EEUU en decli­ve en Orien­te Pró­xi­mo: poten­cias medias ponen en duda su supre­ma­cía (II) – Alber­to Cruz

“Como no es nues­tro come­ti­do ela­bo­rar un plan eterno para el futu­ro, lo que tene­mos que hacer es una eva­lua­ción crí­ti­ca y no ten­den­cio­sa de todo lo que nos rodea; no com­pro­me­te­do­ra, en el sen­ti­do de que nues­tra crí­ti­ca no pue­de temer sus pro­pios resul­ta­dos, ni temer enfren­tar­se a los pode­res exis­ten­tes”
Karl Marx

Las gue­rras de Irak y Afga­nis­tán, jun­to a la derro­ta estra­té­gi­ca de Israel en la gue­rra con­tra Hiz­bu­lá en 2006 y la matan­za per­pe­tra­da en Gaza en 2008 – 2009, han sumi­do a EEUU en un inob­je­ta­ble decli­ve en Orien­te Pró­xi­mo. Cons­cien­te de ello, la Admi­nis­tra­ción Oba­ma no con­si­de­ra tan prio­ri­ta­ria esta zona del mun­do como su pre­de­ce­sor Geor­ge Bush, y así lo reco­ge en la Estra­te­gia de Segu­ri­dad Nacio­nal de 2010 y en la que se sus­ten­ta su polí­ti­ca duran­te los cua­tros años de man­da­to. Este decli­ve es con­se­cuen­cia, ade­más, del sur­gi­mien­to de las lla­ma­das “poten­cias emer­gen­tes” que hace tiem­po deja­ron de “emer­ger” para ser una reali­dad. Los datos ofi­cia­les de EEUU así lo ponen de mani­fies­to: en el año 2000 el PIB esta­dou­ni­den­se supo­nía el 61% del total de lo que hoy es el G‑20, pero esta cifra cayó al 42% en 2010; si en el 2000 el PIB de EEUU era ocho veces el de Chi­na, en 2010 era menor de tres veces, por men­cio­nar sólo a uno de esos paí­ses mal lla­ma­dos “emer­gen­tes”. Des­de la dere­cha y des­de la izquier­da de EEUU (Mark Hel­prin, Michael Kins­ley, Paul Krug­man…) se vie­ne reco­gien­do des­de hace tiem­po esta reali­dad a la que se hace poco caso en los men­ti­de­ros de izquier­da euro­peos y lati­no­ame­ri­ca­nos, obse­sio­na­dos con el poder abso­lu­to del “impe­rio”.

Pero las cosas van por otro lado. Sin negar que EEUU sigue sien­do la super­po­ten­cia, por aho­ra o toda­vía, cada vez se enfren­ta a una mer­ma mayor de su poder. En tér­mi­nos leni­nis­tas, eso nos lle­va­ría a hablar de una agu­di­za­ción de las con­tra­dic­cio­nes inter­im­pe­ria­lis­tas que se resuel­ven gene­ral­men­te con gue­rras y los chi­nos están con­ven­ci­dos que habrá una, y a gran esca­la, antes de que Chi­na alcan­ce la pari­dad estra­té­gi­ca con EEUU. Libia no es más que el ape­ri­ti­vo de lo que se ave­ci­na y en un ámbi­to cru­cial: los paí­ses pro­duc­to­res de petró­leo, que adquie­ren una nue­va impor­tan­cia y dimen­sión tras el desas­tre nuclear de Fuku­si­ma y las dudas que se han ins­ta­la­do, con fuer­za, sobre el futu­ro de la ener­gía nuclear.

En el caso de Orien­te Pró­xi­mo, ello ha supues­to la apa­ri­ción de poten­cias medias que, estra­té­gi­ca­men­te, ponen en duda la supre­ma­cía esta­dou­ni­den­se en esa par­te del mun­do al ganar cuo­ta de mer­ca­do y pre­pon­de­ran­cia polí­ti­ca. Es el caso de Tur­quía, quien al con­ver­tir­se en el prin­ci­pal ada­lid del apo­yo a Pales­ti­na tras prác­ti­ca­men­te rom­per con Israel tras el asal­to a la flo­ti­lla soli­da­ria a Gaza en 2010, ha emer­gi­do como un poder real en la zona, median­do en las revuel­tas de Bah­rein, de Siria y estre­chan­do lazos con Irán lo que le ha supues­to ser reco­no­ci­do como un inter­lo­cu­tor a tener en cuen­ta por los paí­ses musul­ma­nes. Prue­ba de ello es que un tur­co es pre­si­den­te, por pri­me­ra vez en la his­to­ria, de la Orga­ni­za­ción de la Con­fe­ren­cia Islá­mi­ca de la que for­man par­te 57 paí­ses, y que su his­to­ria recien­te está sien­do segui­da con mucho dete­ni­mien­to por no pocos acto­res de la ola de cam­bios que se están pro­du­cien­do en el mun­do ára­be.

Ara­bia Sau­di­ta

El auge de Tur­quía en Orien­te Pró­xi­mo fue vis­to con alar­ma por Ara­bia Sau­di­ta que, de inme­dia­to, se dio cuen­ta de lo que sig­ni­fi­ca­ba que un país no ára­be asu­mie­se un papel rele­van­te en defen­sa de la cau­sa tra­di­cio­nal ára­be: Pales­ti­na. Des­de su acti­tud de prác­ti­ca rup­tu­ra con Israel por el asal­to a la flo­ti­lla, las crí­ti­cas a Tur­quía comen­za­ron a pro­li­fe­rar en los perió­di­cos sau­di­tas has­ta el extre­mo de con­ver­tir a los tur­cos en uno de los enemi­gos a batir: “noso­tros, los paí­ses ára­bes, somos vul­ne­ra­bles, tal como lo demues­tran los pode­res de los riva­les com­pi­tien­do sobre noso­tros y el esfuer­zo para atraer­nos bajo sus aus­pi­cios o para obli­gar­nos a some­ter­nos a su volun­tad. Tur­quía, Irán e Israel [el orden en que se men­cio­nan es impor­tan­te, pues dice mucho de la acti­tud sau­di­ta] lo que tie­nen en común son las aspi­ra­cio­nes en la región y lo que los dife­ren­cia es quién obten­drá la mayor par­te del pas­tel ára­be” (1).

Como Tur­quía se había acer­ca­do a Siria y comen­za­do a mover­se en la región, los sau­díes se vie­ron obli­ga­dos a hacer lo mis­mo: Ara­bia Sau­di­ta hizo las paces con Siria –aho­ra el rey sau­di­ta se ha posi­cio­na­do rápi­da­men­te con Bashar Al Assad fren­te a las revuel­tas en Siria, aun­que no es des­ca­be­lla­do pen­sar que finan­cia de mane­ra encu­bier­ta a los gru­pos sala­fis­tas sirios para debi­li­tar al gobierno de Assad en un esfuer­zo por lograr un cier­to dis­tan­cia­mien­to de Irán, país con el que Siria tie­ne una rela­ción estra­té­gi­ca-; bus­ca­se un acuer­do con este país para apo­yar a Iyad Ala­wi como pri­mer minis­tro de Irak (acuer­do que se rom­pió al opo­ner­se fir­me­men­te Muq­ta­da Al-Sadr, uno de los prin­ci­pa­les acto­res ira­quíes); media­se con las fuer­zas prooc­ci­den­ta­les liba­ne­sas de Hari­ri para lle­gar a un acuer­do sobre la com­po­si­ción del gobierno en ese país y la pre­sen­cia en el mis­mo de Hiz­bu­lá – así como pre­sio­nan­do para apla­zar la sen­ten­cia del Tri­bu­nal Inter­na­cio­nal para el Líbano en la que se con­de­na­rá a miem­bros de Hiz­bu­lá por el ase­si­na­to del pri­mer minis­tro Rafik Hariri‑, y con ello logró los apo­yo sufi­cien­tes para parar en la Liga Ára­be un inten­to de nor­ma­li­zar las rela­cio­nes con Irán que se había pro­du­ci­do en este orga­nis­mo a media­dos de 2010.

Es des­de ese año que Ara­bia Sau­di­ta actúa de for­ma abier­ta como poten­cia emer­gen­te en la zona, aun­que había veni­do movien­do sus pie­zas un tiem­po antes. En noviem­bre de 2009 su Ejér­ci­to había entra­do en Yemen en apo­yo de las fuer­zas yeme­ni­tas que com­ba­tían a los rebel­des hou­tis. Aquí Ara­bia Sau­di­ta apli­có la mis­ma estra­te­gia que Israel con­tra los pales­ti­nos: ope­ró en aguas inter­na­cio­na­les, bom­bar­deó bas­tio­nes rebel­des den­tro del terri­to­rio yeme­ni­ta (uti­li­zan­do bom­bas de fós­fo­ro, como Israel en Gaza) y des­pla­zó a cen­te­na­res de pobla­do­res de aldeas fron­te­ri­zas para “crear una zona de segu­ri­dad” (sic) que pusie­se fin “al flu­jo de terro­ris­tas, con­tra­ban­dis­tas e inmi­gran­tes ile­ga­les”. La nula reac­ción inter­na­cio­nal a esta ope­ra­ción indi­có a la monar­quía sau­di­ta que podía ir más allá cuan­do qui­sie­se, lo que ha hecho aho­ra en Bah­rein.

Si en esa oca­sión con­tó en el vis­to bueno de EEUU, que con­si­de­ra a Yemen una base de ope­ra­cio­nes de Al-Qae­da –y así hay que inter­pre­tar que sean los sau­díes quie­nes han impues­to, uti­li­zan­do al Con­se­jo de Coope­ra­ción del Gol­fo, una “solu­ción” a las revuel­tas popu­la­res en Yemen, pro­mo­vien­do a su can­di­da­to, el gene­ral Ali Moshen Al Ahmar, un corrup­to enri­que­ci­do por el con­tra­ban­do de petró­leo en el país más pobre del mun­do ára­be, como el sus­ti­tu­to del actual pre­si­den­te en una eta­pa “de tran­si­ción”-, no ha ocu­rri­do lo mis­mo con la inva­sión de Bah­rein. Aquí Ara­bia Sau­di­ta, al esti­lo de Israel, ha pues­to a la Admi­nis­tra­ción de Oba­ma ante unos hechos con­su­ma­dos.

Un país casi inmu­ne a la pre­sión esta­dou­ni­den­se

En con­tra de la visión de que Ara­bia Sau­di­ta no es más que otro peón de la estra­te­gia impe­rial de EEUU en la zona, la reali­dad es que este país se ha con­ver­ti­do en casi inmu­ne a la pre­sión esta­dou­ni­den­se, lo que le ha per­mi­ti­do emer­ger como poten­cia regio­nal: no tie­ne nin­gu­na nece­si­dad de ayu­da finan­cie­ra, cuen­ta con un papel hege­mó­ni­co den­tro de la OPEP (ha aumen­ta­do su pro­duc­ción de petró­leo en casi 700.000 barri­les dia­rios para com­pen­sar los sumi­nis­tros per­di­dos a cau­sa de la gue­rra con­tra Libia) y se pre­pa­ra para un aumen­to del 28% de su pro­duc­ción de petró­leo (2) en un futu­ro pró­xi­mo con la fina­li­dad de “satis­fa­cer la deman­da mun­dial o cubrir inte­rrup­cio­nes en otros luga­res”. Es decir, está anun­cian­do con ante­la­ción una nue­va cri­sis y no es pre­ci­sa­men­te en Libia, sino en Irán.

Ade­más, no son pocos quie­nes en los paí­ses del Gol­fo Pér­si­co man­tie­nen que esos paí­ses deben des­apa­re­cer e inte­grar­se en Ara­bia Sau­di­ta (como ha pro­pues­to públi­ca­men­te el 1 de mar­zo de este año el escri­tor kuwai­tí Addu­lá Al-Nafi­si) como for­ma de “hacer fren­te a la nue­va situa­ción regio­nal e inter­na­cio­nal”. Al Nafi­si está lle­van­do al extre­mo un sen­ti­mien­to muy exten­di­do den­tro de los sun­níes del Gol­fo ante lo que con­si­de­ran un papel hege­mó­ni­co de Irán y el mie­do que sien­ten a la revuel­ta de los shiíes, mino­ri­ta­rios en todos esos paí­ses a excep­ción de Irak y Bah­rein. Con la inter­ven­ción en Bah­rein, tan­to Ara­bia Sau­di­ta como los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos y Kuwait han ati­za­do has­ta extre­mos muy peli­gro­sos el enfren­ta­mien­to sec­ta­rio sun­ní-shíi.

Sin embar­go, no es un con­flic­to reli­gio­so, sino eco­nó­mi­co. Al igual que en Irlan­da del Nor­te, don­de los cató­li­cos han sido –y siguen sien­do- duran­te años ciu­da­da­nos de segun­da cla­se en todos los ámbi­tos, lo mis­mo ocu­rre en los paí­ses del Gol­fo con los shíies, pri­va­dos de dere­chos e inmer­sos en una situa­ción eco­nó­mi­ca total­men­te dife­ren­te (por lo mala) de los sun­níes.

EEUU y Ara­bia Sau­di­ta han teni­do un buen acuer­do duran­te casi 80 años: los sau­díes sumi­nis­tran el petró­leo que nece­si­te EEUU a cam­bio de que los bene­fi­cios lle­guen direc­ta­men­te a la fami­lia gober­nan­te, en todas sus ramas, que reci­be todo tipo de pro­tec­ción por par­te de los esta­dou­ni­den­ses pese a la repre­sión inter­na, la fal­ta de liber­ta­des y la ideo­lo­gía extre­mis­ta en que se sus­ten­ta. Por dar unos datos, sin entrar en pro­fun­di­da­des, Ara­bia Sau­di­ta no tie­ne Cons­ti­tu­ción, ni gobierno repre­sen­ta­ti­vo, ni liber­tad de pren­sa, ni de reu­nión. Las igle­sias y sina­go­gas están prohi­bi­das y los shíies son tra­ta­dos como após­ta­tas (es fre­cuen­te refe­rir­se a ellos con el tér­mino peyo­ra­ti­vo de “rafi­di­tas”, que se ven­dría a tra­du­cir como “los que recha­zan” –rafad-) si hacen mani­fes­ta­ción públi­ca de su fe. El 23 de abril se con­vo­ca­ron una espe­cie de elec­cio­nes muni­ci­pa­les (las pri­me­ras de su his­to­ria fue­ron en 2005) en las que las muje­res no han podi­do votar… Se podría seguir, pero con estos datos bas­ta para enten­der de qué país se está hablan­do.

Ara­bia Sau­di­ta se ha con­ver­ti­do en uno de los mayo­res recep­to­res de armas de EEUU que, no obs­tan­te, no serán nun­ca uti­li­za­das con­tra Israel, en teo­ría su enemi­go pero con quien quie­re nor­ma­li­zar rela­cio­nes lo antes posi­ble. Así está reco­gi­do en el plan ára­be adop­ta­do ‑a ini­cia­ti­va suya- en 2002 en Bei­rut por la Liga Ára­be, recu­pe­ra­do tras la vic­to­ria de Hiz­bu­lá en la gue­rra de 2006 y vuel­to a con­fir­mar en 2009 en una cum­bre en Doha cele­bra­da poco des­pués de la matan­za de Gaza si Israel acep­ta reti­rar­se de los Terri­to­rios Ocu­pa­dos y esta­ble­cer una solu­ción jus­ta para los refu­gia­dos pales­ti­nos. Este plan, de nue­vo, sir­ve de base al que en estos momen­tos ela­bo­ra la Admi­nis­tra­ción Oba­ma para que Israel y la ANP vuel­van a la mesa de nego­cia­cio­nes y se evi­te de esta for­ma que la Asam­blea Gene­ral de la ONU vote, en sep­tiem­bre, el reco­no­ci­mien­to de Pales­ti­na como esta­do miem­bro, lo que pon­dría en un gra­ve apu­ro a EEUU y sus alia­dos euro­peos que ten­drían muy difí­cil jus­ti­fi­car su voto nega­ti­vo.

Pero tan­tas y sofis­ti­ca­das armas esta­dou­ni­den­ses no han ser­vi­do para gran cosa a Ara­bia Sau­di­ta. Al con­tra­rio que Israel, que sólo ha sali­do derro­ta­do de una gue­rra con­tra los ára­bes, la libra­da con­tra Hiz­bu­lá en el verano de 2006, la pri­me­ra aven­tu­ra mili­tar sau­di­ta no salió muy bien. En Yemen tuvie­ron más de un cen­te­nar de muer­tos y medio millar de sus sol­da­dos fue­ron cap­tu­ra­dos por los rebel­des hou­tis, pero ello no es óbi­ce para que el Ejér­ci­to, refor­za­do muy recien­te­men­te con moderno mate­rial (3), se mues­tre dis­pues­to a uti­li­zar­lo y poner­lo a dis­po­si­ción de EEUU si se deci­de una gue­rra con­tra Irán. Los recien­tes movi­mien­tos sau­di­tas van en este sen­ti­do.

La cre­cien­te auto­no­mía de Ara­bia Sau­di­ta no sig­ni­fi­ca una rup­tu­ra con EEUU, sino que sitúa a la monar­quía waha­bi­ta en el mis­mo nivel que Israel en cuan­to a que ambos paí­ses colo­can a EEUU ante los hechos con­su­ma­dos. Sir­ven a la estra­te­gia impe­rial (como cuan­do “recuer­dan” a Chi­na la depen­den­cia que tie­ne res­pec­to al petró­leo sau­di­ta para ali­viar res­que­mo­res ante la adop­ción de san­cio­nes con­tra Irán o la gue­rra con­tra Libia) pero han adqui­ri­do el sufi­cien­te poder como para hacer valer sus intere­ses aun­que, en oca­sio­nes, cho­quen con los esta­dou­ni­den­ses.

Todo esto sig­ni­fi­ca un decli­ve de la supre­ma­cía de EEUU en Orien­te Pró­xi­mo. Ara­bia Sau­di­ta no hubie­se dado este paso si no se hubie­se sen­ti­do menos­pre­cia­do por EEUU cuan­do al ini­cio de las revuel­tas en Túnez y Egip­to exi­gió a Oba­ma apo­yar a los pre­si­den­tes depues­tos , espe­cial­men­te a Muba­rak. Fue la gota que col­mó el vaso de la pacien­cia, ya a pun­to de rebo­sar fue cuan­do des­de EEUU se hizo todo lo posi­ble para des­au­to­ri­zar el acuer­do entre Hamás y Fatah que había sido alcan­za­do en 2007 por media­ción sau­di­ta. Este acuer­do fue una media­ción espe­cial del rey Abdu­lá y fue roto por Bush y algu­nos hom­bres fuer­tes de Fatah. Una afren­ta que la casa real sau­di­ta no per­do­nó.

La obse­sión ira­ní

Como ocu­rrió con Tur­quía, tam­bién Ara­bia Sau­di­ta ha espe­ra­do el momen­to opor­tuno para dar este paso de eman­ci­par­se de EEUU. Y ha sido con moti­vo de las pro­tes­tas demo­crá­ti­cas en Bah­rein. Mien­tras EEUU duda­ba entre un mati­za­do apo­yo a los mani­fes­tan­tes y la repre­sión, la monar­quía waha­bi­ta dio un paso ade­lan­te, ampa­rán­do­se en su hege­mo­nía en el Con­se­jo de Coope­ra­ción del Gol­fo, y ya el 10 de mar­zo dejó cla­ra su pos­tu­ra cuan­do se afir­mó que “cual­quier daño a la segu­ri­dad de un país miem­bro [del CCG] será con­si­de­ra­do per­ju­di­cial a todos los paí­ses miem­bros y será tra­ta­do de inme­dia­to y sin vaci­la­ción”. Cin­co días más tar­de, ya esta­ban en Bah­rein las tro­pas sau­di­tas y de los Emi­ra­tos. Las ape­la­cio­nes esta­dou­ni­den­ses a la “mode­ra­ción” y al “diá­lo­go” y las infor­ma­cio­nes sobre que dio el vis­to bueno a la inva­sión no son más que fue­gos de arti­fi­cio ante lo que sig­ni­fi­ca un cla­ro desa­fío a la supre­ma­cía esta­dou­ni­den­se en una región cla­ve para la esta­bi­li­dad del mun­do. De hecho, bas­ta con obser­var cómo han ido evo­lu­cio­nan­do las decla­ra­cio­nes de los res­pon­sa­bles esta­dou­ni­den­ses: al ini­cio de las pro­tes­tas en Bah­rein, el secre­ta­rio de Defen­sa, Robert Gates, decía explí­ci­ta­men­te que no había nin­gu­na prue­ba de la impli­ca­ción de Irán en las revuel­tas; mes y medio más tar­de afir­ma­ba enfá­ti­ca­men­te lo con­tra­rio (4).

Si bien la rela­ción entre Ara­bia Sau­di­ta y EEUU no está en un pun­to de rup­tu­ra, sí está en cri­sis y ya no es la mis­ma que antes de las revuel­tas que sacu­den el mun­do ára­be. Es evi­den­te que en Riad hay una pér­di­da de con­fian­za en EEUU como socio garan­te de la segu­ri­dad del régi­men y aho­ra sólo ven posi­ble su pro­pia super­vi­ven­cia con­vir­tien­do a Ara­bia Sau­di­ta poco menos que en un Esta­do cua­si hege­mó­ni­co en el Gol­fo.

Para ello, Ara­bia Sau­di­ta sólo tie­ne que con­ver­tir a Irán en una obse­sión, al igual que EEUU con­vir­tió a la URSS en su obse­sión duran­te años. Entre estas dos super­po­ten­cias no hubo un enfren­ta­mien­to direc­to, pero sí “inter­pues­tos” que se alar­ga­ron duran­te casi 50 años, el tiem­po que duró la gue­rra fría. Ara­bia Sau­di­ta está hacien­do lo mis­mo –ayu­dan­do a debi­li­tar en Líbano y Siria a los alia­dos de Irán- e impul­san­do tam­bién su OTAN par­ti­cu­lar den­tro del Con­se­jo de Coope­ra­ción del Gol­fo, ace­le­ran­do la for­ma­ción de una espe­cie de Fuer­za de Inter­ven­ción Rápi­da que pue­da actuar en cual­quier par­te del Gol­fo. Bah­rein ha sido su prue­ba de fue­go con el envío de tro­pas. Esta evi­den­te pro­vo­ca­ción ha obli­ga­do a Irán a entrar en el jue­go. Aun­que nun­ca ha habi­do el menor indi­cio de la impli­ca­ción ira­ní en las pro­tes­tas de Bah­rein, ni del Gol­fo, Tehe­rán ha sen­ti­do la nece­si­dad de res­pon­der y poner­se del lado de sus corre­li­gio­na­rios shiíes. Es lo que bus­ca­ba Ara­bia Sau­di­ta para decir “¿lo veis?, Irán es el peli­gro”.

EEUU se ha vis­to obli­ga­do a dar manos libres a Ara­bia Sau­di­ta, con lo que ha reavi­va­do el jue­go sec­ta­rio que, a medio y lar­go pla­zo, difi­cul­ta el resur­gi­mien­to del pan­ara­bis­mo que se pue­de intuir en las revuel­tas ára­bes. Este es, tam­bién, un obje­ti­vo sau­di­ta, que nun­ca ha vis­to con bue­nos ojos el pan­ara­bis­mo y que en más de una oca­sión ha supues­to a la monar­quía waha­bi­ta un que­bra­de­ro de cabe­za. Ati­zan­do el jue­go sec­ta­rio –y esto tam­bién se está vien­do en Siria- ale­ja cual­quier atis­bo de resur­gi­mien­to de la gran nación ára­be.


Artícu­lo ante­rior: http://​www​.lahai​ne​.org/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​p​=​5​2​893

Notas:

(1) Al-Watan, 13 de junio de 2010.

(2) Reuters, 14 de abril de 2011.

(3) Alber­to Cruz, “Ara­bia Sau­di­ta emer­ge como poten­cia regio­nal” http://​www​.lahai​ne​.org/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​p​=​5​2​407

(4) Asia Times, 15 de abril de 2011.

Alber­to Cruz es perio­dis­ta, poli­tó­lo­go y escri­tor. Su últi­mo libro es “Pue­blos ori­gi­na­rios en Amé­ri­ca. Guía intro­duc­to­ria sobre su situa­ción”, edi­ta­do por Aldea con la cola­bo­ra­ción del CEPRID.

[email protected]​eresmas.​com

CEPRID

Publi­ca­do en La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *