Egip­to, un nue­vo juga­dor que esta cam­bian­do el Medio Orien­te

7

Con la diso­lu­ción del gobierno cola­bo­ra­cio­nis­ta del dic­ta­dor Hos­ni Muba­rak apo­ya­do por Esta­dos Uni­dos, Egip­to se mue­ve pro­gre­si­va­men­te a asu­mir el papel de un nue­vo juga­dor que esta cam­bian­do las reglas de jue­go en el Medio Orien­te.

El país está expe­ri­men­tan­do una ola sin pre­ce­den­tes de levan­ta­mien­tos popu­la­res en con­tra de los títe­res de los Esta­dos Uni­dos e Israel.

Como uno de los paí­ses ára­be más pobla­do, Egip­to estu­vo de acuer­do en reco­no­cer ofi­cial­men­te a Israel en 1978 a cam­bio de un pago anual de EE.UU. de USD dos mil millo­nes. Esto hizo que Egip­to fue­ra la pri­mer nación ára­be en reco­no­cer el régi­men israe­lí.

Los docu­men­tos his­tó­ri­cos reve­lan que, tras unos 18 meses de secre­tas e inten­sas nego­cia­cio­nes entre los Esta­dos Uni­dos, Israel y Egip­to en Camp David, el gobierno de El Cai­ro acep­to una tre­gua con Tel Aviv des­pués de 30 años de hos­ti­li­dad des­de la Gue­rra Ára­be-Israe­lí 1948, que tem­po­ral­men­te fue con­clui­da con los Acuer­dos de Armis­ti­cio de 1949.

Según la Enci­clo­pe­dia con­ti­nuo polí­ti­ca de Orien­te Medio, «La nor­ma­li­za­ción de las rela­cio­nes [entre Israel y Egip­to] entró en vigor en enero de 1980. Se inter­cam­bia­ron emba­ja­do­res en febre­ro. Las leyes de boi­cot fue­ron dero­ga­das por la Asam­blea Nacio­nal de Egip­to, el mis­mo mes, y algu­nos rubros del comer­cio empe­za­ron a desa­rro­llar­se, aun­que menos de lo que Israel había espe­ra­do. En mar­zo de 1980 se inau­gu­ra­ron los vue­los de las aero­lí­neas regu­la­res . Egip­to tam­bién comen­zó a pro­veer a Israel de petró­leo cru­do «.

Des­de enton­ces, Egip­to logró man­te­ner estre­chos víncu­los con el régi­men israe­lí, a pesar de la ira y la frus­tra­ción de las nacio­nes ára­bes como el Líbano, Siria y Jor­da­nia. Como resul­ta­do de su trai­cio­ne­ra coope­ra­ción con Israel, Egip­to fue sus­pen­di­do de la Liga Ára­be en 1979, sin embar­go, recu­pe­ró la per­te­nen­cia a la orga­ni­za­ción diez años más tar­de.

Un eru­di­to esta­dou­ni­den­se, escri­tor y pro­fe­sor de cien­cias polí­ti­cas en la Uni­ver­si­dad de Vir­gi­nia escri­bió en su libro «El Medio Orien­te: diez años des­pués de Camp David», que «muchas de las nacio­nes ára­bes cul­pa­ron a Egip­to por no pre­sio­nar sufi­cien­te­men­te a Israel para hacer fren­te al pro­ble­ma de los pales­ti­nos de una mane­ra que sea satis­fac­to­ria para ellos. Siria tam­bién infor­mó a Egip­to que no se recon­ci­lia­ría con la nación, a menos que aban­do­ne el acuer­do de paz con Israel. »

El tra­ta­do de paz entre Israel y Egip­to pre­pa­ró el terreno para que otros esta­dos ára­bes pue­dan nor­ma­li­zar sus lazos con el régi­men sio­nis­ta. El rey Hus­sein de Jor­da­nia, que en el momen­to de la cele­bra­ción de los Acuer­dos de Camp David había afir­ma­do que no iba a hacer la paz con Israel has­ta que las deman­das de todo el mun­do ára­be se cum­plan, cayó en la tram­pa de la recon­ci­lia­ción con Tel Aviv y fir­mó en 1994 un Tra­ta­do de Paz con Israel, con el enton­ces pri­mer minis­tro israe­lí, Yitzhak Rabin.

Las rela­cio­nes entre Israel y Egip­to fue­ron for­ta­le­ci­das y enri­que­ci­das con la lle­ga­da del pre­si­den­te Hos­ni Muba­rak, que asu­mió el car­go el 14 de octu­bre de 1981. Muba­rak ha nego­cia­do la apro­ba­ción de un tra­ta­do de paz dura­de­ra con el régi­men israe­lí en 2002 en la Cum­bre de la Liga Ára­be en Bei­rut, que fue pro­pues­to por el enton­ces prín­ci­pe here­de­ro el rey Abdu­llah de Ara­bia Sau­di­ta.

Esta ini­cia­ti­va de paz fue apro­ba­da nue­va­men­te duran­te la cum­bre de 2007 en Riad. Esta ini­cia­ti­va de paz fue re-apro­ba­do duran­te la Cum­bre de 2007 Riad. La ini­cia­ti­va ofre­ció la ple­na nor­ma­li­za­ción de las rela­cio­nes de los paí­ses ára­bes con Israel a cam­bio de la reti­ra­da de Israel de los terri­to­rios ocu­pa­dos. Esta ini­cia­ti­va de paz era tan trai­cio­ne­ra y ver­gon­zo­sa, que muchos comen­ta­ris­tas polí­ti­cos aún creen que fue la des­gra­cia y la igno­mi­nia de Hos­ni Muba­rak.

Sin embar­go, con el derro­ca­mien­to de Hos­ni Muba­rak, y la ter­mi­na­ción de su auto­cra­cia de 30 años, las ecua­cio­nes del Medio Orien­te pare­cen estar avan­zan­do hacia una trans­for­ma­ción drás­ti­ca.

Aho­ra, inclu­so los fun­cio­na­rios israe­líes y los medios de comu­ni­ca­ción israe­lí con­si­de­ran que el pue­blo egip­cio los con­si­de­ra como el enemi­go núme­ro 1 de su país. De acuer­do con un infor­me del «Yedioth Ahro­not» publi­ca­do el 6 de enero de 2011, el 92% de los encues­ta­dos que par­ti­ci­pa­ron en una encues­ta nacio­nal en Egip­to con­si­de­ra que Israel es un enemi­go de su país, mien­tras que sólo una mino­ría infi­ni­te­si­mal de un 2 por cien­to con­si­de­ró a Israel como un enemi­go de la nación.

Escri­bien­do en un comen­ta­rio de New York Times, el escri­tor ame­ri­cano Tho­mas Fried­man decla­ró que los levan­ta­mien­tos ára­bes están al bor­de de ter­mi­nar con la era » de la ven­ta al por mayor del Medio Orien­te» para comen­zar la era » de la ven­ta al por menor de Medio Orien­te, » lo que indi­ca que todos los par­ti­dos aho­ra tie­nen que pagar un mayor pre­cio para dis­fru­tar de la esta­bi­li­dad..

Según Fried­man, la fase post-Muba­rak, hará que Israel ten­drá que afron­tar la era » de la ven­ta al por menor de Medio Orien­te, con el fin de lograr la paz con 85 millo­nes de egip­cios. «En la últi­ma épo­ca, una sola lla­ma­da tele­fó­ni­ca por par­te de Israel a Muba­rak podría des­ac­ti­var cual­quier cri­sis en las rela­cio­nes, pero ter­mi­nó esa épo­ca», escri­bió.

Aho­ra con la expul­sión de Hos­ni Muba­rak, que ha ser­vi­do duran­te mucho tiem­po a los intere­ses del régi­men sio­nis­ta en Medio Orien­te y habia juga­do el papel de repre­sen­tan­te de Israel en el mun­do ára­be, los israe­líes saben muy bien que han per­di­do a su alia­do estra­té­gi­co en el Medio Orien­te y esta seria­men­te en peli­gro su futu­ro polí­ti­co.

En un artícu­lo titu­la­do «Sin Egip­to, Israel se que­da sin ami­gos en Medio Orien­te», Aluf Benn escri­bió que Israel ha per­di­do todos sus alia­dos estra­té­gi­cos en Medio Orien­te y está al bor­de de un gra­ve ais­la­mien­to. «El poder ago­ni­zan­te del gobierno del pre­si­den­te egip­cio, Hos­ni Muba­rak deja a Israel en un esta­do de angus­tia estra­té­gi­ca, sin Muba­rak, Israel se que­da con casi nin­gún ami­go en el Medio Orien­te;. el año pasa­do, Israel vio colap­sar su alian­za con Tur­quía.»

El escri­tor israe­lí ha con­fe­sa­do expre­si­va­men­te que su país no tie­ne nin­gún ami­go de con­fian­za en el mun­do y con la ola de des­per­tar islá­mi­co en la región, será empu­ja­do hacia un mayor ais­la­mien­to inter­na­cio­nal. «A par­tir de aho­ra, será difí­cil para Israel con­fiar en un gobierno egip­cio des­ga­rra­do por luchas inter­nas. El cre­cien­te ais­la­mien­to de Israel en la región, jun­to con un debi­li­ta­mien­to de los Esta­dos Uni­dos, obli­ga­rá al Gobierno a juz­gar sobre posi­bles nue­vos alia­dos.»

Y todo se pue­de resu­mir en lo que el pro­fe­sor Jonathan Cook escri­bió en su nue­vo artícu­lo titu­la­do «Egip­to e Israel en direc­ción a la cri­sis. Cook cree que con la cele­bra­ción de un acuer­do de uni­dad entre los dos riva­les polí­ti­cos de Pales­ti­na, Hamas y Al Fatah y la apa­ri­ción de un nue­vo gobierno en El Cai­ro, la segu­ri­dad de Israel y su exis­ten­cia se verá ame­na­za­da gra­ve­men­te.

«Varios otros acon­te­ci­mien­tos se han suma­do a las preo­cu­pa­cio­nes de Israel sobre sus rela­cio­nes con Egip­to, inclui­das las seña­les de que El Cai­ro espe­ra reanu­dar los lazos con Irán y rene­go­ciar un con­tra­to a lar­go pla­zo para sumi­nis­tro de gas natu­ral a Israel», escri­bió el pro­fe­sor Cook.

«Más preo­cu­pan­te aún para los fun­cio­na­rios israe­líes se infor­mó que tie­ne pre­vis­to por las auto­ri­da­des egip­cias a abrir el cru­ce de Rafah en Gaza, cerra­dos duran­te los últi­mos cua­tro años como par­te de un blo­queo res­pal­da­do por Occi­den­te del encla­ve dise­ña­do para debi­li­tar a Hamas, el gru­po islá­mi­co domi­nan­te allí», aña­dió.

Aho­ra los enfu­re­ci­dos mani­fes­tan­tes egip­cios, han jura­do no dejar las calles de El Cai­ro has­ta el esta­ble­ci­mien­to de un gobierno demo­crá­ti­ca­men­te ele­gi­do, que­man con valor la ban­de­ra del régi­men Sio­nis­ta y exi­gen el cie­rre de la emba­ja­da israe­lí en El Cai­ro.

Tenien­do en cuen­ta estos acon­te­ci­mien­tos, no es una exa­ge­ra­ción decir que el Egip­to libe­ra­do aho­ra va a desem­pe­ñar un papel deci­si­vo en los nue­vos cam­bios del Medio Orien­te.

TV /​PI

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *