Indig­na­dos fami­lia­res por mani­pu­la­ción polí­ti­ca de la muer­te de Juan Wil­fre­do Soto – Cuba­de­ba­te

Juan Wilfredo Soto García

Tal como denun­ció la Nota Infor­ma­ti­va del Gobierno Revo­lu­cio­na­rio, la muer­te por cau­sas natu­ra­les de Juan Wil­fre­do Soto Gar­cía, un ciu­da­dano cubano radi­ca­do en Villa Cla­ra, con­ti­núa sien­do obje­to de mani­pu­la­ción por par­te de las trans­na­cio­na­les de la des­in­for­ma­ción.

Según rela­ta Rosa Soto Gar­cía, her­ma­na del falle­ci­do, este pade­cía varias enfer­me­da­des, entre ellas gota, hiper­ten­sión arte­rial, migra­ña y cre­ci­mien­to del cora­zón, razón por la cual reci­bía aten­ción médi­ca des­de hacía muchos años, reco­no­cien­do que Juan Wil­fre­do lle­va­ba una vida muy des­or­de­na­da y no cum­plía las indi­ca­cio­nes de los gale­nos.

Eso de que lo gol­pea­ron es una gran men­ti­ra. No tenía nin­gu­na mar­ca de gol­pea­du­ra, todo es un inven­to de la pro­pa­gan­da con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria. Esta­mos muy doli­dos con esta cam­pa­ña que se ha for­ma­do,cau­san­te de un gran dolor en la fami­lia“, dijo al tiem­po que agra­de­ció la aten­ción médi­ca reci­bi­da.

“Fíje­se si esta­mos indig­na­dos, que el día del entie­rro, al hijo de mi her­mano, de solo 14 años, le dio tan­to asco la pos­tu­ra de los ‘disi­den­tes’, que les pidió que se fue­ran del cemen­te­rio“, ase­gu­ra Rosa.

Made­lín Soto, la sobri­na de Wil­fre­do, y a quien este con­si­de­ra­ba como a una hija, tam­bién mos­tró su sor­pre­sa por la manio­bra orques­ta­da. “Fui a ver­lo al hos­pi­tal y no obser­vé nin­gu­na señal de vio­len­cia. Ade­más, si le hubie­ran dado tan solo un ara­ña­zo, de segu­ro él me lo hubie­ra dicho por­que yo era de su ente­ra con­fian­za”.

El estu­dian­te de dere­cho Yas­mil Pérez Rodrí­guez, espo­so de Made­lín, quien lo con­du­jo al hos­pi­tal, ase­gu­ró que el vier­nes 6, la hija de Wil­fre­do acu­dió a su casa deses­pe­ra­da, para que acom­pa­ña­ra a su papá al médi­co. “Cuan­do lle­gué tenía sudo­ra­cio­nes, no se sen­tía los pies, e inclu­so tuvi­mos que bajar­lo del cuar­to piso en un sillón de rue­das. Una vez en la con­sul­ta del Arnal­do Mili­án, fue obje­to de varios aná­li­sis, reci­bien­do medi­ca­men­tos de todo tipo, sin que hubie­ra una res­pues­ta favo­ra­ble de su orga­nis­mo. Ante su empeo­ra­mien­to, lo remi­tie­ron a la sala de tera­pia, don­de per­ma­ne­ció ingre­sa­do has­ta su dece­so”.

Agre­gó Yas­mil que estu­vo con el tío de su espo­sa des­de las 9:00 a.m. del vier­nes has­ta el otro día. Tuvo opor­tu­ni­dad sufi­cien­te para con­ver­sar con él, lle­var­lo al baño, des­ves­tir­lo y nun­ca obser­vó el más míni­mo sín­to­ma de vio­len­cia en su cuer­po, y “si fue­ra ver­dad lo que dice esa gen­te, de segu­ro él se lo hubie­ra con­ta­do por­que entre ellos dos no había secre­tos”.

El día de los hechos rela­cio­na­dos con la supues­ta gol­pea­du­ra, Juan Wil­fre­do esta­ba, como de cos­tum­bre, des­de horas muy tem­pra­nas en áreas del Par­que Vidal, según cuen­tan varios tes­ti­gos, entre ellos un gru­po de tra­ba­ja­do­res por cuen­ta pro­pia dedi­ca­dos a la ven­ta de flo­res en el lugar, ade­más de otros obre­ros que labo­ran en la zona, quie­nes acce­die­ron a narrar los acon­te­ci­mien­tos ocu­rri­dos el día 5, en los cua­les estu­vo invo­lu­cra­do el falle­ci­do.

Jor­ge Álva­rez Cabre­ra, ven­de­dor de flo­res, rela­tó que cer­ca de las 9:00 a.m., escu­chó a una per­so­na gri­tan­do con­sig­nas con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias y vio que era Wil­fre­do, a quien cono­cía por su habi­tual pre­sen­cia en el lugar.

Obser­vé cuan­do dos agen­tes del orden públi­co, uno de ellos mujer, lo con­du­je­ron a la patru­lla, sin que hubie­ra el más míni­mo for­ce­jeo, e inclu­so, él mon­tó por sí mis­mo“. Recuer­da que al poco rato lo vio nue­va­men­te en el Par­que, y que Wil­fre­do has­ta fue a pedir­le “can­de­la”, a lo que le con­tes­tó que no fuma­ba.

Ama­do Gómez Rodrí­guez, quien tam­bién labo­ra como flo­re­ro, ase­gu­ró que ese día Wil­fre­do mos­tra­ba un aspec­to nor­mal, con su acos­tum­bra­da for­ta­le­za, sin sig­nos de la supues­ta “pali­za”, como refie­ren los enemi­gos de la Revo­lu­ción.

Un rato más tar­de se le vio entrar a un esta­ble­ci­mien­to gas­tro­nó­mi­co en los bajos del hotel San­ta Cla­ra Libre, don­de meren­dó, según cuen­tan el depen­dien­te y el lun­che­ro del esta­ble­ci­mien­to.

Los serios pro­ble­mas de salud de Juan Wil­fre­do Soto no comen­za­ron ese día, sino mucho antes, de acuer­do con los cri­te­rios del doc­tor Nes­tor Vega Alon­so, espe­cia­lis­ta de Pri­mer Gra­do en Medi­ci­na Inter­na, quien des­de el 2008 aten­día con fre­cuen­cia al pacien­te.

Recor­dó que ese año Wil­fre­do ingre­só en la sala Medi­ci­na C aque­ja­do de un ede­ma gene­ra­li­za­do y de pre­sión arte­rial ele­va­da. Lue­go, al pro­fun­di­zar el estu­dio, le detec­ta­ron una car­dio­pa­tía dila­ta­da, algo muy gra­ve, ade­más de la enfer­me­dad de la gota y dia­be­tes melli­tus, todo lo cual daba un pro­nós­ti­co reser­va­do de vida.

Pre­ci­só que varias veces acu­dió a su con­sul­ta con cua­dros de dis­fun­ción ven­tri­cu­lar e hiper­ten­sión arte­rial, así como cifras muy altas de tri­gli­cé­ri­dos, una de las cau­sas más fre­cuen­tes de la pan­crea­ti­tis, enfer­me­dad que a la pos­tre pro­vo­có su muer­te.

De acuer­do con los cri­te­rios del médi­co foren­se que reali­zó la autop­sia, doc­tor Ricar­do Rodrí­guez Jor­ge, con más de 14 años de expe­rien­cia en la espe­cia­li­dad, la cau­sa de falle­ci­mien­to fue una pan­crea­ti­tis agu­da, con focos hemo­rrá­gi­cos a nivel de cola y cuer­po pan­creá­ti­cos, y pro­duc­to de las pato­lo­gías ante­rio­res se alte­ra­ron todos los pará­me­tros por des­com­pen­sa­ción.

Acla­ró el espe­cia­lis­ta que en la necrop­sia no se apre­cia­ron sig­nos de vio­len­cia a nivel externo, interno, ni en los pla­nos ante­rior o pos­te­rior. En cuan­to al crá­neo y cue­llo, eran nor­ma­les, y el tórax pre­sen­ta­ba pul­mo­nes típi­cos de un fuma­dor, con un cora­zón aumen­ta­do de volu­men.

Res­pec­to a la ver­sión de la con­tra­rre­vo­lu­ción de que la supues­ta gol­pi­za pudo ser el deto­nan­te de la pan­crea­ti­tis, ase­gu­ró que resul­ta impo­si­ble, y des­ta­có que un trau­ma, para que lle­gue al pán­creas, tie­ne que ser visi­ble. Como se ha reco­no­ci­do por el per­so­nal médi­co y la pro­pia fami­lia, Juan Wil­fre­do no pre­sen­ta­ba la más míni­ma mues­tra de con­tu­sión.

Ante tan­tas evi­den­cias irre­ba­ti­bles, cabría pre­gun­tar­se cómo es posi­ble con­ti­nuar min­tien­do. ¿Aca­so no bas­ta el aval de la Revo­lu­ción de más de cin­co déca­das sin un solo tor­tu­ra­do, des­apa­re­ci­do o ase­si­na­do?

Cuba des­pre­cia la men­ti­ra.

(Toma­do del dia­rio Gran­ma)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *