis­mo está empa­ren­ta­da con el folle­to escri­to por Lenin, en el mar­co de la Pri­me­ra Gue­rra mun­dial y la revo­lu­ción bol­che­vi­que. Ese tra­ba­jo alcan­zó gran difu­sión, fue cita­do y obje­ta­do con pasión e influ­yó sobre varias gene­ra­cio­nes de mili­tan­tes e inves­ti­ga­do­res. Este per­du­ra­ble impac­to del tex­to indu­jo a olvi­dar el con­tex­to que rodeó a su ela­bo­ra­ción [3] .

PREPARACIÓN DE LA GUERRA

El siglo XX comen­zó con un gran impul­so eco­nó­mi­co. En las eco­no­mías metro­po­li­ta­nas pre­do­mi­na­ba la pros­pe­ri­dad, la inno­va­ción tec­no­ló­gi­ca y la trans­for­ma­ción admi­nis­tra­ti­va de las gran­des empre­sas. Como ese cre­ci­mien­to capi­ta­lis­ta incen­ti­vó las con­quis­tas de ultra­mar, el impe­ria­lis­mo se trans­for­mó en un con­cep­to domi­nan­te. Per­dió peso la vie­ja aso­cia­ción del tér­mino con el des­po­tis­mo bona­par­tis­ta fran­cés y ganó terreno su iden­ti­fi­ca­ción con la supre­ma­cía bri­tá­ni­ca de la era vic­to­ria­na.

Lue­go de ocu­par Egip­to (1882) e impo­ner­se en Sudá­fri­ca (1899−1902), Ingla­te­rra for­jó una Unión Impe­rial, que pre­ci­pi­tó las con­fron­ta­cio­nes terri­to­ria­les entre las poten­cias. El retro­ce­so de Fran­cia con­tras­tó con el avan­ce de Ale­ma­nia, que subió la apues­ta y que­bran­tó los equi­li­brios euro­peos. En el con­ti­nen­te ame­ri­cano la vic­to­ria esta­dou­ni­den­se sobre Espa­ña (1898) ilus­tró la irrup­ción de otro com­pe­ti­dor y en el Extre­mo Orien­te, Japón des­ple­gó un pro­ta­go­nis­mo aná­lo­go.

El oca­so marí­ti­mo de Gran Bre­ta­ña sepul­ta­ba varias déca­das de esta­bi­li­dad geo­po­lí­ti­ca y los liti­gios se acen­tua­ron, cuan­do los desa­fian­tes del vie­jo colo­nia­lis­mo comen­za­ron a exten­der su empu­je pro­duc­ti­vo al plano terri­to­rial. Las dispu­tas por el repar­to de las anti­guas pose­sio­nes oto­ma­nas, aus­tro-hún­ga­ras y rusas acre­cen­ta­ron las ten­sio­nes entre los codi­cio­sos con­ten­dien­tes.

El aplas­ta­mien­to de Chi­na por Japón, la expan­sión nor­te­ame­ri­ca­na hacia el Pací­fi­co y la con­ver­sión de Ale­ma­nia en la segun­da poten­cia naval del pla­ne­ta pre­pa­ra­ron el esta­lli­do gene­ral, en un mar­co de cam­bian­tes alian­zas y ver­ti­gi­no­sos reali­nea­mien­tos. Gran Bre­ta­ña inten­tó sos­te­ner su impe­rio refor­zan­do el con­trol de las minas suda­fri­ca­nas y las exac­cio­nes impo­si­ti­vas de la India. Tra­tó de ten­der un cer­co al ingre­so de mer­can­cías y capi­ta­les forá­neos, pero no logró con­te­ner el avan­ce de sus riva­les.

El impe­ria­lis­mo que estu­dio Lenin corres­pon­de a esa eta­pa de ges­ta­ción de los dra­má­ti­cos enfren­ta­mien­tos inter-impe­ria­les. El adje­ti­vo “clá­si­co” es muy útil para pre­ci­sar la espe­ci­fi­ci­dad del perío­do com­pren­di­do entre 1880 y 1914. Esa fase anti­ci­pó las san­grien­tas matan­zas de entre-gue­rra y pre­pa­ró el ambien­te de una era de catás­tro­fes.

La épo­ca ana­li­za­da por el líder bol­che­vi­que cons­ti­tu­yó la antí­te­sis de la eta­pa pre­via de con­flic­tos aco­ta­dos y equi­li­brios mili­ta­res pos-napo­leó­ni­cos (1830−1880). Todas las poten­cias fue­ron obli­ga­das a reno­var sus cre­den­cia­les en el cam­po de bata­lla. La efer­ves­cen­cia mili­ta­ris­ta, la agre­si­vi­dad racis­ta y la into­le­ran­cia chau­vi­nis­ta con­du­cían al ten­dal de muer­tos, muti­la­dos y des­tro­zos que rodeó a la Pri­me­ra Gue­rra mun­dial.

El obje­ti­vo de todas las matan­zas era un botín colo­nial ape­te­ci­do por las poten­cias metro­po­li­ta­nas, que depre­da­ban la peri­fe­ria, ensan­chan­do las bre­chas entre ambas regio­nes. La expan­sión impe­rial fue natu­ra­li­za­da con varia­das jus­ti­fi­ca­cio­nes colo­nia­lis­tas, basa­das en el mito de la supe­rio­ri­dad euro­pea.

Se mul­ti­pli­ca­ron las con­vo­ca­to­rias mora­les a exten­der la civi­li­za­ción, los lla­ma­dos reli­gio­sos a evan­ge­li­zar a los pue­blos pri­mi­ti­vos y las exhor­ta­cio­nes edu­ca­ti­vas a erra­di­car la igno­ran­cia. No fal­ta­ron las con­si­de­ra­cio­nes bio­ló­gi­cas para mejo­rar la pure­za racial y las pro­pues­tas eco­nó­mi­cas, para auxi­liar a las nacio­nes sub­de­sa­rro­lla­das.

Pero la san­gría colo­nial sus­ci­tó tam­bién fuer­tes cues­tio­na­mien­tos en los cen­tros metro­po­li­ta­nos. La crí­ti­ca libe­ral al mal­gas­to de ultra­mar sacu­dió pri­me­ro a Ingla­te­rra y se exten­dió lue­go a Esta­dos Uni­dos. En ambos cen­tros tuvo gran impac­to la resis­ten­cia de los paí­ses some­ti­dos.

Estas pro­tes­tas eran tam­bién inten­sas entre los pue­blos que recla­ma­ban inde­pen­den­cia nacio­nal, en las fron­te­ras de los vie­jos impe­rios en decli­ve (Rusia, Aus­tria, Tur­quía). La crí­ti­ca al colo­nia­lis­mo reco­bró fuer­za en paí­ses de lar­ga tra­di­ción revo­lu­cio­na­ria (Fran­cia) y en nacio­nes que alber­ga­ban una insur­gen­te cla­se obre­ra (Ale­ma­nia). En este con­tex­to emer­gió el aná­li­sis de Lenin. Todas sus carac­te­ri­za­cio­nes con­tem­plan pro­ble­mas deba­ti­dos con gran inten­si­dad, en el socia­lis­mo euro­peo de la épo­ca.

RUPTURA DE LA SOCIALDEMOCRACIA

El líder bol­che­vi­que enca­be­za­ba el ala izquier­da de la social­de­mo­cra­cia rusa, que a su vez inte­gra­ba la II Inter­na­cio­nal. Par­ti­ci­pa­ba acti­va­men­te en las dis­cu­sio­nes de ese agru­pa­mien­to, cuyo epi­cen­tro era Ale­ma­nia. El par­ti­do socia­lis­ta ger­mano era una orga­ni­za­ción obre­ra de masas, con gran pre­di­ca­men­to sin­di­cal y fuer­te pro­ta­go­nis­mo par­la­men­ta­rio.

Los deba­tes sobre el impe­ria­lis­mo des­ata­ron una fuer­te polé­mi­ca inter­na, cuan­do gobierno pre­sio­nó a los socia­lis­tas para que apro­ba­ran los cré­di­tos de gue­rra, nece­sa­rios para el finan­cia­mien­to de la acción colo­nial. La corrien­te dere­chis­ta influen­cia­da por Berns­tein acep­tó esta exi­gen­cia, argu­men­tan­do que el país debía pro­te­ger­se fren­te a las agre­sio­nes exter­nas, ase­gu­ran­do la paz des­de una “posi­ción de fuer­za”. Jus­ti­fi­ca­ba, ade­más, la expan­sión impe­rial, afir­man­do que Euro­pa debía con­tri­buir a la civi­li­za­ción de los pue­blos más atra­sa­dos.

La ver­tien­te cen­tris­ta enca­be­za­da por Kaustky se opu­so. Denun­ció los crí­me­nes colo­nia­les y pre­sa­gió terri­bles con­se­cuen­cias de una esca­la béli­ca. Expli­có, ade­más, que Ale­ma­nia inten­ta­ba con­tra­rres­tar su arri­bo tar­dío al repar­to mun­dial, con accio­nes mili­ta­ris­tas desen­fre­na­das . Pero esta crí­ti­ca no le impi­dió cam­biar de acti­tud fren­te al acre­cen­ta­mien­to de las pre­sio­nes ofi­cia­les, para ali­near a los par­la­men­ta­rios socia­lis­tas con la cau­sa patrió­ti­ca.

Para evi­tar el inmi­nen­te desan­gre, Kautsky pro­pu­so arras­trar a las cla­ses domi­nan­tes a una pers­pec­ti­va de paz. Con­si­de­ra­ba que la gue­rra era un pro­yec­to exclu­si­vo de los finan­cis­tas y pro­vee­do­res de arma­men­tos, resis­ti­do o acep­ta­do con des­gano por la mayo­ría de los capi­ta­lis­tas . Esti­ma­ba que el gas­to mili­tar cons­ti­tuía un pri­vi­le­gio de las buro­cra­cias y una car­ga para la bur­gue­sía. Con­si­de­ra­ba que el impe­ria­lis­mo no era una nece­si­dad eco­nó­mi­ca del capi­ta­lis­mo, sino tan sólo un cur­so ruin de ese sis­te­ma, que podía rever­tir­se con el con­cur­so de los empre­sa­rios [4] .

Con este enfo­que con­vo­có a evi­tar la gue­rra, median­te un desar­me inter­na­cio­nal acor­da­do entre las prin­ci­pa­les poten­cias. Espe­ra­ba fre­nar la esca­la mili­tar a tra­vés de con­fe­ren­cias inter­na­cio­na­les, cor­tes de arbi­tra­je y nego­cia­cio­nes inter-guber­na­men­ta­les. Apos­ta­ba a un lide­raz­go bri­tá­ni­co-ale­mán, que sería aus­pi­cia­do en ambas par­tes por las frac­cio­nes indus­tria­les (intere­sa­das en la pros­pe­ri­dad de los nego­cios) y enfren­ta­das con los finan­cis­tas (que lucra­ban con la gue­rra). Estas carac­te­ri­za­cio­nes eran com­par­ti­das por muchos teó­ri­cos social­de­mó­cra­tas [5] .

Lue­go de muchas vaci­la­cio­nes Kautsky ava­ló la apro­ba­ción de los cré­di­tos de gue­rra. Esta deci­sión pre­ci­pi­tó una rup­tu­ra defi­ni­ti­va con la izquier­da del par­ti­do. Lenin com­par­tió este recha­zo y pro­pi­ció jun­to a este sec­tor la cons­truc­ción de una nue­va Inter­na­cio­nal, opues­ta a la capi­tu­la­ción social­de­mó­cra­ta. Reto­ma­ron la denun­cia del colo­nia­lis­mo y pro­cla­ma­ron el apo­yo acti­vo a la resis­ten­cia anti­im­pe­ria­lis­ta de los pue­blos inva­di­dos.

Este nue­vo agru­pa­mien­to adop­tó un per­fil revo­lu­cio­na­rio. Cues­tio­nó la ilu­sión de miti­gar los con­flic­tos inter­na­cio­na­les median­te el desar­me y sub­ra­yó el carác­ter efí­me­ro de los acuer­dos con­cer­ta­dos entre las poten­cias. Des­ta­có que las ape­ten­cias colo­nia­les con­du­cían a con­fron­ta­cio­nes béli­cas, que expre­sa­ban nece­si­da­des (y no opcio­nes) del capi­ta­lis­mo.

Esta pos­tu­ra fue enca­be­za­da en Ale­ma­nia por Luxem­burg, que sub­ra­ya­ba la impo­si­bi­li­dad de con­ge­lar la expan­sión de ultra­mar. Des­cri­bía cómo la diná­mi­ca com­pe­ti­ti­va con­du­cía a la sis­te­má­ti­ca vio­la­ción de los pac­tos acor­da­dos entre los beli­ge­ran­tes. Cues­tio­na­ba espe­cial­men­te la expec­ta­ti­va de des­ac­ti­var los pre­pa­ra­ti­vos béli­cos, con exhor­ta­cio­nes mora­les o lla­ma­dos al res­pe­to del dere­cho inter­na­cio­nal.

Luxem­burg cues­tio­na­ba las polí­ti­cas exte­rio­res capi­ta­lis­tas basa­das en ambi­cio­nes de lucro, que corroían la esta­bi­li­dad de todos los acuer­dos inter­na­cio­na­les. Obje­ta­ba las ilu­sio­nes de Kautsky y con­vo­ca­ba a la lucha por el socia­lis­mo, como úni­ca for­ma de impe­dir la matan­za de los pue­blos. Esta visión sin­to­ni­za­ba ple­na­men­te con el enfo­que de Lenin [6] .

LAS CAUSAS DEL MILITARISMO

El líder bol­che­vi­que enca­ró una polé­mi­ca más fron­tal con­tra Kaustky. Con­si­de­ra­ba que las gue­rras inter-impe­ria­lis­tas eran inevi­ta­bles, en cier­to esta­dio de la acu­mu­la­ción. Esti­ma­ba que los capi­ta­lis­tas debían lan­zar­se a la con­quis­ta exte­rior, una vez com­ple­ta­do el des­en­vol­vi­mien­to de los mer­ca­dos inter­nos. Esta com­pul­sión deri­va­ba en con­fron­ta­cio­nes por los mer­ca­dos y las fuen­tes de abas­te­ci­mien­to.

El carác­ter vio­len­to de estas pug­nas obe­de­cía a jui­cio de Lenin al ago­ta­mien­to de exten­sio­nes colo­nia­les, ya repar­ti­das entre las vie­jas poten­cias. Esa dis­tri­bu­ción redu­cía los már­ge­nes de cual­quier nego­cia­ción. Los impe­ria­lis­mos emer­gen­tes esta­ban obli­ga­dos a dispu­tar terri­to­rios, al tener blo­quea­do su ascen­so. La inten­si­dad de la acu­mu­la­ción y la estre­chez de las regio­nes ape­te­ci­das impo­nían estos des­en­la­ces béli­cos.

En estos cho­ques se juga­ba el mane­jo de las mate­rias pri­mas nece­sa­rias para el des­en­vol­vi­mien­to indus­trial de cada metró­po­li. Todas las tra­ta­ti­vas ensa­ya­das para evi­tar las con­fron­ta­cio­nes, fra­ca­sa­ban por esa impo­si­bi­li­dad de acor­dar el repar­to de las áreas que pro­veían insu­mos.

Lenin resal­ta­ba el desin­te­rés de todas las poten­cias por esta­bi­li­zar solu­cio­nes de com­pro­mi­so. Se indig­na­ba fren­te a la cegue­ra que exhi­bían los social­de­mó­cra­tas, ante la hipo­cre­sía ofi­cia­lis­ta. Con­si­de­ra­ba que esa retó­ri­ca anes­te­sia­ba la con­cien­cia popu­lar, al gene­ra­li­zar ilu­sio­nes que enmas­ca­ra­ban la pre­pa­ra­ción de la gue­rra. Tam­bién esti­ma­ba que las riva­li­da­des eco­nó­mi­cas se trans­mi­tían a la esfe­ra mili­tar y cues­tio­na­ba tan­to las utó­pi­cas expec­ta­ti­vas de desar­me, como los lla­ma­dos a la coope­ra­ción de los indus­tria­les.

Con el mis­mo argu­men­to obje­ta­ba la pre­sen­ta­ción del mili­ta­ris­mo, como un sim­ple acto elec­ti­vo de las cla­ses domi­nan­tes. Enten­día que el arma­men­tis­mo era indi­so­cia­ble del capi­ta­lis­mo y de las con­si­guien­tes con­fron­ta­cio­nes entre poten­cias. Con­si­de­ra­ba absur­do pre­sen­tar al impe­ria­lis­mo como una “polí­ti­ca pre­fe­ri­da del capi­tal”, al esti­mar que esa orien­ta­ción cons­ti­tuía una nece­si­dad para el con­jun­to de los opre­so­res.

Siguien­do esta carac­te­ri­za­ción, Lenin des­ta­ca­ba la inuti­li­dad de cual­quier inten­to de per­sua­sión de los acau­da­la­dos. Con­si­de­ra­ba que estos sec­to­res dis­cu­tían en la mesa de nego­cia­ción, lo que resol­vían en las trin­che­ras. Por esta razón los acuer­dos de un perio­do se trans­for­ma­ban en con­fron­ta­cio­nes de la fase ulte­rior. Cues­tio­na­ba las inge­nuas creen­cias en la pri­ma­cía del pri­mer cur­so y aler­ta­ba con­tra las fal­sas expec­ta­ti­vas paci­fis­tas.

Lenin no acep­ta­ba la pre­sen­ta­ción de la gue­rra como una deci­sión abe­rran­te de las eli­tes. Esti­ma­ba que el cur­so beli­cis­ta corres­pon­día a ten­den­cias obje­ti­vas del capi­tal, deri­va­das de la com­pe­ten­cia por la ganan­cia. Sos­te­nía que el úni­co sen­de­ro de paci­fi­ca­ción genui­na era el ini­cio de una tran­si­ción al socia­lis­mo. El esta­lli­do de la Pri­me­ra Gue­rra con­fir­mó las carac­te­ri­za­cio­nes de Lenin y puso de relie­ve todos los erro­res de la apues­ta paci­fis­ta de Kautsky.

Esta dife­ren­cia de per­cep­cio­nes obe­de­ció a cau­sas y pos­tu­ras polí­ti­cas. El diri­gen­te bol­che­vi­que detec­tó las prin­ci­pa­les con­tra­dic­cio­nes del capi­ta­lis­mo de su épo­ca y man­tu­vo una acti­tud revo­lu­cio­na­ria. El líder social­de­mó­cra­ta pri­vi­le­gió sus deseos a la con­si­de­ra­ción de las ten­den­cias reales y demos­tró una gran per­mea­bi­li­dad a las exi­gen­cias de los pode­ro­sos.

Estas asi­me­trías ilus­tra­ron tam­bién la dis­tan­cia que sepa­ra­ba a los polí­ti­cos revo­lu­cio­na­rios y refor­mis­tas de ese perío­do. El pun­to en dis­cor­dia era el recha­zo o la resig­na­ción fren­te a una gue­rra inter-impe­ria­lis­ta. Lenin enca­be­zó la resis­ten­cia al desan­gre béli­co e impul­só el inter­na­cio­na­lis­mo. Su teo­ría del impe­ria­lis­mo se cimen­tó en esta estra­te­gia polí­ti­ca.

EL SENTIDO DE LA POLÉMICA

La dis­cu­sión sobre los intere­ses en jue­go en las accio­nes impe­ria­les divi­día en for­ma cate­gó­ri­ca a los mar­xis­tas de esa épo­ca. Aun­que Lenin reco­no­cía el carác­ter lucra­ti­vo de la gue­rra para los finan­cis­tas y fabri­can­tes de armas, resal­ta­ba la diná­mi­ca estruc­tu­ral­men­te mili­ta­ri­za­da del capi­ta­lis­mo. Con­si­de­ra­ba que las con­fla­gra­cio­nes eran el meca­nis­mo uti­li­za­do por los pode­ro­sos para zan­jar sus prin­ci­pa­les dife­ren­dos. Esos enfren­ta­mien­tos diri­mían, ade­más, las rela­cio­nes de fuer­za y reabrían la expan­sión eco­nó­mi­ca. La gue­rra cum­plía una fun­ción depu­ra­do­ra de los capi­ta­les obso­le­tos.

Luxem­burg pre­sen­tó otra expli­ca­ción del mis­mo diag­nós­ti­co. Des­cri­bió cómo el impe­ria­lis­mo ser­vía para des­car­gar los sobran­tes inven­di­bles en las metró­po­lis. Las difi­cul­ta­des para ven­der esos pro­duc­tos (y ase­gu­rar la con­si­guien­te rea­li­za­ción de la plus­va­lía), for­za­ba la bús­que­da de mer­ca­dos adi­cio­na­les en la peri­fe­ria. La con­quis­ta de estas regio­nes apor­ta­ba una vál­vu­la de esca­pe a los des­ajus­tes crea­dos por rit­mos de acu­mu­la­ción supe­rio­res a la capa­ci­dad de con­su­mo de la pobla­ción [7] .

Otras inter­pre­ta­cio­nes con­ver­gen­tes ponían el acen­to en las con­tra­dic­cio­nes crea­da por la inter­na­cio­na­li­za­ción del capi­tal. Trotsky sos­te­nía que el sis­te­ma había alcan­za­do a prin­ci­pio del siglo XX una dimen­sión mun­dial, que des­bor­da­ba los mar­cos vigen­tes para el des­en­vol­vi­mien­to de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. Esa estre­chez de las eco­no­mías nacio­na­les for­za­ba una suce­sión de expan­sio­nes exter­nas, que ter­mi­na­ban en con­flic­tos arma­dos [8] .

Todos estos enfo­ques resal­ta­ban en común las cau­sas obje­ti­vas de la gue­rra. Cues­tio­na­ban la reduc­ción social­de­mó­cra­ta del pro­ble­ma a una cons­pi­ra­ción de los ban­cos y la indus­tria mili­tar. Des­ta­ca­ban que esa sim­pli­fi­ca­ción omi­tía el gene­ra­li­za­do com­pro­mi­so de los prin­ci­pa­les sec­to­res de las cla­ses domi­nan­tes con la acción impe­rial.

Lenin fue el prin­ci­pal voce­ro de estas pos­tu­ras y su tex­to resu­mía el pro­gra­ma de todas las ver­tien­tes de la izquier­da fren­te a la gue­rra. El escri­to sub­ra­ya­ba que los enfren­ta­mien­tos béli­cos expre­sa­ban con­tra­dic­cio­nes, que el capi­ta­lis­mo no podía regu­lar. Por esta razón obje­ta­ba la pro­pues­ta de desar­me, seña­lan­do que la paz debía con­quis­tar­se, jun­to a una lucha popu­lar simul­tá­nea por la erra­di­ca­ción de la explo­ta­ción.

Esta visión cri­ti­ca­ba la bús­que­da de con­cer­ta­cio­nes y equi­li­brios entre las poten­cias, que pro­mo­vía Kautsky, resal­tan­do el carác­ter coer­ci­ti­vo del capi­ta­lis­mo. Recor­da­ba que las bur­gue­sías nece­si­ta­ban ejér­ci­tos, mari­nos y caño­nes para impo­ner tra­ta­dos de libre-comer­cio, for­zar el cobro de las deu­das y garan­ti­zar los rédi­tos de la inver­sión exter­na.

Lenin inten­ta­ba pre­sen­tar una carac­te­ri­za­ción polí­ti­ca com­ple­ta de las fuer­zas en pug­na. No sólo dis­tin­guía dos blo­ques de agre­so­res y agre­di­dos, cor­po­ri­za­dos en los capi­ta­lis­tas y los tra­ba­ja­do­res. Tam­bién lla­ma­ba la aten­ción sobre las diver­sas for­mas de opre­sión nacio­nal, que gene­ra­ba la beli­co­si­dad impe­ria­lis­ta en la peri­fe­ria. En opo­si­ción la expec­ta­ti­va de Kaustky de avan­zar hacia una pau­la­ti­na dis­ten­sión en estas áreas, pro­po­nía exten­der la resis­ten­cia con­tra la gue­rra a todo el uni­ver­so colo­nial.

El líder bol­che­vi­que des­ta­ca­ba la exis­ten­cia de dra­má­ti­cas con­ver­sio­nes de anti­guas víc­ti­mas en nue­vos vic­ti­ma­rios impe­ria­les. Ale­ma­nia ya no libra­ba gue­rras defen­si­vas con­tra el expan­sio­nis­mo ruso, sino que actua­ba como poten­cia ocu­pan­te de regio­nes veci­nas. El regis­tro de estos cam­bios era vital para impug­nar las jus­ti­fi­ca­cio­nes de la beli­co­si­dad ger­ma­na, con fal­sos enun­cia­dos de sobe­ra­nía.

Lenin escri­bió su folle­to en un terri­ble esce­na­rio de inmo­la­ción popu­lar al ser­vi­cio de lucro. El tono viru­len­to del tex­to refle­ja la con­mo­ción que sus­ci­ta­ba esa masa­cre. Es impor­tan­te recor­dar ese con­tex­to omni­pre­sen­te de la gue­rra, para com­pren­der la fun­ción polí­ti­ca del libro y regis­trar en este mar­co los pro­ble­mas teó­ri­cos en jue­go.

¿ASOCIACIÓN O RIVALIDAD?

Kaustky con­ci­bió su pro­pues­ta de desar­me como par­te de un pro­yec­to de des­en­vol­vi­mien­to pací­fi­co del capi­ta­lis­mo. Con­si­de­ra­ba que ese pro­ce­so sería fac­ti­ble, si los gru­pos capi­ta­lis­tas de los prin­ci­pa­les paí­ses con­cer­ta­ban una aso­cia­ción “ultra-impe­ria­lis­ta”.

Esti­ma­ba posi­ble erra­di­car la ame­na­za gue­rre­ra, con­for­man­do una red mul­ti­na­cio­nal de empre­sas, que actua­rían en común en áreas espe­cí­fi­cas. Kautsky resal­ta­ba el inte­rés de muchas frac­cio­nes bur­gue­sas por rea­li­zar nego­cios con­jun­tos, que supe­ra­ran las vie­jas riva­li­da­des. Pen­sa­ba que las con­fla­gra­cio­nes inter-impe­ria­lis­tas blo­quea­ban esa con­ver­gen­cia y pro­pug­na­ba la erra­di­ca­ción de esa tra­ba, median­te una neu­tra­li­za­ción de la carre­ra arma­men­tis­ta [9] .

El líder social­de­mó­cra­ta dedu­cía esa posi­bi­li­dad de la pre­emi­nen­cia alcan­za­da por las gran­des cor­po­ra­cio­nes. Si se evi­ta­ba la gue­rra, la nue­va red de alian­zas con­du­ci­ría a fede­ra­cio­nes polí­ti­cas, que con­so­li­da­rían un nue­vo cua­dro de tole­ran­cia inter­na­cio­nal y nego­cios aso­cia­dos.

Lenin recha­zó esa tesis de mane­ra con­tun­den­te. Con­si­de­ró que la teo­ría del “ultra-impe­ria­lis­mo” era un “ultra-dis­pa­ra­te”, basa­do en la fal­sa expec­ta­ti­va de alian­zas per­ma­nen­tes, entre capi­ta­lis­tas de dis­tin­to ori­gen nacio­nal. Para el líder bol­che­vi­que esa con­cer­ta­ción era una bur­da fan­ta­sía. Esta­ba con­ce­bi­da a par­tir de razo­na­mien­tos abs­trac­tos, que pre­su­po­nían esce­na­rios eco­nó­mi­cos invia­bles.

La prin­ci­pal obje­ción que Lenin inter­po­nía a ese mode­lo era la natu­ra­le­za con­flic­ti­va del capi­ta­lis­mo. Para el diri­gen­te ruso el modo de pro­duc­ción vigen­te esta­ba suje­to a un desa­rro­llo des­igual, que mul­ti­pli­ca­ba los des­equi­li­brios e inten­si­fi­ca­ba las con­tra­dic­cio­nes. Esti­ma­ba que las ten­sio­nes se acu­mu­la­ban con la expan­sión del sis­te­ma, impi­dien­do la con­cre­ción de aso­cia­cio­nes empre­sa­rias esta­bles. Pen­sa­ba que los acuer­dos ultra-impe­ria­les eran tan imprac­ti­ca­bles, como la disi­pa­ción de la com­pe­ten­cia mili­tar [10] .

Pero Lenin no expu­so este argu­men­to de for­ma gené­ri­ca. Lo refe­ría a la coyun­tu­ra béli­ca que impe­ra­ba al comien­zo del siglo XX. La pre­sión hacia la coli­sión mili­tar era tan fuer­te, que tor­na­ba impo­si­ble la cons­ti­tu­ción de las com­pa­ñías mul­ti­na­cio­na­les.

Lenin regis­tra­ba cuál era la ten­den­cia geo­po­lí­ti­ca pre­do­mi­nan­te en ese momen­to, apli­can­do el rea­lis­mo que sig­nó toda su acción polí­ti­ca. Per­ci­bía cla­ra­men­te el ago­ta­mien­to del perío­do de alian­zas que había pre­va­le­ci­do duran­te la eta­pa pre­ce­den­te. Obser­va­ba que en el nue­vo siglo, la com­pe­ten­cia asfi­xia­ba los com­pro­mi­sos y el pro­yec­to ultra-impe­rial sucum­bía, ante la inmi­nen­cia de la gue­rra. Kautsky había per­di­do el olfa­to bási­co para cap­tar este con­tex­to.

El aná­li­sis de Lenin esta­ba espe­cí­fi­ca­men­te refe­ri­do a esa coyun­tu­ra. No des­co­no­cía, ni obje­ta­ba la exis­ten­cia de ten­den­cias aso­cia­ti­vas entre los dis­tin­tos gru­pos capi­ta­lis­tas. Inclu­so pos­tu­la­ba una teo­ría del mono­po­lio que resal­ta­ba la inten­si­dad de las con­cer­ta­cio­nes, los pac­tos de caba­lle­ros, las coa­li­cio­nes y los acuer­dos secre­tos, entre los prin­ci­pa­les gru­pos de finan­cis­tas e indus­tria­les.

Esos com­pro­mi­sos eran explí­ci­ta­men­te reco­no­ci­dos como una ten­den­cia domi­nan­te. Pero Lenin res­trin­gía su via­bi­li­dad a las fir­mas y los ban­cos del mis­mo ori­gen nacio­nal. Esta carac­te­ri­za­ción se basa­ba en una minu­cio­sa lec­tu­ra de los datos de la épo­ca. Las con­cer­ta­cio­nes eran nume­ro­sas, pero sólo incluían acuer­dos entre capi­ta­lis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos, ale­ma­nes, fran­ce­ses o ingle­ses. No se exten­dían a los entre­la­za­mien­tos mul­ti­na­cio­na­les.

Para Lenin esta com­bi­na­ción de acuer­dos nacio­na­les y dispu­tas inter­na­cio­na­les era un ras­go pre­do­mi­nan­te del capi­ta­lis­mo. Con­si­de­ra­ba que a prin­ci­pios del siglo XX, la inter­na­cio­na­li­za­ción de la eco­no­mía no se exten­día a la ges­tión glo­bal de este pro­ce­so y esti­ma­ba que el cho­que entre ambas ten­den­cias indu­cía a la gue­rra. Al igual que Buja­rín des­ta­ca­ba la frac­tu­ra crea­da por capi­ta­les que cru­za­ban las fron­te­ras y esta­dos que se retraían hacia la admi­nis­tra­ción cerra­da, para pro­te­ger terri­to­rios, mer­ca­dos y mate­rias pri­mas. La expan­sión glo­bal cho­ca­ba con esta res­tric­ción, gene­ran­do bata­llas inter-impe­ria­les por el repar­to del mun­do [11] .

Esta inter­pre­ta­ción reco­no­cía la cre­cien­te gra­vi­ta­ción de las aso­cia­cio­nes capi­ta­lis­tas, pero res­trin­gía su alcan­ce al ámbi­to nacio­nal. La ten­den­cia a la inter­na­cio­na­li­za­ción que sub­ra­ya Kautsky era acep­ta­da en cier­tas áreas res­tric­ti­vas (migra­cio­nes, cir­cu­la­ción de capi­tal), pero dese­cha­da como cur­so pre­va­le­cien­te del capi­ta­lis­mo.

Este enfo­que remar­ca­ba la gra­vi­ta­ción de las pre­sio­nes nacio­na­li­za­do­ras en todas las acti­vi­da­des cen­tra­les de la pro­duc­ción, las finan­zas y el comer­cio. El impul­so glo­ba­li­za­dor era neu­tra­li­za­do por las fuer­zas que esti­mu­la­ban el replie­gue de los cuer­pos nacio­na­les y la con­for­ma­ción de blo­ques com­pe­ti­ti­vos. Esta autar­quía blo­quea­ba la inter­na­cio­na­li­za­ción, poten­cia­ba el gas­to mili­tar y gene­ra­li­za­ba las con­fla­gra­cio­nes béli­cas [12] .

La crí­ti­ca de Lenin al ultra-impe­ria­lis­mo de Kaustky se ins­pi­ra­ba, por lo tan­to, en un aná­li­sis con­cre­to del capi­ta­lis­mo de ese perío­do. Resal­ta­ba el pre­do­mi­nio de la riva­li­dad sobre la aso­cia­ción inter­na­cio­nal, median­te un regis­tro de las evi­den­cias de ese momen­to. Obser­va­ba en la coyun­tu­ra béli­ca una con­fir­ma­ción de las tenen­cias al cho­que, en des­me­dro de las pre­sio­nes hacia la con­cer­ta­ción.

Este mis­mo razo­na­mien­to uti­li­zó Lenin para remar­car la pri­ma­cía de la cri­sis sobre la pros­pe­ri­dad, en el debut de la pro­lon­ga­da tur­bu­len­cia de entre-gue­rra. El líder bol­che­vi­que no le asig­na­ba a las regre­sio­nes eco­nó­mi­cas un carác­ter abso­lu­to, como lo prue­ba su polé­mi­ca con los popu­lis­tas en torno al desa­rro­llo capi­ta­lis­ta de Rusia.

En opo­si­ción a los teó­ri­cos narod­ni­kis ‑que des­ca­li­fi­ca­ban la posi­bi­li­dad de ese des­en­vol­vi­mien­to- Lenin deta­lla­ba todas las áreas de poten­cial expan­sión del capi­ta­lis­mo, en la atra­sa­da eco­no­mía rusa. Todos sus diag­nós­ti­cos esta­ban inva­ria­ble­men­te refe­ri­dos a situa­cio­nes, con­tex­tos y momen­tos espe­cí­fi­cos [13] .

La polé­mi­ca con­tra el ultra-impe­ria­lis­mo esta­ba con­di­cio­na­da por ese esce­na­rio. Su obje­ti­vo era cues­tio­nar las terri­bles con­se­cuen­cias polí­ti­cas de un diag­nós­ti­co irrea­lis­ta y un razo­na­mien­to asus­ta­di­zo, que negó pri­me­ro la inmi­nen­cia de la gue­rra y des­co­no­ció pos­te­rior­men­te los efec­tos de esa matan­za.

LA INTERPRETACIÓN ECONÓMICA

La carac­te­ri­za­ción leni­nis­ta del impe­ria­lis­mo reco­gía en cua­tro terre­nos, la visión expues­ta por el eco­no­mis­ta social­de­mó­cra­ta Hil­fer­ding. Reto­ma­ba, en pri­mer lugar, la exis­ten­cia de un vira­je gene­ral hacia el pro­tec­cio­nis­mo, ini­cia­do por Gran Bre­ta­ña para con­tra­rres­tar las ame­na­zas de sus con­cu­rren­tes.

La vie­ja poten­cia marí­ti­ma se defen­día ele­van­do las tari­fas adua­ne­ras en sus domi­nios. Amu­ra­lla­ba su impe­rio con res­tric­cio­nes al comer­cio, para limi­tar las pér­di­das oca­sio­na­das por su decli­na­ción indus­trial. Los bri­tá­ni­cos for­ja­ron pri­me­ro una fede­ra­ción de colo­nias (India, Áfri­ca) y lue­go una aso­cia­ción de paí­ses subor­di­na­dos (Cana­dá, Aus­tra­lia, Sudá­fri­ca) [14] .

Esta polí­ti­ca pro­vo­có la inme­dia­ta reac­ción de sus riva­les, que ins­tau­ra­ron blo­ques seme­jan­tes en sus zonas de influen­cia (Fran­cia) y ace­le­ra­ron la crea­ción de regio­nes pro­te­gi­das (Ale­ma­nia). Lenin con­si­de­ró que este cam­bio con­sa­gra­ba el pasa­je del libre-comer­cio al pro­tec­cio­nis­mo y trans­for­ma­ba las dispu­tas aco­ta­das (por el lide­raz­go expor­ta­dor), en gue­rras comer­cia­les entre duros con­ten­dien­tes (atrin­che­ra­dos en for­ta­le­zas adua­ne­ras).

El segun­do ras­go toma­do de Hil­fer­ding fue la cre­cien­te gra­vi­ta­ción de los ban­que­ros, en des­me­dro de otros sec­to­res capi­ta­lis­tas. Lenin con­si­de­ra­ba que los finan­cis­tas habían deja­do atrás su rol de inter­me­dia­rios, para impo­ner la subor­di­na­ción de sus pares del comer­cio y la indus­tria.

El líder bol­che­vi­que resal­ta­ba la apa­ri­ción de una oli­gar­quía finan­cie­ra que obte­nía enor­mes lucros con la emi­sión de títu­los, la espe­cu­la­ción inmo­bi­lia­ria y el con­trol de los paque­tes accio­na­rios. Con­si­de­ra­ba que esta supre­ma­cía refor­za­ba el carác­ter ren­tis­ta-usu­re­ro de los esta­dos impe­ria­les, fren­te a un con­glo­me­ra­do de esta­dos-deu­do­res some­ti­dos. Por esta razón defi­nía al impe­ria­lis­mo como una era del capi­tal finan­cie­ro.

Hil­fer­ding había desa­rro­lla­do esta carac­te­ri­za­ción para el caso espe­cí­fi­co del capi­ta­lis­mo ale­mán. En sus inves­ti­ga­cio­nes des­cri­bió cómo los ban­cos con­tro­la­ron la indus­tria, finan­cian­do las ope­ra­cio­nes y super­vi­san­do los pro­ce­sos comer­cia­les. Retra­tó la supre­ma­cía que logra­ron los finan­cis­tas en todos los cir­cui­tos de la acu­mu­la­ción, a tra­vés del cré­di­to, el mane­jo de las socie­da­des anó­ni­mas y la admi­nis­tra­ción de las bol­sas [15] .

Lenin se ins­pi­ró tam­bién en los aná­li­sis de la eco­no­mía ingle­sa que expu­so Hob­son. Este estu­dio resal­ta­ba la nue­va pre­emi­nen­cia logra­da por las altas finan­zas, median­te la recep­ción de los divi­den­dos gene­ra­dos en el exte­rior. Este con­trol for­jó una plu­to­cra­cia, que mono­po­li­za­ba todos los resor­tes del fun­cio­na­mien­to impe­rial [16] .

En ter­cer lugar, Lenin atri­bu­yó las ten­den­cias gue­rre­ris­tas del impe­ria­lis­mo al peso domi­nan­te alcan­za­do por los mono­po­lios. Con­si­de­ra­ba que esa pre­emi­nen­cia cons­ti­tuía una nove­dad del perío­do, resul­tan­te de la cre­cien­te esca­la de las empre­sas y la ele­va­da cen­tra­li­za­ción y con­cen­tra­ción del capi­tal. Esti­ma­ba que este pre­do­mi­nio refor­za­ba la influen­cia de los car­te­les, que podían con­cer­tar el mane­jo de los pre­cios median­te acuer­dos entre los gran­des gru­pos .

Esta carac­te­ri­za­ción fue direc­ta­men­te extraí­da de la inves­ti­ga­ción de Hil­fer­ding, que estu­dió la orga­ni­za­ción mono­pó­li­ca de la pro­duc­ción ger­ma­na. Un puña­do de cor­po­ra­cio­nes entre­la­za­das con los ban­cos y orien­ta­das por el esta­do, con­tro­la­ba los pro­ce­sos de for­ma­ción y admi­nis­tra­ción de los pre­cios .

Lenin expu­so algu­nos comen­ta­rios crí­ti­cos de este estu­dio y obje­tó espe­cial­men­te cier­tos pre­su­pues­tos teó­ri­cos sobre el carác­ter del dine­ro. Pero estas obser­va­cio­nes no modi­fi­ca­ron su acep­ta­ción de las tesis mono­po­lis­tas pos­tu­la­das por Hil­fer­ding.

El cuar­to ras­go reto­ma­do por el diri­gen­te bol­che­vi­que fue­ron los meca­nis­mos de apro­pia­ción exter­na. Aquí sub­ra­yó la pre­emi­nen­cia de la expor­ta­ción de capi­ta­les, como for­ma de absor­ber las ganan­cias extra­or­di­na­rias ges­ta­das en la peri­fe­ria. Ilus­tró las moda­li­da­des que adop­ta­ban las inver­sio­nes de ultra­mar (ferro­ca­rri­les, minas, irri­ga­ción) y deta­lló cómo mul­ti­pli­ca­ban el lucro de las gran­des empre­sas.

Esta carac­te­ri­za­ción se ins­pi­ró en la cla­si­fi­ca­ción expues­ta por Hil­fer­ding, para perio­di­zar la evo­lu­ción his­tó­ri­ca del capi­ta­lis­mo. De una era colo­nial ini­cial­men­te mer­can­ti­lis­ta (que faci­li­tó la indus­tria­li­za­ción euro­pea), se había sal­ta­do a una expan­sión manu­fac­tu­re­ra de las gran­des poten­cias (en torno a los mer­ca­dos inter­nos). Este des­en­vol­vi­mien­to que­da­ba aho­ra supe­ra­do por la nue­va fase de expor­ta­ción de capi­ta­les.

La afi­ni­dad de Lenin con el cua­dro de pro­tec­cio­nis­mo, hege­mo­nía finan­cie­ra, mono­po­lios e inver­sio­nes exter­nas retra­ta­do por Hilf­der­ding se exten­die­ron tam­bién a la teo­ría de la cri­sis. El líder ruso nun­ca desa­rro­lló una ver­sión pecu­liar de esta pro­ble­má­ti­ca y ads­cri­bió en gene­ral a la inter­pre­ta­ción expues­ta por el ana­lis­ta ale­mán. Este pen­sa­dor aso­cia­ba las con­vul­sio­nes perió­di­cas del sis­te­ma, con la irrup­ción de des­pro­por­cio­na­li­da­des entre las dis­tin­tas ramas de la eco­no­mía. A medi­da que pro­gre­sa­ba la acu­mu­la­ción, estas des­igual­da­des salían a la super­fi­cie, expre­san­do des­equi­li­brios más pro­fun­dos de sobre-pro­duc­ción de mer­can­cías o sobre-acu­mu­la­ción de capi­ta­les [17] .

A Lenin le intere­sa­ba demos­trar cómo estos tras­tor­nos eco­nó­mi­cos desem­bo­ca­ban en con­fla­gra­cio­nes inter-impe­ria­lis­tas. Ana­li­za­ba de qué for­ma cada ras­go pro­duc­ti­vo, comer­cial o finan­cie­ro de la nue­va épo­ca, acre­cen­ta­ba las riva­li­da­des diri­mi­das bajo el fue­go de los caño­nes.

Pero un pro­ble­ma de esta con­clu­sión era su total incom­pa­ti­bi­li­dad con la pos­tu­ra polí­ti­ca adop­ta­da por Hil­fer­ding, que tomó par­ti­do a favor del social-patrio­tis­mo. No solo apo­yó la par­ti­ci­pa­ción ale­ma­na en la gue­rra, sino que adop­tó acti­tu­des de fuer­te com­pro­mi­so con el beli­cis­mo.

Es impor­tan­te recor­dar que este eco­no­mis­ta ale­mán influ­yó ‑al mis­mo tiem­po- sobre Lenin y sobre su opo­nen­te Kautsky. Su visión com­bi­na­da ele­men­tos de crí­ti­ca al sis­te­ma vigen­te, con una acep­ta­ción del “capi­ta­lis­mo orga­ni­za­do” como moda­li­dad pre­do­mi­nan­te. Resal­ta­ba espe­cial­men­te la evo­lu­ción hacia for­mas de pla­ni­fi­ca­ción con­cer­ta­da, bajo el coman­do de las gran­des cor­po­ra­cio­nes.

El eco­no­mis­ta ger­mano esti­ma­ba, ade­más, que ese esce­na­rio exi­gía la rever­sión de las polí­ti­cas pro­tec­cio­nis­tas, el libre­cam­bis­mo y el afian­za­mien­to de un lar­go perío­do de paci­fi­ca­ción. La pla­ni­fi­ca­ción a esca­la nacio­nal que pro­nos­ti­ca­ba Hil­fer­ding con­ver­gía con el diag­nós­ti­co de equi­li­brio ultra-impe­rial que pos­tu­la­ba Kaustky.

La teo­ría del impe­ria­lis­mo de Lenin incluía, por lo tan­to, una fuer­te ten­sión con su ins­pi­ra­dor eco­nó­mi­co. Las tesis del líder bol­che­vi­que se ubi­ca­ban en las antí­po­das del tex­to adop­ta­do como refe­ren­cia. Resal­ta­ba las cri­sis y los des­equi­li­brios, que ese fun­da­men­to teó­ri­co obje­ta­ba. En el plano polí­ti­co ese des­en­cuen­tro era aún más pro­nun­cia­do.

TEORÍA Y POLÍTICA

El divor­cio de Lenin con Hil­fer­ding cons­ti­tu­yó la con­tra­ca­ra de su reen­cuen­tro con Luxem­burg. La teo­ría del impe­ria­lis­mo que pos­tu­la­ba la revo­lu­cio­na­ria pola­co-ale­ma­na se ins­pi­ra­ba en fun­da­men­tos eco­nó­mi­cos dis­tin­tos a los expues­tos por el diri­gen­te ruso. Pero estas diver­gen­cias no impi­die­ron la con­fluen­cia polí­ti­ca en estra­te­gias comu­nes, fren­te al paci­fis­mo social­de­mó­cra­ta.

La meto­do­lo­gía desa­rro­lla­da por Luxem­burg dife­ría sus­tan­cial­men­te del abor­da­je leni­nis­ta. Inten­tó dedu­cir la teo­ría del impe­ria­lis­mo de los tex­tos de Marx, bus­can­do una con­ti­nui­dad direc­ta con el mode­lo con­cep­tual de “El Capi­tal”. Por esta razón, par­tió de los esque­mas de repro­duc­ción amplia­da expues­tos en el segun­do tomo de esa obra, para eva­luar cuá­les eran los obs­tácu­los que enfren­ta­ba el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma a esca­la inter­na­cio­nal, en la nue­va épo­ca impe­ria­lis­ta [18] .

Este inten­to no lle­gó a buen puer­to, pues­to que con­te­nía una con­fu­sión bási­ca: los esque­mas de Marx esta­ban con­ce­bi­dos como una media­ción abs­trac­ta, para cla­ri­fi­car la cir­cu­la­ción gene­ral del capi­tal. Cons­ti­tuían un paso pre­vio al estu­dio con­cre­to de la diná­mi­ca del sis­te­ma. Luxem­burg uti­li­zó erró­nea­men­te estos razo­na­mien­tos en for­ma empí­ri­ca, para bus­car los pun­tos de asfi­xia del capi­ta­lis­mo de su épo­ca. Inda­gó el pro­ble­ma por el lado equi­vo­ca­do, al con­ver­tir un esque­ma des­ti­na­do a visua­li­zar el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma, en un mode­lo de la cri­sis de este modo de pro­duc­ción.

Pero este infruc­tuo­so inten­to era mucho más fiel al plan­teo de Marx, que el abor­da­je ensa­ya­do por Lenin. Bus­ca­ba esta­ble­cer los pun­tos de con­ti­nui­dad y rup­tu­ra de la épo­ca impe­ria­lis­ta con el perio­do pre­vio, siguien­do los pre­cep­tos de la eco­no­mía mar­xis­ta. El teó­ri­co bol­che­vi­que estu­dió, en cam­bio, direc­ta­men­te las carac­te­rís­ti­cas de la nue­va eta­pa uti­li­zan­do un gran mate­rial empí­ri­co. Pero no defi­nió en qué medi­da esas fuen­tes eran com­pa­ti­bles con la teo­ría expues­ta en “El Capi­tal”.

Luxem­burg men­cio­na­ba las carac­te­rís­ti­cas resal­ta­das por Lenin, pero no le asig­na­ba la mis­ma rele­van­cia al pro­tec­cio­nis­mo, a la supre­ma­cía finan­cie­ra y al mono­po­lio. Rela­ti­vi­za­ba estas trans­for­ma­cio­nes, bus­can­do con­ser­var el hilo con­duc­tor desa­rro­lla­do por Marx.

En otros cam­pos las dife­ren­cias de Luxem­burg con Lenin eran mayo­res. En lugar de iden­ti­fi­car al impe­ria­lis­mo con la expor­ta­ción de capi­ta­les, aso­cia­ba ese perío­do con la nece­si­dad de encon­trar mer­ca­dos forá­neos, para las mer­can­cías inven­di­bles en los paí­ses metro­po­li­ta­nos.

La revo­lu­cio­na­ria ale­ma­na esti­ma­ba que las esfe­ras colo­nia­les eran impres­cin­di­bles, para rea­li­zar la plus­va­lía que nece­si­ta el capi­ta­lis­mo para su repro­duc­ción. Pen­sa­ba que las eco­no­mías atra­sa­das cons­ti­tuían una vál­vu­la de esca­pe, para las limi­ta­cio­nes que enfren­ta­ba el capi­tal en los paí­ses cen­tra­les. Obser­va­ba al impe­ria­lis­mo como un pro­ce­so de amplia­ción del mer­ca­do mun­dial, que con­tra­rres­ta­ba las difi­cul­ta­des para ven­der las mer­can­cías en sus áreas de fabri­ca­ción. Esti­ma­ba que este obs­tácu­lo obe­de­cía a la estre­chez del poder adqui­si­ti­vo, que gene­ra­ba la con­ti­nui­dad de los bajos sala­rios, el alto des­em­pleo y la cre­cien­te pau­pe­ri­za­ción [19] .

Esta con­cep­ción esti­ma­ba que el capi­tal emi­gra de un país a otro, para con­tra­pe­sar el con­su­mo insu­fi­cien­te, que pro­vo­ca el aumen­to de la explo­ta­ción. Esta visión tenía pun­tos en común con la teo­ría de la cri­sis pos­tu­la­da por Kaustky y gran afi­ni­dad con el enfo­que de Hob­son. Este autor con­si­de­ra­ba que todos los ras­gos del impe­ria­lis­mo obe­de­cían en últi­ma ins­tan­cia a la nece­si­dad de expor­tar capi­ta­les sobran­tes, ges­ta­dos en las metró­po­lis por la pola­ri­za­ción social.

Lenin recha­za­ba esta inter­pre­ta­ción sub­con­su­mis­ta no sólo por su rei­vin­di­ca­ción de otra teo­ría de la cri­sis, basa­da en des­pro­por­cio­na­li­da­des sec­to­ria­les y exce­den­tes de pro­duc­tos (y capi­ta­les). Había pole­mi­za­do duran­te un lar­go perío­do con los expo­nen­tes rusos de las teo­rías popu­lis­tas, que resal­ta­ban las res­tric­cio­nes del con­su­mo. Obje­ta­ba con­cep­tual­men­te esos razo­na­mien­tos e impug­na­ba las con­se­cuen­cias polí­ti­cas de un enfo­que, que esti­ma­ba impo­si­ble el desa­rro­llo del capi­ta­lis­mo en Rusia.

La con­ver­gen­cia revo­lu­cio­na­ria de Lenin con Luxem­burg no expre­sa­ba, por lo tan­to, afi­ni­da­des en el terreno eco­nó­mi­co. P ero refle­ja­ba las coin­ci­den­cias en la carac­te­ri­za­ción del impe­ria­lis­mo, como una eta­pa de gran­des cri­sis y con­vul­sio­nes. Por otra par­te, la opo­si­ción polí­ti­ca fron­tal del líder bol­che­vi­que con Hil­fer­ding, no anu­la­ba sus con­ver­gen­cias teó­ri­cas, en la eva­lua­ción de ras­gos cen­tra­les del capi­ta­lis­mo.

Es impor­tan­te regis­trar esta varie­dad de com­bi­na­cio­nes, para erra­di­car la ima­gen de una­ni­mi­dad en el aná­li­sis del impe­ria­lis­mo, en torno a dos blo­ques homo­gé­neos de revo­lu­cio­na­rios y refor­mis­tas. Esta divi­so­ria efec­ti­va­men­te rigió en la acti­tud de ambos cam­pos fren­te a la gue­rra. Pero no se exten­dió a la inter­pre­ta­ción con­cep­tual de fenó­meno. La teo­ría del impe­ria­lis­mo incluía un com­ple­jo y cru­za­do terreno de varia­das ela­bo­ra­cio­nes.

LOS TEMAS ABIERTOS

Las carac­te­ri­za­cio­nes eco­nó­mi­cas del impe­ria­lis­mo que for­mu­ló Lenin fue­ron pre­sen­ta­das en un tono menos polé­mi­co que sus con­clu­sio­nes polí­ti­cas. Las obser­va­cio­nes sobre pro­tec­cio­nis­mo, la hege­mo­nía finan­cie­ra, los mono­po­lios o la inver­sión extran­je­ra no plan­tea­ron con­tro­ver­sias equi­va­len­tes al pro­ble­ma de la gue­rra. Esta dife­ren­cia con­fir­ma dón­de ubi­ca­ba el cen­tro neu­rál­gi­co de su teo­ría e indi­ca tam­bién la exis­ten­cia de una gran varie­dad de pos­tu­ras en jue­go, en la eva­lua­ción del capi­ta­lis­mo de la épo­ca.

En esas carac­te­ri­za­cio­nes el aná­li­sis del pro­tec­cio­nis­mo sus­ci­ta­ba cier­ta una­ni­mi­dad. Aquí Lenin coin­ci­día con Hob­son, Hil­fer­ding y tam­bién con Kautsky, pues­to que todos remar­ca­ban la exis­ten­cia de un gene­ra­li­za­do vira­je hacia la autar­quía. Lo que pro­vo­ca­ba diver­gen­cias era la acti­tud polí­ti­ca fren­te a esta trans­for­ma­ción. Mien­tras que la izquier­da denun­cia­ba el cie­rre adua­ne­ro sin nin­gún elo­gio al libre­cam­bis­mo, los refor­mis­tas ten­dían a idea­li­zar esa eta­pa [20] .

En el aná­li­sis de la hege­mo­nía finan­cie­ra había mayo­res disi­den­cias. Lenin sos­te­nía enfá­ti­ca­men­te esta tesis, fren­te a Kaustky que seña­la­ba el pre­do­mi­nio de coa­li­cio­nes entre dis­tin­tos sec­to­res domi­nan­tes, sin nece­sa­ria pre­emi­nen­cia de los ban­que­ros. Esti­ma­ba que los prin­ci­pa­les pro­mo­to­res del giro impe­rial eran los indus­tria­les, que nece­si­ta­ban con­quis­tar regio­nes agra­rias para ase­gu­rar­se el abas­te­ci­mien­to de mate­rias pri­mas. Como la acti­vi­dad manu­fac­tu­re­ra cre­cía a un rit­mo más ace­le­ra­do que el agro (incor­po­ran­do mayor pro­gre­so téc­ni­co), sólo el domi­nio colo­nial per­mi­tía ate­nuar el enca­re­ci­mien­to de los insu­mos.

Esta visión era com­par­ti­da por otros eco­no­mis­tas ‑como Par­vus- que resal­ta­ban la exis­ten­cia de múl­ti­ples alian­zas entre ban­que­ros e indus­tria­les. Des­ta­ca­ban la impor­tan­cia de esos acuer­dos, para enfren­tar las bata­llas com­pe­ti­ti­vas a esca­la inter­na­cio­nal [21] .

Algu­nos teó­ri­cos muy influ­yen­tes ‑como Bauer- pole­mi­za­ron abier­ta­men­te con la pre­sen­ta­ción del impe­ria­lis­mo, como un pasa­je de la domi­na­ción indus­trial a la supre­ma­cía finan­cie­ra. Cues­tio­na­ban el carác­ter uni­la­te­ral de esa visión, seña­lan­do que igno­ra­ba el peso estra­té­gi­co de la gran indus­tria en el des­en­vol­vi­mien­to del capi­ta­lis­mo [22] .

Otro tema que sus­ci­ta­ba dis­cu­sio­nes era el nue­vo papel de las dis­tin­tas for­mas de mono­po­lio. La impor­tan­cia que Lenin asig­na­ba a este pro­ce­so no era com­par­ti­da por otros auto­res. Este ras­go efec­ti­va­men­te pesa­ba en la eco­no­mía ger­ma­na, que había rele­ga­do a la peque­ña empre­sa fren­te a las gran­des cor­po­ra­cio­nes. Pero el estu­dio de Hob­son de la eco­no­mía ingle­sa no le asig­na­ba la mis­ma rele­van­cia a esa con­cen­tra­ción de fir­mas. En el deba­te mar­xis­ta de esa épo­ca no se con­tem­pla­ban estu­dios equi­va­len­tes del impe­ria­lis­mo fran­cés y muy pocos estu­dio­sos con­si­de­ra­ban el per­fil del capi­ta­lis­mo nor­te­ame­ri­cano o japo­nés.

Final­men­te, en el aná­li­sis de la expor­ta­ción de capi­ta­les Lenin coin­ci­día con Kautsky, fren­te a un con­si­de­ra­ble núme­ro de enfo­ques opues­tos. Los dos auto­res más enfren­ta­dos en los deba­tes de esa eta­pa des­ta­ca­ban en común la gra­vi­ta­ción de la inver­sión exter­na.

Para el líder bol­che­vi­que, este ras­go pro­yec­ta­ba a esca­la inter­na­cio­nal la pri­ma­cía de las finan­zas y los mono­po­lios. Para el diri­gen­te social­de­mó­cra­ta esa carac­te­rís­ti­ca expre­sa­ba la pre­sión ejer­ci­da por los capi­ta­les sobran­tes, que no encon­tra­ban ren­di­mien­tos lucra­ti­vos en las eco­no­mías metro­po­li­ta­nas.

Esta visión era impug­na­da no sólo por Luxem­burg, en su inter­pre­ta­ción del impe­ria­lis­mo como des­ago­te de las mer­can­cías sobran­tes. Otros pen­sa­do­res como Bauer des­ta­ca­ban la exis­ten­cia de con­ti­nui­da­des con el perío­do colo­nial pre­ce­den­te. Sub­ra­ya­ban la per­sis­ten­cia de vie­jas for­mas de pilla­je y depre­da­ción de recur­sos, para ase­gu­rar el abas­te­ci­mien­to de los insu­mos . Los deba­tes eco­nó­mi­cos sobre el impe­ria­lis­mo clá­si­co abar­ca­ban, por lo tan­to, un amplio espec­tro de pro­ble­mas sin reso­lu­cio­nes níti­das.

Pero no hay que per­der de vis­ta lo esen­cial. La teo­ría mar­xis­ta del impe­ria­lis­mo sur­gió en un perío­do de gran­des gue­rras por la apro­pia­ción del botín colo­nial y apor­tó un fun­da­men­to polí­ti­co al recha­zo revo­lu­cio­na­rio de la gue­rra. Corres­pon­dió a una eta­pa de ausen­cia de entre­la­za­mien­tos capi­ta­lis­tas mul­ti­na­cio­na­les y pre­emi­nen­cia de dispu­tas terri­to­ria­les. El cam­bio de este esce­na­rio gene­ró la nece­si­dad de ela­bo­rar nue­vas inter­pre­ta­cio­nes.

BIBLIOGRAFÍA

-Arrighi Gio­van­ni. Geo­me­tría del impe­ria­lis­mo, Siglo XXI, 1978, Méxi­co, (cap 1, 2, 4)

-Bauer Otto Natio­nal and Inter­na­tio­nal View­points on Foreign Policy, Dis­co­ve­ring Impe­ria­lism: Social Demo­cracy to World War I» (Brill, forth­co­ming).

-Borón Ati­lio. “Hege­mo­nía e impe­ria­lis­mo en el sis­te­ma inter­na­cio­nal”, en Nue­va Hege­mo­nía Mun­dial, CLACSO, Bue­nos Aires, 2004

-Calli­ni­cos Alex. Social Theory, Polity Press, 1999, Great Bri­tain (cap 8)

-Day Richard, Gai­do Daniel, “Intro­duc­tion”, Dis­co­ve­ring Impe­ria­lism: Social Demo­cracy to World War I» (Brill, forth­co­ming) 

-Gross­man Henryk, La ley de la acu­mu­la­ción y el derrum­be del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, Siglo XXI, Méxi­co, 1979, (Par­te B)

-Hil­fer­ding Rudolf, “The Party Con­gress and Foreign Policy”, Dis­co­ve­ring Impe­ria­lism: Social Demo­cracy to World War I» (Brill, forth­co­ming)

-Hobs­bawm Eric His­to­ria do mar­xis­mo, vol 4,5,6, Paz e Terra, Rio de Janei­ro, 1985

-Hobs­bawn Eric. La era del impe­rio, Crí­ti­ca, Bue­nos Aires 1999, (Intro­duc­ción, cap 1,2 6, 12,13, Epí­lo­go)

-Lichtheim Geor­ge Bre­ve his­to­ria del socia­lis­mo, Alian­za Edi­to­rial, Madrid, 1973.

-Ros­dolsky, Román. Géne­sis y estruc­tu­ra de El Capi­tal de Marx. Siglo XXI, Méxi­co, 1979, (par­te 7, cap 30)

-Valier Jac­ques. “Impe­ria­lis­mo y revo­lu­ción per­ma­nen­te”. Comu­ni­ca­ción n 26, Madrid, 1975.

RESUMEN

La teo­ría mar­xis­ta del impe­ria­lis­mo sur­gió en un perío­do de gran­des gue­rras por la apro­pia­ción del botín colo­nial. Se for­jó en una lucha polí­ti­ca con­tra las jus­ti­fi­ca­cio­nes del mili­ta­ris­mo y la expec­ta­ti­va paci­fis­ta de evi­tar la con­fla­gra­ción.

Lenin sin­te­ti­zó este enfo­que en su polé­mi­ca con Kautsky. Carac­te­ri­zó las cau­sas de la diná­mi­ca beli­cis­ta y pro­mo­vió una pos­tu­ra de recha­zo revo­lu­cio­na­rio de la gue­rra. Luxem­burg, Buja­rin y Trotsky apor­ta­ron otros fun­da­men­tos al mis­mo plan­teo, en el con­tex­to omni­pre­sen­te de la san­gría béli­ca. Hay que dis­tin­guir esta dimen­sión polí­ti­ca de los pro­ble­mas teó­ri­cos en deba­te.

Los cues­tio­na­mien­tos a la tesis de la aso­cia­ción ultra-impe­rial se basa­ban en la ausen­cia de entre­la­za­mien­tos capi­ta­lis­tas mul­ti­na­cio­na­les y en la pre­emi­nen­cia de dispu­tas terri­to­ria­les. A prin­ci­pios del siglo XX pre­va­le­cían con­cer­ta­cio­nes nacio­na­les y cho­ques inter­na­cio­na­les. Lenin se ins­pi­ró en teo­rías del pro­tec­cio­nis­mo, la hege­mo­nía finan­cie­ra, los mono­po­lios y las inver­sio­nes exter­nas de Hilf­der­ding, que tam­bién incen­ti­va­ron la con­cep­ción ultra-impe­rial de Kautsky.

El líder bol­che­vi­que recha­za­ba la inter­pre­ta­ción sub­con­su­mis­ta de Luxem­burg, pero coin­ci­día con su carac­te­ri­za­ción del impe­ria­lis­mo, como una eta­pa de gran­des con­vul­sio­nes. Las divi­sio­nes polí­ti­cas entre revo­lu­cio­na­rios y refor­mis­tas no se exten­dían al aná­li­sis con­cep­tual del impe­ria­lis­mo. Estas carac­te­ri­za­cio­nes alber­ga­ban un com­ple­jo cam­po de ela­bo­ra­cio­nes cru­za­das. Por esta razón, las dis­cu­sio­nes sobre la dimen­sión eco­nó­mi­ca de la eta­pa, no pre­sen­ta­ron el mis­mo tono polé­mi­co que las diver­gen­cias fren­te a la gue­rra. En este terreno que­da­ron pen­dien­tes muchos temas sin reso­lu­ción níti­da.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *