El mejor tri­bu­nal, el pue­blo – Jesús Valen­cia

La impla­ca­ble per­se­cu­ción ‑con­tra Sor­tu pri­me­ro y con­tra Bil­du des­pués- dejó al des­cu­bier­to la cata­du­ra anti­de­mo­crá­ti­ca de la Espa­ña más cutre. Hemos vis­to, una vez más, a Gobierno y opo­si­ción riva­li­zan­do en into­le­ran­cia; a todas las fuer­zas poli­cia­les cola­bo­ran­do en la infa­mia; a gran par­te de los jue­ces actuan­do al dic­ta­do de bas­tar­dos intere­ses polí­ti­cos; a una masa social ‑que no mue­ve un dedo ante los abu­sos del capi­tal- reac­cio­nan­do con his­te­ria ante la quie­bra del apartheid.

Quie­nes uti­li­zan la sen­ten­cia del Cons­ti­tu­cio­nal para reva­li­dar la gran­de­za del Esta­do de Dere­cho andan flo­jos de memo­ria. Tam­bién ellos for­man par­te de la Espa­ña que gri­ta, que insul­ta, que tor­tu­ra, que encar­ce­la y que mata. Has­ta últi­ma hora se deba­tie­ron en el dile­ma de con­ver­tir a Bil­du en ETA o dejar algún peque­ño res­qui­cio para que la pre­sión de la cal­de­ra vas­ca se reba­ja­se. Bara­ja­ron ambas alter­na­ti­vas en fun­ción de sus intere­ses y de la corre­la­ción de fuer­zas exis­ten­tes; los Dere­chos Civi­les y Polí­ti­cos de la pobla­ción vas­ca les preo­cu­pan tan­to como una ecua- ción alge­brai­ca a los cer­dos de la pocil­ga. Son los úni­cos que hoy se reafir­man en el uso de la vio­len­cia con fines polí­ti­cos, quie­nes apli­can una inter­mi­na­ble bate­ría de atro­pe­llos y bar­ba­ri- dades. Siguen adju­di­can­do el car­né de ETA a cual­quier per­so­na vas­ca que deci­da orga­ni­zar­se.

Con ese pro­ce­di­mien­to ‑tan injus­to como ruin- han lle­na­do las cár­ce­les y man­tie­nen en la mar­gi­na­ción a los 40.000 con­ta­mi­na­dos ante­rio­res. Al mar­gen de acu­sa­cio­nes infun­da­das ¿qué deli­to come­tie­ron las y los inte­gran­tes de otras muchas can­di­da­tu­ras ante­rior­men­te pros­cri- tas? Des­de estas líneas rei­vin­di­co su com­pro­mi­so polí­ti­co. Su dig­ni­dad, pros­ti­tui­da por los pre­sun­tos defen­so­res del Esta­do de Dere­cho, les ha aca­rrea­do incon­ta­ble e inme­re­ci­dos cas­ti­gos que siguen vigen­tes.

Mien­tras sus seño­rías deli­be­ra­ban bajo la equi­li­bra­da Balan­za de la Jus­ti­cia (¡joder que gra­cio­so!) este pue­blo toma­ba sus pro­pias y sabias deci­sio­nes. Bil­du no se arru­gó; plan­tó cara a las fero­ces arre­me­ti­das polí­ti­cas y a la ver­gon­zo­sa deci­sión del Supre­mo. Reac­cio­nó con ener­gía, con­tun­den­cia, rapi­dez y crea­ti­vi­dad. Por suer­te, y oja­la sir­va de pre­ce­den­te, no esta­ba sola. Un gran par­te de Eus­kal Herria apar­có por unos días sus habi­tua­les rifi­rra­fes y seña­ló al Gobierno del PSOE como el guio­nis­ta prin­ci­pal de esta ópe­ra bufa. Pasan­do de las pala­bras a los hechos (sal­to nada mor­tal pero poco fre­cuen­te) se lan­zó a la calle. Las nutri­das con­cen­tra­cio­nes en la tar­de del día 3, los posi­cio­na­mien­tos con­ver­gen­tes, las ocu­rren­tes y con­cu­rri­das sen­ta­das del jue­ves.… resul­ta­ban gra­ti­fi­can­tes y espe­ran- zado­ras. Una bue­na expe­rien­cia sobre cómo y con quién arti­cu­lar las nue­vas alian­zas. Añá­da­se la incal­cu­la­ble ayu­da de agen­tes exter­nos: demó­cra­tas y soli­da­rios del Esta­do espa­ñol y del mun­do que hay apo­ya­do nues­tra lucha con deter­mi­na­ción y gene­ro­si­dad.

El nue­vo tiem­po polí­ti­co se abre, a par­tir de aho­ra, a un reto elec­to­ral apa­sio­nan­te. Podrán medir­se en las urnas todas las opcio­nes polí­ti­cas. Inclu­so la que apos­tó y está cons­tru­yen­do un polo nacio­nal con­flu­yen­te, sobe­ra­nis­ta y de izquier­da.

Ongi eto­rri.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *