El movi­mien­to pro amnis­tía recla­ma medi­das polí­ti­cas para aca­bar con la tortura

Medio cen­te­nar de per­so­nas acu­die­ron ayer a las inme­dia­cio­nes del Par­la­men­to de Gas­teiz para secun­dar la lla­ma­da del movi­mien­to pro amnis­tía, que se con­cen­tró fren­te a la Cáma­ra para denun­ciar las tor­tu­ras en las comi­sa­rías y soli­ci­tar medi­das para aca­bar con esta lacra.

Con­vo­ca­da por el movi­mien­to pro amnis­tía, ayer se lle­vó a cabo una con­cen­tra­ción en el exte­rior del Par­la­men­to de Gas­teiz, don­de medio cen­te­nar de per­so­nas soli­ci­ta­ron a los par­ti­dos pre­sen­tes en la Cáma­ra «medi­das polí­ti­cas cla­ras» para aca­bar con la tortura.

En decla­ra­cio­nes a los medios de comu­ni­ca­ción pre­sen­tes, el ex pre­so polí­ti­co Juan Anto­nio Cor­tés, víc­ti­ma de tor­tu­ras duran­te su deten­ción, afir­mó que para eli­mi­nar este pro­ble­ma será nece­sa­rio aca­bar con la inco­mu­ni­ca­ción e inves­ti­gar todas las denun­cias pre­sen­ta­das por las per­so­nas afec­ta­das. Ade­más, Cor­tés expli­có que la tor­tu­ra tie­ne obje­ti­vos polí­ti­cos y soli­ci­tó «la impli­ca­ción de todos los par­ti­dos e ins­ti­tu­cio­nes» para poner pun­to y final a «esta realidad».

En cuan­to a las res­pon­sa­bi­li­da­des, el ex pre­so recor­dó que este com­por­ta­mien­to delic­ti­vo «no es una sim­ple reali­dad que se dé en algu­nas comi­sa­rías y cuar­te­li­llos. Es inne­ga­ble que detrás de esta prác­ti­ca se encuen­tra la mano de algu­nas ins­ti­tu­cio­nes y par­ti­dos polí­ti­cos, y en este momen­to ‑apos­ti­lló- es el Gobierno del PSOE el res­pon­sa­ble polí­ti­co de la tortura».

Asi­mis­mo, Cor­tés denun­ció la acti­tud man­te­ni­da por la mayo­ría de par­ti­dos polí­ti­cos. Una pos­tu­ra «ver­gon­zo­sa» que, a su jui­cio, se escon­de tras los «silen­cios y los finos dis­cur­sos» que se rea­li­zan de vez en cuan­do des­de deter­mi­na­das for­ma­cio­nes parlamentarias.

Por ello, todos los allí reu­ni­dos no pudie­ron más que lamen­tar la deci­sión adop­ta­da por PNV y Ara­lar, que el pasa­do miér­co­les anun­cia­ron la reti­ra­da del orden del día del pleno que se cele­bró ayer de sen­das mocio­nes en las que se denun­cia­ban los malos tra­tos en las comi­sa­rías del Esta­do español.

Su pro­pia experiencia

Juan Anto­nio Cor­tés recor­dó que sufrió en su cuer­po los efec­tos de los malos tra­tos. Como rela­tó a GARA, su pesa­di­lla comen­zó cuan­do él y su com­pa­ñe­ra fue­ron dete­ni­dos, en el año 2002, por la Guar­dia Civil, que les man­tu­vo inco­mu­ni­ca­dos duran­te cin­co días, en los que se repi­tie­ron las «bru­ta­les situa­cio­nes de tortura».

Tras ser envia­dos a Madrid y con­du­ci­dos ante la Audien­cia Nacio­nal, ambos deci­die­ron inter­po­ner una denun­cia por tor­tu­ras que, como era de espe­rar, no lle­gó a mayores.

No obs­tan­te, otra que­re­lla inter­pues­ta por la pare­ja en los juga­dos de Gas­teiz ha segui­do su cur­so legal y actual­men­te se encuen­tra pen­dien­te del dic­ta­men de la Cor­te Penal Europea.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.