Pide a la Unes­co que recha­ce la tau­ro­ma­quía como bien cul­tu­ral de la huma­ni­dad

Hay varios paí­ses en el mun­do don­de se prac­ti­ca la tor­tu­ra has­ta el ase­si­na­to de ani­ma­les ino­cen­tes como el caba­llo y el toro. A esta abo­mi­na­ble cos­tum­bre se le lla­ma Tau­ro­ma­quia. No hay argu­men­to decen­te ni racio­nal que sopor­te que la uti­li­za­ción con fines lúdi­cos de ani­ma­les libres para ser humi­lla­dos deba ser ni lega­li­za­da ni ele­va­da al gra­do de Bien de Inte­rés Cul­tu­ral. Se tra­ta de un acto bár­ba­ro y cruel don­de se cas­ti­ga has­ta la muer­te a unos seres vivos, don­de se les pri­va de su dere­cho a la liber­tad y se les con­de­na a un final inima­gi­na­ble de terror físi­co y psi­co­ló­gi­co.

En una socie­dad moder­na y equi­li­bra­da debe­mos ense­ñar y edu­car a nues­tros jóve­nes en la prác­ti­ca del res­pe­to, de la empa­tía y de una hones­ta rela­ción con todo el uni­ver­so que nos rodea. Debe­mos apren­der a valo­rar a los otros, debe­mos tra­tar de cono­cer las dife­ren­cias para comu­ni­car­nos con faci­li­dad, sin vio­len­cia ni agre­si­vi­dad. Tene­mos que fomen­tar el cono­ci­mien­to para erra­di­car el mie­do y las acti­tu­des racis­tas hacia lo des­co­no­ci­do.

Debe­mos de pre­ser­var las tra­di­cio­nes que ali­men­tan estos valo­res y des­te­rrar a los libros de his­to­ria todo aque­llo que embru­te­ce y nos aver­güen­za como per­so­nas y como socie­dad. Diga­mos un NO A LA TAUROMAQUIA en todas sus varian­tes. NUNCA MÁS!.

Sres. del Comi­té para la Sal­va­guar­dia del Patri­mo­nio Cul­tu­ral Inma­te­rial

En rela­ción a la soli­ci­tud de inclu­sión de los fes­te­jos tau­ri­nos en la Lis­ta de Bie­nes Cul­tu­ra­les Inma­te­ria­les de la Huma­ni­dad efec­tua­da por deter­mi­na­dos sec­to­res polí­ti­cos y gru­pos empre­sa­ria­les intere­sa­dos en la con­ti­nui­dad de la tau­ro­ma­quia, rue­go atien­da las siguien­tes con­si­de­ra­cio­nes:

De acuer­do con la éti­ca y la racio­na­li­dad huma­na, los alu­di­dos fes­te­jos tau­ri­nos no son un patri­mo­nio “cul­tu­ral” que deba ser sal­va­guar­da­do, ya que, aun­que hayan sido unas prác­ti­cas muy arrai­ga­das en otros tiem­pos en nues­tro país, en la actua­li­dad la mayor par­te de la pobla­ción espa­ño­la recha­za el man­te­ni­mien­to de tales “espec­tácu­los” por con­si­de­rar­los crue­les tra­di­cio­nes moral­men­te inad­mi­si­bles, más pro­pias de sal­va­jes que de pue­blos civi­li­za­dos, pues supo­nen el más abso­lu­to des­pre­cio a la vida de un ani­mal ino­cen­te que es aco­rra­la­do, tor­tu­ra­do len­ta­men­te y vil­men­te eje­cu­ta­do ante un públi­co insen­si­bi­li­za­do y envi­le­ci­do, inca­paz de ver la cruel y trá­gi­ca reali­dad enmas­ca­ra­da en un espec­tácu­lo ilu­so­ria­men­te ale­gre, vis­to­so y colo­ris­ta.

No se tra­ta, pues, de un bien “cul­tu­ral”, ya que la cul­tu­ra engran­de­ce al ser humano, lo ele­va, le apor­ta, si cabe, más valo­res a su con­di­ción, y como la mis­ma UNESCO seña­ló en su Decla­ra­ción de Mexi­co 1982 “ (…) la cul­tu­ra da al hom­bre la capa­ci­dad de refle­xio­nar sobre sí mis­mo. Es ella la que hace de noso­tros seres espe­cí­fi­ca­men­te huma­nos, racio­na­les, crí­ti­cos y éti­ca­men­te com­pro­me­ti­dos. (…)

De acuer­do con esta decla­ra­ción, a la tau­ro­ma­quia no podría atri­buir­se valor cul­tu­ral alguno, por­que no nos enri­que­ce en nin­gún sen­ti­do, no hace de noso­tros seres más “huma­nos” y “racio­na­les”, ni por supues­to “éti­ca­men­te com­pro­me­ti­dos”. Al con­tra­rio, la tau­ro­ma­quia envi­le­ce al hom­bre, lo dege­ne­ra, hace que aflo­re en las per­so­nas su par­te más sór­di­da e inhu­ma­na al des­pre­ciar sin com­pa­sión a ese ani­mal mere­ce­dor de res­pe­to y pro­tec­ción.

Por ello, no sería hones­ta­men­te acep­ta­ble, y nadie en su sano jui­cio admi­ti­ría su inclu­sión como Bien Cul­tu­ral Inma­te­rial de la Huma­ni­dad, pues eso supon­dría reba­jar la “huma­ni­dad” a tal nivel de irra­cio­na­li­dad, bru­ta­li­dad y depra­va­ción que haría de nues­tra espe­cie la esco­ria del uni­ver­so.

Por las razo­nes ante­rior­men­te expues­tas y ape­lan­do al sen­ti­do común de la Huma­ni­dad a la que Uds. repre­sen­tan, rue­go no sean decla­ra­dos los fes­te­jos tau­ri­nos como Bie­nes Cul­tu­ra­les Inma­te­ria­les de la Huma­ni­dad, tenien­do en cuen­ta los siguien­tes aspec­tos a los que hace refe­ren­cia el tex­to de la Con­ven­ción para la Sal­va­guar­dia del Patri­mo­nio Cul­tu­ral Inma­te­rial, Paris 17 de octu­bre de 2003:

• No supo­nen un fac­tor de desa­rro­llo; al con­tra­rio, el enfren­ta­mien­to que des­de siem­pre ha exis­ti­do entre los espa­ño­les sobre esta cues­tión ha gene­ra­do y sigue gene­ran­do un derro­che enor­me de ener­gía y recur­sos huma­nos y mate­ria­les que nos impi­den pro­gre­sar como per­so­nas y como país.

• No con­tri­bu­yen a enri­que­cer la diver­si­dad cul­tu­ral y la crea­ti­vi­dad huma­na, pues­to que no son actos crea­ti­vos sino des­truc­ti­vos y depra­va­dos.

• No gene­ran un sen­ti­mien­to de iden­ti­dad cul­tu­ral; al con­tra­rio, somos muchos los que nos sen­ti­mos daña­dos moral­men­te y aver­gon­za­dos ante el mun­do por la con­ti­nui­dad de tales “espec­tácu­los”.

• No son un fac­tor de acer­ca­mien­to, inter­cam­bio y enten­di­mien­to entre los seres huma­nos, ya que, como se ha dicho ante­rior­men­te, nos divi­de y enfren­ta

Por ello, soli­ci­to, a su vez, cola­bo­ra­ción de la UNESCO en la sen­si­bi­li­za­ción y con­cien­cia­ción de la pobla­ción de los paí­ses que irra­cio­nal­men­te toda­vía per­mi­ten tales fes­te­jos, con el fin de reve­lar a la ciu­da­da­nía la infa­mia, bru­ta­li­dad y depra­va­ción moral que tales “espec­tácu­los” con­lle­van, para poder erra­di­car­los cuan­to antes y que pasen lo antes posi­ble a for­mar par­te de la his­to­ria como una de las tra­di­cio­nes más crue­les, sal­va­jes e inhu­ma­nas que ha arras­tra­do duran­te siglos la cul­tu­ra espa­ño­la.

Aten­ta­men­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *