Pakis­tán ofi­cia­li­za el «ter­cer sexo» para las per­so­nas tran­se­xua­les, en país de cor­te islá­mi­co – Car­laan­to­ne­lli

El Tri­bu­nal Supre­mo de Pakis­tán, en una deci­sión insó­li­ta en el mun­do islá­mi­co, orde­nó crear un nue­vo géne­ro en los car­nés de iden­ti­dad para aco­mo­dar a la dis­cri­mi­na­da comu­ni­dad tran­se­xual, cono­ci­da como el “ter­cer sexo”.

Los “hij­ra”, tal y como se cono­ce a este colec­ti­vo en el Sur de Asia, cele­bran des­de el día 25 de abril que su cate­go­ría sexual ten­drá cabi­da a par­tir de aho­ra en los docu­men­tos ofi­cia­les.

«Hace dos años pre­sen­ta­mos una peti­ción ante el Tri­bu­nal Supre­mo por nues­tros dere­chos, por­que en Pakis­tán no había un con­cep­to para nues­tra comu­ni­dad», expli­có en una entre­vis­ta con Efe en su hogar Miss Bobby, pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción por los Dere­chos de los Tran­se­xua­les de Pakis­tán.

“Un paso valien­te”

Duran­te la con­ver­sa­ción, se des­hi­zo en elo­gios hacia el jefe del Tri­bu­nal Supre­mo, Iftikhar Chaudhry, del cual guar­da una foto­gra­fía posan­do con ella en un lugar pre­fe­ren­te de su come­dor.

«Toma deci­sio­nes y da pasos muy valien­tes para nues­tra comu­ni­dad por pri­me­ra vez en la his­to­ria de Pakis­tán», ilus­tró.

La cor­te pre­si­di­da por Chaudhry per­mi­ti­rá aho­ra el hecho sim­bó­li­co de que, al soli­ci­tar el car­né de iden­ti­dad, toda per­so­na pue­da mar­car la casi­lla de hom­bre, mujer o de tran­se­xual («she­ma­le», si el for­mu­la­rio es en inglés, o «khua­ja sarai» en urdu).

Esta comu­ni­dad, cono­ci­da tam­bién como «ter­cer sexo», agru­pa a hom­bres que adop­tan ves­ti­men­tas y com­por­ta­mien­tos feme­ni­nos pero que no pasan por el qui­ró­fano, otros que deci­den cas­trar­se tras asu­mir su femi­ni­dad y per­so­nas que tie­nen des­ór­de­nes gené­ti­cos y nacen con órga­nos geni­ta­les mix­tos.

En este últi­mo caso, es común que las fami­lias entre­guen el bebé a los gru­pos tran­se­xua­les, a menu­do miem­bros de uni­da­des fami­lia­res y socia­les apar­ta­das de la orto­do­xia islá­mi­ca.

«Está el hom­bre, está la mujer y tam­bién noso­tros. Lo sabe­mos, acep­ta­mos que somos una mino­ría, pero tene­mos nues­tros dere­chos», cla­mó Miss Bobby, quien recla­mó para su comu­ni­dad la con­di­ción de «úni­ca».

Pese a que el vere­dic­to del Supre­mo sor­pren­de en un país islá­mi­co y con­ser­va­dor como Pakis­tán, la figu­ra del “hij­ra” está arrai­ga­da no solo en este país sino en todo el Sur de Asia, don­de tie­ne unas pau­tas de com­por­ta­mien­to social y sufre una dis­cri­mi­na­ción simi­lar.

El fallo ni siquie­ra ha alte­ra­do los áni­mos de los gru­pos reli­gio­sos de cor­te isla­mis­ta.

«No hay nin­gu­na obje­ción por nues­tra par­te. Es una deci­sión correc­ta del Supre­mo. Las auto­ri­da­des tie­nen el deber de dar dere­chos a todos», ase­ve­ró el por­ta­voz del par­ti­do isla­mis­ta Jamat-e-Isla­mi, Shu­jat Qamar.

Pero el estig­ma social de los “hij­ra” sigue sin des­apa­re­cer y muchos de ellos se ven obli­ga­dos a pedir limos­na en las carre­te­ras ame­na­zan­do con echar mal de ojo a los con­duc­to­res, un poder que las socie­da­des sura­siá­ti­cas les atri­bu­yen.

Ello ha lle­va­do inclu­so a que las auto­ri­da­des tiren de inge­nio y con­tra­ten a tran­se­xua­les para ir a casas de moro­sos en algu­nos barrios a exi­gir el pago de impues­tos.

Tam­bién se res­pi­ra el mito que aso­cia a los cas­tra­dos con su impor­tan­cia en los even­tos socia­les: es común invi­tar­las a bodas para dar bue­na suer­te a los novios.

En el con­tex­to sura­siá­ti­co, los tam­bién lla­ma­dos «eunu­cos» tie­nen su refe­ren­te his­tó­ri­co en los guar­dia­nes de hare­nes.

Pero actual­men­te el ter­cer sexo sobre­vi­ve en un mun­do mar­gi­nal, cer­cano al ham­pa y expues­to a la pros­ti­tu­ción y a las enfer­me­da­des vené­reas.

La pre­si­den­ta de la aso­cia­ción de tran­se­xua­les citó entre algu­nos de los abu­sos que sufre la comu­ni­dad el secues­tro, la vio­la­ción, el robo y el aco­so de la Poli­cía.

Cifró en entre 50.000 y 80.000 los miem­bros de esta comu­ni­dad en Pakis­tán de los que su aso­cia­ción tie­ne cons­tan­cia, aun­que otras esti­ma­cio­nes no ofi­cia­les ele­van el núme­ro a cen­te­na­res de miles.

Miss Bobby admi­tió que la situa­ción está mejo­ran­do en los últi­mos años con deci­sio­nes como las del jefe del Supre­mo, que con­tri­bu­yen a la acep­ta­ción social, y rei­vin­di­có que la comu­ni­dad no debe sen­tir­se «aver­gon­za­da».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *