Neme­sio Barre­to Mon­zón: «…muchos de los que hablan a favor de Báez Mos­quei­ra lo hacen sin mirar la par­ti­tu­ra, están can­tan­do en el coro pero no han vis­to la par­ti­tu­ra» – Stolp​kin​.net

En un nue­vo ani­ver­sa­rio del gol­pe de esta­do de Alfre­do Stroess­ner en Para­guay, entre­vis­ta­mos en direc­to des­de Asun­ción, al perio­dis­ta Dr. Neme­sio Barre­to Mon­zón. Miér­co­les 4 de mayo de 2011 “Yo ten­go un falle­ci­do en el año 76 en el perío­do de la dic­ta­du­ra, un her­mano; y lue­go per­dí a mi padre pos dic­ta­du­ra. Y ten­go a todos los her­ma­nos, pri­mos, parien­tes que se con­ta­rían por lo menos una vein­te­na de ellos, pero fami­liar­men­te todos hemos pasa­do por las cár­ce­les de Stroess­ner. Y mis padres fue­ron per­se­gui­dos en el perío­do ante­rior a Stroess­ner y des­pués en la dic­ta­du­ra de Stroess­ner tam­bién. Noso­tros hemos pasa­do real­men­te mal Efraín. No mucho peor que otros, pero no hemos pasa­do bien. No hemos pasa­do bien, hemos pasa­do difi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas, labo­ra­les, per­se­cu­ción polí­ti­ca, cár­ce­les, etc. Y no para mag­ni­fi­car lo nues­tro sino sim­ple­men­te para cons­ta­tar un hecho”.

Chury:Oyen­tes, el entre­vis­ta­do de hoy va a ser Neme­sio Barre­to Mon­zón, por­que en un día como el de hoy, 4 de mayo pero de 1954, el gene­ral Alfre­do Stroess­ner daba un gol­pe de Esta­do en Para­guay inau­gu­ran­do así la dic­ta­du­ra más lar­ga de Amé­ri­ca del Sur que dura­ría 35 años.

Esta dic­ta­du­ra tam­bién está mar­ca­da por las deten­cio­nes arbi­tra­rias, secues­tros, ase­si­na­tos y vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos, todo en nom­bre de la lucha con­tra el comu­nis­mo. Y otra his­to­ria de la cual ha habla­do estos días la radio: de las delaciones.

Pero para refle­xio­nar sobre esta fecha es que tene­mos la satis­fac­ción hoy de estar conec­ta­dos con Para­guay para hablar con el abo­ga­do y perio­dis­ta Neme­sio Barre­to Mon­zón, que fue per­se­gui­do por la dic­ta­du­ra de Stroess­ner, por lo que fue obli­ga­do a vivir en el exi­lio en Sue­cia en la déca­da de 1980.

El perio­dis­ta inde­pen­dien­te tam­bién escri­bió Las rela­cio­nes, con tra­duc­ción del año 1989, de Para­guay y sus víncu­los con Sue­cia. Una can­ti­dad de tra­ba­jos de los que segu­ra­men­te a lo lar­go de la entre­vis­ta ire­mos hablan­do con Barreto.

Aho­ra lo que corres­pon­de es decir­le a Neme­sio Barre­to Mon­zón bue­nos días y bien­ve­ni­do a radio Cen­te­na­rio. ¿Cómo le va Barreto?

Dr. Barre­to: Hola, buen día Efraín, ¿cómo anda todo por ahí?

Chury:Todo bien, un poco fres­co pero bien. Lo demás con las cosas más o menos cono­ci­das o por lo menos las que se dicen en algu­na par­te y no natu­ral­men­te la his­to­ria oficial.

Pero bueno Neme­sio, real­men­te muchí­si­mas cosas tene­mos para hablar de Para­guay. Hoy es una fecha seña­la­da en el Para­guay y yo creo que no sólo en Para­guay sino en Amé­ri­ca Lati­na, remon­tán­do­nos en el tiem­po a 1954.

Barre­to, usted ha sido un hom­bre que ha teni­do una vida muy inten­sa pre­ci­sa­men­te en Para­guay, no sólo en el perio­dis­mo sino tam­bién en libros, mono­gra­fías y en lucha.

Vamos a comen­zar por una pre­gun­ta que tal vez mucha gen­te se hace: la dic­ta­du­ra ins­ta­la­da en el Para­guay para Amé­ri­ca del Sur fue sor­pren­den­te por dos cosas. Por­que se dio con un gran anti­ci­po de las dic­ta­du­ras que ven­drían y por­que ade­más tuvo una dura­ción real­men­te extre­ma. ¿Cuál fue la cau­sa de eso y cuál fue el pre­cio que pagó el pue­blo para­gua­yo por ese tiempo?

Dr. Barre­to: Bueno, un poqui­to de his­to­ria y breve.

En los años 40 asu­me la pre­si­den­cia el Maris­cal Esti­ga­rri­bia, un héroe de gue­rra, de la gue­rra del Cha­co. Hace una Cons­ti­tu­ción sin cons­ti­tu­yen­tes y deja el camino abier­to, la vía legal por la que des­pués se ins­tau­ra­ría, o al menos Stroess­ner uti­li­za­ría esa vía para per­pe­tuar­se en el poder has­ta vol­ver a cam­biar esa Cons­ti­tu­ción en 1987.

Era una Cons­ti­tu­ción, una arte­sa­nía jurí­di­ca por­que no nece­si­tó de constituyentes.

Cuan­do mue­re Esti­ga­rri­bia el 7 de setiem­bre de 1940, asu­me su minis­tro de Gue­rra y Mari­na Higi­nio Mori­ñi­go, gene­ral, e ins­tau­ra una dic­ta­du­ra bas­tan­te fuer­te. En ese perío­do se dio un exi­lio masi­vo con excep­ción de un bre­ví­si­mo perío­do de seis meses que se lla­mó la pri­ma­ve­ra demo­crá­ti­ca, que en reali­dad per­mi­tió iden­ti­fi­car a todos los enemi­gos por­que salió el Par­ti­do Comu­nis­ta, salie­ron los otros par­ti­dos tra­di­cio­na­les y otros no tan­to como el par­ti­do Febre­ris­ta de ten­den­cia social­de­mó­cra­ta, salie­ron todos a par­ti­ci­par en ese perío­do de seis meses, has­ta que vuel­ve a rom­per­se eso en enero del año 47 y de allí en más, en mar­zo empie­za una gue­rra civil y bueno, eso expul­sa a un mon­tón de para­gua­yos, deja un mon­tón de muer­tos y se afian­za el par­ti­do de Stroess­ner que era el par­ti­do Colo­ra­do. Des­pués se suce­den 3 o 4 pre­si­den­tes y el últi­mo o el penúl­ti­mo pre­si­den­te antes de Stroess­ner, Fede­ri­co Chá­vez, asu­me en el 49 y Stroess­ner con un gol­pe lo des­po­ja del poder con un gui­ño ya a Esta­dos Unidos.

El 4 de mayo hace 57 años. Lo del gui­ño lo digo por­que ya en octu­bre del año 55 poco más de un año des­pués, se pro­mul­ga la pri­me­ra ley anti­co­mu­nis­ta que deja afue­ra a un mon­tón de comu­nis­tas reales e ima­gi­na­rios que que­dan todos fue­ra de la ley, no podían ocu­par car­gos públi­cos, etc. etc.. Con­se­cuen­te­men­te se ini­cia una cace­ría infer­nal de comu­nis­tas, que hay que cir­cuns­cri­bir­lo en la gue­rra fría y Stroess­ner se pres­tó a jugar esta gue­rra aje­na que no era pro­pia­men­te la nues­tra. Y enton­ces empe­zó la cace­ría de comu­nis­tas, ins­tau­ró un régi­men durí­si­mo que ya en el pri­mer año exi­lió al prin­ci­pal líder de su pro­pio par­ti­do, ‑colo­ra­do- Epi­fa­nio Mén­dez Flei­tas que vivió muchos años en Mon­te­vi­deo y con el correr del tiem­po tuvo que ir mudán­do­se a la Argen­ti­na, a Esta­dos Uni­dos; es decir, fue des­te­rra­do varias veces y nun­ca más vol­vió al país.

La dic­ta­du­ra de Stroess­ner empe­zó con unas durí­si­mas repre­sio­nes y sal­vo el últi­mo perío­do de él, hacia el año 84, 85 cuan­do asu­me Alfon­sín que se vuel­ve una dic­ta­blan­da, no se cono­cen des­apa­ri­cio­nes en ese perío­do aun­que cla­ro sí apresamientos.

Fue un ali­nea­mien­to total a los desig­nios de Esta­dos Uni­dos a tal pun­to que noso­tros depen­día­mos prác­ti­ca­men­te de la ayu­da mili­tar y eco­nó­mi­ca de los Esta­dos Unidos.

Chury:¿Eso es lo que en su momen­to te lle­vó a escri­bir un libro o mono­gra­fía que habla de la CIA en Para­guay que está fecha­do en 2006?

Dr. Barre­to:Sí, sí, efec­ti­va­men­te. Ese libro nadie que­ría publi­car­lo aquí. Com­pro­me­tía a mucha gen­te y yo me limi­té a escri­bir una mono­gra­fía, algo mucho más sim­ple que lo que iba a ser un libro. Ya en el año 56 noso­tros tene­mos aquí ase­so­res mili­ta­res. No sé si antes de los otros paí­ses, no he podi­do ave­ri­guar. Lo cier­to es que en Para­guay se dio des­de el año 56 la ayu­da mili­tar, entre­na­mien­to mili­tar para mili­ta­res para­gua­yos; mili­ta­res para­gua­yos que iban a la escue­la de las Amé­ri­cas, pero con una base en Asun­ción, que tam­bién se exten­dió des­pués con los años a paí­ses veci­nos y con­cre­ta­men­te al Uruguay.

Noso­tros tuvi­mos acá al coro­nel Robert Thierry que venía al pare­cer de la gue­rra de Corea, un exper­to en tor­tu­ras y en pade­ci­mien­tos físi­cos que tenía como un escua­drón de la muer­te. Des­pués tam­bién en ese mis­mo año asu­mía el minis­tro Edgar Ifrán que duró diez años más o menos y des­pués fue mucho más sutil, es decir se mul­ti­pli­ca­ron los ase­so­res mili­ta­res pero mucho más abier­ta­men­te y fue­ron infil­tran­do toda la región y supon­go que la pri­me­ra en ser infil­tra­da fue la Repú­bli­ca del Uru­guay. Esto algu­na escri­to­ra, si mal no recuer­do Aldrid­ge, había comen­ta­do en un libro que no recuer­do el títu­lo pero sí haber leí­do. Ese libro tie­ne algu­nas defi­cien­cias por razo­nes docu­men­ta­les segu­ra­men­te, que no men­cio­na que de aquí sale un con­tin­gen­te que fue a for­mar el pri­mer escua­drón de la muer­te en Uru­guay con sede en Montevideo.

En los años 69 – 70 eso fun­cio­nó en la emba­ja­da para­gua­ya en Mon­te­vi­deo que enton­ces tenía su sede en el edi­fi­cio Pan­ame­ri­cano, uste­des lo ubi­ca­rán. Noso­tros envia­mos de aquí para mal de uste­des a Pedro Ángel Clo­sas Cue­vas que en algu­nos artícu­los apa­re­ce como Cro­sa pero en reali­dad es Clo­sas Cue­vas, que diri­gió el escua­drón de la muer­te con otros para­gua­yos y uru­gua­yos y eso está en el infor­me de Val­di­via, está en varios infor­mes y tam­bién en las refe­ren­cias a Nel­son Bar­de­sio. Pero siem­pre incom­ple­to. Yo hice una inves­ti­ga­ción y lo publi­qué como pude en algu­nas redes. Sería intere­san­te con­ti­nuar con eso por­que muchos de los pro­ta­go­nis­tas de aquel enton­ces toda­vía están vivos y bueno, que yo sepa nun­ca se recla­mó, sal­vo el caso más noto­rio que es el caso de Clo­sas Cuevas.

Vol­vien­do a este asun­to noso­tros tam­bién lo tuvi­mos al cama­ra­da de Amo­dio Pérez y a un señor que se lla­ma­ba Píriz Gudes aquí en Asun­ción tran­qui­la­men­te. Mario Píriz Gudes se lla­ma­ba ese señor, que al pare­cer ven­dió una bue­na par­te de la orga­ni­za­ción opo­si­to­ra en Uru­guay. Es lo que se des­pren­de de los docu­men­tos obran­tes en el archi­vo del terror. Des­de lue­go que Stroess­ner man­tu­vo muy bue­nas rela­cio­nes con todos los pre­si­den­tes uru­gua­yos de aquel enton­ces y una cola­bo­ra­ción que es un poco ante­rior a la Ope­ra­ción Cón­dor. Esto es lo nota­ble. Si alguien se dedi­ca a inves­ti­gar más pro­fun­da­men­te los docu­men­tos se dará cuen­ta que es así.

Yo he che­quea­do algu­nos de esos infor­mes, que son más bien infor­mes de la emba­ja­da nor­te­ame­ri­ca­na inter­cam­bia­dos entre la emba­ja­da nor­te­ame­ri­ca­na en Asun­ción y la emba­ja­da nor­te­ame­ri­ca­na en Mon­te­vi­deo. Una bue­na docu­men­ta­ción de la que ya se cono­ce digamos.

Por otra parte,

Chury: ¿Eso está edi­ta­do como libro?

Dr. Barre­to:Eso está edi­ta­do más bien como una serie de artícu­los, entre ellos en una mono­gra­fía sobre la Cía en el Para­guay y tam­bién en el segui­mien­to que yo le he hecho a las acti­vi­da­des de Clo­sas Cue­vas qe lamen­ta­ble­men­te falle­ció en el año 97, pero otros toda­vía viven aquí, otros toda­vía están vivi­tos y nun­ca se recla­mó en nin­gu­na par­te ni ellos se sin­tie­ron alu­di­dos por artícu­lo. Acá todo sigue igual, supon­go que allí tam­bién, pero de ese capí­tu­lo de la his­to­ria tan­to para­gua­ya como uru­gua­ya es muy poco lo que se recuer­da y pare­ce más bien un capí­tu­lo cerra­do, por decir lo menos

Chury:Barre­to, hablan­do un poco del perio­dis­ta, del lucha­dor, tú vivis­te en Sue­cia un tiem­po lar­go. La acti­vi­dad que tú desa­rro­lla­bas que te obli­gó a que tuvie­ras que par­tir al exi­lio era perio­dís­ti­ca, era el escri­tor y las ideas polí­ti­cas ¿ver­dad?

Dr. Barre­to:Sí. Yo mucho antes del exi­lio había esta­do un par de veces en pri­sión y lue­go tuve que salir a la Argen­ti­na. La cues­tión es que lue­go la Argen­ti­na tam­bién se vol­vió invi­si­ble y enton­ces vol­ver a Para­guay clan­des­ti­na­men­te, vivir en Bra­sil. Más o menos entre el 76 y el año 80 ocu­rre una masa­cre de cam­pe­si­nos a quie­nes noso­tros cono­cía­mos y ayu­dá­ba­mos como podía­mos, que se lla­mó la masa­cre de Caa­gua­zú que ocu­rrió el 8 de mar­zo de 1980, mata­ron a 10 cam­pe­si­nos de las Ligas agra­rias cris­tia­nas y esos cadá­ve­res están has­ta hoy des­apa­re­ci­dos. Nun­ca más se supo de ellos.

A raíz de eso y por la pro­xi­mi­dad del lugar ‑yo soy cam­pe­sino de un lugar que se lla­ma Coro­nel Ovie­do jus­ta­men­te en el depar­ta­men­to de Caaguazú‑, tuve que optar por el exi­lio o por la cár­cel. Con los años, supon­go que fue la opción correc­ta por­que pro­ba­ble­men­te no hubie­ra sobre­vi­vi­do como muchos a esa tre­men­da repre­sión que se dio en esa zona don­de en la pri­me­ra sema­na ya había 400 dete­ni­dos. No que­da­ban tan­tas opciones.

Cuan­do lle­gó la cita­ción yo ya esta­ba afue­ra, vivien­do en clan­des­ti­ni­dad en la fron­te­ra y lue­go pude cru­zar al Bra­sil has­ta que final­men­te me depor­tan del bra­sil y me man­dan a Suecia.

Una anéc­do­ta diría joco­sa, yo hacía de mozo y repar­tía el dia­rio Ora de povo de un par­ti­do nacien­te que era el par­ti­do de Lula enton­ces vino la DOPI y con la ley de extran­je­ría que se había pro­mul­ga­do final­men­te sal­go para Sue­cia. No es que yo ele­gí Sue­cia sino que sim­ple­men­te me pusie­ron en un avión y me man­da­ron a Sue­cia. Y digo joco­sa por­que yo me fui con una ber­mu­da por­que del lugar de mi tra­ba­jo don­de esta­ba tra­ba­jan­do me saca­ron y me subie­ron al avión. Era diciem­bre y cuan­do lle­gué a Sue­cia hacía como 17, 18 gra­dos, un frío que yo no conocía.

Chury:¿Quién se movió en la caí­da de Stroess­ner? ¿Fue Rodrí­guez, fue Ovie­do o fue un movi­mien­to de table­ro lo que ocurrió?

Dr. Barre­to:Lo que hay de veri­fi­ca­ble en todo esto es que el gol­pe en reali­dad no fue pla­ni­fi­ca­do aquí, el gol­pe esta­ba arre­gla­do en otra par­te. En los cen­tros de poder, con­cre­ta­men­te en los Esta­dos Uni­dos habían inva­di­do con dine­ro de la CIA com­pran­do cuan­to había en los años pre­vios y pos­te­rior a la asun­ción de Alfon­sín en Argen­ti­na. Com­pra­ron todo cuan­to había para que no hubie­ra una tran­si­ción radi­cal, que no se le fue­ra de las manos el cam­bio, un even­tual gol­pe. Y en reali­dad aun­que esto tra­jo algún res­pi­ro demo­crá­ti­co que de hecho sí lo tra­jo, aque­llo del 89 no fue más que un rele­vo de mafio­sos, de eso no cabe nin­gu­na duda. Las for­tu­nas que se ama­sa­ron en tiem­pos de la dic­ta­du­ra siguen intac­tas, los medios de comu­ni­ca­ción que nacie­ron pos­te­rior al gol­pe o un poco antes se hicie­ron con esa pla­ta mal adqui­ri­da, favo­res guber­na­men­ta­les, etc., etc.

Pero quie­ro seña­lar tam­bién una carac­te­rís­ti­ca ante­rior al gol­pe, cosa que no se ha logra­do en nin­gu­na de las dic­ta­du­ras lati­no­ame­ri­ca­nas que yo conoz­co y que he obser­va­do más de cer­ca, que Stroess­ner tenía legis­la­do­res de la opo­si­ción com­ple­ta­men­te alqui­la­dos o com­pra­dos, duran­te casi todo el perío­do de su man­da­to, que empie­za en el año 62 con la par­ti­ci­pa­ción de una frac­ción de los libe­ra­les y lue­go con la par­ti­ci­pa­ción de casi todos que vuel­ve a reti­rar­se en el año 78 y hace una opo­si­ción así que aquí hay un cri­te­rio dis­per­so sobre cuán­to exac­ta­men­te duró la dic­ta­du­ra, si duró 35 o si duró 25 años por­que algu­nos de los que par­ti­ci­pa­ron de esa dic­ta­du­ra tie­nen o deben tener mucha difi­cul­tad en expli­car y jus­ti­fi­car por qué han par­ti­ci­pa­do de esas far­sas elec­to­ra­les y con­va­li­dan­do la dic­ta­du­ra de Stroess­ner cuan­do que Stroess­ner no había hecho nin­gu­na con­ce­sión en mate­ria de dere­chos huma­nos y había cen­te­na­res de pre­sos que ya lle­va­ban más de 20 años en pri­sión. Cito el caso de Anto­nio Mai­da­na que es un caso muy nota­ble, muy cono­ci­do, que lue­go des­apa­re­ció en el año 80 en Argen­ti­na. O Ana­nías Mai­da­na o Julio Rojas, un mon­tón de colo­ra­dos, libe­ra­les, el caso de Napo­león Orti­go­sa que estu­vo 27 años pre­so. En fin. Stroess­ner no había hecho nin­gu­na con­ce­sión como para decir esta vez vamos a par­ti­ci­par Y en ese con­tex­to debo citar que el Par­ti­do Comu­nis­ta en todas las leyes que se pro­mul­ga­ron entre el 55 y el 81 esta­ba com­ple­ta­men­te fue­ra de la ley, no podían ocu­par car­gos públi­cos, no les que­da­ba más que el exi­lio o la cár­cel por­que ser comu­nis­ta esta­ba pena­li­za­do. Es más, inclu­so des­pués del gol­pe el Par­ti­do Comu­nis­ta toda­vía no ha con­se­gui­do su per­so­ne­ría jurí­di­ca y del gol­pe ya pasa­ron 22 años o sea que esta es una cues­tión tam­bién a tener en cuen­ta. Y en el caso con­cre­to de los gene­ra­les Ovie­do, Rodrí­guez y otros que enca­be­za­ron el gol­pe pero sobre todo Ovie­do y Rodrí­guez, esta­ban sin­di­ca­dos como nar­co­tra­fi­can­tes. Curio­sa­men­te unos años des­pués el emba­ja­dor Timothy Towel había sido con­tra­ta­do como ase­sor por el yerno de Rodrí­guez para ase­so­rar­lo a Andrés Rodrí­guez por­que sobre él pesa­ba un pedi­do de des­afue­ro y por las múl­ti­ples publi­ca­cio­nes que se hicie­ron en esos años y en ese inter­mez­zo mi padre per­dió tam­bién la vida en un aten­ta­do que es bas­tan­te oscu­ro y cuyas cau­sas se des­co­no­cen, pero fue en ese con­tex­to que se publi­có en un pro­gra­ma lla­ma­do El Ojo don­de se ven­ti­ló casi todo y creo que inclu­so tuvo reper­cu­sio­nes en Uru­guay en artícu­los de Samuel Bli­xen, he leí­do algu­na que otra cosa como El enjua­gue uru­gua­yo etc. etc. y Rodrí­guez tenía muchos bie­nes en el Uru­guay por tan­to acá hubo un repar­to increí­ble de bie­nes de los ante­rio­res par­ti­da­rios de Stroess­ner como medios de comu­ni­ca­ción, pro­pie­da­des, que no fue­ron devuel­tos al esta­do sino que se los apro­pia­ron aque­llos que hicie­ron el gol­pe y se que­da­ron con miles de millo­nes de dóla­res y jamás fue­ron moles­ta­dos. Por esa razón al menos, no fue­ron moles­ta­dos o sea que siguió la fies­ta. Y aho­ra casi 20 años des­pués algu­nas de esas cau­sas civi­les ya pres­cri­bie­ron, como el caso del falle­ci­do hijo de Stroess­ner, el coro­nel Gus­ta­vo Stroess­ner que murió hace poco. Y segui­mos en la mis­ma y la gen­te que ante­rior­men­te había hecho mucho dine­ro con el gene­ral Stroess­ner son quie­nes dic­tan las pau­tas de quie­nes deben ir a la hogue­ra y quie­nes pue­den sal­var­se. Es una cosa sor­pren­den­te y son los dia­rios de la ultra dere­cha para­gua­ya que están en la ultra de la ultra como el dia­rio ABC color, stroess­ne­ris­tas, par­ti­da­rios de Stroess­ner has­ta que a Stroess­ner se le iba yen­do el poder enton­ces se pasa­ron a la vere­da de enfren­te y se subie­ron al carro gana­dor. Esa es la his­to­ria real, el res­to es puro cuen­to. De que eran demó­cra­tas no que­dan ras­tros: sim­ple­men­te se subie­ron al carro gana­dor y esa es una cues­tión veri­fi­ca­ble en hechos, docu­men­tos., etc. Y no hemos mejo­ra­do tan­to en la recu­pe­ra­ción de aque­llas for­tu­nas que fue­ron mal adqui­ri­das pro­duc­to de con­tra­ban­do, trá­fi­co de dro­gas, etc. etc.. No hemos recu­pe­ra­do abso­lu­ta­men­te nada y esto fue un paraí­so del lava­do y en menor medi­da sigue sien­do. Yo creo que has­ta los años dos mil por lo menos, el nego­cio ile­gal supe­ra­ba por lo menos en diez veces al nego­cio legal. Uno ve en Para­guay autos nue­vos todos los días y no se sabe de dón­de sale la pla­ta. Uno pre­su­me pero…

Chury:Sabe­mos de tiem­pos en que tú te jugas­te mucho en el mar­co de la soli­da­ri­dad. Por algún dato que tene­mos sabe­mos que estan­do en Argen­ti­na cru­zas­te la fron­te­ra con Boli­via en misio­nes como ésta. ¿Hay mar­cas tam­bién de per­se­cu­ción en tu familia?

Dr. Barre­to:Si, des­de lue­go. Yo ten­go un falle­ci­do en el año 76 en el perío­do de la dic­ta­du­ra, un her­mano; y lue­go per­dí a mi padre pos dic­ta­du­ra. Y ten­go a todos los her­ma­nos, pri­mos, parien­tes que se con­ta­rían por lo menos una vein­te­na de ellos, pero fami­liar­men­te todos hemos pasa­do por las cár­ce­les de Stroess­ner. Y mis padres fue­ron per­se­gui­dos en el perío­do ante­rior a Stroess­ner y des­pués en la dic­ta­du­ra de Stroess­ner también.

Noso­tros hemos pasa­do real­men­te mal Efraín. No mucho peor que otros, pero no hemos pasa­do bien. No hemos pasa­do bien, hemos pasa­do difi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas, labo­ra­les, per­se­cu­ción polí­ti­ca, cár­ce­les, etc.Y no para mag­ni­fi­car lo nues­tro sino sim­ple­men­te para cons­ta­tar un hecho.

Esta es un poco la his­to­ria de los para­gua­yos en gene­ral que estu­vie­ron en la opo­si­ción, sal­vo algu­nos que se han aco­mo­da­do. Y en este gru­po se encuen­tran polí­ti­cos, el cle­ro, sin­di­ca­lis­tas, etc., que se han aco­mo­da­do y han vivi­do rela­ti­va­men­te bien. Al menos mejor que noso­tros vivie­ron seguro.

Chury:Sí. Barre­to, leyen­do aquí los tra­ba­jos que rea­li­zas­te, par­ti­cu­lar­men­te Para­guay dic­ta­du­ra y dela­ción sobre Víc­tor Báez Mos­quei­ra y los archi­vos del terror. Otro hito importante

Dr. Barre­to:Esos docu­men­tos apa­re­cie­ron en diciem­bre del 92 con el des­cu­bri­mien­to del archi­vo del terror. Han sido copia­dos por otros perio­dis­tas y publi­ca­dos; dos o tres docu­men­tos publi­ca­dos en el año 93 por un perió­di­co lla­ma­do La opi­nión don­de el direc­tor perio­dís­ti­co era un her­mano mío. Des­pués se difun­dió tam­bién a nivel de ami­gos pero no hubo tan­ta difu­sión has­ta mucho des­pués: en el año 99 se publi­ca­ron otras notas de esa exten­sa docu­men­ta­ción que sobre Báez Mos­quei­ra exis­te en los archi­vos del terror. Pero este señor tenía una carac­te­rís­ti­ca par­ti­cu­lar: mane­ja­ba al movi­mien­to obre­ro con los recur­sos que lle­ga­ban des­de afue­ra y ese dine­ro sir­vió tam­bién para com­prar nume­ro­sas «com­pli­ci­da­des» para que esto no se difun­da, has­ta que final­men­te lle­ga un perio­dis­ta sue­co que pen­sá­ba­mos noso­tros que su opi­nión impar­cial miran­do los docu­men­tos etc., y de hecho sus pri­me­ras publi­ca­cio­nes y las notas que inter­cam­bia­mos con él daban cuen­ta de que había una sos­pe­cha razo­na­ble de que este señor había sido como fuen­te de infor­ma­ción de la poli­cía. Eso es lo que apa­re­ce en los docu­men­tos indu­da­ble­men­te, apa­re­ce como­fuen­te de infor­ma­ción. Y los docu­men­tos a los que uste­des han teni­do acce­so efec­ti­va­met­ne com­prue­ba eso. Ade­más hay com­pro­ban­tes de una can­ti­dad inmen­sa de recur­sos que lle­ga­ban de paí­ses como Ale­ma­nia, Sue­cia, Norue­ga, Esta­dos Uni­dos, etc. Ese dine­ro daba para com­prar amis­ta­des a montones.

Noso­tros que no está­ba­mos en ese repar­to y no por­que no nos tocó la opor­tu­ni­dad pero yo jamás reci­bí un cen­ta­vo de nin­gún lado ni de nin­gu­na orga­ni­za­ción ni guber­na­men­tal ni de otra natu­ra­le­za. No he acep­ta­do nun­ca nada. Hubie­ra sido mucho más cómo­do decir bueno, fulano es un héroe del sin­di­ca­lis­mo libre, pero yo no me sumé a ese coro por­que bási­ca­men­te muchos de los que hablan a favor de Báez Mos­quei­ra lo hacen sin mirar la par­ti­tu­ra, están can­tan­do en el coro pero no han vis­to la par­ti­tu­ra. Muchos de los que lo apo­yan debe­rían mirar esos docu­men­tos dete­ni­da­men­te para ver que efec­ti­va­men­te hay acu­sa­cio­nes de la pro­pia poli­cía sobre él, tal como se lee en los docu­men­tos, que este señor en los 22 años que han pasa­do o por lo menos des­de que se des­cu­brió el archi­vo del terror y el tiem­po que ha trans­cu­rri­do des­de enton­ces, este señor nun­ca enjui­ció a nin­gún poli­cía para decir esto es fal­so, abso­lu­ta­men­te fal­so, y acu­sar­lo de calum­nias o lo que sea.

Yo para salir tam­bién de cier­tas dudas lo he lle­va­do a la Fis­ca­lía. Inclu­so esa acción mía juga­ba en par­te a favor de Báez Mos­quei­ra por­que podría haber demos­tra­do o por lo menos debi­li­ta­do las sos­pe­chas que pesa­ban sobre él, pero nun­ca se pre­sen­tó. Lo úni­co que ha hecho es a tra­vés de sus ami­gos por­que per­so­nal­men­te él no ha dicho nun­ca nada, y le ha hecho decir a ter­ce­ros como el caso de Dick Ema­nuels­son por lo que leí en las publi­ca­cio­nes que dijo un tipo des­ca­ra­do, uti­li­zó mis artícu­los… Y esto es una ton­te­ría por­que a mí me que­da el archi­vo a 8 cua­dras, yo pue­do ir a mirar y conoz­co los archi­vos mucho más que él. Eso es una ton­te­ría. Yo ten­go cier­tas dudas diga­mos de este cam­bio apa­ren­te­men­te brus­co de la sos­pe­cha ini­cial a la amis­tad que apa­ren­te­men­te los une de acuer­do a la entre­vis­ta que le ha hecho en Hon­du­ras y gra­cias a uste­des pude ente­rar­me. Y él rati­fi­ca a pos­te­rio­ri que Víc­tor Báez fue un gran tipo y que yo le ten­go un odio vis­ce­ral, cosa que no es cierto.

Chury:Lo sabe­mos Neme­sio. Esta­mos prác­ti­ca­men­te en el final del tiem­po nota. No sabes cuán­to te agra­de­ce­mos que hayas esta­do con noso­tros. Y no sólo esta nota sino todo el mate­rial que nos has envia­do para que se conoz­ca toda la ver­dad de lo que ha pasa­do y de lo que pasa hoy cuan­do los dela­to­res se pasean por Amé­ri­ca Lati­na deve­ni­dos en diri­gen­tes sin­di­ca­les y espe­cial­men­te agra­de­cer­te el envío de las copias de los 250 folios de los archi­vos del terror.

Neme­sio Barre­to Mon­zón, segu­ra­men­te vamos a tener opor­tu­ni­dad de dia­lo­gar mucho más en otras opor­tu­ni­da­des pero que­da­mos expre­sa­men­te agra­de­ci­dos en el día de hoy y te abar­ca­mos en un gran abra­zo a tí, a los que pien­san y pro­ce­den como tú y a tu familia.

Dr. Barre­to:Muchí­si­mas gra­cias Efraín. Espe­ro vol­ver a tener la opor­tu­ni­dad de con­ver­sar con uste­des. Y por últi­mo, la idea de entre­gar­les copia de los docu­men­tos ori­gi­na­les ha sido que uste­des que pue­den juz­gar con menos apa­sio­na­mien­to, juz­guen lo que hay en esos pape­les. Y eso me con­sue­la, cual­quie­ra sea el resul­ta­do y la opi­nión de uste­des sobre esos documentos.

Chury: De ines­ti­ma­ble valor para noso­tros. Ines­ti­ma­ble valor.

Dr. Barre­to: Te man­do un fuer­te abra­zo y salu­dos a San­dra y a tus cola­bo­ra­do­ras y colaboradores

Chury:Te están escu­chan­do en este momen­to. En nom­bre del colec­ti­vo de la radio y del dia­rio te man­da­mos un gran abrazo

Dr. Barre­to: Muchí­si­mas gra­cias Efraín. Otro abrazo

Títu­lo ori­gi­nal: NEMESIO BARRETO, ABOGADO PARAGUAYO PERSEGUIDO POR LA DICTADURA DE STROESSNER, EXILIADO EN SUECIA, VICTIMA DEL TERRORISMO DE ESTADO QUE ASESINÓ A SU HERMANO Y A SU PADRE Y PERSIGUIÓ A TODA SU FAMILIA, DENUNCIA Y ACUSA AL SINDICALISTA VICTOR BAEZ MOSQUEIRA, MENCIONADO EN 250 FOLIOS DE LOS TÉTRICOS ARCHIVOS DEL TERROR DEL PLAN CÓNDOR Y ACTUAL SECRETARIO GENERAL DE LA RECIENTEMENTE CREADA CSA, SÍNTESIS DE LA FUSIÓN DE LAS TRISTEMENTE CELEBRES CENTRALES SINDICALES NORTEAMERICANA AFL-CIO Y ORIT

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.