Vene­zue­la se suma a la con­tra­in­sur­gen­cia colom­bia­na – Car­los Sagún

El secues­tro exprés y entre­ga al terro­ris­ta esta­do colom­biano del refu­gia­do polí­ti­co Joa­quín Pérez Bece­rra es el hecho que ter­mi­na por con­fi­gu­rar un patrón de con­duc­ta del gobierno del coman­dan­te Hugo Chá­vez frías que deno­ta un cla­ro alin­de­ra­mien­to con la con­tra­in­sur­gen­cia Colom­bia­na.
 
Su nue­va con­vic­ción es asu­mir que la insur­gen­cia del ELN y de las FARC son una jus­ti­fi­ca­ción para la inter­ven­ción impe­rial, como corre­la­to ha decla­ra­do públi­ca­men­te que no son tiem­pos de fren­tes gue­rri­lle­ros, des­de esta pos­tu­ra ha manio­bra­do hacia un alto nivel de inte­gra­ción a una polí­ti­ca de “segu­ri­dad” entre el esta­do Colom­biano y el Vene­zo­lano que hoy se des­plie­ga no solo en la fron­te­ra.
 
Su pos­tu­ra fren­te a la insur­gen­cia olvi­da ama­ña­da­men­te que la insur­gen­cia social, polí­ti­ca y mili­tar colom­bia­na es la res­pues­ta obli­ga­da al régi­men de terro­ris­mo de esta­do que ha cerra­do la polí­ti­ca como espa­cio posi­ble para la acción civil, olvi­da que el terro­ris­mo de esta­do en Colom­bia no per­mi­te que nadie sobre­vi­va a la paz como lo dijo el coman­dan­te Fidel Cas­tro.
 
Recien­te­men­te en alo­cu­ción nacio­nal el pre­si­den­te Hugo Chá­vez Frías ha asu­mi­do la res­pon­sa­bi­li­dad del secues­tro y entre­ga a Colom­bia del refu­gia­do polí­ti­co Joa­quín Pérez Bece­rra. Ha cues­tio­na­do la reac­ción crí­ti­ca de diver­sos movi­mien­tos polí­ti­cos y socia­les vene­zo­la­nos estig­ma­ti­zán­do­los de ultra­iz­quier­da, “ no acep­to chan­ta­jes de la ultra­de­re­cha ni de la ultra­iz­quier­da” “digan lo que digan, así digan que vio­lé los sagra­dos prin­ci­pios mar­xis­tas leni­nis­tas, yo asu­mo la res­pon­sa­bi­li­dad”. (Pare­ce que de la ultra­de­re­cha si acep­ta los chan­ta­jes)
 
Pero ante su voz tan fuer­te y el cer­co mediá­ti­co que ha orde­na­do, es difí­cil decir­le que el movi­mien­to de soli­da­ri­dad nacio­nal y mun­dial con Joa­quín Pérez Bece­rra, va más allá del par­ti­do comu­nis­ta Vene­zo­lano, es la expre­sión de cien­tos de colec­ti­vos socia­les en Vene­zue­la y todo el mun­do que siem­pre hemos esta­do y esta­re­mos patria o muer­te en defen­sa de la revo­lu­ción boli­va­ria­na, revo­lu­ción de la que él es una expre­sión fun­da­men­tal, razón por la cual recla­ma­mos su auto­crí­ti­ca y sen­sa­tez.
 
Tam­bién es difí­cil con­tes­tar­le que no somos tan tara­dos para hacer­le una crí­ti­ca des­de el mar­xis­mo leni­nis­mo ni des­de los prin­ci­pios de soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta que sabe­mos aho­ra poco sig­ni­fi­can para él, la crí­ti­ca más gene­ra­li­za­da sur­ge des­de los dere­chos huma­nos y de los pue­blos, así como des­de el dere­cho públi­co inter­na­cio­nal, mar­co de dere­chos que solo una revo­lu­ción pue­de garan­ti­zar­los efec­ti­va­men­te, sin embar­go hoy nos asom­bra que sea una revo­lu­ción quien los vio­la con des­ca­ro expre­so.
 
Habla­re­mos de tres casos emble­má­ti­cos en los que el gobierno Boli­va­riano ha vio­la­do la lega­li­dad nacio­nal e inter­na­cio­nal, colo­cán­do­se en los hechos como un encla­ve y alia­do de la con­tra­in­sur­gen­cia colom­bia­na:
 
CASOS DE VIOLACIÓNMARCO NORMATIVO Y DE DERECHO VIOLADO
El reco­no­ci­do perio­dis­ta Joa­quín Pérez Bece­rra refu­gia­do polí­ti­co en Sue­cia es cap­tu­ra­do en el aero­puer­to de Mai­que­tía por peti­ción del gobierno Colom­biano, a pesar de que pre­sen­ta docu­men­ta­ción Sue­ca se pre­sen­ta un comu­ni­ca­do seña­lán­do­lo como colom­biano y terro­ris­ta. Es inco­mu­ni­ca­do y pri­va­do de su dere­cho a reci­bir asis­ten­cia jurí­di­ca o lla­ma­das fami­lia­res, se le nie­ga al cón­sul sue­co la posi­bi­li­dad de hablar con él, no se noti­fi­ca a Sue­cia sobre la deten­ción de un nacio­nal suyo, se man­tie­ne dete­ni­do más de 48 horas des­co­no­cien­do sus ami­gos y com­pa­ñe­ros el para­de­ro, se des­co­no­ce el hábeas cor­pus inter­pues­to por sus jue­ces. Es cla­ro que Joa­quín fue some­ti­do a un secues­tro, un secues­tro acor­da­do entre dos miem­bros de los podé­re­res eje­cu­ti­vos de dos paí­ses. Com­ple­ta el cua­dro al entre­gar­lo sin tener en cuen­ta que es un refu­gia­do polí­ti­co que ha esca­pa­do hace muchos años del exter­mi­nio com­ple­to de su par­ti­do polí­ti­co UP y del ase­si­na­to de su espo­sa, agra­va el con­tex­to el que no se noti­fi­ca a Sue­cia a pesar de tener en su poder a un ciu­da­dano Sue­co que ya no es Colom­biano pues renun­ció a la nacio­na­li­dad Colom­bia­na, a pesar de esto se entre­ga sin noti­fi­car a la emba­ja­da Sue­ca.
El gobierno Boli­va­riano vio­la la Con­ven­ción de las Nacio­nes Uni­das sobre el Esta­tu­to de los Refu­gia­dos (art. 1. F. a,b,c), que con­si­de­ra como cau­sa­les de exclu­sión de un refu­gia­do:
I. Que exis­tan fun­da­dos moti­vos para con­si­de­rar que la per­so­na ha come­ti­do:
a) deli­tos con­tra la paz, deli­tos de gue­rra y deli­tos con­tra la huma­ni­dad según las defi­ni­cio­nes de los tra­ta­dos inter­na­cio­na­les; (Ver esta­tu­to de Roma)
b) un gra­ve deli­to común come­ti­do con ante­rio­ri­dad fue­ra del país de refu­gio,
II. Que sea cul­pa­ble (lo cual supo­ne una deci­sión defi­ni­ti­va­men­te en fir­me de tri­bu­na­les com­pe­ten­tes res­pe­tan­do el debi­do pro­ce­so) de actos con­tra­rios a las fina­li­da­des y prin­ci­pios de la ONU.
– Cons­ti­tu­ción Vene­zo­la­na
– Códi­go de pro­ce­di­mien­to penal Vene­zo­lano
 
– Esta­tu­to inter­na­cio­nal sobre refu­gia­dos, con­ven­ción 1951de gine­bra.
 
– Con­ven­ción de las Nacio­nes Uni­das sobre el Esta­tu­to de los Refu­gia­dos
 
– Decla­ra­ción sobre asi­lo terri­to­rial 1967
 
– Infor­me de admi­si­bi­li­dad 557 de 1997
 
– Esta­tu­to de asun­tos diplo­má­ti­cos
 
 
Vene­zue­la ha entre­ga­do a las fuer­zas mili­ta­res colom­bia­nas a más de 30 per­so­nas sin­di­ca­das de ser supues­ta­men­te miem­bros del ELN o de las FARC, Los casos más noto­rios son la entre­ga en enero de Nil­son Terán Ferrei­ra, quien fue cap­tu­ra­do en Mara­cai­bo. La entre­ga en Abril de Dos supues­tos miem­bros del ELN, Car­los Tira­do y Car­los Pérez cap­tu­ra­dos en Apu­re.
En cada caso es des­ta­ca­ble la pron­ti­tud de las entre­gas y la nega­ción a los dete­ni­dos de cual­quier recur­so de pro­tec­ción legal o de con­di­cio­nes de garan­tía de sus vidas una vez entre­ga­das a unas fuer­zas poli­cia­les y mili­ta­res com­pro­me­ti­das con prác­ti­cas terro­ris­tas y vio­la­to­rias de los dere­chos huma­nos. Igual­men­te se carac­te­ri­zan en comu­ni­ca­dos públi­cos como delin­cuen­tes y cri­men orga­ni­za­do.
– Dere­cho de los pue­blos a la rebe­lión
 
– Con­ven­ción de las Nacio­nes Uni­das sobre el Esta­tu­to de los Refu­gia­dos
 
 
Ante el seña­la­mien­to de por par­te de Álva­ro Uri­be Vélez de la exis­ten­cia de cam­pa­men­tos gue­rri­lle­ros en el esta­do Zulia en la Serra­nía del Peri­já, el ejér­ci­to Vene­zo­lano des­pla­za un con­tin­gen­te mili­tar a la zona, el cual no encuen­tra cam­pa­men­tos insur­gen­tes pero si encuen­tra nume­ro­sos asen­ta­mien­tos de cam­pe­si­nos colom­bia­nos des­pla­za­dos por la vio­len­cia, cul­ti­vos y diver­sas cons­truc­cio­nes para su alo­ja­mien­to. El ejér­ci­to Vene­zo­lano pro­ce­dió a la cap­tu­ra masi­va de los cam­pe­si­nos, al veja­men y tor­tu­ra de sus líde­res, a la des­truc­ción de cul­ti­vos y la que­ma de sus ran­chos, lue­go los cam­pe­si­nos fue­ron expul­sa­dos de terri­to­rio Vene­zo­lano. El Gobierno Boli­va­riano fue­ra de vio­lar los dere­chos de dere­cho a la inte­gri­dad per­so­nal y a la liber­tad per­so­nal vio­la el prin­ci­pio de pro­tec­ción tem­po­ral y de no devo­lu­ción.
– Con­ven­ción de 1951 sobre el Esta­tu­to de los Refu­gia­dos


Es posi­ble que si el coman­dan­te lee lo ante­rior, diga que no acep­ta chan­ta­jes des­de el ultra­li­be­ra­lis­mo, es pro­ba­ble que tra­te de des­pres­ti­giar el poten­cial eman­ci­pa­dor de los dere­chos huma­nos como refe­ren­tes bur­gue­ses, pero si así reac­cio­na, enten­de­re­mos que lo que no acep­ta es que se cues­tio­ne su aban­dono de los míni­mos éti­cos que cual­quier pro­yec­to eman­ci­pa­to­rio requie­re, tam­bién com­pren­de­re­mos que ha ingre­sa­do a la trá­gi­ca moral del prag­ma­tis­mo, que no es la preo­cu­pa­ción por la via­bi­li­dad o efi­ca­cia de la polí­ti­ca que nos ense­ña­ra Alfre­do Manei­ro, sino la prác­ti­ca de una moral uti­li­ta­ria, eso es prag­ma­tis­mo, uti­li­ta­ris­mo más cálcu­lo indi­vi­dual, en este caso su cálcu­lo expre­sa un cri­te­rio polí­ti­co en el que pien­sa que acer­car­se a Colom­bia es ais­lar al impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano, pero aler­ta, su acer­ca­mien­to no es solo diplo­má­ti­co y comer­cial es en la esfe­ra con­tra­in­sur­gen­te.
 
El plan­tea­mien­to sobre su alin­de­ra­mien­to con la con­tra­in­sur­gen­cia Colom­bia­na lo hace­mos sus­ten­tán­do­nos tan­to en los hechos evi­den­tes como en los plan­tea­mien­tos explí­ci­tos y jus­ti­fi­ca­to­rios según los cua­les “El Gobierno Boli­va­riano rati­fi­ca así su com­pro­mi­so inque­bran­ta­ble en la lucha con­tra el terro­ris­mo, la delin­cuen­cia y el cri­men orga­ni­za­do, en estric­to cum­pli­mien­to de los com­pro­mi­sos y de la coope­ra­ción inter­na­cio­nal…”
 
Chá­vez y todo el apa­ra­to de esta­do con­tro­la­do por él, incu­rren en la no dis­tin­ción entre gue­rra de gue­rri­llas y terro­ris­mo, siguien­do el coro de todas las dere­chas del mun­do eli­mi­nan el deli­to de rebe­lión y tipi­fi­can a los lucha­do­res por la liber­tad y la jus­ti­cia como delin­cuen­tes y terro­ris­tas.
 
En rela­ción a la nece­sa­ria dis­tin­ción entre terro­ris­mo y gue­rra de gue­rri­llas, es impor­tan­te des­ta­car el argu­men­to nor­ma­ti­vo expues­to en el fallo que la Juez de Milán Cle­men­ti­na For­leo del 24 de enero del año 2005 en el que orde­na la liber­tad de dos insur­gen­tes Ira­quíes cap­tu­ra­dos por la poli­cía ita­lia­na, vea­mos sus argu­men­tos:
 
“Una cosa es la gue­rri­lla y otra el terro­ris­mo: es nece­sa­rio dis­tin­guir entre las acti­vi­da­des desa­rro­lla­das en un con­tex­to béli­co y aque­llas des­ti­na­das a gol­pear a la socie­dad civil de for­ma indiscriminada”[1].
«…alguien que come­te ata­ques en el con­tex­to de un con­flic­to arma­do, si no invo­lu­cra o ata­ca a civi­les de mane­ra inten­cio­na­da, no es terro­ris­ta…”.
Ésta es una dis­tin­ción fun­da­men­tal que has­ta aho­ra no había sido defi­ni­da ade­cua­da­men­te en nin­gu­na cor­te del mun­do. De acuer­do con la jue­za For­leo, «la noción de terro­ris­mo diver­ge de la de sub­ver­sión, y como tal, no está defi­ni­da de una mane­ra nor­ma­ti­va”.
Ella invo­ca a la Con­ven­ción Glo­bal sobre Terro­ris­mo de la Nacio­nes Uni­das de 1999 para afir­mar: «la acti­vi­dad gue­rri­lle­ra o la vio­len­cia que tie­ne lugar en el con­tex­to de un con­flic­to arma­do, aun cuan­do esté lle­va­da a cabo por fuer­zas arma­das no ins­ti­tu­cio­na­les, no pue­de ser per­se­gui­da, ni siquie­ra a nivel de la ley inter­na­cio­nal, a menos que se vio­len leyes huma­ni­ta­rias inter­na­cio­na­les».
 
De acuer­do con sus decla­ra­cio­nes, “… san­cio­nar un acto gue­rri­lle­ro duran­te un con­flic­to, como terro­ris­ta, podría, inevi­ta­ble­men­te, con­du­cir a una injus­ti­fi­ca­ble toma de posi­ción en apo­yo de una de las fuer­zas en con­flic­to…».
 
Des­ta­can­do y vali­dan­do la dis­tin­ción rea­li­za­da por For­leo, el pro­fe­sor ita­liano exper­to en polí­ti­ca cri­mi­nal y terro­ris­mo Ric­car­do Cam­pa, ha dicho:
 
“…Si no se rea­li­za­ra la dis­tin­ción entre la gue­rra de gue­rri­llas y el terro­ris­mo, los héroes nacio­na­les de muchos paí­ses de todo el mun­do se con­ver­ti­rían ipso fac­to ente­rro­ris­tas. Giu­sep­pe Gari­bal­di, un terro­ris­ta. Giu­sep­pe Maz­zi­ni, Bixio, Ippo­li­to Nie­vo, los car­bo­na­rios, todos terro­ris­tas. Si las gue­rri­llas son terro­ris­tas, Geor­ge Washing­ton fue un terro­ris­ta, y con él todos los héroes de la inde­pen­den­cia ame­ri­ca­na, Igual­men­te Oli­ver Crom­well y los pro­ta­go­nis­tas de la Gue­rra Civil Ingle­sa y la Revo­lu­ción Glo­rio­sa de 1688, y otra vez los revo­lu­cio­na­rios fran­ce­ses de 1789, los insur­gen­tes de 1848, los fun­da­do­res de la Comu­na de París, Jozef Pil­suds­ki y patrio­tas de la inde­pen­den­cia de Polo­nia, y por últi­mo, por lo menos, los par­ti­da­rios invo­lu­cra­dos en la lucha con­tra el fas­cis­mo, inclu­yen­do nues­tro que­ri­do San­dro Per­ti­ni Pre­si­den­te … Todos terro­ris­tas?…” [2]
 
En la tra­di­ción del dere­cho públi­co inter­na­cio­nal hay un mar­co nor­ma­ti­vo que ha resis­ti­do los inten­tos de su derrum­be, los inten­tos impe­ria­les por tipi­fi­car como terro­ris­ta la resis­ten­cia insur­gen­te de los pue­blos no ha pros­pe­ra­do en los con­ve­nios inter­na­cio­na­les sobre terro­ris­mo.
 
Pero recor­de­mos que el dere­cho públi­co inter­na­cio­nal, ha que­da­do con­ver­ti­do en una cari­ca­tu­ra que el poder mili­tar impe­rial y las bur­gue­sías del mun­do incum­plen sin reca­to, se empe­ñan en cali­fi­car de terro­ris­ta a acto­res con carác­ter polí­ti­co y cuya abier­ta rebe­lión está jus­ti­fi­ca­da por la estruc­tu­ra terro­ris­ta de esta­do que cie­rra las vías de la paz y de la polí­ti­ca demo­crá­ti­ca.
 
Al res­pec­to el pro­fe­sor Ric­car­do Cam­pa ha dicho: “No pode­mos olvi­dar que los esta­dos nacio­na­les nacie­ron casi todos vio­lan­do la lega­li­dad del sis­te­ma feu­dal. A lo lar­go de la his­to­ria hemos lle­ga­do varias veces con los perío­dos de cam­bio social a com­pren­der que lo que se vio ante­rior­men­te como la «lega­li­dad» de enton­ces, no era más que una fábri­ca de jau­las legis­la­ti­vas de vio­len­cia, injus­ti­cia y opre­sión. El reco­no­ci­mien­to de la legi­ti­mi­dad de la gue­rri­lla actúa para per­mi­tir y jus­ti­fi­car el movi­mien­to his­tó­ri­co pro­gre­si­vo. En ausen­cia de ese tipo de vio­len­cia, no habría vis­to la luz ni la demo­cra­cia ni la eco­no­mía de mer­ca­do o el pro­gre­so social…”[3]
 
Pero es lla­ma­ti­vo que mien­tras la prác­ti­ca de entre­gar revo­lu­cio­na­rios insur­gen­tes tan­to de ELN y FARC como de ETA no gene­ró una reac­ción de con­de­na nacio­nal o mun­dial, el secues­tro y entre­ga del refu­gia­do polí­ti­co Joa­quín Pérez Bece­rra si ha movi­do los cimien­tos de la dig­ni­dad de todos los lucha­do­res por la liber­tad y la jus­ti­cia.
 
Lo ante­rior es expli­ca­ble pues si bien en los casos de per­se­cu­ción y cap­tu­ra de gue­rri­lle­ros el gobierno Vene­zo­lano se alin­de­ra toman­do par­ti­do por uno de los acto­res enfren­ta­dos en el con­flic­to colom­biano y se arries­ga a un invo­lu­cra­mien­to que podría traer con­se­cuen­cias dra­má­ti­cas en la fron­te­ra, en el Caso de José Pérez Bece­rra, el gobierno Boli­va­riano se ha alin­de­ra­do con otra dimen­sión de la con­tra­in­sur­gen­cia y el terro­ris­mo de esta­do Colom­biano como es el macar­tis­mo y agre­sión a los revo­lu­cio­na­rios y lucha­do­res socia­les que actúan des­de medios pací­fi­cos.
 
Joa­quín Pérez Bece­rra sobre­vi­vien­te del exter­mi­nio de más de 6.000 mili­tan­tes de la UP, ha sido impu­tado penal­men­te por un esta­do terro­ris­ta que no garan­ti­za ni el debi­do pro­ce­so ni el dere­cho a la defen­sa, la prue­ba para su impu­tación ha sido el compu­tador halla­do en el cam­pa­men­to de Raúl Reyes, compu­tador que resis­tió a un bom­bar­deo, sobre este compu­tador el infor­me de INTERPOL con­cep­tua­ba que no podía con­fi­gu­rar prue­ba penal algu­na, pues se había roto la cade­na de cus­to­dia, es decir, ade­más de haber sido obte­ni­do a par­tir de un acto ile­gal de vio­la­ción a la sobe­ra­nía de otro esta­do, el compu­tador estu­vo más de cua­tro horas en poder de los orga­nis­mos de inte­li­gen­cia Colom­bia­na antes de pasar a manos de los cuer­pos téc­ni­cos judi­cia­les, para ser váli­do como prue­ba debió haber sido ais­la­do y levan­ta­do de la esce­na por una uni­dad téc­ni­ca judi­cial, pero este pro­ce­di­mien­to era impo­si­ble en el caso de la ile­ga­li­dad y abu­so que rodeo la incur­sión de las fuer­zas mili­ta­res colom­bia­nas en ecua­dor. Exis­ten en Colom­bia más de 7.000 pre­sos de con­cien­cia, es decir, líde­res polí­ti­cos y de orga­ni­za­cio­nes socia­les que han sido incri­mi­na­dos como gue­rri­lle­ros, con base en estas prue­bas pre­fa­bri­ca­das, pero que en reali­dad se cas­ti­ga su opi­nión y ejer­ci­cio a de opo­si­ción polí­ti­ca.
 
Esta es la prue­ba con­tra Joa­quín Pérez, prue­ba que en su momen­to será des­vir­tua­da y a par­tir de la pre­sión y soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal per­mi­ti­rá que Joa­quín vuel­va a la liber­tad, mos­tran­do con más fuer­za la infa­mia en la que par­ti­ci­pó nues­tro coman­dan­te Hugo Chá­vez.
 
El otro hecho que ha levan­ta­do la ira gene­ral, aun­que el coman­dan­te pien­sa que es solo de la ultra­iz­quier­da, es la vio­la­ción de una ins­ti­tu­ción sagra­da como es el refu­gio y el asi­lo polí­ti­co. Se ha alin­de­ra­do con el terro­ris­mo de esta­do Colom­biano en el des­pre­cio al dere­cho públi­co inter­na­cio­nal, que impor­ta­ba si era ciu­da­dano Sue­co, que impor­ta­ba si era refu­gia­do polí­ti­co, se tra­ta­ba de escar­men­tar a quie­nes cri­ti­quen y denun­cien el geno­ci­dio impues­to por la oli­gar­quía al pue­blo Colom­biano.
 
Podría­mos exten­der­nos en la refle­xión, pero para no cas­ti­gar a los lec­to­res, diga­mos final­men­te que el coman­dan­te se equi­vo­ca y quien chan­ta­jea es él, ha que­ri­do hacer ver que “quien me cri­ti­que está con­tra mí y la revo­lu­ción”, ese sí que es un chan­ta­je, el esta­tus de revo­lu­cio­na­rio lo da la con­di­ción de foca roja que aplau­de sin cri­te­rio, lo da el ace­le­ra­mien­to his­té­ri­co de que todo se jue­ga en el hoy con­tra el impe­ria­lis­mo y que cual­quier deba­te o rec­ti­fi­ca­ción real nos debi­li­ta­rá. Cuan­do en reali­dad la crí­ti­ca for­ta­le­ce, y la men­ti­ra asfi­xia.
 
Este es el sen­ti­do cen­sor del men­sa­je publi­ca­do hoy por “inte­lec­tua­les vene­zo­la­nos en defen­sa de la huma­ni­dad” el cual dice:
 
“… Don­de quie­ra que estén, cual­quie­ra sea su for­ma de lucha, sus com­pro­mi­sos par­ti­cu­la­res y ámbi­tos vita­les, les pedi­mos que ayu­den a cui­dar la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na. Cui­den a esta Revo­lu­ción que es de todos.
Pon­gan en ten­sión su áni­mo para com­pren­der­la. No la uti­li­cen de mane­ra poco soli­da­ria. No la some­tan a ries­gos inne­ce­sa­rios. El enemi­go es bru­tal­men­te pode­ro­so, tie­ne muchas dobles caras y jue­ga siem­pre con car­tas mar­ca­das. Está aquí y allá, don­de no se sos­pe­cha. Pien­sen que, en épo­cas impe­ria­les, una revo­lu­ción triun­fan­te es un mara­vi­llo­so, pero frá­gil, mila­gro de los pue­blos. Su camino es com­ple­jo. Haga­mos lo posi­ble por tener­lo en cuen­ta…” (Siguen fir­mas)
 
Tan sutil, deli­ca­do y bello men­sa­je, escon­de una apos­tu­ra infa­me y de silen­cio fren­te una injus­ti­cia y una equi­vo­ca­ción del pre­si­den­te Chá­vez y de la diri­gen­cia del PSUV en su con­jun­to.
El “No la some­tan a ries­gos inne­ce­sa­rios” lo resal­ta­mos, por­que obvia­men­te, hace refe­ren­cia a la poco deco­ro­sa defen­sa de lo inde­fen­di­ble que con­sis­te en cri­mi­na­li­zar al perio­dis­ta víc­ti­ma y que quie­re hacer creer que el perio­dis­ta “some­tió al coman­dan­te a la obli­ga­ción de vio­lar el DIH” (el con­te­ni­do de está últi­ma fra­se es repe­ti­do has­ta la sacie­dad, con mil varian­tes).
 
Diga­mos final­men­te que la con­ti­nui­dad de la revo­lu­ción Vene­zo­la­na y el apo­yo irres­tric­to de todos hacia su triun­fo y for­ta­le­ci­mien­to no están en dis­cu­sión, lo que sí está en dis­cu­sión es su mode­lo, así como el tipo de diri­gen­cia y acu­mu­la­ción de poder nece­sa­rio des­de los excluí­dos y explo­ta­dos para pre­ser­var los inmen­sos logros que estos doce años le han brin­da­do al pue­blo Vene­zo­lano y al con­jun­to de la huma­ni­dad.

[1] Cle­men­ti­na For­leo. Fallo en la cor­te de Milán enero de 2005
[2] TERRORISMO O GUERRILLA? Una dife­ren­cia esen­cial. El artícu­lo en Ita­liano y otros artícu­los del autor pue­den ser leí­dos en el víncu­lo http://​www​.transuma​nis​ti​.it/​r​i​c​c​a​r​d​o​c​a​m​p​a​/​n​e​w​_​p​a​g​e​_​1​4​.​htm
[3] Ibíd.

Cen­tro de Estu­dios Poli­car­pa Sala­va­rrie­ta
Bogo­tá-Colom­bia

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *