Matxi­na­da de la sal de 1634 – Juan Mari Esku­bi Arro­yo

Cuan­do un pue­blo lucha uni­do y deci­di­do por con­quis­tar su liber­tad, es inven­ci­ble.

Hace 377 años, el 24 de mayo de 1634, seis biz­kai­ta­rras aber­tza­les fue­ron ajus­ti­cia­dos por defen­der, con las armas, los Fue­ros vul­ne­ra­dos por Feli­pe IV, “Rey de las Espa­ñas y Señor de Biz­kaia”, que juró res­pe­tar, pero hallán­do­se esca­so de fon­dos para finan­ciar sus cos­to­sas gue­rras impe­ria­lis­tas, no dudó en trai­cio­nar­los. A este monar­ca abso­lu­tis­ta sólo le preo­cu­pa­ban los intere­ses de la Coro­na, sien­do apo­ya­do y ampa­ra­do por los jauntxos del Seño­río, a quie­nes impor­ta­ba muy poco que las dis­po­si­cio­nes reales vul­ne­ra­ran los Fue­ros y empo­bre­cie­sen y endeu­da­sen al pue­blo llano, si ellos se enri­que­cían. El rey los recom­pen­sa­ba con pode­res, licen­cias, enco­mien­das y títu­los nobi­lia­rios. La insu­rrec­ción arma­da con­tra esos ultra­jes, cono­ci­da tam­bién como “rebe­lión” y “motín”, se ini­ció en 1631.

Son acon­te­ci­mien­tos terri­bles que no con­vie­ne olvi­dar. Una pla­ca colo­ca­da con acier­to por el Ayun­ta­mien­to en la facha­da prin­ci­pal de la Igle­sia de San Antón los recuer­da: “El pue­blo de Bil­bao a la memo­ria de Mar­tín Otxoa de Aio­ra­bi­de, Licen­cia­do Mor­ga y Sara­bia, escri­bano Juan de Larra­baz­ter, her­ma­nos Juan y Domin­go de Biz­kai­ga­na y Juan de la Puen­te Urtu­saus­te­gui, eje­cu­ta­dos el 24 de mayo de 1634, már­ti­res del Seño­río de Biz­kaia y de su liber­tad”. Otro home­na­je tri­bu­ta­do a estos héroes lo lle­vó a cabo el par­ti­do Acción Nacio­na­lis­ta Vas­ca (ANV), deno­mi­nan­do “Rebe­lión de la Sal” a uno de los bata­llo­nes que luchó con­tra la “Cru­za­da” fas­cis­ta y geno­ci­da de 1936.

Según rela­ta el his­to­ria­dor Esta­nis­lao J. de Labay­ru (Batan­gas-Fili­pi­nas 1843 – Bil­bo 1904): “Hechas las pri­sio­nes, que sería como a las sie­te de la maña­na, el corre­gi­dor les ful­mi­nó el pro­ce­so, y con­clu­sa la cau­sa los con­de­nó a muer­te a los seis; a tres a dar garro­te en la cár­cel, que fue­ron el licen­cia­do Mor­ga y Sara­bia, Juan de la Puen­te Urtu­saus­te­gui, y el secre­ta­rio del Seño­río Mar­tín Ochoa de Oja­ra­bi­de, y a los otros tres ahor­car en la pla­za públi­ca, que fue­ron Juan de Larra­bas­ter, capi­tán de ellos, y dos her­ma­nos lla­ma­dos Biz­cai­ga­na, herra­do­res, que eran los valien­tes del común. Hízo­se jus­ti­cia el mis­mo día 24 de mayo, al ano­che­cer, en la pla­za y en la cár­cel, con la mayor quie­tud que en el mun­do se ha vis­to, entre las ocho y nue­ve de la noche, vís­pe­ra de la Ascen­sión del Señor”.

La “Matxi­na­da de la Sal” se pro­du­jo como con­se­cuen­cia de una Real Orden que pre­ten­día esta­ble­cer el mono­po­lio de la Coro­na sobre la sal exis­ten­te en los depó­si­tos del Seño­río y con­tro­lar su ven­ta gra­ván­do­la con fuer­tes arbi­trios, vul­ne­ran­do con ello los Fue­ros vas­cos que reco­no­cían la liber­tad de su comer­cio y la exen­ción de impues­tos. Hay que tener en cuen­ta que, en aque­llos tiem­pos, la sal era el pro­duc­to más efi­caz para la con­ser­va­ción de car­nes y pes­ca­dos; el otro, pero menos esta­ble, era la nie­ve alma­ce­na­da en los neve­ros de mon­ta­ña.

El motín fue la cul­mi­na­ción de un pro­ce­so que, tras­cen­dien­do la defen­sa de los Fue­ros, se con­vir­tió en el enfren­ta­mien­to entre gru­pos popu­la­res y de cla­se media con­tra los caci­ques oli­gar­cas y aris­tó­cra­tas, que, atrin­che­ra­dos en torno a la Coro­na, ejer­cían el poder en el Seño­río bajo un injus­to e inacep­ta­ble régi­men socio-polí­ti­co-eco­nó­mi­co, cau­sa de gra­ves per­jui­cios a la mayo­ría social. Para prac­ti­car esa tira­nía con impu­ni­dad excluían de las Jun­tas Gene­ra­les a los can­di­da­tos a pro­cu­ra­do­res del Seño­río que “no supie­ran leer, escri­bir y enten­der la len­gua cas­te­lla­na”. En aque­lla épo­ca esto supo­nía cerrar el acce­so a las Jun­tas a la mayo­ría de biz­kai­ta­rras, que no podían ocu­par los esca­ños aun­que fue­sen ele­gi­dos. En 1624 – 1625, por esta cau­sa, no par­ti­ci­pa­ron en las Jun­tas los repre­sen­tan­tes de “Ispas­ter, Son­di­ca, Lejo­na, Beran­go, Lau­qui­niz, Lemo­niz, Gamiz, Basi­go (Bakio), Cas­ti­llo y Ele­ja­bei­tia, Ubi­dea, Bara­cal­do, Ere­ño, Muji­ca, Beran­go y Berria­tua” (Labay­ru). 

Estos suce­sos demues­tran que el afán por domi­nar a Eus­kal Herria vie­ne de tiem­po atrás, inclu­so des­de hace muchos siglos. Nues­tros ante­pa­sa­dos habi­ta­ban estas tie­rras cuan­do los visi­go­dos inva­die­ron la penín­su­la ibé­ri­ca, en la que rei­na­ron entre los siglos IV y VIII d.C. La His­to­ria des­cri­be que en los sar­có­fa­gos de sus reyes escul­pían la fra­se: “Et Domuit Vas­co­nes” para pres­ti­giar a los monar­cas difun­tos, todos ellos, al pare­cer, ansio­sos de domi­nar a los fie­ros nati­vos. En el año 778 los vas­co­nes derro­ta­ron en Orrea­ga a las tro­pas expe­di­cio­na­rias de Car­lo­magno que regre­sa­ban a sus bases galas des­pués de haber des­trui­do Iru­ñea. En 1512, las hues­tes espa­ño­las de Fer­nan­do el Cató­li­co, con pode­ro­sa arti­lle­ría, inva­die­ron y con­quis­ta­ron el rei­no de Nava­rra…

Hoy mis­mo, los esta­dos espa­ñol y fran­cés, siguien­do la vie­ja cos­tum­bre, prohí­ben por la fuer­za que Eus­kal Herria ejer­za con liber­tad los dere­chos que le corres­pon­den como pue­blo-nación. Sin embar­go, es posi­ble que esta injus­ta situa­ción dure poco tiem­po, gra­cias al pro­ce­so socio-polí­ti­co y demo­crá­ti­co impul­sa­do por la izquier­da aber­tza­le.

Aurre­ra!

Juan Mari Esku­bi Arro­yo

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *