Bil­du y la nue­va vuel­ta de tuer­ca del fas­cis­mo espa­ñol-Jon Mai­lua de la Hoz

BILDU y la nue­va vuel­ta de tuer­ca del fas­cis­mo espa­ñol.- JON MAILUA DE LA HOZ

Aún que­da el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, des­pués el Tri­bu­nal de Estras­bur­go, pero lo que ha que­da­do meri­dia­na­men­te cla­ro es que la prohi­bi­ción de las can­di­da­tu­ras de BILDU ha supues­to un sal­to cua­li­ta­ti­vo en la estra­te­gia del Esta­do espa­ñol en su lucha con­tra el Blo­que social de Izquier­das y Aber­tza­le en Eus­kal Herria.

El Esta­do espa­ñol y sus apa­ra­tos repre­si­vos e ideo­ló­gi­cos, han tras­pa­sa­do una línea que rom­pe inclu­so con los meca­nis­mos de la demo­cra­cia for­mal. La demo­cra­cia real en el Esta­do espa­ñol nun­ca se ha hecho efec­ti­va, pero inclu­so la deri­va auto­ri­ta­ria y de des­li­za­mien­to pro­gre­si­vo, tan­to del entra­ma­do ins­ti­tu­cio­nal, como de impor­tan­tes y sig­ni­fi­ca­ti­vas frac­cio­nes de la socie­dad espa­ño­la hacia un fas­cis­mo ideo­ló­gi­co-polí­ti­co, man­te­nía las limi­ta­cio­nes de la for­ma­li­dad jurídica.

Es decir, a pesar de que la deno­mi­na­da “Ley de par­ti­dos”, en reali­dad “Ley anti Izquier­da Aber­tza­le”, pue­da ser defi­ni­da como anti­de­mo­crá­ti­ca, fas­cis­ta, impre­sen­ta­ble o pro­pia de una demo­cra­cia “a la tur­ca”, lo pre­vi­si­ble, lo jurí­di­ca­men­te “nor­mal”, hubie­ra sido que, su estric­to cum­pli­mien­to, aún a sabien­das de su carác­ter anti-demo­crá­ti­co, posi­bi­li­ta­ra la con­cu­rren­cia de la coa­li­ción BILDU a las elec­cio­nes del pró­xi­mo día 22. La pre­sen­cia de dos orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas, como Eus­ko Alkar­ta­su­na y Alter­na­ti­ba, con “label demo­crá­ti­co” reco­no­ci­do, el recha­zo a la vio­len­cia de ETA, inclu­so con la decla­ra­ción expre­sa de los can­di­da­tos de este recha­zo, el com­pro­mi­so a tra­ba­jar por el fin de la vio­len­cia y la defen­sa de que todas las opcio­nes polí­ti­cas pue­dan plas­mar sus pro­yec­tos y, en defi­ni­ti­va, la con­se­cu­ción de un Mar­co demo­crá­ti­co en Eus­kal Herria, aho­ra ya es insu­fi­cien­te. De hecho todo es insu­fi­cien­te, por­que el obje­ti­vo es que el Blo­que social de Izquier­das y Aber­tza­le no exista.

Cuan­do un Esta­do no cum­ple con sus pro­pias leyes y ins­tru­men­ta­li­za, las nin­gu­nea y las crea ad hoc, en fun­ción de los intere­ses polí­ti­cos del Blo­que en el poder, se rom­pe la línea que sepa­ra una demo­cra­cia libe­ral de una demo­cra­cia orgá­ni­ca o del fas­cis­mo puro y duro. Es tal el escán­da­lo polí­ti­co y jurí­di­co, que has­ta el nacio­na­lis­mo reac­cio­na­rio jel­tza­le ha teni­do que salir a la pales­tra ame­na­zan­do con rom­per sus pac­tos con el PSOE… aun­que supo­ne­mos que más por la reac­ción de su base elec­to­ral y a cálcu­los elec­to­ra­les que por voca­ción demo­crá­ti­ca, eso tam­bién es cierto.

Y es que, de mane­ra cre­cien­te, inexo­ra­ble y pal­pa­ble, la ciu­da­da­nía vas­ca está con­fir­man­do que el inde­pen­den­tis­mo repre­sen­ta la con­fir­ma­ción polí­ti­ca de una evi­den­cia: la radi­cal hete­ro­ge­nei­dad de la “nación espa­ño­la” con res­pec­to a Eus­kal Herria. El nacio­na­lis­mo espa­ñol, no es ni siquie­ra “patrio­tis­mo cons­ti­tu­cio­nal”, es otra cosa –sin duda socio­ló­gi­ca- que ter­mi­na aglu­ti­nan­do a una dere­cha fas­cis­ta o filo­fas­cis­ta (Par­ti­do Popu­lar), a una Izquier­da que hace mucho tiem­po que no lo es (PSOE) o ané­mi­ca y sin futu­ro (IU), y a un sin­di­ca­lis­mo buro­crá­ti­co, sub­ven­cio­na­do y con­ver­ti­do en un Apa­ra­to Ideo­ló­gi­co de des­mo­vi­li­za­ción social. Y no, no nos vale el recur­so de la alie­na­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y los sec­to­res popu­la­res espa­ño­les, que legi­ti­man este nacio­na­lis­mo agre­sor y nega­dor de dere­chos. Exis­ten excep­cio­nes que esca­pan de este pozo ideo­ló­gi­co, muy valio­sas y sabe­mos que des­de Eus­kal Herria con­ta­mos con su soli­da­ri­dad, pero de mane­ra mayo­ri­ta­ria y cons­cien­te, el espa­ñol medio ha deci­di­do con­ver­tir a cata­la­nes, vas­cos, inmi­gran­tes y rojos en la cabe­za de tur­co de una per­ver­sa ideo­lo­gía que se ceba en el débil, en el dife­ren­te, en el que desea trans­for­mar la socie­dad, en lugar de ocu­par­se de sus pro­ble­mas reales, tales como la corrup­ción del entra­ma­do polí­ti­co-sin­di­cal, del 20% de des­em­pleo, o de la ofen­si­va del capi­tal con­tra los dere­chos de los trabajadores.

Pue­den ganar esta bata­lla, pue­den negar la pre­sen­cia de BILDU en las elec­cio­nes, pero lo que no pue­den hacer es negar nues­tra exis­ten­cia y nues­tro obje­ti­vo: Inde­pen­den­cia y Socia­lis­mo. Fren­te a la deri­va fas­cis­ta del Esta­do espa­ñol, más movi­li­za­ción popu­lar, más demo­cra­cia y más volun­tad de cons­truir nues­tra Eus­kal Herria sobe­ra­na y anticapitalista.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.