La Ertzain­tza se emplea con saña para aca­llar la denun­cia a las con­de­nas de por vida-GARA

p022_f02.jpg

Ni el veto impues­to des­de la Audien­cia Nacio­nal espa­ño­la, ni las vio­len­tas car­gas de la Ertzain­tza, ni las tres deten­cio­nes que lle­va­ron a cabo los agen­tes de la Poli­cía auto­nó­mi­ca, pudie­ron evi­tar que la denun­cia con­tra las con­de­nas de por vida a las que son some­ti­dos nume­ro­sos pre­sos polí­ti­cos vas­cos se hicie­ra pre­sen­te en la tar­de de ayer en las calles de Arra­sa­te.

Cien­tos de per­so­nas se des­pla­za­ron a esta loca­li­dad gui­puz­coa­na para mos­trar su repul­sa a la situa­ción que viven los pre­sos polí­ti­cos vas­cos. Un peri­plo bien cono­ci­do por el ara­maioa­rra Jon Agi­rre Agi­riano, Elurtxu­ri, que reco­bró el pasa­do mar­tes su liber­tad con trein­ta años de cau­ti­ve­rio y gra­ves e incu­ra­bles enfer­me­da­des a sus espal­das.

A sus 69 años, Agi­rre Agi­riano no qui­so per­der deta­lle de la pro­tes­ta y fue su pre­sen­cia la que des­en­ca­de­nó la res­pues­ta poli­cial. El ex pre­so se aso­mó al bal­cón de una cén­tri­ca vivien­da de Arra­sa­te, des­de don­de reci­bió el salu­do de los par­ti­ci­pan­tes en la pro­tes­ta.

Al igual que lo hizo Jose Mari Sagar­dui, Gatza, en la mani­fes­ta­ción cele­bra­da en Zor­notza el pasa­do 17 de abril, Elurtxu­ri, tam­bién mos­tró el car­tel con el lema de la con­cen­tra­ción: «Bizi oso­ra­ko zigo­rrik ez» o, en cas­te­llano, «No al cas­ti­go de cár­cel para toda la vida».

Entre aplau­sos y gri­tos de «Eus­kal Pre­soak etxe­ra!» y «amnis­tia osoa, pre­soak kale­ra!» cien­tos de ciu­da­da­nos qui­sie­ron salu­dar y mos­trar­le su calor al ex pre­so ara­maioa­rra, que obser­va­ba con emo­ción el gen­tío reu­ni­do bajo su vivien­da.

La ten­sión era pal­pa­ble y los mani­fes­tan­tes opta­ron por rea­li­zar una sen­ta­da pací­fi­ca en denun­cia de la cruel polí­ti­ca peni­ten­cia­ria dise­ña­da por los esta­dos espa­ñol y fran­cés. La Poli­cía auto­nó­mi­ca se afa­nó, sin embar­go, en evi­tar tam­bién esta impro­vi­sa­da denun­cia y comen­za­ron los arres­tos y las car­gas.

El pri­mer dete­ni­do fue arras­tra­do des­de la mis­ma pla­za al fur­gón poli­cial, sin que tuvie­ra si quie­ra tiem­po de levan­tar­se por su pro­pio pie.

Tres dete­ni­dos

El arres­to dio pie a pelo­ta­zos y porra­zos al obje­to de impe­dir que la soli­da­ri­dad hacia el Colec­ti­vo de Pre­sos Polí­ti­cos Vas­cos, y en espe­cial, con aque­llos pre­sos y pre­sas que han vis­to alar­ga­da su con­de­na, se mani­fes­ta­ra por el cen­tro de Arra­sa­te. La Poli­cía se empleó a fon­do para dis­per­sar a los cien­tos de mani­fes­tan­tes reu­ni­dos, lo que gene­ró más de una carre­ra y momen­tos de gran ten­sión.

La res­pues­ta poli­cial no con­si­guió que la pro­tes­ta cesa­ra y los mani­fes­tan­tes opta­ron por des­cen­tra­li­zar la denun­cia exten­dien­do el men­sa­je en con­tra de las con­de­nas de por vida a nume­ro­sos pun­tos de la loca­li­dad gui­puz­coa­na.

Tras el caos gene­ra­do por las car­gas poli­cia­les vol­vió la cal­ma y los mani­fes­tan­tes fue­ron poco a poco reu­nién­do­se en el pun­to de par­ti­da don­de ento­na­ron, ante el Ayun­ta­mien­to arra­sa­tea­rra, un sen­ti­do Eus­ko Guda­riak que puso fin a la pro­tes­ta.

La actua­ción poli­cial aca­rreó el arres­to de tres per­so­nas que fue­ron tras­la­da­das a la comi­sa­ría de Ber­ga­ra.

Por otro lado, en Hon­da­rri­bia 41 per­so­nas se die­ron cita en la con­cen­tra­ción sema­nal en apo­yo a los dere­chos de los pre­sos polí­ti­cos vas­cos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *