Revo­lu­ción e inte­lec­tua­li­dad- Raúl Bra­cho

Decía Marx que los filó­so­fos tra­tan de “inter­pre­tar” la socie­dad, cuan­do de lo que se tra­ta es de cam­biar­la, ¿esto apli­ca a los inte­lec­tua­les de izquier­da?

Raúl Bra­cho.

Una visión meca­ni­cis­ta del hom­bre fue aque­lla que divi­dió a los inte­lec­tua­les sepa­rán­do­los de la cla­se tra­ba­ja­do­ra por el sim­ple hecho de tra­ba­jar solo con el “inte­lec­to” y no con sus múscu­los. En una visión orga­ni­cis­ta debe­mos abor­dar el tra­ba­jo inte­lec­tual como una mas de las par­tes que con­for­man el todo, que no es otro que la mis­ma socie­dad y acep­tar que todo tra­ba­jo manual gene­ra una com­pren­sión inte­lec­tual y vice­ver­sa: que el tra­ba­jo inte­lec­tual, es decir el pen­sa­mien­to colec­ti­vo, de algu­na mane­ra deter­mi­na en algu­na medi­da el desa­rro­llo de la his­to­ria; de for­ma tal que no se pue­de sepa­rar a la ”inte­lec­tua­li­dad” como a “ese sec­tor de opi­na­do­res de cafe­tín” que pre­ten­den cri­ti­car des­de “afue­ra” a las fuer­zas que están pro­mo­vien­do los cam­bios.

En la moder­ni­dad del siglo XXI, en don­de los medios alter­na­ti­vos ofre­cen una capa­ci­dad extra­or­di­na­ria de comu­ni­ca­ción, de difu­sión de ideas y de expre­sión indi­vi­dual y colec­ti­vo a tra­vés de la red glo­bal de Inter­net, se visi­bi­li­za de for­ma con­tun­den­te el pen­sa­mien­to de todas y todos, estas visio­nes se retrans­mi­ten a un uni­ver­so de recep­to­res por medios velo­ces y glo­ba­les como men­sa­jes por las innu­me­ra­bles redes exis­ten­te. Los blog agru­pan de for­ma natu­ral a toda la pobla­ción y se con­vier­te la comu­ni­ca­ción infor­mal en un terri­to­rio que logra afec­tar el pen­sa­mien­to colec­ti­vo. Al unir esta for­ma de comu­ni­ca­ción al pro­ce­so his­tó­ri­co de nues­tra socie­dad en cri­sis, no se pue­de dejar de tomar en cuen­ta que las fuer­zas en pug­na se enfren­tan igual­men­te en este terreno, que hay expre­sio­nes regre­si­vas y expre­sio­nes revo­lu­cio­na­rias, así como de for­ma muy sola­pa­da una terri­ble fuer­za que se infil­tra en estas redes con la inten­ción de des­in­for­mar, con­fun­dir y mani­pu­lar estas expre­sio­nes en ser­vi­cio del pre­do­mi­nio impe­rial, en los paí­ses en don­de hay cri­sis polí­ti­cas hay labo­ra­to­rios que ope­ran para des­vir­tuar la fuer­za trans­for­ma­do­ra que deben de gene­rar for­mas de comu­ni­ca­ción tan sor­pren­den­tes como las actua­les.

El ver­da­de­ro tra­ba­jo inte­lec­tual, debe com­pren­der­se des­de la par­ti­ci­pa­ción en la vida social, los colec­ti­vos o per­so­nas que opi­nan o cri­ti­can, no ten­drán sen­ti­do si sus “ideas” no están conec­ta­das con la reali­dad de cual­quier for­ma, los medios alter­na­ti­vos deben pre­ser­var la capa­ci­dad de ser la voz de los pue­blos en su lucha por la nue­va socie­dad, mas huma­na y soli­da­ria, sin cabi­da a la explo­ta­ción del rico sobre el pobre, sin el domi­nio de un país pode­ro­so sobre los paí­ses débi­les, el mun­do nue­vo y socia­lis­ta. No se pue­de per­der, des­de los “inte­lec­tua­les de izquier­da” la visión de la impor­tan­cia de los obje­ti­vos que social­men­te se bus­can en la lucha por la libe­ra­ción, de la lucha polí­ti­ca mun­dial en la que hay un enemi­go pode­ro­so, el impe­ria­lis­mo.

Las recien­tes expe­rien­cias sus­ci­ta­das en el medio orien­te y Áfri­ca deben aler­tar­nos. El poder impe­rial ha apren­di­do a mane­jar la opi­nión publi­ca, ha logra­do que se con­fun­da mucha gen­te y ter­mi­ne defen­dien­do lo que ha ellos les con­vie­ne, gene­ran matri­ces de opi­nión para des­es­ta­bi­li­zar a nues­tros lide­res y a nues­tros pro­ce­sos, gene­ran con­flic­tos maqui­lla­dos para que se dude, para que nos con­fun­da­mos y debi­li­te­mos. Mas allá del dere­cho a la cri­ti­ca, que debe siem­pre enmar­car­se en la cri­ti­ca cons­truc­ti­va, se debe man­te­ner cla­ro el obje­to final de la lucha: derro­tar a una for­ma de vida inhu­ma­na, explo­ta­do­ra y cruel que des­tro­za a nues­tra huma­ni­dad y a nues­tro pla­ne­ta.

El pue­blo es el gran pro­ta­go­nis­ta de los cam­bios, su pen­sa­mien­to debe ser la fuer­za que resis­ta y logre ven­cer un impe­rio muy dies­tro en el enga­ño y la mani­pu­la­ción, la socie­dad de con­su­mo exis­te afue­ra y den­tro de los seres que con­for­man la socie­dad, por tan­to el dia­lo­go y la expre­sión comu­ni­ta­ria debe apun­tar a la libe­ra­ción exte­rior e inte­rior de la espe­cie huma­na.

No tie­ne cabi­da una cor­te de “ana­lis­tas” e “inter­pre­ta­do­res” como si fue­se la gran cor­te celes­tial que deter­mi­ne lo bueno y lo malo, no es ese el tra­ba­jo comu­ni­ca­cio­nal, es el gene­rar polí­ti­ca, acción en lo social, con­cien­cia en las cla­ses domi­na­das, des­per­tar la rebe­lión ante un mode­lo per­ver­so que nos ame­na­za con la extin­ción.

La gran bata­lla de las ideas debe abrir las puer­tas a la con­cien­cia pla­ne­ta­ria, a la unión de la huma­ni­dad que lucha por un nue­vo orden mun­dial de liber­tad y jus­ti­cia, de igual­dad y soli­da­ri­dad.

Ven­ce­re­mos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *