El capi­ta­lis­mo glo­bal y el fas­cis­mo del Siglo XXI-Rebe­lión

La cri­sis del capi­ta­lis­mo glo­bal no tie­ne pre­ce­den­tes por su mag­ni­tud, su alcan­ce glo­bal, la exten­sión de la degra­da­ción eco­ló­gi­ca y el dete­rio­ro social y la mag­ni­tud de los medios de vio­len­cia. Enfren­ta­mos ver­da­de­ra­men­te una cri­sis de la huma­ni­dad. Nun­ca han sido mayo­res los ries­gos; nues­tra pro­pia super­vi­ven­cia está en peli­gro. Hemos entra­do en un perío­do de gran­des con­vul­sio­nes e incer­ti­dum­bres, de cam­bios tras­cen­den­ta­les, lle­nos de peli­gros –aun­que tam­bién de opor­tu­ni­da­des.

Quie­ro hablar en esta oca­sión de la cri­sis del capi­ta­lis­mo glo­bal y de la noción de reac­cio­nes polí­ti­cas res­pec­to a la cri­sis, con­cen­trán­do­me en la reac­ción de la extre­ma dere­cha y en el peli­gro al que me refie­ro como fas­cis­mo del Siglo XXI, en par­ti­cu­lar en EE.UU.

El hecho de enfren­tar­se a la cri­sis exi­ge un aná­li­sis del sis­te­ma capi­ta­lis­mo, que ha pasa­do por una rees­truc­tu­ra­ción y una trans­for­ma­ción en las últi­mas déca­das. El momen­to actual invo­lu­cra una fase cua­li­ta­ti­va­men­te nue­va trans­na­cio­nal o glo­bal del capi­ta­lis­mo mun­dial que se pue­de ras­trear has­ta los años seten­ta y que se carac­te­ri­za por el aumen­to de capi­tal ver­da­de­ra­men­te trans­na­cio­nal y por una cla­se capi­ta­lis­ta trans­na­cio­nal o CCT. El capi­tal trans­na­cio­nal ha logra­do libe­rar­se de las res­tric­cio­nes de la nación Esta­do de la épo­ca ante­rior, y con ello, a cam­biar fuer­te­men­te a su favor la corre­la­ción de las fuer­zas de cla­se y socia­les en todo el mun­do –y a menos­ca­bar la fuer­za de los movi­mien­tos popu­la­res y de la cla­se tra­ba­ja­do­ra en todo el mun­do, des­pués de las rebe­lio­nes glo­ba­les de los años sesen­ta y seten­ta.

El capi­tal trans­na­cio­nal emer­gen­te vivió una gran expan­sión en los años ochen­ta y noven­ta, impli­can­do una hiper­acu­mu­la­ción median­te nue­vas tec­no­lo­gías como orde­na­do­res y la infor­má­ti­ca, median­te polí­ti­cas neo­li­be­ra­les y nue­vas moda­li­da­des de movi­li­za­ción y explo­ta­ción de la fuer­za labo­ral glo­bal –inclu­yen­do una vuel­ta masi­va de acu­mu­la­ción pri­mi­ti­va, des­arrai­go y des­pla­za­mien­to de cien­tos de millo­nes de per­so­nas, espe­cial­men­te del Ter­cer Mun­do, que se han con­ver­ti­do en emi­gran­tes inter­nos y trans­na­cio­na­les.

Enfren­ta­mos un sis­te­ma que aho­ra está mucho más inte­gra­do, y a gru­pos domi­nan­tes que han acu­mu­la­do una can­ti­dad extra­or­di­na­ria de poder y con­trol trans­na­cio­nal sobre recur­sos e ins­ti­tu­cio­nes glo­ba­les.

La acu­mu­la­ción mili­ta­ri­za­da, la espe­cu­la­ción finan­cie­ra y el saqueo de los pre­su­pues­tos públi­cos

A fina­les de los años noven­ta, el sis­te­ma entró en una cri­sis cró­ni­ca. La fuer­te pola­ri­za­ción social y el aumen­to de la des­igual­dad ayu­da­ron a gene­rar una gra­ve cri­sis de acu­mu­la­ción exce­si­va de capi­tal. La extre­ma con­cen­tra­ción de la rique­za del pla­ne­ta en manos de unos pocos y el ace­le­ra­do empo­bre­ci­mien­to y des­po­sei­mien­to de la mayo­ría, inclu­so obli­gó a los par­ti­ci­pan­tes en la reu­nión anual del Foro Eco­nó­mi­co Mun­dial en Davos a reco­no­cer que la bre­cha entre ricos y pobres en todo el mun­do es “el desa­fío más serio en el mun­do” y “plan­tea el espec­tro de una ines­ta­bi­li­dad mun­dial y de gue­rras civi­les”.

Las des­igual­da­des glo­ba­les y el empo­bre­ci­mien­to de amplias mayo­rías sig­ni­fi­can que los capi­ta­les trans­na­cio­na­les no pue­den encon­trar sali­das pro­duc­ti­vas para des­car­gar las enor­mes can­ti­da­des de exce­den­tes que han acu­mu­la­do. En el Siglo XXI, la CCT se ha vuel­to a varios meca­nis­mos para sus­ten­tar la acu­mu­la­ción glo­bal, o la obten­ción de bene­fi­cios, ante esta cri­sis.

Uno es la acu­mu­la­ción mili­ta­ri­za­da: lan­zar gue­rras e inter­ven­cio­nes que pro­du­cen ciclos de des­truc­ción y recons­truc­ción y gene­ran inmen­sos bene­fi­cios para un com­ple­jo mili­tar-car­ce­la­rio-indus­trial-de-segu­ri­dad-finan­cie­ro en con­ti­nua expan­sión. Aho­ra vivi­mos en una eco­no­mía de gue­rra glo­bal que va mucho más allá que las “gue­rras ver­da­de­ras” en Iraq o Afga­nis­tán.

Por ejem­plo, la gue­rra con­tra los inmi­gran­tes en EE.UU. y otros sitios, y de modo más gene­ral, la repre­sión de movi­mien­tos socia­les y de pobla­cio­nes vul­ne­ra­bles, es una estra­te­gia de acu­mu­la­ción inde­pen­dien­te de todo obje­ti­vo polí­ti­co. Esta gue­rra con­tra los inmi­gran­tes es extre­ma­da­men­te lucra­ti­va para las cor­po­ra­cio­nes trans­na­cio­na­les. En EE.UU., el com­ple­jo pri­va­do inmi­gran­te-car­ce­la­rio-indus­trial es una indus­tria en pleno auge. Inmi­gran­tes indo­cu­men­ta­dos cons­ti­tu­yen el sec­tor en más rápi­do cre­ci­mien­to en la pobla­ción car­ce­la­ria de EE.UU. y están dete­ni­dos en cen­tros pri­va­dos de deten­ción y son depor­ta­dos por com­pa­ñías pri­va­das sub­con­tra­ta­das por el Esta­do.

No es sor­pren­den­te que William Andrews, el pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de Correc­tions Cor­po­ra­tion of Ame­ri­ca, o CCA –el mayor con­tra­tis­ta pri­va­do en EE.UU. para cen­tros de deten­ción de inmi­gran­tes– haya decla­ra­do en 2008 que: “la deman­da de nues­tras ins­ta­la­cio­nes y ser­vi­cios podría ver­se afec­ta­da nega­ti­va­men­te por el rela­ja­mien­to de los esfuer­zos de con­trol… o median­te la “des­cri­mi­na­li­za­ción” [de los inmi­gran­tes]”. Tam­po­co cau­sa sor­pre­sa algu­na que CCA y otras cor­po­ra­cio­nes hayan finan­cia­do el aumen­to de la legis­la­ción neo­fas­cis­ta con­tra los inmi­gran­tes en Ari­zo­na y otros Esta­dos.

Un segun­do meca­nis­mo es el asal­to y saqueo de los pre­su­pues­tos públi­cos. El capi­tal trans­na­cio­nal uti­li­za su poder finan­cie­ro para tomar el con­trol de las finan­zas del Esta­do y para impo­ner más aus­te­ri­dad a la mayo­ría tra­ba­ja­do­ra, lo que lle­va a toda­vía más des­igual­dad social y penu­rias. La CCT ha uti­li­za­do su poder estruc­tu­ral para ace­le­rar el des­man­te­la­mien­to de lo que que­da de las con­di­cio­nes de sala­rios y pres­ta­cio­nes socia­les.

Y el ter­ce­ro es la fre­né­ti­ca espe­cu­la­ción finan­cie­ra a esca­la mun­dial –con­ver­tir la eco­no­mía mun­dial en un gigan­tes­co casino-. La CCT ha des­car­ga­do miles de millo­nes de dóla­res en la espe­cu­la­ción en el mer­ca­do de la vivien­da, en los mer­ca­dos de ali­men­tos, ener­gías y otros recur­sos bási­cos del mun­do, en mer­ca­dos de valo­res glo­ba­les (es decir pre­su­pues­tos públi­cos y finan­zas esta­ta­les) y en cual­quier “deri­va­do” ima­gi­na­ble, des­de fon­dos de alto ries­go a swaps, mer­ca­dos de futu­ros, obli­ga­cio­nes de deu­da cola­te­ra­les, pirá­mi­des de acti­vos y esque­mas Pon­zi. El colap­so del sis­te­ma finan­cie­ro glo­bal en 2008 sólo fue la gota que col­mó el vaso.

No se tra­ta de una cri­sis cícli­ca sino estruc­tu­ral –una cri­sis de rees­truc­tu­ra­ción, como la que tuvi­mos en los años seten­ta, y antes de eso en los años trein­ta– que tie­ne el poten­cial de con­ver­tir­se en una cri­sis sis­té­mi­ca, depen­dien­do de cómo res­pon­dan los agen­tes socia­les a la cri­sis y de una mul­ti­tud de con­tin­gen­cias des­co­no­ci­das. Una cri­sis de rees­truc­tu­ra­ción sig­ni­fi­ca que la úni­ca mane­ra de salir de la cri­sis es rees­truc­tu­rar el sis­te­ma, mien­tras que una cri­sis sis­té­mi­ca es aque­lla en la que solo un cam­bio en el pro­pio sis­te­ma resol­ve­rá la cri­sis. Los tiem­pos de cri­sis son tiem­pos de rápi­do cam­bio social, cuan­do la acción colec­ti­va y la con­tin­gen­cia entran en jue­go más que en tiem­pos de equi­li­brio en un sis­te­ma.

Reac­cio­nes ante la cri­sis y la repú­bli­ca de Wei­mar de Oba­ma en EE.UU.

Ante la cri­sis pare­ce haber reac­cio­nes dife­ren­tes de Esta­dos y de fuer­zas socia­les y polí­ti­cas. Se des­ta­can tres: el refor­mis­mo glo­bal; la resu­rrec­ción de luchas popu­la­res y de izquier­das des­de la base; extre­ma dere­cha y fas­cis­mo del Siglo XXI. Pare­ce haber, sobre todo, una pola­ri­za­ción polí­ti­ca a esca­la mun­dial entre la dere­cha y la izquier­da, que son ambas fuer­zas insur­gen­tes.

Una insur­gen­cia neo­fas­cis­ta es bas­tan­te evi­den­te en EE.UU. Esta insur­gen­cia se pue­de ras­trear has­ta hace varias déca­das, a la movi­li­za­ción de extre­ma dere­cha que comen­zó des­pués de la cri­sis de hege­mo­nía pro­du­ci­da por las luchas de masas de los años sesen­ta y seten­ta, espe­cial­men­te las luchas de libe­ra­ción de negros y chi­ca­nos y otros movi­mien­tos mili­tan­tes de gen­te del Ter­cer Mun­do, corrien­tes con­tra­cul­tu­ra­les, y luchas mili­tan­tes de la cla­se tra­ba­ja­do­ra.

Las fuer­zas neo­fas­cis­tas se reor­ga­ni­za­ron duran­te los años del gobierno de Geor­ge W Bush. Pero mi his­to­ria comien­za en este caso con la elec­ción de Oba­ma.

El pro­yec­to de Oba­ma fue des­de el comien­zo un esfuer­zo de gru­pos domi­nan­tes por res­ta­ble­cer su hege­mo­nía des­pués de su dete­rio­ro duran­te los años de Bush (que tam­bién invo­lu­cra­ron el ascen­so de un movi­mien­to de masas por los dere­chos de los inmi­gran­tes). La elec­ción de Oba­ma fue un desa­fío al sis­te­ma en el ámbi­to cul­tu­ral e ideo­ló­gi­co, y ha estre­me­ci­do los fun­da­men­tos racia­les y étni­cos sobre los cua­les siem­pre se basó la repú­bli­ca EE.UU. Sin embar­go, nun­ca se pre­ten­dió que el pro­yec­to Oba­ma cues­tio­na­ra el orden socio­eco­nó­mi­co; al con­tra­rio, que­ría pre­ser­var y for­ta­le­cer ese orden recons­ti­tu­yen­do la hege­mo­nía, rea­li­zan­do una revo­lu­ción pasi­va con­tra el des­con­ten­to de la masa y la pro­pa­ga­ción de la resis­ten­cia popu­lar que comen­za­ba a exten­der­se en los últi­mos años de la pre­si­den­cia de Bush.

El socia­lis­ta ita­liano Anto­nio Grams­ci desa­rro­lló el con­cep­to de la revo­lu­ción pasi­va para refe­rir­se a los esfuer­zos de gru­pos domi­nan­tes para pro­du­cir un lige­ro cam­bio des­de arri­ba a fin de debi­li­tar la movi­li­za­ción des­de aba­jo por una trans­for­ma­ción más tras­cen­den­tal. Par­te inte­gral de la revo­lu­ción pasi­va es con­quis­tar la diri­gen­cia des­de la base; su inte­gra­ción al pro­yec­to domi­nan­te. Fuer­zas domi­nan­tes en Egip­to, Túnez y otros sitios en Medio Orien­te y Nor­te­amé­ri­ca tra­tan de rea­li­zar una revo­lu­ción pasi­va de ese tipo. Res­pec­to al movi­mien­to por los dere­chos de los inmi­gran­tes en EE.UU. –uno de los movi­mien­tos socia­les más vibran­tes en ese país– diri­gen­tes moderados/​latinos de la ten­den­cia domi­nan­te fue­ron intro­du­ci­dos al redil de Oba­ma y del Par­ti­do Demó­cra­ta –un caso típi­co de revo­lu­ción pasi­va– mien­tras la base de la masa inmi­gran­te sufre una inten­si­fi­ca­da repre­sión esta­tal.

La cam­pa­ña de Oba­ma apro­ve­chó y ayu­dó a expan­dir una movi­li­za­ción de masas y las aspi­ra­cio­nes de cam­bio no vis­tas duran­te muchos años en EE.UU. El pro­yec­to de Oba­ma apro­ve­chó esa tor­men­ta nacien­te des­de aba­jo, la cana­li­zó a la cam­pa­ña elec­to­ral y lue­go trai­cio­nó esas aspi­ra­cio­nes, mien­tras el Par­ti­do Demó­cra­ta des­mo­vi­li­za­ba efec­ti­va­men­te la insur­gen­cia des­de aba­jo con más revo­lu­ción pasi­va.

En este sen­ti­do, el pro­yec­to Oba­ma debi­li­tó la reac­ción popu­lar y de izquier­das des­de aba­jo ante la cri­sis, lo que dejó libre el cam­po para la reac­ción dere­chis­ta a la cri­sis, para un pro­yec­to de fas­cis­mo del Siglo XXI. Des­de este pun­to de vis­ta el gobierno de Oba­ma se pare­ce a una repú­bli­ca de Wei­mar. Aun­que los social­de­mó­cra­tas esta­ban en el poder duran­te la repú­bli­ca de Wei­mar en Ale­ma­nia en los años vein­te y a prin­ci­pios de los trein­ta, no plan­tea­ron una reac­ción de izquier­da a la cri­sis, sino más bien mar­gi­na­ron a los sin­di­ca­tos mili­tan­tes, comu­nis­tas y socia­lis­tas, y se ajus­ta­ron cada vez más a los capri­chos del capi­tal y de la dere­cha antes de entre­gar el poder a los nazis en 1933.

Fas­cis­mo del Siglo XXI en EE.UU.

No uso a la lige­ra el tér­mino fas­cis­mo. Hay algu­nas carac­te­rís­ti­cas cru­cia­les de un fas­cis­mo del Siglo XXI que iden­ti­fi­co a con­ti­nua­ción:

La fusión del capi­tal trans­na­cio­nal con el poder polí­ti­co reac­cio­na­rio

Esta fusión se había esta­do desa­rro­llan­do duran­te los años de Bush y pro­ba­ble­men­te se habría pro­fun­di­za­do bajo una Casa Blan­ca McCain-Palin. Mien­tras tan­to, movi­mien­tos neo­fas­cis­tas como el Tea Party así como legis­la­ción neo­fas­cis­ta como la ley anti­in­mi­gran­tes SB 1070 de Ari­zo­na, han sido amplia­men­te finan­cia­dos por capi­tal cor­po­ra­ti­vo. Tres sec­to­res del capi­tal trans­na­cio­nal se des­ta­can espe­cial­men­te por bus­car méto­dos polí­ti­cos fas­cis­tas para faci­li­tar la acu­mu­la­ción: el capi­tal finan­cie­ro espe­cu­la­ti­vo, el com­ple­jo mili­tar-indus­tria-de segu­ri­dad y el sec­tor extrac­ti­vo y ener­gé­ti­co (espe­cial­men­te petro­le­ro).

Mili­ta­ri­za­ción y extre­ma mas­cu­li­ni­za­ción

Como la acu­mu­la­ción mili­ta­ri­za­da ha inten­si­fi­ca­do el pre­su­pues­to del Pen­tá­gono, habien­do aumen­ta­do en un 91% en tér­mi­nos reales en los últi­mos 12 años, los altos man­dos mili­ta­res se han poli­ti­za­do cre­cien­te­men­te y se invo­lu­cran en las deci­sio­nes polí­ti­cas.

Un chi­vo expia­to­rio que sir­ve para des­pla­zar y reorien­tar las ten­sio­nes y con­tra­dic­cio­nes socia­les

En este caso, son en par­ti­cu­lar los inmi­gran­tes y los musul­ma­nes. El Southern Poverty Law Cen­tre [Cen­tro Legal de la Pobre­za del Sur] infor­mó recien­te­men­te que “tres ten­den­cias de la dere­cha radi­cal –gru­pos de odio, gru­pos extre­mis­tas nati­vis­tas y orga­ni­za­cio­nes patrió­ti­cas– aumen­ta­ron de 1.753 gru­pos en 2009 a 2.145 en 2010, un aumen­to del 22%, que vino des­pués de un aumen­to de un 40% de 2008 a 2009.”

Un infor­me de 2010 del Depar­ta­men­to de Segu­ri­dad Inte­rior seña­ló que “los extre­mis­tas de dere­cha pue­den estar ganan­do nue­vos reclu­tas apro­ve­chan­do los temo­res sobre diver­sos temas de emer­gen­cia. La des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca y la elec­ción del pri­mer pre­si­den­te afro-esta­dou­ni­den­se ofre­cen espe­cia­les impul­sos para la radi­ca­li­za­ción y el reclu­ta­mien­to de dere­cha.” El infor­me con­clu­yó: “Duran­te los últi­mos cin­co años, varios extre­mis­tas de dere­cha, inclu­yen­do mili­cias y supre­ma­cis­tas blan­cos, han adop­ta­do el tema de la inmi­gra­ción como una lla­ma­da a la acción, pun­to de con­ver­gen­cia e ins­tru­men­to de reclu­ta­mien­to”.

Una base social de masas

En este caso, se está orga­ni­zan­do una base social seme­jan­te entre sec­to­res de la cla­se tra­ba­ja­do­ra blan­ca que han teni­do his­tó­ri­ca­men­te pri­vi­le­gios de cas­ta racial y que han sufri­do des­pla­za­mien­to y una rápi­da movi­li­dad des­cen­dien­te a medi­da que el neo­li­be­ra­lis­mo se impo­ne en EE.UU. –mien­tras pier­den la esta­bi­li­dad y segu­ri­dad que tuvie­ron en la ante­rior épo­ca for­dis­ta-key­ne­sia­na de capi­ta­lis­mo nacio­nal.

Una ideo­lo­gía faná­ti­ca mile­na­ria que tie­ne que ver con supre­ma­cía racial y cul­tu­ral y que invo­lu­cra un pasa­do idea­li­za­do y míti­co, y una movi­li­za­ción racis­ta con­tra chi­vos expia­to­rios

La ideo­lo­gía del fas­cis­mo del Siglo XXI se basa fre­cuen­te­men­te en la irra­cio­na­li­dad –una pro­me­sa de garan­ti­zar la segu­ri­dad y res­tau­rar la esta­bi­li­dad– es emo­ti­va, no racio­nal. El fas­cis­mo del Siglo XXI es un pro­yec­to que no dis­tin­gue –y no nece­si­ta dis­tin­guir– entre la ver­dad y la men­ti­ra.

Un lide­raz­go caris­má­ti­co

Has­ta aho­ra un lide­raz­go seme­jan­te ha fal­ta­do en gene­ral en EE.UU., aun­que per­so­na­jes como Sarah Palin y Glenn Beck apa­re­cen como pro­to­ti­pos.

El cir­cui­to mor­tal de acu­mu­la­ción-explo­ta­ción-exclu­sión

Una nue­va dimen­sión estruc­tu­ral del capi­ta­lis­mo glo­bal del Siglo XXI es la dra­má­ti­ca expan­sión de la pobla­ción super­flua del glo­bo – esa par­te mar­gi­na­da y exclui­da de la par­ti­ci­pa­ción pro­duc­ti­va en la eco­no­mía capi­ta­lis­ta y que cons­ti­tu­ye cer­ca de un ter­cio de la huma­ni­dad. La nece­si­dad de ase­gu­rar el con­trol social de esta masa huma­na que vive en un pla­ne­ta de cha­bo­las da un pode­ro­so ímpe­tu a pro­yec­tos neo­fas­cis­tas y faci­li­ta la tran­si­ción del bien­es­tar social al con­trol social –tam­bién cono­ci­do como “Esta­dos poli­cia­les”-. Este sis­te­ma se hace cada vez más vio­len­to.

Hablan­do teó­ri­ca­men­te –bajo las con­di­cio­nes de la glo­ba­li­za­ción capi­ta­lis­ta– las fun­cio­nes con­tra­dic­to­rias del Esta­do de acu­mu­la­ción y legi­ti­ma­ción no pue­den ser ambas satis­fe­chas. La cri­sis eco­nó­mi­ca inten­si­fi­ca el pro­ble­ma de legi­ti­ma­ción para gru­pos domi­nan­tes de modo que las cri­sis de acu­mu­la­ción, como la actual, gene­ran con­flic­tos socia­les y apa­re­cen como cri­sis polí­ti­cas ver­ti­gi­no­sas. En esen­cia, la capa­ci­dad del Esta­do de fun­cio­nar como “fac­tor de cohe­sión” den­tro del orden social se des­com­po­ne en la medi­da en que la glo­ba­li­za­ción capi­ta­lis­ta y la lógi­ca de acu­mu­la­ción o comer­cia­li­za­ción pene­tra todos los aspec­tos de la vida, de modo que la “cohe­sión” requie­re más y más con­trol social.

El des­pla­za­mien­to y la exclu­sión se han ace­le­ra­do des­de 2008. El sis­te­ma ha aban­do­na­do a amplios sec­to­res de la huma­ni­dad, que están atra­pa­dos en un cir­cui­to letal de acu­mu­la­ción-explo­ta­ción-exclu­sión. El sis­te­ma ni siquie­ra inten­ta incor­po­rar a esta pobla­ción exce­den­te, sino más bien tra­ta de ais­lar y neu­tra­li­zar su rebe­lión real o poten­cial, cri­mi­na­li­zan­do a los pobres y a los des­po­seí­dos, con ten­den­cias hacia el geno­ci­dio en algu­nos casos.

A medi­da que el Esta­do aban­do­na los esfuer­zos para ase­gu­rar legi­ti­mi­dad entre amplios sec­to­res de la pobla­ción que han sido rele­ga­dos a con­ver­tir­se en una fuer­za labo­ral exce­den­te –o superexplotada‑, recu­rre a una mul­ti­tud de meca­nis­mos de exclu­sión coer­ci­ti­va: encar­ce­la­mien­to masi­vo y com­ple­jos car­ce­la­rio-indus­tria­les, domi­na­ción poli­cial, mani­pu­la­ción del espa­cio de nue­vas mane­ras, legis­la­ción anti­in­mi­gran­tes alta­men­te repre­si­va y cam­pa­ñas ideo­ló­gi­cas orien­ta­das a la seduc­ción y la pasi­vi­dad median­te con­su­mo intras­cen­den­te y fan­ta­sía.

Un fas­cis­mo del Siglo XXI no pue­de pare­cer­se al fas­cis­mo del Siglo XX. Entre otras cosas, la capa­ci­dad de los gru­pos domi­nan­tes de con­tro­lar y mani­pu­lar el espa­cio y de ejer­cer un con­trol sin pre­ce­den­tes sobre los medios de masas, los medios de comu­ni­ca­ción y la pro­duc­ción de imá­ge­nes y men­sa­jes sim­bó­li­cos, sig­ni­fi­ca que la repre­sión pue­de ser más selec­ti­va (como vemos, por ejem­plo, en Méxi­co o Colom­bia) y tam­bién orga­ni­za­da jurí­di­ca­men­te de mane­ra que el encar­ce­la­mien­to masi­vo “legal” toma el lugar de los cam­pos de con­cen­tra­ción. Ade­más, la capa­ci­dad del poder eco­nó­mi­co de deter­mi­nar los resul­ta­dos elec­to­ra­les per­mi­te que el fas­cis­mo del Siglo XXI emer­ja sin una rup­tu­ra nece­sa­ria en ciclos elec­to­ra­les y el orden cons­ti­tu­cio­nal.

No se pue­de cali­fi­car actual­men­te de fas­cis­ta a EE.UU. No obs­tan­te, todas las con­di­cio­nes y pro­ce­sos están pre­sen­tes y se pro­pa­gan, y las fuer­zas socia­les y polí­ti­cas detrás de un pro­yec­to seme­jan­te se movi­li­zan rápi­da­men­te. De un modo más gene­ral, las imá­ge­nes en los últi­mos años de lo que podría invo­lu­crar un pro­yec­to polí­ti­co seme­jan­te abar­ca­ron des­de la inva­sión israe­lí de Gaza y la lim­pie­za étni­ca de los pales­ti­nos a la for­ma en que se con­vier­te a los tra­ba­ja­do­res inmi­gran­tes en víc­ti­mas ino­cen­tes y cri­mi­na­li­za­das, al movi­mien­to del Tea Party en EE.UU., el geno­ci­dio en el Con­go, la ocu­pa­ción de Hai­tí por EE.UU. y las Nacio­nes Uni­das, la pro­pa­ga­ción de neo­na­zis y cabe­zas rapa­das en Euro­pa y la inten­si­fi­ca­ción de la repre­sión india en Cache­mi­ra ocu­pa­da.

El con­tra­pe­so al fas­cis­mo del Siglo XXI tie­ne que ser un con­tra­ata­que coor­di­na­do de la cla­se tra­ba­ja­do­ra glo­bal. La úni­ca solu­ción real a la cri­sis del capi­ta­lis­mo glo­bal es una masi­va redis­tri­bu­ción de la rique­za y del poder –des­cen­dien­te hacia la mayo­ría pobre de la huma­ni­dad-. Y la úni­ca mane­ra de lograr una redis­tri­bu­ción seme­jan­te es a tra­vés de la lucha inter­na­cio­nal de las masas des­de la base.

Alja­zee­ra

Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Ger­mán Leyens

William I. Robin­son es pro­fe­sor de socio­lo­gía y estu­dios glo­ba­les en la Uni­ver­si­dad de Cali­for­nia, San­ta Bar­ba­ra

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *