No podrán ile­ga­li­zar la espe­ran­za de un cam­bio estruc­tu­ral – Amaia Agi­rre­sa­ro­be

Des­de la Coor­di­na­do­ra Nacio­nal de Alter­na­ti­ba que­re­mos trans­mi­tir nues­tro más pro­fun­do recha­zo a la deci­sión de la Sala 61 del Tri­bu­nal Supre­mo de impe­dir la pre­sen­cia de Bil­du en las pró­xi­mas elec­cio­nes del 22 de mayo.

Enten­de­mos que se tra­ta una deci­sión estric­ta­men­te polí­ti­ca, jurí­di­ca­men­te insos­te­ni­ble, y que impe­di­rá de nue­vo que miles de vas­cos y vas­cas pue­dan ele­gir y ser ele­gi­dos en los comi­cios del pre­sen­te mes, impo­si­bi­li­tan­do la par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca de orga­ni­za­cio­nes lega­les y de per­so­nas com­pro­me­ti­das con el recha­zo a todo tipo de vio­len­cia.

Inde­pen­dien­te­men­te de la reso­lu­ción final del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, esta deci­sión del Tri­bu­nal Supre­mo ahon­da aún más si cabe en el gra­ví­si­mo pro­ce­so de invo­lu­ción demo­crá­ti­ca ini­cia­do en el Rei­no de Espa­ña con la apro­ba­ción de la Ley de Par­ti­dos: son la Poli­cía y la judi­ca­tu­ra quie­nes mar­can la agen­da polí­ti­ca; son el PSOE, el PSE y el PP quie­nes ins­tru­men­ta­li­zan a éstos en fun­ción de sus intere­ses; son las inven­ta­das teo­rías de la cons­pi­ra­ción las que se impo­nen a los argu­men­tos jurí­di­cos y lega­les; es la man­cha de la con­ta­mi­na­ción la que se extien­de en lugar de los dere­chos indi­vi­dua­les y colec­ti­vos. Esto no es una demo­cra­cia, no es la demo­cra­cia por la que Alter­na­ti­ba apues­ta y defien­de.

Pero este hecho no sólo supo­ne un aten­ta­do con­tra los dere­chos civi­les y polí­ti­cos de la socie­dad vas­ca, tam­bién es un inten­to por ata­car y cri­mi­na­li­zar una valien­te apues­ta de cam­bio estruc­tu­ral que se está ges­tan­do en la izquier­da sobe­ra­nis­ta vas­ca, y que se opo­ne fron­tal­men­te al actual mode­lo eco­nó­mi­co y social defen­di­do por todas las dere­chas, des­de el PP has­ta el PSOE.

Los mis­mos que han aus­pi­cia­do esta situa­ción son los res­pon­sa­bles de la gra­ve cri­sis sis­té­mi­ca en la que nos encon­tra­mos: 5 millo­nes de para­dos en el Esta­do espa­ñol; con­cul­ca­ción de dere­chos socio­eco­nó­mi­cos en base a refor­mas labo­ra­les y de pen­sio­nes; ata­ques cons­tan­tes al sin­di­ca­lis­mo con­fron­ta­ti­vo, etc.

No es casual que sea el Pri­me­ro de Mayo la fecha ele­gi­da para anun­ciar esta lamen­ta­ble reso­lu­ción, ya que el obje­ti­vo es tam­bién impe­dir que la izquier­da radi­cal pue­da ofre­cer a la socie­dad una alter­na­ti­va níti­da de trans­for­ma­ción radi­cal.

Ellos ya han ele­gi­do: los mer­ca­dos, las trans­na­cio­na­les y la ban­ca son sus alia­dos.

Los nues­tros, las cla­ses popu­la­res, las muje­res y hom­bres de a pie, los dere­chos de toda la ciu­da­da­nía.

Y no quie­ren que nadie les cues­tio­ne la legi­ti­mi­dad social, no quie­ren que nue­vas expe­rien­cias de arti­cu­la­ción de diver­sas izquier­das les haga som­bra en su hui­da hacia delan­te y sin sen­ti­do.

Por ello, des­de Alter­na­ti­ba que­re­mos decir que, a pesar de lo que pue­da ocu­rrir, ni la Poli­cía, ni la jus­ti­cia, ni los par­ti­dos de la dere­cha podrán fre­nar esta marea de cam­bio que está sur­gien­do en Eus­kal Herria; nadie va a poder parar esta ilu­sio­nan­te expe­rien­cia de arti­cu­la­ción de las izquier­das; y Alter­na­ti­ba va a seguir apos­tan­do de mane­ra deno­da­da por este nue­vo suje­to polí­ti­co popu­lar y com­ba­ti­vo, que aca­be con esta fal­sa demo­cra­cia y que supere el capi­ta­lis­mo y todos los actua­les sis­te­mas de domi­na­ción.

Ellos son el pasa­do, noso­tros y noso­tras el pre­sen­te y el futu­ro; ellos son el mie­do y la repre­sión, noso­tros y noso­tras la espe­ran­za, la demo­cra­cia y los dere­chos.

(*) Fir­man tam­bién este artícu­lo Artu­ro Muñoz, Luis María Sal­ga­do, Xabier Soto, Jor­ge Sego­viano y Asier Vega miem­bros de la Coor­di­na­do­ra Nacio­nal de Alter­na­ti­ba.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *