El rock de la kas­ba Obama/​Osama – Pepe Esco­bar

El jeque con­du­cía su Cadi­llac

A toda velo­ci­dad por la villa

El almué­dano iba de pie

Sobre la parri­lla del radia­dor

(The Clash, “Rock the cas­bah”)

Es irre­le­van­te. Pue­de que sea una pelí­cu­la extra­or­di­na­ria de sus­pen­se de Holly­wood, un pro­gra­ma doble Osama/​Obama (diri­gi­do por Kathryn “En tie­rra hós­til” Bige­low). Pero el ase­si­na­to selec­ti­vo del lunes ‑según nos cuen­tan, con una bala icó­ni­ca esta­dou­ni­den­se a la cabe­za- de Osa­ma bin Laden solo se igua­la de hecho con la intras­cen­den­cia en que se había sumi­do la vida de pro­por­cio­nes épi­cas del padrino de la yihad.

Es posi­ble que el pre­si­den­te de EEUU Barack Oba­ma hubie­ra sin­to­ni­za­do el soni­do del boo­gie para su reelec­ción en 2012 ‑los corre­do­res de apues­tas le daban un 1,75‑, para poner­se fue­ra de alcan­ce del espec­tácu­lo de fenó­me­nos de cir­co entre los que figu­ran espe­ci­me­nes como mamá-oso Sarah Palin y el mul­ti­mi­llo­na­rio-matón (con un zorro en la cabe­za) Donald Trump.

Pero, ¿fue un caso de “jus­ti­cia”, como pro­cla­mó Oba­ma? La jus­ti­cia ‑has­ta la era de los avio­nes no tri­pu­la­dos- impli­có siem­pre una esce­na del cri­men, prue­bas, tri­bu­na­les, un pro­ce­so debi­do, un jura­do, un juez y una sen­ten­cia. El ex pre­si­den­te Geor­ge “gue­rra con­tra el terror” W Bush, con su brus­que­dad, se apro­xi­mó más a la reali­dad: esto ha sido una “ven­gan­za esta­dou­ni­den­se”.

En esen­cia, no pue­de tomar­la

A pri­me­ra vis­ta, Bin Laden no fue una víc­ti­ma de gue­rra. Fue una víc­ti­ma de un impul­so irre­sis­ti­ble por la demo­cra­cia y la equi­dad social: la gran revo­lu­ción ára­be de 2011. Bin Laden, el par­ti­da­rio de un cali­fa­to res­tau­ra­do, recha­zó la demo­cra­cia par­la­men­ta­ria. La his­to­ria le con­vir­tió en un ser irre­le­van­te mien­tras al-Qai­da se con­ver­tía en más irre­le­van­te aún ante la gran revo­lu­ción ára­be en tér­mi­nos geo­grá­fi­cos, polí­ti­cos, cul­tu­ra­les y socia­les.

A pesar del excep­cio­na­lis­mo esta­dou­ni­den­se y la his­te­ria occi­den­tal ‑the in crowd say it’s cool/​to dig this chan­ting thing [la gen­te dice que es genial/​cavar esta cosa cantando‑, al-Qai­da y su des­cen­so de afi­lia­dos, ramas y copio­nes están con­de­na­dos a per­ma­ne­cer habi­tan­do como fan­tas­mas en la peri­fe­ria del mun­do musul­mán, con una nue­va gene­ra­ción de líde­res lan­zan­do zapa­tos des­pa­re­ja­dos o terro­ris­tas con cal­zon­ci­llos-bom­ba.

Lo que resul­ta más espe­luz­nan­te es ver que se ha resu­ci­ta­do la narra­ti­va de al-Qai­da en for­ma de espec­tro que se cier­ne sobre el incons­cien­te colec­ti­vo de Occi­den­te. Con la peli­gro­sa metá­fo­ra poé­ti­ca del cuer­po de Bin Laden rocan­ro­lean­do aho­ra en una kas­ba acuá­ti­ca en el fon­do del Mar Ará­bi­go. La Kas­ba de la Casa Blanca/​Pentágono/​CIA no que­ría un «san­tua­rio»; pare­ce que aho­ra el san­tua­rio se ha dilui­do en las aguas patru­lla­das por EEUU y no lejos de esas cos­tas don­de la Casa de Saud está diri­gien­do una dura con­tra­rre­vo­lu­ción en con­tra del anhe­lo por una vida mejor.

Es como si la cui­da­do­sa­men­te pues­ta en esce­na, dema­sia­do bue­na para ser ver­dad, del no mar­ti­rio de bin Laden, estu­vie­ra en reali­dad abrien­do las puer­tas a una cla­se nue­va de infierno: con Washing­ton y Occi­den­te apos­tan­do por su pro­pia y auto­cum­pli­da pro­fe­cía; al-Qai­da reac­cio­na­rá «con una ven­gan­za» (¿al esti­lo esta­dou­ni­den­se), habrá san­gre, mucha más san­gre, y el mun­do ára­be vol­ve­rá a la bar­ba­rie en vez de soñar con la demo­cra­cia, como en the croad caught a whiff/​of that crazy Cas­bah jive. [A la mul­ti­tud le lle­gó el olor/​de ese rit­mo loco de la kas­ba].

Bien­ve­ni­dos a la resu­rrec­ción de al-Qai­da en un inten­to de dar un gol­pe mor­tal a la gran revo­lu­ción ára­be de 2011.

¡No a ese soni­do de bog­gie!

Hay un buen mon­tón de razo­nes para no tomar en serio lo que final­men­te podría reve­lar­se como una de las más sofis­ti­ca­das ope­ra­cio­nes de mani­pu­la­ción psi­co­ló­gi­ca del joven siglo XXI.

Un equi­po de eli­te de los SEAL [foca] de la arma­da de cator­ce miem­bros, cua­tro heli­cóp­te­ros, bajo el man­do del direc­tor de la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia Leon Panet­ta, pue­de haber qui­ta­do de en medio a Bin Laden. Pero la narra­ti­va del Pen­tá­gono de una bala dora­da esta­dou­ni­den­se es tan flo­ja como the King telling the bog­gie man/​you have to let that raga drop [y el rey le dice al hom­bre del bog­gie, tie­nes que dejar que cai­ga ese raga]. Bin Laden había dicho siem­pre que mori­ría como un shahid, un már­tir, luchan­do por su cau­sa y que no se ren­di­ría. Uno de sus guar­da­es­pal­das se habría acer­ca­do con la bala, bajo su man­do, cuan­do Bin Laden lle­gó a la con­clu­sión de que por orden del Pro­fe­ta ten­dría que prohi­bir ese soni­do de bog­gie.

El con­fu­so fue­go cru­za­do en Washing­ton en las pri­me­ras horas lle­vó a los habi­tua­les “fun­cio­na­rios esta­dou­ni­den­ses” a hacer hin­ca­pié en que los Inter-Ser­vi­cios de Inte­li­gen­cia pakis­ta­níes (ISI) se había que­da­do al mar­gen, por si se les ocu­rría avi­sar a Bin Laden sobre la ope­ra­ción, mien­tas los tipos del Pen­tá­gono insis­tían en que mata­ron a Bin Laden hace una sema­na en un ata­que de avio­nes no tri­pu­la­dos (the jet pilots tuned/​to the cock­pit radio bla­re) [los pilo­tos del avión sintonizaron/​la radio de la cabi­na de man­do que atro­na­ba]. Otros con­ta­ron que cier­tas pis­tas del mis­mo ISI lle­va­ron a las Fuer­zas Espe­cia­les de EEUU has­ta el lugar, y des­pués Washing­ton uti­li­zó sus pro­pias fuer­zas para con­fir­mar “que reci­bió auto­ri­za­ción de Pakis­tán para ata­car” y bien, rock the Cas­bah.

La cade­na de tele­vi­sión pakis­ta­ní GEO jugó con una mez­co­lan­za com­ple­ta­men­te dife­ren­te. Los tipos del ISI con­ta­ron que la ope­ra­ción fue de hecho pakis­ta­ní, pues­ta en macha des­pués de que un heli­cóp­te­ro fue­ra derri­ba­do (los tipos del Pen­tá­gono tam­bién lo men­cio­na­ron) y una ope­ra­ción de bús­que­da aca­ba­ra en tiro­teo. Las tro­pas pakis­ta­níes ayu­da­ron a acor­do­nar el recin­to. Arres­ta­ron a unas cuan­tas muje­res y niños ára­bes, y unos hom­bres ára­bes arma­dos con­fe­sa­ron enton­ces que Bin Laden esta­ba allí; eso lle­vó a otro tiro­teo en el que mata­ron a Bin Laden. Des­pués dos heli­cóp­te­ros esta­dou­ni­den­ses vola­ron has­ta el lugar y se lle­va­ron el cuer­po de Bin Laden. Según esta ver­sión el fue­go en el recin­to lo cau­só el heli­cóp­te­ro derri­ba­do.

El rela­to esta­dou­ni­den­se acer­ca del “tiro­teo” es tam­bién muy con­fu­so. Según la des­crip­ción de Oba­ma, no hubo bajas esta­dou­ni­den­ses; eso no pare­ce enton­ces un “tiro­teo”. Pue­de que fue­ra un recin­to fuer­te­men­te defen­di­do, o sólo un recin­to en el que las fuer­zas esta­dou­ni­den­ses man­te­nían a Bin Laden.

La CIA está dicien­do que fue una ope­ra­ción para matar. Eso tam­po­co se sos­tie­ne muy bien. Cap­tu­rar vivo a Bin Laden ‑al igual que a Sadam Husein- habría sido el últi­mo mina­re­te de la humi­lla­ción, y un gol­pe de rela­cio­nes públi­cas mucho más jugo­so para la Casa blan­ca. Eso pue­de expli­car el celo de Washing­ton para des­ha­cer­se de su cuer­po en el Mar Ará­bi­go tan pron­to como fue­ra posi­ble, para deses­pe­ra­ción de muchos de los espe­cia­lis­tas en la Sha­ria.

El recin­to que­dó redu­ci­do a ceni­zas. Con­ve­nien­te­men­te ‑al igual que suce­dió en el 11/S- no hay esce­na­rio del cri­men y no hay cuer­po. Cual­quier guión de CSI recha­za­ría eso. El mun­do ente­ro espe­ra una foto incon­tro­ver­ti­ble del cuer­po así como los resul­ta­dos de la prue­ba del ADN.

Y antes que des­pués ‑como con Sadam- algún infor­man­te reve­la­rá que no había nada de Holly­wood en el ase­si­na­to; que todo fue con­se­cuen­cia de un indi­vi­duo empren­de­dor que deci­dió final­men­te embol­sar­se los 50 millo­nes de dóla­res de la recom­pen­sa. Solo hay un des­tino del que pue­da pro­ve­nir esa todo­po­de­ro­sa fil­tra­ción: el ISI pakis­ta­ní. Y si ese es el caso, el jefe del ejér­ci­to el Gene­ral Ash­faq Kia­ni ‑una que­ri­da del Pen­tá­gono- tenía que emi­tir el vis­to bueno final. Su “recom­pen­sa” será el mate­rial con el que se for­jan las leyen­das.

Los fie­les dege­ne­ran

Bin Laden fue un pro­duc­to por exce­len­cia de la polí­ti­ca exte­rior esta­dou­ni­den­se de la Gue­rra Fría; la impu­ra alian­za de Washing­ton, Pakis­tán y Ara­bia Sau­dí. El Buró Fede­ral de Inves­ti­ga­ción jamás acu­só a Bin Laden de la auto­ría del 11/​S; no había nin­gu­na prue­ba direc­ta. Inclu­so el uber-con­ser­va­dor Dick Che­ney, el ex vice­pre­si­den­te, con los años lle­gó a admi­tir den­tro y fue­ra que Bin Laden no esta­ba vin­cu­la­do con el 11/​S.

Hable­mos aho­ra sobre el cam­po de la “inte­li­gen­cia”. Des­de el 11/​S, Washing­ton nece­si­tó no menos de 3.519 días para encon­trar a Bin Laden “vivo o muer­to”, como John Way­ne Bush pro­me­tió, sólo a 240 kiló­me­tros al este de las mon­ta­ñas de Tora Bora, su últi­ma posi­ción con­fir­ma­da en diciem­bre de 2001. Bien Laden habría sido una enti­dad real­men­te de otro mun­do si sufrien­do una enfer­me­dad renal, dia­be­tes y pre­sión arte­rial baja, y nece­si­tan­do diá­li­sis, hubie­ra logra­do sobre­vi­vir en una lóbre­ga cue­va duran­te casi una déca­da.

Abbot­ta­bad, a dos horas con­du­cien­do del nor­te de Isla­ma­bad, en la pro­vin­cia de Kyber Pakh­tunkh­wa, es una esta­ción de mon­ta­ña que se encuen­tra en un valle muy cer­cano a Azad (”libre”) Cache­mi­ra. Es una espe­cie de mini-Colo­ra­do Springs, que cuen­ta con una sala de cine (el Taj) y, lo más impor­tan­te, con el equi­va­len­te pakis­ta­ní de West Point. No hay cue­vas a su alre­de­dor y, tam­bién muy impor­tan­te, tam­po­co hay áreas tri­ba­les rui­do­sas, don­de la cam­pa­ña de ata­ques con avio­nes no tri­pu­la­dos de la CIA esté con­su­man­do un mon­tón de “daños cola­te­ra­les” bajo el pre­tex­to de com­ba­tir a “al-Qai­da”.

La cap­tu­ra de Bin Laden podría haber­se pro­du­ci­do de hecho ya en agos­to de 2001. En aquel tiem­po, de regre­so de Afga­nis­tán, escu­ché en Pesha­war que un coman­do esta­dou­ni­den­se esta­ba pre­pa­ra­do para entrar en Afga­nis­tán y secues­trar a Bin Laden en su recin­to en Kan­dahar. Por más que Bush tra­ba­jó en ello, el enton­ces pre­si­den­te Per­vez Musha­rraf lo vetó dicien­do que no que­ría ser res­pon­sa­ble de una gue­rra civil en Pakis­tán.

Des­pués, tras el 11/​S, Washing­ton prác­ti­ca­men­te orde­nó a los tali­ba­nes que le entre­ga­ran a Bin Laden. Pero, como nos dijo el emba­ja­dor tali­bán en Isla­ma­bad en aquel momen­to, el Mullah Omar pidió prue­bas de la cul­pa­bi­li­dad de Bin Laden. Bush se negó, des­pués de todo, como el FBI sabía bien, no había prue­bas con­cre­tas. Y se reve­ló que los sub­si­guien­tes videos de Bin Laden “acep­tan­do” la res­pon­sa­bi­li­dad del 11/​S eran fal­sos.

Los tali­ba­nes estu­vie­ron inclu­so de acuer­do en entre­gar a Bin Laden a Ara­bia Sau­dí, uno de los tres patro­ci­na­do­res de los tali­ba­nes, jun­to con Pakis­tán y los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos (EAU). El rey Abdu­llah se negó. Fue de hecho Jalid Sheij Muham­mad ‑arres­ta­do por la inte­li­gen­cia pakis­ta­ní y que pasa­rá el res­to de su vida en Guan­tá­na­mo- quién afir­mó la total res­pon­sa­bi­li­dad en el 11/​S; y nun­ca acu­só de nada a Bin Laden

Ese loco soni­do de la kas­ba

Cuan­to más lo vemos, el ase­si­na­to selec­ti­vo de Bin Laden más face­tas mues­tra de ese famo­so jugue­te infan­til: la caja sor­pre­sa.

Las poten­cias impor­tan­tes que están jugan­do ese jue­go ‑EEUU y Ara­bia Sau­dí- han deci­di­do final­men­te que ya no nece­si­tan un hom­bre del saco al que hacer apa­re­cer y des­apa­re­cer a con­ve­nien­cia para jus­ti­fi­car cual­quier cosa, des­de la fal­ta de demo­cra­cia has­ta bru­ta­les ofen­si­vas o inclu­so cuan­do se equi­vo­can en los ata­ques de los avio­nes no tri­pu­la­dos. Pero, ¿por qué jus­to aho­ra?

Empe­ce­mos por el vacío de poder en Pakis­tán. Hay serias divi­sio­nes den­tro del ISI, entre el ISI y una par­te del ejér­ci­to y entre el ejér­ci­to y el gobierno. Esto sólo pue­de sig­ni­fi­car caos. Lo que el Pen­tá­gono podía apo­dar como Ope­ra­ción Atar­de­cer Oba­ma mar­ca el cam­bio fun­da­men­tal del alto tea­tro de la “gue­rra con­tra el terror” de Afga­nis­tán a Pakis­tán. La “gue­rra con­tra el terror” sigue, inten­si­fi­ca­da, vin­cu­la­da a gol­pear todas las kas­bas. Un des­con­cer­ta­do Isla­ma­bad no pare­ce saber cómo sacar pro­ve­cho de ella, espe­cial­men­te aho­ra que ha que­ma­do la pre­cio­sa car­ta de Bin Laden.

Des­pués vie­ne la Casa de Saud. A Bin Laden se le ha liqui­da­do jus­to cuan­do Ara­bia Sau­dí esta­ba dis­tor­sio­nan­do la edi­fi­can­te narra­ti­va de la gran revo­lu­ción ára­be de 2011 para sacar pro­ve­cho de una narra­ti­va con­tra-revo­lu­cio­na­ria de una gue­rra sec­ta­ria entre sun­níes y chiíes, una reno­va­da Gue­rra Fría de fac­to entre la “bue­na” de Ara­bia Sau­dí y el “mal­va­do” de Irán. Washing­ton esta­ba jugan­do todo el tiem­po jun­to a la Casa de Saud.

Esta tác­ti­ca des­via­cio­nis­ta de la Casa de Saud es un serio inten­to por cam­biar el enfo­que del hecho de que la gran revo­lu­ción ára­be de 2011 ame­na­za exac­ta­men­te a regí­me­nes medie­va­les como los de Bah­rein y la Casa de los Saud. El corrup­to laca­yo occi­den­tal de la Casa de Saud fue la moti­va­ción cla­ve de la rabia e indig­na­ción de Bin Laden que mol­deó su ideo­lo­gía.

Sin embar­go, bajo la actual his­te­ria Bin Laden, la Casa de Saud pue­de fácil­men­te can­tar The King called up his jet fighters/​he said you bet­ter earn your pay/​drop your bombs bet­ween the minarets/​down the Cas­bah way [El rey lla­mó a sus avio­nes de combate/​y les dijo que se gana­rían mejor su soldada/​arrojando bom­bas entre los minaretes/​en la kas­ba], inten­si­fi­can­do su dura repre­sión en las pro­vin­cias orien­ta­les y en Bah­rain y sobor­nan­do gene­ro­sa­men­te a los líde­res tri­ba­les en el Ymen para que el pró­xi­mo gobierno que for­men sea pro-sau­dí.

Washing­ton por su par­te tam­bién uti­li­zó la tác­ti­ca des­via­cio­nis­ta para distraer/​confundir a la opi­nión públi­ca ára­be como una inter­ven­ción anglo-fran­ce­sa-esta­dou­ni­den­se, comer­cia­li­za­da como “huma­ni­ta­ria”, para gol­pear otro país musul­mán rico en petró­leo, Libia. Ade­más, Washing­ton apli­có tam­bién un lim­pia­cris­ta­les nue­vo a la vie­ja tác­ti­ca de aislar/​contener a Irán.

En cuan­to a los paté­ti­cos “rebel­des” libios vin­cu­la­dos con al-Qai­da e infec­ta­dos por la CIA que han secues­tra­do las legí­ti­mas pro­tes­tas de la pro­vin­cia de Cire­nai­ca y que die­ron la bien­ve­ni­da a la Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do del Atlán­ti­co Nor­te (OTAN) para que bom­bar­dea­ra su pro­pio país, aho­ra quie­ren que EEUU se lle­ve a Mua­mar Gada­fi (la OTAN ya tra­ba­ja en ello). Gol­pear la kas­ba es el camino a seguir.

Los pia­do­sos millo­na­rios de Ara­bia Sau­dí han sido siem­pre una fuen­te fun­da­men­tal de paque­tes de dine­ro en efec­ti­vo para al-Qai­da. No impor­ta que haya una hor­da de nue­vas razas de Bin Laden lis­tas para gol­pear la kas­ba en Ara­bia Sau­dí y, con un poco de suer­te, en el inte­rior del rei­no.

La ideo­lo­gía de al-Qai­da se basa en dos pila­res: los actua­les gobier­nos de las tie­rras musul­ma­nas son con­tra­rios al Islam y opre­so­res; y son pro-esta­dou­ni­den­ses (es correc­ta en ambos casos). Don­de al-Qai­da se equi­vo­có fue en el méto­do para cam­biar esta situa­ción; de ahí su derro­ta estra­té­gi­ca ante la gran revo­lu­ción ára­be de 2011.

El Gene­ral David Petraeus, que fue el supre­mo del Pen­tá­gono en Afga­nis­tán, está a pun­to de con­ver­tir­se en el supre­mo de la CIA, con la cabe­za de Bin Laden como tro­feo y las manos libres para gol­pear múl­ti­ples kas­bas a tra­vés de ase­si­na­tos selec­ti­vos gene­ra­les y un buen sur­ti­do de oscu­ras ope­ra­cio­nes. Según con­ta­ron, la razón de que EEUU inva­die­ra Afga­nis­tán en 2001 fue con­se­guir a Bin Laden “vivo o muer­to”. Aho­ra está muer­to y en el fon­do del Mar Ará­bi­go.

Pero EEUU no quie­re irse de Afga­nis­tán. La Secre­ta­ria de Esta­do de EEUU Hillary Clin­ton está ya mono­po­li­zan­do la narra­ti­va dicien­do que la gue­rra con­tra al-Qai­da, como la “gue­rra con­tra el terror”, con­ti­nua­rá para siem­pre. La polí­ti­ca ofi­cial esta­dou­ni­den­se es la mejor reclu­ta­do­ra de yiha­dis­tas que Bin Laden podía haber espe­ra­do pro­si­gue sin cesar, al igual que la mis­ma pano­plia de sol­da­dos, mer­ce­na­rios, equi­pos ase­si­nos de la CIA, avio­nes ase­si­nos no tri­pu­la­dos, con­tra­tis­tas y “diplo­má­ti­cos” con un cos­te de miles de billo­nes de dóla­res.

Habría sólo una for­ma rea­lis­ta de poner fin a tan­ta locu­ra, como en the oil in the desert way, has been sha­ken to the top [el petró­leo en el camino del desier­to, ha sacu­di­do has­ta la cima]: avio­nes ase­si­nos o ase­si­na­tos selec­ti­vos de toda la Casa de Saud. Es una pena que a dife­ren­cia de Bin Laden, que se con­vir­tió en un cana­lla, los jeques siem­pre se pon­gan a cubier­to hacién­do­se pasar por “nues­tros” faná­ti­cos bas­tar­dos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *