Bara­kal­do: Moción sobre la tor­tu­ra y los malos tratos

Des­de dife­ren­tes ins­tan­cias ( ONU, Comi­té Euro­peo para la Pre­ven­ción de la Tor­tu­ra, Amnis­tía Inter­na­cio­nal, Tor­tu­ra­ren Aur­ka­ko Tal­dea…) se ha denun­cia­do la prác­ti­ca de la tor­tu­ra y malos tra­tos en el Esta­do Espa­ñol, soli­ci­tan­do, así mis­mo, la dero­ga­ción de la inco­mu­ni­ca­ción, prác­ti­ca que “pue­de faci­li­tar que se come­tan actos de tor­tu­ra y malos tra­tos”( en pala­bras de Mar­tín Schei­nin, rela­tor de la ONU con­tra la tor­tu­ra), ade­más de impe­dir la libre asis­ten­cia jurí­di­ca y médi­ca de las per­so­nas detenidas.

En estas con­di­cio­nes de inco­mu­ni­ca­ción, no es fácil pro­bar la exis­ten­cia de estas prác­ti­cas, sobre todo por las tra­bas que el Gobierno Espa­ñol, así como el Vas­co, ponen para impe­dir la inves­ti­ga­ción de las denun­cias. Con­vie­ne recor­dar la recien­te mul­ta impues­ta al Esta­do Espa­ñol por negar­se a inves­ti­gar una denun­cia por tor­tu­ras, a pesar de que es fir­man­te de la Con­ven­ción Con­tra la Tor­tu­ra de la ONU, en la que se reco­ge la nece­si­dad de inves­ti­gar dichas denun­cias con rapi­dez e impar­cia­li­dad, así como recha­zar cual­quier decla­ra­ción obte­ni­da bajo tortura.

A estas tra­bas, se suman los indul­tos a fun­cio­na­rios poli­cia­les con­de­na­dos por torturadores.

Recien­te­men­te, nos han sobre­co­gi­do las denun­cias de tor­tu­ras y malos tra­tos por par­te de per­so­nas dete­ni­das, sobre todo de índo­le sexual.

Esta situa­ción es inad­mi­si­ble y corres­pon­de a los pode­res públi­cos pro­nun­ciar­se, sin amba­ges, en con­tra de estos méto­dos degra­dan­tes de la con­di­ción huma­na, así como exi­gir la adop­ción de medi­das que impi­dan su práctica.

En este sen­ti­do, la Izquier­da Aber­tza­le en el Ayun­ta­mien­to de Bara­kal­do, hemos pre­sen­ta­do la siguien­te MOCIÓN:

MOCIÓN

El pleno del ayun­ta­mien­to de Bara­kal­do ante la reite­ra­ción de denun­cias de Tor­tu­ra por par­te de las per­so­nas dete­ni­das en las últi­mas ope­ra­cio­nes poli­cia­les orde­na­das por la Audien­cia Nacio­nal, DECIDE:

1. Pedir tan­to al Gobierno espa­ñol como al Gobierno fran­cés, que den pasos para solu­cio­nar el con­flic­to y cam­bien su polí­ti­ca repre­si­va, pasos con­cre­tos hacia un esce­na­rio de paz y demo­cra­cia. Des­de hoy mis­mo hace­mos un empla­za­mien­to cla­ro y fir­me para que aban­do­nen la polí­ti­ca repre­si­va, deten­cio­nes con fines mera­men­te polí­ti­cos, apli­ca­cio­nes de euro órde­nes y Tortura.

2. Segui­re­mos tra­ba­jan­do en la con­se­cu­ción de un pro­ce­so de solu­ción demo­crá­ti­co. Y en este camino es nece­sa­rio aca­bar con la vía de las deten­cio­nes y la tortura.

3. Soli­ci­ta­mos que tan­to los Tri­bu­na­les de jus­ti­cia com­pe­ten­tes como el par­la­men­to de la CAV abran sen­das inves­ti­ga­cio­nes para acla­rar la vera­ci­dad de los tes­ti­mo­nios de Tor­tu­ra dados a cono­cer por las per­so­nas dete­ni­das a ins­tan­cias de la Audien­cia Nacio­nal; de cara a defen­der los dere­chos de las per­so­nas dete­ni­das y depu­rar todas las res­pon­sa­bi­li­da­des que se deri­ven en su caso de la actua­ción de los fun­cio­na­ros públicos.

4. Soli­ci­ta­mos la imple­men­ta­ción de las 10 medi­das para la erra­di­ca­ción de la Tor­tu­ra pro­pues­tas por el Gru­po Con­tra la Tor­tu­ra (Tor­tu­ra­ren Aur­ka­ko Tal­dea), y ava­la­das por dife­ren­tes orga­nis­mos inter­na­cio­na­les de defen­sa de los Dere­chos Humanos:

1. Dero­ga­ción del régi­men de Inco­mu­ni­ca­ción y de toda nor­ma­ti­va que per­mi­te su aplicación.

2.Derogación de toda nor­ma­ti­va legal que res­trin­ge los dere­chos de las per­so­nas dete­ni­das. En par­ti­cu­lar, dero­ga­ción de los artícu­los 520, y 527 de la ley de Enjui­cia­mien­to Criminal.

3.Desaparición de las com­pe­ten­cias de la Audien­cia Nacio­nal y garan­tía de ejer­ci­cio del dere­cho a ser juz­ga­do por un juez natural.

4. Garan­tía de ejer­ci­cio del dere­cho de toda per­so­na dete­ni­da a ser visi­ta­da y aten­di­da por un médi­co de con­fian­za, tan­to en la comi­sa­ría como en el juzgado.

5.Grabación de todo el perío­do de deten­ción tan­to en ima­gen como en audio, y que esta gra­ba­ción esté dis­po­ni­ble para el abo­ga­do defen­sor de la per­so­na detenida.

6.Garantía de ejer­ci­cio del dere­cho de toda per­so­na dete­ni­da a ser aten­di­da por un abo­ga­do de su con­fian­za, y de la posi­bi­li­dad de man­te­ner con este una con­ver­sa­ción en privado.

7.Culminación de todos los pro­ce­sos judi­cia­les abier­tos por casos de Tor­tu­ra, y aper­tu­ra y jui­cio de todos aque­llos casos de tor­tu­ra archi­va­dos sin inves­ti­ga­ción suficiente.

8.Declarar el deli­to de tor­tu­ra como deli­to no prescriptible.

9.Anulación de los jui­cios y las sen­ten­cias basa­das en decla­ra­cio­nes obte­ni­das median­te tortura.

10.Garantía de todas las per­so­nas tor­tu­ra­das tie­nen acce­so a asis­ten­cia médi­ca, jurí­di­ca y psi­co­ló­gi­ca adecuada.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.