Nota Infor­ma­ti­va del Gobierno Revo­lu­cio­na­rio: Cuba des­mien­te cam­pa­ña sobre muer­te de Juan Wil­fre­do Soto García

Bandera cubana

En las últi­mas horas, una nue­va cam­pa­ña difa­ma­to­ria se orques­ta con­tra la Revo­lu­ción. En esta oca­sión, ante la muer­te del ciu­da­dano cubano Juan Wil­fre­do Soto Gar­cía, ocu­rri­da el pasa­do 8 de mayo, por una pan­crea­ti­tis agu­da, en el hos­pi­tal Pro­vin­cial Arnal­do Mili­án Cas­tro, en San­ta Clara.

Ele­men­tos con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios, de mane­ra ines­cru­pu­lo­sa, fabri­ca­ron la men­ti­ra de que este dece­so fue con­se­cuen­cia de una supues­ta gol­pi­za que le habían pro­pi­na­do agen­tes del orden inte­rior, lo cual fue rápi­da­men­te ampli­fi­ca­do por los medios de la des­in­for­ma­ción impe­rial, fun­da­men­tal­men­te de Euro­pa y Esta­dos Uni­dos, don­de ‑inclu­so- algu­nos voce­ros guber­na­men­ta­les han expre­sa­do pre­sun­tas preo­cu­pa­cio­nes por el hecho.

El 6 de mayo, dicho ciu­da­dano ingre­só en el cita­do hos­pi­tal al pre­sen­tar dolor abdo­mi­nal inten­so, pro­vo­ca­do por una pan­crea­ti­tis agu­da. Pos­te­rior­men­te se diag­nos­ti­ca, ade­más, una des­com­pen­sa­ción de otras enfer­me­da­des de base como la mio­car­dio­pa­tía dila­ta­da, una hiper­li­pi­de­mia (exce­so de gra­sa en san­gre), una dia­be­tes y hepa­ti­tis cró­ni­ca pro­duc­to de híga­do graso.

Las prue­bas pato­ló­gi­cas prac­ti­ca­das al occi­so, arro­ja­ron una muer­te de tipo natu­ral, esta­ble­cién­do­se como cau­sa pre­li­mi­nar: “shock mul­ti­fac­to­rial por fallo mul­ti­or­gá­ni­co, debi­do a una pan­crea­ti­tis”. No se obser­va­ron sig­nos de vio­len­cia inter­nos o externos.

Al ciu­da­dano Juan Wil­fre­do Soto Gar­cía, de 46 años, le cons­tan varios ante­ce­den­tes delic­ti­vos, como alte­ra­ción del orden, hur­tos y lesio­nes gra­ves, por lo que cum­plió san­ción de pri­va­ción de liber­tad duran­te dos años.

En los últi­mos tiem­pos se vin­cu­ló a ele­men­tos con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios, que lo usa­ron para sus acti­vi­da­des pro­vo­ca­do­ras. La últi­ma de ellas tuvo lugar el 5 de mayo en un par­que de San­ta Cla­ra, por alte­ra­ción del orden, oca­sión en que fue con­du­ci­do a una uni­dad poli­cial y libe­ra­do tres horas des­pués sin inci­den­cia alguna.

Cuan­do se rati­fi­ca el amplio apo­yo popu­lar a los resul­ta­dos del VI Con­gre­so del PCC y el pue­blo se empe­ña en la imple­men­ta­ción de los Linea­mien­tos apro­ba­dos, los enemi­gos exter­nos e inter­nos inten­tan des­vir­tuar la reali­dad cuba­na y soca­var el pres­ti­gio inter­na­cio­nal de la Revo­lu­ción y su for­ta­le­za moral.

Como expre­sa­ra el Pre­si­den­te de los Con­se­jos de Esta­do y de Minis­tros, Gene­ral de Ejér­ci­to Raúl Cas­tro Ruz, en el Infor­me Cen­tral al VI Con­gre­so del PCC:

“Hemos sopor­ta­do pacien­te­men­te las impla­ca­bles cam­pa­ñas de des­pres­ti­gio en mate­ria de dere­chos huma­nos, con­cer­ta­das des­de Esta­dos Uni­dos, y varios paí­ses de la Unión Euro­pea, que nos exi­gen nada menos que la ren­di­ción incon­di­cio­nal y el des­mon­ta­je inme­dia­to de nues­tro régi­men socia­lis­ta y alien­tan, orien­tan y ayu­dan a los mer­ce­na­rios inter­nos a des­aca­tar la ley”.

La Revo­lu­ción siem­pre se ha defen­di­do con la ver­dad y la fuer­za inven­ci­ble del pue­blo, que con­fía en la for­ta­le­za de las ideas de jus­ti­cia que la hicie­ron posible.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.