El mar­xis­mo como teo­ría-matriz- Iña­ki Gil de San Vicen­te

Des­kar­gak /​Des­car­gas (15 aldiz/​veces)

Expe­dien­teAcción
[PDF] [A4] El mar­xis­mo como teo­ría-matriz- Iña­ki Gil de San Vicen­teDes­car­gar 
[PDF] [A5] El mar­xis­mo como teo­ría-matriz- Iña­ki Gil de San Vicen­teDes­car­gar 
[PDF] [Let­ter] El mar­xis­mo como teo­ría-matriz- Iña­ki Gil de San Vicen­teDes­car­gar 
[EPUB] El mar­xis­mo como teo­ría-matriz- Iña­ki Gil de San Vicen­teDes­car­gar 
[mobi] El mar­xis­mo como teo­ría-matriz- Iña­ki Gil de San Vicen­teDes­car­gar 

Los y las com­pa­ñe­ras de Aska­pe­na quie­ren deba­tir hoy sobre el mar­xis­mo y la lucha de cla­ses. Aska­pe­na es un movi­mien­to popu­lar inter­na­cio­na­lis­ta que tie­ne como uno de sus obje­ti­vos ayu­dar a que los pue­blos explo­ta­dos y opri­mi­dos entre­la­ce­mos nues­tras luchas en una ágil e irrom­pi­ble red que aca­be con el impe­ria­lis­mo. Es un obje­ti­vo her­mo­so y nece­sa­rio, y tam­bién lleno de peli­gros y de ries­gos. Sabe­mos de lo que habla­mos, y sabe­mos como nadie cual es el pre­cio de la liber­tad. Car­ga­mos sobre nues­tras espal­das, en nues­tro cora­zón y en nues­tro pen­sa­mien­to, con el dolor y el sufri­mien­to cau­sa­do por la fero­ci­dad del impe­ria­lis­mo. Allí don­de haya una pri­sio­ne­ra o pri­sio­ne­ro por razo­nes huma­ni­ta­rias e inter­na­cio­na­lis­tas, por razo­nes de jus­ti­cia y de éti­ca, allí esta­rá y está Aska­pe­na. No pue­de ser de otro modo.
Al ser un movi­mien­to inter­na­cio­na­lis­ta, la expo­si­ción que voy a hacer sobre mar­xis­mo y lucha de cla­ses se cen­tra­rá sólo en la situa­ción mun­dial y no en la vas­ca. La tesis que voy a expo­ner en cua­tro apar­ta­dos sos­tie­ne que el mar­xis­mo es la teo­ría-matriz que expli­ca la natu­ra­le­za del capi­ta­lis­mo y sus efec­tos des­truc­to­res e inhu­ma­nos. Por teo­ría-matriz entien­do el cuer­po teó­ri­co que arti­cu­la todos los res­tan­tes cono­ci­mien­tos crí­ti­cos que estu­dian explo­ta­cio­nes e injus­ti­cias espe­cí­fi­cas de la civi­li­za­ción del capi­tal. El racis­mo, por ejem­plo, se com­pren­de sólo si conec­ta­mos los sen­ti­mien­tos racis­tas y xenó­fo­bos, los mie­dos de los machos por per­der «sus» muje­res a manos de hom­bres de otras cul­tu­ras, las excu­sas para sobre­ex­plo­tar a las per­so­nas migran­tes, los sis­te­mas repre­si­vos espe­cial­men­te orien­ta­dos con­tra los migran­tes, etc., con la nece­si­dad del capi­tal de saquear y esquil­mar a todas las socie­da­des del mun­do dotán­do­se de una jus­ti­fi­ca­ción éti­ca y cul­tu­ral que no es otra que el racis­mo. Algo pare­ci­do a la xeno­fo­bia exis­tía antes del capi­ta­lis­mo, en las cul­tu­ras clá­si­cas grie­ga y chi­na, pero sólo la bur­gue­sía ha crea­do el racis­mo y, lo que es peor, lo ha inten­ta­do jus­ti­fi­car cien­tí­fi­ca­men­te inven­ta­do la socio­bio­lo­gía, el dar­wi­nis­mo social, los supues­tos «test de inte­li­gen­cia», el deter­mi­nis­mo gené­ti­co, etc.
Pode­mos seguir citan­do ejem­plos ‑eco­lo­gía, femi­nis­mo, arte, tec­no­cien­cia, reli­gión, sexua­li­dad… – y siem­pre vol­ve­re­mos a la mis­ma pre­gun­ta inevi­ta­ble: ¿qué rela­cio­nes inter­nas exis­ten, si las hay, entre estas y otras reali­da­des del sis­te­ma capi­ta­lis­ta? Antes de res­pon­der vamos a recu­rrir a un últi­mo ejem­plo espe­cial­men­te valio­so para un movi­mien­to inter­na­cio­na­lis­ta como Aska­pe­na: la FAO afir­ma que un ter­cio de la pro­duc­ción mun­dial de ali­men­tos, alre­de­dor de 1.300 millo­nes de tone­la­das, se des­per­di­cian todos los años debi­do a un con­jun­to de pro­ble­mas. Para cual­quier per­so­na con un míni­mo de sen­si­bi­li­dad estos datos son inso­por­ta­bles. Son varias las razo­nes que expli­can seme­jan­te des­pil­fa­rro insos­te­ni­ble, pero todas ellas nos remi­ten en el momen­to de la sín­te­sis a la irra­cio­na­li­dad glo­bal del capi­ta­lis­mo.
Para el tema que tra­ta­mos en esta reunión de Aska­pe­na, el mar­xis­mo y la lucha de cla­ses y de los pue­blos, la teo­ría-matriz dis­po­ne de los con­cep­tos nece­sa­rios para expli­car, pri­me­ro, por qué las cla­ses socia­les se han de defi­nir siem­pre en movi­mien­to, como rela­cio­nes acti­vas, en vez de cómo cosas pasi­vas y está­ti­cas, de modo que defi­nir qué es le pro­le­ta­ria­do mun­dial a comien­zos del siglo XXI exi­ge ana­li­zar cómo se ha movi­do el capi­ta­lis­mo en los dos últi­mos siglos y cómo, a pesar de esos cam­bios, sigue sien­do el mis­mo; segun­do, que las cla­se socia­les no son sólo rela­cio­nes en movi­mien­to sino a la vez uni­dad y lucha de con­tra­rios irre­con­ci­lia­bles, de mane­ra que defi­nir a la cla­se obre­ra exi­ge defi­nir en el mis­mo acto a la cla­se bur­gue­sa y vice­ver­sa; ter­ce­ro, que defi­nir las cla­ses a comien­zos del siglo XXI exi­ge con­si­de­rar los cam­bios en las for­mas de opre­sión y explo­ta­ción pre­ca­pi­ta­lis­tas que han sido sub­su­mi­das en el capi­ta­lis­mo, sobre todo y fun­da­men­tal­men­te la patriar­cal y la nacio­nal, para ver cómo se plas­man en la lucha de cla­ses actual; cuar­to, que defi­nir las cla­ses socia­les exi­ge defi­nir los movi­mien­tos de su alie­na­ción y de su con­cien­cia, de su esta­do pasi­vo en cuan­to cla­se en sí, y de su diná­mi­ca acti­va como cla­se para sí; quin­to, que defi­nir la reali­dad cla­sis­ta actual exi­ge, ade­más, estu­diar los movi­mien­tos de las «cla­ses inter­me­dias» entre la bur­gue­sía y el pro­le­ta­ria­do; y sex­to y últi­mo, que la his­to­ria de la lucha de cla­ses en el capi­ta­lis­mo y en el pre­sen­te exi­ge ana­li­zar la per­ma­nen­te pre­sión del Esta­do bur­gués para debi­li­tar en lo posi­ble al pro­le­ta­ria­do y refor­zar en lo posi­ble a la bur­gue­sía.
Por últi­mo, es vital recu­pe­rar y desa­rro­llar el mar­xis­mo como teo­ría-matriz ya que en los últi­mos lus­tros la fábri­ca bur­gue­sa de mer­can­cías ideo­ló­gi­cas ha pro­du­ci­do en serie toda una gama de ofer­tar «teó­ri­cas» de usar y tirar anti­mar­xis­tas que, por diver­sas cir­cuns­tan­cias, han cala­do en amplios sec­to­res de las vie­jas izquier­das desilu­sio­na­das, a la vez que han fre­na­do cuan­do no impe­di­do la toma de con­cien­cia de gru­pos juve­ni­les, disol­vién­do­los. Nos enfren­ta­mos a una deci­si­va bata­lla prác­ti­ca y teó­ri­ca para derro­tar la ideo­lo­gía bur­gue­sa, bata­lla que en reali­dad es par­te del con­flic­to mun­dial entre el capi­tal y el tra­ba­jo.
Dado que tene­mos poco tiem­po y que exis­ten en Aska­pe­na dife­ren­tes nive­les de for­ma­ción y de opcio­nes, por cuan­to es un movi­mien­to popu­lar, voy a divi­dir mi char­la en cua­tro par­tes. La pri­me­ra refle­xión que quie­re pro­vo­car es que, mira­do el mun­do a sim­ple vis­ta, pare­ce que está some­ti­do a fuer­zas absur­das e incohe­ren­tes, que las atro­ci­da­des impe­ria­lis­tas no res­pon­den a pla­nes meticu­losos sino a los capri­chos egoís­tas de una mino­ría. La segun­da refle­xión inten­ta­rá expli­car las razo­nes de fon­do que sus­ten­tan la bru­ta­li­dad impe­ria­lis­ta y a qué con­tra­dic­cio­nes capi­ta­lis­tas res­pon­der. La ter­ce­ra refle­xión tra­ta­rá sobre qué es y cómo es la lucha de cla­ses mun­dial a comien­zos del siglo XXI según la cro­no­lo­gía cris­tiano-occi­den­tal, y por últi­mo, la cuar­ta refle­xión ver­sa­rá sobre por qué el mar­xis­mo es la teo­ría-matriz que no sólo expli­ca estas situa­cio­nes sino que ade­más argu­men­ta cómo se pue­de luchar con­tra el impe­ria­lis­mo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: