Bil­du, el camino- Manuel F. Tri­llo

El camino para lograr la inde­pen­den­cia de Eus­kal herría es suman­do todas la fuer­zas socia­les y polí­ti­cas. La divi­sión, las accio­nes que res­ten, la impru­den­cia o la impa­cien­cia caen en sen­ti­do con­tra­rio al obje­ti­vo esen­cial, esa inde­pen­den­cia que tar­de o tem­prano se con­se­gui­rá. Cier­to que hay tro­pie­zos, muros, incom­pren­sio­nes, y mucha pri­sa en deter­mi­na­dos agen­tes impor­tan­tes en la con­se­cu­ción de esa inde­pen­den­cia. Es late­ral, alguien pue­de decir que no es váli­da esta obser­va­ción, pero a ries­go de ser malin­ter­pre­ta­da, en Esco­cia el par­ti­do para la inde­pen­den­cia ha con­se­gui­do la mayo­ría abso­lu­ta, abso­lu­ta (¡quien los ha oído antes, cuán­ta labor calla­da para alcan­zar este resul­ta­do!).

Es el camino. Bas­ta con obser­var cómo se enco­ro­can los fas­cis­tas en Espa­ña. Cómo –sin tener en cuen­ta las con­se­cuen­cias para sus pro­pios intere­ses de cla­se- ata­can a una ins­ti­tu­ción como el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal (TC) a la que aplau­den cuan­do cer­ce­na dere­chos y a la que con­de­nan cuan­do sus sen­ten­cias no coin­ci­den con sus pos­tu­la­dos. Esta dere­cha fas­cis­ta en Espa­ña no cesa en su inten­ción de que los con­flic­tos –el con­flic­to vas­co en pri­mer lugar- per­ma­nez­can per sae­cu­la secu­lorum. Ten­ga­mos en cuen­ta que nece­si­tan un enemi­go inte­rior, y que ese “enemi­go” sea vis­to y acep­ta­do como tal por millo­nes de ciu­da­da­nos. Nada es el fas­cis­mo espa­ñol sin ese enemi­go, y pose­yen­do como es evi­den­te los medios de “des­in­for­ma­ción e into­xi­ca­ción” de masas, el hecho de que se hayan varia­do las tesis y la estra­te­gia de la con­fron­ta­ción lle­gan­do a ser vali­da­da por el TC debe ser apro­ve­cha­da al cien­to por cien­to para impe­dir que los fas­cis­tas enre­den a quie­nes les pro­duz­ca urti­ca­ria que ten­gan que “pedir per­mi­so” para tras­la­dar la con­fron­ta­ción las ins­ti­tu­cio­nes. Se quie­ra o no, al vivir bajo un orde­na­mien­to jurí­di­co con­cre­to como el actual –véa­se cómo tie­nen pre­sos a acti­vis­tas vas­cos por moti­vos políticos‑, se ha de aco­mo­dar la actua­ción polí­ti­ca a la reali­dad apro­ve­chan­do cuan­tos res­qui­cios per­mi­tan avan­zar hacia el obje­ti­vo final. Esto es lo que enco­ro­ca a los espa­ño­lis­tas.

Cuan­do se ve la sen­ten­cia del TC sobre la Agru­pa­ción Elec­to­ral Inde­pen­dien­te de Zal­duon­do se apre­cia una varia­ción en la con­si­de­ra­ción del dere­cho fun­da­men­tal al sufra­gio pasi­vo (poder ser ele­gi­do en las elec­cio­nes). El art. 44 de la LOEG es la madre del cor­de­ro, y la inter­pre­ta­ción que ha hecho el TC para el caso de Zal­duon­do es igual­men­te váli­da para BILDU. En otras oca­sio­nes hemos refe­ri­do la incons­ti­tu­cio­na­li­dad que se deri­va­ba de que alguien por su tra­yec­to­ria polí­ti­ca fue­ra expul­sa­do de las lis­tas elec­to­ra­les y que se anu­la­ra la lis­ta elec­to­ral com­ple­ta –las lis­tas elec­to­ra­les. Afir­má­ba­mos que pro­ce­der de este modo supo­nía colo­car­se en las tesis de la ley de Res­pon­sa­bi­li­da­des Polí­ti­cas de febre­ro de 1939 (don­de fue­ron con­de­na­dos quie­nes antes habían per­te­ne­ci­do a un sin­di­ca­to obre­ro, un par­ti­do demo­crá­ti­co o hubie­ra un sen­ci­llo con­ce­jal en una aldea).

Que la inele­gi­bi­li­dad de un ciu­da­dano para “siem­pre”, para toda la vida, no era pre­sen­ta­ble ni siquie­ra con la CE de 1978. La nega­ción al dere­cho de par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca (ART. 23 de la CE) por­que una vez –o cin­co- fue con­ce­jal de una par­ti­do legal –aun­que lue­go ilegalizado‑, que se le nie­gue ese dere­cho fun­da­men­tal por­que hubie­ra sido dete­ni­do “opor­tu­na­men­te” por la poli­cía, sin que de ello se deri­va­ra cau­sa penal; que la sos­pe­cha de la Guar­dia Civil no es prue­ba sufi­cien­te; que la nece­sa­ria “tra­ma y desig­nio” de cons­ti­tuir una agru­pa­ción o una coa­li­ción con la inten­ción de “suce­der” a un par­ti­do ile­ga­li­za­do es nece­sa­rio que sea pro­ba­do. Ha de ser pro­ba­do, y aquí es don­de el TC ha reco­gi­do la juris­pru­den­cia pro­pia (sus sen­ten­cias ante­rio­res) y la ha apli­ca­do echan­do por tie­rra las erra­das con­si­de­ra­cio­nes del Tri­bu­nal Supre­mo. Es terri­ble el tra­to que le da el TC al Tri­bu­nal supre­mo, seña­lan­do que es lamen­ta­ble que no hayan teni­do en cuen­ta –ya no los pre­su­pues­tos cons­ti­tu­cio­na­les- sino sus pro­pios argu­men­tos con­clu­si­vos.

“La con­clu­sión a la que lle­ga­mos es que no exis­te prue­ba con la inten­si­dad sufi­cien­te” para demos­trar que exis­te “tra­ma” algu­na para recons­ti­tuir el par­ti­do ile­ga­li­za­do. Y esto lo dice el pro­pio Tri­bu­nal Supre­mo. Y abun­da un poco más en su incohe­ren­cia entre lo que afir­ma y lo que sen­ten­cia, hecho que si nos tras­la­da­mos al cam­po de la medi­ci­na sería como diag­nos­ti­car un cata­rro y apli­car­le al enfer­mo radio­te­ra­pia. Dice el pro­pio TS “los esfuer­zos del Minis­te­rio Fis­cal y de la Abo­ga­cía del Esta­do por apor­tar argu­men­tos… sufren una rup­tu­ra o sal­to en el nexo deduc­ti­vo des­de la pers­pec­ti­va de la cir­cuns­tan­cias obje­ti­vas”. Más cla­ro el agua. La prue­bas que lle­van a todo correr ante el TS, reco­gi­das por la Guar­dia Civil y la Poli­cía, no sir­ven para nada (vaya pape­lón, mejor se dedi­can a cul­ti­var pimien­tos en Logro­ño como hizo Espar­te­ro). Pri­me­ro dicen esto, y lue­go fallan en con­tra del dere­cho fun­da­men­tal a la par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca. Sobre esto es sobre lo que –en téc­ni­ca jurí­di­ca- se ha apo­ya­do el TC para sal­va­guar­dar el dere­cho fun­da­men­tal a la Agru­pa­ción de Zal­duon­do y –a fal­ta de la publi­ca­ción de la sen­ten­cia- de Bil­du.

Decía­mos que era el camino, por­que en el res­to del Esta­do espa­ñol se mira des­de los sec­to­res socia­les más avan­za­dos y demo­crá­ti­cos –exclui­mos a los par­ti­dos y orga­ni­za­cio­nes del Sis­te­ma– cómo hay que actuar para salir del maras­mo, la apa­tía y el con­fu­sio­nis­mo en que se encuen­tra la izquier­da en el res­to de los pue­blos. No nos ale­gre­mos por una sen­ten­cia, ale­gré­mo­nos por­que se abre ese camino que lle­va a la casa, pero aún que­da mucho tre­cho, y la impa­cien­cia no es una bue­na com­pa­ñe­ra. Sabed que los fas­cis­tas espe­ran a la vuel­ta de la esqui­na, que aguar­da el más míni­mo des­liz para con­du­cir el con­flic­to al terri­to­rio que a ellos más les bene­fi­cia. Bil­du, aurre­rá.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *