Bil­du y la nue­va vuel­ta de tuer­ca del fas­cis­mo espa­ñol-Jon Mai­lua de la Hoz

BILDU y la nue­va vuel­ta de tuer­ca del fas­cis­mo espa­ñol.- JON MAILUA DE LA HOZ

Aún que­da el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, des­pués el Tri­bu­nal de Estras­bur­go, pero lo que ha que­da­do meri­dia­na­men­te cla­ro es que la prohi­bi­ción de las can­di­da­tu­ras de BILDU ha supues­to un sal­to cua­li­ta­ti­vo en la estra­te­gia del Esta­do espa­ñol en su lucha con­tra el Blo­que social de Izquier­das y Aber­tza­le en Eus­kal Herria.

El Esta­do espa­ñol y sus apa­ra­tos repre­si­vos e ideo­ló­gi­cos, han tras­pa­sa­do una línea que rom­pe inclu­so con los meca­nis­mos de la demo­cra­cia for­mal. La demo­cra­cia real en el Esta­do espa­ñol nun­ca se ha hecho efec­ti­va, pero inclu­so la deri­va auto­ri­ta­ria y de des­li­za­mien­to pro­gre­si­vo, tan­to del entra­ma­do ins­ti­tu­cio­nal, como de impor­tan­tes y sig­ni­fi­ca­ti­vas frac­cio­nes de la socie­dad espa­ño­la hacia un fas­cis­mo ideo­ló­gi­co-polí­ti­co, man­te­nía las limi­ta­cio­nes de la for­ma­li­dad jurí­di­ca.

Es decir, a pesar de que la deno­mi­na­da “Ley de par­ti­dos”, en reali­dad “Ley anti Izquier­da Aber­tza­le”, pue­da ser defi­ni­da como anti­de­mo­crá­ti­ca, fas­cis­ta, impre­sen­ta­ble o pro­pia de una demo­cra­cia “a la tur­ca”, lo pre­vi­si­ble, lo jurí­di­ca­men­te “nor­mal”, hubie­ra sido que, su estric­to cum­pli­mien­to, aún a sabien­das de su carác­ter anti-demo­crá­ti­co, posi­bi­li­ta­ra la con­cu­rren­cia de la coa­li­ción BILDU a las elec­cio­nes del pró­xi­mo día 22. La pre­sen­cia de dos orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas, como Eus­ko Alkar­ta­su­na y Alter­na­ti­ba, con “label demo­crá­ti­co” reco­no­ci­do, el recha­zo a la vio­len­cia de ETA, inclu­so con la decla­ra­ción expre­sa de los can­di­da­tos de este recha­zo, el com­pro­mi­so a tra­ba­jar por el fin de la vio­len­cia y la defen­sa de que todas las opcio­nes polí­ti­cas pue­dan plas­mar sus pro­yec­tos y, en defi­ni­ti­va, la con­se­cu­ción de un Mar­co demo­crá­ti­co en Eus­kal Herria, aho­ra ya es insu­fi­cien­te. De hecho todo es insu­fi­cien­te, por­que el obje­ti­vo es que el Blo­que social de Izquier­das y Aber­tza­le no exis­ta.

Cuan­do un Esta­do no cum­ple con sus pro­pias leyes y ins­tru­men­ta­li­za, las nin­gu­nea y las crea ad hoc, en fun­ción de los intere­ses polí­ti­cos del Blo­que en el poder, se rom­pe la línea que sepa­ra una demo­cra­cia libe­ral de una demo­cra­cia orgá­ni­ca o del fas­cis­mo puro y duro. Es tal el escán­da­lo polí­ti­co y jurí­di­co, que has­ta el nacio­na­lis­mo reac­cio­na­rio jel­tza­le ha teni­do que salir a la pales­tra ame­na­zan­do con rom­per sus pac­tos con el PSOE… aun­que supo­ne­mos que más por la reac­ción de su base elec­to­ral y a cálcu­los elec­to­ra­les que por voca­ción demo­crá­ti­ca, eso tam­bién es cier­to.

Y es que, de mane­ra cre­cien­te, inexo­ra­ble y pal­pa­ble, la ciu­da­da­nía vas­ca está con­fir­man­do que el inde­pen­den­tis­mo repre­sen­ta la con­fir­ma­ción polí­ti­ca de una evi­den­cia: la radi­cal hete­ro­ge­nei­dad de la “nación espa­ño­la” con res­pec­to a Eus­kal Herria. El nacio­na­lis­mo espa­ñol, no es ni siquie­ra “patrio­tis­mo cons­ti­tu­cio­nal”, es otra cosa –sin duda socio­ló­gi­ca- que ter­mi­na aglu­ti­nan­do a una dere­cha fas­cis­ta o filo­fas­cis­ta (Par­ti­do Popu­lar), a una Izquier­da que hace mucho tiem­po que no lo es (PSOE) o ané­mi­ca y sin futu­ro (IU), y a un sin­di­ca­lis­mo buro­crá­ti­co, sub­ven­cio­na­do y con­ver­ti­do en un Apa­ra­to Ideo­ló­gi­co de des­mo­vi­li­za­ción social. Y no, no nos vale el recur­so de la alie­na­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y los sec­to­res popu­la­res espa­ño­les, que legi­ti­man este nacio­na­lis­mo agre­sor y nega­dor de dere­chos. Exis­ten excep­cio­nes que esca­pan de este pozo ideo­ló­gi­co, muy valio­sas y sabe­mos que des­de Eus­kal Herria con­ta­mos con su soli­da­ri­dad, pero de mane­ra mayo­ri­ta­ria y cons­cien­te, el espa­ñol medio ha deci­di­do con­ver­tir a cata­la­nes, vas­cos, inmi­gran­tes y rojos en la cabe­za de tur­co de una per­ver­sa ideo­lo­gía que se ceba en el débil, en el dife­ren­te, en el que desea trans­for­mar la socie­dad, en lugar de ocu­par­se de sus pro­ble­mas reales, tales como la corrup­ción del entra­ma­do polí­ti­co-sin­di­cal, del 20% de des­em­pleo, o de la ofen­si­va del capi­tal con­tra los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res.

Pue­den ganar esta bata­lla, pue­den negar la pre­sen­cia de BILDU en las elec­cio­nes, pero lo que no pue­den hacer es negar nues­tra exis­ten­cia y nues­tro obje­ti­vo: Inde­pen­den­cia y Socia­lis­mo. Fren­te a la deri­va fas­cis­ta del Esta­do espa­ñol, más movi­li­za­ción popu­lar, más demo­cra­cia y más volun­tad de cons­truir nues­tra Eus­kal Herria sobe­ra­na y anti­ca­pi­ta­lis­ta.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *