El capi­ta­lis­mo glo­bal y el fas­cis­mo del Siglo XXI-Rebelión

La cri­sis del capi­ta­lis­mo glo­bal no tie­ne pre­ce­den­tes por su mag­ni­tud, su alcan­ce glo­bal, la exten­sión de la degra­da­ción eco­ló­gi­ca y el dete­rio­ro social y la mag­ni­tud de los medios de vio­len­cia. Enfren­ta­mos ver­da­de­ra­men­te una cri­sis de la huma­ni­dad. Nun­ca han sido mayo­res los ries­gos; nues­tra pro­pia super­vi­ven­cia está en peli­gro. Hemos entra­do en un perío­do de gran­des con­vul­sio­nes e incer­ti­dum­bres, de cam­bios tras­cen­den­ta­les, lle­nos de peli­gros –aun­que tam­bién de oportunidades.

Quie­ro hablar en esta oca­sión de la cri­sis del capi­ta­lis­mo glo­bal y de la noción de reac­cio­nes polí­ti­cas res­pec­to a la cri­sis, con­cen­trán­do­me en la reac­ción de la extre­ma dere­cha y en el peli­gro al que me refie­ro como fas­cis­mo del Siglo XXI, en par­ti­cu­lar en EE.UU.

El hecho de enfren­tar­se a la cri­sis exi­ge un aná­li­sis del sis­te­ma capi­ta­lis­mo, que ha pasa­do por una rees­truc­tu­ra­ción y una trans­for­ma­ción en las últi­mas déca­das. El momen­to actual invo­lu­cra una fase cua­li­ta­ti­va­men­te nue­va trans­na­cio­nal o glo­bal del capi­ta­lis­mo mun­dial que se pue­de ras­trear has­ta los años seten­ta y que se carac­te­ri­za por el aumen­to de capi­tal ver­da­de­ra­men­te trans­na­cio­nal y por una cla­se capi­ta­lis­ta trans­na­cio­nal o CCT. El capi­tal trans­na­cio­nal ha logra­do libe­rar­se de las res­tric­cio­nes de la nación Esta­do de la épo­ca ante­rior, y con ello, a cam­biar fuer­te­men­te a su favor la corre­la­ción de las fuer­zas de cla­se y socia­les en todo el mun­do –y a menos­ca­bar la fuer­za de los movi­mien­tos popu­la­res y de la cla­se tra­ba­ja­do­ra en todo el mun­do, des­pués de las rebe­lio­nes glo­ba­les de los años sesen­ta y setenta.

El capi­tal trans­na­cio­nal emer­gen­te vivió una gran expan­sión en los años ochen­ta y noven­ta, impli­can­do una hiper­acu­mu­la­ción median­te nue­vas tec­no­lo­gías como orde­na­do­res y la infor­má­ti­ca, median­te polí­ti­cas neo­li­be­ra­les y nue­vas moda­li­da­des de movi­li­za­ción y explo­ta­ción de la fuer­za labo­ral glo­bal –inclu­yen­do una vuel­ta masi­va de acu­mu­la­ción pri­mi­ti­va, des­arrai­go y des­pla­za­mien­to de cien­tos de millo­nes de per­so­nas, espe­cial­men­te del Ter­cer Mun­do, que se han con­ver­ti­do en emi­gran­tes inter­nos y transnacionales.

Enfren­ta­mos un sis­te­ma que aho­ra está mucho más inte­gra­do, y a gru­pos domi­nan­tes que han acu­mu­la­do una can­ti­dad extra­or­di­na­ria de poder y con­trol trans­na­cio­nal sobre recur­sos e ins­ti­tu­cio­nes globales.

La acu­mu­la­ción mili­ta­ri­za­da, la espe­cu­la­ción finan­cie­ra y el saqueo de los pre­su­pues­tos públicos

A fina­les de los años noven­ta, el sis­te­ma entró en una cri­sis cró­ni­ca. La fuer­te pola­ri­za­ción social y el aumen­to de la des­igual­dad ayu­da­ron a gene­rar una gra­ve cri­sis de acu­mu­la­ción exce­si­va de capi­tal. La extre­ma con­cen­tra­ción de la rique­za del pla­ne­ta en manos de unos pocos y el ace­le­ra­do empo­bre­ci­mien­to y des­po­sei­mien­to de la mayo­ría, inclu­so obli­gó a los par­ti­ci­pan­tes en la reu­nión anual del Foro Eco­nó­mi­co Mun­dial en Davos a reco­no­cer que la bre­cha entre ricos y pobres en todo el mun­do es “el desa­fío más serio en el mun­do” y “plan­tea el espec­tro de una ines­ta­bi­li­dad mun­dial y de gue­rras civiles”.

Las des­igual­da­des glo­ba­les y el empo­bre­ci­mien­to de amplias mayo­rías sig­ni­fi­can que los capi­ta­les trans­na­cio­na­les no pue­den encon­trar sali­das pro­duc­ti­vas para des­car­gar las enor­mes can­ti­da­des de exce­den­tes que han acu­mu­la­do. En el Siglo XXI, la CCT se ha vuel­to a varios meca­nis­mos para sus­ten­tar la acu­mu­la­ción glo­bal, o la obten­ción de bene­fi­cios, ante esta crisis.

Uno es la acu­mu­la­ción mili­ta­ri­za­da: lan­zar gue­rras e inter­ven­cio­nes que pro­du­cen ciclos de des­truc­ción y recons­truc­ción y gene­ran inmen­sos bene­fi­cios para un com­ple­jo mili­tar-car­ce­la­rio-indus­trial-de-segu­ri­dad-finan­cie­ro en con­ti­nua expan­sión. Aho­ra vivi­mos en una eco­no­mía de gue­rra glo­bal que va mucho más allá que las “gue­rras ver­da­de­ras” en Iraq o Afganistán.

Por ejem­plo, la gue­rra con­tra los inmi­gran­tes en EE.UU. y otros sitios, y de modo más gene­ral, la repre­sión de movi­mien­tos socia­les y de pobla­cio­nes vul­ne­ra­bles, es una estra­te­gia de acu­mu­la­ción inde­pen­dien­te de todo obje­ti­vo polí­ti­co. Esta gue­rra con­tra los inmi­gran­tes es extre­ma­da­men­te lucra­ti­va para las cor­po­ra­cio­nes trans­na­cio­na­les. En EE.UU., el com­ple­jo pri­va­do inmi­gran­te-car­ce­la­rio-indus­trial es una indus­tria en pleno auge. Inmi­gran­tes indo­cu­men­ta­dos cons­ti­tu­yen el sec­tor en más rápi­do cre­ci­mien­to en la pobla­ción car­ce­la­ria de EE.UU. y están dete­ni­dos en cen­tros pri­va­dos de deten­ción y son depor­ta­dos por com­pa­ñías pri­va­das sub­con­tra­ta­das por el Estado.

No es sor­pren­den­te que William Andrews, el pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de Correc­tions Cor­po­ra­tion of Ame­ri­ca, o CCA –el mayor con­tra­tis­ta pri­va­do en EE.UU. para cen­tros de deten­ción de inmi­gran­tes– haya decla­ra­do en 2008 que: “la deman­da de nues­tras ins­ta­la­cio­nes y ser­vi­cios podría ver­se afec­ta­da nega­ti­va­men­te por el rela­ja­mien­to de los esfuer­zos de con­trol… o median­te la “des­cri­mi­na­li­za­ción” [de los inmi­gran­tes]”. Tam­po­co cau­sa sor­pre­sa algu­na que CCA y otras cor­po­ra­cio­nes hayan finan­cia­do el aumen­to de la legis­la­ción neo­fas­cis­ta con­tra los inmi­gran­tes en Ari­zo­na y otros Estados.

Un segun­do meca­nis­mo es el asal­to y saqueo de los pre­su­pues­tos públi­cos. El capi­tal trans­na­cio­nal uti­li­za su poder finan­cie­ro para tomar el con­trol de las finan­zas del Esta­do y para impo­ner más aus­te­ri­dad a la mayo­ría tra­ba­ja­do­ra, lo que lle­va a toda­vía más des­igual­dad social y penu­rias. La CCT ha uti­li­za­do su poder estruc­tu­ral para ace­le­rar el des­man­te­la­mien­to de lo que que­da de las con­di­cio­nes de sala­rios y pres­ta­cio­nes sociales.

Y el ter­ce­ro es la fre­né­ti­ca espe­cu­la­ción finan­cie­ra a esca­la mun­dial –con­ver­tir la eco­no­mía mun­dial en un gigan­tes­co casino-. La CCT ha des­car­ga­do miles de millo­nes de dóla­res en la espe­cu­la­ción en el mer­ca­do de la vivien­da, en los mer­ca­dos de ali­men­tos, ener­gías y otros recur­sos bási­cos del mun­do, en mer­ca­dos de valo­res glo­ba­les (es decir pre­su­pues­tos públi­cos y finan­zas esta­ta­les) y en cual­quier “deri­va­do” ima­gi­na­ble, des­de fon­dos de alto ries­go a swaps, mer­ca­dos de futu­ros, obli­ga­cio­nes de deu­da cola­te­ra­les, pirá­mi­des de acti­vos y esque­mas Pon­zi. El colap­so del sis­te­ma finan­cie­ro glo­bal en 2008 sólo fue la gota que col­mó el vaso.

No se tra­ta de una cri­sis cícli­ca sino estruc­tu­ral –una cri­sis de rees­truc­tu­ra­ción, como la que tuvi­mos en los años seten­ta, y antes de eso en los años trein­ta– que tie­ne el poten­cial de con­ver­tir­se en una cri­sis sis­té­mi­ca, depen­dien­do de cómo res­pon­dan los agen­tes socia­les a la cri­sis y de una mul­ti­tud de con­tin­gen­cias des­co­no­ci­das. Una cri­sis de rees­truc­tu­ra­ción sig­ni­fi­ca que la úni­ca mane­ra de salir de la cri­sis es rees­truc­tu­rar el sis­te­ma, mien­tras que una cri­sis sis­té­mi­ca es aque­lla en la que solo un cam­bio en el pro­pio sis­te­ma resol­ve­rá la cri­sis. Los tiem­pos de cri­sis son tiem­pos de rápi­do cam­bio social, cuan­do la acción colec­ti­va y la con­tin­gen­cia entran en jue­go más que en tiem­pos de equi­li­brio en un sistema.

Reac­cio­nes ante la cri­sis y la repú­bli­ca de Wei­mar de Oba­ma en EE.UU.

Ante la cri­sis pare­ce haber reac­cio­nes dife­ren­tes de Esta­dos y de fuer­zas socia­les y polí­ti­cas. Se des­ta­can tres: el refor­mis­mo glo­bal; la resu­rrec­ción de luchas popu­la­res y de izquier­das des­de la base; extre­ma dere­cha y fas­cis­mo del Siglo XXI. Pare­ce haber, sobre todo, una pola­ri­za­ción polí­ti­ca a esca­la mun­dial entre la dere­cha y la izquier­da, que son ambas fuer­zas insurgentes.

Una insur­gen­cia neo­fas­cis­ta es bas­tan­te evi­den­te en EE.UU. Esta insur­gen­cia se pue­de ras­trear has­ta hace varias déca­das, a la movi­li­za­ción de extre­ma dere­cha que comen­zó des­pués de la cri­sis de hege­mo­nía pro­du­ci­da por las luchas de masas de los años sesen­ta y seten­ta, espe­cial­men­te las luchas de libe­ra­ción de negros y chi­ca­nos y otros movi­mien­tos mili­tan­tes de gen­te del Ter­cer Mun­do, corrien­tes con­tra­cul­tu­ra­les, y luchas mili­tan­tes de la cla­se trabajadora.

Las fuer­zas neo­fas­cis­tas se reor­ga­ni­za­ron duran­te los años del gobierno de Geor­ge W Bush. Pero mi his­to­ria comien­za en este caso con la elec­ción de Obama.

El pro­yec­to de Oba­ma fue des­de el comien­zo un esfuer­zo de gru­pos domi­nan­tes por res­ta­ble­cer su hege­mo­nía des­pués de su dete­rio­ro duran­te los años de Bush (que tam­bién invo­lu­cra­ron el ascen­so de un movi­mien­to de masas por los dere­chos de los inmi­gran­tes). La elec­ción de Oba­ma fue un desa­fío al sis­te­ma en el ámbi­to cul­tu­ral e ideo­ló­gi­co, y ha estre­me­ci­do los fun­da­men­tos racia­les y étni­cos sobre los cua­les siem­pre se basó la repú­bli­ca EE.UU. Sin embar­go, nun­ca se pre­ten­dió que el pro­yec­to Oba­ma cues­tio­na­ra el orden socio­eco­nó­mi­co; al con­tra­rio, que­ría pre­ser­var y for­ta­le­cer ese orden recons­ti­tu­yen­do la hege­mo­nía, rea­li­zan­do una revo­lu­ción pasi­va con­tra el des­con­ten­to de la masa y la pro­pa­ga­ción de la resis­ten­cia popu­lar que comen­za­ba a exten­der­se en los últi­mos años de la pre­si­den­cia de Bush.

El socia­lis­ta ita­liano Anto­nio Grams­ci desa­rro­lló el con­cep­to de la revo­lu­ción pasi­va para refe­rir­se a los esfuer­zos de gru­pos domi­nan­tes para pro­du­cir un lige­ro cam­bio des­de arri­ba a fin de debi­li­tar la movi­li­za­ción des­de aba­jo por una trans­for­ma­ción más tras­cen­den­tal. Par­te inte­gral de la revo­lu­ción pasi­va es con­quis­tar la diri­gen­cia des­de la base; su inte­gra­ción al pro­yec­to domi­nan­te. Fuer­zas domi­nan­tes en Egip­to, Túnez y otros sitios en Medio Orien­te y Nor­te­amé­ri­ca tra­tan de rea­li­zar una revo­lu­ción pasi­va de ese tipo. Res­pec­to al movi­mien­to por los dere­chos de los inmi­gran­tes en EE.UU. –uno de los movi­mien­tos socia­les más vibran­tes en ese país– diri­gen­tes moderados/​latinos de la ten­den­cia domi­nan­te fue­ron intro­du­ci­dos al redil de Oba­ma y del Par­ti­do Demó­cra­ta –un caso típi­co de revo­lu­ción pasi­va– mien­tras la base de la masa inmi­gran­te sufre una inten­si­fi­ca­da repre­sión estatal.

La cam­pa­ña de Oba­ma apro­ve­chó y ayu­dó a expan­dir una movi­li­za­ción de masas y las aspi­ra­cio­nes de cam­bio no vis­tas duran­te muchos años en EE.UU. El pro­yec­to de Oba­ma apro­ve­chó esa tor­men­ta nacien­te des­de aba­jo, la cana­li­zó a la cam­pa­ña elec­to­ral y lue­go trai­cio­nó esas aspi­ra­cio­nes, mien­tras el Par­ti­do Demó­cra­ta des­mo­vi­li­za­ba efec­ti­va­men­te la insur­gen­cia des­de aba­jo con más revo­lu­ción pasiva.

En este sen­ti­do, el pro­yec­to Oba­ma debi­li­tó la reac­ción popu­lar y de izquier­das des­de aba­jo ante la cri­sis, lo que dejó libre el cam­po para la reac­ción dere­chis­ta a la cri­sis, para un pro­yec­to de fas­cis­mo del Siglo XXI. Des­de este pun­to de vis­ta el gobierno de Oba­ma se pare­ce a una repú­bli­ca de Wei­mar. Aun­que los social­de­mó­cra­tas esta­ban en el poder duran­te la repú­bli­ca de Wei­mar en Ale­ma­nia en los años vein­te y a prin­ci­pios de los trein­ta, no plan­tea­ron una reac­ción de izquier­da a la cri­sis, sino más bien mar­gi­na­ron a los sin­di­ca­tos mili­tan­tes, comu­nis­tas y socia­lis­tas, y se ajus­ta­ron cada vez más a los capri­chos del capi­tal y de la dere­cha antes de entre­gar el poder a los nazis en 1933.

Fas­cis­mo del Siglo XXI en EE.UU.

No uso a la lige­ra el tér­mino fas­cis­mo. Hay algu­nas carac­te­rís­ti­cas cru­cia­les de un fas­cis­mo del Siglo XXI que iden­ti­fi­co a continuación:

La fusión del capi­tal trans­na­cio­nal con el poder polí­ti­co reaccionario

Esta fusión se había esta­do desa­rro­llan­do duran­te los años de Bush y pro­ba­ble­men­te se habría pro­fun­di­za­do bajo una Casa Blan­ca McCain-Palin. Mien­tras tan­to, movi­mien­tos neo­fas­cis­tas como el Tea Party así como legis­la­ción neo­fas­cis­ta como la ley anti­in­mi­gran­tes SB 1070 de Ari­zo­na, han sido amplia­men­te finan­cia­dos por capi­tal cor­po­ra­ti­vo. Tres sec­to­res del capi­tal trans­na­cio­nal se des­ta­can espe­cial­men­te por bus­car méto­dos polí­ti­cos fas­cis­tas para faci­li­tar la acu­mu­la­ción: el capi­tal finan­cie­ro espe­cu­la­ti­vo, el com­ple­jo mili­tar-indus­tria-de segu­ri­dad y el sec­tor extrac­ti­vo y ener­gé­ti­co (espe­cial­men­te petrolero).

Mili­ta­ri­za­ción y extre­ma masculinización 

Como la acu­mu­la­ción mili­ta­ri­za­da ha inten­si­fi­ca­do el pre­su­pues­to del Pen­tá­gono, habien­do aumen­ta­do en un 91% en tér­mi­nos reales en los últi­mos 12 años, los altos man­dos mili­ta­res se han poli­ti­za­do cre­cien­te­men­te y se invo­lu­cran en las deci­sio­nes políticas.

Un chi­vo expia­to­rio que sir­ve para des­pla­zar y reorien­tar las ten­sio­nes y con­tra­dic­cio­nes sociales

En este caso, son en par­ti­cu­lar los inmi­gran­tes y los musul­ma­nes. El Southern Poverty Law Cen­tre [Cen­tro Legal de la Pobre­za del Sur] infor­mó recien­te­men­te que “tres ten­den­cias de la dere­cha radi­cal –gru­pos de odio, gru­pos extre­mis­tas nati­vis­tas y orga­ni­za­cio­nes patrió­ti­cas– aumen­ta­ron de 1.753 gru­pos en 2009 a 2.145 en 2010, un aumen­to del 22%, que vino des­pués de un aumen­to de un 40% de 2008 a 2009.”

Un infor­me de 2010 del Depar­ta­men­to de Segu­ri­dad Inte­rior seña­ló que “los extre­mis­tas de dere­cha pue­den estar ganan­do nue­vos reclu­tas apro­ve­chan­do los temo­res sobre diver­sos temas de emer­gen­cia. La des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca y la elec­ción del pri­mer pre­si­den­te afro-esta­dou­ni­den­se ofre­cen espe­cia­les impul­sos para la radi­ca­li­za­ción y el reclu­ta­mien­to de dere­cha.” El infor­me con­clu­yó: “Duran­te los últi­mos cin­co años, varios extre­mis­tas de dere­cha, inclu­yen­do mili­cias y supre­ma­cis­tas blan­cos, han adop­ta­do el tema de la inmi­gra­ción como una lla­ma­da a la acción, pun­to de con­ver­gen­cia e ins­tru­men­to de reclutamiento”.

Una base social de masas

En este caso, se está orga­ni­zan­do una base social seme­jan­te entre sec­to­res de la cla­se tra­ba­ja­do­ra blan­ca que han teni­do his­tó­ri­ca­men­te pri­vi­le­gios de cas­ta racial y que han sufri­do des­pla­za­mien­to y una rápi­da movi­li­dad des­cen­dien­te a medi­da que el neo­li­be­ra­lis­mo se impo­ne en EE.UU. –mien­tras pier­den la esta­bi­li­dad y segu­ri­dad que tuvie­ron en la ante­rior épo­ca for­dis­ta-key­ne­sia­na de capi­ta­lis­mo nacional.

Una ideo­lo­gía faná­ti­ca mile­na­ria que tie­ne que ver con supre­ma­cía racial y cul­tu­ral y que invo­lu­cra un pasa­do idea­li­za­do y míti­co, y una movi­li­za­ción racis­ta con­tra chi­vos expiatorios

La ideo­lo­gía del fas­cis­mo del Siglo XXI se basa fre­cuen­te­men­te en la irra­cio­na­li­dad –una pro­me­sa de garan­ti­zar la segu­ri­dad y res­tau­rar la esta­bi­li­dad– es emo­ti­va, no racio­nal. El fas­cis­mo del Siglo XXI es un pro­yec­to que no dis­tin­gue –y no nece­si­ta dis­tin­guir– entre la ver­dad y la mentira.

Un lide­raz­go carismático

Has­ta aho­ra un lide­raz­go seme­jan­te ha fal­ta­do en gene­ral en EE.UU., aun­que per­so­na­jes como Sarah Palin y Glenn Beck apa­re­cen como prototipos.

El cir­cui­to mor­tal de acumulación-explotación-exclusión

Una nue­va dimen­sión estruc­tu­ral del capi­ta­lis­mo glo­bal del Siglo XXI es la dra­má­ti­ca expan­sión de la pobla­ción super­flua del glo­bo – esa par­te mar­gi­na­da y exclui­da de la par­ti­ci­pa­ción pro­duc­ti­va en la eco­no­mía capi­ta­lis­ta y que cons­ti­tu­ye cer­ca de un ter­cio de la huma­ni­dad. La nece­si­dad de ase­gu­rar el con­trol social de esta masa huma­na que vive en un pla­ne­ta de cha­bo­las da un pode­ro­so ímpe­tu a pro­yec­tos neo­fas­cis­tas y faci­li­ta la tran­si­ción del bien­es­tar social al con­trol social –tam­bién cono­ci­do como “Esta­dos poli­cia­les”-. Este sis­te­ma se hace cada vez más violento.

Hablan­do teó­ri­ca­men­te –bajo las con­di­cio­nes de la glo­ba­li­za­ción capi­ta­lis­ta– las fun­cio­nes con­tra­dic­to­rias del Esta­do de acu­mu­la­ción y legi­ti­ma­ción no pue­den ser ambas satis­fe­chas. La cri­sis eco­nó­mi­ca inten­si­fi­ca el pro­ble­ma de legi­ti­ma­ción para gru­pos domi­nan­tes de modo que las cri­sis de acu­mu­la­ción, como la actual, gene­ran con­flic­tos socia­les y apa­re­cen como cri­sis polí­ti­cas ver­ti­gi­no­sas. En esen­cia, la capa­ci­dad del Esta­do de fun­cio­nar como “fac­tor de cohe­sión” den­tro del orden social se des­com­po­ne en la medi­da en que la glo­ba­li­za­ción capi­ta­lis­ta y la lógi­ca de acu­mu­la­ción o comer­cia­li­za­ción pene­tra todos los aspec­tos de la vida, de modo que la “cohe­sión” requie­re más y más con­trol social.

El des­pla­za­mien­to y la exclu­sión se han ace­le­ra­do des­de 2008. El sis­te­ma ha aban­do­na­do a amplios sec­to­res de la huma­ni­dad, que están atra­pa­dos en un cir­cui­to letal de acu­mu­la­ción-explo­ta­ción-exclu­sión. El sis­te­ma ni siquie­ra inten­ta incor­po­rar a esta pobla­ción exce­den­te, sino más bien tra­ta de ais­lar y neu­tra­li­zar su rebe­lión real o poten­cial, cri­mi­na­li­zan­do a los pobres y a los des­po­seí­dos, con ten­den­cias hacia el geno­ci­dio en algu­nos casos.

A medi­da que el Esta­do aban­do­na los esfuer­zos para ase­gu­rar legi­ti­mi­dad entre amplios sec­to­res de la pobla­ción que han sido rele­ga­dos a con­ver­tir­se en una fuer­za labo­ral exce­den­te –o superexplotada‑, recu­rre a una mul­ti­tud de meca­nis­mos de exclu­sión coer­ci­ti­va: encar­ce­la­mien­to masi­vo y com­ple­jos car­ce­la­rio-indus­tria­les, domi­na­ción poli­cial, mani­pu­la­ción del espa­cio de nue­vas mane­ras, legis­la­ción anti­in­mi­gran­tes alta­men­te repre­si­va y cam­pa­ñas ideo­ló­gi­cas orien­ta­das a la seduc­ción y la pasi­vi­dad median­te con­su­mo intras­cen­den­te y fantasía.

Un fas­cis­mo del Siglo XXI no pue­de pare­cer­se al fas­cis­mo del Siglo XX. Entre otras cosas, la capa­ci­dad de los gru­pos domi­nan­tes de con­tro­lar y mani­pu­lar el espa­cio y de ejer­cer un con­trol sin pre­ce­den­tes sobre los medios de masas, los medios de comu­ni­ca­ción y la pro­duc­ción de imá­ge­nes y men­sa­jes sim­bó­li­cos, sig­ni­fi­ca que la repre­sión pue­de ser más selec­ti­va (como vemos, por ejem­plo, en Méxi­co o Colom­bia) y tam­bién orga­ni­za­da jurí­di­ca­men­te de mane­ra que el encar­ce­la­mien­to masi­vo “legal” toma el lugar de los cam­pos de con­cen­tra­ción. Ade­más, la capa­ci­dad del poder eco­nó­mi­co de deter­mi­nar los resul­ta­dos elec­to­ra­les per­mi­te que el fas­cis­mo del Siglo XXI emer­ja sin una rup­tu­ra nece­sa­ria en ciclos elec­to­ra­les y el orden constitucional.

No se pue­de cali­fi­car actual­men­te de fas­cis­ta a EE.UU. No obs­tan­te, todas las con­di­cio­nes y pro­ce­sos están pre­sen­tes y se pro­pa­gan, y las fuer­zas socia­les y polí­ti­cas detrás de un pro­yec­to seme­jan­te se movi­li­zan rápi­da­men­te. De un modo más gene­ral, las imá­ge­nes en los últi­mos años de lo que podría invo­lu­crar un pro­yec­to polí­ti­co seme­jan­te abar­ca­ron des­de la inva­sión israe­lí de Gaza y la lim­pie­za étni­ca de los pales­ti­nos a la for­ma en que se con­vier­te a los tra­ba­ja­do­res inmi­gran­tes en víc­ti­mas ino­cen­tes y cri­mi­na­li­za­das, al movi­mien­to del Tea Party en EE.UU., el geno­ci­dio en el Con­go, la ocu­pa­ción de Hai­tí por EE.UU. y las Nacio­nes Uni­das, la pro­pa­ga­ción de neo­na­zis y cabe­zas rapa­das en Euro­pa y la inten­si­fi­ca­ción de la repre­sión india en Cache­mi­ra ocupada.

El con­tra­pe­so al fas­cis­mo del Siglo XXI tie­ne que ser un con­tra­ata­que coor­di­na­do de la cla­se tra­ba­ja­do­ra glo­bal. La úni­ca solu­ción real a la cri­sis del capi­ta­lis­mo glo­bal es una masi­va redis­tri­bu­ción de la rique­za y del poder –des­cen­dien­te hacia la mayo­ría pobre de la huma­ni­dad-. Y la úni­ca mane­ra de lograr una redis­tri­bu­ción seme­jan­te es a tra­vés de la lucha inter­na­cio­nal de las masas des­de la base.

Alja­zee­ra

Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Ger­mán Leyens

William I. Robin­son es pro­fe­sor de socio­lo­gía y estu­dios glo­ba­les en la Uni­ver­si­dad de Cali­for­nia, San­ta Barbara 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.