Rusia y Chi­na desa­fían a la OTAN

Se espe­ra­ba que las con­sul­tas del minis­tro de Exte­rio­res chino Yang Jie­chi en Mos­cú duran­te el fin de sema­na pre­pa­ra­sen el terreno para la visi­ta del pre­si­den­te Hu Jin­tao a Rusia el pró­xi­mo mes. Final­men­te resul­tó, sin embar­go, que toma­ron un carác­ter de inmen­sa impor­tan­cia para la segu­ri­dad internacional.

Los con­ti­nuos esfuer­zos ruso-chi­nos por “coor­di­nar” su posi­ción sobre temas regio­na­les e inter­na­cio­na­les han con­du­ci­do a un nivel cua­li­ta­ti­va­men­te nue­vo res­pec­to a la situa­ción que se desa­rro­lla en Medio Oriente.

La agen­cia ofi­cial de noti­cias rusa uti­li­zó una expre­sión poco usual –“estre­cha coope­ra­ción”– para carac­te­ri­zar el nue­vo mode­lo al que ha lle­va­do su coor­di­na­ción de las polí­ti­cas regio­na­les. Esto ten­de­rá a plan­tear un fuer­te desa­fío a la agen­da uni­la­te­ra­lis­ta de Occi­den­te en Medio Oriente.

La visi­ta de Hu a Rusia tie­ne lugar, en prin­ci­pio, para asis­tir al des­plie­gue en San Peters­bur­go del 16 al 18 de junio, que el Krem­lin está coreo­gra­fian­do cui­da­do­sa­men­te como un even­to anual al esti­lo de un “Davos de Rusia” –inti­tu­la­do Foro Eco­nó­mi­co Inter­na­cio­nal-. Ambos paí­ses están muy exci­ta­dos ante la posi­bi­li­dad de que la visi­ta de Hu sea un momen­to cru­cial en la coope­ra­ción ener­gé­ti­ca entre Chi­na y Rusia.

El gigan­te ruso de la ener­gía, Gaz­prom, espe­ra bom­bear 30.000 millo­nes de metros cúbi­cos de gas natu­ral al año a Chi­na has­ta 2015 y las nego­cia­cio­nes sobre los pre­cios están en una eta­pa avan­za­da. Los fun­cio­na­rios chi­nos sos­tie­nen que las nego­cia­cio­nes para­li­za­das por fin se ulti­ma­rán con un acuer­do cuan­do Hu lle­gue a Rusia.

Por cier­to, cuan­do la eco­no­mía impor­tan­te de más rápi­do cre­ci­mien­to del mun­do y el mayor expor­ta­dor de ener­gía del mun­do lle­gan a un acuer­do, el asun­to va más allá de un acuer­do de coope­ra­ción bila­te­ral. Habrá des­aso­sie­go en Euro­pa, que ha sido his­tó­ri­ca­men­te el prin­ci­pal mer­ca­do de Rusia de las expor­ta­cio­nes de ener­gía, por el hecho de que un “com­pe­ti­dor” apa­rez­ca en Orien­te y que el nego­cio ener­gé­ti­co de Occi­den­te con Rusia pue­da tener a Chi­na como “socio coman­di­ta­rio”. Este cam­bio de para­dig­ma pro­vee un tras­fon­do a las ten­sio­nes Este-Oes­te por el Medio Oriente.

Posi­ción idéntica

Medio Orien­te y el Nor­te de Áfri­ca resul­ta­ron ser el moti­vo cen­tral de las con­ver­sa­cio­nes de Yang en Mos­cú con su anfi­trión Ser­gei Lavrov. Rusia y Chi­na deci­die­ron tra­ba­jar jun­tas para enca­rar los pro­ble­mas que pro­vie­nen de la agi­ta­ción en Medio Orien­te y el Nor­te de Áfri­ca. Lavrov dijo: “Hemos acor­da­do coor­di­nar nues­tras accio­nes uti­li­zan­do las capa­ci­da­des de ambos Esta­dos a fin de ayu­dar a la esta­bi­li­za­ción más rápi­da posi­ble y la pre­ven­ción de más con­se­cuen­cias nega­ti­vas impre­vi­si­bles en la zona”.

Lavrov dijo que Rusia y Chi­na tie­nen una “posi­ción idén­ti­ca” y que “toda nación debe­ría deter­mi­nar su futu­ro inde­pen­dien­te­men­te, sin inter­fe­ren­cia extran­je­ra”. Pre­su­mi­ble­men­te, los dos paí­ses han acor­da­do aho­ra una posi­ción común para opo­ner­se a cual­quier acción de la OTAN para rea­li­zar una ope­ra­ción terres­tre en Libia.

Has­ta aho­ra, la posi­ción rusa ha sido que Mos­cú no acep­ta­rá que se dé algún man­da­to del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU a la OTAN para una ope­ra­ción terres­tre sin una “posi­ción cla­ra­men­te expre­sa­da” que la aprue­be por par­te de la Liga Ára­be y de la Unión Afri­ca­na (de la cual for­ma par­te Libia).

Evi­den­te­men­te, exis­te un “défi­cit de con­fian­za” en este caso, que se hace cada día más insu­pe­ra­ble a menos que la OTAN deci­da un inme­dia­to alto el fue­go en Libia. Dicho en pocas pala­bras, Rusia ya no con­fía en que EE.UU. o sus alia­dos de la OTAN sean trans­pa­ren­tes sobre sus inten­cio­nes res­pec­to a Libia y Medio Orien­te. Hace unos días, Lavrov habló lar­ga­men­te sobre Libia en una entre­vis­ta con el canal de tele­vi­sión ruso Tsentr. Expre­só gran frus­tra­ción por la ambi­güe­dad y los sub­ter­fu­gios de Occi­den­te al inter­pre­tar uni­la­te­ral­men­te la Reso­lu­ción 1973 de la ONU para hacer prác­ti­ca­men­te todo lo que le da la gana.

Lavrov reve­ló en esa entre­vis­ta: “Nos lle­gan infor­mes sobre la pre­pa­ra­ción de una ope­ra­ción terres­tre [en Libia] y sugie­ren que los pla­nes ade­cua­dos se desa­rro­llan en la OTAN y en la Unión Euro­pea”. Y dejó entre­ver públi­ca­men­te la sos­pe­cha de Mos­cú de que el plan esta­dou­ni­den­se sería evi­tar la nece­si­dad de un con­tac­to con el Con­se­jo de Segu­ri­dad para obte­ner un debi­do man­da­to para ope­ra­cio­nes terres­tres de la OTAN en Libia y en vez de eso pre­sio­nar al secre­ta­rio gene­ral de la ONU Ban Ki-Moon para sacar una “soli­ci­tud” a la alian­za occi­den­tal para que sumi­nis­tre escol­tas para la misión huma­ni­ta­ria de la ONU y uti­li­zar­la como una tapa­de­ra para ini­ciar ope­ra­cio­nes terrestres.

La posi­ción públi­ca de Rusia y Chi­na impe­di­ría que los fun­cio­na­rios del secre­ta­ria­do de Ban faci­li­ten subrep­ti­cia­men­te por la puer­ta tra­se­ra una ope­ra­ción terres­tre de la OTAN. Ban visi­tó recien­te­men­te Mos­cú y algu­nos infor­mes rusos sugi­rie­ron que “reci­bió una bron­ca” por su for­ma de diri­gir el orga­nis­mo mun­dial. Un exper­to comen­ta­ris­ta mos­co­vi­ta, Dmirty Kosy­rev, escri­bió con hirien­te sarcasmo:

Hay muchas mane­ras de decir polí­ti­ca­men­te a un invi­ta­do por cuen­ta pro­pia y por cuen­ta de los pro­pios socios inter­na­cio­na­les: “No esta­mos muy con­ten­tos con su desem­pe­ño, esti­ma­do señor Ban”. A menu­do las pala­bras ni siquie­ra son nece­sa­rias en estos casos. Es obvio que al secre­ta­rio gene­ral le gus­ta el roman­ti­cis­mo revo­lu­cio­na­rio de las gue­rras civi­les y que apo­ya a los com­ba­tien­tes por la liber­tad en gene­ral. Como resul­ta­do, a menu­do se pone de par­te de los archi­li­be­ra­les de Euro­pa o EE.UU.

Sin embar­go, el secre­ta­rio gene­ral de la ONU no debe­ría adop­tar posi­cio­nes polí­ti­cas extre­mas, y mucho menos aún poner­se de par­te de la mino­ría de los Esta­dos miem­bros de la ONU res­pec­to a un tema, como lo ha hecho en el caso de Libia y de Cos­ta de Mar­fil. No fue ele­gi­do para eso. El pun­to no es obli­gar al señor Ban a cam­biar sus con­vic­cio­nes o posi­ción, sino más bien a que ajus­te lige­ra­men­te su visión a favor de más neutralidad.

Mos­cú y Pekín pare­cen con­tem­plar al deno­mi­na­do Gru­po de Con­tac­to Libia (for­ma­do por 22 paí­ses y seis orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les) con mucha sos­pe­cha. Refi­rién­do­se a la deci­sión del gru­po en su reu­nión de Roma el jue­ves pasa­do, de poner a dis­po­si­ción de inme­dia­to un fon­do tem­po­ra­rio de 250 millo­nes de dóla­res como ayu­da a los rebel­des libios, Lavrov dijo cáus­ti­ca­men­te que el gru­po “incre­men­ta sus esfuer­zos para adop­tar el papel diri­gen­te en la deter­mi­na­ción de la polí­ti­ca de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal hacia Libia” y advir­tió de que no debe­ría “tra­tar de reem­pla­zar al Con­se­jo de Segu­ri­dad de las Nacio­nes Uni­das, y que no debe­ría tomar par­ti­do por una de las partes”.

Se ha con­ver­ti­do en moti­vo de inquie­tud para Mos­cú y Pekín que el gru­po de con­tac­to se con­vier­ta gra­dual­men­te en un ver­da­de­ro pro­ce­so regio­nal sos­la­yan­do a la ONU a fin de modu­lar el levan­ta­mien­to ára­be que se ajus­te a las estra­te­gias occi­den­ta­les. El gru­po de Esta­dos del Con­se­jo de Coope­ra­ción del Gol­fo (y de la Liga Ára­be) que están pre­sen­tes en el gru­po de con­tac­to per­mi­te que Occi­den­te pro­cla­me que el pro­ce­so es una voz colec­ti­va de opi­nión regio­nal. (Iró­ni­ca­men­te, Fran­cia ha invi­ta­do a Rusia a unir­se al gru­po de contacto.)

Pun­ta del iceberg

En la con­fe­ren­cia con­jun­ta de pren­sa con Yang en Mos­cú el vier­nes, Lavrov fue direc­to al grano: “El gru­po de con­tac­to se ha esta­ble­ci­do solo. Y aho­ra tra­ta de arro­gar­se la res­pon­sa­bi­li­dad por la polí­ti­ca de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal hacia Libia. Y no solo Libia, esta­mos escu­chan­do voces que lla­man a que este gru­po deci­da qué hacer en otros Esta­dos de la región”. Lo que preo­cu­pa a Rusia en tér­mi­nos inme­dia­tos sería que el gru­po de con­tac­to podría estar gatean­do hacia Siria para rea­li­zar tam­bién en ese país un cam­bio de régimen.

Chi­na ha sido has­ta aho­ra muy diplo­má­ti­ca res­pec­to al tema de Libia y ha deja­do que Rusia pon­ga el cas­ca­bel al gato occi­den­tal, pero aho­ra se hace más y más elo­cuen­te. Yang fue bas­tan­te direc­to en la con­fe­ren­cia de pren­sa en Mos­cú en su crí­ti­ca de la inter­ven­ción occi­den­tal en Libia. Hace ape­nas tres sema­nas, el Peo­ple’s Daily comen­tó que la gue­rra en Libia esta­ba en un pun­to muer­to; el régi­men de Mua­mar Gada­fi había mos­tra­do su resis­ten­cia; y la opo­si­ción libia fue sobres­ti­ma­da por Occi­den­te. El perió­di­co comentó:

“La gue­rra libia se ha con­ver­ti­do en una situa­ción deli­ca­da para Occi­den­te. Pri­me­ro, Occi­den­te no se pue­de per­mi­tir la gue­rra eco­nó­mi­ca y estra­té­gi­ca­men­te… La gue­rra cues­ta dema­sia­do a los paí­ses euro­peos y a EE.UU. que no han sali­do com­ple­ta­men­te de la cri­sis eco­nó­mi­ca. Cuan­to más dure la gue­rra, más paí­ses en Occi­den­te se verán ante una desventaja.

“Segun­do, Occi­den­te encon­tra­rá muchos pro­ble­mas mili­ta­res y lega­les… Si Occi­den­te se sigue invo­lu­cran­do, será con­si­de­ra­do como par­cial a favor de una par­te… Res­pec­to a alas ccio­nes mili­ta­res, los paí­ses occi­den­ta­les ten­drán que enviar fuer­zas terres­tres a fin de depo­ner a Gada­fi… Eso va mucho más allá del alcan­ce de la auto­ri­dad de las Nacio­nes Uni­das, y es pro­ba­ble que repi­ta los erro­res de la Gue­rra de Iraq… En una pala­bra, la solu­ción mili­tar al pro­ble­ma en Libia ha lle­ga­do a su fin y hay que poner en la agen­da la solu­ción política.”

Las con­ver­sa­cio­nes de Yang en Mos­cú sig­ni­fi­can que Pekín ya se da cuen­ta de que Occi­den­te está deter­mi­na­do a aguan­tar la deli­ca­da situa­ción cues­te lo que cues­te, hacer que se “tran­qui­li­ce” a cual­quier pre­cio y lue­go con­su­mir­la sin com­par­tir­la con nadie. Por lo tan­to, pare­ce que hay una revi­sión de la posi­ción chi­na y una apro­xi­ma­ción a la de Rusia (que ha sido mucho más abier­ta­men­te crí­ti­ca de la inter­ven­ción occi­den­tal en Libia).

Mos­cú podría haber alen­ta­do a Pekín a ver lo que se ave­ci­na. Pero el argu­men­to deci­si­vo pare­ce que es el cre­cien­te sen­ti­do de intran­qui­li­dad de que la inter­ven­ción occi­den­tal en Libia sólo es la pun­ta del ice­berg y que lo que se está desa­rro­llan­do podría ser una geo­es­tra­te­gia orien­ta­da a per­pe­tuar la domi­na­ción his­tó­ri­ca de Occi­den­te sobre el nue­vo Medio Orien­te en la era pos­te­rior a la Gue­rra Fría. Entre­te­ji­do con ello está el pre­ce­den­te extre­ma­da­men­te preo­cu­pan­te de una acción mili­tar de la OTAN sin un man­da­to espe­cí­fi­co de la ONU.

Des­de enton­ces, Lavrov y Yang han ido a Asta­na a una con­fe­ren­cia de minis­tros de exte­rio­res de la Orga­ni­za­ción de Coope­ra­ción de Shanghái (SCO) que nego­cia­rá la agen­da para una reu­nión en la cum­bre del orga­nis­mo regio­nal, que ten­drá lugar en la capi­tal kaza­ja el 15 de junio. La gran pre­gun­ta es si el acuer­do ruso-chino sobre “estre­cha coope­ra­ción” en los temas de Medio Orien­te y el Nor­te de Áfri­ca se con­ver­ti­rá en la posi­ción común de la SCO. Pare­ce que la pro­ba­bi­li­dad es elevada.

Asia Times Online

Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Ger­mán Leyens

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.