El ata­que inter­na­cio­nal con­tra la fuer­za labo­ral- Noam Chomsky

En la mayor par­te del mun­do, el pri­me­ro de mayo es una fecha feria­da de los tra­ba­ja­do­res inter­na­cio­na­les, liga­da a la amar­ga lucha de los tra­ba­ja­do­res esta­du­ni­den­ses en el siglo XIX en deman­da de una jor­na­da labo­ral de ocho horas. El pri­me­ro de mayo pasa­do lle­va a una refle­xión som­bría.

Hace una déca­da, una pala­bra útil fue acu­ña­da en honor del Día del Tra­ba­jo por los acti­vis­tas labo­ra­les ita­lia­nos: “pre­ca­rie­dad”. Se refe­ría, al prin­ci­pio, a la cada vez más pre­ca­ria exis­ten­cia de la gen­te tra­ba­ja­do­ra “en los már­ge­nes” ‑muje­res, jóve­nes, inmi­gran­tes. Lue­go se exten­dió para apli­car­se al cre­cien­te “pre­ca­ria­do” en el núcleo de la fuer­za labo­ral, el “pro­le­ta­ria­do pre­ca­rio” que pade­cía los pro­gra­mas de desin­di­ca­li­za­ción, fle­xi­bi­li­za­ción y des­re­gu­la­ción que son par­te del ata­que con­tra la fuer­za labo­ral en todo el mun­do.

Para ese enton­ces, inclu­so en Euro­pa había preo­cu­pa­ción cre­cien­te acer­ca de lo que el his­to­ria­dor labo­ral Ronal­do Munck, citan­do a Ulrich Beck, lla­ma la “bra­si­li­ni­za­ción de Occi­den­te” (…) “la pro­li­fe­ra­ción del empleo tem­po­ral e inse­gu­ro, la dis­con­ti­nui­dad y for­ma­li­dad rela­ja­da en las socie­da­des occi­den­ta­li­za­das que has­ta enton­ces han sido bas­tio­nes del empleo com­ple­to”.

La gue­rra del Esta­do y las cor­po­ra­cio­nes con­tra los sin­di­ca­tos se ha exten­di­do recien­te­men­te al sec­tor públi­co, con legis­la­ción para prohi­bir las nego­cia­cio­nes colec­ti­vas y otros dere­chos ele­men­ta­les. Inclu­so en Mas­sa­chu­setts, favo­ra­ble a los tra­ba­ja­do­res, la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes votó, jus­to antes del pri­me­ro de mayo, por res­trin­gir mar­ca­da­men­te los dere­chos de los ofi­cia­les poli­cia­cos, maes­tros y otros emplea­dos muni­ci­pa­les en cuan­to a nego­ciar sobre la aten­ción a la salud ‑asun­tos cru­cia­les en Esta­dos Uni­dos, con su sis­te­ma pri­va­ti­za­do dis­fun­cio­nal y alta­men­te inefi­cien­te de cui­da­do a la salud.

El res­to del mun­do pue­de aso­ciar el pri­me­ro de mayo con la lucha de los tra­ba­ja­do­res esta­du­ni­den­ses por sus dere­chos bási­cos, pero en Esta­dos Uni­dos esa soli­da­ri­dad está supri­mi­da en favor de un día feria­do jin­goís­ta. El día pri­me­ro de mayo es el “Día de la Leal­tad”, así desig­na­do por el Con­gre­so en 1958 para la “reafir­ma­ción de la leal­tad a Esta­dos Uni­dos y por el reco­no­ci­mien­to del lega­do de liber­tad ame­ri­ca­na”.

El pre­si­den­te Eisenho­wer pro­cla­mó, ade­más, que el Día de la Leal­tad es tam­bién el Día de la Ley, reafir­ma­do anual­men­te con el iza­mien­to de la ban­de­ra y la dedi­ca­ción a la “Jus­ti­cia para Todos”, “Fun­da­cio­nes de Liber­tad” y “Lucha por la Jus­ti­cia”.

El calen­da­rio de Esta­dos Uni­dos tie­ne el Día del Tra­ba­jo, en sep­tiem­bre, en cele­bra­ción del retorno al tra­ba­jo des­pués de unas vaca­cio­nes que son más bre­ves que en otros paí­ses indus­tria­li­za­dos.

La fero­ci­dad del ata­que con­tra las fuer­zas labo­ra­les por las cla­ses de nego­cios de Esta­dos Uni­dos está ilus­tra­da por el hecho de que Washing­ton, duran­te 60 años, se ha abs­te­ni­do de rati­fi­car el prin­ci­pio cen­tral de la ley labo­ral inter­na­cio­nal, que garan­ti­za la liber­tad de aso­cia­ción. El ana­lis­ta legal Ste­ve Char­no­vitz lo lla­ma “el tra­ta­do into­ca­ble en la polí­ti­ca esta­du­ni­den­se” y obser­va que nun­ca ha habi­do un deba­te sobre este asun­to.

La indi­fe­ren­cia de Washing­ton res­pec­to de algu­nas con­ven­cio­nes apo­ya­das por la Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (ILO, en sus siglas en inglés) con­tras­ta mar­ca­da­men­te con su dedi­ca­ción a hacer res­pe­tar los dere­chos de pre­cios mono­pó­li­cos de las cor­po­ra­cio­nes, ocul­tos bajo el man­to de “libre comer­cio” en uno de los orwe­llis­mos con­tem­po­rá­neos.

En 2004, la ILO infor­mó que “inse­gu­ri­da­des eco­nó­mi­cas y socia­les se mul­ti­pli­can con la glo­ba­li­za­ción y las polí­ti­cas aso­cia­das con ella, a medi­da que el sis­te­ma glo­bal eco­nó­mi­co se ha tor­na­do más ines­ta­ble y los tra­ba­ja­do­res sopor­tan cada vez más la car­ga, por ejem­plo, median­te refor­mas a las pen­sio­nes y a la aten­ción de la salud”.

Este era lo que los eco­no­mis­tas lla­man el perio­do de la Gran Mode­ra­ción, pro­cla­ma­do como “una de las gran­des trans­for­ma­cio­nes de la his­to­ria moder­na”, enca­be­za­da por Esta­dos Uni­dos y basa­da en la “libe­ra­ción de los mer­ca­dos” y par­ti­cu­lar­men­te en la “des­re­gu­la­ción de los mer­ca­dos finan­cie­ros”.

Este elo­gio al esti­lo esta­du­ni­den­se de mer­ca­dos libres fue pro­nun­cia­do por el edi­tor del Wall Street Jour­nal, Gerard Baker, en enero de 2007, ape­nas meses antes de que el sis­te­ma se des­plo­ma­ra ‑y con él el edi­fi­cio ente­ro de la teo­lo­gía eco­nó­mi­ca sobre el que esta­ba basa­do- lle­van­do a la eco­no­mía mun­dial al bor­de del desas­tre.

El des­plo­me dejó a Esta­dos Uni­dos con nive­les de des­em­pleo real com­pa­ra­bles con los de la Gran Depre­sión, y en muchas for­mas peo­res, por­que bajo las polí­ti­cas actua­les de los amos esos empleos no regre­sa­rán, como lo hicie­ron median­te estí­mu­los guber­na­men­ta­les masi­vos duran­te la Segun­da Gue­rra Mun­dial y en las déca­das siguien­tes de la “era dora­da” del capi­ta­lis­mo esta­tal.

Duran­te la Gran Mode­ra­ción, los tra­ba­ja­do­res esta­du­ni­den­ses se habían acos­tum­bra­do a una exis­ten­cia pre­ca­ria. El incre­men­to en el pre­ca­ria­do esta­du­ni­den­se fue orgu­llo­sa­men­te pro­cla­ma­do como un fac­tor pri­ma­rio en la Gran Mode­ra­ción que pro­du­jo un cre­ci­mien­to más len­to, estan­ca­mien­to vir­tual del ingre­so real para la mayo­ría de la pobla­ción y rique­za más allá de los sue­ños de la ava­ri­cia para un sec­tor dimi­nu­to, una frac­ción de uno por cien­to, en su mayor par­te de direc­to­res eje­cu­ti­vos, geren­tes de fon­dos de cober­tu­ra y otros en esa cate­go­ría.

El sacer­do­te supre­mo de esta mag­ní­fi­ca eco­no­mía fue Alan Greens­pan, des­cri­to en la pren­sa empre­sa­rial como “san­to” por su bri­llan­te con­duc­ción. Enor­gu­lle­cién­do­se de sus logros, tes­ti­fi­có ante el Con­gre­so que depen­dían en par­te de “una mode­ra­ción atí­pi­ca en los aumen­tos de com­pen­sa­cio­nes (que) pare­ce ser prin­ci­pal­men­te una con­se­cuen­cia de una mayor inse­gu­ri­dad de los tra­ba­ja­do­res”.

El desas­tre de la Gran Mode­ra­ción fue res­ca­ta­do por esfuer­zos heroi­cos del gobierno para recom­pen­sar a los auto­res del mis­mo. Neil Barosky, al renun­ciar el 30 de mar­zo como ins­pec­tor gene­ral del pro­gra­ma de res­ca­te, escri­bió un reve­la­dor artícu­lo en la sec­ción de Op-Ed del New York Times acer­ca de cómo fun­cio­na­ba el res­ca­te.

En teo­ría, el acto legis­la­ti­vo que auto­ri­zó el res­ca­te fue una gan­ga: las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras serían sal­va­das por los con­tri­bu­yen­tes, y las víc­ti­mas de sus malos actos serían com­pen­sa­das en cier­ta for­ma por medi­das que pro­te­ge­rían los valo­res de los hoga­res y pre­ser­va­rían la pro­pie­dad de las mis­mas. Par­te de la gan­ga fue cum­pli­da: las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras fue­ron recom­pen­sa­das con enor­me gene­ro­si­dad por haber cau­sa­do la cri­sis eco­nó­mi­ca, y per­do­na­das por crí­me­nes des­ca­ra­dos. Pero el res­to del pro­gra­ma se vino a pique.

Cono escri­be Barofsky: “las eje­cu­cio­nes hipo­te­ca­rias siguen aumen­tan­do, con entre 8 millo­nes y 13 millo­nes de jui­cios pre­vis­tos duran­te la exis­ten­cia del pro­gra­ma” en tan­to que “los mayo­res ban­cos son 20 por cien­to más gran­des de lo que eran antes de la cri­sis y con­tro­lan una par­te mayor de nues­tra eco­no­mía que nun­ca antes. Asu­men, razo­na­ble­men­te, que el gobierno los res­ca­ta­rá nue­va­men­te, de ser nece­sa­rio. De hecho, las agen­cias de cla­si­fi­ca­ción de cré­di­to incor­po­ran res­ca­tes futu­ros del gobierno en sus eva­lua­cio­nes de los ban­cos más gran­des, exa­ge­ran­do las dis­tor­sio­nes del mer­ca­do que les pro­por­cio­nan una ven­ta­ja injus­ta sobre ins­ti­tu­cio­nes más peque­ñas, que con­ti­núan luchan­do por sobre­vi­vir”.

En pocas pala­bras, el pro­gra­ma del pre­si­den­te Oba­ma fue “un rega­lo para los eje­cu­ti­vos de Wall Street” y un gol­pe al ple­xus solar para sus inde­fen­sas víc­ti­mas.

El resul­ta­do debe sor­pren­der sólo a aque­llos que insis­ten con inge­nui­dad inal­te­ra­ble en el dise­ño e imple­men­ta­ción de la polí­ti­ca, par­ti­cu­lar­men­te cuan­do el poder eco­nó­mi­co está alta­men­te con­cen­tra­do y el capi­ta­lis­mo de Esta­do ha entra­do en una eta­pa nue­va de “des­truc­ción crea­ti­va”, para pedir pres­ta­da la famo­sa fra­se de Joseph Schum­pe­ter, pero con un giro: crea­ti­va en cuan­to a for­mas de enri­que­cer y dar más poder a los ricos y pode­ro­sos, mien­tras que el res­to que­da libre para sobre­vi­vir como pue­da, mien­tras cele­bra el Día de la Leal­tad y de la Ley.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *