Irak: Todo por petró­leo

7

Duran­te los ocho años des­de que Esta­dos Uni­dos inva­dió Iraq y derro­có al régi­men de Sadam Husein, el petró­leo ha sido un tema tabú a pesar de que casi la mitad de las reser­vas pro­ba­das del país se han con­ce­di­do a empre­sas occi­den­ta­les y con­sor­cios con­jun­tos, pro­por­cio­nan­do bene­fi­cios de millo­nes de dóla­res anua­les.

Sin embar­go, un impac­tan­te infor­me inclui­do en un nue­vo libro sobre el petró­leo ira­quí tras la ocu­pa­ción esta­dou­ni­den­se del país y publi­ca­do esta sema­na reve­la que el cru­do esta­ba, de hecho, en el epi­cen­tro de la inva­sión lide­ra­da por esta­dou­ni­den­ses y bri­tá­ni­cos, a pesar de que ambos gobier­nos nega­sen que el petró­leo fue­ra la razón de la gue­rra.

Según un infor­me de unos mil docu­men­tos publi­ca­dos en el libro Fuel on Fire del acti­vis­ta Mut­titt Greg, algu­nos de los cua­les han sido repro­du­ci­dos por el perió­di­co The Inde­pen­dent de Lon­dres la sema­na pasa­da, los minis­tros del gobierno bri­tá­ni­co dis­cu­tie­ron pla­nes para explo­tar las reser­vas de petró­leo de Iraq en los meses pre­vios a que Gran Bre­ta­ña adop­ta­se un papel diri­gen­te en la inva­sión del país.

Las con­ver­sa­cio­nes secre­tas se ini­cia­ron des­pués de que com­pa­ñías bri­tá­ni­cas de petró­leo se ente­ra­sen de que la admi­nis­tra­ción del pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos, Geor­ge W Bush, se esta­ba acer­can­do dis­cre­ta­men­te a las cor­po­ra­cio­nes esta­dou­ni­den­ses del petró­leo e inten­tan­do alcan­zar acuer­dos con los gobier­nos y com­pa­ñías petro­le­ras fran­ce­ses y rusos en rela­ción a los cam­pos de petró­leo ira­quíes en el oto­ño de 2002.

Las reve­la­cio­nes demues­tran que la pre­sión de la gigan­te petro­le­ra bri­tá­ni­ca BP, que temía ser “exclui­da” de los yaci­mien­tos ira­quíes des­pués de la gue­rra, la enton­ces minis­tra de Comer­cio bri­tá­ni­co, Eli­za­beth Symons, pre­sio­nó asi­mis­mo Bush en nom­bre de la com­pa­ñía ener­gé­ti­ca bri­tá­ni­ca para que se le garan­ti­za­ra una par­te de las reser­vas ira­quíes, las segun­das más gran­de del mun­do.

Los docu­men­tos ofi­cia­les divul­ga­dos son las actas de las reunio­nes cele­bra­das entre altos eje­cu­ti­vos petro­le­ros y minis­tros del gobierno bri­tá­ni­co obte­ni­das en vir­tud de la legis­la­ción bri­tá­ni­ca sobre la liber­tad de infor­ma­ción. Ponen de relie­ve por pri­me­ra vez las men­ti­ras que se ocul­ta­ban tras la nega­ción públi­ca de que había un inte­rés pro­pio en la deci­sión de inva­dir Iraq.

Los repre­sen­tan­tes bri­tá­ni­cos y esta­dou­ni­den­ses siem­pre se resis­tie­ron a afir­mar que el petró­leo fue­ra uno de los moti­vos para la “gue­rra pre­ven­ti­va” que la admi­nis­tra­ción Bush lan­zó con­tra Iraq en 2003. De acuer­do con su ver­sión de los hechos, la inva­sión era nece­sa­ria para pro­te­ger a los esta­dou­ni­den­ses de las armas de des­truc­ción masi­va ira­quíes y del gru­po terro­ris­ta Al-Qai­da.

Por otro lado, en sus memo­rias de la épo­ca tam­bién publi­ca­das la sema­na pasa­da, el ex jefe del Orga­nis­mo Inter­na­cio­nal de la Ener­gía Ató­mi­ca (OIEA), Moha­mad El-Bara­dei, acu­sa a los diri­gen­tes esta­dou­ni­den­ses de haber dis­tor­sio­na­do deli­be­ra­da­men­te la ver­dad cuan­do afir­ma­ron que Iraq poseía arse­na­les de armas de des­truc­ción masi­va, a pesar de las evi­den­cias con­tra­rias reco­gi­das por los ins­pec­to­res de arma­men­to en el inte­rior del país en aquel momen­to.

En su libro de memo­rias de 321 pági­nas, El-Bara­dei, gana­dor del Pre­mio Nobel, con­de­na el enga­ño de la Casa Blan­ca de Bush y sugie­re que la Cor­te Inter­na­cio­nal de Jus­ti­cia se pro­nun­cie sobre si la gue­rra fue, de hecho, ile­gal y “deter­mi­ne quién es res­pon­sa­ble”.

Aho­ra se da por hecho que no hay prue­bas para vin­cu­lar el régi­men del ex pre­si­den­te ira­quí Sadam Husein con Al-Qai­da, la red terro­ris­ta diri­gi­da por Osa­ma Bin Laden.

A raíz de la inva­sión de Iraq diri­gi­da por Esta­dos Uni­dos en 2003, empre­sas petro­le­ras extran­je­ras esta­dou­ni­den­ses, bri­tá­ni­cas y otras se apre­su­ra­ron a adqui­rir par­ti­ci­pa­cio­nes de enor­mes reser­vas de petró­leo ira­quí fir­man­do con­tra­tos por 20 años que se han des­cri­to como los más impor­tan­tes de la his­to­ria de la indus­tria petro­le­ra y que repre­sen­tan cer­ca de 60 mil millo­nes de barri­les de petró­leo, o la mitad de las reser­vas de Iraq.

Exxon­Mo­bil Iraq es el con­tra­tis­ta prin­ci­pal de los yaci­mien­tos del sur de Iraq, con un 60% de par­ti­ci­pa­ción. Su con­tra­to inclu­ye tra­ba­jos en 15 pozos en el yaci­mien­to petro­le­ro de West Qur­na Pha­se I con 8,6 mil millo­nes de barri­les, uno de los más gran­des del país.

Halli­bur­ton, la empre­sa diri­gi­da por uno de los arqui­tec­tos ori­gi­na­les de la gue­rra, el ex vice-pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se Dick Che­ney, coor­di­nó impor­tan­tes con­tra­tos guber­na­men­ta­les en Iraq duran­te la ocu­pa­ción esta­dou­ni­den­se y es el sub­con­tra­tis­ta prin­ci­pal de Exxon Mobil en Iraq.

El lunes, Halli­bur­ton anun­ció que había sido con­tra­ta­da por Exxon Mobil para ins­ta­lar tres pla­ta­for­mas de per­fo­ra­ción que pro­vee­rán ser­vi­cios de per­fo­ra­ción de petró­leo en un impor­tan­te yaci­mien­to en desa­rro­llo en el sur de Iraq.

La otra gran com­pa­ñía petro­le­ra esta­dou­ni­den­se que ha obte­ni­do con­ce­sio­nes en Iraq es Occi­den­tal Petro­leum. El año pasa­do, esta empre­sa se​unió al con­glo­me­ra­do de la ener­gía ita­lia­na Eni y a la South Korea Gas Cor­po­ra­tion fir­man­do un con­tra­to de ser­vi­cios téc­ni­cos para desa­rro­llar el enor­me yaci­mien­to petro­le­ro de Zubair, en el sur de Iraq y con cua­tro mil millo­nes de barri­les.

Tam­bién el lunes, el minis­tro de Petró­leo ira­quí Abdel Karim Luai­bi anun­ció los deta­lles de la pró­xi­ma ron­da de con­ce­sio­nes para la explo­ta­ción de petró­leo y gas natu­ral del país que afec­ta­rá a blo­ques que con­tie­nen un total de 29 mil millo­nes de metros cúbi­cos de gas y 10 mil millo­nes de barri­les de petró­leo cru­do. Se espe­ra que dichas con­ce­sio­nes vayan a parar a empre­sas esta­dou­ni­den­ses, bri­tá­ni­cas y otras empre­sas extran­je­ras.

Las reser­vas con­fir­ma­das de Iraq sitúan al país como el ter­ce­ro más impor­tan­te del mun­do con apro­xi­ma­da­men­te 143 mil millo­nes de barri­les. Sin embar­go, el gobierno ira­quí ha decla­ra­do que las nue­vas explo­ra­cio­nes prue­ban que Iraq, de hecho, cuen­ta con la mayor reser­va mun­dial de petró­leo com­pro­ba­da, con más de 350 mil millo­nes de barri­les.

Los intere­ses de Esta­dos Uni­dos en el cru­do ira­quí se remon­tan a prin­ci­pios del siglo XX, cuan­do se des­cu­brió por pri­me­ra vez petró­leo en el país. Des­de enton­ces, Iraq ha sido esce­na­rio de la riva­li­dad por el con­trol de su vas­ta rique­za petro­le­ra.

Des­pués de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, y con la derro­ta de Ale­ma­nia en la gue­rra, la par­ti­ci­pa­ción ale­ma­na en la Com­pa­ñía Tur­ca de Petró­leo, que había teni­do pre­via­men­te la con­ce­sión para todo Iraq, fue a parar a Gran Bre­ta­ña y a Fran­cia, las dos nue­vas poten­cias colo­nia­les en Orien­te Pró­xi­mo.

Sin embar­go, el domi­nio de ambas poten­cias “no era indis­cu­ti­do”. Bajo la pre­sión de Esta­dos Uni­dos, la nue­va super­po­ten­cia emer­gen­te, se otor­gó a dos com­pa­ñías petro­le­ras esta­dou­ni­den­ses, la Jer­sey Stan­dard y la Socony, un 23,75% de par­ti­ci­pa­ción en la nue­va Iraq Petro­leum Com­pany (IPC), man­te­nién­do­se el res­to de accio­nes en poder de Gran Bre­ta­ña, Fran­cia y la Royal Dutch-Shell.

El mono­po­lio extran­je­ro del petró­leo ira­quí sólo con­clui­ría con la nacio­na­li­za­ción de la indus­tria petro­le­ra en 1972.

Los exper­tos de la indus­tria petro­le­ra afir­man que todos los yaci­mien­tos ira­quíes pro­du­cen petró­leo en la actua­li­dad y que jun­tos repre­sen­tan más del 90% de la pro­duc­ción actual de Iraq. Las nece­si­da­des de inver­sión y de tec­no­lo­gía son rela­ti­va­men­te meno­res.

Ade­más, los cos­tes de pro­duc­ción en Iraq son rela­ti­va­men­te bajos ya que los yaci­mien­tos de petró­leo del país están situa­dos en regio­nes rela­ti­va­men­te acce­si­bles. El cru­do ira­quí, cono­ci­do como lige­ro y dul­ce, es de alta cali­dad y apro­pia­do para las refi­ne­rías de Esta­dos Uni­dos.

Dado que los pre­cios del petró­leo siguen subien­do y que no se vis­lum­bra una mejo­ría, no pare­ce que las com­pa­ñías de petró­leo esta­dou­ni­den­ses vayan a per­mi­tir que otras gran­des empre­sas petro­le­ras se apo­de­ren de las enor­mes reser­vas de Iraq aun cuan­do el ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se haya de hacer fren­te a la posi­bi­li­dad de aban­do­nar el país pron­to.

Ello podría expli­car por qué los altos fun­cio­na­rios mili­ta­res de Esta­dos Uni­dos han aumen­ta­do recien­te­men­te la pre­sión sobre el gobierno ira­quí para que acep­ten pro­lon­gar la pre­sen­cia del ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se en Iraq más allá del pla­zo ante­rior­men­te acor­da­do y a pesar del com­pro­mi­so pre­vio asu­mi­do por el pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos, Barack Oba­ma, de reti­rar todas las tro­pas a fina­les de diciem­bre.

El pri­mer minis­tro ira­quí Nuri Al-Mali­ki tie­ne aho­ra que deci­dir si pedir a las tro­pas esta­dou­ni­den­ses que per­ma­nez­can en el país más allá de la pre­vis­ta reti­ra­da, o que cum­plan con el acuer­do de segu­ri­dad de 2008 que esta­ble­ce que la mayo­ría de las tro­pas de Esta­dos Uni­dos debe­ría salir a fina­les de este año.

El prin­ci­pal rival polí­ti­co de Al-Mali­ki, el radi­cal clé­ri­go chií Muq­ta­da Al-Sadr res­pal­da­do por Irán, ha adver­ti­do de que sus par­ti­da­rios reanu­da­rán la opo­si­ción arma­da si las tro­pas esta­dou­ni­den­ses per­ma­ne­cen más allá del final de este año.

El men­tor de Al-Sadr, el gran aya­to­lá Kazim al-Hae­ri, tam­bién ha emi­ti­do un edic­to reli­gio­so des­de su base en Irán prohi­bien­do cual­quier exten­sión de la pre­sen­cia mili­tar de Esta­dos Uni­dos en Iraq más allá del calen­da­rio pre­via­men­te acor­da­do.

Estos acon­te­ci­mien­tos podrían ser expre­sio­nes par­cia­les de la polí­ti­ca inte­rior ira­quí y de las ambi­cio­nes de Irán por desem­pe­ñar un mayor papel en Iraq cuan­do se pro­duz­ca la reti­ra­da esta­dou­ni­den­se. Sin embar­go, vin­cu­la­do a todo ello, exis­te tam­bién un aspec­to rela­cio­na­do con el petró­leo.

Para man­te­ner su posi­ción como segun­do mayor pro­duc­tor de la OPEP, Irán ha depen­di­do de la esca­sez del petró­leo ira­quí y por ello se ha opues­to a las san­cio­nes lide­ra­das por Esta­dos Uni­dos. A Irán le preo­cu­pa que el resur­gi­mien­to de la pro­duc­ción petro­le­ra de Iraq afec­te a su pro­pia posi­ción en el mer­ca­do inter­na­cio­nal.

Las moti­va­cio­nes que escon­den los inten­tos de las com­pa­ñías petro­le­ras esta­dou­ni­den­ses de incre­men­tar sus inver­sio­nes en Iraq pudie­ran no ser las de redu­cir las expor­ta­cio­nes ira­níes de petró­leo, pero des­de el pun­to de vis­ta ira­ní ese será pro­ba­ble­men­te su efec­to.

Sigue sien­do cier­to que el 75% del petró­leo mun­dial se encuen­tra en la región del Gol­fo y que quien la con­tro­la, con­tro­la la eco­no­mía mun­dial. Esto en sí mis­mo podría expli­car las men­ti­ras y el enga­ño sobre los moti­vos reales de la cos­to­sa ocu­pa­ción extran­je­ra de Iraq.

Weekly Arham /​Rebeliòn.org

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *