El mar­xis­mo como teo­ría-matriz- Iña­ki Gil de San Vicen­te

Des­kar­gak /​Des­car­gas (699 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] [A4] El mar­xis­mo como teo­ría-matriz- Iña­ki Gil de San Vicen­teDes­car­gar 
[PDF] [A5] El mar­xis­mo como teo­ría-matriz- Iña­ki Gil de San Vicen­teDes­car­gar 
[PDF] [Let­ter] El mar­xis­mo como teo­ría-matriz- Iña­ki Gil de San Vicen­teDes­car­gar 
[EPUB] El mar­xis­mo como teo­ría-matriz- Iña­ki Gil de San Vicen­teDes­car­gar 
[mobi] El mar­xis­mo como teo­ría-matriz- Iña­ki Gil de San Vicen­teDes­car­gar 

Los y las com­pa­ñe­ras de Aska­pe­na quie­ren deba­tir hoy sobre el mar­xis­mo y la lucha de cla­ses. Aska­pe­na es un movi­mien­to popu­lar inter­na­cio­na­lis­ta que tie­ne como uno de sus obje­ti­vos ayu­dar a que los pue­blos explo­ta­dos y opri­mi­dos entre­la­ce­mos nues­tras luchas en una ágil e irrom­pi­ble red que aca­be con el impe­ria­lis­mo. Es un obje­ti­vo her­mo­so y nece­sa­rio, y tam­bién lleno de peli­gros y de ries­gos. Sabe­mos de lo que habla­mos, y sabe­mos como nadie cual es el pre­cio de la liber­tad. Car­ga­mos sobre nues­tras espal­das, en nues­tro cora­zón y en nues­tro pen­sa­mien­to, con el dolor y el sufri­mien­to cau­sa­do por la fero­ci­dad del impe­ria­lis­mo. Allí don­de haya una pri­sio­ne­ra o pri­sio­ne­ro por razo­nes huma­ni­ta­rias e inter­na­cio­na­lis­tas, por razo­nes de jus­ti­cia y de éti­ca, allí esta­rá y está Aska­pe­na. No pue­de ser de otro modo.
Al ser un movi­mien­to inter­na­cio­na­lis­ta, la expo­si­ción que voy a hacer sobre mar­xis­mo y lucha de cla­ses se cen­tra­rá sólo en la situa­ción mun­dial y no en la vas­ca. La tesis que voy a expo­ner en cua­tro apar­ta­dos sos­tie­ne que el mar­xis­mo es la teo­ría-matriz que expli­ca la natu­ra­le­za del capi­ta­lis­mo y sus efec­tos des­truc­to­res e inhu­ma­nos. Por teo­ría-matriz entien­do el cuer­po teó­ri­co que arti­cu­la todos los res­tan­tes cono­ci­mien­tos crí­ti­cos que estu­dian explo­ta­cio­nes e injus­ti­cias espe­cí­fi­cas de la civi­li­za­ción del capi­tal. El racis­mo, por ejem­plo, se com­pren­de sólo si conec­ta­mos los sen­ti­mien­tos racis­tas y xenó­fo­bos, los mie­dos de los machos por per­der «sus» muje­res a manos de hom­bres de otras cul­tu­ras, las excu­sas para sobre­ex­plo­tar a las per­so­nas migran­tes, los sis­te­mas repre­si­vos espe­cial­men­te orien­ta­dos con­tra los migran­tes, etc., con la nece­si­dad del capi­tal de saquear y esquil­mar a todas las socie­da­des del mun­do dotán­do­se de una jus­ti­fi­ca­ción éti­ca y cul­tu­ral que no es otra que el racis­mo. Algo pare­ci­do a la xeno­fo­bia exis­tía antes del capi­ta­lis­mo, en las cul­tu­ras clá­si­cas grie­ga y chi­na, pero sólo la bur­gue­sía ha crea­do el racis­mo y, lo que es peor, lo ha inten­ta­do jus­ti­fi­car cien­tí­fi­ca­men­te inven­ta­do la socio­bio­lo­gía, el dar­wi­nis­mo social, los supues­tos «test de inte­li­gen­cia», el deter­mi­nis­mo gené­ti­co, etc.
Pode­mos seguir citan­do ejem­plos ‑eco­lo­gía, femi­nis­mo, arte, tec­no­cien­cia, reli­gión, sexua­li­dad… – y siem­pre vol­ve­re­mos a la mis­ma pre­gun­ta inevi­ta­ble: ¿qué rela­cio­nes inter­nas exis­ten, si las hay, entre estas y otras reali­da­des del sis­te­ma capi­ta­lis­ta? Antes de res­pon­der vamos a recu­rrir a un últi­mo ejem­plo espe­cial­men­te valio­so para un movi­mien­to inter­na­cio­na­lis­ta como Aska­pe­na: la FAO afir­ma que un ter­cio de la pro­duc­ción mun­dial de ali­men­tos, alre­de­dor de 1.300 millo­nes de tone­la­das, se des­per­di­cian todos los años debi­do a un con­jun­to de pro­ble­mas. Para cual­quier per­so­na con un míni­mo de sen­si­bi­li­dad estos datos son inso­por­ta­bles. Son varias las razo­nes que expli­can seme­jan­te des­pil­fa­rro insos­te­ni­ble, pero todas ellas nos remi­ten en el momen­to de la sín­te­sis a la irra­cio­na­li­dad glo­bal del capi­ta­lis­mo.
Para el tema que tra­ta­mos en esta reu­nión de Aska­pe­na, el mar­xis­mo y la lucha de cla­ses y de los pue­blos, la teo­ría-matriz dis­po­ne de los con­cep­tos nece­sa­rios para expli­car, pri­me­ro, por qué las cla­ses socia­les se han de defi­nir siem­pre en movi­mien­to, como rela­cio­nes acti­vas, en vez de cómo cosas pasi­vas y está­ti­cas, de modo que defi­nir qué es le pro­le­ta­ria­do mun­dial a comien­zos del siglo XXI exi­ge ana­li­zar cómo se ha movi­do el capi­ta­lis­mo en los dos últi­mos siglos y cómo, a pesar de esos cam­bios, sigue sien­do el mis­mo; segun­do, que las cla­se socia­les no son sólo rela­cio­nes en movi­mien­to sino a la vez uni­dad y lucha de con­tra­rios irre­con­ci­lia­bles, de mane­ra que defi­nir a la cla­se obre­ra exi­ge defi­nir en el mis­mo acto a la cla­se bur­gue­sa y vice­ver­sa; ter­ce­ro, que defi­nir las cla­ses a comien­zos del siglo XXI exi­ge con­si­de­rar los cam­bios en las for­mas de opre­sión y explo­ta­ción pre­ca­pi­ta­lis­tas que han sido sub­su­mi­das en el capi­ta­lis­mo, sobre todo y fun­da­men­tal­men­te la patriar­cal y la nacio­nal, para ver cómo se plas­man en la lucha de cla­ses actual; cuar­to, que defi­nir las cla­ses socia­les exi­ge defi­nir los movi­mien­tos de su alie­na­ción y de su con­cien­cia, de su esta­do pasi­vo en cuan­to cla­se en sí, y de su diná­mi­ca acti­va como cla­se para sí; quin­to, que defi­nir la reali­dad cla­sis­ta actual exi­ge, ade­más, estu­diar los movi­mien­tos de las «cla­ses inter­me­dias» entre la bur­gue­sía y el pro­le­ta­ria­do; y sex­to y últi­mo, que la his­to­ria de la lucha de cla­ses en el capi­ta­lis­mo y en el pre­sen­te exi­ge ana­li­zar la per­ma­nen­te pre­sión del Esta­do bur­gués para debi­li­tar en lo posi­ble al pro­le­ta­ria­do y refor­zar en lo posi­ble a la bur­gue­sía.
Por últi­mo, es vital recu­pe­rar y desa­rro­llar el mar­xis­mo como teo­ría-matriz ya que en los últi­mos lus­tros la fábri­ca bur­gue­sa de mer­can­cías ideo­ló­gi­cas ha pro­du­ci­do en serie toda una gama de ofer­tar «teó­ri­cas» de usar y tirar anti­mar­xis­tas que, por diver­sas cir­cuns­tan­cias, han cala­do en amplios sec­to­res de las vie­jas izquier­das des­ilu­sio­na­das, a la vez que han fre­na­do cuan­do no impe­di­do la toma de con­cien­cia de gru­pos juve­ni­les, disol­vién­do­los. Nos enfren­ta­mos a una deci­si­va bata­lla prác­ti­ca y teó­ri­ca para derro­tar la ideo­lo­gía bur­gue­sa, bata­lla que en reali­dad es par­te del con­flic­to mun­dial entre el capi­tal y el tra­ba­jo.
Dado que tene­mos poco tiem­po y que exis­ten en Aska­pe­na dife­ren­tes nive­les de for­ma­ción y de opcio­nes, por cuan­to es un movi­mien­to popu­lar, voy a divi­dir mi char­la en cua­tro par­tes. La pri­me­ra refle­xión que quie­re pro­vo­car es que, mira­do el mun­do a sim­ple vis­ta, pare­ce que está some­ti­do a fuer­zas absur­das e incohe­ren­tes, que las atro­ci­da­des impe­ria­lis­tas no res­pon­den a pla­nes meticu­losos sino a los capri­chos egoís­tas de una mino­ría. La segun­da refle­xión inten­ta­rá expli­car las razo­nes de fon­do que sus­ten­tan la bru­ta­li­dad impe­ria­lis­ta y a qué con­tra­dic­cio­nes capi­ta­lis­tas res­pon­der. La ter­ce­ra refle­xión tra­ta­rá sobre qué es y cómo es la lucha de cla­ses mun­dial a comien­zos del siglo XXI según la cro­no­lo­gía cris­tiano-occi­den­tal, y por últi­mo, la cuar­ta refle­xión ver­sa­rá sobre por qué el mar­xis­mo es la teo­ría-matriz que no sólo expli­ca estas situa­cio­nes sino que ade­más argu­men­ta cómo se pue­de luchar con­tra el impe­ria­lis­mo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *