En Libia hay un terre­me­to dia­rio y se lla­ma OTAN – A. Mara­zue­la

El gobierno de Zapa­te­ro ha decre­ta­do dos días de luto nacio­nal ante la catás­tro­fe natu­ral suce­di­da en Lor­ca. Como todo el mun­do sabe, dos terre­mo­tos han pro­vo­ca­do el falle­ci­mien­to de al menos 8 per­so­nas, cen­te­na­res de heri­dos y la pér­di­da mate­rial de dece­nas de hoga­res de fami­lias obre­ras. Los capi­ta­lis­tas ya se están fro­tan­do las manos pen­san­do en la recons­truc­ción, los con­tra­tos y la deses­pe­ra­ción de los tra­ba­ja­do­res loca­les dis­pues­tos a aguan­tar mayo­res con­di­cio­nes de mise­ria y explo­ta­ción, mien­tras ensa­yan ante las cáma­ras sus ros­tros ape­na­dos en cató­li­co apos­tó­li­co y romano fune­ral de esta­do.

Para­le­la­men­te, Espa­ña man­tie­ne su par­ti­ci­pa­ción en la inva­sión mili­tar a Libia. Es decir, par­ti­ci­pa a dia­rio en un terre­mo­to arti­fi­cial que sacu­de a las cla­ses popu­la­res libias, arra­san­do infra­es­truc­tu­ras, vivien­das y milla­res de vidas en lo que lle­va­mos de inva­sión. Es decir, lo que aquí vivi­mos como una tra­ge­dia que afor­tu­na­da­men­te sólo ha dura­do un día, defen­de­mos que suce­da en el exte­rior de mane­ra con­ti­nua­da y reite­ra­da.

Para más inri, la inva­sión mili­tar de la OTAN se enmar­ca en un pro­ce­so impe­ria­lis­ta por la sub­yu­ga­ción del petró­leo y del gas libio para los capi­ta­les mono­po­lis­tas de esta­do domi­nan­tes y Espa­ña ejer­ce un papel de país impe­ria­lis­ta laca­yo y lamecu­los que se con­for­ma con miga­jas. El mis­mo PSOE que ingre­só a Espa­ña trai­cio­ne­ra­men­te en la OTAN, que lle­gó al poder gra­cias a los deseos anti­bé­li­cos de los tra­ba­ja­do­res y que tan­to se que­ja­ba del beli­cis­mo nor­te­ame­ri­cano, vuel­ve a la car­ga ofre­cien­do todo su poten­cial al chas­qui­do de dedos del pre­mio nobel de la gue­rra Oba­ma.

Es por ello que hoy más que nun­ca debe­mos recu­pe­rar el gri­to de «OTAN NO, BASES FUERA». Denun­ciar cada agre­sión impe­ria­lis­ta y ren­dir cuen­tas a sus res­pon­sa­bles. Pro­mo­ver un inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio soli­da­rio y fra­ter­nal entre los tra­ba­ja­do­res de dis­tin­tos pue­blos fren­te a las cri­mi­na­les inter­ven­cio­nes impe­ria­lis­tas.

¡Ni gue­rra entre pue­blos, ni paz entre cla­ses! ¡OTAN NO! ¡Bases Fue­ra!

. * A. Mara­zue­la, mili­tan­te de Ini­cia­ti­va Comu­nis­ta.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *