Cri­men de Esta­do en Vene­zue­la – Mar­co Villa­rruel

No de otra mane­ra pue­de cali­fi­car­se al acto de entre­ga del perio­dis­ta Joa­quín Pérez Bece­rra por par­te del pre­si­den­te Hugo Chá­vez a las auto­ri­da­des colom­bia­nas.
El hecho es suma­men­te gra­ve por­que Pérez es un cono­ci­do acti­vis­ta del perio­dis­mo alter­na­ti­vo y en tal razón era soli­ci­ta­do por los ser­vi­cios de espio­na­je colom­bia­nos que para el efec­to tuvie­ron siem­pre el apo­yo de las cen­tra­les inter­na­cio­na­les de inte­li­gen­cia de Esta­dos Uni­dos, Israel y Espa­ña.
El aho­ra con­fi­na­do en las cár­ce­les colom­bia­nas es sobre­vi­vien­te de la matan­za orga­ni­za­da por los para­mi­li­ta­res y por el ejér­ci­to colom­biano que casi exter­mi­nó a los miem­bros de la orga­ni­za­ción polí­ti­ca Uni­dad Patrió­ti­ca, cri­men con­tra la huma­ni­dad que nin­gún tri­bu­nal inter­na­cio­nal ha inves­ti­ga­do ni san­cio­na­do.
Los que dela­tan y aho­ra entre­gan a Pérez caen de pron­to en cuen­ta sobre la impor­tan­cia y vigen­cia de los archi­vos de la Inter­pol, la poli­cía inter­na­cio­nal dedi­ca­da a per­se­guir a los revo­lu­cio­na­rios de todo el mun­do. De pron­to ese orga­nis­mo, tan­tas veces cri­ti­ca­do por el pre­si­den­te Hugo Chá­vez, mere­ce el res­pe­to y cum­pli­mien­to, y sin mediar otra cosa que un come­di­do lla­ma­do tele­fó­ni­co orde­na el apre­sa­mien­to de Pérez y su entre­ga a los agen­tes secre­tos de la DAS colom­bia­na.
A pesar de algu­nos via­jes ante­rio­res del perio­dis­ta a Vene­zue­la, ya que él no sólo resi­día en Sue­cia sino que tam­bién era ya ciu­da­dano sue­co, las auto­ri­da­des jamás acu­die­ron a los archi­vos de la Inter­pol. Sola­men­te aho­ra que exis­te una malo­lien­te luna de miel del pre­si­den­te Chá­vez con el gobierno colom­biano es que se acti­van los resor­tes y se pro­ce­de en una acto de extre­ma vile­za polí­ti­ca a entre­gar no a un delin­cuen­te, ban­que­ro corrup­to, o tra­fi­can­te de algo, sino de un perio­dis­ta que toda su vida ha lucha­do por la jus­ti­cia, la liber­tad y la sobe­ra­nía de su país, Colom­bia.
Vene­zue­la ya no es una tie­rra segu­ra para los patrio­tas. Los intere­ses geo­po­lí­ti­cos y la decan­ta­da “razón de Esta­do” están por aho­ra enci­ma de los prin­ci­pios y más aún de la soli­da­ri­dad, pala­bra ésta que ya no tie­ne sen­ti­do sino cuan­do se tra­ta de hablar de mer­ca­dos o de elec­cio­nes.
La acep­ta­ción sin más ni más de la peti­ción del ante­rior enemi­go, con­tra quien inclu­so se movi­li­zó has­ta las fron­te­ras a las fuer­zas arma­das vene­zo­la­nas, es un acto tan des­leal que no hace sino levan­tar sos­pe­chas acer­ca de la actual posi­ción del gobierno vene­zo­lano. El famo­so tele­fo­na­zo del pre­si­den­te San­tos a su homó­lo­go nor­mal­men­te habría preo­cu­pa­do a los gobier­nos y a las can­ci­lle­rías, pero fue tal la defe­ren­cia para dete­ner y extra­di­tar al perio­dis­ta Joa­quín Pérez que el pres­ti­gio, la cre­di­bi­li­dad polí­ti­ca y la hon­ra­dez de Hugo Chá­vez Frías, han que­da­do muy en entre­di­cho.
Las rela­cio­nes entre los dos paí­ses han sido muy com­ple­jas siem­pre y espe­cial­men­te en los últi­mos años. De por medio han esta­do las acu­sa­cio­nes de que Chá­vez alber­ga a los nar­co­tra­fi­can­tes o a los gue­rri­lle­ros de las FARC y que de otra par­te Colom­bia extien­de sus con­flic­tos has­ta la fron­te­ra para ani­mar a los sol­da­dos vene­zo­la­nos a unir­se a la lucha con­tra los alza­dos en armas.
Decla­ra­cio­nes ofi­cia­les des­de la pre­si­den­cia de Vene­zue­la han mini­mi­za­do esta espe­cie de secues­tro. Es más, des­de la tri­bu­na pre­si­den­cial se han lan­za­do dar­dos vene­no­sos con­tra los mili­tan­tes de izquier­da vene­zo­la­nos y lati­no­ame­ri­ca­nos que han pro­tes­ta­do. Inclu­so Mario Sano­ja, de la pági­na “Apo­rrea”, afir­ma que la deten­ción se debió a que Pérez lle­ga­ba a Cara­cas a “sabo­tear” la reu­nión inte­gra­cio­nis­ta lla­ma­da Comu­ni­dad de Esta­dos Lati­no­ame­ri­ca­nos y Cari­be­ños.
Los tiem­pos pare­ce que están cam­bian­do. Aho­ra exis­te mucha dili­gen­cia en com­par­tir bue­nos deseos y dios sabe qué cosas más entre los gobier­nos, lo cier­to es que los acti­vis­tas polí­ti­cos y los perio­dis­tas alter­na­ti­vos que nun­ca estu­vie­ron segu­ros en Colom­bia, tam­po­co lo están aho­ra en Vene­zue­la, y dado que en Colom­bia los dere­chos huma­nos no exis­ten, cual­quier maña­na nos ente­ra­re­mos que en un “ajus­te de cuen­tas”, ”dispu­ta por dro­gas” o por “cues­tio­nes de fal­das” nos infor­men que las auto­ri­da­des peni­ten­cia­rias “se ven en el dolo­ro­so caso de comu­ni­car que…”.
— — — — — — — — — — — — — — — — –

(*) Mar­co Villa­rruel Acos­ta
Comu­ni­ca­dor y docen­te uni­ver­si­ta­rio
Qui­to Ecua­dor

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *