63 años des­pués, por la revo­lu­ción demo­crá­ti­ca en Palestina/​Israel – Richar Weynd­ling

El tor­be­llino de revo­lu­ción, repre­sión y gue­rra que ha pasa­do por el Magreb y el Orien­te Medio en los últi­mos meses ha sido refle­ja­do en medios occi­den­ta­les con la acos­tum­bra­da mez­cla de ses­go y etno­cen­tris­mo.

Olea­das de noti­cias mal infor­ma­das sobre los com­ple­jos acon­te­ci­mien­tos en Libia y Siria (los dos úni­cos paí­ses de la Liga Ára­be con dic­ta­do­res incó­mo­dos para los intere­ses occi­den­ta­les) por un lado, y un silen­cio casi total sobre la repre­sión bru­tal apli­ca­da por los dic­ta­do­res ami­gos de occi­den­te en Bah­rein, Yemen y Ara­bia Sau­dí, por el otro.

Los pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios que están tenien­do lugar en Túnez y Egip­to han que­da­do rele­ga­dos a un segun­do plano. Y una de las con­se­cuen­cias más impor­tan­tes de la revo­lu­ción de la pla­za Tah­rir ‑el cam­bio radi­cal en la rela­ción de Egip­to con el con­flic­to Pales­ti­na-Israel- no está sien­do ana­li­za­do ape­nas.

El nue­vo Gobierno egip­cio, aun­que enca­be­za­do por mili­ta­res, ha demos­tra­do que no está dis­pues­to a seguir la polí­ti­ca del dic­ta­dor Muba­rak y ple­gar­se a los intere­ses de EEUU e Israel.

Ha pro­mo­vi­do un acuer­do de paz entre Fatah y Hamas, abrien­do el camino para nue­vas elec­cio­nes pales­ti­nas y un gobierno de uni­dad nacio­nal. Por muchos obs­tácu­los que ten­ga por delan­te, la recon­ci­lia­ción tie­ne una impor­tan­cia sim­bó­li­ca enor­me para el pue­blo pales­tino. Y si lle­ga a buen puer­to, frus­tra­rá el deseo del Gobierno sio­nis­ta de hacer per­ma­nen­te la rup­tu­ra entre los dos prin­ci­pa­les par­ti­dos pales­ti­nos y entre Cis­jor­da­nia y la Fran­ja de Gaza.

Al mis­mo tiem­po, da la pun­ti­lla al «pro­ce­so de paz» entre Israel y Pales­ti­na que no fue nun­ca tal cosa, sino más bien una pan­to­mi­ma que per­mi­te a Israel alar­gar eter­na­men­te las nego­cia­cio­nes mien­tras se adue­ña cada vez más del terri­to­rio pales­tino.

El Gobierno egip­cio ha pro­me­ti­do tam­bién abrir de mane­ra per­ma­nen­te su fron­te­ra con Gaza, impi­dien­do de esa mane­ra la rea­li­za­ción de otro obje­ti­vo prio­ri­ta­rio del Gobierno israe­lí: la derro­ta de Hamas a tra­vés del len­to estran­gu­la­mien­to de la pobla­ción de la Fran­ja.

En los últi­mos meses la situa­ción polí­ti­ca de Pales­ti­na ha gira­do 180 gra­dos. La nego­cia­ción ha rem­pla­za­do a la divi­sión polí­ti­ca inter­na. La deter­mi­na­ción de bus­car el reco­no­ci­mien­to inter­na­cio­nal de un esta­do pales­tino ha rem­pla­za­do a la clau­di­ca­ción ante Israel. Y el apo­yo explí­ci­to a Pales­ti­na de gobier­nos como Líbano, Egip­to y Tur­quía ha rem­pla­za­do al ais­la­mien­to en su entorno inme- dia­to.

Todo esto y la ener­gía de la ola revo­lu­cio­na­ria que está arra­san­do en todos los paí­ses de la región han crea­do, inevi­ta­ble­men­te, un nue­vo ambien­te de espe­ran­za entre la pobla­ción pales­ti­na. Des­pués de lar­gos años de retro­ce­so, la juven­tud pales­ti­na intu­ye que, de repen­te, el camino hacia las con­se­cu­ción de sus jus­tas rei­vin­di­ca­cio­nes esta más des­pe­ja­do.

Estas deman­das son: el fin de la ocu­pa­ción israe­lí de tie­rras pales­ti­nas, la des­truc­ción del muro de apartheid que Israel ha cons­trui­do ile­gal­men­te en Cis­jor­da­nia, y el retorno a Pales­ti­na de los millo­nes de per­so­nas refu­gia­das.

Un levan­ta­mien­to pací­fi­co al esti­lo de Egip­to o Túnez no es una opción para la pobla­ción pales­ti­na. Israel ha cons­trui­do barre­ras físi­cas que impe­di­rían una mar­cha masi­va sobre Jeru­sa­lén, por ejem­plo, o des­de Gaza hacia Tel Aviv. Y las fuer­zas de ocu­pa­ción sio­nis­tas han demos­tra­do una y otra vez que no les impor­ta matar a civi­les para man­te­ner su domi­nio.

Enfren­ta­da con esta impla­ca­ble reali­dad, la socie­dad civil pales­ti­na ha pedi­do a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal que se una a la cam­pa­ña de boi­cot, des­in­ver­sio­nes y san­cio­nes con­tra Israel.

La cam­pa­ña, basa­da en la exi­to­sa expe­rien­cia de boi­cot con­tra el apartheid en Sudá­fri­ca, bus­ca ejer­cer una pre­sión eco­nó­mi­ca y sin vio­len­cia que al final obli­ga­rá al Gobierno israe­lí a ple­gar­se a las jus­tas e inter­na­cio­nal­men­te reco­no­ci­das deman­das del pue­blo pales­tino.

.* Richard Weynd­ling Soli­da­ri­dad con Pales­ti­na

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *