Lucha ideo­ló­gi­ca, Alie­na­ción y Con­cien­cia de cla­se – Jon Mai­lua de la Hoz

1.-SOBRE ALIENACION, VANGUARDIAS Y CONCIENCIA DE CLASE

Exis­te una cla­se capi­ta­lis­ta y una cla­se tra­ba­ja­do­ra, como ele­men­tos cen­tra­les, pero tam­bién bási­cos, del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, dos espa­cios socia­les estruc­tu­ra­dos en torno a la pro­pie­dad o ausen­cia de ésta de los medios de producción.

Des­de cier­tos tipos de mar­xis­mo, este esque­ma dico­tó­mi­co cla­se obre­ra-cla­se capi­ta­lis­ta, sir­ve de base para cons­truir su pra­xis polí­ti­ca. Per­dó­ne­se­nos la sim­pli­fi­ca­ción peda­gó­gi­ca que expon­dre­mos a con­ti­nua­ción, pero cree­mos que a efec­tos des­crip­ti­vos y sin entrar en mati­za­cio­nes, se ajus­ta al plan­tea­mien­to que tra­ta­re­mos de rebatir.

Las rela­cio­nes de pro­duc­ción deter­mi­nan la exis­ten­cia de dos cla­ses socia­les fun­da­men­ta­les: la cla­se obre­ra y la cla­se capi­ta­lis­ta. Cada una de éstas, posee unos intere­ses liga­dos a su posi­ción en el pro­ce­so pro­duc­ti­vo y, más exac­ta­men­te, a la pro­pie­dad de los medios de pro­duc­ción. La cla­se capi­ta­lis­ta tie­ne unos intere­ses, su ideo­lo­gía bur­gue­sa, liga­da a su con­di­ción de cla­se domi­nan­te y que tra­ta de “expor­tar” a la cla­se domi­na­da obre­ra, para some­ter­la. La cla­se obre­ra, si no rom­pe con la ideo­lo­gía domi­nan­te que le ha sido impues­ta, está alie­na­da, ya que lo lógi­co y racio­nal es que desa­rro­llen una ideo­lo­gía acor­de con su posi­ción de cla­se, y asu­man una posi­ción-toma de con­cien­cia revo­lu­cio­na­ria, que impul­sa­rá la des­truc­ción del capi­ta­lis­mo y de la cla­se domi­nan­te. Como es difí­cil que, por sí mis­mos, los obre­ros lle­guen a dicha toma de con­cien­cia de su explo­ta­ción y su domi­na­ción, se hace nece­sa­ria la orga­ni­za­ción de una “van­guar­dia” revo­lu­cio­na­ria, gene­ral­men­te un par­ti­do polí­ti­co, que expor­te la “ideo­lo­gía revo­lu­cio­na­ria mar­xis­ta” a la cla­se tra­ba­ja­do­ra y que la diri­ja para cum­plir con el obje­ti­vo de crear el socialismo.

Como obser­va­mos, el esque­ma es sóli­do y, en reali­dad se ajus­ta bas­tan­te a la reali­dad que tra­ta de repre­sen­tar. El pro­ble­ma es que la reali­dad es dife­ren­te a la repre­sen­ta­ción que de ella se hace. La exis­ten­cia de dos espa­cios socia­les fun­da­dos en las rela­cio­nes de pro­duc­ción y que deter­mi­na­rían la exis­ten­cia de capi­ta­lis­tas y asa­la­ria­dos, cons­ti­tu­yen la base fun­da­men­tal que dará for­ma al “ser social”, pero cier­ta­men­te no la única.

Debe­mos recor­dar, que la carac­te­ri­za­ción que Marx rea­li­za en El Capi­tal de un mode­lo eco­nó­mi­co de dos cla­ses socia­les, tie­ne mucho más que ver con la cons­truc­ción de un mode­lo de aná­li­sis del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta abs­trac­to que de abor­dar la diná­mi­ca y for­ma­ción de las cla­ses socia­les en las socie­da­des capi­ta­lis­tas concretas.

En sus aná­li­sis de las cla­ses socia­les y de coyun­tu­ra polí­ti­ca en “El 18 Bru­ma­rio de Napo­león Bona­par­te”, y “La lucha de cla­ses en Fran­cia”, el aná­li­sis se enri­que­ce al cen­trar­se en una socie­dad y en una coyun­tu­ra con­cre­ta, en la que, ade­más de fac­to­res eco­nó­mi­cos, entran en con­si­de­ra­ción fac­to­res polí­ti­cos e ideo­ló­gi­cos que apun­tan a un tipo de ser-social en el que no sólo se con­tem­pla las rela­cio­nes de pro­duc­ción en su definición.

Resul­ta muy difí­cil sos­te­ner que, la lucha, la resis­ten­cia a la explo­ta­ción, esté deter­mi­na­da de una mane­ra evi­den­te y direc­ta de las rela­cio­nes de pro­duc­ción y de la defi­ni­ción de las cla­ses socia­les en tér­mi­nos de “pro­duc­to­res de plus­va­lía” y “apro­pia­do­res de plustrabajo”.

El con­cep­to de “inte­rés”, tam­po­co ter­mi­na apor­tan­do dema­sia­do, a pesar de su recu­rren­te uso en el dis­cur­so de cier­tos mar­xis­mos. El inte­rés de los “pro­duc­to­res de plus­va­lor” sería resis­tir­se a la explo­ta­ción, defi­ni­da ésta como el pro­ce­so median­te el cual el valor de la fuer­za de tra­ba­jo (sala­rio), es infe­rior al valor del tra­ba­jo real­men­te rea­li­za­do y por ello, se gene­ra un plus­va­lor que es apro­pia­do por el capi­ta­lis­ta. Lógi­ca­men­te, el capi­ta­lis­ta desa­rro­lla­ría tam­bién unos intere­ses liga­dos a su posición.

Los “intere­ses de cla­se”, aun­que se pre­ci­se su con­di­ción obje­ti­va y obje­ti­va­ble, no expli­can, ni mucho menos, cómo se trans­for­man, o no, las cla­ses socia­les en suje­tos en lucha. Dicho de otro modo, no apor­tan un nexo efec­ti­vo de unión entre dichos supues­tos intere­ses y una pra­xis de carác­ter revo­lu­cio­na­rio, con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio o reformista.

La rup­tu­ra entre intere­ses y pra­xis revo­lu­cio­na­ria, ha tra­ta­do de ser expli­ca­da median­te el con­cep­to de alie­na­ción. La cla­se obre­ra, al no res­pon­der a sus intere­ses obje­ti­vos liga­dos a su posi­ción de some­ti­mien­to y explo­ta­ción con una pra­xis cohe­ren­te con esta cons­ta­ta­ción, impli­ca­ría una alie­na­ción, en el sen­ti­do de que han sido coop­ta­dos ideo­ló­gi­ca­men­te por los intere­ses, con­ver­ti­dos en ideo­lo­gía domi­nan­te, de la cla­se capi­ta­lis­ta. Al final, este argu­men­to, ter­mi­na con­vir­tién­do­se en una mule­ti­lla que, en reali­dad, en nin­gún momen­to res­pon­de a la for­ma­ción ideo­ló­gi­ca de las cla­ses socia­les. El con­cep­to de alie­na­ción par­te de una defi­ni­ción aprio­rís­ti­ca de lo que es “nece­sa­rio y ade­cua­do” para el desa­rro­llo de un pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio, con­si­de­ran­do que el “ser social”, o lo que es lo mis­mo, la sub­je­ti­vi­dad, se pro­du­ce de mane­ra direc­ta, uní­vo­ca y exclu­si­va, des­de las rela­cio­nes de pro­duc­ción. ¿Quién defi­ne los intere­ses “ade­cua­dos o inade­cua­dos” en cada coyun­tu­ra? Si se nos per­mi­te el jue­go de pala­bras, ¿en fun­ción de qué intere­ses se defi­nen dichos intere­ses? ¿de una van­guar­dia revo­lu­cio­na­ria? Inclu­so la exis­ten­cia de una van­guar­dia cua­li­fi­ca­da y legí­ti­ma, pre­ci­sa­ría de un sus­tra­to, una base social ideo­ló­gi­ca­men­te cons­ti­tui­da que le otor­ga­ra la fun­ción dirigente.

Des­de lue­go no se tra­ta de una pro­ble­má­ti­ca teo­ri­cis­ta, ni mucho menos, ya que el plan­tea­mien­to posee reper­cu­sio­nes polí­ti­cas de rele­van­cia. El esque­ma de “van­guar­dia revo­lu­cio­na­ria”, que expor­ta a la cla­se tra­ba­ja­do­ra la “ver­da­de­ra” ideo­lo­gía pro­le­ta­ria en fun­ción de sus intere­ses, se encuen­tra some­ti­do a un círcu­lo vicio­so en el que, los infruc­tuo­sos resul­ta­dos de la expor­ta­ción, son expli­ca­dos por la alie­na­ción de las masas, lo que sig­ni­fi­ca que some­ten a la insis­ten­cia, a alcan­zar mayo­res cotas de orto­do­xia, su estra­te­gia y, ante la con­fir­ma­ción reno­va­da de la supues­ta alie­na­ción de las masas, se repro­du­ce la insis­ten­cia, ante una pers­pec­ti­va, nun­ca cum­pli­da de dar el sal­to cua­li­ta­ti­vo. Las esci­sio­nes, las luchas inter­nas, los aban­do­nos de posi­cio­nes revo­lu­cio­na­rias son, en gran medi­da, pro­duc­tos de este círcu­lo vicioso.

2.- RESITUANDO LA CUESTION

La ideo­lo­gía cons­ti­tu­ye el modo en que los seres huma­nos viven sus vidas como seres cons­cien­tes en un mun­do estruc­tu­ra­do y con sen­ti­do. Es decir, la vida coti­dia­na de los indi­vi­duos, adquie­re sen­ti­do, por­que es “expli­ca­da” por las dife­ren­tes ideo­lo­gías, y los indi­vi­duos se some­ten a esa coti­dia­nei­dad por­que de esa mane­ra, exis­te la garan­tía de que todo de desa­rro­lla­rá según lo pre­vis­to. Lo coti­diano es lo evi­den­te y es evi­den­cia por­que se ade­cua a las con­di­cio­nes de existencia.

Des­de lue­go, las ideo­lo­gías son más que ideo­lo­gías de cla­se. La reli­gio­si­dad, el eco­lo­gis­mo, el nacio­na­lis­mo, el aber­tza­lis­mo, femi­nis­mo, racis­mo, pro­gre­sis­mo o con­ser­va­du­ris­mo, etc, cons­ti­tu­yen refe­ren­tes ideo­ló­gi­cos sig­ni­fi­ca­ti­vos y estruc­tu­ra­do­res de la sub­je­ti­vi­dad, del ser social.

Por ejem­plo, ana­li­zar la exis­ten­cia de un sec­tor social como es el de la Izquier­da Aber­tza­le en Eus­kal Herria y su inne­ga­ble cons­ti­tu­ción en suje­to en lucha, des­de la noción del inte­rés de cla­se y como pro­duc­to de las rela­cio­nes de pro­duc­ción, resul­ta cuan­do menos extra­va­gan­te y des­de lue­go poco ade­cua­do a la reali­dad. Otra cues­tión es que, den­tro de los ele­men­tos que han cons­ti­tui­do a la Izquier­da Aber­tza­le, el refe­ren­te de cla­se ha sido impor­tan­te, pero lo ha sido más el inde­pen­den­tis­mo y el eco­lo­gis­mo o el femi­nis­mo, tam­po­co pue­den ser exclui­dos de la for­ma­ción ideo­ló­gi­ca de la Izquier­da Aber­tza­le como espa­cio socio-político.

De hecho, el éxi­to polí­ti­co de la Izquier­da Aber­tza­le, ha sido con­si­de­rar como suje­to de la trans­for­ma­ción social, no a un suje­to-uni­ta­rio, sino a un suje­to des-cen­tra­do, un Blo­que socio-polí­ti­co cons­ti­tui­do por múl­ti­ples sec­to­res socia­les en lucha, por la Inde­pen­den­cia, por el socia­lis­mo, con­tra el patriar­ca­do, etc…

Esta for­ma de enten­der los pro­ce­sos ideo­ló­gi­cos, nos apro­xi­ma al con­cep­to de hege­mo­nía uti­li­za­do por Grams­ci. La lucha ideo­ló­gi­ca adquie­re una impor­tan­cia cen­tral des­de una pers­pec­ti­va de “con­ven­cer para ven­cer”. Los Apa­ra­tos Ideo­ló­gi­cos del Sis­te­ma pro­du­cen ideo­lo­gías con capa­ci­dad de aglu­ti­nar a dife­ren­tes sec­to­res socia­les en torno a un Blo­que hege­mó­ni­co que legi­ti­me lo exis­ten­te. Des­de la Izquier­da Aber­tza­le, debe desa­rro­llar­se una lucha ideo­ló­gi­ca con­tra-hege­mó­ni­ca o, si se quie­re decir en posi­ti­vo, afir­mar una nue­va hege­mo­nía des­de pará­me­tros ideo­ló­gi­cos alternativos.

La lucha ideo­ló­gi­ca, cobra una dimen­sión dife­ren­te, pues ter­mi­na resul­tan­do una lucha por la hege­mo­nía y la arti­cu­la­ción de dis­cur­so y pra­xis, median­te un pro­ce­so de acu­mu­la­ción de fuer­zas en torno a posi­cio­na­mien­tos, no nece­sa­ria­men­te socia­lis­tas si las con­di­cio­nes de con­fron­ta­ción ideo­ló­gi­ca no lo posi­bi­li­tan, pero indu­da­ble­men­te si en avan­ces demo­crá­ti­cos, y de dere­chos socia­les, basa­dos en las luchas exis­ten­tes y reales que desa­rro­lla el movi­mien­to popular.

Por eso, la tarea de los comu­nis­tas aber­tza­les, más allá de inter­pe­lar a la cla­se obre­ra des­de la defen­sa de sus intere­ses, y espe­rar a que sur­ja un “súbi­to” naci­mien­to de la con­cien­cia de cla­se, debe ser la de refor­zar al movi­mien­to popu­lar, dotan­do a las luchas sec­to­ria­les de las posi­cio­nes más avan­za­das que posi­bi­li­tan las con­di­cio­nes ideo­ló­gi­cas, acu­mu­lar fuer­zas en torno a dichas posi­cio­nes y, de nue­vo, gene­rar las con­di­cio­nes ideo­ló­gi­cas para avan­zar hacia un pro­fun­di­za­ción del pro­ce­so de trans­for­ma­ción social, man­te­nien­do, eso si, una pers­pec­ti­va glo­bal de todas las luchas, y un obje­ti­vo al final del camino: el socialismo.

. * Jon Mai­lua de la Hoz, miem­bro de Boltxe Kolektiboa

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.