Feli­pe Bor­bón y Leti­cia Ortiz en Israel – Patxi Zamo­ra

La mise­ria demo­crá­ti­ca del régi­men monár­qui­co espa­ñol actual es el resul­ta­do de la heren­cia del geno­ci­dio fran­quis­ta y de una tran­si­ción tute­la­da por los pode­res fác­ti­cos de la dic­ta­du­ra. Inter­lo­cu­to­res extran­je­ros se sor­pren­den sobre­ma­ne­ra cuan­do se les des­cri­be una demo­cra­cia que man­tie­ne tri­bu­na­les espe­cia­les para los deli­tos polí­ti­cos, ampa­ra la tor­tu­ra y a sus eje­cu­to­res, cie­rra medios de comu­ni­ca­ción, ile­ga­li­za par­ti­dos y toda­vía no ha con­se­gui­do inva­li­dar los pro­ce­sos con­tra las dece­nas de miles de eje­cu­cio­nes sufri­das tras el gol­pe de esta­do lide­ra­do por Fran­co.

El pasa­do 14 de abril, ani­ver­sa­rio de la II Repú­bli­ca, acu­dí a uno de los actos rea­li­za­dos en honor de aque­llos héroes sen­ci­llos que murie­ron por defen­der una demo­cra­cia uni­da a los con­cep­tos de igual­dad, jus­ti­cia y liber­tad. Se lle­vó a cabo en Sar­ta­gu­da, peque­ña loca­li­dad nava­rra cono­ci­da tam­bién como “el pue­blo de las viu­das” por­que casi un 20% de los varo­nes adul­tos fue­ron eje­cu­ta­dos “legal­men­te” por la “jus­ti­cia” fran­quis­ta. Encon­tré en Sar­ta­gu­da a esas muje­res de pelo blan­co y cora­zón rojo, con padres, tíos, abue­los y her­ma­nos ente­rra­dos bajo el cemen­to demo­crá­ti­co, víc­ti­mas del terro­ris­mo más sal­va­je, que han sufri­do dece­nios de escar­nio públi­co, ham­bre y mise­ria, a la par que silen­cio ins­ti­tu­cio­nal, y obser­vé cómo siguen levan­tan­do el puño, rei­vin­di­can­do las mis­mas ideas por las que tan­to dolor les han inflin­gi­do.

Allí, en el cemen­te­rio de Sar­ta­gu­da, en un acto en el que quien que­ría expre­sa­ba su opi­nión y esta­do de áni­mo, sur­gió una decla­ra­ción demo­le­do­ra para cual­quier per­so­na con un míni­mo sen­ti­do demo­crá­ti­co. Un vete­rano mili­tan­te anti­fas­cis­ta ense­ñó un recor­te de pren­sa en el que apa­re­cían, con ges­to com­pun­gi­do, Feli­pe Bor­bón y Leti­cia Ortiz, en su visi­ta al museo del holo­caus­to judío, duran­te el últi­mo via­je ofi­cial a Israel. ¿No le dará ver­güen­za a este Bor­bón expre­sar su soli­da­ri­dad y tris­te­za con el geno­ci­dio nazi, mien­tras jamás se ha soli­da­ri­za­do con las fami­lias de las dece­nas de miles de eje­cu­ta­dos (3.300 en Nava­rra don­de no hubo fren­te de gue­rra)?; ¿aca­so no recuer­da que lo fue­ron por orden de quién reins­tau­ró la monar­quía para su estir­pe y que lo hizo en nom­bre de la “cru­za­da con­tra judíos, maso­nes y comu­nis­tas”?

Es difí­cil alcan­zar mayor gra­do de hipo­cre­sía, aun­que se tra­ta de la tóni­ca argu­men­tal de la demo­cra­cia espa­ño­la en la que, quie­nes más crí­me­nes pre­ten­den ocul­tar bajo el man­to de un intere­sa­do olvi­do, son los que con mayor aplo­mo ofer­tan públi­cas lec­cio­nes de demo­cra­cia. Estos faci­ne­ro­sos con terri­bles ante­ce­den­tes, tie­nen la des­ver­güen­za de otor­gar el apro­ba­do, sus­pen­der o exi­gir cua­ren­te­nas a otras for­ma­cio­nes polí­ti­cas “en defen­sa de la demo­cra­cia”, como esta­mos vien­do que ocu­rre con los repre­sen­tan­tes de Sor­tu o Bil­du, que reali­zó su pri­me­ra inter­ven­ción públi­ca en Nava­rra duran­te este acto de Sar­ta­gu­da. Pocos medios de comu­ni­ca­ción se atre­ven a resal­tar estas con­tra­dic­cio­nes entre el dis­cur­so y la prác­ti­ca dia­ria de los dos par­ti­dos mayo­ri­ta­rios en el esta­do. Con­tra­dic­cio­nes que vuel­ven a des­ta­car la rela­ción entre el gra­ve défi­cit demo­crá­ti­co actual y el régi­men ante­rior. Como en todos los paí­ses que han pade­ci­do dic­ta­du­ras, se ha pre­ten­di­do que los que sufrie­ron per­do­nen, mien­tras que quie­nes come­tie­ron los deli­tos y sus here­de­ros –polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos- ni siquie­ra se han arre­pen­ti­do. Como si no hubie­ra ocu­rri­do, inten­tan borrar el pasa­do y sos­tie­nen, como la por­ta­voz del PP, Sora­ya Saénz de San­ta­ma­ría, que “la demo­cra­cia no pue­de empa­tar con el terror”, afir­ma­ción que com­par­ti­ría­mos si no fue­ra por­que, para este par­ti­do, el fran­quis­mo fue “una épo­ca de extra­or­di­na­ria pla­ci­dez”, Mayor Ore­ja dixit y, obvian­do el “terror” de la dic­ta­du­ra fran­quis­ta, sólo pre­ten­den defen­der su polí­ti­ca de ile­ga­li­za­cio­nes.

Los défi­cits demo­crá­ti­cos que sufri­mos son con­se­cuen­cia de una épo­ca mal dige­ri­da que man­tie­ne sus apes­to­sos eflu­vios muy vigen­tes toda­vía. En aque­llos años mata­ron selec­ti­va­men­te a lo mejor de una gene­ra­ción, más que en la Argen­ti­na de la Jun­ta mili­tar o en el Chi­le de Pino­chet, mucho más que en Libia, en Siria o en Túnez. Trein­ta y seis años des­pués de la muer­te del “Cau­di­llo” sigue habien­do mie­do en muchos pue­blos a recor­dar y no diga­mos a exi­gir resar­ci­mien­to. Mie­do e intere­ses polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos tan­to del PP como del PSOE. Por eso unos han inven­ta­do las teo­rías nega­cio­nis­tas del geno­ci­dio fran­quis­ta y otros dan la calla­da por res­pues­ta. Por­que ambos paga­rían una gran fac­tu­ra por asu­mir que la actual demo­cra­cia no se basa en aque­lla repú­bli­ca, ejem­plo de avan­ce social y aumen­to de las liber­ta­des para todos y todas, sino en un fas­cis­mo frai­luno, de sota­nas y mili­ta­res, en el que los espe­cu­la­do­res del capi­ta­lis­mo pusie­ron los pila­res de sus actua­les for­tu­nas o apun­ta­la­ron las que ya poseían.

La fac­tu­ra de la liber­tad y el civis­mo repu­bli­cano no hubie­se rega­la­do los bie­nes comu­nes para la mani­pu­la­ción pri­va­da ni con­sen­ti­ría a la igle­sia cató­li­ca inmis­cuir­se en los asun­tos públi­cos, y tam­po­co hubie­ra per­mi­ti­do dejar al esta­do espa­ñol como el que menos invier­te en ser­vi­cios socia­les de toda Euro­pa.

La fac­tu­ra demo­crá­ti­ca hubie­ra evi­ta­do que la pro­pie­dad pri­va­da se con­vir­tie­ra en un dere­cho invio­la­ble para los adi­ne­ra­dos, cons­tan­te­men­te vul­ne­ra­do para quie­nes poseen menos recur­sos: pen­sio­nis­tas, para­dos, fun­cio­na­rios, etc.

La fac­tu­ra repu­bli­ca­na no hubie­se ava­la­do una tran­si­ción, vigi­la­da por los mili­ta­res fran­quis­tas, cuyo esta­do de las auto­no­mías nie­ga de hecho la plu­ri­na­cio­na­li­dad y el dere­cho a deci­dir de cada pue­blo y favo­re­ce el unio­nis­mo pac­ta­do entre PP y PSOE, las dos caras de la mis­ma fal­sa mone­da.

Adap­tan­do aque­llo de Rusi­ñol, “el fran­quis­mo es como el palo del galli­ne­ro, lar­go, pero lleno de mier­da”, aun­que ten­go la cer­te­za de que se cae­rá por su pro­pio peso. Más pron­to que tar­de la for­ta­le­za pro­to­fran­quis­ta debe comen­zar a que­brar­se y habrá que tener con­fian­za en que los aires reno­va­dos, pero ver­da­de­ra­men­te rup­tu­ris­tas, que soplan en Eus­kal Herria ten­gan un efec­to mul­ti­pli­ca­dor y nos con­duz­can a una ver­da­de­ra tran­si­ción hacia la demo­cra­cia.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *