Detie­nen en EEUU al direc­tor del FMI por supues­ta agre­sión sexual a una cama­re­ra

El director del FMI, el francés Dominique Strauss-Khan
El direc­tor del FMI, el fran­cés Domi­ni­que Strauss-Khan

El direc­tor gene­ral del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI), Domi­ni­que Strauss-Kahn, ha sido dete­ni­do en un aero­puer­to de Nue­va York para res­pon­der a una denun­cia pre­sen­ta­da con­tra él por abu­sos sexua­les, según se ha infor­ma­do ofi­cial­men­te. El vete­rano polí­ti­co fue obli­ga­do por ins­pec­to­res de poli­cía a salir de un avión con des­tino a París minu­tos antes de su des­pe­gue.

Strauss-Kahn se encon­tra­ba ya sen­ta­do en la cabi­na de pri­me­ra cla­se de un Air Fran­ce vue­lo cuan­do varios poli­cías irrum­pie­ron en la nave, esta­cio­na­da en el aero­puer­to John F. Ken­nedy de Nue­va York, y le comu­ni­ca­ron que debía acom­pa­ñar­les para con­tes­tar a unas pre­gun­tas, según las fuen­tes.

El máxi­mo diri­gen­te del FMI había sido acu­sa­do horas antes por una cama­re­ra del hotel Sofi­tel, situa­do en la calle 44 del Oes­te de Manhat­tan, de haber­la some­ti­do a diver­sas agre­sio­nes sexua­les gra­ves en la habi­ta­ción en la que Strauss-Kahn esta­ba alo­ja­do.

El caso está actual­men­te bajo inves­ti­ga­ción por la uni­dad de Víc­ti­mas Espe­cia­les de la poli­cía de Nue­va York. Al pare­cer, el dete­ni­do se encon­tra­ba solo en el momen­to del arres­to y había aban­do­na­do el hotel, muy fre­cuen­ta­do por la cla­se polí­ti­ca fran­ce­sa, con des­tino al aero­puer­to jus­to des­pués de come­ti­dos los hechos que denun­cia la cama­re­ra.

Strauss-Kahn ya se había vis­to en medio de un escán­da­lo de carác­ter sexual en 2008, cuan­do el FMI abrió una inves­ti­ga­ción inter­na sobre sus rela­cio­nes sen­ti­men­ta­les con la direc­ti­va de uno de los depar­ta­men­tos de la orga­ni­za­ción. El direc­tor gene­ral, que esta­ba enton­ces y sigue actual­men­te casa­do con la perio­dis­ta de tele­vi­sión Anne Sin­clair, con­si­guió salir sin car­gos de esa inves­ti­ga­ción tras pedir dis­cul­pas por su com­por­ta­mien­to.

En la actua­li­dad, Strauss-Kahn esta­ba ya más orien­ta­do en su futu­ro como polí­ti­co fran­cés que en su actual car­go inter­na­cio­nal. Den­tro de su país esta­ba con­si­de­ra­do como el prin­ci­pal aspi­ran­te del Par­ti­do Socia­lis­ta en la lucha por la pre­si­den­cia en 2012. De hecho, había ya empe­za­do una cam­pa­ña de denun­cia sobre el supues­ta­men­te excén­tri­co esti­lo de vida del pre­si­den­te Nico­las Sar­kozy. Strauss-Kahn, que había sido ante­rior­men­te minis­tro de Finan­zas en el gobierno de Lio­nel Jos­pin, fue derro­ta­do en 2008 por Sego­lè­ne Royal en las pri­ma­rias socia­lis­tas.

Su paso pos­te­rior al FMI fue inter­pre­ta­do como una opor­tu­ni­dad de ganar talla inter­na­cio­nal y pres­ti­gio den­tro de Fran­cia, como jefe de una de las ins­ti­tu­cio­nes inter­na­cio­na­les, con sede en Washing­ton, que más pro­ta­go­nis­mo tie­ne en el mane­jo de la eco­no­mía mun­dial. Esa influen­cia habría cre­ci­do en los últi­mos años como con­se­cuen­cia de la impli­ca­ción del FMI en las solu­cio­nes a la cri­sis eco­nó­mi­ca que ha afec­ta­do a varios paí­ses.

Se des­co­no­cen aún las con­se­cuen­cias que esta deten­ción pue­de tener en el futu­ro de Strauss-Khan, pero lle­ga en un momen­to deli­ca­do para el FMI, inmer­so en una rees­truc­tu­ra­ción inter­na, y muy cer­ca ya de la cam­pa­ña elec­to­ral fran­ce­sa. Strauss-Khan tenía pre­vis­to reu­nir­se esta sema­na con la can­ci­ller ale­ma­na, Ange­la Mer­kel, y par­ti­ci­par en otros actos rela­ti­vos a su car­go actual y sus aspi­ra­cio­nes futu­ras.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *