Lucha ideo­ló­gi­ca, Alie­na­ción y Con­cien­cia de cla­se – Jon Mai­lua de la Hoz

1.-SOBRE ALIENACION, VANGUARDIAS Y CONCIENCIA DE CLASE

Exis­te una cla­se capi­ta­lis­ta y una cla­se tra­ba­ja­do­ra, como ele­men­tos cen­tra­les, pero tam­bién bási­cos, del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, dos espa­cios socia­les estruc­tu­ra­dos en torno a la pro­pie­dad o ausen­cia de ésta de los medios de pro­duc­ción.

Des­de cier­tos tipos de mar­xis­mo, este esque­ma dico­tó­mi­co cla­se obre­ra-cla­se capi­ta­lis­ta, sir­ve de base para cons­truir su pra­xis polí­ti­ca. Per­dó­ne­se­nos la sim­pli­fi­ca­ción peda­gó­gi­ca que expon­dre­mos a con­ti­nua­ción, pero cree­mos que a efec­tos des­crip­ti­vos y sin entrar en mati­za­cio­nes, se ajus­ta al plan­tea­mien­to que tra­ta­re­mos de reba­tir.

Las rela­cio­nes de pro­duc­ción deter­mi­nan la exis­ten­cia de dos cla­ses socia­les fun­da­men­ta­les: la cla­se obre­ra y la cla­se capi­ta­lis­ta. Cada una de éstas, posee unos intere­ses liga­dos a su posi­ción en el pro­ce­so pro­duc­ti­vo y, más exac­ta­men­te, a la pro­pie­dad de los medios de pro­duc­ción. La cla­se capi­ta­lis­ta tie­ne unos intere­ses, su ideo­lo­gía bur­gue­sa, liga­da a su con­di­ción de cla­se domi­nan­te y que tra­ta de “expor­tar” a la cla­se domi­na­da obre­ra, para some­ter­la. La cla­se obre­ra, si no rom­pe con la ideo­lo­gía domi­nan­te que le ha sido impues­ta, está alie­na­da, ya que lo lógi­co y racio­nal es que desa­rro­llen una ideo­lo­gía acor­de con su posi­ción de cla­se, y asu­man una posi­ción-toma de con­cien­cia revo­lu­cio­na­ria, que impul­sa­rá la des­truc­ción del capi­ta­lis­mo y de la cla­se domi­nan­te. Como es difí­cil que, por sí mis­mos, los obre­ros lle­guen a dicha toma de con­cien­cia de su explo­ta­ción y su domi­na­ción, se hace nece­sa­ria la orga­ni­za­ción de una “van­guar­dia” revo­lu­cio­na­ria, gene­ral­men­te un par­ti­do polí­ti­co, que expor­te la “ideo­lo­gía revo­lu­cio­na­ria mar­xis­ta” a la cla­se tra­ba­ja­do­ra y que la diri­ja para cum­plir con el obje­ti­vo de crear el socia­lis­mo.

Como obser­va­mos, el esque­ma es sóli­do y, en reali­dad se ajus­ta bas­tan­te a la reali­dad que tra­ta de repre­sen­tar. El pro­ble­ma es que la reali­dad es dife­ren­te a la repre­sen­ta­ción que de ella se hace. La exis­ten­cia de dos espa­cios socia­les fun­da­dos en las rela­cio­nes de pro­duc­ción y que deter­mi­na­rían la exis­ten­cia de capi­ta­lis­tas y asa­la­ria­dos, cons­ti­tu­yen la base fun­da­men­tal que dará for­ma al “ser social”, pero cier­ta­men­te no la úni­ca.

Debe­mos recor­dar, que la carac­te­ri­za­ción que Marx rea­li­za en El Capi­tal de un mode­lo eco­nó­mi­co de dos cla­ses socia­les, tie­ne mucho más que ver con la cons­truc­ción de un mode­lo de aná­li­sis del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta abs­trac­to que de abor­dar la diná­mi­ca y for­ma­ción de las cla­ses socia­les en las socie­da­des capi­ta­lis­tas con­cre­tas.

En sus aná­li­sis de las cla­ses socia­les y de coyun­tu­ra polí­ti­ca en “El 18 Bru­ma­rio de Napo­león Bona­par­te”, y “La lucha de cla­ses en Fran­cia”, el aná­li­sis se enri­que­ce al cen­trar­se en una socie­dad y en una coyun­tu­ra con­cre­ta, en la que, ade­más de fac­to­res eco­nó­mi­cos, entran en con­si­de­ra­ción fac­to­res polí­ti­cos e ideo­ló­gi­cos que apun­tan a un tipo de ser-social en el que no sólo se con­tem­pla las rela­cio­nes de pro­duc­ción en su defi­ni­ción.

Resul­ta muy difí­cil sos­te­ner que, la lucha, la resis­ten­cia a la explo­ta­ción, esté deter­mi­na­da de una mane­ra evi­den­te y direc­ta de las rela­cio­nes de pro­duc­ción y de la defi­ni­ción de las cla­ses socia­les en tér­mi­nos de “pro­duc­to­res de plus­va­lía” y “apro­pia­do­res de plus­tra­ba­jo”.

El con­cep­to de “inte­rés”, tam­po­co ter­mi­na apor­tan­do dema­sia­do, a pesar de su recu­rren­te uso en el dis­cur­so de cier­tos mar­xis­mos. El inte­rés de los “pro­duc­to­res de plus­va­lor” sería resis­tir­se a la explo­ta­ción, defi­ni­da ésta como el pro­ce­so median­te el cual el valor de la fuer­za de tra­ba­jo (sala­rio), es infe­rior al valor del tra­ba­jo real­men­te rea­li­za­do y por ello, se gene­ra un plus­va­lor que es apro­pia­do por el capi­ta­lis­ta. Lógi­ca­men­te, el capi­ta­lis­ta desa­rro­lla­ría tam­bién unos intere­ses liga­dos a su posi­ción.

Los “intere­ses de cla­se”, aun­que se pre­ci­se su con­di­ción obje­ti­va y obje­ti­va­ble, no expli­can, ni mucho menos, cómo se trans­for­man, o no, las cla­ses socia­les en suje­tos en lucha. Dicho de otro modo, no apor­tan un nexo efec­ti­vo de unión entre dichos supues­tos intere­ses y una pra­xis de carác­ter revo­lu­cio­na­rio, con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio o refor­mis­ta.

La rup­tu­ra entre intere­ses y pra­xis revo­lu­cio­na­ria, ha tra­ta­do de ser expli­ca­da median­te el con­cep­to de alie­na­ción. La cla­se obre­ra, al no res­pon­der a sus intere­ses obje­ti­vos liga­dos a su posi­ción de some­ti­mien­to y explo­ta­ción con una pra­xis cohe­ren­te con esta cons­ta­ta­ción, impli­ca­ría una alie­na­ción, en el sen­ti­do de que han sido coop­ta­dos ideo­ló­gi­ca­men­te por los intere­ses, con­ver­ti­dos en ideo­lo­gía domi­nan­te, de la cla­se capi­ta­lis­ta. Al final, este argu­men­to, ter­mi­na con­vir­tién­do­se en una mule­ti­lla que, en reali­dad, en nin­gún momen­to res­pon­de a la for­ma­ción ideo­ló­gi­ca de las cla­ses socia­les. El con­cep­to de alie­na­ción par­te de una defi­ni­ción aprio­rís­ti­ca de lo que es “nece­sa­rio y ade­cua­do” para el desa­rro­llo de un pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio, con­si­de­ran­do que el “ser social”, o lo que es lo mis­mo, la sub­je­ti­vi­dad, se pro­du­ce de mane­ra direc­ta, uní­vo­ca y exclu­si­va, des­de las rela­cio­nes de pro­duc­ción. ¿Quién defi­ne los intere­ses “ade­cua­dos o inade­cua­dos” en cada coyun­tu­ra? Si se nos per­mi­te el jue­go de pala­bras, ¿en fun­ción de qué intere­ses se defi­nen dichos intere­ses? ¿de una van­guar­dia revo­lu­cio­na­ria? Inclu­so la exis­ten­cia de una van­guar­dia cua­li­fi­ca­da y legí­ti­ma, pre­ci­sa­ría de un sus­tra­to, una base social ideo­ló­gi­ca­men­te cons­ti­tui­da que le otor­ga­ra la fun­ción diri­gen­te.

Des­de lue­go no se tra­ta de una pro­ble­má­ti­ca teo­ri­cis­ta, ni mucho menos, ya que el plan­tea­mien­to posee reper­cu­sio­nes polí­ti­cas de rele­van­cia. El esque­ma de “van­guar­dia revo­lu­cio­na­ria”, que expor­ta a la cla­se tra­ba­ja­do­ra la “ver­da­de­ra” ideo­lo­gía pro­le­ta­ria en fun­ción de sus intere­ses, se encuen­tra some­ti­do a un círcu­lo vicio­so en el que, los infruc­tuo­sos resul­ta­dos de la expor­ta­ción, son expli­ca­dos por la alie­na­ción de las masas, lo que sig­ni­fi­ca que some­ten a la insis­ten­cia, a alcan­zar mayo­res cotas de orto­do­xia, su estra­te­gia y, ante la con­fir­ma­ción reno­va­da de la supues­ta alie­na­ción de las masas, se repro­du­ce la insis­ten­cia, ante una pers­pec­ti­va, nun­ca cum­pli­da de dar el sal­to cua­li­ta­ti­vo. Las esci­sio­nes, las luchas inter­nas, los aban­do­nos de posi­cio­nes revo­lu­cio­na­rias son, en gran medi­da, pro­duc­tos de este círcu­lo vicio­so.

2.- RESITUANDO LA CUESTION

La ideo­lo­gía cons­ti­tu­ye el modo en que los seres huma­nos viven sus vidas como seres cons­cien­tes en un mun­do estruc­tu­ra­do y con sen­ti­do. Es decir, la vida coti­dia­na de los indi­vi­duos, adquie­re sen­ti­do, por­que es “expli­ca­da” por las dife­ren­tes ideo­lo­gías, y los indi­vi­duos se some­ten a esa coti­dia­nei­dad por­que de esa mane­ra, exis­te la garan­tía de que todo de desa­rro­lla­rá según lo pre­vis­to. Lo coti­diano es lo evi­den­te y es evi­den­cia por­que se ade­cua a las con­di­cio­nes de exis­ten­cia.

Des­de lue­go, las ideo­lo­gías son más que ideo­lo­gías de cla­se. La reli­gio­si­dad, el eco­lo­gis­mo, el nacio­na­lis­mo, el aber­tza­lis­mo, femi­nis­mo, racis­mo, pro­gre­sis­mo o con­ser­va­du­ris­mo, etc, cons­ti­tu­yen refe­ren­tes ideo­ló­gi­cos sig­ni­fi­ca­ti­vos y estruc­tu­ra­do­res de la sub­je­ti­vi­dad, del ser social.

Por ejem­plo, ana­li­zar la exis­ten­cia de un sec­tor social como es el de la Izquier­da Aber­tza­le en Eus­kal Herria y su inne­ga­ble cons­ti­tu­ción en suje­to en lucha, des­de la noción del inte­rés de cla­se y como pro­duc­to de las rela­cio­nes de pro­duc­ción, resul­ta cuan­do menos extra­va­gan­te y des­de lue­go poco ade­cua­do a la reali­dad. Otra cues­tión es que, den­tro de los ele­men­tos que han cons­ti­tui­do a la Izquier­da Aber­tza­le, el refe­ren­te de cla­se ha sido impor­tan­te, pero lo ha sido más el inde­pen­den­tis­mo y el eco­lo­gis­mo o el femi­nis­mo, tam­po­co pue­den ser exclui­dos de la for­ma­ción ideo­ló­gi­ca de la Izquier­da Aber­tza­le como espa­cio socio-polí­ti­co.

De hecho, el éxi­to polí­ti­co de la Izquier­da Aber­tza­le, ha sido con­si­de­rar como suje­to de la trans­for­ma­ción social, no a un suje­to-uni­ta­rio, sino a un suje­to des-cen­tra­do, un Blo­que socio-polí­ti­co cons­ti­tui­do por múl­ti­ples sec­to­res socia­les en lucha, por la Inde­pen­den­cia, por el socia­lis­mo, con­tra el patriar­ca­do, etc…

Esta for­ma de enten­der los pro­ce­sos ideo­ló­gi­cos, nos apro­xi­ma al con­cep­to de hege­mo­nía uti­li­za­do por Grams­ci. La lucha ideo­ló­gi­ca adquie­re una impor­tan­cia cen­tral des­de una pers­pec­ti­va de “con­ven­cer para ven­cer”. Los Apa­ra­tos Ideo­ló­gi­cos del Sis­te­ma pro­du­cen ideo­lo­gías con capa­ci­dad de aglu­ti­nar a dife­ren­tes sec­to­res socia­les en torno a un Blo­que hege­mó­ni­co que legi­ti­me lo exis­ten­te. Des­de la Izquier­da Aber­tza­le, debe desa­rro­llar­se una lucha ideo­ló­gi­ca con­tra-hege­mó­ni­ca o, si se quie­re decir en posi­ti­vo, afir­mar una nue­va hege­mo­nía des­de pará­me­tros ideo­ló­gi­cos alter­na­ti­vos.

La lucha ideo­ló­gi­ca, cobra una dimen­sión dife­ren­te, pues ter­mi­na resul­tan­do una lucha por la hege­mo­nía y la arti­cu­la­ción de dis­cur­so y pra­xis, median­te un pro­ce­so de acu­mu­la­ción de fuer­zas en torno a posi­cio­na­mien­tos, no nece­sa­ria­men­te socia­lis­tas si las con­di­cio­nes de con­fron­ta­ción ideo­ló­gi­ca no lo posi­bi­li­tan, pero indu­da­ble­men­te si en avan­ces demo­crá­ti­cos, y de dere­chos socia­les, basa­dos en las luchas exis­ten­tes y reales que desa­rro­lla el movi­mien­to popu­lar.

Por eso, la tarea de los comu­nis­tas aber­tza­les, más allá de inter­pe­lar a la cla­se obre­ra des­de la defen­sa de sus intere­ses, y espe­rar a que sur­ja un “súbi­to” naci­mien­to de la con­cien­cia de cla­se, debe ser la de refor­zar al movi­mien­to popu­lar, dotan­do a las luchas sec­to­ria­les de las posi­cio­nes más avan­za­das que posi­bi­li­tan las con­di­cio­nes ideo­ló­gi­cas, acu­mu­lar fuer­zas en torno a dichas posi­cio­nes y, de nue­vo, gene­rar las con­di­cio­nes ideo­ló­gi­cas para avan­zar hacia un pro­fun­di­za­ción del pro­ce­so de trans­for­ma­ción social, man­te­nien­do, eso si, una pers­pec­ti­va glo­bal de todas las luchas, y un obje­ti­vo al final del camino: el socia­lis­mo.

. * Jon Mai­lua de la Hoz, miem­bro de Boltxe Kolek­ti­boa

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *