El ejem­plo islan­dés y la con­cien­cia polí­ti­ca ante la cri­sis- Anto­nio Már­quez de Alca­lá

La revo­lu­ción polí­ti­ca islan­de­sa ocu­rri­da en los últi­mos dos años, el pro­ce­so polí­ti­co vivi­do en el país a raíz de la cri­sis, y que ha lle­va­do a la dimi­sión de un gobierno y la con­vo­ca­to­ria de una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te, ha sido lla­ma­do en algu­nos ámbi­tos “la revo­lu­ción silen­cia­da”. Y con razón. El mutis­mo mediá­ti­co en torno a los cam­bios que está vivien­do el país nór­di­co ha sido asom­bro­so, espe­cial­men­te si se lo com­pa­ra con la aten­ción reci­bi­da por las revuel­tas ára­bes.

Sólo las noti­cias rela­cio­na­das con las suce­si­vas nega­ti­vas del pue­blo islan­dés a pagar la deu­da de sus ban­cos a los acree­do­res bri­tá­ni­cos y holan­de­ses han sal­ta­do a la pri­me­ra pla­na de la pren­sa inter­na­cio­nal, con un tono de preo­cu­pa­ción y bajo acu­sa­cio­nes vela­das de irres­pon­sa­bi­li­dad. Hay que bucear mucho para poder ave­ri­guar algo más sobre todo este pro­ce­so, que actual­men­te se haya abier­to. Pero si hace­mos un bre­ve repa­so de los acon­te­ci­mien­tos nos encon­tra­mos con lo siguien­te:

La cri­sis de 2008 esta­lla en Islan­dia a par­tir de la quie­bra de los tres prin­ci­pa­les ban­cos del país, que habían esta­do endeu­dán­do­se duran­te los años pre­ce­den­tes con el Rei­no Uni­do y Holan­da. Auto­má­ti­ca­men­te son inter­ve­ni­dos y nacio­na­li­za­dos por el Esta­do. El pro­ce­so de nacio­na­li­za­ción y de las finan­zas corre para­le­lo a una movi­li­za­ción popu­lar sin pre­ce­den­tes en el país, que recla­ma refor­mas polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas para hacer fren­te al paro y la pér­di­da de dere­chos socia­les, acae­ci­da a tenor de las libe­ra­li­za­cio­nes y las acti­vi­da­des finan­cie­ras irre­gu­la­res que con­du­je­ron a la cri­sis. El gobierno en cur­so, for­ma­do por una coa­li­ción de socia­lis­tas y con­ser­va­do­res, con­vo­ca elec­cio­nes anti­ci­pa­das y dimi­te. De las nue­vas elec­cio­nes sale un nue­vo gobierno for­ma­do por la coa­li­ción entre socia­lis­tas y ver­des, y cuyas tareas prin­ci­pa­les son la de nego­ciar el pago de la deu­da con los acree­do­res e ini­ciar una inves­ti­ga­ción para depu­rar las res­pon­sa­bi­li­da­des del desas­tre finan­cie­ro. Varios ban­que­ros y eje­cu­ti­vos son dete­ni­dos, y al pre­si­den­te del prin­ci­pal ban­co del país se le adju­di­ca una orden de arres­to por par­te de la Inter­pol. En cuan­to al pago de la deu­da, el nue­vo gobierno nego­cia con los acree­do­res bri­tá­ni­cos y holan­de­ses una pro­pues­ta de pago, pero el pre­si­den­te de la repú­bli­ca islan­de­sa se nie­ga a rati­fi­car­la con su fir­ma ante la pre­sión popu­lar, lo que obli­ga a some­ter a refe­rén­dum la pro­pues­ta. Es recha­za­da por un aplas­tan­te 90% de los votan­tes, que se nie­gan a pagar por los frau­des y espe­cu­la­cio­nes de sus ban­cos, el FMI y los espe­cu­la­do­res bri­tá­ni­cos y holan­de­ses. Tras esto, el gobierno islan­dés vuel­ve a rene­go­ciar la deu­da con­si­guien­do con­di­cio­nes más ven­ta­jo­sas para Islan­dia en los tér­mi­nos del pago, pero el pre­si­den­te de la repú­bli­ca vuel­ve a negar­se a rati­fi­car el plan y los ciu­da­da­nos vuel­ven a recha­zar­lo en refe­rén­dum, ésta vez por un 60 % de los votos. Mien­tras se suce­den los refe­rén­dum, se eli­ge una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te para refun­dar el país con la redac­ción de una nue­va Cons­ti­tu­ción, dero­gan­do la ante­rior que era una copia de la anti­gua metró­po­li colo­nial, Dina­mar­ca. Los miem­bros de la Cons­ti­tu­yen­te son 31 ciu­da­da­nos sin filia­ción polí­ti­ca. Y para rema­tar la sacu­di­da anti­neo­li­be­ral, el gobierno pro­mue­ve la Ini­cia­ti­va Islan­de­sa Moder­na para Medios de Comu­ni­ca­ción, un pro­yec­to legis­la­ti­vo que pre­ten­de hacer de Islan­dia un terri­to­rio segu­ro para el perio­dis­mo de inves­ti­ga­ción, y blin­dar así los dere­chos de infor­ma­ción y liber­tad de expre­sión.

Todo ello no quie­re decir que no haya lími­tes, con­tra­dic­cio­nes y pro­ble­mas en esta pecu­liar revo­lu­ción. Las divi­sio­nes entre los gru­pos que for­man la coa­li­ción de gobierno, el con­tra­ata­que de la dere­cha, las pre­sio­nes inter­na­cio­na­les y el decli­ve del movi­mien­to popu­lar son los prin­ci­pa­les desa­fíos. Tras los dos refe­rén­dum, el recha­zo a los suce­si­vos acuer­dos de pago de la deu­da ha des­cen­di­do y es posi­ble que final­men­te algún tipo de pro­pues­ta de pago sea acep­ta­da por los islan­de­ses. Todo depen­de de la mar­cha del pro­ce­so polí­ti­co y de cómo se desa­rro­lle la nue­va Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te.

Sin embar­go, más allá del men­cio­na­do silen­cio mediá­ti­co, ¿qué lec­cio­nes polí­ti­cas pue­de dedu­cir el res­to de pobla­cio­nes euro­peas de la acti­tud mos­tra­da por la pobla­ción islan­de­sa? Por lo pron­to, podría­mos extraer algu­nas con­clu­sio­nes que soca­van deter­mi­na­das pre­con­cep­cio­nes sobre la polí­ti­ca, la eco­no­mía y la vida social que están muy enrai­za­das en el sen­tir común de las pobla­cio­nes occi­den­ta­les y, muy par­ti­cu­lar­men­te, en la pobla­ción espa­ño­la. La doxa, ese “sen­ti­do común” o con­sen­so domi­nan­te, pre­ten­de que debe­mos asu­mir los acon­te­ci­mien­tos eco­nó­mi­cos y polí­ti­cos tal cual vie­nen dados, como si se tra­ta­se de fuer­zas natu­ra­les que han esta­do siem­pre ahí fue­ra y de las cua­les sólo los “exper­tos”, gene­ral­men­te los mayo­res bene­fi­cia­rios de esas fuer­zas, son los indi­ca­dos para hacer reco­men­da­cio­nes. La acti­tud polí­ti­ca con­se­cuen­te con este “sen­ti­do común” es obvia: pasi­vi­dad, fata­lis­mo, refu­gio en la iden­ti­dad indi­vi­dual, cinis­mo ante la polí­ti­ca, bús­que­da de chi­vos expia­to­rios y sumi­sión ante quie­nes ejer­cen el poder, muy espe­cial­men­te el poder eco­nó­mi­co. Pro­ba­ble­men­te es por ello que los gran­des con­glo­me­ra­dos mediá­ti­cos se cui­dan bas­tan­te de mos­trar un ejem­plo de la acti­tud con­tra­ria, sur­gi­do pre­ci­sa­men­te en el terri­to­rio don­de se supo­ne que jamás debe­ría apa­re­cer: Euro­pa occi­den­tal. Pero quie­nes no for­ma­mos par­te de gran­des gru­pos empre­sa­ria­les, mediá­ti­cos o finan­cie­ros, pode­mos hacer algu­nas valo­ra­cio­nes al res­pec­to:

En pri­mer lugar, el ejem­plo de la expe­rien­cia islan­de­sa nos pone en guar­dia con­tra esa espe­cie de depre­sión colec­ti­va por “inde­fen­sión apren­di­da”, por para­fra­sear a Selig­man, que pade­cen las pobla­cio­nes euro­peas, y par­ti­cu­lar­men­te la espa­ño­la. Duran­te déca­das se nos ha esta­do some­tien­do a una tera­pia comu­ni­ca­ti­va que ha gra­ba­do a fue­go en nues­tras con­cien­cias la idea según la cual cual­quier res­pues­ta polí­ti­ca ante las agre­sio­nes con­tra nues­tros dere­chos socia­les, o ante las situa­cio­nes de injus­ti­cia, no sir­ve para nada o pue­de ser inclu­so peli­gro­sa. Eso nos colo­ca en una situa­ción de sumi­sión y pasi­vi­dad per­ma­nen­te que bus­ca en la satis­fac­ción de los deseos indi­vi­dua­les y en el “sál­ve­se quien pue­da, pero yo el pri­me­ro”, la palan­ca que haga cesar el males­tar. Evi­den­te­men­te se tra­ta de un círcu­lo vicio­so, pues nin­gu­na res­pues­ta indi­vi­dual es jamás capaz de ofre­cer una alter­na­ti­va y la fal­ta de alter­na­ti­vas con­du­cen a res­pues­tas indi­vi­dua­les, pero es pre­ci­sa­men­te ese indi­vi­dua­lis­mo de los de aba­jo lo que bus­can los pri­vi­le­gia­dos. El pue­blo islan­dés ha deci­di­do no creer­se más esta mito­lo­gía, mos­tran­do al res­to del mun­do occi­den­tal que la acep­ta­ción pasi­va de los dic­ta­dos de los mer­ca­dos no es la ley de la gra­vi­ta­ción uni­ver­sal. Se pue­de com­ba­tir.

En segun­do lugar, hay otro mito que es un clá­si­co en algu­nos círcu­los de la izquier­da, pero que tam­bién for­ma par­te de ese “sen­ti­do común” gene­ral. Y es una varian­te de la vie­ja idea del “cuan­to peor, mejor”. Siguien­do esta línea de argu­men­ta­ción, revo­lu­cio­nes y cam­bios polí­ti­cos drás­ti­cos como los ocu­rri­dos en Túnez y Egip­to no son posi­bles ni desea­bles en paí­ses “desa­rro­lla­dos” como los euro­peos. Sólo cuan­do las con­di­cio­nes de vida son real­men­te pési­mas, las pobla­cio­nes salen del letar­go y comien­zan a recla­mar dere­chos. Por lo tan­to, la úni­ca vía para resol­ver los pro­ble­mas socia­les en un con­tex­to “desa­rro­lla­do” es, de nue­vo, la bús­que­da del éxi­to indi­vi­dual, no la acción polí­ti­ca, por­que, en defi­ni­ti­va, “ésto no es el ter­cer mun­do”. Éste tipo de pen­sa­mien­to, ade­más del pro­fun­do racis­mo vela­do que con­tie­ne, es com­ple­ta­men­te falaz. Los pro­ce­sos de movi­li­za­ción colec­ti­va no se acti­van cuan­do las con­di­cio­nes socia­les son mate­rial­men­te inso­por­ta­bles, sino que son fenó­me­nos com­ple­jos que obe­de­cen a muchas cau­sas, y una de ellas es la depri­va­ción rela­ti­va; la per­cep­ción por par­te del suje­to, en este caso la ciu­da­da­nía, de que aque­llo que le corres­pon­de por dere­cho es mayor de lo que real­men­te está obte­nien­do en una situa­ción dada, con inde­pen­den­cia de la cuan­ti­fi­ca­ción obje­ti­va de qué es lo que real­men­te se tie­ne. La pobla­ción islan­de­sa, de nue­vo, ha pues­to esta cues­tión sobre la mesa: un país “desa­rro­lla­do”, eco­nó­mi­ca­men­te esta­ble has­ta hace muy poco tiem­po, con cuo­tas paro y pobre­za casi nulas, y con un alto nivel tec­no­ló­gi­co y edu­ca­ti­vo, ha hecho sal­tar por los aires su sis­te­ma polí­ti­co y se ha enfren­ta­do a ban­que­ros, orga­nis­mos inter­na­cio­na­les y poten­cias extran­je­ras en cuan­to ha per­ci­bi­do que esta­ba sien­do some­ti­do a un tra­to injus­to.

En ter­cer lugar, el pue­blo islan­dés nos recuer­da que en polí­ti­ca no exis­ten fór­mu­las uni­ver­sa­les para rea­li­zar cam­bios soca­les y sacar ade­lan­te pro­yec­tos colec­ti­vos. Como siem­pre, en cada con­tex­to con­cre­to, las posi­bles vías de acción son unas u otras, pero nun­ca rece­tas polí­ti­cas. La fór­mu­la islan­de­sa para afron­tar la cri­sis se ha basa­do en una movi­li­za­ción ciu­da­da­na que ha uti­li­za­do un reper­to­rio de acción colec­ti­va pací­fi­co y “ciu­da­da­nis­ta”, en un país con una abso­lu­ta fal­ta de tra­di­ción revo­lu­cio­na­ria o de movi­li­za­ción social. Qui­zá por ello, los islan­de­ses han pre­fe­ri­do seguir su pro­pio cri­te­rio que con­sul­tar manua­les, con­se­guien­do así impor­tan­tes éxi­tos y demos­tran­do que el camino se hace al andar.

En cuar­to lugar, quie­nes argu­men­tan que el recur­so al Esta­do es cosa del pasa­do y que los mer­ca­dos son fata­li­da­des que no pue­den tocar­se, so pena de gra­ves con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas para la pobla­ción, se han debi­do encon­trar en Islan­dia con un pro­ble­ma teó­ri­co difí­cil de resol­ver. Un Esta­do capi­ta­lis­ta euro­peo y “desa­rro­lla­do”, cedien­do a la pre­sión popu­lar, ha nacio­na­li­za­do la ban­ca del país, ponién­do­la al ser­vi­cio del pro­pio Esta­do y de la ciu­da­da­nía. Ade­más, ha actua­do tibia­men­te fren­te a los mani­fes­tan­tes, y de mane­ra con­tun­den­te y expe­di­ti­va con­tra los delin­cuen­tes finan­cie­ros y, empu­ja­do por el movi­mien­to social, ha ini­cia­do un pro­ce­so de refun­da­ción esta­tal. Ello prue­ba que, aún en el siglo XXI, el Esta­do y las ins­ti­tu­cio­nes públi­cas con­ti­núan sien­do impor­tan­tes y son, en últi­ma ins­tan­cia, el resor­te nece­sa­rio para ase­gu­rar la esta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca, el repar­to equi­ta­ti­vo de la rique­za, y enfren­tar­se de mane­ra efi­caz y dura­de­ra con quie­nes se lucran a cos­ta del res­to.

Y por últi­mo, pode­mos tam­bién extraer una impor­tan­te lec­ción de la dife­ren­cia con la que el pue­blo islan­dés ha afron­ta­do, en tér­mi­nos de cla­se, la situa­ción de cri­sis finan­cie­ra con res­pec­to a otras pobla­cio­nes euro­peas: ante la pri­va­ti­za­ción de los bene­fi­cios y la socia­li­za­ción de las pér­di­das, Islan­dia ha enca­ra­do el pro­ble­ma optan­do por el escar­nio y la per­se­cu­ción de los cul­pa­bles, en lugar de la cri­mi­na­li­za­ción de los migran­tes como chi­vos expia­to­rios. Se dirá que ésto es por­que el por­cen­ta­je de inmi­gra­ción en Islan­dia es mucho menor que en otras zonas euro­peas. Qui­zá. Pero en cual­quier caso los islan­de­ses han demos­tra­do tener muy cla­ro que las “cla­ses peli­gro­sas” no son las que vie­nen de fue­ra para tra­ba­jar en la indus­tria, sino las que, hablan­do su mis­ma len­gua y com­par­tien­do nacio­na­li­dad, saquean y ven­den los recur­sos de toda la ciu­da­da­nía.

Lo que nos vie­ne a mos­trar la expe­rien­cia islan­de­sa es que sí se pue­de. Que las deci­sio­nes eco­nó­mi­cas son, en reali­dad, deci­sio­nes polí­ti­cas, no fases en el movi­mien­to eterno del meca­nis­mo de un reloj, y que corres­pon­de al con­jun­to de ciu­da­da­nos, y no sólo a una par­te de ellos, el tomar­las. Nos mues­tra tam­bién que exis­ten más opcio­nes que los tri­lla­dos cami­nos de la acep­ta­ción pasi­va de las reco­men­da­cio­nes de los “exper­tos”, que siem­pre son las mis­mas, siem­pre fra­ca­san y con­du­cen al desas­tre. Nos ense­ña, en defi­ni­ti­va, que la injus­ti­ca sólo es inevi­ta­ble si nos cree­mos que lo es, y que la gene­ro­si­dad con el débil y la valen­tía fren­te al pode­ro­so mere­cen la pena… y has­ta son ren­ta­bles.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *