Una his­to­ria olvi­da­da en la Zona Cero- Ati­lio Boron

Tan preo­cu­pa­dos esta­ban en la Casa Blan­ca por per­se­guir a Bin Laden, cuyos nume­ro­sos fami­lia­res fue­ron los úni­cos auto­ri­za­dos –entre dece­nas de miles que roga­ban por lo mis­mo- a abor­dar el úni­co avión que aban­do­nó Esta­dos Uni­dos al día siguien­te del 11‑S, que en la con­fu­sión tan­to al pre­si­den­te como al alcal­de de New York se les “olvi­dó” indem­ni­zar a los bom­be­ros, para­mé­di­cos, res­ca­tis­tas y jor­na­le­ros que tra­ba­ja­ron duran­te días y sema­nas recu­pe­ran­do cadá­ve­res y remo­vien­do escom­bros de las Torres Geme­las, inmer­sos en una nube tóxi­ca que dañó irre­pa­ra­ble­men­te sus orga­nis­mos y en espe­cial sus pul­mo­nes.

Pero esta es, como diría el inol­vi­da­ble Howard Zinn, “la otra his­to­ria” de los Esta­dos Uni­dos, la de las víc­ti­mas, los opri­mi­dos, los pobres, los mar­gi­na­les. Esa his­to­ria no se cuen­ta y fue Zinn quien hizo una labor extra­or­di­na­ria al con­tar­la en un libro que pre­ci­sa­men­te tie­ne ese nom­bre y que debe­ría ser leí­do por todos los intere­sa­dos en cono­cer como es el “capi­ta­lis­mo real­men­te exis­ten­te” y no las his­to­rie­tas per­ge­ña­das en Holly­wood que nos pin­tan una visión idea­li­za­da de Esta­dos Uni­dos.

Lo ante­rior vie­ne a cuen­to por­que una inves­ti­ga­ción rea­li­za­da por la Yeshi­va Uni­ver­sity de la ciu­dad de New York y cuyos hallaz­gos fue­ron publi­ca­dos por el pres­ti­gio­so New England Jour­nal of Medi­ci­ne en Abril del año pasa­do cons­ta­tó la exis­ten­cia de 13.954 afec­ta­das por la inha­la­ción de gases tóxi­cos duran­te sus tra­ba­jos en las rui­nas de las Torres Geme­las. Los inves­ti­ga­do­res decla­ra­ron en diver­sas fuen­tes que tal cifra sub­es­ti­ma el núme­ro real de víc­ti­mas afec­ta­das por los arduos tra­ba­jos de res­ca­te y lim­pie­za: se cal­cu­la que unos dos mil más no fue­ron regis­tra­dos sea por­que habrían muer­to a cau­sa del enve­ne­na­mien­to pade­ci­do en esas tareas o por com­pli­ca­cio­nes con otras enfer­me­da­des, o por­que sien­do muchos de ellos indo­cu­men­ta­dos temían que al pre­sen­tar­se ante los inves­ti­ga­do­res la odia­da “migra”, la poli­cía migra­to­ria de Esta­dos Uni­dos, los detec­ta­ra y ter­mi­na­ra por depor­tar­los.

Nada de esto men­cio­nó Barack Oba­ma en la dema­gó­gi­ca visi­ta que hicie­ra a la Zona Cero el Jue­ves 5 de Mayo, una vez con­fir­ma­do el ase­si­na­to de Osa­ma Bin Laden. El pre­si­den­te habló de quie­nes cola­bo­ra­ron con heroís­mo y abne­ga­ción en las tareas de res­ca­te y lim­pie­za, pero no dijo ni una pala­bra sobre la escan­da­lo­sa desidia e ingra­ti­tud­con que fue­ron (mal)tratados esos tra­ba­ja­do­res, mate­rial de dese­cho en cual­quier eco­no­mía capi­ta­lis­ta y mucho más en los Esta­dos Uni­dos.

Según el corres­pon­sal de la BBC en New York a prin­ci­pios de 2008 -¡es decir, casi sie­te años des­pués de pro­du­ci­do el aten­ta­do!- sólo seis (sí, no hay error: seis) de algo más de 10.000 deman­das que habían plan­tea­do los tra­ba­ja­do­res por los gra­ves tras­tor­nos oca­sio­na­dos a su salud habían reci­bi­do algu­na cla­se de com­pen­sa­ción por par­te de las auto­ri­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas.

Jus­ti­cia bur­gue­sa, que le dicen. O refu­ta­ción prác­ti­ca del dis­cur­so sobre los dere­chos huma­nos, la liber­tad y la jus­ti­cia con que Washing­ton per­ma­nen­te­men­te ocul­ta sus mayo­res tro­pe­lías. ¿Qué cre­di­bi­li­dad pue­de tener quien se com­por­ta como un gober­nan­te des­al­ma­do con su pro­pio pue­blo, que gene­ro­sa­men­te se invo­lu­cró en un tra­ba­jo insa­lu­bre tan sólo para que, lue­go de ter­mi­na­do, se des­oye­ran sus jus­tos recla­mos?

Como era de espe­rar­se las pro­tes­tas y pre­sio­nes de las víc­ti­mas pro­si­guie­ron y recién en Abril del 2010, a casi nue­ve años del sinies­tro, se lle­gó a un pri­mer arre­glo median­te el cual los tra­ba­ja­do­res, en una deman­da legal colec­ti­va –lo que en la legis­la­ción nor­te­ame­ri­ca­na se cali­fi­ca como una “class action”- podrían lle­gar a reci­bir, ¡diez años des­pués de la tra­ge­dia!, 657.5 millo­nes de dóla­res de com­pen­sa­ción, a razón de unos 65.000 dóla­res por per­so­na.

Por supues­to, podrá haber algu­nas excep­cio­nes en don­de, sobre la base de una revi­sión a car­go de un juez ‑en un pro­ce­so inva­ria­ble­men­te lar­go y cos­to­so- algu­nos de los dam­ni­fi­ca­dos podría obte­ner una com­pen­sa­ción algo mayor. Pero por aho­ra la cifra es aque­lla.

Está demás acla­rar que con esa suma los afec­ta­dos difí­cil­men­te podrán pagar las fac­tu­ras médi­cas acu­mu­la­das a lo lar­go de tan­tos años de total aban­dono por par­te de los cru­za­dos de la liber­tad y la jus­ti­cia ins­ta­la­dos en la Casa Blan­ca; va de suyo que los des­afor­tu­na­dos que requie­ran un tra­ta­mien­to más com­pli­ca­do que­da­rán a la vera del camino y debe­rán arre­glar­se como pue­dan.

En Esta­dos Uni­dos la salud es una mer­can­cía más, y como lo recor­da­ba Alfre­do Zita­rro­sa en su “Doña Sole­dad”, “Usted se pue­de morir, eso es cues­tión de salud, pero no quie­ra saber lo que le cues­ta un ataúd.” Tén­ga­se en cuen­ta que una sim­ple ope­ra­ción de apen­di­ci­tis en New York pue­de lle­gar a cos­tar fácil­men­te 30.000 dóla­res y ya está todo dicho.

Ah, ¡me olvi­da­ba!: los hono­ra­rios de los estu­dios de abo­ga­dos invo­lu­cra­dos en esta lar­ga, peno­sa y humi­llan­te bata­lla legal de los res­ca­tis­tas ya supe­ran los dos­cien­tos millo­nes de dóla­res; es decir, casi la ter­ce­ra par­te de lo que se le va a entre­gar a los tra­ba­ja­do­res ya se lo apro­pia­ron los “caran­chos” que lucran con esta des­gra­cia. Ellos notu­vie­ron que espe­rar. Con­clu­sión: Washing­ton pue­de inva­dir paí­ses, tor­tu­rar, ase­si­nar, pro­mo­ver gol­pes de esta­do y entrar en gue­rras sin auto­ri­za­ción del Con­gre­so, pero la Casa Blan­ca se mues­tra impo­ten­te para hacer jus­ti­cia y com­pen­sar ade­cua­da­men­te a la anó­ni­ma legión de quie­nes se juga­ron la vida y su salud en la Zona Cero con el pre­tex­to de que el Con­gre­so no auto­ri­za­ría tales gas­tos.

Cla­ro que si de lo que se tra­ta es de per­ge­ñar un sal­va­ta­je de ban­cos y finan­cie­ras el Capi­to­lio y la Casa Blan­ca, siem­pre sen­si­bles ante los intere­ses de las cla­ses domi­nan­tes, toman la deci­sión en cues­tión de días, y los CEOs del casino finan­cie­ro reco­bran sin demo­ra sus millo­na­rios sala­rios en dóla­res. En cam­bio, los que asu­mie­ron la huma­ni­ta­ria tarea del res­ca­te y la lim­pie­za del desas­tre de las Torres Geme­las son humi­lla­dos con una espe­ra de casi diez años y una com­pen­sa­ción ridí­cu­la toman­do en cuen­ta los per­jui­cios oca­sio­na­dos y el tiem­po reque­ri­do para su indem­ni­za­ción. Esta infa­mia es la “otra his­to­ria” de los Esta­dos Uni­dos, a la cual según Zinn debe­mos pres­tar­le la máxi­ma aten­ción por­que reve­la la inmo­ra­li­dad inhe­ren­te e inco­rre­gi­ble del capi­ta­lis­mo y la nece­si­dad de aca­bar con él lo antes posi­ble, antes de que, como lo vie­ne dicien­do Fidel, ese sis­te­ma aca­be con la huma­ni­dad.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *