Vene­zue­la se suma a la con­tra­in­sur­gen­cia colom­bia­na – Car­los Sagún

El secues­tro exprés y entre­ga al terro­ris­ta esta­do colom­biano del refu­gia­do polí­ti­co Joa­quín Pérez Bece­rra es el hecho que ter­mi­na por con­fi­gu­rar un patrón de con­duc­ta del gobierno del coman­dan­te Hugo Chá­vez frías que deno­ta un cla­ro alin­de­ra­mien­to con la con­tra­in­sur­gen­cia Colombiana.
 
Su nue­va con­vic­ción es asu­mir que la insur­gen­cia del ELN y de las FARC son una jus­ti­fi­ca­ción para la inter­ven­ción impe­rial, como corre­la­to ha decla­ra­do públi­ca­men­te que no son tiem­pos de fren­tes gue­rri­lle­ros, des­de esta pos­tu­ra ha manio­bra­do hacia un alto nivel de inte­gra­ción a una polí­ti­ca de “segu­ri­dad” entre el esta­do Colom­biano y el Vene­zo­lano que hoy se des­plie­ga no solo en la frontera.
 
Su pos­tu­ra fren­te a la insur­gen­cia olvi­da ama­ña­da­men­te que la insur­gen­cia social, polí­ti­ca y mili­tar colom­bia­na es la res­pues­ta obli­ga­da al régi­men de terro­ris­mo de esta­do que ha cerra­do la polí­ti­ca como espa­cio posi­ble para la acción civil, olvi­da que el terro­ris­mo de esta­do en Colom­bia no per­mi­te que nadie sobre­vi­va a la paz como lo dijo el coman­dan­te Fidel Castro.
 
Recien­te­men­te en alo­cu­ción nacio­nal el pre­si­den­te Hugo Chá­vez Frías ha asu­mi­do la res­pon­sa­bi­li­dad del secues­tro y entre­ga a Colom­bia del refu­gia­do polí­ti­co Joa­quín Pérez Bece­rra. Ha cues­tio­na­do la reac­ción crí­ti­ca de diver­sos movi­mien­tos polí­ti­cos y socia­les vene­zo­la­nos estig­ma­ti­zán­do­los de ultra­iz­quier­da, “ no acep­to chan­ta­jes de la ultra­de­re­cha ni de la ultra­iz­quier­da” “digan lo que digan, así digan que vio­lé los sagra­dos prin­ci­pios mar­xis­tas leni­nis­tas, yo asu­mo la res­pon­sa­bi­li­dad”. (Pare­ce que de la ultra­de­re­cha si acep­ta los chantajes)
 
Pero ante su voz tan fuer­te y el cer­co mediá­ti­co que ha orde­na­do, es difí­cil decir­le que el movi­mien­to de soli­da­ri­dad nacio­nal y mun­dial con Joa­quín Pérez Bece­rra, va más allá del par­ti­do comu­nis­ta Vene­zo­lano, es la expre­sión de cien­tos de colec­ti­vos socia­les en Vene­zue­la y todo el mun­do que siem­pre hemos esta­do y esta­re­mos patria o muer­te en defen­sa de la revo­lu­ción boli­va­ria­na, revo­lu­ción de la que él es una expre­sión fun­da­men­tal, razón por la cual recla­ma­mos su auto­crí­ti­ca y sensatez.
 
Tam­bién es difí­cil con­tes­tar­le que no somos tan tara­dos para hacer­le una crí­ti­ca des­de el mar­xis­mo leni­nis­mo ni des­de los prin­ci­pios de soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta que sabe­mos aho­ra poco sig­ni­fi­can para él, la crí­ti­ca más gene­ra­li­za­da sur­ge des­de los dere­chos huma­nos y de los pue­blos, así como des­de el dere­cho públi­co inter­na­cio­nal, mar­co de dere­chos que solo una revo­lu­ción pue­de garan­ti­zar­los efec­ti­va­men­te, sin embar­go hoy nos asom­bra que sea una revo­lu­ción quien los vio­la con des­ca­ro expreso.
 
Habla­re­mos de tres casos emble­má­ti­cos en los que el gobierno Boli­va­riano ha vio­la­do la lega­li­dad nacio­nal e inter­na­cio­nal, colo­cán­do­se en los hechos como un encla­ve y alia­do de la con­tra­in­sur­gen­cia colombiana:
 
CASOS DE VIOLACIÓNMARCO NORMATIVO Y DE DERECHO VIOLADO
El reco­no­ci­do perio­dis­ta Joa­quín Pérez Bece­rra refu­gia­do polí­ti­co en Sue­cia es cap­tu­ra­do en el aero­puer­to de Mai­que­tía por peti­ción del gobierno Colom­biano, a pesar de que pre­sen­ta docu­men­ta­ción Sue­ca se pre­sen­ta un comu­ni­ca­do seña­lán­do­lo como colom­biano y terro­ris­ta. Es inco­mu­ni­ca­do y pri­va­do de su dere­cho a reci­bir asis­ten­cia jurí­di­ca o lla­ma­das fami­lia­res, se le nie­ga al cón­sul sue­co la posi­bi­li­dad de hablar con él, no se noti­fi­ca a Sue­cia sobre la deten­ción de un nacio­nal suyo, se man­tie­ne dete­ni­do más de 48 horas des­co­no­cien­do sus ami­gos y com­pa­ñe­ros el para­de­ro, se des­co­no­ce el hábeas cor­pus inter­pues­to por sus jue­ces. Es cla­ro que Joa­quín fue some­ti­do a un secues­tro, un secues­tro acor­da­do entre dos miem­bros de los podé­re­res eje­cu­ti­vos de dos paí­ses. Com­ple­ta el cua­dro al entre­gar­lo sin tener en cuen­ta que es un refu­gia­do polí­ti­co que ha esca­pa­do hace muchos años del exter­mi­nio com­ple­to de su par­ti­do polí­ti­co UP y del ase­si­na­to de su espo­sa, agra­va el con­tex­to el que no se noti­fi­ca a Sue­cia a pesar de tener en su poder a un ciu­da­dano Sue­co que ya no es Colom­biano pues renun­ció a la nacio­na­li­dad Colom­bia­na, a pesar de esto se entre­ga sin noti­fi­car a la emba­ja­da Sueca.
El gobierno Boli­va­riano vio­la la Con­ven­ción de las Nacio­nes Uni­das sobre el Esta­tu­to de los Refu­gia­dos (art. 1. F. a,b,c), que con­si­de­ra como cau­sa­les de exclu­sión de un refugiado:
I. Que exis­tan fun­da­dos moti­vos para con­si­de­rar que la per­so­na ha cometido:
a) deli­tos con­tra la paz, deli­tos de gue­rra y deli­tos con­tra la huma­ni­dad según las defi­ni­cio­nes de los tra­ta­dos inter­na­cio­na­les; (Ver esta­tu­to de Roma)
b) un gra­ve deli­to común come­ti­do con ante­rio­ri­dad fue­ra del país de refugio,
II. Que sea cul­pa­ble (lo cual supo­ne una deci­sión defi­ni­ti­va­men­te en fir­me de tri­bu­na­les com­pe­ten­tes res­pe­tan­do el debi­do pro­ce­so) de actos con­tra­rios a las fina­li­da­des y prin­ci­pios de la ONU.
– Cons­ti­tu­ción Venezolana
– Códi­go de pro­ce­di­mien­to penal Venezolano
 
– Esta­tu­to inter­na­cio­nal sobre refu­gia­dos, con­ven­ción 1951de ginebra.
 
– Con­ven­ción de las Nacio­nes Uni­das sobre el Esta­tu­to de los Refugiados
 
– Decla­ra­ción sobre asi­lo terri­to­rial 1967
 
– Infor­me de admi­si­bi­li­dad 557 de 1997
 
– Esta­tu­to de asun­tos diplomáticos
 
 
Vene­zue­la ha entre­ga­do a las fuer­zas mili­ta­res colom­bia­nas a más de 30 per­so­nas sin­di­ca­das de ser supues­ta­men­te miem­bros del ELN o de las FARC, Los casos más noto­rios son la entre­ga en enero de Nil­son Terán Ferrei­ra, quien fue cap­tu­ra­do en Mara­cai­bo. La entre­ga en Abril de Dos supues­tos miem­bros del ELN, Car­los Tira­do y Car­los Pérez cap­tu­ra­dos en Apure.
En cada caso es des­ta­ca­ble la pron­ti­tud de las entre­gas y la nega­ción a los dete­ni­dos de cual­quier recur­so de pro­tec­ción legal o de con­di­cio­nes de garan­tía de sus vidas una vez entre­ga­das a unas fuer­zas poli­cia­les y mili­ta­res com­pro­me­ti­das con prác­ti­cas terro­ris­tas y vio­la­to­rias de los dere­chos huma­nos. Igual­men­te se carac­te­ri­zan en comu­ni­ca­dos públi­cos como delin­cuen­tes y cri­men organizado.
– Dere­cho de los pue­blos a la rebelión
 
– Con­ven­ción de las Nacio­nes Uni­das sobre el Esta­tu­to de los Refugiados
 
 
Ante el seña­la­mien­to de por par­te de Álva­ro Uri­be Vélez de la exis­ten­cia de cam­pa­men­tos gue­rri­lle­ros en el esta­do Zulia en la Serra­nía del Peri­já, el ejér­ci­to Vene­zo­lano des­pla­za un con­tin­gen­te mili­tar a la zona, el cual no encuen­tra cam­pa­men­tos insur­gen­tes pero si encuen­tra nume­ro­sos asen­ta­mien­tos de cam­pe­si­nos colom­bia­nos des­pla­za­dos por la vio­len­cia, cul­ti­vos y diver­sas cons­truc­cio­nes para su alo­ja­mien­to. El ejér­ci­to Vene­zo­lano pro­ce­dió a la cap­tu­ra masi­va de los cam­pe­si­nos, al veja­men y tor­tu­ra de sus líde­res, a la des­truc­ción de cul­ti­vos y la que­ma de sus ran­chos, lue­go los cam­pe­si­nos fue­ron expul­sa­dos de terri­to­rio Vene­zo­lano. El Gobierno Boli­va­riano fue­ra de vio­lar los dere­chos de dere­cho a la inte­gri­dad per­so­nal y a la liber­tad per­so­nal vio­la el prin­ci­pio de pro­tec­ción tem­po­ral y de no devolución.
– Con­ven­ción de 1951 sobre el Esta­tu­to de los Refugiados


Es posi­ble que si el coman­dan­te lee lo ante­rior, diga que no acep­ta chan­ta­jes des­de el ultra­li­be­ra­lis­mo, es pro­ba­ble que tra­te de des­pres­ti­giar el poten­cial eman­ci­pa­dor de los dere­chos huma­nos como refe­ren­tes bur­gue­ses, pero si así reac­cio­na, enten­de­re­mos que lo que no acep­ta es que se cues­tio­ne su aban­dono de los míni­mos éti­cos que cual­quier pro­yec­to eman­ci­pa­to­rio requie­re, tam­bién com­pren­de­re­mos que ha ingre­sa­do a la trá­gi­ca moral del prag­ma­tis­mo, que no es la preo­cu­pa­ción por la via­bi­li­dad o efi­ca­cia de la polí­ti­ca que nos ense­ña­ra Alfre­do Manei­ro, sino la prác­ti­ca de una moral uti­li­ta­ria, eso es prag­ma­tis­mo, uti­li­ta­ris­mo más cálcu­lo indi­vi­dual, en este caso su cálcu­lo expre­sa un cri­te­rio polí­ti­co en el que pien­sa que acer­car­se a Colom­bia es ais­lar al impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano, pero aler­ta, su acer­ca­mien­to no es solo diplo­má­ti­co y comer­cial es en la esfe­ra contrainsurgente.
 
El plan­tea­mien­to sobre su alin­de­ra­mien­to con la con­tra­in­sur­gen­cia Colom­bia­na lo hace­mos sus­ten­tán­do­nos tan­to en los hechos evi­den­tes como en los plan­tea­mien­tos explí­ci­tos y jus­ti­fi­ca­to­rios según los cua­les “El Gobierno Boli­va­riano rati­fi­ca así su com­pro­mi­so inque­bran­ta­ble en la lucha con­tra el terro­ris­mo, la delin­cuen­cia y el cri­men orga­ni­za­do, en estric­to cum­pli­mien­to de los com­pro­mi­sos y de la coope­ra­ción internacional…”
 
Chá­vez y todo el apa­ra­to de esta­do con­tro­la­do por él, incu­rren en la no dis­tin­ción entre gue­rra de gue­rri­llas y terro­ris­mo, siguien­do el coro de todas las dere­chas del mun­do eli­mi­nan el deli­to de rebe­lión y tipi­fi­can a los lucha­do­res por la liber­tad y la jus­ti­cia como delin­cuen­tes y terroristas.
 
En rela­ción a la nece­sa­ria dis­tin­ción entre terro­ris­mo y gue­rra de gue­rri­llas, es impor­tan­te des­ta­car el argu­men­to nor­ma­ti­vo expues­to en el fallo que la Juez de Milán Cle­men­ti­na For­leo del 24 de enero del año 2005 en el que orde­na la liber­tad de dos insur­gen­tes Ira­quíes cap­tu­ra­dos por la poli­cía ita­lia­na, vea­mos sus argumentos:
 
“Una cosa es la gue­rri­lla y otra el terro­ris­mo: es nece­sa­rio dis­tin­guir entre las acti­vi­da­des desa­rro­lla­das en un con­tex­to béli­co y aque­llas des­ti­na­das a gol­pear a la socie­dad civil de for­ma indiscriminada”[1].
«…alguien que come­te ata­ques en el con­tex­to de un con­flic­to arma­do, si no invo­lu­cra o ata­ca a civi­les de mane­ra inten­cio­na­da, no es terrorista…”.
Ésta es una dis­tin­ción fun­da­men­tal que has­ta aho­ra no había sido defi­ni­da ade­cua­da­men­te en nin­gu­na cor­te del mun­do. De acuer­do con la jue­za For­leo, «la noción de terro­ris­mo diver­ge de la de sub­ver­sión, y como tal, no está defi­ni­da de una mane­ra normativa”.
Ella invo­ca a la Con­ven­ción Glo­bal sobre Terro­ris­mo de la Nacio­nes Uni­das de 1999 para afir­mar: «la acti­vi­dad gue­rri­lle­ra o la vio­len­cia que tie­ne lugar en el con­tex­to de un con­flic­to arma­do, aun cuan­do esté lle­va­da a cabo por fuer­zas arma­das no ins­ti­tu­cio­na­les, no pue­de ser per­se­gui­da, ni siquie­ra a nivel de la ley inter­na­cio­nal, a menos que se vio­len leyes huma­ni­ta­rias internacionales».
 
De acuer­do con sus decla­ra­cio­nes, “… san­cio­nar un acto gue­rri­lle­ro duran­te un con­flic­to, como terro­ris­ta, podría, inevi­ta­ble­men­te, con­du­cir a una injus­ti­fi­ca­ble toma de posi­ción en apo­yo de una de las fuer­zas en conflicto…».
 
Des­ta­can­do y vali­dan­do la dis­tin­ción rea­li­za­da por For­leo, el pro­fe­sor ita­liano exper­to en polí­ti­ca cri­mi­nal y terro­ris­mo Ric­car­do Cam­pa, ha dicho:
 
“…Si no se rea­li­za­ra la dis­tin­ción entre la gue­rra de gue­rri­llas y el terro­ris­mo, los héroes nacio­na­les de muchos paí­ses de todo el mun­do se con­ver­ti­rían ipso fac­to ente­rro­ris­tas. Giu­sep­pe Gari­bal­di, un terro­ris­ta. Giu­sep­pe Maz­zi­ni, Bixio, Ippo­li­to Nie­vo, los car­bo­na­rios, todos terro­ris­tas. Si las gue­rri­llas son terro­ris­tas, Geor­ge Washing­ton fue un terro­ris­ta, y con él todos los héroes de la inde­pen­den­cia ame­ri­ca­na, Igual­men­te Oli­ver Crom­well y los pro­ta­go­nis­tas de la Gue­rra Civil Ingle­sa y la Revo­lu­ción Glo­rio­sa de 1688, y otra vez los revo­lu­cio­na­rios fran­ce­ses de 1789, los insur­gen­tes de 1848, los fun­da­do­res de la Comu­na de París, Jozef Pil­suds­ki y patrio­tas de la inde­pen­den­cia de Polo­nia, y por últi­mo, por lo menos, los par­ti­da­rios invo­lu­cra­dos en la lucha con­tra el fas­cis­mo, inclu­yen­do nues­tro que­ri­do San­dro Per­ti­ni Pre­si­den­te … Todos terro­ris­tas?…” [2]
 
En la tra­di­ción del dere­cho públi­co inter­na­cio­nal hay un mar­co nor­ma­ti­vo que ha resis­ti­do los inten­tos de su derrum­be, los inten­tos impe­ria­les por tipi­fi­car como terro­ris­ta la resis­ten­cia insur­gen­te de los pue­blos no ha pros­pe­ra­do en los con­ve­nios inter­na­cio­na­les sobre terrorismo.
 
Pero recor­de­mos que el dere­cho públi­co inter­na­cio­nal, ha que­da­do con­ver­ti­do en una cari­ca­tu­ra que el poder mili­tar impe­rial y las bur­gue­sías del mun­do incum­plen sin reca­to, se empe­ñan en cali­fi­car de terro­ris­ta a acto­res con carác­ter polí­ti­co y cuya abier­ta rebe­lión está jus­ti­fi­ca­da por la estruc­tu­ra terro­ris­ta de esta­do que cie­rra las vías de la paz y de la polí­ti­ca democrática.
 
Al res­pec­to el pro­fe­sor Ric­car­do Cam­pa ha dicho: “No pode­mos olvi­dar que los esta­dos nacio­na­les nacie­ron casi todos vio­lan­do la lega­li­dad del sis­te­ma feu­dal. A lo lar­go de la his­to­ria hemos lle­ga­do varias veces con los perío­dos de cam­bio social a com­pren­der que lo que se vio ante­rior­men­te como la «lega­li­dad» de enton­ces, no era más que una fábri­ca de jau­las legis­la­ti­vas de vio­len­cia, injus­ti­cia y opre­sión. El reco­no­ci­mien­to de la legi­ti­mi­dad de la gue­rri­lla actúa para per­mi­tir y jus­ti­fi­car el movi­mien­to his­tó­ri­co pro­gre­si­vo. En ausen­cia de ese tipo de vio­len­cia, no habría vis­to la luz ni la demo­cra­cia ni la eco­no­mía de mer­ca­do o el pro­gre­so social…”[3]
 
Pero es lla­ma­ti­vo que mien­tras la prác­ti­ca de entre­gar revo­lu­cio­na­rios insur­gen­tes tan­to de ELN y FARC como de ETA no gene­ró una reac­ción de con­de­na nacio­nal o mun­dial, el secues­tro y entre­ga del refu­gia­do polí­ti­co Joa­quín Pérez Bece­rra si ha movi­do los cimien­tos de la dig­ni­dad de todos los lucha­do­res por la liber­tad y la justicia.
 
Lo ante­rior es expli­ca­ble pues si bien en los casos de per­se­cu­ción y cap­tu­ra de gue­rri­lle­ros el gobierno Vene­zo­lano se alin­de­ra toman­do par­ti­do por uno de los acto­res enfren­ta­dos en el con­flic­to colom­biano y se arries­ga a un invo­lu­cra­mien­to que podría traer con­se­cuen­cias dra­má­ti­cas en la fron­te­ra, en el Caso de José Pérez Bece­rra, el gobierno Boli­va­riano se ha alin­de­ra­do con otra dimen­sión de la con­tra­in­sur­gen­cia y el terro­ris­mo de esta­do Colom­biano como es el macar­tis­mo y agre­sión a los revo­lu­cio­na­rios y lucha­do­res socia­les que actúan des­de medios pacíficos.
 
Joa­quín Pérez Bece­rra sobre­vi­vien­te del exter­mi­nio de más de 6.000 mili­tan­tes de la UP, ha sido impu­tado penal­men­te por un esta­do terro­ris­ta que no garan­ti­za ni el debi­do pro­ce­so ni el dere­cho a la defen­sa, la prue­ba para su impu­tación ha sido el compu­tador halla­do en el cam­pa­men­to de Raúl Reyes, compu­tador que resis­tió a un bom­bar­deo, sobre este compu­tador el infor­me de INTERPOL con­cep­tua­ba que no podía con­fi­gu­rar prue­ba penal algu­na, pues se había roto la cade­na de cus­to­dia, es decir, ade­más de haber sido obte­ni­do a par­tir de un acto ile­gal de vio­la­ción a la sobe­ra­nía de otro esta­do, el compu­tador estu­vo más de cua­tro horas en poder de los orga­nis­mos de inte­li­gen­cia Colom­bia­na antes de pasar a manos de los cuer­pos téc­ni­cos judi­cia­les, para ser váli­do como prue­ba debió haber sido ais­la­do y levan­ta­do de la esce­na por una uni­dad téc­ni­ca judi­cial, pero este pro­ce­di­mien­to era impo­si­ble en el caso de la ile­ga­li­dad y abu­so que rodeo la incur­sión de las fuer­zas mili­ta­res colom­bia­nas en ecua­dor. Exis­ten en Colom­bia más de 7.000 pre­sos de con­cien­cia, es decir, líde­res polí­ti­cos y de orga­ni­za­cio­nes socia­les que han sido incri­mi­na­dos como gue­rri­lle­ros, con base en estas prue­bas pre­fa­bri­ca­das, pero que en reali­dad se cas­ti­ga su opi­nión y ejer­ci­cio a de opo­si­ción política.
 
Esta es la prue­ba con­tra Joa­quín Pérez, prue­ba que en su momen­to será des­vir­tua­da y a par­tir de la pre­sión y soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal per­mi­ti­rá que Joa­quín vuel­va a la liber­tad, mos­tran­do con más fuer­za la infa­mia en la que par­ti­ci­pó nues­tro coman­dan­te Hugo Chávez.
 
El otro hecho que ha levan­ta­do la ira gene­ral, aun­que el coman­dan­te pien­sa que es solo de la ultra­iz­quier­da, es la vio­la­ción de una ins­ti­tu­ción sagra­da como es el refu­gio y el asi­lo polí­ti­co. Se ha alin­de­ra­do con el terro­ris­mo de esta­do Colom­biano en el des­pre­cio al dere­cho públi­co inter­na­cio­nal, que impor­ta­ba si era ciu­da­dano Sue­co, que impor­ta­ba si era refu­gia­do polí­ti­co, se tra­ta­ba de escar­men­tar a quie­nes cri­ti­quen y denun­cien el geno­ci­dio impues­to por la oli­gar­quía al pue­blo Colombiano.
 
Podría­mos exten­der­nos en la refle­xión, pero para no cas­ti­gar a los lec­to­res, diga­mos final­men­te que el coman­dan­te se equi­vo­ca y quien chan­ta­jea es él, ha que­ri­do hacer ver que “quien me cri­ti­que está con­tra mí y la revo­lu­ción”, ese sí que es un chan­ta­je, el esta­tus de revo­lu­cio­na­rio lo da la con­di­ción de foca roja que aplau­de sin cri­te­rio, lo da el ace­le­ra­mien­to his­té­ri­co de que todo se jue­ga en el hoy con­tra el impe­ria­lis­mo y que cual­quier deba­te o rec­ti­fi­ca­ción real nos debi­li­ta­rá. Cuan­do en reali­dad la crí­ti­ca for­ta­le­ce, y la men­ti­ra asfixia.
 
Este es el sen­ti­do cen­sor del men­sa­je publi­ca­do hoy por “inte­lec­tua­les vene­zo­la­nos en defen­sa de la huma­ni­dad” el cual dice:
 
“… Don­de quie­ra que estén, cual­quie­ra sea su for­ma de lucha, sus com­pro­mi­sos par­ti­cu­la­res y ámbi­tos vita­les, les pedi­mos que ayu­den a cui­dar la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na. Cui­den a esta Revo­lu­ción que es de todos.
Pon­gan en ten­sión su áni­mo para com­pren­der­la. No la uti­li­cen de mane­ra poco soli­da­ria. No la some­tan a ries­gos inne­ce­sa­rios. El enemi­go es bru­tal­men­te pode­ro­so, tie­ne muchas dobles caras y jue­ga siem­pre con car­tas mar­ca­das. Está aquí y allá, don­de no se sos­pe­cha. Pien­sen que, en épo­cas impe­ria­les, una revo­lu­ción triun­fan­te es un mara­vi­llo­so, pero frá­gil, mila­gro de los pue­blos. Su camino es com­ple­jo. Haga­mos lo posi­ble por tener­lo en cuen­ta…” (Siguen firmas)
 
Tan sutil, deli­ca­do y bello men­sa­je, escon­de una apos­tu­ra infa­me y de silen­cio fren­te una injus­ti­cia y una equi­vo­ca­ción del pre­si­den­te Chá­vez y de la diri­gen­cia del PSUV en su conjunto.
El “No la some­tan a ries­gos inne­ce­sa­rios” lo resal­ta­mos, por­que obvia­men­te, hace refe­ren­cia a la poco deco­ro­sa defen­sa de lo inde­fen­di­ble que con­sis­te en cri­mi­na­li­zar al perio­dis­ta víc­ti­ma y que quie­re hacer creer que el perio­dis­ta “some­tió al coman­dan­te a la obli­ga­ción de vio­lar el DIH” (el con­te­ni­do de está últi­ma fra­se es repe­ti­do has­ta la sacie­dad, con mil variantes).
 
Diga­mos final­men­te que la con­ti­nui­dad de la revo­lu­ción Vene­zo­la­na y el apo­yo irres­tric­to de todos hacia su triun­fo y for­ta­le­ci­mien­to no están en dis­cu­sión, lo que sí está en dis­cu­sión es su mode­lo, así como el tipo de diri­gen­cia y acu­mu­la­ción de poder nece­sa­rio des­de los excluí­dos y explo­ta­dos para pre­ser­var los inmen­sos logros que estos doce años le han brin­da­do al pue­blo Vene­zo­lano y al con­jun­to de la humanidad.

[1] Cle­men­ti­na For­leo. Fallo en la cor­te de Milán enero de 2005
[2] TERRORISMO O GUERRILLA? Una dife­ren­cia esen­cial. El artícu­lo en Ita­liano y otros artícu­los del autor pue­den ser leí­dos en el víncu­lo http://​www​.transuma​nis​ti​.it/​r​i​c​c​a​r​d​o​c​a​m​p​a​/​n​e​w​_​p​a​g​e​_​1​4​.​htm
[3] Ibíd.

Cen­tro de Estu­dios Poli­car­pa Salavarrieta
Bogotá-Colombia

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.