La izquier­da inde­pen­den­tis­ta vas­ca ya es legal y vota – Car­los Azna­rez

La deci­sión se hizo espe­rar has­ta el mis­mo minu­to del comien­zo de la cam­pa­ña elec­to­ral, pero final­men­te el Pleno del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal espa­ñol tuvo que hacer lugar por seis votos con­tra cin­co, al recla­mo de la coa­li­ción elec­to­ral Bil­du (“Reu­nir”, “jun­tar”, en len­gua vas­ca) para que sea apro­ba­da su lega­li­za­ción que pre­via­men­te había sido recha­za­da por una Sala espe­cial del Tri­bu­nal Supre­mo de Jus­ti­cia. En otras pala­bras, con­tra vien­to y marea, la izquier­da inde­pen­den­tis­ta vas­ca va a par­ti­ci­par de las estra­té­gi­cas elec­cio­nes muni­ci­pa­les que han de cele­brar­se el pró­xi­mo 22 de mayo.

Si hay algo por lo que se carac­te­ri­zan los vas­cos y las vas­cas es que son nobles, y dura­men­te empe­ci­na­dos. Y es pre­ci­sa­men­te esta últi­ma carac­te­rís­ti­ca la que salió a relu­cir para obte­ner esta vic­to­ria en la pul­sea­da con el gobierno de Rodrí­guez Zapa­te­ro y sus alia­dos ‑en lo que hace en per­se­guir a los inde­pen­den­tis­tas- el dere­chis­ta Par­ti­do Popu­lar.

Nadie, hace un par de sema­nas daba un peso (o un euro, mejor dicho) por este resul­ta­do que ayer fue fes­te­ja­do como si de un triun­fo elec­to­ral se tra­ta­ra, por dece­nas de miles de per­so­nas en las calles de Bil­bao. Lo que ocu­rre es que des­de que la orga­ni­za­ción arma­da ETA decla­ró el alto el fue­go per­ma­nen­te, muchas cosas han cam­bia­do en el País Vas­co, y la mayo­ría de ellas tie­nen que ver con la deci­sión de gran par­te de la ciu­da­da­nía nacio­na­lis­ta y aber­tza­le (patrio­tas de izquier­da) de cami­nar fir­me­men­te por la vía polí­ti­ca y tra­tar de con­ven­cer a pro­pios y extra­ños que la lega­li­dad sólo se obten­dría en fun­ción de cuán­tos y cómo se movi­li­za­ran. Eso es pre­ci­sa­men­te lo que ocu­rrió en los últi­mos días.

Cuan­do el Tri­bu­nal Supre­mo dijo que Bil­du era una con­se­cuen­cia de ETA, a par­tir de infor­mes de poli­cías, orga­ni­za­cio­nes de “víc­ti­mas del terro­ris­mo” y polí­ti­cos de la dere­cha más ran­cia, pare­cía que todo iba a seguir el camino que antes le toca­ra en suer­te a otra coa­li­ción pare­ci­da lla­ma­da Sor­tu.

Pero esta vez, los par­ti­dos de la coa­li­ción nacio­na­lis­ta (los dos lega­les de Eus­ko Alkar­ta­su­na (EA) y Alter­na­ti­ba, más la izquier­da aber­tza­le ile­ga­li­za­da has­ta el pre­sen­te) no se ami­la­na­ron y movie­ron cie­lo y tie­rra para que tan­to a nivel local como a nivel de la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal se pro­duz­ca una ava­lan­cha de recla­mos, fir­mas, comu­ni­ca­dos, a las ins­tan­cias judi­cia­les y al gobierno del PSOE, insis­tien­do que “no hay nin­gu­na excu­sa para impe­dir que una fran­ja muy amplia de ciu­da­da­nos vas­cos pue­dan expre­sar­se libre­men­te”. Sin embar­go, des­de las ins­tan­cia de poder, los men­sa­jes eran con­fu­sos, y la mayo­ría de los fun­cio­na­rios guber­na­men­ta­les, con el vice­pre­si­den­te y por­ta­voz del Gobierno, Adol­fo Rubal­ca­ba a la cabe­za, envia­ban seña­les nega­ti­vas, con el repe­ti­do dis­cur­so de que “no hay con­fian­za” en la anun­cia­da apues­ta polí­ti­ca de los aber­tza­les.

Así se lle­gó has­ta el día miér­co­les, en que una nutri­da dele­ga­ción de segui­do­res y diri­gen­tes de la coa­li­ción inde­pen­den­tis­ta via­ja­ron a Madrid para pre­sen­tar el recur­so ante el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal. Allí se pudo ver que la ola pro-lega­li­za­ción había gana­do inclu­so muchos adep­tos en el cora­zón mis­mo del anti­vas­quis­mo espa­ñol, ya que los visi­tan­tes vas­cos estu­vie­ron acom­pa­ña­dos en la calle por nume­ro­sas per­so­nas que expre­sa­ban su repu­dio “a tan­ta cen­su­ra y pros­crip­ción”. Pero lo mejor aún esta­ba por lle­gar. Fue en esas horas que se cono­ció la con­vo­ca­to­ria des­de Bil­du y otras ins­tan­cias, a una gran mani­fes­ta­ción nacio­nal en Bil­bao, para espe­rar los resul­ta­dos de la deci­sion del Tri­bu­nal que deli­be­ra­ría duran­te el jue­ves.

Lle­ga­do ese día, las calles de Bil­bao se empe­za­ron a inun­dar de mani­fes­tan­tes lle­ga­dos des­de los más diver­sos pun­tos de la nación vas­ca. Ciu­da­da­nos por­tan­do la iku­rri­ña (ban­de­ra vas­ca) o pan­car­tas recor­da­to­rias de que hay 650 pre­sos y pre­sas en las cár­ce­les espa­ño­las y fran­ce­sas, y has­ta algu­nos jóve­nes lucien­do la cami­se­ta roji­blan­ca del Ath­le­tic de Bil­bao, con­for­ma­ron una marea huma­na que mar­chó has­ta un lugar emble­má­ti­co de la ciu­dad, deno­mi­na­do El Are­nal, en pleno cen­tro.

Allí, con la con­sig­na de con­ver­tir el sitio en “otra Pla­za Tah­rir” (refi­rién­do­se al pun­to en que el pue­blo egip­cio ges­tó su recien­te rebe­lión) pro­du­je­ron una masi­va sen­ta­da, mien­tras des­de un esce­na­rio impro­vi­sa­do se escu­cha­ban adhe­sio­nes y can­cio­nes. Por los par­lan­tes se inci­ta­ba a los allí reu­ni­dos que “nadie se mue­va de aquí has­ta que no obten­ga­mos lo que veni­mos a bus­car, el res­pe­to a los dere­chos civi­les de los vas­cos y vas­cas”. Ade­más, lle­ga­ron adhe­sio­nes inter­na­cio­na­les e inclu­so, se pudo oír el apo­yo tele­fó­ni­co des­de Argen­ti­na, de los inte­gran­tes de la agru­pa­ción local Ami­gas y Ami­gos del Pue­blo Vas­co. La res­pues­ta en la pla­za fue uná­ni­me: víto­res y gri­tos de “Inde­pen­den­cia, Inde­pen­den­cia”.

El lími­te de espe­ra para la deci­sión judi­cial era la cero hora del vier­nes, momen­to en que los par­ti­dos empe­za­rían la cam­pa­ña elec­to­ral. Lle­gó ese momen­to, y por los telé­fo­nos celu­la­res y pági­nas de inter­net o face­book comen­zó a correr la voz de que la lega­li­za­ción ya era un hecho, y que a pesar de que el Tri­bu­nal había encar­ga­do de redac­tar la sen­ten­cia a un empe­ci­na­do ile­ga­li­za­dor como es el fun­cio­na­rio Fran­cis­co Her­nan­do, al pare­cer en la vota­ción la ten­den­cia pros­crip­ti­va había sufri­do un revés. La mul­ti­tud bra­ma­ba pero aún hubo que espe­rar unos minu­tos más, y fue así que cuan­do trans­cu­rrían los pri­me­ros diez minu­tos de este vier­nes, uno de los diri­gen­tes de Bil­du, el perio­dis­ta Mar­tín Gari­tano, levan­tó el puño y gri­tó a voz en cue­llo: “Gora Eus­ka­di Aska­tu­ta” (Viva el País Vas­co libre) y la mul­ti­tud enten­dió que se había obte­ni­do una espec­ta­cu­lar Vic­to­ria, y enton­ces sí, des­car­gó la con­te­ni­da ten­sión. Abra­zos, besos, boi­nas al aire, el des­cor­char de bote­llas de cham­pag­ne, y sobre todo, una ova­ción vivan­do a la “Inde­pen­den­cia” y a los pre­sos.

No es para menos, des­de 2003 no ocu­rría un hecho pare­ci­do. Por pri­me­ra vez, par­ti­ci­pa­rán de las elec­cio­nes todas las opcio­nes polí­ti­cas sin nin­gún tipo de pros­crip­cio­nes.

Mien­tras la ale­gría se derra­ma­ba por todas las calles de Bil­bao y en otras gran­des urbes vas­cas, el gobierno espa­ñol hizo saber ‑a rega­ña­dien­tes- que acep­ta­ba la deci­sión del Cons­ti­tu­cio­nal. En los ros­tros de los fun­cio­na­rios ofi­cia­lis­tas, y más aún en las pri­me­ras expre­sio­nes de diri­gen­tes del PP, la derro­ta sufri­da por cul­pa de tan­ta obs­ti­na­ción prohi­bi­ti­va era más que evi­den­te.

Aho­ra, es indu­da­ble que la izquier­da inde­pen­den­tis­ta apro­ve­cha­rá el subi­dón que le ha otor­ga­do esta deci­sión judi­cial y se lan­za­rá a una cam­pa­ña masi­va pue­blo por pue­blo bus­can­do ganar los votos nece­sa­rios para obte­ner, como en otras épo­cas, nume­ro­sos car­gos ins­ti­tu­cio­na­les, entre ellos alcal­des y con­ce­ja­les. En la Pla­za Tah­rir bil­baí­na, aso­ma­ba el sol y la fies­ta seguía en todo su apo­geo. Que­da­ba nue­va­men­te demos­tra­do que cuan­do los pue­blos se movi­li­zan no hay cen­su­ra, pros­crip­ción o ile­ga­li­za­ción que val­ga.

.* Car­los Azna­rez es edi­tor de Resu­men Lati­no­ame­ri­cano

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *