El mar­xis­mo como teo­ría-matriz- Iña­ki Gil de San Vicente

[wpdm_​package id=“111378” template=“5c51ba687615d”]

Sin embar­go, en la fase impe­ria­lis­ta del capi­ta­lis­mo la «mano invi­si­ble» del mer­ca­do nece­si­ta del «puño de ace­ro» del Esta­do para impor­te a los pue­blos explo­ta­dos cuan­do han falla­do otros ins­tru­men­tos pre­vios de soborno, enga­ño y divi­sión. La his­to­ria real del capi­ta­lis­mo, la que pade­cen las cla­ses opri­mi­das, ha mos­tra­do des­de siem­pre que este modo de pro­duc­ción no ha logra­do derro­tar al modo feu­dal en Euro­pa y expan­dir­se lue­go por el pla­ne­ta ente­ro sino gra­cias a la fuer­za arma­da del Esta­do, o como dije­ra Marx, gra­cias a los méto­dos terro­ris­tas, fun­da­men­tal­men­te. Las pri­me­ras expe­di­cio­nes sis­te­má­ti­cas euro­peas en bus­ca de rique­zas que robar a los musul­ma­nes, las san­gui­na­rias Cru­za­das, ya ade­lan­ta­ron algu­nas prác­ti­cas que al poco mejo­ra­rían los aven­tu­re­ros por­tu­gue­ses y espa­ño­les cuan­do se lan­za­ron a la bús­que­da de espe­cias, escla­vos y oro, en expe­di­cio­nes sufra­ga­das por el Esta­do y por comerciantes.
Si los ejér­ci­tos esta­ta­les han sido nece­sa­rios para la vic­to­ria del capi­ta­lis­mo colo­nial, tam­bién lo han sido sus buro­cra­cias recau­da­do­ras, admi­nis­tra­ti­vas, téc­ni­cas y cien­tí­fi­cas, edu­ca­ti­vas y reli­gio­sas, etc. Por ejem­plo, pro­yec­tar bue­nos mapas resol­vien­do cómo tras­la­dar a dos dimen­sio­nes una super­fi­cie esfé­ri­ca era tan vital como crear bue­na arti­lle­ría, bue­nos bar­cos, bue­na ali­men­ta­ción y bue­na salud; y era igual­men­te vital resol­ver el pro­ble­ma de la lati­tud y de la lon­gi­tud de la esfe­ra terres­tre, lo que exi­gía hacer pre­ci­sos y fuer­tes relo­jes y minu­cio­sas tablas mate­má­ti­cas, astro­nó­mi­cas, de corrien­tes mari­nas y de vien­tos, etc. Lo que aho­ra lla­ma­mos cien­cia cre­ció impul­sa­da por las exi­gen­cias impla­ca­bles de la expan­sión mili­tar y eco­nó­mi­ca, sobre todo a par­tir del siglo XIX cuan­do la bur­gue­sía com­pren­dió que, para impo­ner­se a la huma­ni­dad, debía lograr la proeza cien­tí­fi­ca de sin­te­ti­zar y con­cen­trar en un buque de gue­rra moderno toda la civi­li­za­ción del capital.
Esta­mos dicien­do que exis­te una lógi­ca nada absur­da e irra­cio­nal que expli­ca por qué y cómo el colo­nia­lis­mo capi­ta­lis­ta expan­dién­do­se a la vez que desa­rro­lla­ba lo que se defi­ne como «logros de la civi­li­za­ción», es decir, que jun­to a la atro­ci­dad terro­ris­ta del exter­mi­nio de cul­tu­ras y pue­blos tam­bién se pro­du­cía el avan­ce de la cien­cia. Se tra­ta de una uni­dad dia­léc­ti­ca de con­tra­rios sin la cual no enten­de­mos nada de la his­to­ria. Esta lógi­ca ya laten­te en las Cru­za­das ‑los sal­va­jes saqueos de Jeru­sa­lén, Cons­tan­ti­no­pla, etc.- se ha desa­rro­lla­do lue­go con rit­mos e inten­si­da­des dife­ren­tes, pero de for­ma impa­ra­ble has­ta que cho­ca­ban con las resis­ten­cias de las cla­ses y de los pue­blos. En el fon­do de tan­ta bru­ta­li­dad rugía y ruge la nece­si­dad cie­ga de la acu­mu­la­ción de capi­tal, es decir, la nece­si­dad dic­ta­to­rial de acu­mu­lar cada vez más capi­ta­les, más rique­zas, más tie­rras, más dine­ro, más oro, por­que, bajo las leyes del capi­tal, por un lado, los empre­sa­rios y los Esta­dos que no man­tie­nen este rit­mo cre­cien­te son ven­ci­dos por otros Esta­dos y empre­sa­rios, son aplas­ta­dos; y, por otro lado y a la vez, la cla­se bur­gue­sa que no explo­ta lo sufi­cien­te a su cla­se tra­ba­ja­do­ra, expri­mién­do­la has­ta el últi­mo alien­to de su vida, empie­za a reza­gar­se en la carre­ra por la hege­mo­nía impe­ria­lis­ta, lo que le debi­li­ta fren­te a sus com­pe­ti­do­res y tam­bién fren­te a su pro­pio pue­blo explotado.
Todos los ejem­plos pre­sen­tes que hemos vis­to arri­ba tie­nen su cau­sa común en el ata­que glo­bal que el impe­ria­lis­mo lan­zó des­de fina­les de los años 80 endu­re­cién­do­lo des­de 2001. Son los efec­tos exter­nos de diver­sas estra­te­gias que, por dife­ren­tes cami­nos y medios, con dife­ren­tes tác­ti­cas, bus­can los mis­mos obje­ti­vos bási­cos: apro­piar­se de los recur­sos ener­gé­ti­cos, reser­vas vita­les y espa­cios pro­duc­ti­vos; arrin­co­nar a las «poten­cias emer­gen­tes» para que no se atre­van a pre­sen­tar una resis­ten­cia con­jun­ta al impe­ria­lis­mo occi­den­tal; ame­na­zar a los Esta­dos y pue­blos que pue­den resis­tir­se al impe­ria­lis­mo con su des­truc­ción, a la vez que crear nue­vos pode­res cola­bo­ra­cio­nis­tas sobre las rui­nas de los Esta­dos des­trui­dos; y sobre­ex­plo­tar a las cla­ses tra­ba­ja­do­ras del cen­tro imperialista.
Sin mayo­res pre­ci­sio­nes aho­ra, des­de fina­les del siglo XX hemos asis­ti­do a una secuen­cia mar­ca­da por los siguien­tes hitos: des­truc­ción de Yugos­la­via, bal­ca­ni­za­ción y con­tra­rre­vo­lu­cio­nes «naran­jas» en paí­ses de la ex URSS; pri­mer ata­que a Iraq e inva­sión y des­truc­ción defi­ni­ti­va en un segun­do ata­que; ata­que a Afga­nis­tán y exten­sión de las incur­sio­nes a Pakis­tán; cre­cien­tes ame­na­zas a Rusia al que­rer asen­tar la OTAN muy cer­ca de sus fron­te­ras; des­plie­gue de la IV Flo­ta en cen­tro y sur Amé­ri­ca, ocu­pa­ción yan­qui de Colom­bia con­sen­ti­da por su bur­gue­sía, exten­sión yan­qui en la cor­di­lle­ra andi­na y cer­co mili­tar a Vene­zue­la, Ecua­dor, Boli­via, Cuba, etc., así como ame­na­zas a otros Esta­dos sobe­ra­nos; crea­ción de bases mili­ta­res en el gigan­tes­co arco que va des­de los mon­tes cau­cá­si­cos, el Indu­kush, Asia Cen­tral y el Hima­la­ya, has­ta lle­gar a la Corea del Nor­te ame­na­za­da y al sur de Chi­na Popu­lar; par­ti­ción del Sudán para dejar sus recur­sos en manos de la dere­cha cris­tia­na; y, por no exten­der­nos, recom­po­si­ción del poder en el nor­te de Áfri­ca y otras zonas para apro­piar­se de sus rique­zas, y cer­car y pre­pa­rar un ata­que a Irán. Como se apre­cia, en esta bre­ve lis­ta no hemos intro­du­ci­do los ata­ques con­tra las cla­ses tra­ba­ja­do­ras, con­tra las muje­res, pue­blos opri­mi­dos y migran­tes den­tro de los Esta­dos imperialistas.
Pero debe­mos hacer­nos una visión his­tó­ri­ca de esta lógi­ca. Nin­gún aná­li­sis del pre­sen­te es com­ple­to si no está afian­za­do en las expe­rien­cias his­tó­ri­cas ante­rio­res. La pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca es impres­cin­di­ble para cono­cer el pre­sen­te y saber cómo podrá ser el futu­ro, cómo pode­mos actuar hoy mis­mo y maña­na. Vea­mos tres expe­rien­cias ante­rio­res: una, la deno­mi­na­da «diplo­ma­cia de las caño­ne­ras» sobre todo en la pri­me­ra mitad del siglo XIX, que abar­có prác­ti­ca­men­te a todo el mun­do; dos, la reorien­ta­ción del impe­ria­lis­mo bri­tá­ni­co tras lle­gar al pico de pro­duc­ción de car­bón en su Isla, lo que le obli­gó a lan­zar­se a la con­quis­ta de otros terri­to­rios agu­di­zan­do las ten­sio­nes del «Gran Jue­go» en Eura­sia con la Rusia zaris­ta y con otros impe­ria­lis­mos; tres, la estra­te­gia yan­qui de con­trol de su «patio tra­se­ro» expul­san­do a espa­ño­les, bri­tá­ni­cos y fran­ce­ses de las Amé­ri­cas; cua­tro, la deno­mi­na­da «crea­ción de Áfri­ca» median­te las pug­nas y nego­cia­cio­nes entre poten­cias euro­peas a fina­les del siglo XIX; cin­co, el repar­to simi­lar pero más com­pli­ca­do del sudes­te asiá­ti­co y de Chi­na entre impe­ria­lis­mos occi­den­ta­les; y por no exten­der­nos, la polí­ti­ca impe­ria­lis­ta mun­dial duran­te la «Gue­rra Fría» que con­cluía a fina­les de los años 80.
Esta lar­ga expe­rien­cia his­tó­ri­ca se carac­te­ri­za por una con­ti­nui­dad en lo esen­cial de la lógi­ca capi­ta­lis­ta y por una inno­va­ción muy impor­tan­te aña­di­da duran­te el trán­si­to de la fase colo­nial a la fase impe­ria­lis­ta. La cons­tan­te esen­cial es que el capi­ta­lis­mo siem­pre ha sido, es y será, inva­sor, esquil­ma­dor, saquea­dor y expo­lia­dor de los pue­blos y de la Natu­ra­le­za. No tie­ne otra alter­na­ti­va por­que la lógi­ca del máxi­mo bene­fi­cio en el menor tiem­po posi­ble exi­ge a las bur­gue­sías, como hemos dicho arri­ba, sobre­ex­plo­tar a sus pue­blos y a la Natu­ra­le­za y a la vez, luchar entre ella, entre las diver­sas bur­gue­sías, para no per­der poder. Da lo mis­mo que en el siglo XV se bus­ca­sen espe­cias, oro y escla­vos, o que en el siglo XXI se bus­que litio, tie­rras raras, ura­nio, etc. Estos cam­bios son secun­da­rios por­que lo per­ma­nen­te sigue sien­do la nece­si­dad cie­ga de acu­mu­lar capi­tal. La inno­va­ción no es otra que con la fase impe­ria­lis­ta adquie­re pre­pon­de­ran­cia el capi­tal finan­cie­ro-indus­trial, no sólo el indus­trial y menos aún el comer­cial. Des­de comien­zos del siglo XX y de for­ma cre­cien­te, la expor­ta­ción de capi­ta­les se ha con­ver­ti­do una obse­sión, y es ésta la que mejor expli­ca el por qué de las deci­sio­nes toma­das des­de la segun­da mitad de los años 80, cuan­do Esta­dos Uni­dos y Gran Bre­ta­ña, abrie­ron el melón podri­do de la des­re­gu­la­ción abso­lu­ta de los movi­mien­tos finan­cie­ros, deci­sio­nes que han mar­ca­do al impe­ria­lis­mo en su eta­pa más reciente.
Ocu­rre que los empre­sa­rios tien­den a inver­tir en los nego­cios finan­cie­ros lo que no invier­ten en la indus­tria y en los ser­vi­cios comer­cia­les debi­do a que los nego­cios indus­tria­les y de ser­vi­cios tien­den a ir redu­cien­do sus bene­fi­cios, por razo­nes que aho­ra no pode­mos expli­car. Los capi­ta­les sobran­tes son impro­duc­ti­vos, lo que es sui­ci­da para los empre­sa­rios, así que invier­ten esos capi­ta­les sobran­tes en la ban­ca, en las finan­zas, en la espe­cu­la­ción de alto ries­go, etc. Se abre así una espi­ral mor­tal que hace que pre­sio­nar cada vez más para que los pue­blos acep­ten ese capi­tal finan­cie­ro extran­je­ro que les arrui­na y empo­bre­ce. Con el tiem­po, se crea una bur­bu­ja finan­cie­ra y de otros nego­cios total­men­te depen­dien­tes de ella, que ter­mi­na esta­llan­do en cri­sis cada vez más pro­fun­das, lar­gas y dañi­nas. Y con cada heca­tom­be, el impe­ria­lis­mo redo­bla sus ata­ques. Aho­ra nos encon­tra­mos en la más recien­te, demo­le­do­ra y terri­ble crisis.
Hemos empe­za­do este apar­ta­do hablan­do de la «cor­ta racio­na­li­dad» del impe­ria­lis­mo. Que­re­mos decir que, pri­me­ro y efec­ti­va­men­te, el impe­ria­lis­mo es racio­nal, no es absur­do, por­que sabe bus­car los medios ade­cua­dos para obte­ner los fines que bus­ca. Un ejem­plo de su racio­na­li­dad es su super­vi­ven­cia, las vic­to­rias pírri­cas que ha cose­cha­do y las derro­tas que ha inflin­gi­do a la huma­ni­dad tra­ba­ja­do­ra. Pero esta racio­na­li­dad es par­cial, limi­ta­da y cor­ta, es ope­ra­ti­va en par­ce­las deter­mi­na­das y en tiem­pos bre­ves, por­que en gene­ral, vis­ta a esca­la tem­po­ral lar­ga, el impe­ria­lis­mo es irra­cio­nal por­que no pue­de evi­tar con­du­cir a la huma­ni­dad al desas­tre, a la bar­ba­rie y al caos. Por ejem­plo, un empre­sa­rio debe lle­var bien sus nego­cios y moder­ni­zar sus máqui­nas, y en este sen­ti­do es y debe ser lo más racio­nal y lúci­do posi­ble siem­pre den­tro de los lími­tes capi­ta­lis­tas; pero cuan­do pasa­mos de un empre­sa­rio indi­vi­dual y ais­la­do al con­jun­to de la bur­gue­sía mun­dial, enton­ces no sir­ve la suma de racio­na­li­da­des indi­vi­dua­les, sino su siner­gia sis­té­mi­ca, el hecho de que la resul­tan­te no es otro que la irra­cio­na­li­dad glo­bal del sis­te­ma capi­ta­lis­ta. El impe­ria­lis­mo, como fase actual del capi­ta­lis­mo, lle­va al extre­mo esta dia­léc­ti­ca entre la racio­na­li­dad par­cial y la irra­cio­na­li­dad total, que es la que domi­na a la larga.
Para com­pren­der mejor cómo y por qué fun­cio­na el impe­ria­lis­mo, y qué suce­de aho­ra mis­mo, cómo inter­ac­túan en todo momen­to la cor­ta racio­na­li­dad del sis­te­ma con su irra­cio­na­li­dad glo­bal, para esto, debe­mos estu­diar la lucha de cla­ses a comien­zos del siglo XXI.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.