Fran­cis­co Lazo Mar­tí: Libán­do­le poe­sía al llano vene­zo­lano

Ver­sión en PDF

Fran­cis­co Lazo Mar­tí fue un mag­ní­fi­co médi­co de pro­vin­cia pero, más allá de su aca­dé­mi­ca vir­tud, fue la poe­sía la que lo abar­có a ple­ni­tud. Un don con­ce­di­do que avi­vó su fugaz y un tan­to este­pa­rio uni­ver­so. Ese que, segu­ra­men­te, se mime­ti­zó con el pai­sa­je que lo vio nacer. Lazo Mar­tí cre­ció entre las exten­sas lla­nu­ras vene­zo­la­nas, las que reco­rrió a pie y a caba­llo pal­mo a pal­mo en invierno y en verano. De ellas apren­dió su ana­to­mía y sus cir­cuns­tan­cias; el lími­te de sus imá­ge­nes, el de sus metá­fo­ras y el de sus sím­bo­los para, final­men­te, dejar­nos como heren­cia una semi­lla nacio­na­lis­ta que con­ti­nua­men­te hace ger­mi­nar las raí­ces de nues­tra iden­ti­dad: una Vene­zue­la en pro­sa.

Fue el hom­bre que mar­có el ini­cio de la ten­den­cia natu­ra­lis­ta y el nati­vis­mo crio­llo tan­to en la narra­ti­va como en la poe­sía vene­zo­la­na. Su obra se carac­te­ri­zó por una fiel ala­ban­za al cam­po, la con­tem­pla­ción pau­sa­da del pai­sa­je, la tie­rra y la flo­ra, con­tra­po­nién­do­se a la vida de ciu­dad vis­ta como una cosa más bien vicio­sa y corrup­ta, lle­na de cos­tum­bres per­ni­cio­sas muy lejos de la paz, la armo­nía y el amor que Lazo Mar­tí bus­ca­ba. El autor creía en poder encon­trar el amor de una mujer sen­ci­lla y la paz entre los seres huma­nos retor­nan­do a los umbra­les agres­tes del Hom­bre. Por ello, sus com­po­si­cio­nes están lle­nas de ele­men­tos natu­ra­les. Su crea­ción más cono­ci­da es la Sil­va crio­lla don­de expre­sa, hirien­te y ena­mo­ra­do, lo que para él es la pro­pia vida sumer­gi­da en la infi­ni­ta saba­na vene­zo­la­na. En la Sil­va crio­lla com­bi­na la pro­sa cos­tum­bris­ta con ele­men­tos de ten­den­cia román­ti­ca y si se quie­re barro­ca, al pro­po­ner una visión trá­gi­ca del vivir injer­ta­da en su pro­pio terru­ño. En el pró­lo­go del libro Fran­cis­co Lazo Mar­tí. Poe­sía, Car­los César Rodrí­guez nos dice que:

La Sil­va crio­lla… es un can­to a la lla­nu­ra vene­zo­la­na; sus medio­días de sol y sus noches pavo­ro­sas; sus flo­res y fru­tos sil­ves­tres; sus gen­tes; sus gana­dos; sus incen­dios arra­san­tes; sus ama­ne­ce­res y sus atar­de­ce­res; su verano dolo­ro­so; su pri­ma­ve­ra fugaz; su invierno mor­tal. Y lo del lla­ma­do al bar­do es la tra­di­cio­nal invo­ca­ción a la musa para entrar con pie dere­cho en el ver­so (…).

Es que la Sil­va (lo anun­cia bien cla­ro el títu­lo) es crio­lla, no lla­ne­ra. Lla­ne­ra es la sus­tan­cia sen­so­rial de las imá­ge­nes con que el poe­ta, que es lla­ne­ro cerra­do, hace la com­po­si­ción. Lla­ne­ra es la letra, pero la músi­ca, alma del can­to, es vene­zo­la­na. Lla­ne­ro es el pai­sa­je, pero con el sen­ti­do que tie­ne en el Escu­do Nacio­nal, de pal­mas y oli­vos helé­ni­cos. Mon­ta­ño­sas son, por su par­te, las líneas tor­ci­das y las for­mas bru­mo­sas que el Ávi­la inven­ta para que el poe­ta dibu­je con fide­li­dad los peque­ños seres de nues­tro mun­do pala­cie­go» (2000: 21 – 22).

Por su par­te, el crí­ti­co y escri­tor gua­ri­que­ño Mario Torreal­ba Los­si comen­ta que «en la Sil­va Crio­lla se jun­tan, en mági­ca sim­bio­sis, la con­cep­ción de lo his­pa­no­ame­ri­cano ‑el pai­sa­je, el hom­bre, el sen­ti­do telú­ri­co- así como la expre­sión más genui­na del carác­ter vene­zo­lano», todo escri­to en un esta­do ‘con­tem­pla­ti­vo y vio­len­to, siem­pre situa­do entre el arre­ba­to y la depre­sión”. Este poe­ma lo plas­mó Lazo Mar­tí duran­te el trans­cu­rrir de varias eta­pas de su vida, por eso se com­po­ne de dis­tin­tos temas rela­cio­na­dos con expe­rien­cias vivi­das in situ. Por ejem­plo, la pri­me­ra ver­sión que escri­be de la Sil­va crio­lla (ya que se cono­cen otras), se lla­ma­ba Regio­nal, y la plas­ma en un momen­to de su vida en que se sen­tía ama­do y aman­te, recién casa­do con la mujer que des­de su infan­cia ado­ra­ba, ‑con Pan­chi­ta Rodrí­guez Mota­ma­yor, un 6 de Enero de 1897‑, e inmer­so en la paz de la lla­nu­ra vene­zo­la­na. Hacia 1900 Pan­chi­ta comien­za a aso­mar sín­to­mas de tubercu­losis y Lazo la lle­va al hato «El Tapiz», vecino de Cala­bo­zo, espe­ran­do una mejo­ría en su ama­da. En esa mis­ma épo­ca es cuan­do Lazo se com­pro­me­te polí­ti­ca­men­te en una cau­sa «sub­ver­si­va»: la Revo­lu­ción Liber­ta­do­ra que enca­be­za el Gral. Manuel Anto­nio Matos con­tra el Gene­ral Cipriano Cas­tro.

En 1901 retor­na a Cara­cas y es el momen­to en que apa­re­ce impre­sa esa pri­me­ra ver­sión ‑reno­va­da- de la Sil­va Crio­lla (Cara­cas: Tipo­gra­fía Herre­ra Iri­go­yen, 1901. 24 p.), for­ma­da por 290 ver­sos en los que, a tra­vés de expre­sio­nes sim­bó­li­cas, Lazo Mar­tí intro­du­ce su repu­dio al régi­men que enton­ces se ini­cia­ba. No obs­tan­te, pese a haber sali­do a la luz públi­ca, con­ti­nua tra­ba­jan­do sobre el poe­ma por mucho tiem­po. Más tar­de apa­re­ce otra ver­sión de la Sil­va que refle­ja el tiem­po que pasó en Puer­to Nutrias, melan­có­li­co, soli­ta­rio y des­pe­cha­do por la des­apa­ri­ción de su ama­da, a pesar de que allí mis­mo se había vuel­to a casar dos años des­pués de su muer­te. Esta vez for­ma­da por 368 ver­sos, la Sil­va crio­lla defi­ni­ti­va es cono­ci­da como el Manus­cri­to de Nutrias, trans­cri­to por su cuña­do Car­los J. Zúñi­ga y revi­sa­do por el pro­pio Lazo. Ver­sión que el pro­fe­sor Edoar­do Cre­ma (1892−1974) con­si­de­ró hecha en 1907, y que para el poe­ta Alber­to Arve­lo Torreal­ba data de fines de 1904. El mis­mo que Car­los César Rodrí­guez (1922) lo deno­mi­nó Sil­va crio­lla a un bar­do ami­go en Glo­sa a la Sil­va crio­lla a un bar­do ami­go. Méri­da: Uni­ver­si­dad de los Andes, 1980. Según Love­ra De-Sola las ver­sio­nes de la Sil­va se dis­cri­mi­na­rían de la siguien­te for­ma: Tal la ori­gi­nal, titu­la­da Regio­nal; la que se edi­tó en Cara­cas en 1901 a la que ya hemos hecho alu­sión; la que inser­tó Gon­za­lo Picón Febres en su obra La lite­ra­tu­ra vene­zo­la­na en el siglo XIX. (Cara­cas: Empre­sa El Cojo, 1906, p.352 – 360); la del Manus­cri­to de Nutrias, titu­la­da Sil­va crio­lla a un bar­do ami­go, la cual data de 1907; la que está en la pri­me­ra reco­lec­ción de sus Poe­sías en 1914 y la defi­ni­ti­va que reco­gió Cre­ma en su edi­ción de 1946, que es la ver­sión mas divul­ga­da gra­cias a la cons­tan­cia del tra­ba­jo de don Edoar­do [i].

Por otra par­te, algu­nos estu­dio­sos de este tema la han defi­ni­do de la siguien­te for­ma: «La Sil­va crio­lla cons­ti­tu­ye la obra mayor del crio­llis­mo en poe­sía. Está for­ma­da por once can­tos autó­no­mos orde­na­dos todos ellos de for­ma «armo­nio­sa y uni­fi­ca­da estruc­tu­ra for­mal y temá­ti­ca» como indi­can Oscar Sam­brano Urda­ne­ta y Domin­go Mili­ani, dis­cí­pu­los de Edoar­do Cre­ma, en uno de sus estu­dios sobre el vate (Lite­ra­tu­ra his­pa­no­ame­ri­ca­na 1994. Mon­te Avi­la Edi­to­res, Cara­cas). El poe­ma tie­ne como lo dicen los mis­mos crí­ti­cos cin­co temas. Estos son: 1) idea­rio polí­ti­co-social y éti­co, que lle­nan las estan­cias I y VII; 2) el pai­sa­je lla­ne­ro; 3) el hom­bre del llano y sus fae­nas; 4) la melan­co­lía; 5) la duda meta­fí­si­ca, que vemos en las estro­fas VIII, IX y X. La estan­cia octa­va es con­si­de­ra­da por estos estu­dio­sos como la mejor de toda la Sil­va crio­lla. En ella es evi­den­te una cui­da­do­sa ela­bo­ra­ción esté­ti­ca, como tam­bién lo reco­no­cen Sam­brano y Mili­ani» [ii].

Lo que tam­bién es evi­den­te des­de que se leen las pri­me­ras estro­fas de la Sil­va, es la pro­fun­da opo­si­ción que el autor se esme­ra en hacer notar entre la vida de cam­po y de ciu­dad, como arri­ba lo expo­ne­mos, demar­can­do cla­ra­men­te los comien­zos de una corrien­te natu­ra­lis­ta o crio­lla, ins­pi­ra­da en Don Andrés Bello con el men­sa­je que entre­ga éste en la patrió­ti­ca Poe­sía Ame­ri­ca­na (1823): «Tiem­po es que dejes ya la cul­ta Euro­pa /​que tu nati­va rus­ti­quez des­ama; es la orden impe­ra­ti­va de «fru­gal lla­ne­za» que des­pués de Aya­cu­cho el mis­mo Bello le da a las «jóve­nes nacio­nes» en la Sil­va a la agri­cul­tu­ra de la zona tórri­da; es la voz de vuel­ta a la patria que escu­chan mar afue­ra Pérez Bonal­de y tie­rra aden­tro Lazo Mar­tí» [iii]. Pos­te­rior­men­te su obra fue desa­rro­lla­da por el poe­ta Alber­to Arve­lo Torreal­ba a tra­vés de un estu­dio sobre el gua­ri­que­ño Fran­cis­co Lazo Mar­tí (1965), la reu­nión de sus poe­mas en Obra Poé­ti­ca (1967), y a tra­vés de sus Can­tos, de sus Glo­sas al Can­cio­ne­ro y de su exten­so poe­ma Flo­ren­tino y el dia­blo.

La obra de Mar­tí es una invi­ta­ción a regre­sar a los orí­ge­nes agres­tes de la vida cam­pes­tre, seña­lan­do las moti­va­cio­nes que lo atraen a él, no sólo a vol­ver, sino a lle­var a cabo acti­vi­da­des socia­les que ten­gan que ver con ayu­da a los humil­des, los enfer­mos, arrui­na­dos y ase­si­na­dos por la gue­rra, los cau­di­llos polí­ti­cos y las enfer­me­da­des. Para Lazo, en el cora­zón del para­je lla­ne­ro se encuen­tra la paz infi­ni­ta, la cone­xión con lo divino, el amor y la ver­dad del ser humano. La encru­ci­ja­da de los sen­ti­res. La lla­nu­ra de las ale­grías. Y es en ese pun­to, don­de se cru­za­ban todos los cami­nos del llano, que nace Fran­cis­co Lazo Mar­tí, en la muy dis­tin­gui­da ciu­dad de Cala­bo­zo un 14 de mar­zo de 1869. Antes de que esa ciu­dad fue­ra ‑en solo sie­te años (1868−1875)− arra­sa­da y diez­ma­da su pobla­ción a prác­ti­ca­men­te la mitad a cau­sa de la Gue­rra Fede­ral, la Revo­lu­ción Azul y las terri­bles pes­tes. Como con­ti­nua con­tan­do Rodrí­guez: «…y, para col­mo, de alti­va y man­tua­na capi­tal del pode­ro­so esta­do Guá­ri­co des­cen­dió a modes­ta cabe­za de dis­tri­to», en la cual cre­ció nues­tro poe­ta has­ta hacer­se gran­de, en el seno de una fami­lia rica pero hon­ra­da.

Aún ado­les­cen­te empie­za a estu­diar Medi­ci­na en el Cole­gio de Pri­me­ra Cate­go­ria de Cala­bo­zo que tan­ta bue­na fama uni­ver­si­ta­ria tenía. Se gra­dua en 1890, no sin antes haber cum­pli­do el típi­co sue­ño pro­vin­ciano de cami­nar por las calles capi­ta­li­nas. Aquí comien­za el des­tino erran­te y revo­lu­cio­na­rio de Lazo Mar­tí, de espí­ri­tu noble y liber­ta­rio. Com­ba­te con pro­sa y ver­so los pro­pó­si­tos con­ti­nuis­tas de Andue­za Pala­cio des­de San Fer­nan­do de Apu­re en el movi­mien­to insu­rrec­cio­nal que lide­ra Joa­quín Cres­po, cono­ci­do como la «Revo­lu­ción Lega­lis­ta» sur­gi­da en mar­zo de 1892. Con el ana­gra­ma de «Tir­so Laam» escri­be la Oda a los patrio­tas de la Revo­lu­ción de 1892. Pero no regre­sa a Cala­bo­zo cuan­do triun­fa el Lega­lis­mo, se que­da entre los pue­blos Zamo­ri­ta: Nutrias, Liber­tad, Dolo­res… escri­bien­do sus Cre­pus­cu­la­res que publi­ca en 1895. Dos años des­pués se casa con Pan­chi­ta. Y a otra Revo­lu­ción, esta vez la «Liber­ta­do­ra» (1902−1903) se une Lazo ena­mo­ra­do y jovial. Como dice Love­ra De Sola, El poe­ta peleó en la his­tó­ri­ca bata­lla de La Vic­to­ria (Octu­bre 11 a Noviem­bre 2 de 1902) bajo la órde­nes del «tuer­to» Rober­to Var­gas. En este lar­guí­si­mo com­ba­te, la bata­lla más lar­ga de nues­tra his­to­ria que duró trein­ta y nue­ve días, Cipriano Cas­tro ven­ce a los cau­di­llos tra­di­cio­na­les (Domin­go Alber­to Ran­gel: Los andi­nos en el poder. 2ª.ed. Valen­cia: Vadell, 1974, p.117 – 134), y Lazo, derro­ta­do en el com­ba­te, huyó a los lla­nos. Poco le fal­tó para caer pre­so a su paso por Valle de la Pas­cua. Des­pués de la per­di­da de la con­tien­da regre­sa nue­va­men­te a Cala­bo­zo y, aun­que que pri­me­ro apo­ya­ba la insu­rrec­ción del ban­que­ro Manuel Anto­nio Matos, ter­mi­na secun­dan­do la polí­ti­ca de paci­fi­ca­ción y recon­ci­lia­ción nacio­nal que Cas­tro apli­ca lue­go de su vic­to­ria por con­si­de­rar­la jus­ta y ade­cua­da a los tiem­pos vivi­dos. Lazo Mar­tí aban­do­na el acti­vis­mo opo­si­tor y rati­fi­ca sus ideas de paz, de com­ba­te a las enfer­me­da­des y al anal­fa­be­tis­mo, pro­cla­man­do el prin­ci­pio de que la cul­tu­ra y la edu­ca­ción del pue­blo son los úni­cos cami­nos para el mejo­ra­mien­to de su con­di­ción social.

Ocho años de amor vivió Lazo has­ta que la muer­te le arre­ba­ta su glo­ria. Pan­chi­ta falle­ce en agos­to de 1903. Qui­so acom­pa­ñar a su mujer Lazo Mar­tí en un inten­to falli­do de sui­ci­dio. Y lue­go se encon­cha como una ostra en Puer­to Nutrias y en 1905 se casa otra vez con quien creía haber encon­tra­do de nue­vo el amor. Se lla­ma­ba Vetu­ria Velas­co Cam­pins, un error de sen­ti­mien­to del que no se recu­pe­ra­ría. Se dedi­ca por com­ple­to a sus labo­res de médi­co y sin embar­go, entre los inter­mi­na­bles insom­nios que pade­cía, pre­so de melan­co­lías e impo­ten­cia, escri­be los más inten­sos ver­sos que no publi­ca, pero corri­ge, rees­cri­be y guar­da los manus­cri­tos en peda­zos de papel que sólo mues­tra a sus más ínti­mos.

Por otro lado, la labor de Médi­co de Lazo Mar­tí es muy poco cono­ci­da. El doc­tor Edgar­do Malas­pi­na comen­ta que, «Como Che­jov, Bul­ga­kov y Manuel Díaz Rodrí­guez cam­bió rápi­da­men­te el este­tos­co­pio por la plu­ma, el réci­pe por el ver­so. Pre­fi­rió aus­cul­tar el alma de los hom­bres. Optó por la rima del ver­bo antes que por el rit­mo del cora­zón (…) [y pre­sen­ta bre­ve­men­te los méri­tos que como estu­dian­te de medi­ci­na alcan­zó:] En 1884, cur­san­do el pri­mer año de Cien­cias Médi­cas, obtu­vo el pri­mer pre­mio al ren­dir exá­me­nes en Ana­to­mía e Higie­ne. En 1885, en el segun­do año de medi­ci­na, se adju­di­ca un sobre­sa­lien­te en Ana­to­mía des­crip­ti­va y Fisio­lo­gía. En 1886, en su ter­cer año, con­ti­núa con bue­nas notas en medi­ci­na Ope­ra­to­ria, Ciru­gía y Pato­lo­gía. En cuar­to año tie­ne como mate­rias Pato­lo­gía Inter­na, Ciru­gía y Obs­te­tri­cia, Medi­ci­na Legal y Toxi­co­lo­gía. En 1890 se le expi­de una cons­tan­cia por haber asis­ti­do dos años a la Clí­ni­ca del Hos­pi­tal de Bene­fi­cen­cia de Cala­bo­zo. En 1890 rin­de en exá­me­nes en la Uni­ver­si­dad Cen­tral para obte­ner el Títu­lo de Médi­co.

Oscar Sam­brano Urda­ne­ta nos da una noción del ejer­ci­cio de Lazo Mar­tí en su pro­fe­sión médi­ca: «Lar­go rato estu­vo incli­na­do sobre la pacien­te, aus­cul­tán­do­la. Al final extra­jo de su male­tín un fras­qui­to de pas­ti­llas y lo entre­gó al mucha­cho con las indi­ca­cio­nes debi­das. Este últi­mo ni siquie­ra inten­tó pre­gun­tar­le al médi­co por el valor de la visi­ta, pues cono­cía de sobra que aquel señor huma­ni­ta­rio era inca­paz de cobrar­le a los pobres como ellos».

[Y] Argé­nis Rodrí­guez dice: «Como cala­bo­ce­ño, Lazo Mar­tí no le cobra­ba a los pai­sa­nos y se ve en la nece­si­dad de ins­ta­lar­se en Puer­to Nutrias, Bari­nas. Pero aquí tam­po­co vive de la medi­ci­na. Rega­la reme­dios, no cobra y es enton­ces cuan­do se le ocu­rre meter­se a comer­cian­te y ven­de pape­lón, que­so, pane­las, fru­tos de la tie­rra, taba­co en rama y café. Tie­ne algo así como una pul­pe­ría. Ven­de cuer­das de gallos de pelea».[iv]

DESCRIPCIÓN DE LA FIEBRE EN UN SONETO

El Médi­co Lazo Mar­tí des­cri­bió los sín­to­mas de una fie­bre cual­quie­ra en un sone­to, El Tum­ba­dor o Leña­dor:

En silen­cio la sel­va se recrea:
ya no tur­ba su paz el rudo hache­ro
a cuyo gol­pe aquel roble alta­ne­ro
vibra­ba con un rit­mo de odi­sea.

Jun­to al árbol que un háli­to menea,
pre­sa de ocul­to mal yace el bra­ce­ro:
y a tra­vés de la fron­da un sol arte­ro
con lan­zas de cien pun­tas lo alan­cea.

Abra­zan­do a su hacha de com­ba­te,
con­traí­da la faz, en ceño adus­to,
en garras de la fie­bre se deba­te.

Y bajo el roble de la vida igno­ta
fin­ge su cuer­po mise­ra­ble arbus­to
que des­pia­da­do el ven­da­val azo­ta.

A par­tir de 1906 la salud de Lazo comien­za a res­que­bra­jar­se. Su pul­so ya no es tan fir­me y las des­tre­zas cor­po­ra­les le jue­gan malas pasa­das. En 1908 vuel­ve a Cala­bo­zo. Su vida matri­mo­nial lo hacía infe­liz y sin­tién­do­se ais­la­do y solo, el 3 de julio le sobre­vino una hemi­ple­jia a la que no dio mucha impor­tan­cia, como lo expli­ca Blas Lore­to Lore­to, «Lazo Mar­tí» en Foro gua­ri­que­ño. Pese a los males­ta­res físi­cos pro­si­gue tra­ba­jan­do. Fun­da el cole­gio «Ángel Moreno Fer­nán­dez» y antes del 4 de diciem­bre lo nom­bran Juez de Dis­tri­to.

Ini­cian­do el año 1909 su salud empeo­ra. Se tras­la­da a Cara­cas para tra­tar­se los inten­sos dolo­res mus­cu­la­res y arti­cu­la­res. Entre el 3 y el 4 de abril debió pro­du­cir­se el via­je de Cala­bo­zo has­ta Cagua, qui­zá en algu­na carre­ta de las que cru­zan la región. Según el dia­rio El Uni­ver­sal, Lazo Mar­tí lle­ga el lunes 5 de abril, repor­tan­do al día siguien­te lo que sigue: «El autor de la Sil­va Crio­lla se encuen­tra en Cara­cas des­de ayer. Su salud es tan pre­ca­ria, que hubo nece­si­dad de sos­te­ner­lo para que pudie­ra bajar del tren. Oja­lá el cam­bio de cli­ma devuel­va la salud al admi­ra­ble poe­ta». Lo acom­pa­ña­ban su espo­sa Vetu­ria Velas­co y los hijos de ambos: Ade­li­na, Espe­ran­za y Sal­va­dor. El 24 de abril infor­ma El Bazar que «Está hace días, entre noso­tros, el dul­ce poe­ta cala­bo­ce­ño, ago­bia­do su espí­ri­tu por crue­les dolen­cias».[v] Una vez en Cara­cas resi­de en una casa situa­da de Can­di­li­to a Gober­na­dor 33. La resi­den­cia era pro­pie­dad de la Igle­sia, en la cual resi­die­ron gra­cias a el mon­se­ñor Feli­pe Neri Sen­drea, gran ami­go suyo. Allí lo visi­ta todos los días Rober­to Var­gas, el «tuer­to» quien bajo sus órde­nes peleó Lazo en los días de la «Revo­lu­ción Liber­ta­do­ra». Aho­ra era Minis­tro de Obras Públi­cas.

Var­gas deci­dió que tal vez el aire marino le sen­ta­ra mejor y se rea­li­zan ges­tio­nes para su tras­la­do al Hos­pi­tal San José de Mai­que­tía. Allí lo visi­ta don Lisan­dro Alva­ra­do (1858−1929), tam­bién vie­jo y buen ami­go suyo, quien le tra­jo una car­ta que des­de La Rotun­da, don­de esta­ba pre­so, le envió Alfre­do Arve­lo Larri­va. En 1913 Lisan­dro Alva­ra­do reme­mo­ra sus encuen­tros con Lazo cuyas impre­sio­nes que­da­ron regis­tra­das: «…mien­tras Lazo Mar­tí yacía ava­sa­lla­do por sus males y bus­ca­ba ansio­so des­de su lecho la esca­sa luz que deja­ba pasar una cla­ra­bo­ya abier­to en el techo de su cel­da, en otra apar­ta­da cel­da… se esta­ba Alfre­do Arve­lo Larri­va y des­de allí soli­ci­ta­ba los ver­sos que había escri­bir al dolien­te poe­ta» con qué amor­ti­guar ambas penu­rias, ésta por «el mal de la Ley», aque­lla «por la ley de su mal», según inte­li­gen­te «inter­cam­bio par­na­siano» [vi].

En cua­tro ver­sos refle­ja su sen­tir pro­duc­to de la terri­ble enfer­me­dad que lo lle­va a la tum­ba:

Has lle­ga­do mor­tal. Mira calla­do
lo que lla­man los hom­bres mara­vi­lla!
Ado­ra este colo­so enca­de­na­do
que vie­ne a sus­pi­rar sobre la ori­lla.

La cau­sa de la muer­te de don Lazo Mar­tí a ori­gi­na­do más de una con­tro­ver­sia y es para muchos des­co­no­ci­da. El doc­tor Malas­pi­na argu­ye al res­pec­to que:

«De las dife­ren­tes fuen­tes pue­de dedu­cir­se que en gene­ral Lazo Mar­tí en sus últi­mos meses de vida pade­ció de hemi­ple­jía con cefa­lea, dolo­res arti­cu­la­res, difi­cul­tad para cami­nar y escri­bir y cier­ta con­fu­sión men­tal. Los sín­to­mas des­cri­tos pue­den ser con­se­cuen­cia, entre otras posi­bi­li­da­des, de un acci­den­te cere­bro vas­cu­lar por hiper­ten­sión arte­rial o por sífi­lis cere­bral o nero­sí­fi­lis.

Sobre la posi­ble neu­ro­sí­fi­lis pade­ci­da por Lazo Mar­tí, Lisan­dro Alva­ra­do nos comen­ta: «Pero sus car­tas de mayo de 1908 están con letra tam­ba­lean­te y lamen­ta­ble orto­gra­fía. El ata­que sor­pre­si­vo de la hemi­ple­jía – cul­to inopor­tuno al amor, se decía – uni­do al reu­ma­tis­mo, le impi­den andar a caba­llo unas pocas leguas de tie­rra pla­na. «Ya mis car­nes y arti­cu­la­cio­nes están dolo­ro­sas», escri­be.

De sus encuen­tros con Lazo, entre otros, el de Cara­cas, a don­de ha ido a «soli­ci­tud de sus ami­gos…Lisan­dro Alva­ra­do pro­si­gue: «Des­pués del invierno aban­do­na el llano en bus­ca de un tem­pe­ra­men­to de mar. La enfer­me­dad se lo com­pli­ca­ba, por­que ya era pre­sa de funes­ta, impla­ca­ble dolen­cia. Den­tro de su crá­neo ger­mi­na­ba una extra­ña desin­te­gra­ción que a paso len­to con­quis­ta­ba el labe­rín­ti­co labo­ra­to­rio del pen­sa­mien­to.»

De lo ante­rior pue­de dedu­cir­se que era comen­ta­rio gene­ral lo de la sífi­lis de Lazo Mar­tí».[vii]

Falle­ce el domin­go 8 de agos­to de 1909. Uno de sus bió­gra­fos, «Torreal­ba Los­si (1970), loca­li­za y da a cono­cer la par­ti­da en la que cons­ta que el lunes 9 se pre­sen­tó ante el señor Aure­lio Alva­ra­do, pri­me­ra auto­ri­dad civil de la parro­quia Mai­que­tía, el señor José Dona­tes, para expo­ner que el día ante­rior, a las cua­tro antes meri­diem, había falle­ci­do el doc­tor Fran­cis­co Lazo Mar­tí, casa­do, de cua­ren­ta años de edad, médi­co, e hijo legí­ti­mo de Fran­cis­co Lazo y Mar­ga­ri­ta Mar­tí. El galeno Luís Velás­quez, que hace la autop­sia, deter­mi­na apo­ple­jía cere­bral como cau­sal del des­en­la­ce» [viii]. Cua­tro años más tar­de el gobierno de Esta­do Guá­ri­co, admi­nis­tra­do por el gene­ral David Gimón, decre­tó el tras­la­do de sus res­tos des­de Mai­que­tía a Cala­bo­zo, depo­si­tan­do sus res­tos en la Cate­dral.

El perió­di­co El Bazar, fun­da­do en Cala­bo­zo y esta­ble­ci­do en Cara­cas, infor­ma:

«El lunes 9 de los corrien­tes falle­ció en la ciu­dad de Mai­que­tía el emi­nen­te poe­ta y doc­tor en medi­ci­na, Fran­cis­co Lazo Mar­tí, hijo muy ilus­tre de la ciu­dad de Cala­bo­zo.

Fue a las ribe­ras del Cari­be a dar una tre­gua a sus que­bran­tos, y lo sor­pren­dió la muer­te, joven toda­vía, lleno de espe­ran­zas, de ilu­sio­nes y de nobles idea­les.

Hubie­ra él desea­do exha­lar su últi­mo sus­pi­ro a la lin­de de la lla­nu­ra infi­ni­ta, que can­ta­ra en rit­mo sono­ro, pero Dios dis­pu­so que fue­ra arru­lla­do en su sue­ño eterno por el ince­san­te rumor de las olas; y que su tum­ba mira­se hacia el océano inmen­so» [ix].

Fuen­tes:

Rodrí­guez, Car­los César (2000) (com­pi­la­dor). Fran­cis­co Lazo Mar­tí. Poe­sía. Biblio­te­ca Aya­cu­cho. Cara­cas, Vene­zue­la

http://​www​.efe​me​ri​des​ve​ne​zo​la​nas​.com/​h​t​m​l​/​l​a​z​o​.​htm

http://​www​.rena​.edu​.ve/​c​u​a​r​t​a​E​t​a​p​a​/​l​i​t​e​r​a​t​u​r​a​/​M​o​d​e​r​C​r​i​o​l​l​i​s​m​o​.​h​tml

http://​www​.scribd​.com/​d​o​c​/​1​0​4​9​4​8​0​3​/​F​r​a​n​c​i​s​c​o​-​L​a​z​o​-​M​a​r​t​i​-​P​o​e​sia

http://​tie​rra​lla​na​.blogs​pot​.com/​2​0​1​0​/​0​2​/​a​s​c​e​n​s​o​-​d​e​-​f​r​a​n​c​i​s​c​o​-​l​a​z​o​-​m​a​r​t​i​-​a​l​.​h​tml

http://arteenlared.com/lecturas/articulos/a‑100-anos-del-poeta-del-llano.-lazo-marti-en-la-silva-cr‑2.html

http://​his​to​ria​de​la​me​di​ci​nau​nerg​.blogs​pot​.com/​2​0​0​9​/​0​4​/​f​r​a​n​c​i​s​c​o​-​l​a​z​o​-​m​a​r​t​i​.​h​tml

http://​www​.mono​gra​fias​.com/​t​r​a​b​a​j​o​s​1​0​/​v​e​n​e​z​/​v​e​n​e​z​2​.​s​h​tml

http://​gua​ri​co​.com​.ve/​?​p​=26

www​.radio​fe​ya​le​griae​du​com​.net/​p​d​f​/​M​D​-​2​d​o​-​S​9​-​C​a​s​t​e​l​l​a​n​o​.​pdf


[i] R.J. Love­ra De-Sola. A 100 Años del Poe­ta del Llano. Lazo Mar­tí en la Sil­va crio­lla. Lunes 19 de Octu­bre de 2009. [Artícu­lo on line] en: http://www.arteenlared.com/articulos/a‑100-anos-del-poeta-del-llano-lazo-marti-en-la-silva-criolla.html

[ii] Ídem, Ibí­dem.

[iii] Rodrí­guez, Car­los César. (2000) Fran­cis­co Lazo Mar­tí. Poe­sía. Pró­lo­go p. XXI. Biblio­te­ca Aya­cu­cho. Cara­cas, Vene­zue­la.

[iv] Malas­pi­na, Edgar­do. His­to­ria de la Medi­ci­na en el Esta­do Guá­ri­co. Grá­fi­ca Los Morros. San Juan de los Morros. 2006 [Artícu­lo on line en:] http://​his​to​ria​de​la​me​di​ci​nau​nerg​.blogs​pot​.com/​2​0​0​9​/​0​4​/​f​r​a​n​c​i​s​c​o​-​l​a​z​o​-​m​a​r​t​i​.​h​tml

[v] Adol­fo Rodrí­guez. Ascen­so de Fran­cis­co Lazo Mar­tí al llano que no cae. Ponen­cia pre­sen­ta­da en el: V Encuen­tro de Cro­nis­tas e His­to­ria­do­res de Vene­zue­la. Cala­bo­zo, Sába­do 27 y Domin­go 28 de Junio. Home­na­je a Fran­cis­co Lazo Mar­tí en el cen­te­na­rio de su muer­te. Ate­neo de Cala­bo­zo y el Gru­po de His­to­ria Regio­nal y local ads­cri­to a la Cáte­dra Libre “Efraín Hur­ta­do” del Ate­neo en: http://​tie​rra​lla​na​.blogs​pot​.com/​2​0​1​0​/​0​2​/​a​s​c​e​n​s​o​-​d​e​-​f​r​a​n​c​i​s​c​o​-​l​a​z​o​-​m​a​r​t​i​-​a​l​.​h​tml

[vi] Ídem, Ibí­dem.

[vii] Malas­pi­na, Edgar­do. His­to­ria de la Medi­ci­na en el Esta­do Guá­ri­co. Grá­fi­ca Los Morros. San Juan de los Morros. 2006 [Artícu­lo on line en:] http://​his​to​ria​de​la​me​di​ci​nau​nerg​.blogs​pot​.com/​2​0​0​9​/​0​4​/​f​r​a​n​c​i​s​c​o​-​l​a​z​o​-​m​a​r​t​i​.​h​tml

[viii] Ídem, Ibí­dem

[ix] Adol­fo Rodrí­guez. Ascen­so de Fran­cis­co Lazo Mar­tí al llano que no cae…

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *