El VI Con­gre­so: Notas sobre la demo­cra­cia socia­lis­ta – Darío Macha­do Rodrí­guez

Hace pocos días ter­mi­na­ron las sesio­nes del VI Con­gre­so del Par­ti­do Comu­nis­ta de Cuba, ha deja­do un cre­cien­te opti­mis­mo cau­te­lo­so en las gran­des mayo­rías ciu­da­da­nas que res­pon­die­ron una vez más a la con­vo­ca­to­ria de los comu­nis­tas cuba­nos, rati­fi­can­do de ese modo, no solo la con­fian­za en el papel que pue­de jugar la orga­ni­za­ción polí­ti­ca en las trans­for­ma­cio­nes impres­cin­di­bles en la socie­dad cuba­na en un mun­do cam­bia­do y cam­bian­te, sino con­fir­man­do el tum­bo socia­lis­ta de la socie­dad cuba­na.

La par­ti­ci­pa­ción popu­lar en el aná­li­sis de los Linea­mien­tos de la Polí­ti­ca Eco­nó­mi­ca y Social del Par­ti­do y la Revo­lu­ción no obe­de­ce a un impul­so iner­cial, no fue una par­ti­ci­pa­ción for­mal, cons­ti­tu­yó la expre­sión de lo más impor­tan­te que ha cam­bia­do en Cuba con la revo­lu­ción de 1959: la cul­tu­ra del pue­blo, la con­cien­cia alcan­za­da por una socie­dad que sitúa los pro­ble­mas en su jus­to lugar, con­fía en sus pro­pias fuer­zas y sabe que solo con­ser­van­do la uni­dad, Cuba pue­de man­te­ner las prin­ci­pa­les con­quis­tas alcan­za­das por el pue­blo.

Pero la pro­pia uni­dad es solo una pre­mi­sa, del mis­mo modo que los Linea­mien­tos por más que son expre­sión del pen­sa­mien­to crí­ti­co de la socie­dad cuba­na sobre los cam­bios nece­sa­rios, si no se rea­li­zan que­dan solo en un docu­men­to más. Se nece­si­ta un sis­te­ma eco­nó­mi­co via­ble, efi­cien­te, pro­pio, un tra­je a la medi­da de nues­tro país, de sus con­di­cio­nes y pre­mi­sas, de sus nece­si­da­des, aspi­ra­cio­nes, cos­tum­bres, prin­ci­pios polí­ti­cos, his­to­ria y cul­tu­ra.

El mar­co del deba­te popu­lar tam­bién fue cla­ra­men­te enten­di­do por el pue­blo: este no es sino el prin­ci­pio de una serie de otras trans­for­ma­cio­nes que con­ti­nua­rán en lo eco­nó­mi­co, pero que tam­bién toca­rán aspec­tos tras­cen­den­ta­les de la orga­ni­za­ción jurí­di­ca y polí­ti­ca del país.

Un con­gre­so muy espe­ra­do

El VI con­gre­so del Par­ti­do Comu­nis­ta de Cuba ha sido qui­zá el con­gre­so más espe­ra­do por las gran­des mayo­rías ciu­da­da­nas del país acos­tum­bra­das a su rea­li­za­ción regu­lar y dadas las cir­cuns­tan­cias par­ti­cu­la­res en que ha teni­do lugar. Por su tras­cen­den­cia, el VI con­gre­so emu­la en impor­tan­cia con el pri­me­ro en 1975 y el cuar­to en 1991.

Cuan­do como ocu­rre en Cuba por cir­cuns­tan­cias his­tó­ri­cas y polí­ti­cas exis­te un úni­co par­ti­do polí­ti­co, este solo pue­de cons­ti­tuir­se y actuar como una ins­ti­tu­ción demo­crá­ti­ca si inclu­ye den­tro de su con­cep­ción estra­té­gi­ca y mane­jo tác­ti­co a toda la ciu­da­da­nía, garan­te en últi­ma ins­tan­cia de la lucha con­tra el opor­tu­nis­mo de todo tipo.

En efec­to, si es el úni­co par­ti­do y por dere­cho cons­ti­tu­cio­nal­men­te codi­fi­ca­do fuer­za rec­to­ra supe­rior de la socie­dad cuba­na, habrá casos de per­so­nas que quie­ran per­te­ne­cer a él para ser­vir­se de su pres­ti­gio y man­da­to cons­ti­tu­cio­nal y no pre­ci­sa­men­te para pres­ti­giar­lo con su con­duc­ta y entre­ga.

Los repe­ti­dos momen­tos de con­sul­ta popu­lar aus­pi­cia­dos por el par­ti­do para reha­cer y con­so­li­dar el con­sen­so no han sido todos igua­les, no han teni­do la mis­ma cali­dad, ni la mis­ma impor­tan­cia y tras­cen­den­cia; seña­lo como los más des­ta­ca­dos el deba­te del ante­pro­yec­to de Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca de Cuba, el de los docu­men­tos del pri­mer con­gre­so del par­ti­do, el que dis­cu­tió el Lla­ma­mien­to al IV con­gre­so, los par­la­men­tos obre­ros en 1991 y el que aca­ba de rea­li­zar­se sobre los Linea­mien­tos de la Polí­ti­ca Eco­nó­mi­ca y Social del Par­ti­do y la Revo­lu­ción, recien­te­men­te apro­ba­dos por el VI Con­gre­so con el masi­vo e indis­cu­ti­ble aval de una millo­na­ria par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na.

Vale recor­dar que el pro­yec­to de estos linea­mien­tos fue ela­bo­ra­do tenien­do en cuen­ta los resul­ta­dos de una muy amplia y enri­que­ce­do­ra dis­cu­sión del tex­to del dis­cur­so del Pre­si­den­te Raúl Cas­tro el 26 de Julio de 2007 en el que reco­no­ció la nece­si­dad de cam­bios estruc­tu­ra­les en la socie­dad cuba­na.

La ausen­cia en los medios

Las vir­tu­des de aquel deba­te pre­pa­ra­to­rio del más recien­te, sin embar­go, fue­ron opa­ca­das por la inexis­ten­cia de los con­te­ni­dos de ese pro­ce­so de dis­cu­sión en los medios de comu­ni­ca­ción del país. Salio tan poco de ese deba­te que lo divul­ga­do solo sir­vió para des­ta­car la ausen­cia.

Al publi­car­se los linea­mien­tos para el segun­do pro­ce­so de aná­li­sis por el pue­blo se tuvo algu­na infor­ma­ción ya media­da y resu­mi­da por los redac­to­res del docu­men­to, pero se per­dió el efec­to edu­ca­ti­vo, la fun­ción escla­re­ce­do­ra y el fija­dor que habría pro­por­cio­na­do como sal­do la divul­ga­ción opor­tu­na de los pun­tos de vis­ta del pue­blo.

En el Infor­me Cen­tral al VI Con­gre­so se rati­fi­ca­ron los acuer­dos del par­ti­do sobre la polí­ti­ca infor­ma­ti­va, uno de esos docu­men­tos que fue­ron a dor­mir el sue­ño eterno de las gave­tas. El reco­no­ci­mien­to del gra­ve error que sig­ni­fi­ca no apro­ve­char las enor­mes poten­cia­li­da­des de los medios de comu­ni­ca­ción cuba­nos para enri­que­cer la sub­je­ti­vi­dad ciu­da­da­na con el tra­ta­mien­to abier­to de los pro­ble­mas es el pri­mer paso para rec­ti­fi­car­los.

Obvia­men­te, no será sen­ci­llo. Entre las pode­ro­sas fuer­zas inter­nas que es pre­ci­so desa­fiar para con­ti­nuar la obra revo­lu­cio­na­ria está la de los intere­ses espu­rios y el opor­tu­nis­mo que impi­den la nece­sa­ria trans­pa­ren­cia en el cono­ci­mien­to de lo más impor­tan­te del acon­te­cer social. El pri­mer secre­ta­rio del comi­té cen­tral del par­ti­do quien había rati­fi­ca­do en la clau­su­ra del sex­to perío­do de sesio­nes de de la sép­ti­ma legis­la­tu­ra de la Asam­blea Nacio­nal del Poder Popu­lar ser un defen­sor a ultran­za de aca­bar con el secre­tis­mo, lo expre­só así en el infor­me cen­tral:

“En la con­se­cu­ción de este empe­ño la pren­sa cuba­na, en sus dife­ren­tes for­ma­tos, está lla­ma­da a jugar un papel deci­si­vo con el escla­re­ci­mien­to y difu­sión obje­ti­va, cons­tan­te y crí­ti­ca de la mar­cha de la actua­li­za­ción del Mode­lo Eco­nó­mi­co, de modo que con artícu­los y tra­ba­jos saga­ces y con­cre­tos, en un len­gua­je acce­si­ble para todos, se vaya fomen­tan­do en el país una cul­tu­ra sobre estos temas.

“En este fren­te se requie­re tam­bién dejar atrás, defi­ni­ti­va­men­te, el hábi­to del triun­fa­lis­mo, la estri­den­cia y el for­ma­lis­mo al abor­dar la actua­li­dad nacio­nal y gene­rar mate­ria­les escri­tos y pro­gra­mas de tele­vi­sión y radio, que por su con­te­ni­do y esti­lo cap­tu­ren la aten­ción y esti­mu­len el deba­te en la opi­nión públi­ca, lo que supo­ne ele­var la pro­fe­sio­na­li­dad y los cono­ci­mien­tos de nues­tros perio­dis­tas; si bien es cier­to que, a pesar de los acuer­dos adop­ta­dos por el Par­ti­do sobre la polí­ti­ca infor­ma­ti­va, en la mayo­ría de las veces ellos no cuen­tan con el acce­so opor­tuno a la infor­ma­ción ni el con­tac­to fre­cuen­te con los cua­dros y espe­cia­lis­tas res­pon­sa­bi­li­za­dos de las temá­ti­cas en cues­tión. La suma de estos fac­to­res expli­ca la difu­sión, en no pocas oca­sio­nes, de mate­ria­les abu­rri­dos, impro­vi­sa­dos y super­fi­cia­les.

“No menos impor­tan­te será el apor­te que nues­tros medios de difu­sión masi­va deben pro­pi­ciar a favor de la cul­tu­ra nacio­nal y de la recu­pe­ra­ción de valo­res cívi­cos en la socie­dad.”

Lo cier­to es que la pren­sa cuba­na está toda­vía lejos de refle­jar el país real y no está a la altu­ra de la cul­tu­ra alcan­za­da por el pue­blo, en par­ti­cu­lar de su cul­tu­ra polí­ti­ca. El que no se tra­ten sufi­cien­te­men­te los pro­ble­mas del país en los medios no sig­ni­fi­ca que no se tra­ten, se tra­tan por la pobla­ción en su acti­vi­dad comu­ni­ca­ti­va coti­dia­na y no pocas veces a par­tir de infor­ma­cio­nes impre­ci­sas y defor­ma­das en el pro­ce­so de comu­ni­ca­ción.

Par­te inse­pa­ra­ble de este nue­vo pro­ce­so de rec­ti­fi­ca­ción de la revo­lu­ción cuba­na es el pro­pó­si­to de lograr un ejer­ci­cio perio­dís­ti­co y comu­ni­ca­cio­nal en gene­ral a tra­vés de los medios que cons­ti­tu­ya un ele­men­to demo­cra­ti­za­dor de la vida del país al poner de modo direc­to en cono­ci­mien­to de la ciu­da­da­nía, sin pater­na­lis­mos esté­ri­les y defor­man­tes, la infor­ma­ción a la que tie­ne pleno dere­cho, lo que enri­que­ce­rá su sub­je­ti­vi­dad y hará más efi­cien­te su par­ti­ci­pa­ción.

El par­ti­do de todos los cuba­nos

No es con­di­ción de la tran­si­ción socia­lis­ta la exis­ten­cia de un solo par­ti­do polí­ti­co, como tam­po­co lo es la exis­ten­cia de varios. Lo que sí es con­di­ción sine qua non es la demo­cra­cia y la par­ti­ci­pa­ción, que se reali­ce la volun­tad del pue­blo, que el pue­blo sea suje­to polí­ti­co y que siem­pre se tra­ba­je para el pue­blo.

El deba­te de los linea­mien­tos con­fir­mó un prin­ci­pio orga­ni­za­ti­vo, ideo­ló­gi­co y polí­ti­co para el tra­ba­jo del par­ti­do de todos los cuba­nos: si tene­mos un solo par­ti­do este es el par­ti­do de sus mili­tan­tes y de los demás ciu­da­da­nos, es el par­ti­do de todo el pue­blo. Si alguien con­tra­rio a la ideo­lo­gía y los prin­ci­pios polí­ti­cos del par­ti­do y de la revo­lu­ción socia­lis­ta emi­te su cri­te­rio con ple­na liber­tad en la con­vo­ca­to­ria del par­ti­do, no podría ser más demo­crá­ti­co el pro­ce­so, por­que ofre­ce el espa­cio para todas las opi­nio­nes, las revo­lu­cio­na­rias y socia­lis­tas que han sido mayo­ri­ta­rias en Cuba des­de 1959 y para las que no lo son. En el Infor­me Cen­tral al VI Con­gre­so Raúl Cas­tro puso el ejem­plo de 45 opi­nio­nes libre­men­te expues­tas en los deba­tes, enca­mi­na­das a per­mi­tir la con­cen­tra­ción de la pro­pie­dad, o sea a reba­sar la fron­te­ra socia­lis­ta de la ini­cia­ti­va pri­va­da.

Sería impo­si­ble pen­sar en una socie­dad jus­ta y soli­da­ria, si la lógi­ca de su repro­duc­ción eco­nó­mi­ca es la de acu­mu­lar indi­vi­dual­men­te de mane­ra ili­mi­ta­da capi­tal y poder. Los defen­so­res de la ideo­lo­gía capi­ta­lis­ta alu­den que el socia­lis­mo es un fra­ca­so inevi­ta­ble, pre­ci­sa­men­te por­que no da rien­da suel­ta al enri­que­ci­mien­to indi­vi­dual a cos­ta del tra­ba­jo de otros, pero la cul­tu­ra polí­ti­ca

posi­bi­li­ta a las gran­des mayo­rías en Cuba cono­cer bien y repre­sen­tar­se con sufi­cien­te cla­ri­dad las con­se­cuen­cias de no tener lími­tes a la pro­pie­dad pri­va­da. Por eso no pri­ma­ron esos cri­te­rios que fue­ron ais­la­dos y mino­ri­ta­rios, sino que fue­ron mayo­ría abru­ma­do­ra los diri­gi­dos a la nece­sa­ria e impos­ter­ga­ble trans­for­ma­ción estruc­tu­ral de la eco­no­mía y la socie­dad cuba­na den­tro de los prin­ci­pios socia­lis­tas.

Pero lo fun­da­men­tal des­de el ángu­lo del tra­ba­jo polí­ti­co del par­ti­do y de la nece­si­dad de un cam­bio pro­fun­do de men­ta­li­dad es lo expre­sa­do por Raúl Cas­tro: “…aun­que como ten­den­cia exis­tió en gene­ral com­pren­sión y apo­yo al con­te­ni­do de los linea­mien­tos, no hubo una­ni­mi­dad ni mucho menos y eso era pre­ci­sa­men­te lo que nece­si­tá­ba­mos, si de ver­dad pre­ten­día­mos una con­sul­ta demo­crá­ti­ca y seria con el pue­blo.”

Una­ni­mi­dad y fal­sa una­ni­mi­dad

La una­ni­mi­dad no es impo­si­ble, pue­de pro­du­cir­se por un deter­mi­na­do lap­so de tiem­po, en situa­cio­nes espe­cí­fi­cas y sobre aspec­tos con­cre­tos de la vida social, pero la una­ni­mi­dad no es coti­dia­na ni per­ma­nen­te, es coyun­tu­ral, excep­cio­nal.

Lo que es coti­diano es la dife­ren­cia de opi­nio­nes y el con­flic­to. Uno de los aspec­tos del impres­cin­di­ble cam­bio de men­ta­li­dad radi­ca en ello pre­ci­sa­men­te: en reco­no­cer las dife­ren­cias, el disen­so, la diver­si­dad de opi­nio­nes y el con­flic­to, por lo que se requie­re des­te­rrar el triun­fa­lis­mo, la bucó­li­ca men­ta­li­dad del aco­mo­da­mien­to y la iner­cia buro­crá­ti­ca, la into­le­ran­cia ante el cri­te­rio dife­ren­te, inclu­so el radi­cal­men­te opues­to, y apren­der a dia­lo­gar, a solu­cio­nar las dife­ren­cias y los con­flic­tos median­te la nego­cia­ción que impli­ca reco­no­cer­nos igua­les y no supe­rio­res a los demás, en ello pre­ci­sa­men­te radi­ca la demo­cra­cia socia­lis­ta, que en modo alguno pone en peli­gro la uni­dad polí­ti­ca ni la dis­ci­pli­na ni impli­ca hacer con­ce­sio­nes de prin­ci­pio. Ade­más, todo cuan­to se ate o des­ate en la socie­dad cuba­na tie­ne que regir­se por la cons­ti­tu­ción socia­lis­ta del país y por las leyes de la Repú­bli­ca y el par­ti­do debe ser el garan­te de eso, tal es pre­ci­sa­men­te su papel fun­da­men­tal como fuer­za rec­to­ra
supe­rior de la socie­dad cuba­na.

Quien no esté pre­pa­ra­do para ese impos­ter­ga­ble cam­bio de men­ta­li­dad esta­rá ‑como sue­le decir un ami­go- “para­do por don­de no pasa la gua­gua”. Las cons­truc­ción de un Esta­do socia­lis­ta de dere­cho exi­ge un enfo­que dife­ren­te de la rela­ción indi­vi­duo – socie­dad.

Los pasos en esa direc­ción ya se han ini­cia­do bajo la orien­ta­ción de rea­li­zar las modi­fi­ca­cio­nes reque­ri­das en el plano legal para acom­pa­ñar la rec­ti­fi­ca­ción en el mode­lo eco­nó­mi­co, las que jun­to con las reque­ri­das en los méto­dos y esti­lo de tra­ba­jo polí­ti­co, per­mi­ti­rán avan­zar en la nece­sa­ria arti­cu­la­ción efi­cien­te de las cua­tro acti­vi­da­des fun­da­men­ta­les en la tran­si­ción socia­lis­ta: la socio­eco­nó­mi­ca, la orga­ni­za­ti­va, la jurí­di­ca nor­ma­ti­va y la ideo­ló­gi­ca polí­ti­ca.

Esta arti­cu­la­ción den­tro de su natu­ral diná­mi­ca debe ser lo más armó­ni­ca posi­ble y des­de que el socia­lis­mo es una socie­dad que se cons­tru­ye cons­cien­te­men­te, cons­ti­tu­ye tarea del suje­to polí­ti­co velar por via­bi­li­zar la pron­ta adop­ción de los cam­bios que se requie­ran en cada momen­to, así como pre­ver­los en la medi­da de lo posi­ble. Eso y no otra cosa sig­ni­fi­ca el lla­ma­do del Pre­si­den­te cubano a “estar aler­tas, poner los pies y los oídos sobre la tie­rra.”

Sin temor a los cam­bios ni a las pala­bras

Solo quien no sea genui­na­men­te revo­lu­cio­na­rio pue­de temer a los cam­bios y a las pala­bras. La cons­truc­ción de un Esta­do socia­lis­ta de dere­cho es el corre­la­to polí­ti­co – jurí­di­co natu­ral de los cam­bios socio­eco­nó­mi­cos que entra­ñan el reco­no­ci­mien­to al papel del mer­ca­do y los cam­bios corres­pon­dien­tes en las carac­te­rís­ti­cas de las rela­cio­nes indi­vi­duo – socie­dad. “El Esta­do ‑dijo Raúl Cas­tro el 18 de diciem­bre de 2010- regu­la sus rela­cio­nes con el indi­vi­duo, pero el Esta­do no se tie­ne que meter en nada que sea pre­ten­der regu­lar las rela­cio­nes entre dos indi­vi­duos…”.

Esa es pre­ci­sa­men­te la tarea del Sub­gru­po Jurí­di­co de la Comi­sión Per­ma­nen­te de Imple­men­ta­ción y desa­rro­llo, el cual, expli­ca Raúl Cas­tro en el Infor­me Cen­tral, “coor­di­na­rá con los orga­nis­mos corres­pon­dien­tes, en estric­to ape­go a la ins­ti­tu­cio­na­li­dad, las modi­fi­ca­cio­nes reque­ri­das en el plano legal para acom­pa­ñar la actua­li­za­ción del Mode­lo Eco­nó­mi­co y Social, sim­pli­fi­can­do y armo­ni­zan­do el con­te­ni­do de cien­tos de reso­lu­cio­nes minis­te­ria­les, acuer­dos del Gobierno, decre­tos-leyes y leyes y con­se­cuen­te­men­te pro­po­ner, en su debi­do momen­to, la intro­duc­ción de los ajus­tes per­ti­nen­tes en la pro­pia Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca.”

La rela­ción de lo ante­rior con el ciu­da­dano como indi­vi­duo se evi­den­cia en el párra­fo siguien­te: “Sin espe­rar a tener­lo todo ela­bo­ra­do, se encuen­tran en fase avan­za­da las nor­ma­ti­vas jurí­di­cas aso­cia­das a la com­pra­ven­ta de vivien­das y de auto­mó­vi­les, la modi­fi­ca­ción del Decre­to-Ley 259 para ampliar los lími­tes de tie­rra ocio­sa a entre­gar en usu­fruc­to a aque­llos pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios con resul­ta­dos des­ta­ca­dos, así como el otor­ga­mien­to de cré­di­tos a los tra­ba­ja­do­res por cuen­ta pro­pia y a la pobla­ción en gene­ral.”

El inter­cam­bio de mer­can­cías y la psi­co­lo­gía de inter­cam­bio de equi­va­len­tes que el pri­me­ro repro­du­ce en la socie­dad exi­ge el pleno reco­no­ci­mien­to de la pro­pie­dad per­so­nal, sin que esta se con­vier­ta en capi­tal, en pro­pie­dad pri­va­da de medios de pro­duc­ción o ser­vi­cios y de explo­ta­ción del tra­ba­jo ajeno amplián­do­se al pun­to de pre­do­mi­nar sobre la social, por­que ese sería el momen­to de infle­xión que impe­di­ría embri­dar al mer­ca­do y man­te­ner el nece­sa­rio blin­da­je fren­te a la pre­sión osmó­ti­ca del capi­ta­lis­mo cir­cun­dan­te, que solo afec­ta­ría irre­me­dia­ble­men­te el sano des­en­vol­vi­mien­to de la socie­dad en tran­si­ción socia­lis­ta, gene­ran­do nue­va­men­te su frac­tu­ra pro­fun­da segui­da por su absor­ción y con ello la pér­di­da de la inde­pen­den­cia, de la jus­ti­cia social con­quis­ta­das y de la capa­ci­dad de cons­truir un pro­yec­to pro­pio de nación.

Es tam­bién la razón por la que no pue­de hablar­se de socia­lis­mo sin un nue­vo con­cep­to de bien­es­tar que edu­que a las per­so­nas en el con­su­mo salu­da­ble, la soli­da­ri­dad, el equi­li­brio interno de la socie­dad y de esta con la natu­ra­le­za, con el medio ambien­te. Lo ante­rior rela­ta el papel impres­cin­di­ble de la edu­ca­ción, de los valo­res, de la éti­ca en la socie­dad en tran­si­ción al socia­lis­mo, de la ideo­lo­gía socia­lis­ta como cora­za cul­tu­ral fren­te al aco­so cons­tan­te de la ideo­lo­gía capi­ta­lis­ta, con sus armas psi­co­ló­gi­cas, con la ten­ta­ción con­su­mis­ta, con el indi­vi­dua­lis­mo y su enga­ño­sa liber­tad, aho­ra con­tan­do ade­más con un sus­tra­to más favo­ra­ble en la socie­dad cuba­na al abrir­se un espa­cio mayor a las rela­cio­nes mer­can­ti­les.

Ese con­cep­to de bien­es­tar no sig­ni­fi­ca ni mucho menos que el dis­fru­te de todos los bie­nes que la socie­dad pro­du­ce sea igua­li­ta­rio, sino que se refie­re esen­cial­men­te al recha­zo del con­su­mis­mo y del egoís­mo. La socie­dad en tran­si­ción socia­lis­ta tie­ne que reco­no­cer el dere­cho (des­igual como todo dere­cho) de per­so­nas con dife­ren­tes cua­li­da­des, aspi­ra­cio­nes y dife­ren­tes apor­tes a la socie­dad a reci­bir de esta bene­fi­cios indi­vi­dua­les en pro­por­ción corres­pon­dien­te a su apor­te, lo cual impli­ca que los lími­tes a la pro­pie­dad indi­vi­dual, per­so­nal, no pue­den ser deli­nea­dos buro­crá­ti­ca­men­te, sino que solo pue­den estar defi­ni­dos por el con­sen­so con par­ti­ci­pa­ción de todos los ciu­da­da­nos acti­vos, siem­pre bajo un prin­ci­pio socia­lis­ta: es moral todo lo que se reci­be como resul­ta­do del tra­ba­jo hones­to, del apor­te del ciu­da­dano a la socie­dad.

En la tran­si­ción socia­lis­ta es moral reci­bir más si se apor­ta más. Lo que resul­ta no solo éti­ca­men­te inad­mi­si­ble, sino tam­bién eco­nó­mi­ca­men­te invia­ble es que no se corres­pon­da el apor­te con lo que el ciu­da­dano reci­be, sea por enci­ma o por deba­jo.

Por tal razón, quie­nes tie­nen mayor capa­ci­dad, mayo­res res­pon­sa­bi­li­da­des y rea­li­zan un tra­ba­jo de mayor com­ple­ji­dad y reque­ri­do de mayo­res cono­ci­mien­tos, habi­li­da­des y expe­rien­cia no pue­den dife­ren­ciar­se de los res­tan­tes miem­bros del colec­ti­vo por una remu­ne­ra­ción exigua, buro­crá­ti­ca­men­te defi­ni­da y muy por deba­jo de la impor­tan­cia y valor real de sus apor­tes, lo que solo ha traí­do des­mo­ra­li­za­ción y debi­li­ta­mien­to de la con­cien­cia de la res­pon­sa­bi­li­dad indi­vi­dual, ade­más de des­es­ti­mu­lar la ini­cia­ti­va y el deseo de avan­zar y desa­rro­llar­se y no solo por razo­nes pura­men­te pecu­nia­rias, sino y prin­ci­pal­men­te éti­cas.

El cam­bio de men­ta­li­dad exi­ge igual­men­te un tra­to indi­vi­dual más cons­cien­te de los dere­chos de par­ti­ci­pa­ción de la ciu­da­da­nía en todos los ámbi­tos socia­les, eco­nó­mi­cos, polí­ti­cos y cul­tu­ra­les y con­se­cuen­te­men­te el recha­zo a la visión auto­ri­ta­ria y dog­má­ti­ca que par­te de ade­lan­tar que todo lo que se diga o pos­tu­le tie­ne que ser “natu­ral­men­te” enten­di­do y acep­ta­do por el ciu­da­dano.

El mer­ca­do tie­ne aún un papel posi­ti­vo que jugar en el pro­ce­so social, y en mi cri­te­rio lo ten­drá por mucho tiem­po. Será un papel orde­na­dor con el que se iden­ti­fi­ca la pre­va­le­cien­te psi­co­lo­gía de inter­cam­bio de equi­va­len­tes. En efec­to, en el socia­lis­mo se pro­du­cen mer­can­cías, aun­que éstas tie­nen un signo dife­ren­te, están esen­cial­men­te mar­ca­das por el plan y exis­ten en el mar­co de una super­es­truc­tu­ra socia­lis­ta vigi­lan­te. El inter­cam­bio de equi­va­len­tes que entra­ña la rela­ción mer­can­til es aún nece­sa­rio y lo será por mucho tiem­po, él está en los fun­da­men­tos de la exis­ten­cia del Esta­do más allá de la nece­sa­ria defen­sa de la sobe­ra­nía y del espa­cio nacio­nal en el que exis­te.

La socie­dad en tran­si­ción socia­lis­ta es una socie­dad don­de los méri­tos jue­gan un deci­si­vo papel, pero en lo tocan­te a la dis­tri­bu­ción del pro­duc­to social, como tam­po­co en muchos otros aspec­tos, estos no pue­den depen­der de deci­sio­nes arbi­tra­rias de per­so­nas que con­si­de­ren qué es meri­to­rio y qué no lo es y en fun­ción de ello otor­gar recom­pen­sas. El tra­ba­jo y los resul­ta­dos del tra­ba­jo tie­nen una dimen­sión que tras­pa­sa su sig­ni­fi­ca­do estric­ta­men­te eco­nó­mi­co, tie­nen una dimen­sión moral. Quien ten­ga mejo­res resul­ta­dos por­que pre­vió mejor, orga­ni­zó mejor, pla­ni­fi­có mejor y tra­ba­jó mejor, debe ser recom­pen­sa­do por el fun­cio­na­mien­to nor­mal del meta­bo­lis­mo socio­eco­nó­mi­co de la socie­dad en tran­si­ción socia­lis­ta al mar­gen de los cri­te­rios que cual­quier pue­da tener al res­pec­to.

Pero no pue­de reco­no­cer­se el mer­ca­do y no tener un corre­la­to jurí­di­co en el dere­cho al incre­men­to de la pro­pie­dad per­so­nal, siem­pre que esta sea el pro­duc­to del tra­ba­jo efi­cien­te y hones­to, rea­li­za­do en el mar­co de las leyes vigen­tes y acep­ta­do por el con­sen­so popu­lar.

Lo que está ocu­rrien­do en el país es una pro­fun­da y nece­sa­ria refor­ma que es revo­lu­cio­na­ria por su con­te­ni­do y pro­yec­cio­nes, por­que está diri­gi­da a man­te­ner el rum­bo socia­lis­ta, a sepa­rar­se de la iner­cia capi­ta­lis­ta.

Disen­so, cam­bio, refor­ma, con­flic­to, mer­ca­do, Esta­do de dere­cho, etc., son pala­bras que den­tro de un len­gua­je, una cul­tu­ra polí­ti­ca y una ideo­lo­gía socia­lis­tas como lo es la de la revo­lu­ción cuba­na cobran un sig­ni­fi­ca­do pro­pio total­men­te dife­ren­te al que sue­len adju­di­car­le los medios de pren­sa al ser­vi­cio de las trans­na­cio­na­les y que pre­dis­po­nen a no pocos cor­tos de vis­ta a recha­zar los tér­mi­nos y dejár­se­los como pro­pie­dad pri­va­da a la ideo­lo­gía capi­ta­lis­ta.

El VI con­gre­so y la uni­dad nacio­nal

La cons­truc­ción del socia­lis­mo en Cuba no tie­ne lugar en con­di­cio­nes “de labo­ra­to­rio”, o de acep­ta­ción por par­te del pri­mer mun­do capi­ta­lis­ta desa­rro­lla­do y de los pode­res hege­mo­nis­tas nor­te­cén­tri­cos del dere­cho del pue­blo cubano a tener y man­te­ner el sis­te­ma polí­ti­co de su pre­fe­ren­cia, plas­ma­do en su cons­ti­tu­ción. Lo que ocu­rre es todo lo con­tra­rio, medio siglo de tran­si­ción socia­lis­ta en Cuba ha sido tam­bién la his­to­ria de repe­ti­dos ata­ques pro­pa­gan­dís­ti­cos, psi­co­ló­gi­cos, polí­ti­cos, diplo­má­ti­cos, mili­ta­res, sabo­ta­jes, aten­ta­dos y una geno­ci­da y con­ti­nua­da gue­rra eco­nó­mi­ca que ha pesa­do cons­tan­te­men­te como freno colo­sal a la rea­li­za­ción de las poten­cia­li­da­des de desa­rro­llo socio­eco­nó­mi­co del país. El solo hecho de man­te­ner el rum­bo socia­lis­ta en un mun­do pre­do­mi­nan­te­men­te capi­ta­lis­ta es ya una tarea que solo pue­de asu­mir un pue­blo digno y cul­to.

La uni­dad de la nación es y será la garan­tía de poder enfren­tar con todos y para el bien de todos esos enor­mes desa­fíos exter­nos, pero tam­bién las pode­ro­sas fuer­zas inter­nas que encar­nan los que no tie­nen inte­rés, deseos ni capa­ci­dad para asu­mir las trans­for­ma­cio­nes impos­ter­ga­bles.

“Esta­mos con­ven­ci­dos ‑expre­só Raúl Cas­tro- de que lo úni­co que pue­de hacer fra­ca­sar a la Revo­lu­ción y el socia­lis­mo en Cuba, ponien­do en ries­go el futu­ro de la nación, es nues­tra inca­pa­ci­dad para supe­rar los erro­res que hemos come­ti­do duran­te más de 50 años y los nue­vos en que pudié­ra­mos incu­rrir.”

Cla­ro que todos los intere­sa­dos en el colap­so de la revo­lu­ción socia­lis­ta cuba­na qui­sie­ran que Cuba die­ra la bata­lla ideo­ló­gi­ca y polí­ti­ca en su terreno y con sus reglas, las mis­mas que no sue­len cum­plir, impo­nien­do como rase­ro a la socie­dad cuba­na un mode­lo puro, idí­li­co, de demo­cra­cia que natu­ral­men­te nadie podrá jamás satis­fa­cer.

La defen­sa de la obra revo­lu­cio­na­ria es un deber para con quie­nes han entre­ga­do gene­ro­sa­men­te sus vidas y para con noso­tros mis­mos, con todo el pue­blo, que ha afron­ta­do los peli­gros, las pri­va­cio­nes, la esca­sez, ha pasa­do por todas las prue­bas y se ha gana­do todos los dere­chos, a la vez que ha for­ta­le­ci­do su con­cien­cia crí­ti­ca, su cul­tu­ra polí­ti­ca, su capa­ci­dad de ven­cer.

El VI con­gre­so del Par­ti­do Comu­nis­ta de Cuba, fru­to genuino de la par­ti­ci­pa­ción demo­crá­ti­ca de la ciu­da­da­nía, que logró recons­truir el con­sen­so en la socie­dad cuba­na, for­ta­le­cer la uni­dad en la diver­si­dad y abrir una pers­pec­ti­va de tra­ba­jo y de lucha por el futu­ro que bien vale la pena asu­mir; con­vo­ca a todos a tra­ba­jar por los obje­ti­vos pro­pues­tos, y espe­cial­men­te a la juven­tud que podráen­con­trar un lugar para fun­dir sus pro­yec­tos indi­vi­dua­les de vida con las fina­li­da­des de la socie­dad en su con­jun­to. Es la fuer­za del con­sen­so, la fuer­za de la demo­cra­cia socia­lis­ta.

Bookmark and Share

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *