Rusia y Chi­na desa­fían a la OTAN

Se espe­ra­ba que las con­sul­tas del minis­tro de Exte­rio­res chino Yang Jie­chi en Mos­cú duran­te el fin de sema­na pre­pa­ra­sen el terreno para la visi­ta del pre­si­den­te Hu Jin­tao a Rusia el pró­xi­mo mes. Final­men­te resul­tó, sin embar­go, que toma­ron un carác­ter de inmen­sa impor­tan­cia para la segu­ri­dad inter­na­cio­nal.

Los con­ti­nuos esfuer­zos ruso-chi­nos por “coor­di­nar” su posi­ción sobre temas regio­na­les e inter­na­cio­na­les han con­du­ci­do a un nivel cua­li­ta­ti­va­men­te nue­vo res­pec­to a la situa­ción que se desa­rro­lla en Medio Orien­te.

La agen­cia ofi­cial de noti­cias rusa uti­li­zó una expre­sión poco usual –“estre­cha coope­ra­ción”– para carac­te­ri­zar el nue­vo mode­lo al que ha lle­va­do su coor­di­na­ción de las polí­ti­cas regio­na­les. Esto ten­de­rá a plan­tear un fuer­te desa­fío a la agen­da uni­la­te­ra­lis­ta de Occi­den­te en Medio Orien­te.

La visi­ta de Hu a Rusia tie­ne lugar, en prin­ci­pio, para asis­tir al des­plie­gue en San Peters­bur­go del 16 al 18 de junio, que el Krem­lin está coreo­gra­fian­do cui­da­do­sa­men­te como un even­to anual al esti­lo de un “Davos de Rusia” –inti­tu­la­do Foro Eco­nó­mi­co Inter­na­cio­nal-. Ambos paí­ses están muy exci­ta­dos ante la posi­bi­li­dad de que la visi­ta de Hu sea un momen­to cru­cial en la coope­ra­ción ener­gé­ti­ca entre Chi­na y Rusia.

El gigan­te ruso de la ener­gía, Gaz­prom, espe­ra bom­bear 30.000 millo­nes de metros cúbi­cos de gas natu­ral al año a Chi­na has­ta 2015 y las nego­cia­cio­nes sobre los pre­cios están en una eta­pa avan­za­da. Los fun­cio­na­rios chi­nos sos­tie­nen que las nego­cia­cio­nes para­li­za­das por fin se ulti­ma­rán con un acuer­do cuan­do Hu lle­gue a Rusia.

Por cier­to, cuan­do la eco­no­mía impor­tan­te de más rápi­do cre­ci­mien­to del mun­do y el mayor expor­ta­dor de ener­gía del mun­do lle­gan a un acuer­do, el asun­to va más allá de un acuer­do de coope­ra­ción bila­te­ral. Habrá des­aso­sie­go en Euro­pa, que ha sido his­tó­ri­ca­men­te el prin­ci­pal mer­ca­do de Rusia de las expor­ta­cio­nes de ener­gía, por el hecho de que un “com­pe­ti­dor” apa­rez­ca en Orien­te y que el nego­cio ener­gé­ti­co de Occi­den­te con Rusia pue­da tener a Chi­na como “socio coman­di­ta­rio”. Este cam­bio de para­dig­ma pro­vee un tras­fon­do a las ten­sio­nes Este-Oes­te por el Medio Orien­te.

Posi­ción idén­ti­ca

Medio Orien­te y el Nor­te de Áfri­ca resul­ta­ron ser el moti­vo cen­tral de las con­ver­sa­cio­nes de Yang en Mos­cú con su anfi­trión Ser­gei Lavrov. Rusia y Chi­na deci­die­ron tra­ba­jar jun­tas para enca­rar los pro­ble­mas que pro­vie­nen de la agi­ta­ción en Medio Orien­te y el Nor­te de Áfri­ca. Lavrov dijo: “Hemos acor­da­do coor­di­nar nues­tras accio­nes uti­li­zan­do las capa­ci­da­des de ambos Esta­dos a fin de ayu­dar a la esta­bi­li­za­ción más rápi­da posi­ble y la pre­ven­ción de más con­se­cuen­cias nega­ti­vas impre­vi­si­bles en la zona”.

Lavrov dijo que Rusia y Chi­na tie­nen una “posi­ción idén­ti­ca” y que “toda nación debe­ría deter­mi­nar su futu­ro inde­pen­dien­te­men­te, sin inter­fe­ren­cia extran­je­ra”. Pre­su­mi­ble­men­te, los dos paí­ses han acor­da­do aho­ra una posi­ción común para opo­ner­se a cual­quier acción de la OTAN para rea­li­zar una ope­ra­ción terres­tre en Libia.

Has­ta aho­ra, la posi­ción rusa ha sido que Mos­cú no acep­ta­rá que se dé algún man­da­to del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU a la OTAN para una ope­ra­ción terres­tre sin una “posi­ción cla­ra­men­te expre­sa­da” que la aprue­be por par­te de la Liga Ára­be y de la Unión Afri­ca­na (de la cual for­ma par­te Libia).

Evi­den­te­men­te, exis­te un “défi­cit de con­fian­za” en este caso, que se hace cada día más insu­pe­ra­ble a menos que la OTAN deci­da un inme­dia­to alto el fue­go en Libia. Dicho en pocas pala­bras, Rusia ya no con­fía en que EE.UU. o sus alia­dos de la OTAN sean trans­pa­ren­tes sobre sus inten­cio­nes res­pec­to a Libia y Medio Orien­te. Hace unos días, Lavrov habló lar­ga­men­te sobre Libia en una entre­vis­ta con el canal de tele­vi­sión ruso Tsentr. Expre­só gran frus­tra­ción por la ambi­güe­dad y los sub­ter­fu­gios de Occi­den­te al inter­pre­tar uni­la­te­ral­men­te la Reso­lu­ción 1973 de la ONU para hacer prác­ti­ca­men­te todo lo que le da la gana.

Lavrov reve­ló en esa entre­vis­ta: “Nos lle­gan infor­mes sobre la pre­pa­ra­ción de una ope­ra­ción terres­tre [en Libia] y sugie­ren que los pla­nes ade­cua­dos se desa­rro­llan en la OTAN y en la Unión Euro­pea”. Y dejó entre­ver públi­ca­men­te la sos­pe­cha de Mos­cú de que el plan esta­dou­ni­den­se sería evi­tar la nece­si­dad de un con­tac­to con el Con­se­jo de Segu­ri­dad para obte­ner un debi­do man­da­to para ope­ra­cio­nes terres­tres de la OTAN en Libia y en vez de eso pre­sio­nar al secre­ta­rio gene­ral de la ONU Ban Ki-Moon para sacar una “soli­ci­tud” a la alian­za occi­den­tal para que sumi­nis­tre escol­tas para la misión huma­ni­ta­ria de la ONU y uti­li­zar­la como una tapa­de­ra para ini­ciar ope­ra­cio­nes terres­tres.

La posi­ción públi­ca de Rusia y Chi­na impe­di­ría que los fun­cio­na­rios del secre­ta­ria­do de Ban faci­li­ten subrep­ti­cia­men­te por la puer­ta tra­se­ra una ope­ra­ción terres­tre de la OTAN. Ban visi­tó recien­te­men­te Mos­cú y algu­nos infor­mes rusos sugi­rie­ron que “reci­bió una bron­ca” por su for­ma de diri­gir el orga­nis­mo mun­dial. Un exper­to comen­ta­ris­ta mos­co­vi­ta, Dmirty Kosy­rev, escri­bió con hirien­te sar­cas­mo:

Hay muchas mane­ras de decir polí­ti­ca­men­te a un invi­ta­do por cuen­ta pro­pia y por cuen­ta de los pro­pios socios inter­na­cio­na­les: “No esta­mos muy con­ten­tos con su desem­pe­ño, esti­ma­do señor Ban”. A menu­do las pala­bras ni siquie­ra son nece­sa­rias en estos casos. Es obvio que al secre­ta­rio gene­ral le gus­ta el roman­ti­cis­mo revo­lu­cio­na­rio de las gue­rras civi­les y que apo­ya a los com­ba­tien­tes por la liber­tad en gene­ral. Como resul­ta­do, a menu­do se pone de par­te de los archi­li­be­ra­les de Euro­pa o EE.UU.

Sin embar­go, el secre­ta­rio gene­ral de la ONU no debe­ría adop­tar posi­cio­nes polí­ti­cas extre­mas, y mucho menos aún poner­se de par­te de la mino­ría de los Esta­dos miem­bros de la ONU res­pec­to a un tema, como lo ha hecho en el caso de Libia y de Cos­ta de Mar­fil. No fue ele­gi­do para eso. El pun­to no es obli­gar al señor Ban a cam­biar sus con­vic­cio­nes o posi­ción, sino más bien a que ajus­te lige­ra­men­te su visión a favor de más neu­tra­li­dad.

Mos­cú y Pekín pare­cen con­tem­plar al deno­mi­na­do Gru­po de Con­tac­to Libia (for­ma­do por 22 paí­ses y seis orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les) con mucha sos­pe­cha. Refi­rién­do­se a la deci­sión del gru­po en su reu­nión de Roma el jue­ves pasa­do, de poner a dis­po­si­ción de inme­dia­to un fon­do tem­po­ra­rio de 250 millo­nes de dóla­res como ayu­da a los rebel­des libios, Lavrov dijo cáus­ti­ca­men­te que el gru­po “incre­men­ta sus esfuer­zos para adop­tar el papel diri­gen­te en la deter­mi­na­ción de la polí­ti­ca de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal hacia Libia” y advir­tió de que no debe­ría “tra­tar de reem­pla­zar al Con­se­jo de Segu­ri­dad de las Nacio­nes Uni­das, y que no debe­ría tomar par­ti­do por una de las par­tes”.

Se ha con­ver­ti­do en moti­vo de inquie­tud para Mos­cú y Pekín que el gru­po de con­tac­to se con­vier­ta gra­dual­men­te en un ver­da­de­ro pro­ce­so regio­nal sos­la­yan­do a la ONU a fin de modu­lar el levan­ta­mien­to ára­be que se ajus­te a las estra­te­gias occi­den­ta­les. El gru­po de Esta­dos del Con­se­jo de Coope­ra­ción del Gol­fo (y de la Liga Ára­be) que están pre­sen­tes en el gru­po de con­tac­to per­mi­te que Occi­den­te pro­cla­me que el pro­ce­so es una voz colec­ti­va de opi­nión regio­nal. (Iró­ni­ca­men­te, Fran­cia ha invi­ta­do a Rusia a unir­se al gru­po de con­tac­to.)

Pun­ta del ice­berg

En la con­fe­ren­cia con­jun­ta de pren­sa con Yang en Mos­cú el vier­nes, Lavrov fue direc­to al grano: “El gru­po de con­tac­to se ha esta­ble­ci­do solo. Y aho­ra tra­ta de arro­gar­se la res­pon­sa­bi­li­dad por la polí­ti­ca de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal hacia Libia. Y no solo Libia, esta­mos escu­chan­do voces que lla­man a que este gru­po deci­da qué hacer en otros Esta­dos de la región”. Lo que preo­cu­pa a Rusia en tér­mi­nos inme­dia­tos sería que el gru­po de con­tac­to podría estar gatean­do hacia Siria para rea­li­zar tam­bién en ese país un cam­bio de régi­men.

Chi­na ha sido has­ta aho­ra muy diplo­má­ti­ca res­pec­to al tema de Libia y ha deja­do que Rusia pon­ga el cas­ca­bel al gato occi­den­tal, pero aho­ra se hace más y más elo­cuen­te. Yang fue bas­tan­te direc­to en la con­fe­ren­cia de pren­sa en Mos­cú en su crí­ti­ca de la inter­ven­ción occi­den­tal en Libia. Hace ape­nas tres sema­nas, el Peo­ple’s Daily comen­tó que la gue­rra en Libia esta­ba en un pun­to muer­to; el régi­men de Mua­mar Gada­fi había mos­tra­do su resis­ten­cia; y la opo­si­ción libia fue sobres­ti­ma­da por Occi­den­te. El perió­di­co comen­tó:

“La gue­rra libia se ha con­ver­ti­do en una situa­ción deli­ca­da para Occi­den­te. Pri­me­ro, Occi­den­te no se pue­de per­mi­tir la gue­rra eco­nó­mi­ca y estra­té­gi­ca­men­te… La gue­rra cues­ta dema­sia­do a los paí­ses euro­peos y a EE.UU. que no han sali­do com­ple­ta­men­te de la cri­sis eco­nó­mi­ca. Cuan­to más dure la gue­rra, más paí­ses en Occi­den­te se verán ante una des­ven­ta­ja.

“Segun­do, Occi­den­te encon­tra­rá muchos pro­ble­mas mili­ta­res y lega­les… Si Occi­den­te se sigue invo­lu­cran­do, será con­si­de­ra­do como par­cial a favor de una par­te… Res­pec­to a alas ccio­nes mili­ta­res, los paí­ses occi­den­ta­les ten­drán que enviar fuer­zas terres­tres a fin de depo­ner a Gada­fi… Eso va mucho más allá del alcan­ce de la auto­ri­dad de las Nacio­nes Uni­das, y es pro­ba­ble que repi­ta los erro­res de la Gue­rra de Iraq… En una pala­bra, la solu­ción mili­tar al pro­ble­ma en Libia ha lle­ga­do a su fin y hay que poner en la agen­da la solu­ción polí­ti­ca.”

Las con­ver­sa­cio­nes de Yang en Mos­cú sig­ni­fi­can que Pekín ya se da cuen­ta de que Occi­den­te está deter­mi­na­do a aguan­tar la deli­ca­da situa­ción cues­te lo que cues­te, hacer que se “tran­qui­li­ce” a cual­quier pre­cio y lue­go con­su­mir­la sin com­par­tir­la con nadie. Por lo tan­to, pare­ce que hay una revi­sión de la posi­ción chi­na y una apro­xi­ma­ción a la de Rusia (que ha sido mucho más abier­ta­men­te crí­ti­ca de la inter­ven­ción occi­den­tal en Libia).

Mos­cú podría haber alen­ta­do a Pekín a ver lo que se ave­ci­na. Pero el argu­men­to deci­si­vo pare­ce que es el cre­cien­te sen­ti­do de intran­qui­li­dad de que la inter­ven­ción occi­den­tal en Libia sólo es la pun­ta del ice­berg y que lo que se está desa­rro­llan­do podría ser una geo­es­tra­te­gia orien­ta­da a per­pe­tuar la domi­na­ción his­tó­ri­ca de Occi­den­te sobre el nue­vo Medio Orien­te en la era pos­te­rior a la Gue­rra Fría. Entre­te­ji­do con ello está el pre­ce­den­te extre­ma­da­men­te preo­cu­pan­te de una acción mili­tar de la OTAN sin un man­da­to espe­cí­fi­co de la ONU.

Des­de enton­ces, Lavrov y Yang han ido a Asta­na a una con­fe­ren­cia de minis­tros de exte­rio­res de la Orga­ni­za­ción de Coope­ra­ción de Shanghái (SCO) que nego­cia­rá la agen­da para una reu­nión en la cum­bre del orga­nis­mo regio­nal, que ten­drá lugar en la capi­tal kaza­ja el 15 de junio. La gran pre­gun­ta es si el acuer­do ruso-chino sobre “estre­cha coope­ra­ción” en los temas de Medio Orien­te y el Nor­te de Áfri­ca se con­ver­ti­rá en la posi­ción común de la SCO. Pare­ce que la pro­ba­bi­li­dad es ele­va­da.

Asia Times Onli­ne

Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Ger­mán Leyens

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *