Detie­nen en EEUU al direc­tor del FMI por supues­ta agre­sión sexual a una camarera

El director del FMI, el francés Dominique Strauss-Khan
El direc­tor del FMI, el fran­cés Domi­ni­que Strauss-Khan

El direc­tor gene­ral del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI), Domi­ni­que Strauss-Kahn, ha sido dete­ni­do en un aero­puer­to de Nue­va York para res­pon­der a una denun­cia pre­sen­ta­da con­tra él por abu­sos sexua­les, según se ha infor­ma­do ofi­cial­men­te. El vete­rano polí­ti­co fue obli­ga­do por ins­pec­to­res de poli­cía a salir de un avión con des­tino a París minu­tos antes de su despegue.

Strauss-Kahn se encon­tra­ba ya sen­ta­do en la cabi­na de pri­me­ra cla­se de un Air Fran­ce vue­lo cuan­do varios poli­cías irrum­pie­ron en la nave, esta­cio­na­da en el aero­puer­to John F. Ken­nedy de Nue­va York, y le comu­ni­ca­ron que debía acom­pa­ñar­les para con­tes­tar a unas pre­gun­tas, según las fuentes.

El máxi­mo diri­gen­te del FMI había sido acu­sa­do horas antes por una cama­re­ra del hotel Sofi­tel, situa­do en la calle 44 del Oes­te de Manhat­tan, de haber­la some­ti­do a diver­sas agre­sio­nes sexua­les gra­ves en la habi­ta­ción en la que Strauss-Kahn esta­ba alojado.

El caso está actual­men­te bajo inves­ti­ga­ción por la uni­dad de Víc­ti­mas Espe­cia­les de la poli­cía de Nue­va York. Al pare­cer, el dete­ni­do se encon­tra­ba solo en el momen­to del arres­to y había aban­do­na­do el hotel, muy fre­cuen­ta­do por la cla­se polí­ti­ca fran­ce­sa, con des­tino al aero­puer­to jus­to des­pués de come­ti­dos los hechos que denun­cia la camarera.

Strauss-Kahn ya se había vis­to en medio de un escán­da­lo de carác­ter sexual en 2008, cuan­do el FMI abrió una inves­ti­ga­ción inter­na sobre sus rela­cio­nes sen­ti­men­ta­les con la direc­ti­va de uno de los depar­ta­men­tos de la orga­ni­za­ción. El direc­tor gene­ral, que esta­ba enton­ces y sigue actual­men­te casa­do con la perio­dis­ta de tele­vi­sión Anne Sin­clair, con­si­guió salir sin car­gos de esa inves­ti­ga­ción tras pedir dis­cul­pas por su comportamiento.

En la actua­li­dad, Strauss-Kahn esta­ba ya más orien­ta­do en su futu­ro como polí­ti­co fran­cés que en su actual car­go inter­na­cio­nal. Den­tro de su país esta­ba con­si­de­ra­do como el prin­ci­pal aspi­ran­te del Par­ti­do Socia­lis­ta en la lucha por la pre­si­den­cia en 2012. De hecho, había ya empe­za­do una cam­pa­ña de denun­cia sobre el supues­ta­men­te excén­tri­co esti­lo de vida del pre­si­den­te Nico­las Sar­kozy. Strauss-Kahn, que había sido ante­rior­men­te minis­tro de Finan­zas en el gobierno de Lio­nel Jos­pin, fue derro­ta­do en 2008 por Sego­lè­ne Royal en las pri­ma­rias socialistas.

Su paso pos­te­rior al FMI fue inter­pre­ta­do como una opor­tu­ni­dad de ganar talla inter­na­cio­nal y pres­ti­gio den­tro de Fran­cia, como jefe de una de las ins­ti­tu­cio­nes inter­na­cio­na­les, con sede en Washing­ton, que más pro­ta­go­nis­mo tie­ne en el mane­jo de la eco­no­mía mun­dial. Esa influen­cia habría cre­ci­do en los últi­mos años como con­se­cuen­cia de la impli­ca­ción del FMI en las solu­cio­nes a la cri­sis eco­nó­mi­ca que ha afec­ta­do a varios países.

Se des­co­no­cen aún las con­se­cuen­cias que esta deten­ción pue­de tener en el futu­ro de Strauss-Khan, pero lle­ga en un momen­to deli­ca­do para el FMI, inmer­so en una rees­truc­tu­ra­ción inter­na, y muy cer­ca ya de la cam­pa­ña elec­to­ral fran­ce­sa. Strauss-Khan tenía pre­vis­to reu­nir­se esta sema­na con la can­ci­ller ale­ma­na, Ange­la Mer­kel, y par­ti­ci­par en otros actos rela­ti­vos a su car­go actual y sus aspi­ra­cio­nes futuras.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.