Ecua­dor, con­sul­ta popu­lar, balan­ce pre­li­mi­nar- ABP Noti­cias

2011 – 05-11-abpno­ti­cias-Mario Unda- Cuan­do, a las 5 de la tar­de del sába­do 7 de mayo, se hicie­ron públi­cos los datos de la encues­ta a boca de urna, que le daban al “Sí” un muy amplio mar­gen de 20 pun­tos a su favor, el ofi­cia­lis­mo gri­tó vic­to­ria, can­tó y bai­ló. Pero unas horas des­pués, pasa­das las 9 de la noche, se die­ron a cono­cer los resul­ta­dos del con­teo rápi­do del Con­se­jo Nacio­nal Elec­to­ral: si bien la pro­pues­ta guber­na­men­tal esta­ba en ven­ta­ja, se tra­ta­ba de un mar­gen más redu­ci­do, que fluc­tua­ba entre 10 y 2%. Al bai­le le siguió una reu­nión de emer­gen­cia. Dos días des­pués, se ha con­ta­bi­li­za­do el 40% de las jun­tas y el resul­ta­do no pue­de con­si­de­rar­se aún defi­ni­ti­vo. No obs­tan­te, y sin caer en las pre­ci­pi­ta­cio­nes de los fes­te­jos anti­ci­pa­dos, se pue­den extraer algu­nas con­clu­sio­nes pre­li­mi­na­res:

1. El gobierno sigue tenien­do un res­pal­do rela­ti­va­men­te alto, pero se redu­ce su base elec­to­ral. Lejos esta­mos del apo­yo ava­sa­lla­dor de la pri­me­ra hora, lejos del tsu­na­mi ver­de de la elec­ción de asam­bleís­tas en 2007, lejos tam­bién del refe­rén­dum apro­ba­to­rio de la nue­va Cons­ti­tu­ción. Pro­ba­ble­men­te ron­de­mos el nivel de apo­yo en su segun­da elección[1]. El con­teo rápi­do del CNE dice que, si se toman en cuen­ta los votos blan­cos y nulos, sólo la pri­me­ra pre­gun­ta habría obte­ni­do más del 50% de los votos emi­ti­dos; las 9 res­tan­tes, aun­que triun­fa­do­res, fluc­tua­rían entre el 44.6 y el 47.9%[2]. La reduc­ción de su base elec­to­ral es tan­to geo­grá­fi­ca como social.

2. Geo­grá­fi­ca­men­te, la pro­pues­ta del gobierno habría obte­ni­do res­pal­do para su pro­pues­ta en toda la Cos­ta (Esme­ral­das, Mana­bí, San­to Domin­go de los Tsá­chi­las, Los Ríos, Gua­yas, San­ta Ele­na, El Oro) y en Galá­pa­gos, pero sólo en 3 pro­vin­cias de la Sie­rra (Imba­bu­ra, Pichin­cha y Azuay) y en una de la Ama­zo­nía (Sucum­bíos). Por el con­tra­rio, per­de­ría en casi toda la serra­nía (Car­chi, Coto­pa­xi, Tun­gu­rahua, Chim­bo­ra­zo, Bolí­var, Cañar, Loja) y en casi toda la Ama­zo­nía (Napo, Ore­lla­na, Pas­ta­za, Moro­na y Zamo­ra). En fin: gana­ría en 12 pro­vin­cias y per­de­ría en las otras 12.

Ade­más, su prin­ci­pal base de sus­ten­to se des­pla­za de la sie­rra hacia la cos­ta, lo que podría tener con­se­cuen­cias polí­ti­cas: tra­di­cio­nal­men­te, la vota­ción de la cos­ta ha sido más con­ser­va­do­ra y más esta­ble­men­te pre­sa de popu­lis­mos y clien­te­las. Varias de las redes clien­te­la­res que actual­men­te apo­yan a Alian­za Pais apo­ya­ron en el pasa­do recien­te a los par­ti­dos tra­di­cio­na­les de la dere­cha: Social­cris­tiano, Rol­do­sis­ta, Prian, de modo que no podría con­si­de­rar­se un res­pal­do segu­ro. Por otro lado, no toda la vota­ción por el “Sí” en Gua­ya­quil pue­de con­si­de­rar­se como una vota­ción pro­pia pues, en reali­dad, es com­par­ti­da con Nebot (el alcal­de de Gua­ya­quil no par­ti­ci­pó acti­va­men­te en la cam­pa­ña y, de algu­na mane­ra “dejó espa­cio libre” para el sí, al menos en algu­nas pre­gun­tas, con las cua­les no dis­cre­pa­ba en el fon­do). Por lo tan­to, reduc­ción y des­pla­za­mien­to hacia espa­cios de con­duc­tas polí­ti­cas más con­ser­va­do­ras.

3. Social­men­te, el pro­yec­to de gobierno apa­re­ce redu­ci­do des­de varios ángu­los.

a) pier­de res­pal­do entre las cla­ses medias urba­nas (por ejem­plo, en Qui­to, en varias parro­quias elec­to­ra­les de pre­do­mi­nio de capas medias, el “No” sale triun­fa­dor; una par­te de esos votos per­di­dos, qui­zás una mayo­ría, fue­ron arras­tra­dos des­de la dere­cha, ya des­de hace algún tiem­po; pero otra par­te pro­vie­ne de un des­en­can­to de izquier­das, siguien­do los pasos de la disi­den­cia recien­te de AP).

b) Comien­za a per­der res­pal­do entre los sec­to­res popu­la­res urba­nos; aun­que entre ellos man­tie­ne toda­vía un res­pal­do mayo­ri­ta­rio, este ha sido menor aho­ra (y en algu­nos barrios popu­la­res de Qui­to, por ejem­plo, inclu­so triun­fa el “No”).

c) Se con­fir­ma la rup­tu­ra entre el gobierno y el movi­mien­to indí­ge­na, el prin­ci­pal movi­mien­to social en el Ecua­dor de hoy. En la mayo­ría de pro­vin­cias con fuer­te pre­sen­cia indí­ge­na se ha recha­za­do la pro­pues­ta del gobierno. Los votos de recha­zo (“No” y “nulo”) supe­ran con ampli­tud al “Sí” en las parro­quias indí­ge­nas. Y en las pro­vin­cias y can­to­nes en los que triun­fa el “Sí”, las parro­quias indí­ge­nas dan un por­cen­ta­je mucho mayor de votos por el “No” (en Cayam­be, por ejem­plo). Este resul­ta­do es de mucha impor­tan­cia: el gobierno se ha empe­ña­do en debi­li­tar y frag­men­tar al movi­mien­to indí­ge­na y a la Conaie, y apro­ve­chó la cam­pa­ña elec­to­ral para pro­fun­di­zar su inten­to de sepa­rar a las bases de sus diri­gen­cias y de sus orga­ni­za­cio­nes; duran­te la cam­pa­ña el gobierno recu­rrió a las vie­jas tác­ti­cas clien­te­la­res para tra­tar de atraer votos, y puso en jue­go la pro­pia figu­ra del pre­si­den­te Correa quien, per­so­nal­men­te, reco­rrió varias parro­quias de mayo­ría indí­ge­na. Nada de esto le dio resul­ta­do. El movi­mien­to indí­ge­na ha resis­ti­do con éxi­to una vez más. Des­de esta pers­pec­ti­va, los resul­ta­dos de la con­sul­ta popu­lar son un triun­fo de la Conaie sobre el gobierno.

4. Ideo­ló­gi­ca­men­te, el triun­fo del gobierno, cier­ta­men­te ami­no­ra­do, reafir­ma su des­pla­za­mien­to hacia la dere­cha. Por una par­te, por­que impli­ca un des­pla­za­mien­to ideo­ló­gi­co hacia un elec­to­ra­do más con­ser­va­dor, como ya lo indi­ca­mos. Por otro lado, por­que se expre­sa una ten­den­cia a obte­ner una vota­ción más alta en las pre­gun­tas 1 y 2, que expre­san con cla­ri­dad la asi­mi­la­ción del dis­cur­so guber­na­men­tal al “sen­ti­do común” y las pro­pues­tas de la dere­cha­fren­te a la inse­gu­ri­dad, la vio­len­cia y la delin­cuen­cia. La vota­ción rela­ti­va­men­te alta en la pre­gun­ta 10 (la segu­ri­dad social) expre­sa, en cam­bio, la per­vi­ven­cia de las ilu­sio­nes pro­gre­sis­tas entre los votan­tes popu­la­res de AP.

5. Polí­ti­ca­men­te se tra­ta­ría de un triun­fo que con­tie­ne en sí mis­mo cier­tas dosis no meno­res de derro­ta: no sólo por la reduc­ción de su base elec­to­ral, sino, ade­más, por­que las pre­gun­tas más apo­ya­das no fue­ron pre­ci­sa­men­te aque­llas en las que más énfa­sis puso­la cam­pa­ña guber­na­men­tal: aque­llas rela­ti­vas a la rees­truc­tu­ra­ción del sis­te­ma judi­cial (pre­gun­tas 4 y 5) y al con­trol de los medios de comu­ni­ca­ción y de la infor­ma­ción (pre­gun­tas 3 y 9).

6. Aun­que el gobierno pue­da rei­vin­di­car una vic­to­ria redu­ci­da, la con­sul­ta sig­ni­fi­ca un triun­fo de todas las opo­si­cio­nes. La opo­si­ción de dere­chas, por­que man­tie­ne sus espa­cios y se bene­fi­cia de par­te del des­con­ten­to de las capas medias. La opo­si­ción de izquier­das, por­que man­tu­vo la uni­dad y la pre­sen­cia de la prin­ci­pal orga­ni­za­ción social y por­que logró comen­zar a cons­truir un espa­cio polí­ti­co social inde­pen­dien­te del gobierno.

7. Por lo tan­to, se abre inme­dia­ta­men­te un espa­cio de dispu­ta del sen­ti­do del “No” en la con­cien­cia social, tan­to entre quie­nes vota­ron por el “No” como entre aque­llos que res­pal­da­ron la tesis guber­na­men­tal. Tan­to el gobierno como las dere­chas se esfor­za­rán por “demos­trar” que todo el “No” cae en las arcas de la dere­cha. Las izquier­das, por lo tan­to, deben empe­ñar­se en pro­fun­di­zar fren­te a las amplias masas la dife­ren­cia de tesis y de pro­pues­tas que ori­gi­nó su pro­pio “No”, en afir­mar y pro­fun­di­zar su dis­tan­cia igual del gobierno que de las dere­chas; en afir­mar y pro­fun­di­zar sus posi­bi­li­da­des de encuen­tro.

8. En fin: aho­ra, por fin, se vuel­ve más real el espa­cio para cons­truir un cam­po autó­no­mo a la izquier­da de Correa.

[1] En abril de 2007, Correa y Alian­za Pais obtu­vie­ron el res­pal­do de casi un 82% de votan­tes para la pro­pues­ta de con­vo­car a una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te; unos meses más tar­de, en sep­tiem­bre, el movi­mien­to de gobierno con­si­guió ele­gir a 80 asam­bleís­tas, sobre 130 posi­bles. El año siguien­te, cer­ca de 64% de la pobla­ción apro­bó la nue­va Cons­ti­tu­ción. Final­men­te, en abril de 2009, Correa fue ele­gi­do nue­va­men­te pre­si­den­te con un 52% de los votos en la pri­me­ra vuel­ta. (http://​www​.elnue​voem​pre​sa​rio​.com/​n​o​t​i​c​i​as_ 79503_consulta-popular-en-ecuador-ecuatorianos-aprueban-con-62-contra-38-iniciativa-de-rafael-correa.php).

[2]http://conteo.cne.gob.ec/resultados/index.php?option=com_wrapper&view=wrapper&Itemid=68. En el Ecua­dor, los votos nulos y blan­cos no cau­san efec­to en la elec­ción, de modo que, sin con­si­de­rar el alre­de­dor de 10% que suma­ron entre ambos, el sí habría obte­ni­do entre 51,2 y 56%, y el no entre 44 y 48.8%.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *