La OTAN dejó morir de ham­bre y sed a 61 inmi­gran­tes pro­ve­nien­tes de Libia – The Guar­dian

Doce­nas de inmi­gran­tes afri­ca­nos han muer­to en el mar Medi­te­rrá­neo des­pués de mili­ta­res euro­peos y uni­da­des de la OTAN igno­ra­sen apa­ren­te­men­te sus peti­cio­nes de ayu­da, según publi­ca el dia­rio bri­tá­ni­co The Guar­dian.

La embar­ca­ción con 72 per­so­nas a bor­do, inclu­yen­do varias muje­res, niños y refu­gia­dos polí­ti­cos, aban­do­nó Tri­po­lí, capi­tal libia, con des­tino a la isla ita­lia­na de Lam­pe­du­sa el pasa­do mar­zo. A pesar de las seña­les de alar­ma de los inte­gran­tes de la embar­ca­ción, que enta­bla­ron con­tac­to con uni­da­des mili­ta­res y un heli­cóp­te­ro de la OTAN, nadie se esfor­zó en res­ca­tar­les.

Todos los inmi­gran­tes menos 11 murie­ron de sed y ham­bre des­pués de que su embar­ca­ción que­dó a la deri­va en el mar duran­te 16 días.

“Cada maña­na nos levan­ta­mos y encon­trá­ba­mos más cuer­pos, los cua­les tirá­ba­mos al mar”, rela­ta a The Guar­dian Abu Kur­ke, uno de los nue­ve super­vi­vien­tes. La bar­ca­za salió de Trí­po­li el pasa­do 25 de mar­zo car­ga­da con 47 etío­pes, sie­te nige­ria­nos, sie­te eri­treos, seis gha­ne­ses y cin­co suda­ne­ses. Se que­dó sin com­bus­ti­ble cer­ca de Lam­pe­du­sa y sin ali­men­tos ni agua.

Los bar­cos que debie­ron acu­dir en su ayu­da los igno­ra­ron e inclu­so un heli­cóp­te­ro de la OTAN, que según la inves­ti­ga­ción del perió­di­co bri­tá­ni­co corres­pon­día al Ejér­ci­to fran­cés, no aten­dió a su res­ca­te. Des­pués de días a la deri­va en el mar, la embar­ca­ción aca­bó lle­gan­do el 10 de abril a una ciu­dad cos­te­ra cer­ca de Mis­ra­ta.

La ley inter­na­cio­nal marí­ti­ma obli­ga a todos los buques, inclu­yen­do los mili­ta­res, a dar res­pues­ta a la angus­tia y lla­ma­das de ayu­da de embar­ca­cio­nes cer­ca­nas que lo soli­ci­ten. Orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos han recla­ma­do una inves­ti­ga­ción por las muer­tes, mien­tras que el Alto Comi­sio­na­do de Nacio­nes Uni­das para los Refu­gia­dos (ACNUR) ha pedi­do una estric­ta coope­ra­ción entre navíos mili­ta­res y comer­cia­les en el Medi­te­rrá­neo en un esfuer­zo para sal­var vidas.

En la últi­ma sema­na, el aumen­to del flu­jo de inmi­gran­tes que tra­ta­ron de alcan­zar las cos­tas ita­lia­nas se ha con­ver­ti­do en tra­ge­dia, con el nau­fra­gio el sába­do de un bar­co con 600 per­so­nas a bor­do cer­ca de Trí­po­li. Ayer, se vivie­ron momen­tos dra­má­ti­cos al caer al agua los 500 inmi­gran­tes que lle­ga­ban a Lam­pe­du­sa en otra embar­ca­ción, entre ellos nume­ro­sos muje­res y niños, aun­que final­men­te han sido res­ca­ta­dos.

La bar­ca­za lle­gó al puer­to de la isla ita­lia­na hacia las cua­tro de la madru­ga­da, guia­da por tres miem­bros de la Guar­dia de Finan­zas que habían subi­do a bor­do. Pero la rotu­ra del timón pro­vo­có que enca­lla­se en las rocas a una dece­na de metros de la ori­lla, con ries­go de vuel­co debi­do al olea­je. Los inmi­gran­tes caye­ron al agua o lan­za­ron por mie­do, aun­que no sabían nadar. Una cade­na huma­na, for­ma­da por miem­bros de las fuer­zas de segu­ri­dad, volun­ta­rios de orga­ni­za­cio­nes huma­ni­ta­rias ciu­da­da­nos e inclu­so perio­dis­tas se orga­ni­za­ron para sal­var­los, según el dia­rio Il Corrie­re Della Sera.

Des­de que se ini­cia­ron las revuel­tas en los paí­ses ára­bes, 660.000 per­so­nas han hui­do de Libia por las fron­te­ras de Egip­to y Túnez, según los datos de ACNUR. A Ita­lia han lle­ga­do por mar casi 10.000, si se suman los 2.000 de este fin de sema­na. Tras fre­nar­se la sali­da de bar­cos des­de Túnez, es aho­ra Libia la que ha abier­to la mano.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *