Esco­cia pro­si­gue su camino hacia la inde­pen­den­cia – Txen­te Rekon­do

La vic­to­ria de hace cin­co años del Scot­tish Natio­nal Party (SNP) le per­mi­tió for­mar un gobierno en mino­ría y supu­so un serio avi­so de que el sobe­ra­nis­mo esco­cés esta­ba entran­do en un carril cla­ra­men­te defi­ni­do hacia la inde­pen­den­cia, y sobre todo, que cada vez sec­to­res más amplios de la socie­dad apo­ya­ban esa ruta.

Los días pre­vios a la cita elec­to­ral de la pasa­da sema­na se han suce­di­do las encues­tas, y en la mayo­ría de ellas se apun­ta­ba a una recu­pe­ra­ción del Par­ti­do Labo­ris­ta, que podía aca­bar con el man­da­to del SNP, pero como ocu­rre en estos casos, la reali­dad y la pro­yec­ción no han coin­ci­di­do. No sólo el labo­ris­mo ha asis­ti­do estu­pe­fac­to a la pér­di­da de esca­ños has­ta la fecha con­si­de­ra­dos como “segu­ros”, sino que el nacio­na­lis­mo esco­cés ha con­so­li­da­do sus feu­dos tra­di­cio­na­les y comen­za­ba a ganar espa­cios que has­ta la fecha esta­ban en manos de otras ten­den­cias ideo­ló­gi­cas.

Hace cua­tro años el mapa elec­to­ral de Esco­cia esta­ba repre­sen­ta­do por la pre­do­mi­nan­cia del color rojo (labo­ris­tas) en la mayor par­te del cen­tro del país, y con espa­cios de naran­ja (libe­ral demó­cra­tas) en las zonas rura­les del nores­te y las Tie­rras Altas. Tras las recien­tes elec­cio­nes el mapa se ha trans­for­ma­do por com­ple­to. Aho­ra ape­nas se ven algu­nos tra­zos rojos y naran­jas, y la casi tota­li­dad del mapa pre­sen­ta una color ama­ri­llo (SNP). En defi­ni­ti­va, a la his­tó­ri­ca vic­to­ria del nacio­na­lis­mo esco­cés hay que aña­dir los peo­res resul­ta­dos para el labo­ris­mo des­de 1931, un par­ti­do con­ser­va­dor que gober­nan­do en Lon­dres sigue man­te­nien­do una ten­den­cia a la baja en Esco­cia, y lo el peor resul­ta­do de libe­ral-demó­cra­tas des­de los años seten­ta.

Esta nue­va repre­sen­ta­ción del par­la­men­to esco­cés rom­pe muchas ten­den­cias del pasa­do. Pare­ce que por un lado pone fin al vie­jo y mani­do deba­te sobre el pul­so entre labo­ris­tas y con­ser­va­do­res (e inclu­so entre las ten­den­cias inter­nas de los mis­mos, como las fric­cio­nes entre Tat­che­ris­tas y torys tra­di­cio­na­les, o el vie­jo ver­sus nue­vo labo­ris­mo). Pero al mis­mo tiem­po se des­mon­ta la teo­ría de que el SNP no pudie­ra lograr una mayo­ría con el actual sis­te­ma elec­to­ral que rige en Esco­cia.

El lar­go camino que el SNP empren­dió hace tiem­po pare­ce que está dán­do­le sus fru­tos. La carac­te­ri­za­ción del par­ti­do en torno a figu­ras como Alex Sal­mond, y su estra­te­gia a medio- lar­go pla­zo, uni­do a un movi­mien­to que se pre­sen­ta cada día más inclu­si­vo ante la socie­dad esco­ce­sa y que logra agru­par en torno suyo a más adep­tos al sobe­ra­nis­mo, son datos a tener en cuen­ta a la hora de ana­li­zar esta vic­to­ria del SNP, y su capa­ci­dad de afron­tar los retos que se apre­cian en el hori­zon­te esco­cés.

Des­de hace tiem­po des­de algu­na pren­sa “lon­di­nen­se” se han ido cons­tru­yen­do una serie de mitos que no guar­dan rela­ción direc­ta con la reali­dad, y que obe­de­cen más a intere­ses y temo­res hacia un posi­ble des­en­la­ce inde­pen­den­tis­ta en torno a Esco­cia. Algu­nos medios lle­van tiem­po uti­li­zan­do un supues­to resen­ti­mien­to inglés hacia los “pri­vi­le­gios” esco­ce­ses, que se enmar­ca en un sen­ti­mien­to de mar­gi­na­li­dad hacia Ingla­te­rra en la actual com­po­si­ción de Gran Bre­ta­ña. Para esos sec­to­res, una inde­pen­den­cia esco­ce­sa sig­ni­fi­ca­ría el final de los poco más de 300 años del Rei­no Uni­do, y aca­ba­ría al mis­mo tiem­po con la idea de una nación o enti­dad polí­ti­ca bri­tá­ni­ca.

Uni­do a ello esos acto­res lon­di­nen­ses tam­bién ven la nece­si­dad de res­tau­rar el sen­ti­mien­to y los valo­res bri­tá­ni­cos, son los lla­ma­dos “uka­nia­nos”, y que no quie­ren reco­no­cer que están ante una nue­va era que va a aca­bar tiran­do por tie­rra los sopor­tes que has­ta aho­ra han man­te­ni­do a reali­da­des polí­ti­co esta­ta­les como la “bri­tá­ni­ca”.

En ese con­tex­to cabe resal­tar tam­bién la seria cri­sis iden­ti­ta­ria que pla­nea des­de hace tiem­po sobre el unio­nis­mo. Los defen­so­res del sta­tus quo esta­tal actual tie­nen cada día menos apo­yos, y todos los argu­men­tos que has­ta aho­ra han veni­do uti­li­zan­do se están des­mon­tan­do. Por ello las voces unio­nis­tas que salen en defen­sa de un pro­yec­to cadu­co y reple­to de grie­tas cuen­tan cada vez con menos res­pal­do popu­lar.

Las “tram­pas” ins­ti­tu­cio­na­les (sis­te­ma que evi­te una mayo­ría nacio­na­lis­ta) son insos­te­ni­bles o inefi­ca­ces, como lo es tam­bién el mani­do dis­cur­so unio­nis­ta (en Esco­cia, pero tam­bién en otros luga­res del mun­do) sobre la supues­ta invia­bi­li­dad del pro­yec­to esta­ta­lis­ta de reali­da­des nacio­na­les peque­ñas. Los sobe­ra­nis­tas esco­ce­ses, cata­la­nes o vas­cos obser­van la crea­ción de nue­vos esta­dos de menor tama­ño y que a día de hoy tie­nen su enca­je en el engra­na­je ins­ti­tu­cio­nal del mun­do, lo que uni­do a datos con­cre­tos echan por tie­rra esos dis­cur­sos nega­cio­nis­tas del unio­nis­mo.

El camino hacia la inde­pen­den­cia de Esco­cia atra­vie­sa por tan­to una nue­va fase. Toda­vía es pron­to para saber si la mayo­ría de la pobla­ción esco­ce­sa apo­ya­ría una pro­pues­ta de inde­pen­den­cia a tra­vés de un refe­rén­dum, pero lo que casi nadie pone en duda es que el tiem­po jue­ga a favor de las tesis sobe­ra­nis­tas, ade­más de la capa­ci­dad que has­ta el momen­to ha demos­tra­do el SNP para admi­nis­trar la mayo­ría, y si en el pasa­do esta era rela­ti­va, en esta nue­va coyun­tu­ra el mar­gen de manio­bra y nego­cia­ción será sin duda algu­na mucho mayor.

Algu­nas cla­ves en ese sen­ti­do las encon­tra­mos en la capa­ci­dad del SNP de seguir atra­yen­do en los pró­xi­mos meses o años a más gen­te hacia el pro­yec­to sobe­ra­nis­ta, jun­to a los apo­yos mediá­ti­cos y eco­nó­mi­cos de cala­do, y sobre todo en la posi­bi­li­dad que la actual mayo­ría le con­ce­de al SNP para ir crean­do toda una infra­es­truc­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal que cimien­te aún más el camino hacia la inde­pen­den­cia de Esco­cia.

El pro­ce­so de una con­sul­ta inde­pen­den­tis­ta está sin defi­nir, pero duran­te los pró­xi­mos meses se irán suce­dien­do algu­nas pis­tas sobre el deve­nir de la mis­ma. Algu­nos ana­lis­tas seña­lan la posi­bi­li­dad de que en lugar de una con­sul­ta con una sola pre­gun­ta (inde­pen­den­cia sí o no), el diri­gen­te nacio­na­lis­ta podría estar estu­dian­do la posi­bi­li­dad de for­mu­lar una res­pues­ta en torno a tres opcio­nes: una mayor auto­no­mía, pero man­te­nien­do el actual sta­tus quo den­tro del Rei­no Uni­do; no cam­biar la situa­ción actual; o, la inde­pen­den­cia.

Todo ello debe­ría ir acom­pa­ña­do de varias fases. Tras un refe­rén­dum que apro­ba­se la inde­pen­den­cia, debe­rían suce­der­se las nego­cia­cio­nes entre Lon­dres y Edim­bur­go para la mate­ria­li­za­ción de la mis­ma, y pos­te­rior­men­te en una segun­da con­sul­ta la pobla­ción esco­ce­sa rati­fi­ca­ría o no lo acor­da­do.

Tam­bién lla­ma la aten­ción la reac­ción que has­ta aho­ra ha gene­ra­do todo ese movi­mien­to en torno al posi­ble refe­rén­dum y a su resul­ta­do. Sobre todo cabría resal­tar la reac­ción de voces cua­li­fi­ca­das en Lon­dres don­de se afir­ma que a pesar de no com­par­tir la idea de una inde­pen­den­cia de Esco­cia, en caso de que ésta con­ta­ra con apo­yo mayo­ri­ta­rio sería “impen­sa­ble inten­tar blo­quear­la des­de West­mins­ter”, y es que a día de hoy nadie duda de la lega­li­dad de la mis­ma de lle­var­se a cabo. En ese sen­ti­do tam­bién con­vie­ne resal­tar las decla­ra­cio­nes de Michael Moo­re, secre­ta­rio de los Libe­ral-Demó­cra­tas en Esco­cia, y decla­ra­do unio­nis­ta, que sin embar­go reco­no­ce que la actual coa­li­ción gober­nan­te en West­mins­ter no pue­de poner nin­gún obs­tácu­lo a la hipo­té­ti­ca con­sul­ta, recha­zan­do cual­quier manio­bra obs­ta­cu­li­za­do­ra que algu­nos pre­ten­dan poner en mar­cha des­de Lon­dres.

De momen­to des­de el SNP ya se dicho la nece­si­dad de refor­mar la Scotland Bill, bus­can­do dotar a Esco­cia de “un mayor poder eco­nó­mi­co y una auto­no­mía fis­cal real”. Y como ha seña­la­do recien­te­men­te un diri­gen­te de dicho par­ti­do, “la inde­pen­den­cia no es un pro­ce­so abs­trac­to. Es nues­tra habi­li­dad como pue­blo de pros­pe­rar eco­nó­mi­ca y social­men­te”.

Se abren nue­vos tiem­pos para Esco­cia, y como apun­ta­ba un ana­lis­ta local, mien­tras muchos hablan de los acon­te­ci­mien­tos y los cam­bios del mun­do ára­be, tal vez sea el momen­to, sobre todo tras estos resul­ta­dos elec­to­ra­les, de comen­zar a hablar de la “pri­ma­ve­ra esco­ce­sa”.

TXENTE REKONDO.- Gabi­ne­te Vas­co de Aná­li­sis Inter­na­cio­nal (GAIN)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *