Nota Infor­ma­ti­va del Gobierno Revo­lu­cio­na­rio: Cuba des­mien­te cam­pa­ña sobre muer­te de Juan Wil­fre­do Soto Gar­cía

Bandera cubana

En las últi­mas horas, una nue­va cam­pa­ña difa­ma­to­ria se orques­ta con­tra la Revo­lu­ción. En esta oca­sión, ante la muer­te del ciu­da­dano cubano Juan Wil­fre­do Soto Gar­cía, ocu­rri­da el pasa­do 8 de mayo, por una pan­crea­ti­tis agu­da, en el hos­pi­tal Pro­vin­cial Arnal­do Mili­án Cas­tro, en San­ta Cla­ra.

Ele­men­tos con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios, de mane­ra ines­cru­pu­lo­sa, fabri­ca­ron la men­ti­ra de que este dece­so fue con­se­cuen­cia de una supues­ta gol­pi­za que le habían pro­pi­na­do agen­tes del orden inte­rior, lo cual fue rápi­da­men­te ampli­fi­ca­do por los medios de la des­in­for­ma­ción impe­rial, fun­da­men­tal­men­te de Euro­pa y Esta­dos Uni­dos, don­de ‑inclu­so- algu­nos voce­ros guber­na­men­ta­les han expre­sa­do pre­sun­tas preo­cu­pa­cio­nes por el hecho.

El 6 de mayo, dicho ciu­da­dano ingre­só en el cita­do hos­pi­tal al pre­sen­tar dolor abdo­mi­nal inten­so, pro­vo­ca­do por una pan­crea­ti­tis agu­da. Pos­te­rior­men­te se diag­nos­ti­ca, ade­más, una des­com­pen­sa­ción de otras enfer­me­da­des de base como la mio­car­dio­pa­tía dila­ta­da, una hiper­li­pi­de­mia (exce­so de gra­sa en san­gre), una dia­be­tes y hepa­ti­tis cró­ni­ca pro­duc­to de híga­do gra­so.

Las prue­bas pato­ló­gi­cas prac­ti­ca­das al occi­so, arro­ja­ron una muer­te de tipo natu­ral, esta­ble­cién­do­se como cau­sa pre­li­mi­nar: “shock mul­ti­fac­to­rial por fallo mul­ti­or­gá­ni­co, debi­do a una pan­crea­ti­tis”. No se obser­va­ron sig­nos de vio­len­cia inter­nos o exter­nos.

Al ciu­da­dano Juan Wil­fre­do Soto Gar­cía, de 46 años, le cons­tan varios ante­ce­den­tes delic­ti­vos, como alte­ra­ción del orden, hur­tos y lesio­nes gra­ves, por lo que cum­plió san­ción de pri­va­ción de liber­tad duran­te dos años.

En los últi­mos tiem­pos se vin­cu­ló a ele­men­tos con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios, que lo usa­ron para sus acti­vi­da­des pro­vo­ca­do­ras. La últi­ma de ellas tuvo lugar el 5 de mayo en un par­que de San­ta Cla­ra, por alte­ra­ción del orden, oca­sión en que fue con­du­ci­do a una uni­dad poli­cial y libe­ra­do tres horas des­pués sin inci­den­cia algu­na.

Cuan­do se rati­fi­ca el amplio apo­yo popu­lar a los resul­ta­dos del VI Con­gre­so del PCC y el pue­blo se empe­ña en la imple­men­ta­ción de los Linea­mien­tos apro­ba­dos, los enemi­gos exter­nos e inter­nos inten­tan des­vir­tuar la reali­dad cuba­na y soca­var el pres­ti­gio inter­na­cio­nal de la Revo­lu­ción y su for­ta­le­za moral.

Como expre­sa­ra el Pre­si­den­te de los Con­se­jos de Esta­do y de Minis­tros, Gene­ral de Ejér­ci­to Raúl Cas­tro Ruz, en el Infor­me Cen­tral al VI Con­gre­so del PCC:

“Hemos sopor­ta­do pacien­te­men­te las impla­ca­bles cam­pa­ñas de des­pres­ti­gio en mate­ria de dere­chos huma­nos, con­cer­ta­das des­de Esta­dos Uni­dos, y varios paí­ses de la Unión Euro­pea, que nos exi­gen nada menos que la ren­di­ción incon­di­cio­nal y el des­mon­ta­je inme­dia­to de nues­tro régi­men socia­lis­ta y alien­tan, orien­tan y ayu­dan a los mer­ce­na­rios inter­nos a des­aca­tar la ley”.

La Revo­lu­ción siem­pre se ha defen­di­do con la ver­dad y la fuer­za inven­ci­ble del pue­blo, que con­fía en la for­ta­le­za de las ideas de jus­ti­cia que la hicie­ron posi­ble.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *