El gol­pe de esta­do silen­cio­so de Euro­pa – Leigh Phi­llips

Es asom­bro­sa la poca cober­tu­ra mediá­ti­ca que ha habi­do en el Rei­no Uni­do sobre unas medi­das abso­lu­ta­men­te revo­lu­cio­na­rias y poli­fa­cé­ti­cas reve­la­das recien­te­men­te por la UE, como res­pues­ta a la cri­sis de la euro­zo­na y que entran den­tro de lo que Bru­se­las lla­ma ‘gober­nan­za eco­nó­mi­ca’.

Sólo se ha habla­do de este tema en un par de artícu­los de la pren­sa sen­sa­cio­na­lis­ta y aun así, su impor­tan­cia ha que­da­do sepul­ta­da bajo la anec­dó­ti­ca pre­ten­sión por par­te de la Unión Euro­pea de armo­ni­zar el tama­ño de los con­do­nes, de prohi­bir las pata­tas fri­tas con sabor a bei­con ahu­ma­do por­que el ahu­ma­do pue­de cau­sar cán­cer y de cam­biar el nom­bre del cho­co­la­te a ‘vege­la­te’.

Según una fuen­te cer­ca­na al Minis­te­rio de Finan­zas ale­mán, el emba­ja­dor del Rei­no Uni­do en la UE, Kim Darroch, le comen­tó que era mejor que el par­ti­do por la inde­pen­den­cia del Rei­no Uni­do (UKIP, por sus siglas en inglés) y la pren­sa se ocu­pa­ran antes de la cur­va­tu­ra de los plá­ta­nos que de las pro­pues­tas de la gober­nan­za eco­nó­mi­ca, y en par­ti­cu­lar de algo lla­ma­do el ‘Semes­tre Euro­peo’. “Si supie­ran lo que está pasan­do…”, afir­mó el minis­tro.

Es noto­rio que el quid pro quo para los res­ca­tes de Gre­cia e Irlan­da por par­te de la UE y el FMI ha sig­ni­fi­ca­do en los dos paí­ses la ampu­tación de la toma de deci­sio­nes sobre las polí­ti­cas fis­ca­les inter­nas. Esa ampu­tación ha sido rea­li­za­da sin anes­te­sia por un equi­po de ciru­ja­nos de la Comi­sión Euro­pea, entre­na­dos por el Minis­te­rio de Finan­zas ale­mán, uti­li­zan­do sie­rras y for­mo­nes pres­ta­dos por el Depar­ta­men­to de Eco­no­mía de la Uni­ver­si­dad de Chica­go. Por­tu­gal, aun antes de soli­ci­tar el res­ca­te, lle­va­ba tiem­po cum­plien­do el pro­gra­ma de gobierno dic­ta­do por Bru­se­las y Ber­lín.

Pero todas estas medi­das son supues­ta­men­te de emer­gen­cia y sí han apa­re­ci­do en los medios. Lo que es menos cono­ci­do es cómo la UE ha sus­cri­to, al ampa­ro de Bru­se­las, una cen­tra­li­za­ción simi­lar de la toma de deci­sio­nes sobre los pre­su­pues­tos nacio­na­les en todos los Esta­dos miem­bros a par­tir de 2011.

Aun­que el Rei­no Uni­do toda­vía no se ha ente­ra­do, la Comi­sión Euro­pea es ple­na­men­te cons­cien­te de lo que impli­ca este cam­bio cen­trí­pe­to de pode­res.

“Lo que está ocu­rrien­do es la revo­lu­ción silen­cio­sa y gra­dual de una gober­nan­za eco­nó­mi­ca más fuer­te”, dijo el Pre­si­den­te de la Comi­sión José Manuel Durão Barro­so en junio del año pasa­do, des­pués de que el Con­se­jo de la UE apro­ba­ra los con­cep­tos ini­cia­les de la Comi­sión para la gober­nan­za eco­nó­mi­ca. “Los Esta­dos miem­bros han acep­ta­do ‑y espe­ro que lo hayan enten­di­do bien- pode­res muy impor­tan­tes para las ins­ti­tu­cio­nes euro­peas res­pec­to a la vigi­lan­cia, y un con­trol mucho más estric­to de las finan­zas públi­cas.”

Pero, en reali­dad, es más un gol­pe de esta­do silen­cio­so que una revo­lu­ción silen­cio­sa.

Con­for­me a la legis­la­ción ya apro­ba­da, la Comi­sión Euro­pea y su coro­la­rio, el Con­se­jo Euro­peo, simi­lar a un sena­do, diri­gen un pro­gra­ma, de un año de dura­ción, de vigi­lan­cia pre­su­pues­ta­ria nacio­nal lla­ma­do el ‘Semes­tre Euro­peo’. La Comi­sión redac­ta pri­me­ro un esbo­zo gene­ral lla­ma­do ‘encues­ta anual de cre­ci­mien­to’ (AGS, por sus siglas en inglés) que son pau­tas rela­ti­vas al tipo de pre­su­pues­to que se espe­ra de los Esta­dos miem­bros para el año siguien­te. En enero se publi­ca­ron ya las pau­tas para el año 2012, sin nin­gu­na apor­ta­ción o con­sul­ta demo­crá­ti­ca por par­te de los Esta­dos miem­bros.

Jac­ques Delors, el ante­rior Pre­si­den­te de la Comi­sión y nada sos­pe­cho­so de ser crí­ti­co con el neo­li­be­ra­lis­mo, defi­nió la AGS como “el docu­men­to más reac­cio­na­rio que haya pre­sen­ta­do jamás la Comi­sión”.

A pesar de la aus­te­ri­dad seve­ra impues­ta en cada Esta­do miem­bro de la UE des­de 2007, el docu­men­to dio a enten­der que, a pesar de los miles de millo­nes de euros, libras, coro­nas y zloty eli­mi­na­dos de los pre­su­pues­tos, tan­ta mise­ria aún no es sufi­cien­te.

La AGS exi­ge aún más refor­mas en temas de bien­es­tar, lo que inclu­ye bene­fi­cios con­di­cio­na­dos a otros fac­to­res y el retra­so en la edad de la jubi­la­ción ‘pre­ma­tu­ra’. Los mer­ca­dos labo­ra­les tam­bién deben fle­xi­bi­li­zar­se y se debe man­te­ner una ‘mode­ra­ción sala­rial estric­ta y sos­te­ni­da’.

El Par­la­men­to Euro­peo, la úni­ca ins­ti­tu­ción de la UE ele­gi­da direc­ta­men­te, pue­de dar su opi­nión sobre el estu­dio pero la cáma­ra no pue­de modi­fi­car­lo. El estu­dio reci­bi­rá pos­te­rior­men­te luz ver­de, con las enmien­das inclui­das por el Con­se­jo, a fina­les de mar­zo.

Es en ese momen­to cuan­do los Esta­dos miem­bros deben pre­sen­tar sus pla­nes pre­su­pues­ta­rios para apro­ba­ción por par­te de la Comi­sión y el Con­se­jo, antes de que los pre­sen­ten ni siquie­ra a sus pro­pias cáma­ras legis­la­ti­vas. El Rei­no Uni­do ha con­se­gui­do arran­car una cláu­su­la que le per­mi­te pre­sen­tar el pre­su­pues­to pri­me­ro a su Par­la­men­to, pero sigue obli­ga­do a pre­sen­tar en Bru­se­las el borra­dor con ante­la­ción, lo que pro­du­ce el mis­mo efec­to.

Enton­ces, si los pla­nes pre­su­pues­ta­rios no son apro­ba­dos al pasar revis­ta, la Comi­sión emi­te unas ‘reco­men­da­cio­nes’ deta­lla­das, espe­cí­fi­cas para cada país sobre nive­les sala­ria­les y gas­tos socia­les.

Si un país no aca­ta estas reco­men­da­cio­nes, la UE toma­rá medi­das puni­ti­vas. Aun­que la Comi­sión y el Con­se­jo euro­peos no pue­den blo­quear el pre­su­pues­to nacio­nal pro­pues­to por un gobierno, sí pue­den dar la aler­ta, san­cio­nar y, en los paí­ses de la euro­zo­na, pue­den impo­ner mul­tas por valor de 0,2% del PNB de un país. La fal­ta de cum­pli­mien­to con las deman­das del Semes­tre Euro­peo duran­te tres años con­se­cu­ti­vos pue­de aca­rrear mul­tas de has­ta 0,5% del PNB.

Tenien­do en cuen­ta las cifras de 2009, para un país del tama­ño de Espa­ña, la mul­ta sería de 5,25 mil millo­nes de euros.

El Rei­no Uni­do, fue­ra de la euro­zo­na, no sería san­cio­na­do; sin embar­go, es obje­to de pre­sión por par­te de los otros Esta­dos miem­bros. Reci­bir pre­sio­nes pue­de no pare­cer gran cosa, pero hay que recor­dar que fue­ron pre­ci­sa­men­te las pre­sio­nes y no las mul­tas lo que for­zó a Irlan­da a acep­tar el res­ca­te de la UE y el FMI que Dublín no qui­so soli­ci­tar. Inclu­so sin san­cio­nes, exis­te la posi­bi­li­dad de que se reti­ren los fon­dos estruc­tu­ra­les de la UE, lo que equi­va­le a una san­ción por­que se dis­mi­nu­yen los ingre­sos. Tam­bién exis­te la idea, aun­que por el momen­to no está enci­ma de la mesa, de negar el voto en el Con­se­jo al país en cues­tión. Es decir, se le obli­ga­ría a imple­men­tar las leyes de la UE, pero no ten­dría dere­cho a inter­ve­nir en la apro­ba­ción de las mis­mas.

Se están dis­cu­tien­do otras pro­pues­tas, ade­más del Semes­tre Euro­peo, que fija­rían pau­tas simi­la­res del com­por­ta­mien­to espe­ra­do por par­te de los Esta­dos miem­bros y así impe­dir ‘des­equi­li­brios macro­eco­nó­mi­cos’ a lar­go pla­zo. Se pro­du­ce en este sen­ti­do un sola­pa­mien­to con el Semes­tre Euro­peo, pero don­de éste se refie­re a un úni­co pre­su­pues­to anual, las pro­pues­tas para impe­dir des­equi­li­brios entre Esta­dos miem­bros no están aco­ta­das en el tiem­po.

Estas pro­pues­tas pue­den refe­rir­se a pro­ble­mas como el défi­cit comer­cial, la fal­ta de com­pe­ti­ti­vi­dad en los pre­cios, los nive­les de deu­da públi­ca y pri­va­da, las bur­bu­jas inmo­bi­lia­rias, la ‘adju­di­ca­ción inde­bi­da de recur­sos’ y ‘los nive­les insos­te­ni­bles de con­su­mo’, pero, en teo­ría, las pro­pues­tas podrían cubrir cual­quier cosa.

Esto se debe a que, en la Merien­da de Locos de los fun­da­men­ta­lis­tas del mer­ca­do, toda­vía fal­ta esta­ble­cer los indi­ca­do­res cuan­ti­fi­ca­bles y defi­ni­dos que fijen qué polí­ti­ca pro­du­ce y en qué pun­to se pro­du­ce un des­equi­li­brio macro­eco­nó­mi­co en un país, ya que, como la Comi­sión sos­tie­ne que la impor­tan­cia de los dis­tin­tos des­equi­li­brios varía en el tiem­po, los indi­ca­do­res sólo serán defi­ni­dos ad hoc des­pués de que la Comi­sión des­cu­bra que un miem­bro es cul­pa­ble de haber come­ti­do este deli­to.

Para ser cla­ros, pri­me­ro se le decla­ra­rá cul­pa­ble a un esta­do de des­equi­li­brios macro­eco­nó­mi­cos para lue­go defi­nir qué sig­ni­fi­can estos.

La Comi­sión ini­cia enton­ces un ’pro­ce­di­mien­to de des­equi­li­brio exce­si­vo’, lo que sig­ni­fi­ca tomar medi­das puni­ti­vas igual que en el Semes­tre Euro­peo, con mul­tas y san­cio­nes de índo­le pare­ci­do.

El pro­yec­to euro­peo de ‘gober­nan­za eco­nó­mi­ca’ es tam­bién impo­si­ble de ras­trear o modi­fi­car por par­te de ciu­da­da­nos, perio­dis­tas o socie­dad civil. Todo el pro­ce­so es eje­cu­ta­do por exper­tos y abo­ga­dos a puer­ta cerra­da en la Comi­sión o el Con­se­jo. Sus nom­bres no son públi­cos y a los perio­dis­tas no se les per­mi­te hacer pre­gun­tas a los tec­nó­cra­tas que toman deci­sio­nes que afec­tan tan dra­má­ti­ca­men­te a cien­tos de millo­nes de per­so­nas.

Jyr­ki Katai­nen, el Minis­tro de Finan­zas de Fin­lan­dia, expli­có en enero por qué era nece­sa­ria una medi­da tan radi­cal: el nue­vo sis­te­ma de gober­nan­za eco­nó­mi­ca tra­ta de hacer fren­te a los pode­ro­sos com­pe­ti­do­res orien­ta­les y del otro lado del Atlán­ti­co: “Si con­se­gui­mos coor­di­nar nues­tros esfuer­zos con este pro­ce­so, la UE será más fuer­te y más fle­xi­ble ante posi­bles pre­sio­nes pro­ce­den­tes de los mer­ca­dos mun­dia­les”.

El pro­yec­to cons­ti­tu­ye un inten­to de con­se­guir nada menos que una defla­ción masi­va a tra­vés de la UE – median­te mer­ca­dos labo­ra­les más fle­xi­bles, sala­rios y pen­sio­nes más bajos, la comer­cia­li­za­ción de los ser­vi­cios públi­cos cuan­do no su pri­va­ti­za­ción, y una re-con­fi­gu­ra­ción de la edu­ca­ción y la inves­ti­ga­ción para que estén al ser­vi­cio de las nece­si­da­des del mer­ca­do, en un inten­to de devol­ver la com­pe­ti­ti­vi­dad a la UE ante los Esta­dos Uni­dos, sin esta­do de bien­es­tar, y la Chi­na pla­ga­da de talle­res don­de se explo­ta y se escla­vi­za.

Nota de la Tra­duc­to­ra:

La ver­sión del artícu­lo tra­du­ci­da es la que apa­re­ció en la edi­ción en papel de Red Pep­per. En la fuen­te se reco­ge una ver­sión más lar­ga.

Leigh Phi­llips es perio­dis­ta en Bru­se­las y corres­pon­sal para Euro­pa de Red Pep­per.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *