El mar­xis­mo como teo­ría-matriz- Iña­ki Gil de San Vicente

[wpdm_​package id=“111378” template=“5c51ba687615d”]

De la mis­ma for­ma en que exis­te una con­ti­nui­dad de la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta pero tam­bién inno­va­cio­nes y cam­bios en sus fases y eta­pas, tam­bién suce­de lo mis­mo con la lucha de cla­ses, con la mis­ma natu­ra­le­za y com­po­si­ción de las cla­ses socia­les. Como hemos dicho al comien­zo, no debe­mos pen­sar las cla­ses socia­les como estruc­tu­ras quie­tas e inco­mu­ni­ca­das, sino como con­tra­dic­to­rios pro­ce­sos socia­les en lucha mutua y en cam­bio. Por ejem­plo, a comien­zos del siglo XIX la cla­se obre­ra era abso­lu­ta­men­te mino­ri­ta­ria en Euro­pa y Esta­dos Uni­dos, y sólo en Gran Bre­ta­ña apa­re­cía como un movi­mien­to en for­ma­ción inse­pa­ra­ble de sus for­mas de resis­ten­cia. Fue­ra de la cla­se obre­ra exis­tían gran­des masas de cam­pe­si­nos y arte­sa­nos arrui­na­dos que cada vez más tenían que com­pa­gi­nar sus labo­res con tra­ba­jos en peque­ñas y media­nas empre­sas. Las muje­res seguían sien­do explo­ta­das en el domi­ci­lio aun­que en Gran Bre­ta­ña tam­bién en las fábri­cas. A fina­les del siglo XIX el movi­mien­to obre­ro era ya una reali­dad temi­da por la bur­gue­sía y empe­za­ba a exten­der­se por otras zonas del mun­do, pero tam­bién era una reali­dad mina­da por una ten­den­cia refor­mis­ta inter­na poten­te por­que el capi­ta­lis­mo podía sobor­nar y corrom­per a amplias fran­jas de tra­ba­ja­do­res. El mar­xis­mo era muy mino­ri­ta­rio y excep­to otras corrien­tes socia­lis­tas revo­lu­cio­na­rias y anar­quis­tas, la mayo­ría del movi­mien­to obre­ro y sin­di­cal se guia­ba por ideas reformistas.
Pero las con­tra­dic­cio­nes socia­les mina­ron la domi­na­ción bur­gue­sa. La fase impe­ria­lis­ta agu­di­zó tales con­tra­dic­cio­nes y aña­dió un impre­sio­nan­te suje­to de masas, que ya había apa­re­ci­do hacía años pero que ya era impa­ra­ble a comien­zos del siglo XX, las gue­rras de libe­ra­ción nacio­nal anti­co­lo­nial y anti­im­pe­ria­lis­ta. Y tam­bién, y sobre todo en muchas luchas, las muje­res se reafir­ma­ron como otro suje­to deci­si­vo, sobre todo el femi­nis­mo socia­lis­ta que des­bor­dó al femi­nis­mo bur­gués ante­rior. Des­de la Comu­na de 1871 la bur­gue­sía mun­dial había apren­di­do que la cla­se tra­ba­ja­do­ra era su enemi­go mor­tal, y en 1917 la revo­lu­ción bol­che­vi­que lo con­fir­mó defi­ni­ti­va­men­te. Pero ya no era el pro­le­ta­ria­do inco­ne­xo y utó­pi­co de comien­zos del siglo XIX, sino una fuer­za inquie­tan­te y tan­to más peli­gro­sa dado que pese a estar des­uni­da por la exis­ten­cia de una corrien­te refor­mis­ta inter­na, aún así había demos­tra­do una temi­ble fuer­za. Peor aún, ade­más de la revo­lu­ción bol­che­vi­que y de la olea­da que le siguió, se habían asen­ta­do las luchas de libe­ra­ción anti­im­pe­ria­lis­ta como se demos­tra­ba en todos los continentes.
La durí­si­ma cri­sis mun­dial de 1929 dio la opor­tu­ni­dad al capi­tal para refor­zar su con­tra­ofen­si­va ya ini­cia­da con ante­rio­ri­dad. Una for­ma de des­tro­zar la lucha obre­ra fue la pro­gre­si­va intro­duc­ción del sis­te­ma fabril deno­mi­na­do como tay­lo­ris­mo, o pro­duc­ción de cade­na en serie, teo­ri­za­da en 1912 y demo­le­dor para la cla­se obre­ra pre­tay­lo­ris­ta y muy bene­fi­cio­sa para la patro­nal. Otro sis­te­ma fue el del pla­ni­fi­car el con­su­mis­mo, algu­nas refor­mas socia­les y las miga­jas repar­ti­das de las sobre­ga­nan­cias impe­ria­lis­tas, sin olvi­dar­nos del nacio­na­lis­mo bur­gués y del racis­mo impe­ria­lis­ta. Pero sobre todo, en los muy con­ta­dos Esta­dos bur­gue­ses afian­za­dos, el capi­tal pudo con­tar con el apo­yo del refor­mis­mo, de las ganan­cias impe­ria­lis­tas y con la pro­pia alie­na­ción que gene­ra la socie­dad bur­gue­sa, así como de las pri­me­ras medi­das key­ne­sia­nas, pero tam­bién con el mie­do al socia­lis­mo y con orga­ni­za­cio­nes de extre­ma dere­cha y has­ta nazi­fas­cis­tas tole­ra­das has­ta 1940, que ame­na­za­ban al movi­mien­to obre­ro. Pero el grue­so de la res­pues­ta bur­gue­sa inter­na­cio­nal fue el endu­re­ci­mien­to repre­si­vo, el mili­ta­ris­mo, el fas­cis­mo y el nazis­mo, la con­tra­rre­vo­lu­ción sangrienta.
La cri­sis de 1929 reafir­mó las ense­ñan­zas de las pre­ce­den­tes en una cues­tión ya tra­ta­da antes, el papel de las «cla­ses inter­me­dias», de la peque­ña bur­gue­sía y de las «cla­ses medias», sec­to­res que cre­cen en los perío­dos expan­si­vos pero decre­cen duran­te las cri­sis, arrui­nán­do­los y divi­dién­do­los entre reac­cio­na­rios y revo­lu­cio­na­rios, sepa­ra­dos por una mayo­ría dudo­sa que casi siem­pre ter­mi­na giran­do a la dere­cha más por los erro­res de la izquier­da que por los acier­tos de la dere­cha. La cri­sis de 1929, al impac­tar en las colo­nias y pue­blos opri­mi­dos, azu­zó los movi­mien­tos de eman­ci­pa­ción nacio­nal lo que mul­ti­pli­có las difi­cul­ta­des del impe­ria­lis­mo al ver redu­ci­das sus ganan­cias. La exis­ten­cia de la URSS, suma­do a lo ante­rior, lle­na­ba el cupo de lo tole­ra­do por el impe­ria­lis­mo. La gue­rra de 1939 – 1945 bus­có antes que nada aca­bar con el peli­gro comu­nis­ta y ase­gu­rar la doci­li­dad de una cla­se explo­ta­da mun­dial y, en segun­do lugar, pero supe­di­ta­do al pri­mer obje­ti­vo, reor­de­nar la jerar­quía interimperialista.
La lucha de cla­ses pos­te­rior a 1945 se carac­te­ri­zó por tres nove­da­des fun­da­men­ta­les: una, en el cen­tro impe­ria­lis­ta, por un pac­to inter­cla­sis­ta entre la bur­gue­sía y el refor­mis­mo, con el apo­yo de los par­ti­dos esta­li­nis­tas, de modo que el capi­tal pudo abrir una nue­va fase expan­si­va; pac­to inter­cla­sis­ta que esta­ba tam­bién sos­te­ni­do por la repre­sión selec­ti­va pero dura de las izquier­das revo­lu­cio­na­rias como en Ale­ma­nia Occi­den­tal, Japón, Esta­dos Uni­dos, Gran Bre­ta­ña y en el Esta­do fran­cés por la «dic­ta­blan­da» del gene­ral De Gau­lle; otra, en los Esta­dos capi­ta­lis­tas más débi­les por diver­sas dic­ta­du­ras y regí­me­nes fuer­tes vita­les para la polí­ti­ca yan­qui de cer­co y agre­sión a la URSS, a Chi­na Popu­lar y a las luchas de libe­ra­ción nacio­nal en todo el ter­cer mun­do; por últi­mo, por la defi­ni­ti­va buro­cra­ti­za­ción de la URSS y del socia­lis­mo que repre­sen­ta­ba, de modo que inter­na­men­te los pue­blos iban des­po­li­ti­zán­do­se y giran­do poco a poco hacia un capi­ta­lis­mo idí­li­co e inexis­ten­te en la reali­dad, que más tar­de les hun­di­ría en la pobre­za y des­tro­za­ría su cali­dad de vida, mien­tras que en el exte­rior la buro­cra­ti­za­ción minó la legi­ti­mi­dad incues­tio­na­ble de la revo­lu­ción bol­che­vi­que y del mar­xis­mo ‑el mons­truo nazi fue ven­ci­do sólo gra­cias a la supe­rio­ri­dad del socia­lis­mo sovié­ti­co que aplas­tó al 80% de los ejér­ci­tos nazi­fas­cis­tas- ace­le­ran­do la des­com­po­si­ción refor­mis­ta de los par­ti­dos comu­nis­tas y el lar­go desier­to del mar­xis­mo fren­te a la ideo­lo­gía burguesa.
La pro­pa­gan­da capi­ta­lis­ta ha mani­pu­la­do la his­to­ria, ha men­ti­do y ha crea­do otra his­to­ria recien­te sobre la ver­da­de­ra evo­lu­ción de la lucha de cla­ses mun­dial des­de 1945 has­ta aho­ra. Se nos ha hecho creer que los «trein­ta glo­rio­sos», las tres déca­das trans­cu­rri­das has­ta fina­les de los años 70, con el ini­ció del ata­que neo­li­be­ral, fue­ron una demos­tra­ción ine­quí­vo­ca de la supe­rio­ri­dad de la «demo­cra­cia occi­den­tal» sobre el socia­lis­mo. Esto es men­ti­ra. Como ya hemos dicho, sólo unos muy con­ta­dos Esta­dos bur­gue­ses, los impe­ria­lis­tas, pudie­ron desa­rro­llar sis­te­mas demo­crá­ti­cos for­ma­les pero gra­cias a las excep­cio­na­les con­di­cio­nes pos­te­rio­res a 1945, gra­cias al des­po­jo impe­ria­lis­ta y gra­cias a una sofis­ti­ca­da repre­sión inter­na. Las vio­len­cias de signo opues­to, la con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria e impe­ria­lis­ta y la revo­lu­cio­na­ria y libe­ra­do­ra, fue­ron la reali­dad mayo­ri­ta­ria a nivel mun­dial y muy en espe­cial des­de 1973 cuan­do median­te las cri­mi­na­les dic­ta­du­ras en el cono sur lati­no­ame­ri­cano el neo­li­be­ra­lis­mo apa­re­ció como la alter­na­ti­va anti­so­cia­lis­ta y anti­obre­ra a apli­car den­tro mis­mo del impe­ria­lis­mo, como así suce­de des­de entonces.
Como a comien­zos del siglo XX con el tay­lo­ris­mo y otros méto­dos, uno de los obje­ti­vos del neo­li­be­ra­lis­mo des­de comien­zos de los años 70 era y sigue sien­do el de des­tro­zar la fuer­za de lucha del pro­le­ta­ria­do, liqui­dan­do sus dere­chos, des­unién­do­lo, hacién­do­le retro­ce­der a las bru­ta­les con­di­cio­nes de explo­ta­ción de fina­les del siglo XIX, etc. De nue­vo, para saber qué son las cla­ses debe­mos estu­diar cómo el Esta­do bur­gués gol­pea muy dura­men­te a las masas tra­ba­ja­do­ras. Con la cri­sis ini­cia­da en 2007, ade­más del ata­que a las y los tra­ba­ja­do­res, las «cla­ses medias» y la peque­ña bur­gue­sía están sien­do arrin­co­na­das y mer­ma­das bajo la pre­sión de la gran bur­gue­sía. A la vez, el cam­pe­si­na­do del mun­do ente­ro debe ace­le­rar su emi­gra­ción a las mega­ciu­da­des para pro­le­ta­ri­zar­se por­que la agro­in­dus­tria capi­ta­lis­ta lo empo­bre­ce aún más y lo expul­sa de sus redu­ci­das tie­rras pri­va­das y de sus tie­rras comu­na­les. Simul­tá­nea­men­te, las muje­res cam­pe­si­nas, obre­ras y auto­ex­plo­ta­das en las gran­des urbes, y en el cen­tro impe­ria­lis­ta, sufren un aco­so cre­cien­te del sis­te­ma patriar­cal y del terro­ris­mo religioso.
La masa asa­la­ria­da, es decir, la que vive sólo y exclu­si­va­men­te de un míse­ro sala­rio, la que no tie­ne nin­gu­na auto­no­mía eco­nó­mi­ca, por no decir nin­gu­na inde­pen­den­cia pro­duc­ti­va, esta masa que for­ma el com­po­nen­te deci­si­vo de la huma­ni­dad tra­ba­ja­do­ra va aumen­tan­do en todo el mun­do y van redu­cién­do­se los sec­to­res autó­no­mos, los que pue­den com­pa­gi­nar el pro­pio tra­ba­jo no explo­ta­do por nadie con un tra­ba­jo asa­la­ria­do. Esta diná­mi­ca, ya teo­ri­za­da por el mar­xis­mo de media­dos del siglo XIX, cho­ca cada vez más con su opues­ta e irre­con­ci­lia­ble pero uni­da a ella por lazos irrom­pi­bles: va redu­cién­do­se la mino­ría mul­ti­mi­llo­na­ria posee­do­ra de los medios de producción.
Otra carac­te­rís­ti­ca ya anun­cia­da por el mar­xis­mo y que se con­fir­ma día a día es la inter­ac­ción entre el mili­ta­ris­mo impe­ria­lis­ta y la sobre­ex­plo­ta­ción de los pue­blos. Mal­vi­vi­mos en un mun­do fini­to, con recur­sos fini­tos en su inmen­sa mayo­ría, y en un pla­ne­ta tan satu­ra­do y sobre­car­ga­do de por­que­ría y detri­tus de muy difí­cil desin­te­gra­ción y asi­mi­la­ción, que lite­ral­men­te el impe­ria­lis­mo se está comien­do el futu­ro de la siguien­te gene­ra­ción, no sólo de la juven­tud actual. Sólo la sobre­ex­plo­ta­ción de los pue­blos pue­de sos­te­ner duran­te unos pocos años este des­qui­cia­do irra­cio­na­lis­mo. Y para que las nacio­nes empo­bre­ci­das se resig­nen pasi­va­men­te al expo­lio de ellas mis­mas, de su vida e his­to­ria, de su cul­tu­ra y recur­sos, la civi­li­za­ción del capi­tal se rear­ma al máxi­mo, se mili­ta­ri­za como nun­ca antes y advier­te a viva voz al mun­do ente­ro que hará lo que le ven­ga en gana. Las decla­ra­cio­nes de Oba­ma antes y des­pués del ase­si­na­to del supues­to Bin Laden, así lo expli­can sin ver­güen­za algu­na, y enci­ma ampa­rán­do­se en la volun­tad de su dios cristiano.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.