Diez for­mas dis­tin­tas de mani­pu­la­ción mediá­ti­ca- Noam Chomsky

Noam Chomsky ela­bo­ró la lis­ta de las “10 Estra­te­gias de Mani­pu­la­ción” a tra­vés de los medios. En su libro “Armas Silen­cio­sas para Gue­rras Tran­qui­las” Chomsky hace refe­ren­cia a ese escri­to en su decá­lo­go de las “Estra­te­gias de Mani­pu­la­ción”.

1- LA ESTRATEGIA DE LA DISTRACCIÓN.

El ele­men­to pri­mor­dial del con­trol social es la estra­te­gia de la dis­trac­ción, que con­sis­te en des­viar la aten­ción del públi­co de los pro­ble­mas impor­tan­tes y de los cam­bios deci­di­dos por las eli­tes polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas, median­te la téc­ni­ca del dilu­vio o inun­da­ción de con­ti­nuas dis­trac­cio­nes y de infor­ma­cio­nes insig­ni­fi­can­tes.

La estra­te­gia de la dis­trac­ción es igual­men­te indis­pen­sa­ble para impe­dir al públi­co inte­re­sar­se por los cono­ci­mien­tos esen­cia­les en el área de la cien­cia, la eco­no­mía, la psi­co­lo­gía, la neu­ro­bio­lo­gía o la ciber­né­ti­ca.

“Man­te­ner la Aten­ción del públi­co dis­traí­da, lejos de los ver­da­de­ros pro­ble­mas socia­les, cau­ti­va­da por temas sin impor­tan­cia real. Man­te­ner al públi­co ocu­pa­do, ocu­pa­do, ocu­pa­do, sin nin­gún tiem­po para pen­sar; de vuel­ta a gran­ja como los otros ani­ma­les (cita del tex­to “Armas silen­cio­sas para gue­rras tran­qui­las”)”.

2- CREAR PROBLEMAS Y DESPUÉS OFRECER SOLUCIONES.

Este méto­do tam­bién se deno­mi­na “pro­ble­ma-reac­ción-solu­ción”. Se crea un pro­ble­ma, una “situa­ción” pre­vis­ta para cau­sar cier­ta reac­ción en el públi­co, a fin de que éste sea el que deman­de las medi­das que se desea hacer que se acep­ten. Por ejem­plo: dejar que se des­en­vuel­va o se inten­si­fi­que la vio­len­cia urba­na, u orga­ni­zar aten­ta­dos san­grien­tos, a fin de que el públi­co sea el que deman­de leyes de segu­ri­dad y polí­ti­cas en per­jui­cio de la liber­tad.

O tam­bién: crear una cri­sis eco­nó­mi­ca para hacer que se acep­ten como manes nece­sa­rios el retro­ce­so de los dere­chos socia­les y el des­man­te­la­mien­to de los ser­vi­cios públi­cos.

3- LA ESTRATEGIA DE LA GRADUALIDAD.

Para hacer que se acep­te una medi­da inacep­ta­ble, bas­ta con apli­car­la gra­dual­men­te, con cuen­ta­go­tas, por años con­se­cu­ti­vos. De esa mane­ra las con­di­cio­nes socio­eco­nó­mi­cas radi­cal­men­te nue­vas (neo­li­be­ra­lis­mo) se impu­sie­ron duran­te las déca­das de 1980 y 1990

Esta­do míni­mo, pri­va­ti­za­cio­nes, pre­ca­rie­dad, fle­xi­bi­li­dad, des­em­pleo masi­vo, sala­rios que ya no ase­gu­ran ingre­sos decen­tes, tan­tos cam­bios que habrían pro­vo­ca­do una revo­lu­ción si se hubie­ran apli­ca­do de una sola vez.

4- LA ESTRATEGIA DE DIFERIR.

Otra mane­ra de hacer que se acep­te una deci­sión impo­pu­lar es la de pre­sen­tar­la como «dolo­ro­sa y nece­sa­ria”, obte­nien­do la acep­ta­ción públi­ca, en el momen­to, para una apli­ca­ción futu­ra. Es más fácil acep­tar un sacri­fi­cio futu­ro que un sacri­fi­cio inme­dia­to.

Pri­me­ro por­que el esfuer­zo no es emplea­do inme­dia­ta­men­te. Lue­go, por­que el públi­co, la masa, tie­ne siem­pre la ten­den­cia a espe­rar inge­nua­men­te que “todo irá mejo­rar maña­na” y que el sacri­fi­cio exi­gi­do se podría evi­tar. Esto da más tiem­po al públi­co para acos­tum­brar­se a la idea del cam­bio y acep­tar­la con resig­na­ción cuan­do lle­gue el momen­to.

5- DIRIGIRSE Al PÚBLICO COMO A CRIATURAS DE POCA EDAD.

La mayo­ría de la publi­ci­dad diri­gi­da al gran públi­co uti­li­za dis­cur­sos, argu­men­tos, per­so­na­jes y ento­na­ción par­ti­cu­lar­men­te infan­ti­les, muchas veces pró­xi­mos a la debi­li­dad, como si el espec­ta­dor fue­se una cria­tu­ra de poca edad o un defi­cien­te men­tal.

Cuan­to más se pre­ten­de enga­ñar al espec­ta­dor, más se tien­de a adop­tar un tono infan­ti­li­zan­te. Por qué? “Si uno se diri­ge a una per­so­na como si ésta tuvie­se 12 años o menos, enton­ces, en razón de la suges­tión, ella ten­de­rá, con cier­ta pro­ba­bi­li­dad, a una res­pues­ta o reac­ción tam­bién des­pro­vis­ta de un sen­ti­do crí­ti­co como la de una per­so­na de 12 años o menos (ver “Armas silen­cio­sas para gue­rras tran­qui­las”)”.

6- UTILIZAR EL ASPECTO EMOCIONAL MUCHO MÁS QUE LA REFLEXIÓN.

Hacer uso del aspec­to emo­cio­nal es una téc­ni­ca clá­si­ca para cau­sar un cor­to­cir­cui­to en el aná­li­sis racio­nal, y final­men­te en el sen­ti­do cri­ti­co de los indi­vi­duos. Por otra par­te, la uti­li­za­ción del regis­tro emo­cio­nal per­mi­te abrir la puer­ta de acce­so al incons­cien­te para implan­tar o injer­tar ideas, deseos, mie­dos y temo­res, com­pul­sio­nes, o indu­cir com­por­ta­mien­tos…

7- MANTENER AL PÚBLICO EN LA IGNORANCIA Y LA MEDIOCRIDAD.

Hacer que el públi­co sea inca­paz de com­pren­der las tec­no­lo­gías y los méto­dos uti­li­za­dos para su con­trol y su escla­vi­tud. “La cali­dad de la edu­ca­ción dada a las cla­ses socia­les infe­rio­res debe ser la mas pobre y medio­cre posi­ble, de for­ma que la dis­tan­cia de la igno­ran­cia que pla­nea entre las cla­ses infe­rio­res y las cla­ses socia­les supe­rio­res sea y per­ma­nez­ca impo­si­ble de alcan­zar para las cla­ses infe­rio­res (ver ‘Armas silen­cio­sas para gue­rras tran­qui­las)”.

8- ESTIMULAR AL PÚBLICO A SER COMPLACIENTE CON LA MEDIOCRIDAD.

Pro­mo­ver al públi­co a creer que es moda el hecho de ser estú­pi­do, vul­gar e incul­to…

9- REFORZAR LA AUTOCULPABILIDAD.

Hacer creer al indi­vi­duo que sólo él es el cul­pa­ble de su pro­pia des­gra­cia debi­do a la insu­fi­cien­cia de su inte­li­gen­cia, de sus capa­ci­da­des, o de sus esfuer­zos. Así, en lugar de rebe­lar­se con­tra el sis­te­ma eco­nó­mi­co, el indi­vi­duo se minus­va­lo­ra y se cul­pa, lo que gene­ra un esta­do depre­si­vo, uno de cuyos efec­tos es la inhi­bi­ción de su acción. ¡Y sin acción no hay revo­lu­ción!

10- CONOCER A LOS INDIVIDUOS MEJOR DE LO QUE SE CONOCEN ELLOS MISMOS.

En el trans­cur­so de los últi­mos 50 años, los avan­ces ace­le­ra­dos de la cien­cia han gene­ra­do una cre­cien­te bre­cha entre los cono­ci­mien­tos del públi­co y los que poseen y uti­li­zan las eli­tes domi­nan­tes.

Gra­cias a la bio­lo­gía, la neu­ro­bio­lo­gía y la psi­co­lo­gía apli­ca­da, el “sis­te­ma” ha dis­fru­ta­do de un cono­ci­mien­to avan­za­do del ser humano, tan­to de for­ma físi­ca como psi­co­ló­gi­ca. El sis­te­ma ha con­se­gui­do cono­cer mejor al indi­vi­duo común de lo que éste se cono­ce a sí mis­mo. Esto sig­ni­fi­ca que, en la mayo­ría de los casos, el sis­te­ma ejer­ce un con­trol mayor y un gran poder sobre los indi­vi­duos, mayor que el de los indi­vi­duos sobre sí mis­mos.

Noam Chomsky. Filó­so­fo, acti­vis­ta, autor y ana­lis­ta polí­ti­co esta­dou­ni­den­se. Es pro­fe­sor emé­ri­to de Lin­güís­ti­ca en el MIT y una de las figu­ras más des­ta­ca­das de esta cien­cia en el siglo XX. Reco­no­ci­do en la comu­ni­dad cien­tí­fi­ca y aca­dé­mi­ca por sus impor­tan­tes tra­ba­jos en teo­ría lin­güís­ti­ca y cien­cia cog­ni­ti­va.

Fuen­te: http://​www​.yohandry​.com/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​/​c​o​m​p​o​n​e​n​t​/​c​o​n​t​e​n​t​/​a​r​t​i​c​l​e​/​6​1​-​e​s​t​a​d​o​s​-​u​n​i​d​o​s​/​386 – 10-for­mas-dis­tin­tas-de-mani­pu­la­cion-media­ti­ca

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *