Pide a la Unes­co que recha­ce la tau­ro­ma­quía como bien cul­tu­ral de la humanidad

Hay varios paí­ses en el mun­do don­de se prac­ti­ca la tor­tu­ra has­ta el ase­si­na­to de ani­ma­les ino­cen­tes como el caba­llo y el toro. A esta abo­mi­na­ble cos­tum­bre se le lla­ma Tau­ro­ma­quia. No hay argu­men­to decen­te ni racio­nal que sopor­te que la uti­li­za­ción con fines lúdi­cos de ani­ma­les libres para ser humi­lla­dos deba ser ni lega­li­za­da ni ele­va­da al gra­do de Bien de Inte­rés Cul­tu­ral. Se tra­ta de un acto bár­ba­ro y cruel don­de se cas­ti­ga has­ta la muer­te a unos seres vivos, don­de se les pri­va de su dere­cho a la liber­tad y se les con­de­na a un final inima­gi­na­ble de terror físi­co y psicológico.

En una socie­dad moder­na y equi­li­bra­da debe­mos ense­ñar y edu­car a nues­tros jóve­nes en la prác­ti­ca del res­pe­to, de la empa­tía y de una hones­ta rela­ción con todo el uni­ver­so que nos rodea. Debe­mos apren­der a valo­rar a los otros, debe­mos tra­tar de cono­cer las dife­ren­cias para comu­ni­car­nos con faci­li­dad, sin vio­len­cia ni agre­si­vi­dad. Tene­mos que fomen­tar el cono­ci­mien­to para erra­di­car el mie­do y las acti­tu­des racis­tas hacia lo desconocido.

Debe­mos de pre­ser­var las tra­di­cio­nes que ali­men­tan estos valo­res y des­te­rrar a los libros de his­to­ria todo aque­llo que embru­te­ce y nos aver­güen­za como per­so­nas y como socie­dad. Diga­mos un NO A LA TAUROMAQUIA en todas sus varian­tes. NUNCA MÁS!.

Sres. del Comi­té para la Sal­va­guar­dia del Patri­mo­nio Cul­tu­ral Inmaterial 

En rela­ción a la soli­ci­tud de inclu­sión de los fes­te­jos tau­ri­nos en la Lis­ta de Bie­nes Cul­tu­ra­les Inma­te­ria­les de la Huma­ni­dad efec­tua­da por deter­mi­na­dos sec­to­res polí­ti­cos y gru­pos empre­sa­ria­les intere­sa­dos en la con­ti­nui­dad de la tau­ro­ma­quia, rue­go atien­da las siguien­tes consideraciones:

De acuer­do con la éti­ca y la racio­na­li­dad huma­na, los alu­di­dos fes­te­jos tau­ri­nos no son un patri­mo­nio “cul­tu­ral” que deba ser sal­va­guar­da­do, ya que, aun­que hayan sido unas prác­ti­cas muy arrai­ga­das en otros tiem­pos en nues­tro país, en la actua­li­dad la mayor par­te de la pobla­ción espa­ño­la recha­za el man­te­ni­mien­to de tales “espec­tácu­los” por con­si­de­rar­los crue­les tra­di­cio­nes moral­men­te inad­mi­si­bles, más pro­pias de sal­va­jes que de pue­blos civi­li­za­dos, pues supo­nen el más abso­lu­to des­pre­cio a la vida de un ani­mal ino­cen­te que es aco­rra­la­do, tor­tu­ra­do len­ta­men­te y vil­men­te eje­cu­ta­do ante un públi­co insen­si­bi­li­za­do y envi­le­ci­do, inca­paz de ver la cruel y trá­gi­ca reali­dad enmas­ca­ra­da en un espec­tácu­lo ilu­so­ria­men­te ale­gre, vis­to­so y colorista.

No se tra­ta, pues, de un bien “cul­tu­ral”, ya que la cul­tu­ra engran­de­ce al ser humano, lo ele­va, le apor­ta, si cabe, más valo­res a su con­di­ción, y como la mis­ma UNESCO seña­ló en su Decla­ra­ción de Mexi­co 1982 “ (…) la cul­tu­ra da al hom­bre la capa­ci­dad de refle­xio­nar sobre sí mis­mo. Es ella la que hace de noso­tros seres espe­cí­fi­ca­men­te huma­nos, racio­na­les, crí­ti­cos y éti­ca­men­te comprometidos. (…)

De acuer­do con esta decla­ra­ción, a la tau­ro­ma­quia no podría atri­buir­se valor cul­tu­ral alguno, por­que no nos enri­que­ce en nin­gún sen­ti­do, no hace de noso­tros seres más “huma­nos” y “racio­na­les”, ni por supues­to “éti­ca­men­te com­pro­me­ti­dos”. Al con­tra­rio, la tau­ro­ma­quia envi­le­ce al hom­bre, lo dege­ne­ra, hace que aflo­re en las per­so­nas su par­te más sór­di­da e inhu­ma­na al des­pre­ciar sin com­pa­sión a ese ani­mal mere­ce­dor de res­pe­to y protección.

Por ello, no sería hones­ta­men­te acep­ta­ble, y nadie en su sano jui­cio admi­ti­ría su inclu­sión como Bien Cul­tu­ral Inma­te­rial de la Huma­ni­dad, pues eso supon­dría reba­jar la “huma­ni­dad” a tal nivel de irra­cio­na­li­dad, bru­ta­li­dad y depra­va­ción que haría de nues­tra espe­cie la esco­ria del universo.

Por las razo­nes ante­rior­men­te expues­tas y ape­lan­do al sen­ti­do común de la Huma­ni­dad a la que Uds. repre­sen­tan, rue­go no sean decla­ra­dos los fes­te­jos tau­ri­nos como Bie­nes Cul­tu­ra­les Inma­te­ria­les de la Huma­ni­dad, tenien­do en cuen­ta los siguien­tes aspec­tos a los que hace refe­ren­cia el tex­to de la Con­ven­ción para la Sal­va­guar­dia del Patri­mo­nio Cul­tu­ral Inma­te­rial, Paris 17 de octu­bre de 2003:

• No supo­nen un fac­tor de desa­rro­llo; al con­tra­rio, el enfren­ta­mien­to que des­de siem­pre ha exis­ti­do entre los espa­ño­les sobre esta cues­tión ha gene­ra­do y sigue gene­ran­do un derro­che enor­me de ener­gía y recur­sos huma­nos y mate­ria­les que nos impi­den pro­gre­sar como per­so­nas y como país.

• No con­tri­bu­yen a enri­que­cer la diver­si­dad cul­tu­ral y la crea­ti­vi­dad huma­na, pues­to que no son actos crea­ti­vos sino des­truc­ti­vos y depravados.

• No gene­ran un sen­ti­mien­to de iden­ti­dad cul­tu­ral; al con­tra­rio, somos muchos los que nos sen­ti­mos daña­dos moral­men­te y aver­gon­za­dos ante el mun­do por la con­ti­nui­dad de tales “espec­tácu­los”.

• No son un fac­tor de acer­ca­mien­to, inter­cam­bio y enten­di­mien­to entre los seres huma­nos, ya que, como se ha dicho ante­rior­men­te, nos divi­de y enfrenta

Por ello, soli­ci­to, a su vez, cola­bo­ra­ción de la UNESCO en la sen­si­bi­li­za­ción y con­cien­cia­ción de la pobla­ción de los paí­ses que irra­cio­nal­men­te toda­vía per­mi­ten tales fes­te­jos, con el fin de reve­lar a la ciu­da­da­nía la infa­mia, bru­ta­li­dad y depra­va­ción moral que tales “espec­tácu­los” con­lle­van, para poder erra­di­car­los cuan­to antes y que pasen lo antes posi­ble a for­mar par­te de la his­to­ria como una de las tra­di­cio­nes más crue­les, sal­va­jes e inhu­ma­nas que ha arras­tra­do duran­te siglos la cul­tu­ra española.

Aten­ta­men­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.