Diez for­mas dis­tin­tas de mani­pu­la­ción mediá­ti­ca- Noam Chomsky

Noam Chomsky ela­bo­ró la lis­ta de las “10 Estra­te­gias de Mani­pu­la­ción” a tra­vés de los medios. En su libro “Armas Silen­cio­sas para Gue­rras Tran­qui­las” Chomsky hace refe­ren­cia a ese escri­to en su decá­lo­go de las “Estra­te­gias de Manipulación”.

1- LA ESTRATEGIA DE LA DISTRACCIÓN.

El ele­men­to pri­mor­dial del con­trol social es la estra­te­gia de la dis­trac­ción, que con­sis­te en des­viar la aten­ción del públi­co de los pro­ble­mas impor­tan­tes y de los cam­bios deci­di­dos por las eli­tes polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas, median­te la téc­ni­ca del dilu­vio o inun­da­ción de con­ti­nuas dis­trac­cio­nes y de infor­ma­cio­nes insignificantes.

La estra­te­gia de la dis­trac­ción es igual­men­te indis­pen­sa­ble para impe­dir al públi­co inte­re­sar­se por los cono­ci­mien­tos esen­cia­les en el área de la cien­cia, la eco­no­mía, la psi­co­lo­gía, la neu­ro­bio­lo­gía o la cibernética.

“Man­te­ner la Aten­ción del públi­co dis­traí­da, lejos de los ver­da­de­ros pro­ble­mas socia­les, cau­ti­va­da por temas sin impor­tan­cia real. Man­te­ner al públi­co ocu­pa­do, ocu­pa­do, ocu­pa­do, sin nin­gún tiem­po para pen­sar; de vuel­ta a gran­ja como los otros ani­ma­les (cita del tex­to “Armas silen­cio­sas para gue­rras tran­qui­las”)”.

2- CREAR PROBLEMAS Y DESPUÉS OFRECER SOLUCIONES.

Este méto­do tam­bién se deno­mi­na “pro­ble­ma-reac­ción-solu­ción”. Se crea un pro­ble­ma, una “situa­ción” pre­vis­ta para cau­sar cier­ta reac­ción en el públi­co, a fin de que éste sea el que deman­de las medi­das que se desea hacer que se acep­ten. Por ejem­plo: dejar que se des­en­vuel­va o se inten­si­fi­que la vio­len­cia urba­na, u orga­ni­zar aten­ta­dos san­grien­tos, a fin de que el públi­co sea el que deman­de leyes de segu­ri­dad y polí­ti­cas en per­jui­cio de la libertad.

O tam­bién: crear una cri­sis eco­nó­mi­ca para hacer que se acep­ten como manes nece­sa­rios el retro­ce­so de los dere­chos socia­les y el des­man­te­la­mien­to de los ser­vi­cios públicos.

3- LA ESTRATEGIA DE LA GRADUALIDAD.

Para hacer que se acep­te una medi­da inacep­ta­ble, bas­ta con apli­car­la gra­dual­men­te, con cuen­ta­go­tas, por años con­se­cu­ti­vos. De esa mane­ra las con­di­cio­nes socio­eco­nó­mi­cas radi­cal­men­te nue­vas (neo­li­be­ra­lis­mo) se impu­sie­ron duran­te las déca­das de 1980 y 1990

Esta­do míni­mo, pri­va­ti­za­cio­nes, pre­ca­rie­dad, fle­xi­bi­li­dad, des­em­pleo masi­vo, sala­rios que ya no ase­gu­ran ingre­sos decen­tes, tan­tos cam­bios que habrían pro­vo­ca­do una revo­lu­ción si se hubie­ran apli­ca­do de una sola vez.

4- LA ESTRATEGIA DE DIFERIR.

Otra mane­ra de hacer que se acep­te una deci­sión impo­pu­lar es la de pre­sen­tar­la como «dolo­ro­sa y nece­sa­ria”, obte­nien­do la acep­ta­ción públi­ca, en el momen­to, para una apli­ca­ción futu­ra. Es más fácil acep­tar un sacri­fi­cio futu­ro que un sacri­fi­cio inmediato.

Pri­me­ro por­que el esfuer­zo no es emplea­do inme­dia­ta­men­te. Lue­go, por­que el públi­co, la masa, tie­ne siem­pre la ten­den­cia a espe­rar inge­nua­men­te que “todo irá mejo­rar maña­na” y que el sacri­fi­cio exi­gi­do se podría evi­tar. Esto da más tiem­po al públi­co para acos­tum­brar­se a la idea del cam­bio y acep­tar­la con resig­na­ción cuan­do lle­gue el momento.

5- DIRIGIRSE Al PÚBLICO COMO A CRIATURAS DE POCA EDAD.

La mayo­ría de la publi­ci­dad diri­gi­da al gran públi­co uti­li­za dis­cur­sos, argu­men­tos, per­so­na­jes y ento­na­ción par­ti­cu­lar­men­te infan­ti­les, muchas veces pró­xi­mos a la debi­li­dad, como si el espec­ta­dor fue­se una cria­tu­ra de poca edad o un defi­cien­te mental.

Cuan­to más se pre­ten­de enga­ñar al espec­ta­dor, más se tien­de a adop­tar un tono infan­ti­li­zan­te. Por qué? “Si uno se diri­ge a una per­so­na como si ésta tuvie­se 12 años o menos, enton­ces, en razón de la suges­tión, ella ten­de­rá, con cier­ta pro­ba­bi­li­dad, a una res­pues­ta o reac­ción tam­bién des­pro­vis­ta de un sen­ti­do crí­ti­co como la de una per­so­na de 12 años o menos (ver “Armas silen­cio­sas para gue­rras tran­qui­las”)”.

6- UTILIZAR EL ASPECTO EMOCIONAL MUCHO MÁS QUE LA REFLEXIÓN.

Hacer uso del aspec­to emo­cio­nal es una téc­ni­ca clá­si­ca para cau­sar un cor­to­cir­cui­to en el aná­li­sis racio­nal, y final­men­te en el sen­ti­do cri­ti­co de los indi­vi­duos. Por otra par­te, la uti­li­za­ción del regis­tro emo­cio­nal per­mi­te abrir la puer­ta de acce­so al incons­cien­te para implan­tar o injer­tar ideas, deseos, mie­dos y temo­res, com­pul­sio­nes, o indu­cir comportamientos…

7- MANTENER AL PÚBLICO EN LA IGNORANCIA Y LA MEDIOCRIDAD.

Hacer que el públi­co sea inca­paz de com­pren­der las tec­no­lo­gías y los méto­dos uti­li­za­dos para su con­trol y su escla­vi­tud. “La cali­dad de la edu­ca­ción dada a las cla­ses socia­les infe­rio­res debe ser la mas pobre y medio­cre posi­ble, de for­ma que la dis­tan­cia de la igno­ran­cia que pla­nea entre las cla­ses infe­rio­res y las cla­ses socia­les supe­rio­res sea y per­ma­nez­ca impo­si­ble de alcan­zar para las cla­ses infe­rio­res (ver ‘Armas silen­cio­sas para gue­rras tran­qui­las)”.

8- ESTIMULAR AL PÚBLICO A SER COMPLACIENTE CON LA MEDIOCRIDAD.

Pro­mo­ver al públi­co a creer que es moda el hecho de ser estú­pi­do, vul­gar e inculto…

9- REFORZAR LA AUTOCULPABILIDAD.

Hacer creer al indi­vi­duo que sólo él es el cul­pa­ble de su pro­pia des­gra­cia debi­do a la insu­fi­cien­cia de su inte­li­gen­cia, de sus capa­ci­da­des, o de sus esfuer­zos. Así, en lugar de rebe­lar­se con­tra el sis­te­ma eco­nó­mi­co, el indi­vi­duo se minus­va­lo­ra y se cul­pa, lo que gene­ra un esta­do depre­si­vo, uno de cuyos efec­tos es la inhi­bi­ción de su acción. ¡Y sin acción no hay revolución!

10- CONOCER A LOS INDIVIDUOS MEJOR DE LO QUE SE CONOCEN ELLOS MISMOS.

En el trans­cur­so de los últi­mos 50 años, los avan­ces ace­le­ra­dos de la cien­cia han gene­ra­do una cre­cien­te bre­cha entre los cono­ci­mien­tos del públi­co y los que poseen y uti­li­zan las eli­tes dominantes.

Gra­cias a la bio­lo­gía, la neu­ro­bio­lo­gía y la psi­co­lo­gía apli­ca­da, el “sis­te­ma” ha dis­fru­ta­do de un cono­ci­mien­to avan­za­do del ser humano, tan­to de for­ma físi­ca como psi­co­ló­gi­ca. El sis­te­ma ha con­se­gui­do cono­cer mejor al indi­vi­duo común de lo que éste se cono­ce a sí mis­mo. Esto sig­ni­fi­ca que, en la mayo­ría de los casos, el sis­te­ma ejer­ce un con­trol mayor y un gran poder sobre los indi­vi­duos, mayor que el de los indi­vi­duos sobre sí mismos.

Noam Chomsky. Filó­so­fo, acti­vis­ta, autor y ana­lis­ta polí­ti­co esta­dou­ni­den­se. Es pro­fe­sor emé­ri­to de Lin­güís­ti­ca en el MIT y una de las figu­ras más des­ta­ca­das de esta cien­cia en el siglo XX. Reco­no­ci­do en la comu­ni­dad cien­tí­fi­ca y aca­dé­mi­ca por sus impor­tan­tes tra­ba­jos en teo­ría lin­güís­ti­ca y cien­cia cognitiva.

Fuen­te: http://​www​.yohandry​.com/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​/​c​o​m​p​o​n​e​n​t​/​c​o​n​t​e​n​t​/​a​r​t​i​c​l​e​/​6​1​-​e​s​t​a​d​o​s​-​u​n​i​d​o​s​/​386 – 10-formas-distintas-de-manipulacion-mediatica

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.