La cen­su­ra de Esta­do de Tele­SUR sobre el caso de Joa­quín Pérez Bece­rra – Anna­li­sa Melandri

Se ha publi­ca­do ale­gre­men­te un artícu­lo infa­me por la redac­ción de Tele­SUR: o tie­nen memo­ria muy cor­ta o las direc­ti­vas de gobierno son más fuer­tes que la nece­sa­ria soli­da­ri­dad a un perio­dis­ta com­pro­me­ti­do con los mis­mos valo­res e idea­les boli­va­ria­nos de esta cade­na tele­vi­si­va que nació hace seis años para ser un medio revo­lu­cio­na­rio y un “pro­yec­to lati­no­ame­ri­cano alter­na­ti­vo al neoliberalismo”.

Pare­ce que algo se haya per­di­do de los valo­res ori­gi­na­rios en el trans­cur­so de estos pocos años, des­de aquel 24 de julio de 2005 cuan­do en el 222 ani­ver­sa­rio del naci­mien­to de Simón Bolí­var, la ante­na Tele­SUR empe­za­ba a trans­mi­tir su pri­mer blo­que de informaciones.

El artícu­lo al que me refie­ro se titu­la “Acer­ca de Joa­quín Pérez Bece­rra” y está escri­to por tal Ivan Maí­za (que ni se quien es y ni voy a ave­ri­guar­lo) y es el pri­me­ro (y el úni­co de opi­nión) que se encuen­tra en Goo­gle bus­can­do TeleSUR+Joaquín Bece­rra. Las otras noti­cias publi­ca­das por Tele­SUR res­pec­to a la deten­ción en el aero­puer­to de Cara­cas y a la siguien­te depor­ta­ción a Colom­bia del perio­dis­ta sue­co direc­tor de la agen­cia ANNCOL, son de pura cró­ni­ca pela­da, mon­da y lironda.

Evi­den­te­men­te en la redac­ción de Tele­SUR ya no recuer­dan la soli­da­ri­dad que muchos mili­tan­tes y “perio­dis­tas terro­ris­tas” como aho­ra está de cos­tum­bre lla­mar­nos, les brin­da­mos cuan­do en el mes de noviem­bre de 2006 en Colom­bia el DAS detu­vo el corres­pon­sal de ellos, Fredy Muñoz, acu­sán­do­lo de ser miem­bro de las FARC.

El enton­ces direc­tor de la ante­na tele­vi­si­va, Andrés Iza­rra (actual minis­tro de la Comu­ni­ca­ción y la Infor­ma­ción), decla­ró en aque­llas cir­cuns­tan­cias muy preo­cu­pa­do: “la vida de Muñoz corre peli­gro”. Tenía razón. Colom­bia no es un país segu­ro para los perio­dis­tas que denun­cian el impe­ran­te terro­ris­mo de Esta­do pro­mo­vi­do por sus gobier­nos y sus órga­nos de seguridad.

Pero Colom­bia, y eso la redac­ción de Tele­SUR debe­ría saber­lo muy bien, no es un país segu­ro tam­po­co para Joa­quín Pérez Bece­rra, con mayor razón para este hom­bre, naci­do allá, ex con­ce­jal del par­ti­do Unión Patrió­ti­ca, que hace 20 años tuvo que huir de su país para no ser un nume­ro más de los casi 4000 mili­tan­tes de esta fuer­za polí­ti­ca ase­si­na­dos en pocos años por los para­mi­li­ta­res y las fuer­zas de segu­ri­dad colombianas.

Joa­quín tuvo que bus­car refu­gio en Sue­cia des­pués del secues­tro y homi­ci­dio de su pri­me­ra espo­sa, una víc­ti­ma más de aquel geno­ci­dio polí­ti­co que lle­vó el nom­bre maca­bro de Bai­le Rojo. Allá obtu­vo esta­tus de refu­gia­do polí­ti­co y la ciu­da­da­nía sueca.

No obs­tan­te esta his­to­ria, las auto­ri­da­des de Vene­zue­la lo ha dete­ni­do, depor­ta­do y entre­ga­do en las manos del pre­si­den­te colom­biano Manuel San­tos (ex minis­tro de defen­sa en el gobierno de Uri­be) sin pes­ta­ñear, des­pués de haber reci­bi­do Hugo Chá­vez una lla­ma­da tele­fó­ni­ca de par­te de su homo­lo­go colom­biano pidién­do­le el favor.

Tele­SUR enton­ces no se preo­cu­pa por la segu­ri­dad de Joa­quín Bece­rra pero ade­más de eso publi­ca artícu­los ofen­si­vos y denigrantes.

Cono­cien­do la tra­yec­to­ria huma­na y polí­ti­ca del perio­dis­ta sue­co, que aca­ba­mos de con­tar, leer las infa­man­tes pre­gun­tas, (¡no olvi­dé­mos­lo! publi­ca­das como opi­nión en la pági­na de Tele­SUR y no en cual­quier blo­gue­si­to) que hace el tal Ivan Maí­za, autor del artícu­lo, no se pue­de no refle­xio­nar seria­men­te sobre el nue­vo rum­bo toma­do por la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na: ¿Quién mon­tó en este momen­to a Joa­quín en ese avión? ¿Quién lo ven­dió para poner a la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na en ries­go de per­der su orde­na­mien­to estra­té­gi­co?… ¿hay sec­to­res en la izquier­da revo­lu­cio­na­ria que reci­ben órde­nes del DAS?”

Eso se lee en la pági­na de una cade­na tele­vi­si­va que pre­ten­de ser alter­na­ti­va y ade­más revo­lu­cio­na­ria, que pre­ten­de dar la voz a los sin voz… Que pre­ten­de ser cade­na tele­vi­si­va de un gobierno revo­lu­cio­na­rio, bolivariano…

No es sufi­cien­te. Lo peor es que el ex pre­si­den­te de Tele­SUR Andrés Iza­rra des­de su actual y ter­cer car­go de minis­tro de la Comu­ni­ca­ción y la Infor­ma­ción (MINCI), sabo­tea tam­bién la cober­tu­ra infor­ma­ti­va res­pec­to a las jus­tas pro­tes­tas que el gobierno está reci­bien­do en estos días por la depor­ta­ción de Joa­quín Becerra.

Ayer en Cara­cas, fren­te a la can­ci­lle­ría, don­de cen­te­na­res de repre­sen­tan­tes de los movi­mien­tos socia­les y orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas se habían reu­ni­do para exi­gir al gobierno una expli­ca­ción sobre lo suce­di­do, ade­más de no estar pre­sen­tes los perio­dis­tas de Tele­SUR (que reci­ben pre­ci­sas dis­po­si­cio­nes del MINCI) ni de los mayo­res medios de comu­ni­ca­ción, los pocos medios alter­na­ti­vos que cubrie­ron las pro­tes­tas como la Agen­cia Boli­va­ria­na de Pren­sa (será una casua­li­dad pero la pági­na ABP hoy no funciona),Radio del Sur, Avi­la TV, Catia TV, Tri­bu­na Popu­lar, ALBATV, lo hicie­ron “con­tra­vi­nien­do la orien­ta­ción gene­ral del Minis­te­rio de Comu­ni­ca­ción”. Fuen­tes vene­zo­la­nas comen­ta­ron que el mis­mo Iza­rra, reali­zó varias lla­ma­das tele­fó­ni­cas a unos de ellos, ame­na­zán­do­los e insul­tán­do­los por dar cober­tu­ra del plantón.

Vuel­ven enton­ces a la memo­ria las decla­ra­cio­nes que hacía en una entre­vis­ta hace dos años Aram Aha­ro­nian, des­ta­ca­do perio­dis­ta uru­gua­yo, uno de los fun­da­do­res y ex direc­tor de Tele­SUR que se ale­jó de la mis­ma por “dife­ren­cias polí­ti­cas, e inclu­so éti­cas”: “Tele­sur está toma­da por inep­tos, con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios en el amplio sen­ti­do de la pala­bra: gen­te que reci­ta con­sig­nas para pare­cer revo­lu­cio­na­rios pero que no tie­nen la menor idea de qué se tra­ta”. Sus acu­sa­cio­nes, que enton­ces pare­cie­ron pesa­das y gra­ves, esta­ban refe­ri­das al mis­mo Iza­rra. Aho­ra se ven defi­ni­ti­va­men­te con­fir­ma­das por los hechos.

Se ha publi­ca­do ale­gre­men­te un artícu­lo infa­me por la redac­ción de Tele­SUR: o tie­nen memo­ria muy cor­ta o las direc­ti­vas de gobierno son más fuer­tes que la nece­sa­ria soli­da­ri­dad a un perio­dis­ta com­pro­me­ti­do con los mis­mos valo­res e idea­les boli­va­ria­nos de esta cade­na tele­vi­si­va que nació hace seis años para ser un medio revo­lu­cio­na­rio y un “pro­yec­to lati­no­ame­ri­cano alter­na­ti­vo al neoliberalismo”.

Pare­ce que algo se haya per­di­do de los valo­res ori­gi­na­rios en el trans­cur­so de estos pocos años, des­de aquel 24 de julio de 2005 cuan­do en el 222 ani­ver­sa­rio del naci­mien­to de Simón Bolí­var, la ante­na Tele­SUR empe­za­ba a trans­mi­tir su pri­mer blo­que de informaciones.

El artícu­lo al que me refie­ro se titu­la “Acer­ca de Joa­quín Pérez Bece­rra” y está escri­to por tal Ivan Maí­za (que ni se quien es y ni voy a ave­ri­guar­lo) y es el pri­me­ro (y el úni­co de opi­nión) que se encuen­tra en Goo­gle bus­can­do TeleSUR+Joaquín Bece­rra. Las otras noti­cias publi­ca­das por Tele­SUR res­pec­to a la deten­ción en el aero­puer­to de Cara­cas y a la siguien­te depor­ta­ción a Colom­bia del perio­dis­ta sue­co direc­tor de la agen­cia ANNCOL, son de pura cró­ni­ca pela­da, mon­da y lironda.

Evi­den­te­men­te en la redac­ción de Tele­SUR ya no recuer­dan la soli­da­ri­dad que muchos mili­tan­tes y “perio­dis­tas terro­ris­tas” como aho­ra está de cos­tum­bre lla­mar­nos, les brin­da­mos cuan­do en el mes de noviem­bre de 2006 en Colom­bia el DAS detu­vo el corres­pon­sal de ellos, Fredy Muñoz, acu­sán­do­lo de ser miem­bro de las FARC.

El enton­ces direc­tor de la ante­na tele­vi­si­va, Andrés Iza­rra (actual minis­tro de la Comu­ni­ca­ción y la Infor­ma­ción), decla­ró en aque­llas cir­cuns­tan­cias muy preo­cu­pa­do: “la vida de Muñoz corre peli­gro”. Tenía razón. Colom­bia no es un país segu­ro para los perio­dis­tas que denun­cian el impe­ran­te terro­ris­mo de Esta­do pro­mo­vi­do por sus gobier­nos y sus órga­nos de seguridad.

Pero Colom­bia, y eso la redac­ción de Tele­SUR debe­ría saber­lo muy bien, no es un país segu­ro tam­po­co para Joa­quín Pérez Bece­rra, con mayor razón para este hom­bre, naci­do allá, ex con­ce­jal del par­ti­do Unión Patrió­ti­ca, que hace 20 años tuvo que huir de su país para no ser un nume­ro más de los casi 4000 mili­tan­tes de esta fuer­za polí­ti­ca ase­si­na­dos en pocos años por los para­mi­li­ta­res y las fuer­zas de segu­ri­dad colombianas.

Joa­quín tuvo que bus­car refu­gio en Sue­cia des­pués del secues­tro y homi­ci­dio de su pri­me­ra espo­sa, una víc­ti­ma más de aquel geno­ci­dio polí­ti­co que lle­vó el nom­bre maca­bro de Bai­le Rojo. Allá obtu­vo esta­tus de refu­gia­do polí­ti­co y la ciu­da­da­nía sueca.

No obs­tan­te esta his­to­ria, las auto­ri­da­des de Vene­zue­la lo ha dete­ni­do, depor­ta­do y entre­ga­do en las manos del pre­si­den­te colom­biano Manuel San­tos (ex minis­tro de defen­sa en el gobierno de Uri­be) sin pes­ta­ñear, des­pués de haber reci­bi­do Hugo Chá­vez una lla­ma­da tele­fó­ni­ca de par­te de su homo­lo­go colom­biano pidién­do­le el favor.

Tele­SUR enton­ces no se preo­cu­pa por la segu­ri­dad de Joa­quín Bece­rra pero ade­más de eso publi­ca artícu­los ofen­si­vos y denigrantes.

Cono­cien­do la tra­yec­to­ria huma­na y polí­ti­ca del perio­dis­ta sue­co, que aca­ba­mos de con­tar, leer las infa­man­tes pre­gun­tas, (¡no olvi­dé­mos­lo! publi­ca­das como opi­nión en la pági­na de Tele­SUR y no en cual­quier blo­gue­si­to) que hace el tal Ivan Maí­za, autor del artícu­lo, no se pue­de no refle­xio­nar seria­men­te sobre el nue­vo rum­bo toma­do por la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na: ¿Quién mon­tó en este momen­to a Joa­quín en ese avión? ¿Quién lo ven­dió para poner a la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na en ries­go de per­der su orde­na­mien­to estra­té­gi­co?… ¿hay sec­to­res en la izquier­da revo­lu­cio­na­ria que reci­ben órde­nes del DAS?”

Eso se lee en la pági­na de una cade­na tele­vi­si­va que pre­ten­de ser alter­na­ti­va y ade­más revo­lu­cio­na­ria, que pre­ten­de dar la voz a los sin voz… Que pre­ten­de ser cade­na tele­vi­si­va de un gobierno revo­lu­cio­na­rio, bolivariano…

No es sufi­cien­te. Lo peor es que el ex pre­si­den­te de Tele­SUR Andrés Iza­rra des­de su actual y ter­cer car­go de minis­tro de la Comu­ni­ca­ción y la Infor­ma­ción (MINCI), sabo­tea tam­bién la cober­tu­ra infor­ma­ti­va res­pec­to a las jus­tas pro­tes­tas que el gobierno está reci­bien­do en estos días por la depor­ta­ción de Joa­quín Becerra.

Ayer en Cara­cas, fren­te a la can­ci­lle­ría, don­de cen­te­na­res de repre­sen­tan­tes de los movi­mien­tos socia­les y orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas se habían reu­ni­do para exi­gir al gobierno una expli­ca­ción sobre lo suce­di­do, ade­más de no estar pre­sen­tes los perio­dis­tas de Tele­SUR (que reci­ben pre­ci­sas dis­po­si­cio­nes del MINCI) ni de los mayo­res medios de comu­ni­ca­ción, los pocos medios alter­na­ti­vos que cubrie­ron las pro­tes­tas como la Agen­cia Boli­va­ria­na de Pren­sa (será una casua­li­dad pero la pági­na ABP hoy no funciona),Radio del Sur, Avi­la TV, Catia TV, Tri­bu­na Popu­lar, ALBATV, lo hicie­ron “con­tra­vi­nien­do la orien­ta­ción gene­ral del Minis­te­rio de Comu­ni­ca­ción”. Fuen­tes vene­zo­la­nas comen­ta­ron que el mis­mo Iza­rra, reali­zó varias lla­ma­das tele­fó­ni­cas a unos de ellos, ame­na­zán­do­los e insul­tán­do­los por dar cober­tu­ra del plantón.

Vuel­ven enton­ces a la memo­ria las decla­ra­cio­nes que hacía en una entre­vis­ta hace dos años Aram Aha­ro­nian, des­ta­ca­do perio­dis­ta uru­gua­yo, uno de los fun­da­do­res y ex direc­tor de Tele­SUR que se ale­jó de la mis­ma por “dife­ren­cias polí­ti­cas, e inclu­so éti­cas”: “Tele­sur está toma­da por inep­tos, con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios en el amplio sen­ti­do de la pala­bra: gen­te que reci­ta con­sig­nas para pare­cer revo­lu­cio­na­rios pero que no tie­nen la menor idea de qué se tra­ta”. Sus acu­sa­cio­nes, que enton­ces pare­cie­ron pesa­das y gra­ves, esta­ban refe­ri­das al mis­mo Iza­rra. Aho­ra se ven defi­ni­ti­va­men­te con­fir­ma­das por los hechos.

Se ha publi­ca­do ale­gre­men­te un artícu­lo infa­me por la redac­ción de Tele­SUR: o tie­nen memo­ria muy cor­ta o las direc­ti­vas de gobierno son más fuer­tes que la nece­sa­ria soli­da­ri­dad a un perio­dis­ta com­pro­me­ti­do con los mis­mos valo­res e idea­les boli­va­ria­nos de esta cade­na tele­vi­si­va que nació hace seis años para ser un medio revo­lu­cio­na­rio y un “pro­yec­to lati­no­ame­ri­cano alter­na­ti­vo al neoliberalismo”.

Pare­ce que algo se haya per­di­do de los valo­res ori­gi­na­rios en el trans­cur­so de estos pocos años, des­de aquel 24 de julio de 2005 cuan­do en el 222 ani­ver­sa­rio del naci­mien­to de Simón Bolí­var, la ante­na Tele­SUR empe­za­ba a trans­mi­tir su pri­mer blo­que de informaciones.

El artícu­lo al que me refie­ro se titu­la “Acer­ca de Joa­quín Pérez Bece­rra” y está escri­to por tal Ivan Maí­za (que ni se quien es y ni voy a ave­ri­guar­lo) y es el pri­me­ro (y el úni­co de opi­nión) que se encuen­tra en Goo­gle bus­can­do TeleSUR+Joaquín Bece­rra. Las otras noti­cias publi­ca­das por Tele­SUR res­pec­to a la deten­ción en el aero­puer­to de Cara­cas y a la siguien­te depor­ta­ción a Colom­bia del perio­dis­ta sue­co direc­tor de la agen­cia ANNCOL, son de pura cró­ni­ca pela­da, mon­da y lironda.

Evi­den­te­men­te en la redac­ción de Tele­SUR ya no recuer­dan la soli­da­ri­dad que muchos mili­tan­tes y “perio­dis­tas terro­ris­tas” como aho­ra está de cos­tum­bre lla­mar­nos, les brin­da­mos cuan­do en el mes de noviem­bre de 2006 en Colom­bia el DAS detu­vo el corres­pon­sal de ellos, Fredy Muñoz, acu­sán­do­lo de ser miem­bro de las FARC.

El enton­ces direc­tor de la ante­na tele­vi­si­va, Andrés Iza­rra (actual minis­tro de la Comu­ni­ca­ción y la Infor­ma­ción), decla­ró en aque­llas cir­cuns­tan­cias muy preo­cu­pa­do: “la vida de Muñoz corre peli­gro”. Tenía razón. Colom­bia no es un país segu­ro para los perio­dis­tas que denun­cian el impe­ran­te terro­ris­mo de Esta­do pro­mo­vi­do por sus gobier­nos y sus órga­nos de seguridad.

Pero Colom­bia, y eso la redac­ción de Tele­SUR debe­ría saber­lo muy bien, no es un país segu­ro tam­po­co para Joa­quín Pérez Bece­rra, con mayor razón para este hom­bre, naci­do allá, ex con­ce­jal del par­ti­do Unión Patrió­ti­ca, que hace 20 años tuvo que huir de su país para no ser un nume­ro más de los casi 4000 mili­tan­tes de esta fuer­za polí­ti­ca ase­si­na­dos en pocos años por los para­mi­li­ta­res y las fuer­zas de segu­ri­dad colombianas.

Joa­quín tuvo que bus­car refu­gio en Sue­cia des­pués del secues­tro y homi­ci­dio de su pri­me­ra espo­sa, una víc­ti­ma más de aquel geno­ci­dio polí­ti­co que lle­vó el nom­bre maca­bro de Bai­le Rojo. Allá obtu­vo esta­tus de refu­gia­do polí­ti­co y la ciu­da­da­nía sueca.

No obs­tan­te esta his­to­ria, las auto­ri­da­des de Vene­zue­la lo ha dete­ni­do, depor­ta­do y entre­ga­do en las manos del pre­si­den­te colom­biano Manuel San­tos (ex minis­tro de defen­sa en el gobierno de Uri­be) sin pes­ta­ñear, des­pués de haber reci­bi­do Hugo Chá­vez una lla­ma­da tele­fó­ni­ca de par­te de su homo­lo­go colom­biano pidién­do­le el favor.

Tele­SUR enton­ces no se preo­cu­pa por la segu­ri­dad de Joa­quín Bece­rra pero ade­más de eso publi­ca artícu­los ofen­si­vos y denigrantes.

Cono­cien­do la tra­yec­to­ria huma­na y polí­ti­ca del perio­dis­ta sue­co, que aca­ba­mos de con­tar, leer las infa­man­tes pre­gun­tas, (¡no olvi­dé­mos­lo! publi­ca­das como opi­nión en la pági­na de Tele­SUR y no en cual­quier blo­gue­si­to) que hace el tal Ivan Maí­za, autor del artícu­lo, no se pue­de no refle­xio­nar seria­men­te sobre el nue­vo rum­bo toma­do por la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na: ¿Quién mon­tó en este momen­to a Joa­quín en ese avión? ¿Quién lo ven­dió para poner a la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na en ries­go de per­der su orde­na­mien­to estra­té­gi­co?… ¿hay sec­to­res en la izquier­da revo­lu­cio­na­ria que reci­ben órde­nes del DAS?”

Eso se lee en la pági­na de una cade­na tele­vi­si­va que pre­ten­de ser alter­na­ti­va y ade­más revo­lu­cio­na­ria, que pre­ten­de dar la voz a los sin voz… Que pre­ten­de ser cade­na tele­vi­si­va de un gobierno revo­lu­cio­na­rio, bolivariano…

No es sufi­cien­te. Lo peor es que el ex pre­si­den­te de Tele­SUR Andrés Iza­rra des­de su actual y ter­cer car­go de minis­tro de la Comu­ni­ca­ción y la Infor­ma­ción (MINCI), sabo­tea tam­bién la cober­tu­ra infor­ma­ti­va res­pec­to a las jus­tas pro­tes­tas que el gobierno está reci­bien­do en estos días por la depor­ta­ción de Joa­quín Becerra.

Ayer en Cara­cas, fren­te a la can­ci­lle­ría, don­de cen­te­na­res de repre­sen­tan­tes de los movi­mien­tos socia­les y orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas se habían reu­ni­do para exi­gir al gobierno una expli­ca­ción sobre lo suce­di­do, ade­más de no estar pre­sen­tes los perio­dis­tas de Tele­SUR (que reci­ben pre­ci­sas dis­po­si­cio­nes del MINCI) ni de los mayo­res medios de comu­ni­ca­ción, los pocos medios alter­na­ti­vos que cubrie­ron las pro­tes­tas como la Agen­cia Boli­va­ria­na de Pren­sa (será una casua­li­dad pero la pági­na ABP hoy no funciona),Radio del Sur, Avi­la TV, Catia TV, Tri­bu­na Popu­lar, ALBATV, lo hicie­ron “con­tra­vi­nien­do la orien­ta­ción gene­ral del Minis­te­rio de Comu­ni­ca­ción”. Fuen­tes vene­zo­la­nas comen­ta­ron que el mis­mo Iza­rra, reali­zó varias lla­ma­das tele­fó­ni­cas a unos de ellos, ame­na­zán­do­los e insul­tán­do­los por dar cober­tu­ra del plantón.

Vuel­ven enton­ces a la memo­ria las decla­ra­cio­nes que hacía en una entre­vis­ta hace dos años Aram Aha­ro­nian, des­ta­ca­do perio­dis­ta uru­gua­yo, uno de los fun­da­do­res y ex direc­tor de Tele­SUR que se ale­jó de la mis­ma por “dife­ren­cias polí­ti­cas, e inclu­so éti­cas”: “Tele­sur está toma­da por inep­tos, con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios en el amplio sen­ti­do de la pala­bra: gen­te que reci­ta con­sig­nas para pare­cer revo­lu­cio­na­rios pero que no tie­nen la menor idea de qué se tra­ta”. Sus acu­sa­cio­nes, que enton­ces pare­cie­ron pesa­das y gra­ves, esta­ban refe­ri­das al mis­mo Iza­rra. Aho­ra se ven defi­ni­ti­va­men­te con­fir­ma­das por los hechos.

Se ha publi­ca­do ale­gre­men­te un artícu­lo infa­me por la redac­ción de Tele­SUR: o tie­nen memo­ria muy cor­ta o las direc­ti­vas de gobierno son más fuer­tes que la nece­sa­ria soli­da­ri­dad a un perio­dis­ta com­pro­me­ti­do con los mis­mos valo­res e idea­les boli­va­ria­nos de esta cade­na tele­vi­si­va que nació hace seis años para ser un medio revo­lu­cio­na­rio y un “pro­yec­to lati­no­ame­ri­cano alter­na­ti­vo al neoliberalismo”.

Pare­ce que algo se haya per­di­do de los valo­res ori­gi­na­rios en el trans­cur­so de estos pocos años, des­de aquel 24 de julio de 2005 cuan­do en el 222 ani­ver­sa­rio del naci­mien­to de Simón Bolí­var, la ante­na Tele­SUR empe­za­ba a trans­mi­tir su pri­mer blo­que de informaciones.

El artícu­lo al que me refie­ro se titu­la “Acer­ca de Joa­quín Pérez Bece­rra” y está escri­to por tal Ivan Maí­za (que ni se quien es y ni voy a ave­ri­guar­lo) y es el pri­me­ro (y el úni­co de opi­nión) que se encuen­tra en Goo­gle bus­can­do TeleSUR+Joaquín Bece­rra. Las otras noti­cias publi­ca­das por Tele­SUR res­pec­to a la deten­ción en el aero­puer­to de Cara­cas y a la siguien­te depor­ta­ción a Colom­bia del perio­dis­ta sue­co direc­tor de la agen­cia ANNCOL, son de pura cró­ni­ca pela­da, mon­da y lironda.

Evi­den­te­men­te en la redac­ción de Tele­SUR ya no recuer­dan la soli­da­ri­dad que muchos mili­tan­tes y “perio­dis­tas terro­ris­tas” como aho­ra está de cos­tum­bre lla­mar­nos, les brin­da­mos cuan­do en el mes de noviem­bre de 2006 en Colom­bia el DAS detu­vo el corres­pon­sal de ellos, Fredy Muñoz, acu­sán­do­lo de ser miem­bro de las FARC.

El enton­ces direc­tor de la ante­na tele­vi­si­va, Andrés Iza­rra (actual minis­tro de la Comu­ni­ca­ción y la Infor­ma­ción), decla­ró en aque­llas cir­cuns­tan­cias muy preo­cu­pa­do: “la vida de Muñoz corre peli­gro”. Tenía razón. Colom­bia no es un país segu­ro para los perio­dis­tas que denun­cian el impe­ran­te terro­ris­mo de Esta­do pro­mo­vi­do por sus gobier­nos y sus órga­nos de seguridad.

Pero Colom­bia, y eso la redac­ción de Tele­SUR debe­ría saber­lo muy bien, no es un país segu­ro tam­po­co para Joa­quín Pérez Bece­rra, con mayor razón para este hom­bre, naci­do allá, ex con­ce­jal del par­ti­do Unión Patrió­ti­ca, que hace 20 años tuvo que huir de su país para no ser un nume­ro más de los casi 4000 mili­tan­tes de esta fuer­za polí­ti­ca ase­si­na­dos en pocos años por los para­mi­li­ta­res y las fuer­zas de segu­ri­dad colombianas.

Joa­quín tuvo que bus­car refu­gio en Sue­cia des­pués del secues­tro y homi­ci­dio de su pri­me­ra espo­sa, una víc­ti­ma más de aquel geno­ci­dio polí­ti­co que lle­vó el nom­bre maca­bro de Bai­le Rojo. Allá obtu­vo esta­tus de refu­gia­do polí­ti­co y la ciu­da­da­nía sueca.

No obs­tan­te esta his­to­ria, las auto­ri­da­des de Vene­zue­la lo ha dete­ni­do, depor­ta­do y entre­ga­do en las manos del pre­si­den­te colom­biano Manuel San­tos (ex minis­tro de defen­sa en el gobierno de Uri­be) sin pes­ta­ñear, des­pués de haber reci­bi­do Hugo Chá­vez una lla­ma­da tele­fó­ni­ca de par­te de su homo­lo­go colom­biano pidién­do­le el favor.

Tele­SUR enton­ces no se preo­cu­pa por la segu­ri­dad de Joa­quín Bece­rra pero ade­más de eso publi­ca artícu­los ofen­si­vos y denigrantes.

Cono­cien­do la tra­yec­to­ria huma­na y polí­ti­ca del perio­dis­ta sue­co, que aca­ba­mos de con­tar, leer las infa­man­tes pre­gun­tas, (¡no olvi­dé­mos­lo! publi­ca­das como opi­nión en la pági­na de Tele­SUR y no en cual­quier blo­gue­si­to) que hace el tal Ivan Maí­za, autor del artícu­lo, no se pue­de no refle­xio­nar seria­men­te sobre el nue­vo rum­bo toma­do por la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na: ¿Quién mon­tó en este momen­to a Joa­quín en ese avión? ¿Quién lo ven­dió para poner a la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na en ries­go de per­der su orde­na­mien­to estra­té­gi­co?… ¿hay sec­to­res en la izquier­da revo­lu­cio­na­ria que reci­ben órde­nes del DAS?”

Eso se lee en la pági­na de una cade­na tele­vi­si­va que pre­ten­de ser alter­na­ti­va y ade­más revo­lu­cio­na­ria, que pre­ten­de dar la voz a los sin voz… Que pre­ten­de ser cade­na tele­vi­si­va de un gobierno revo­lu­cio­na­rio, bolivariano…

No es sufi­cien­te. Lo peor es que el ex pre­si­den­te de Tele­SUR Andrés Iza­rra des­de su actual y ter­cer car­go de minis­tro de la Comu­ni­ca­ción y la Infor­ma­ción (MINCI), sabo­tea tam­bién la cober­tu­ra infor­ma­ti­va res­pec­to a las jus­tas pro­tes­tas que el gobierno está reci­bien­do en estos días por la depor­ta­ción de Joa­quín Becerra.

Ayer en Cara­cas, fren­te a la can­ci­lle­ría, don­de cen­te­na­res de repre­sen­tan­tes de los movi­mien­tos socia­les y orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas se habían reu­ni­do para exi­gir al gobierno una expli­ca­ción sobre lo suce­di­do, ade­más de no estar pre­sen­tes los perio­dis­tas de Tele­SUR (que reci­ben pre­ci­sas dis­po­si­cio­nes del MINCI) ni de los mayo­res medios de comu­ni­ca­ción, los pocos medios alter­na­ti­vos que cubrie­ron las pro­tes­tas como la Agen­cia Boli­va­ria­na de Pren­sa (será una casua­li­dad pero la pági­na ABP hoy no funciona),Radio del Sur, Avi­la TV, Catia TV, Tri­bu­na Popu­lar, ALBATV, lo hicie­ron “con­tra­vi­nien­do la orien­ta­ción gene­ral del Minis­te­rio de Comu­ni­ca­ción”. Fuen­tes vene­zo­la­nas comen­ta­ron que el mis­mo Iza­rra, reali­zó varias lla­ma­das tele­fó­ni­cas a unos de ellos, ame­na­zán­do­los e insul­tán­do­los por dar cober­tu­ra del plantón.

Vuel­ven enton­ces a la memo­ria las decla­ra­cio­nes que hacía en una entre­vis­ta hace dos años Aram Aha­ro­nian, des­ta­ca­do perio­dis­ta uru­gua­yo, uno de los fun­da­do­res y ex direc­tor de Tele­SUR que se ale­jó de la mis­ma por “dife­ren­cias polí­ti­cas, e inclu­so éti­cas”: “Tele­sur está toma­da por inep­tos, con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios en el amplio sen­ti­do de la pala­bra: gen­te que reci­ta con­sig­nas para pare­cer revo­lu­cio­na­rios pero que no tie­nen la menor idea de qué se tra­ta”. Sus acu­sa­cio­nes, que enton­ces pare­cie­ron pesa­das y gra­ves, esta­ban refe­ri­das al mis­mo Iza­rra. Aho­ra se ven defi­ni­ti­va­men­te con­fir­ma­das por los hechos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.