La Ertzain­tza se emplea con saña para aca­llar la denun­cia a las con­de­nas de por vida-GARA

p022_f02.jpg

Ni el veto impues­to des­de la Audien­cia Nacio­nal espa­ño­la, ni las vio­len­tas car­gas de la Ertzain­tza, ni las tres deten­cio­nes que lle­va­ron a cabo los agen­tes de la Poli­cía auto­nó­mi­ca, pudie­ron evi­tar que la denun­cia con­tra las con­de­nas de por vida a las que son some­ti­dos nume­ro­sos pre­sos polí­ti­cos vas­cos se hicie­ra pre­sen­te en la tar­de de ayer en las calles de Arrasate.

Cien­tos de per­so­nas se des­pla­za­ron a esta loca­li­dad gui­puz­coa­na para mos­trar su repul­sa a la situa­ción que viven los pre­sos polí­ti­cos vas­cos. Un peri­plo bien cono­ci­do por el ara­maioa­rra Jon Agi­rre Agi­riano, Elurtxu­ri, que reco­bró el pasa­do mar­tes su liber­tad con trein­ta años de cau­ti­ve­rio y gra­ves e incu­ra­bles enfer­me­da­des a sus espaldas.

A sus 69 años, Agi­rre Agi­riano no qui­so per­der deta­lle de la pro­tes­ta y fue su pre­sen­cia la que des­en­ca­de­nó la res­pues­ta poli­cial. El ex pre­so se aso­mó al bal­cón de una cén­tri­ca vivien­da de Arra­sa­te, des­de don­de reci­bió el salu­do de los par­ti­ci­pan­tes en la protesta.

Al igual que lo hizo Jose Mari Sagar­dui, Gatza, en la mani­fes­ta­ción cele­bra­da en Zor­notza el pasa­do 17 de abril, Elurtxu­ri, tam­bién mos­tró el car­tel con el lema de la con­cen­tra­ción: «Bizi oso­ra­ko zigo­rrik ez» o, en cas­te­llano, «No al cas­ti­go de cár­cel para toda la vida».

Entre aplau­sos y gri­tos de «Eus­kal Pre­soak etxe­ra!» y «amnis­tia osoa, pre­soak kale­ra!» cien­tos de ciu­da­da­nos qui­sie­ron salu­dar y mos­trar­le su calor al ex pre­so ara­maioa­rra, que obser­va­ba con emo­ción el gen­tío reu­ni­do bajo su vivienda.

La ten­sión era pal­pa­ble y los mani­fes­tan­tes opta­ron por rea­li­zar una sen­ta­da pací­fi­ca en denun­cia de la cruel polí­ti­ca peni­ten­cia­ria dise­ña­da por los esta­dos espa­ñol y fran­cés. La Poli­cía auto­nó­mi­ca se afa­nó, sin embar­go, en evi­tar tam­bién esta impro­vi­sa­da denun­cia y comen­za­ron los arres­tos y las cargas.

El pri­mer dete­ni­do fue arras­tra­do des­de la mis­ma pla­za al fur­gón poli­cial, sin que tuvie­ra si quie­ra tiem­po de levan­tar­se por su pro­pio pie.

Tres dete­ni­dos

El arres­to dio pie a pelo­ta­zos y porra­zos al obje­to de impe­dir que la soli­da­ri­dad hacia el Colec­ti­vo de Pre­sos Polí­ti­cos Vas­cos, y en espe­cial, con aque­llos pre­sos y pre­sas que han vis­to alar­ga­da su con­de­na, se mani­fes­ta­ra por el cen­tro de Arra­sa­te. La Poli­cía se empleó a fon­do para dis­per­sar a los cien­tos de mani­fes­tan­tes reu­ni­dos, lo que gene­ró más de una carre­ra y momen­tos de gran tensión.

La res­pues­ta poli­cial no con­si­guió que la pro­tes­ta cesa­ra y los mani­fes­tan­tes opta­ron por des­cen­tra­li­zar la denun­cia exten­dien­do el men­sa­je en con­tra de las con­de­nas de por vida a nume­ro­sos pun­tos de la loca­li­dad guipuzcoana.

Tras el caos gene­ra­do por las car­gas poli­cia­les vol­vió la cal­ma y los mani­fes­tan­tes fue­ron poco a poco reu­nién­do­se en el pun­to de par­ti­da don­de ento­na­ron, ante el Ayun­ta­mien­to arra­sa­tea­rra, un sen­ti­do Eus­ko Guda­riak que puso fin a la protesta.

La actua­ción poli­cial aca­rreó el arres­to de tres per­so­nas que fue­ron tras­la­da­das a la comi­sa­ría de Bergara.

Por otro lado, en Hon­da­rri­bia 41 per­so­nas se die­ron cita en la con­cen­tra­ción sema­nal en apo­yo a los dere­chos de los pre­sos polí­ti­cos vascos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.