Car­ta Abier­ta a la Vene­zue­la Boli­va­ria­na- Nar­ci­so Isa Conde

Apreciados/​as cama­ra­das y com­pa­trio­tas de nues­tra América:
Hay seña­les muy fuer­tes de que el gobierno boli­va­riano de Vene­zue­la ha caí­do en la tram­pa de cola­bo­rar con el de Colom­bia en la cri­mi­na­li­za­ción de luchadores/​as solidarios/​as con la cau­sa liber­tad, la paz con dig­ni­dad y la eman­ci­pa­ción social de ese her­mano país, azo­ta­do des­de hace cin­cuen­ta años por una gue­rra sucia imple­men­ta­da des­de el poder con el padri­naz­go de EEUU. Entre ese con­jun­to “pena­li­za­ble” he sido ubi­ca­do por la per­ver­sa alian­za colombo-estadounidense.

La hos­ti­li­dad del régi­men colom­biano ha sido sis­te­má­ti­ca de un tiem­po a esta par­te y en ese sen­ti­do hace unos cuan­tos meses reci­bí infor­ma­cio­nes de muy bue­na fuen­te en la que se me adver­tía del ries­go de via­jar al exte­rior a tra­vés o hacia paí­ses que no ofre­cie­ran garan­tías de recha­zo a las pre­ten­sio­nes colom­bo-esta­dou­ni­den­ses de cap­tu­rar­me para pro­ce­sar­me o ase­si­nar­me, según las cir­cuns­tan­cias. Algo simi­lar se fra­gua­ba ‑y se fra­gua- con­tra otros/​as camaradas.

Espe­cí­fi­ca­men­te, en vis­ta de ese empe­ño refor­za­do, se me reco­men­dó que evi­ta­ra toda esca­la inter­me­dia en mis via­jes a Vene­zue­la y que adop­ta­ra cuan­ta pre­ven­cio­nes fue­ran nece­sa­rias, aun en caso de hacer uso de vue­los direc­tos, sin esca­las, a ese her­mano país; dan­do por sen­ta­dos los víncu­los de soli­da­ri­dad y las iden­ti­da­des revo­lu­cio­na­rias exis­ten­tes entre nues­tro Movi­mien­to Caa­ma­ñis­ta y las fuer­zas que gobier­nan en Venezuela.


Auto-restricciones

Agra­de­cí pro­fun­da­men­te ese ges­to y me esme­ré en refor­zar mis deter­mi­na­cio­nes en ese plano con el apo­yo de mis hermanos/​as de lucha:

Obvié un via­je a El Sal­va­dor a raíz de ser invi­ta­do en enero pasa­do al home­na­je al coman­dan­te Scha­fiK Han­dal, ami­go y cama­ra­da entrañable.

No asis­tí este año al Semi­na­rio Inter­na­cio­nal “Los ¨Par­ti­dos Polí­ti­cos y Una Nue­va Socie­dad”, rea­li­za­do el pasa­do mes de mar­zo en Méxi­co con el aus­pi­cio del Par­ti­do del Tra­ba­jo (PT) de ese país.

Me excu­sé ante los cama­ra­das del par­ti­do “Pri­me­ra Línea” de Gali­cia, que recien­te­men­te me invi­ta­ron a sus Jor­na­das Independentistas.

En sín­te­sis: en este pri­mer cua­tri­mes­tre del año en cur­so me limi­té a via­jar direc­ta­men­te a Cara­cas a fina­les de mar­zo para par­ti­ci­par en dos acti­vi­da­des: el Semi­na­rio “Solo Marx” (orga­ni­za­do por la Alcal­día de Girar­dot-Mara­cay y por el Fren­te Alfre­do Manei­ro) y al Home­na­je a Manuel Maru­lan­da (aus­pi­cia­do por el Capí­tu­lo Vene­zo­lano del Movi­mien­to Con­ti­nen­tal Boli­va­riano-MC, cuya Pre­si­den­cia Colec­ti­va coordino).

Ese via­je se reali­zó sin mayo­res pro­ble­ma, aun­que si con algu­nas seña­les que no augu­ra­ban todas las garan­tías con­ve­ni­das, lo que me obli­gó a tomar pre­cau­cio­nes adi­cio­na­les y a pro­cu­rar res­pal­dos complementarios.

Nue­vos riesgos

Pasa­das algu­nas sema­na, nos encon­tra­mos ante el estre­me­ce­dor apre­sa­mien­to en el aero­puer­to de Mai­que­tía-Cara­cas y la extra­di­ción al vapor a Colom­bia del cama­ra­da Joa­quín Pérez Bece­rra, direc­tor de la agen­cia de pren­sa Ann­col, miem­bro de la Aso­cia­ción Boli­va­ria­na de Comu­ni­ca­do­res (ABC), nacio­na­li­za­do sue­co y per­se­gui­do bajo la acu­sa­ción de “terro­ris­ta”; acción repre­si­va ins­tru­men­ta­da sobre la base de argu­men­tos fal­sos y estig­mas simi­la­res a los que ha esgri­mi­do con­tra mí y otros diri­gen­tes revo­lu­cio­na­rios de nues­tra Amé­ri­ca y el mun­do el régi­men nar­co-para­mi­li­tar-terro­ris­ta de Colom­bia, apa­dri­na­do por la CIA y el MOSSAD. Todo esto con­cer­ta­do con el gobierno vene­zo­lano por ini­cia­ti­va del pre­si­den­te colom­biano Manuel Santos.

La aso­cia­ción entre las altas jerar­quías civi­les y mili­ta­res de los gobier­nos de Vene­zue­la y Colom­bia para con­su­mar ese hecho bochor­no­so, no nece­si­ta mas evi­den­cias. La cola­bo­ra­ción fue admi­ti­da por ambas par­tes, inclui­dos los pre­si­den­tes de ambos países.

Y no se tra­ta de un hecho ais­la­do, sino que cier­ta­men­te se ins­cri­be den­tro de un con­ve­nio de mayor alcan­ce y pro­fun­di­dad en mate­ria de segu­ri­dad inter­gu­ber­na­men­tal, tal y como se coli­ge de las decla­ra­cio­nes recien­te­men­te ofre­ci­das por el Minis­tro de Defen­sa de Colom­bia, Rodri­go Rive­ra (APORREA 1-05-2011), quien al refe­rir­se a la cap­tu­ra y extra­di­ción de Joa­quín pre­ci­só que “el gobierno de Vene­zue­la, en un tema coor­di­na­do con el pre­si­den­te Chá­vez direc­ta­men­te, nos ha res­pon­di­do envián­do­lo a Colom­bia. Y nos han dicho que fren­te a cual­quier infor­ma­ción como esta que les demos, ellos van a res­pon­der de la mis­ma manera”.

Esta afir­ma­ción de la par­te colom­bia­na has­ta la fecha no ha sido des­men­ti­da y estu­vo acom­pa­ña del anun­ció enfá­ti­co de que el régi­men colom­biano dese­chó total­men­te la sali­da polí­ti­ca nego­cia­da al con­flic­to arma­do y actual­men­te per­si­gue la derro­ta mili­tar de la insur­gen­cia, pro­cu­ran­do el apo­yo inter­na­cio­nal para ais­lar y gol­pear las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­co-mili­ta­res. Todo esto en el con­tex­to del aban­dono de hecho de la neu­tra­li­dad por Vene­zue­la y de su suma­to­ria a la per­se­cu­ción de los/​as estig­ma­ti­za­dos como “terro­ris­tas”.

Por otra par­te, de nue­vo he reci­bi­do infor­ma­cio­nes muy con­sis­ten­tes que reve­lan la deter­mi­na­ción de dar­le con­ti­nui­dad a esa cola­bo­ra­ción colom­bo-vene­zo­la­na y me aler­tan sobre las con­se­cuen­cias repre­si­vas que podrían deri­var­se si en estas cir­cuns­tan­cias deci­do via­jar a Venezuela.

Antes de reci­bir esa infor­ma­ción pre­ci­sa de fuen­te abso­lu­ta­men­te con­fia­ble, acom­pa­ña­da de la reco­men­da­ción de no via­jar a Vene­zue­la, no fue­ron pocas las preo­cu­pa­cio­nes y las expre­sio­nes de aler­ta, que por pura intui­ción, me hicie­ron lle­gar amigos/​as de aquí y de allá.

¿Iro­nía de la historia?

Estas cosas pare­cen –pero no son- de his­to­ria-fic­ción y en reali­dad tie­nen un impac­tan­te sen­ti­do iró­ni­co en el deve­nir de pro­ce­sos con voca­ción revolucionaria.

Todo pare­ce indi­car que la pla­za libre boli­va­ria­na, la Vene­zue­la de Chá­vez, lamen­ta­ble­men­te y de mane­ra absur­da, se está tor­nan­do cada vez más hos­til fren­te a sec­to­res muy con­se­cuen­tes y muy com­pro­me­ti­dos con la defen­sa de las esen­cias de ese pro­ce­so; esto es, con­tra una par­te de sus mejo­res defensores/​as en el exte­rior y al inte­rior del mismo.

Así las cosas el prin­ci­pal oasis de la uni­dad boli­va­ria­na pre­sen­ta cier­tas seña­les de ago­ta­mien­to, expre­sa­das en nega­ti­va de abra­zos soli­da­rios y en con­tu­ber­nios uti­li­ta­rios injus­ti­fi­ca­bles a favor de los pro­ta­go­nis­tas del Esta­do terro­ris­ta colom­biano; acep­ta­dos aho­ra incon­gruen­te­men­te como alia­dos de oca­sión pese a ser sus enemi­gos impenitentes.

Vin­cu­la­do his­tó­ri­ca­men­te como estoy ‑como muchos otro/​as cama­ra­das- al espe­ran­za­dor pro­ce­so ini­cia­do por Chá­vez y el MBR-200 des­de el mis­mo ins­tan­te en que un divino “gol­pis­ta” (enton­ces feroz­men­te estig­ma­ti­za­do por los mis­mos que hoy nos cri­mi­na­li­zan y per­si­guen) pro­nun­ció la fra­se “por aho­ra”, esta situa­ción me pare­ce real­men­te paradójica.

Evi­den­cias de replie­gues e incohe­ren­cias ries­go­sas en el acci­den­ta­do deve­nir de la revo­lu­ción. ¡Iro­nía de la historia!

Dis­yun­ti­va y espera

En mi caso, dada esta situa­ción difí­cil de dige­rir, estoy com­pe­li­do en lo inme­dia­to o a con­fi­nar­se en mi “patria chi­ca” (don­de el cos­to polí­ti­co de extra­di­tar­me y/​o ase­si­nar­me es inmen­so y los medios de defen­sa son supe­rio­res), o asu­mir ‑si fue­ra nece­sa­rio y me ins­pi­ra hacer­lo- el alto ries­go que impli­ca­ría via­jar a Vene­zue­la en estas cir­cuns­tan­cias a cum­plir com­pro­mi­sos lati­no­ame­ri­ca­nis­tas o a par­ti­ci­par en even­tos orga­ni­za­dos por fuer­zas y enti­da­des que apre­cian mi con­cur­so… sobre­to­do si el pre­si­den­te Chá­vez y su gobierno defi­ni­ti­va­men­te no ofre­cen garan­tías ine­quí­vo­cas de que no vol­ve­rán a pro­du­cir­se casos como el del cama­ra­da Joa­quín Pérez.

La dis­yun­ti­va es fuer­te, aun­que no inminente.

A mi enten­der es posi­ble y nece­sa­rio espe­rar el desa­rro­llo de los acon­te­ci­mien­tos des­ata­dos por está agre­sión inca­li­fi­ca­ble, que apun­ta ser­lo con­tra todos/​as los pena­li­za­dos por el DAS, la CIA y el ase­sino San­tos. Ya antes gue­rri­lle­ros de las FARC y el ELN y mili­tan­te de la izquier­da vas­ca fue­ron víc­ti­mas de esa política.

He sido invi­ta­do para par­ti­ci­par en varios even­tos a rea­li­zar­se en Vene­zue­la entre fina­les de mayo y prin­ci­pio de junio del año en curso.

Voy a medir bien la evo­lu­ción de esta gra­ve situa­ción y la reac­ción del Gobierno boli­va­riano fren­te a mi caso y al de otros cama­ra­das para actuar en consecuencia.

Pro­cu­ra­ré defen­der con gallar­día mis dere­chos y mis rela­cio­nes his­tó­ri­cas con la revo­lu­ción vene­zo­la­na, evi­tan­do ser inne­ce­sa­ria­men­te víc­ti­ma de la impo­si­ción de las “razo­nes de esos Esta­dos” o pie­za sacri­fi­ca­ble en el aje­drez del mal lla­ma­da “real polí­ti­ca”. Lo haré en todos los casos similares.

Medi­ré muy bien mis pasos refu­gián­do­me sobre­to­do en la razón de la polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria fren­te a espu­rios intere­ses de esta­dos y gobiernos.

No eva­di­ré ries­gos que el inte­rés gene­ral del movi­mien­to y mis ínti­mas con­vic­cio­nes me recla­men como váli­dos. Nun­ca los he evadido.

Cier­to que la con­fian­za se agrie­ta y no por deci­sión pro­pia, si no a cau­sa de ingra­ti­tu­des e incon­se­cuen­cias des­ga­rra­do­ras de cier­tos pro­ta­go­nis­tas de un pro­ce­so trans­for­ma­dor que hemos defen­di­do y segui­re­mos defen­dien­do con ente­re­za y valor, pero sin canon­jías, sin in-con­di­cio­na­li­da­des ni pleitesías.

Quie­nes la rom­pie­ron son los lla­ma­dos a res­ta­ble­cer­la, modi­fi­can­do rum­bos y acti­tu­des reñi­das con el inter­na­cio­na­lis­mo con­se­cuen­te, prin­ci­pios valio­sos y éti­ca revolucionaria.

Espe­ra­re­mos sin pre­ci­pi­tar­nos las seña­les del pro­ce­so y de la vida para tomar otras deci­sio­nes más puntuales.

Creo que al actuar de esta mane­ra estoy no solo inter­pre­tan­do mi sen­tir y mis con­vic­cio­nes, sino la de todas (as) los injus­ta­men­te penalizados(as) por esa esco­ria que gobier­na en Colom­bia y en EEUU.

Somos luchadores(as) de lar­go alien­to, com­ba­tien­tes de por vida, per­sis­ten­tes en la idea de que la jus­ti­cia, asu­mi­da como cau­sa colec­ti­va, habrá de abrir­se paso con­tra vien­to y marea, con­tra calum­nias, estig­mas y atropellos.

Cree­mos deco­ro­so rebe­lar­se en caso como éste y ante cual­quier vio­la­ción de dere­chos, abu­so de poder o com­pro­mi­so indigno; aun come­ti­do por con­duc­to­res meri­to­rios y líde­res apreciados.

Nues­tra rebel­día esta vez tie­ne una fuer­te car­ga de tris­te­za, aun­que no tan­ta como para anu­lar nues­tro per­sis­ten­te com­ba­te por la alegría.

Es tris­te pen­sar en la Vene­zue­la boli­va­ria­na como “tie­rra prohibida”.

Muy tris­te, pero –insis­to- esa tris­te­za no tie­ne poder para cerrar­le el paso a nues­tra lucha por la feli­ci­dad, el bien­es­tar común y la belle­za huma­na. Me resis­to a creer que esas nobles metas no serán alcan­za­bles por ese bra­vo pue­blo y por sus her­ma­nos soli­da­rios del mun­do, como tam­bién las rec­ti­fi­ca­cio­nes que de inme­dia­to le abran espa­cio al diá­lo­go, a la con­fian­za y a la armo­nía; sin depo­ner iden­ti­da­des y sin sacri­fi­car la diver­si­dad que enri­que­ce la vida.

¡Bolí­var Vive! ¡Caa­ma­ño vive!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.