Vamos a seguir luchan­do acom­pa­ña­dos por nues­tro her­mano mayor, el Che Gue­va­ra – Nes­tor Khoan

Entre la rebel­día inso­len­te de la Argen­ti­na del 2001 y el actual reflu­jo de la orga­ni­za­ción popu­lar media­do por la inne­ga­ble ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción de las pro­tes­tas hay una déca­da de por medio. En la his­to­ria de la huma­ni­dad ese lap­so equi­va­le a menos de un segun­do. En la lucha de cla­ses de un país deter­mi­na­do (y en la vida de las per­so­nas) es mucho tiem­po.

Hoy, en la segun­da déca­da del siglo XXI, en la Argen­ti­na no cre­ce ni se mul­ti­pli­ca la orga­ni­za­ción popu­lar des­de aba­jo. Más bien esta­mos enfren­tan­do una ten­den­cia inver­sa. Lo poco que no fue coop­ta­do des­de el Esta­do, se divi­de y frag­men­ta has­ta el infi­ni­to. Sema­na a sema­na sur­gen nue­vas siglas, mayor­men­te incom­pren­di­das para nues­tro pue­blo. El grue­so de esas dispu­tas y divi­sio­nes per­ma­nen­tes no res­pon­den a Gran­des Deba­tes Estra­té­gi­cos (con mayús­cu­las) sino a mez­quin­da­des bien mun­da­nas y egoís­mos terre­na­les y micros­có­pi­cos. Las esca­sas “uni­da­des” que se vis­lum­bran en el hori­zon­te polí­ti­co inme­dia­to están impreg­na­das por el aro­ma elec­to­ral y la deses­pe­ra­ción opor­tu­nis­ta por no per­der la per­so­ne­ría elec­to­ral para seguir jugan­do res­pe­tuo­sa­men­te al “como si” den­tro del orden ins­ti­tu­cio­nal. Segu­ra­men­te exis­ti­rán excep­cio­nes, pero esas son las gran­des ten­den­cias que se obser­van.

En ese cli­ma adver­so para el cam­po popu­lar, para la orga­ni­za­ción des­de aba­jo, para la izquier­da que no se quie­re resig­nar a las son­ri­sas del mar­ke­ting elec­to­ral ni a los bue­nos moda­les ins­ti­tu­cio­na­les, sur­ge una ini­cia­ti­va a con­tra­mano. No es la úni­ca. No es la pri­me­ra. No pre­ten­de inven­tar otra vez los fideos con sal­sa ni la pól­vo­ra. Pero ahí está, a con­tra­co­rrien­te de la onda pre­do­mi­nan­te en la coyun­tu­ra argen­ti­na.

Se tra­ta de la Uni­ver­si­dad de los Tra­ba­ja­do­res. No nace en cual­quier sitio sino en el IMPA (1), una fábri­ca meta­lúr­gi­ca recu­pe­ra­da (¿pero no se había aca­ba­do el tra­ba­jo? ¿No habían des­apa­re­ci­do los tra­ba­ja­do­res?). A esta Uni­ver­si­dad de los Tra­ba­ja­do­res (2) la impul­sa y diri­ge Vicen­te Zito Lema, com­pa­ñe­ro que fun­dó varias ini­cia­ti­vas de este esti­lo y no se can­sa. Lo sigue inten­tan­do. Com­par­ti­mos con él (con coin­ci­den­cias, con deba­tes y dis­cu­sio­nes, siem­pre con pasión y ponien­do el cuer­po, en las aulas, en la calle, inclu­so en huel­gas de ham­bre por los pre­sos polí­ti­cos del asal­to al cuar­tel mili­tar de La Tabla­da) duran­te muchos años la expe­rien­cia entra­ña­ble de la Uni­ver­si­dad Popu­lar Madres de Pla­za de Mayo. Aho­ra nos vol­ve­mos a encon­trar en esta nue­va ini­cia­ti­va. Segu­ra­men­te no será la últi­ma. Vamos a seguir insis­tien­do has­ta que algu­na vez gane­mos y demos vuel­ta la tor­ti­lla. Y si no gana­mos noso­tros, habrá otra gene­ra­ción que va a triun­far, no tene­mos la menor duda. Pero algu­na vez las cosas se van a dar vuel­ta defi­ni­ti­va­men­te. Habrá que seguir insis­tien­do una y otra y una nue­va vez.

Jun­to a Vicen­te Zito Lema tra­ba­jan en la orga­ni­za­ción de la Uni­ver­si­dad de los tra­ba­ja­do­res un con­jun­to de com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras, algu­nos con vie­ja mili­tan­cia revo­lu­cio­na­ria y muy cono­ci­dos, otros que recién comien­zan.

El pri­mer semi­na­rio de esta Uni­ver­si­dad de los Tra­ba­ja­do­res está cen­tra­do en la His­to­ria del movi­mien­to obre­ro. No es una casua­li­dad ni una deci­sión capri­cho­sa. En su cla­se inau­gu­ral par­ti­ci­pa­ron anti­guos y nue­vos lucha­do­res sin­di­ca­les con­tra las patro­na­les y la buro­cra­cia, inclu­so algu­nos vie­jos mili­tan­tes de la Resis­ten­cia de los años ‘50.

El segun­do semi­na­rio, la segun­da mate­ria, el segun­do espa­cio de deba­te en la nue­va Uni­ver­si­dad es la Cáte­dra Che Gue­va­ra. Sí, tra­ba­ja­do­res y Che Gue­va­ra. Por ahí comien­za la cosa. ¿Se entien­de? ¿Que­da cla­ro adon­de apun­ta­mos?

La lucha del IMPA no nace hoy, en el año 2011 (este colec­ti­vo de tra­ba­ja­dorxs vie­ne cons­tru­yen­do este espa­cio de resis­ten­cia des­de que recu­pe­ra la fábri­ca en 1998; hoy allí tam­bién fun­cio­nan los bachi­lle­ra­tos popu­la­res, el canal de tele­vi­sión Barri­ca­da TV, el cen­tro cul­tu­ral y varias otras ini­cia­ti­vas). Tam­po­co la Cáte­dra del Che nace hoy.

En otro lugar inten­ta­mos sin­te­ti­zar míni­ma­men­te la his­to­ria de la Cáte­dra Che Gue­va­ra (3). Esta modes­ta y peque­ña ini­cia­ti­va, a pesar de sus limi­ta­cio­nes, ha acom­pa­ña­do y for­ma­do par­te de muchas otras movi­das de resis­ten­cia de la cla­se tra­ba­ja­do­ra argen­ti­na (des­de la toma de la fábri­ca Bruk­man, pasan­do por la soli­da­ri­dad con la fábri­ca Zanón en la Pata­go­nia, la escue­la de lxs tra­ba­ja­dorxs pique­te­ros que arma­mos en el barrio peri­fé­ri­co de Flo­ren­cio Vare­la, la lucha del hotel Bauen, etc.). La his­to­ria de la Cáte­dra Che Gue­va­ra tam­po­co ha esta­do al mar­gen de los vai­ve­nes de la lucha de cla­ses y de la con­fron­ta­ción polí­ti­co-ideo­ló­gi­ca en nues­tro país.

En la cla­se-acto de lan­za­mien­to, ade­más de la pre­sen­cia inter­na­cio­nal de ami­gos de Cuba y Vene­zue­la, y de los ami­gos de la revis­ta Sudes­ta­da, del colec­ti­vo cul­tu­ral Mas­ca­ró Cine Ame­ri­cano y de la agru­pa­ción HIJOS La Pla­ta [Hijos de des­apa­re­ci­dos], nos reen­con­tra­mos con vie­jos com­pa­ñe­ros que han segui­do leal y fiel­men­te a la cáte­dra en su via­je iti­ne­ran­te (por­que al ser una ini­cia­ti­va de for­ma­ción polí­ti­ca des­de aba­jo, que no cuen­ta con dine­ro ni finan­cia­mien­to de nadie ni tam­po­co las pre­ben­das de nin­gu­na ins­ti­tu­ción, no nos ha que­da­do más reme­dio que ser “iti­ne­ran­tes”). Y tam­bién cono­ci­mos gen­te nue­va que aho­ra se suma y se va a seguir suman­do.

¿El obje­ti­vo? Recu­pe­rar el pen­sa­mien­to polí­ti­co del Che Gue­va­ra —elu­dien­do toda nos­tal­gia y todo “revi­val”— como par­te de las luchas actua­les de Amé­ri­ca Lati­na. No casual­men­te nues­tra Cáte­dra Che Gue­va­ra for­ma par­te de una corrien­te de cáte­dras gue­va­ris­tas y boli­va­ria­nas que con­flu­yen y par­ti­ci­pan en diver­sos espa­cios de coor­di­na­ción como el del Encuen­tro Cono Sur y prin­ci­pal­men­te el del Movi­mien­to Con­ti­nen­tal Boli­va­riano (MCB).

En el acto de inau­gu­ra­ción habla­ron varios de los inte­gran­tes más jóve­nes del equi­po docen­te de la Cáte­dra, que res­ca­ta­ron la vigen­cia del Che para la juven­tud actual y tam­bién los com­pa­ñe­ros invi­ta­dos. Noso­tros recor­da­mos que la Cáte­dra Che Gue­va­ra y el Colec­ti­vo Amau­ta, ade­más de par­ti­ci­par en ini­cia­ti­vas calle­je­ras (como algu­nas tomas de fábri­ca, o cor­tes de ave­ni­das —Corrien­tes y Callao, en pleno cen­tro de Bue­nos Aires— en defen­sa de los pre­sos polí­ti­cos) ha ela­bo­ra­do varios libros para la for­ma­ción polí­ti­ca. Nues­tro colec­ti­vo es una cáte­dra de estu­dio en serio, inves­ti­ga y ela­bo­ra mate­ria­les pro­pios al ser­vi­cio del cam­po popu­lar, no se limi­ta a repe­tir tres con­sig­nas ni a salu­dar for­mal­men­te el pós­ter del Che (4).

El pri­me­ro de los invi­ta­dos fue Gui­ller­mo Cavias­ca, inte­gran­te de Barri­ca­da TV, quien hizo un balan­ce de la lucha actual en Argen­ti­na y bos­que­jó algu­nas líneas teó­ri­cas y prác­ti­cas de acción para dar la bata­lla por la hege­mo­nía en las con­di­cio­nes de reflu­jo popu­lar.

Lue­go inter­vino Fer­nan­do Krich­mar, repre­sen­tan­te de Cine Insur­gen­te, quien inda­gó en la con­cep­ción polí­ti­ca de Gue­va­ra y la impor­tan­cia cen­tral que éste otor­ga­ba a la sub­je­ti­vi­dad y a la lucha por una nue­va cul­tu­ra, en par­ti­cu­lar, al nue­vo cine lati­no­ame­ri­cano que por enton­ces ini­cia­ban en Cuba San­tia­go Álva­rez, Tomás Gutié­rrez Alea y Julio Gar­cía Espi­no­sa, entre otros.

Más tar­de Eduar­do «Vas­co» Murúa, mili­tan­te impul­sor de la lucha de IMPA y de todo un movi­mien­to que agru­pa a otras fábri­cas recu­pe­ra­das, ape­ló al Che tra­yén­do­lo a la lucha de la cla­se obre­ra actual, recor­dan­do al mis­mo tiem­po que por una ini­cia­ti­va del colec­ti­vo de la fábri­ca IMPA se publi­ca­ron por pri­me­ra vez en Argen­ti­na y en el mun­do frag­men­tos de la crí­ti­ca del Che Gue­va­ra al Manual de eco­no­mía polí­ti­ca de la Unión Sovié­ti­ca, incor­po­ra­dos en el últi­mo capí­tu­lo de la obra de Orlan­do Borre­go Che Gue­va­ra, el camino del fue­go (5).

Final­men­te, cerró el acto Vicen­te Zito Lema, quien lue­go de recor­dar las tesis plan­tea­das en su libro La pala­bra en acción de Ernes­to Che Gue­va­ra   (6), recons­tru­yó el papel que des­de el ini­cio jugó nues­tra Cáte­dra Che Gue­va­ra en la Uni­ver­si­dad Popu­lar Madres de Pla­za de Mayo y en varias otras movi­das pos­te­rio­res . Al mis­mo tiem­po, diri­gién­do­se prin­ci­pal­men­te al públi­co joven, recor­dó que su gene­ra­ción y muchos de sus ami­gos y com­pa­ñe­ros —des­de Agus­tín Tos­co y Mario Rober­to San­tu­cho, has­ta Rodol­fo Orte­ga Peña, Rodol­fo Walsh y Ali­cia Egu­ren, entre muchí­si­mos otras y otros com­pa­ñe­ros entra­ña­bles, hoy des­apa­re­ci­dos o ase­si­na­dos— siem­pre toma­ron al Che como una guía éti­ca, polí­ti­ca y como ins­pi­ra­ción de vida.

Sin disi­mu­lar la emo­ción, Vicen­te cerró una her­mo­sa e inol­vi­da­ble jor­na­da dicien­do “Como hizo mi gene­ra­ción, la del ’60 y el ’70, hoy, en el año 2011, vamos a seguir luchan­do acom­pa­ña­dos y guia­dos por nues­tro her­mano mayor, el Che Gue­va­ra”.

La Cáte­dra Che Gue­va­ra se reúne los mar­tes, de 19 a 21 hs.

En la web: www​.amau​ta​.lahai​ne​.org

En face­book: http://​www​.face​book​.com/Che Gue­va­ra Amau­ta

NOTAS:

(1) IMPA sig­ni­fi­ca Indus­trias Meta­lúr­gi­cas y Plás­ti­cas Argen­ti­nas, es una fábri­ca meta­lúr­gi­ca ubi­ca­da en las calles Que­ran­díes y Prin­gles, barrio de Alma­gro, Bue­nos Aires, Argen­ti­na.

(2) Uni­ver­si­dad de los Tra­ba­ja­do­res, ubi­ca­da en la calle Raw­son 106, en la mis­ma man­za­na de la fábri­ca, pero en la calle del cos­ta­do, a metros del ferro­ca­rril Sar­mien­to (mien­tras trans­cu­rren las cla­ses, se escu­cha pasar el tren), a dos cua­dras de la ave­ni­da Riva­da­via al 4.100.

(3) Véa­se “ El movi­mien­to de Cáte­dras Che Gue­va­ra y la dispu­ta por la hege­mo­nía en Amé­ri­ca Lati­na” en http://​www​.amau​ta​.lahai​ne​.org/​a​r​t​i​c​u​l​o​.​p​h​p​?​p​=​1​9​6​4​&​m​o​r​e​=​1​&​c=1

(4) Todos esos libros, pro­duc­to de años y años de inves­ti­ga­ción y tra­ba­jo volun­ta­rio y mili­tan­te en la Cáte­dra —Che Gue­va­ra: El suje­to y el poder; Apro­xi­ma­cio­nes al mar­xis­mo: Una intro­duc­ción posi­ble; En la sel­va: (Los estu­dios des­co­no­ci­dos del Che Gue­va­ra. A pro­pó­si­to de sus Cua­der­nos de lec­tu­ra de Boli­via ) —, pue­den con­sul­tar­se gra­tis en la pági­na www​.amau​ta​.lahai​ne​.org. Muchos de los mate­ria­les, cla­ses y con­vo­ca­to­rias de la cáte­dra, pue­den seguir­se en face­book: http://​www​.face​book​.com/Che Gue­va­ra Amau­ta . El libro En la sel­va pró­xi­ma­men­te será edi­ta­do en Argen­ti­na a pre­cios popu­la­res y des­ti­na­do a la mili­tan­cia joven por el sello «Amau­ta Insur­gen­te».

(5) Véa­se Orlan­do Borre­go: Che Gue­va­ra, el camino del fue­go. Bue­nos Aires, Hom­bre Nue­vo, 2001 (ini­cia­ti­va edi­to­rial sur­gi­da des­de el IMPA…). Esos mate­ria­les fue­ron publi­ca­dos más tar­de, ínte­gros, en el volu­men Apun­tes crí­ti­cos a la Eco­no­mía Polí­ti­ca . La Haba­na-Mel­bour­ne, Ocean Press, 2006 (tam­bién publi­ca­do en Cuba en La Haba­na, Cien­cias Socia­les, 2006).

(6) Véa­se Vicen­te Zito Lema: La pala­bra en acción de Ernes­to Che Gue­va­ra. Poe­mas, rela­tos, car­tas. Bue­nos Aires, Colec­ción Fin de Siglo, 1997.

.* Rebe­lión

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *