«Terro­ris­mo» aggior­na­do: EEUU «mató» a Bin Laden para que «Al Qae­da» siga vivien­do-IAR Noti­cias

Washing­ton se sacó de enci­ma a un tras­to usa­do y ya inser­vi­ble (Bin Laden), y sen­tó las bases estra­té­gi­cas y doc­tri­na­rias de un reci­cla­mien­to y moder­ni­za­ción de la «gue­rra con­tra­te­rro­ris­ta» a esca­la pla­ne­ta­ria: «Mata­mos a Bin Laden, pero Al Qae­da sigue viva y se mul­ti­pli­ca mucho más peli­gro­sa que antes», es el men­sa­je implí­ci­to de la Casa Blan­ca geren­cia­da por Oba­ma. En sín­te­sis, EEUU «mató» a Bin Laden, pero el «terro­ris­mo islá­mi­co» lo sobre­vi­ve y engen­dra nue­vas crías (y «ame­na­zas terro­ris­tas») como el hue­vo de la ser­pien­te. Como diría Geor­ge W. Bush: Ese es el plan.

Resu­ma­mos: El domin­go, y con una impre­sio­nan­te cober­tu­ra mediá­ti­ca en vivo a esca­la glo­bal, EEUU «mató» ofi­cial­men­te Bin Laden, pero advir­tió al mun­do que Al Qae­da y el «terro­ris­mo islá­mi­co» siguen en pie y con su capa­ci­dad de «ata­ques terro­ris­tas» mul­ti­pli­ca­da.

En sín­te­sis, con la «muer­te» de Bin Laden la «gue­rra con­tra­te­rro­ris­ta» se reci­cla y reac­tua­li­za pla­ne­ta­ria­men­te sobre el «mie­do» mul­ti­pli­ca­do a los aten­ta­dos Al Qae­da sin lími­tes terri­to­ria­les ni con­ti­nen­ta­les.

Esa es la cla­ve del surrea­lis­ta (y opor­tu­nis­ta) anun­cio de Oba­ma sobre la muer­te del mito­ló­gi­co «líder» de Al Qae­da fabri­ca­do por las usi­nas de la CIA en la déca­da de los ochen­ta (Ver: Bin Laden: un sol­da­do de la CIA).

No hay cadá­ver, no hay prue­bas de la muer­te, y hay sólo dos argu­men­tos con­ver­gen­tes que jus­ti­fi­can el anun­cio:

1) EEUU nece­si­ta nue­vos fun­da­men­tos estra­té­gi­cos para seguir desa­rro­llan­do la «gue­rra con­tra el terro­ris­mo».

2) Oba­ma nece­si­ta ente­rrar a Bin Laden para ganar las elec­cio­nes en el 2012.

En todos los casos, el «terro­ris­mo» (un arma estra­té­gi­ca de la Gue­rra de Cuar­ta Gene­ra­ción) va actuar como ele­men­to des­en­ca­de­nan­te y fusio­nan­te de los acon­te­ci­mien­tos que se ave­ci­nan en el tea­tro de los con­flic­tos inter­na­cio­na­les por la pre­ser­va­ción del orden impe­rial regen­te.

Des­de el 11‑S, en el 2001, el «terro­ris­mo» se cons­ti­tu­yó en una herra­mien­ta cla­ve del Esta­do impe­rial USA para admi­nis­trar y con­tro­lar la maqui­na­ria pla­ne­ta­ria del «nue­vo orden» emer­gen­te tras el esta­lli­do de las Torres Geme­las en Nue­va York.

Hay tres razo­nes estra­té­gi­cas de fon­do que jus­ti­fi­can la per­ma­nen­cia de la «gue­rra con­tra­te­rro­ris­ta» como prin­ci­pal hipó­te­sis de con­flic­to mun­dial:

1) Expan­sión de la indus­tria arma­men­tis­ta (cor­po­ra­cio­nes del Com­ple­jo Mili­tar Indus­trial).

B) Jus­ti­fi­ca­ción doc­tri­na­ria de las gue­rras pre­ven­ti­vas por con­quis­tas de mer­ca­do (ocu­pa­cio­nes mili­ta­res).

3) Cla­ve argu­men­tal para el posi­cio­na­mien­to hege­mó­ni­co de EEUU en el nue­vo orde­na­mien­to geo­po­lí­ti­co y mili­tar glo­ba­li­za­do.

Bush pudo man­te­ner­se duran­te dos perío­dos en la Casa Blan­ca, con el apro­ve­cha­mien­to del 11‑S y la leyen­da de Bin Laden «ame­na­zan­do» des­de su escon­di­te inex­pug­na­ble, y Oba­ma va por su reelec­ción «matan­do» a Bin Laden y crean­do la leyen­da de una Al Qae­da poten­cia­da de mil cabe­zas que extien­de sus «ame­na­zas terro­ris­tas» por todo el pla­ne­ta.

En la agen­da de la inte­li­gen­cia mili­tar esta­dou­ni­den­se Bin Laden obe­de­ce a dos tipos de cons­truc­cio­nes. Una ver­da­de­ra, aso­cia­da con las redes secre­tas del terro­ris­mo, y otra fabri­ca­da para con­su­mo mediá­ti­co.

En la pri­me­ra, se indi­ca que su for­ma­ción de sol­da­do terro­ris­ta pro­vie­ne de los sóta­nos his­tó­ri­cos de entre­na­mien­to de la CIA. Y en la segun­da, las evi­den­cias lo seña­lan como un espec­tro fan­tas­mal sobre el cual se mon­ta­ron innu­me­ra­bles cam­pa­ñas de pren­sa inter­na­cio­nal para gene­rar mie­do con el «terro­ris­mo».

El líder de Al Qae­da fue fabri­ca­do de acuer­do a las nece­si­da­des del «nue­vo enemi­go», que el impe­rio nece­si­ta­ba mos­trar a la socie­dad des­pués de los aten­ta­dos del 11‑S, y que la inte­li­gen­cia nor­te­ame­ri­ca­na uti­li­zó para con­se­guir con­sen­so local e inter­na­cio­nal a sus nue­vas polí­ti­cas de inva­sión mili­tar

La nue­va con­sig­na lan­za­da por Oba­ma el domin­go: Mue­re Bin Laden, pero Al Qae­da se poten­cia y comien­za a engen­drar crías como el hue­vo de la ser­pien­te.

Mien­tras anun­cia la «muer­te» de Bin Laden Washing­ton, a coro con las poten­cias impe­ria­les, advier­te a los cua­tro vien­tos que Al Qae­da se apres­ta a una esca­la­da de «aten­ta­dos terro­ris­tas» para ven­gar a su jefe.

El Depar­ta­men­to de Esta­do advir­tió este lunes a los ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses que tras la muer­te del líder de Al Qae­da, Osa­ma Bin Laden, ellos se han con­ver­ti­do en obje­ti­vos poten­cia­les de la «vio­len­cia anti­es­ta­dou­ni­den­se» en todo el mun­do.

«Dada la incer­ti­dum­bre y la vola­ti­li­dad de la actual situa­ción, urgi­mos a los ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses en áreas don­de estos acon­te­ci­mien­tos (el «terro­ris­mo») pue­den cau­sar vio­len­cia anti­es­ta­dou­ni­den­se a limi­tar sus via­jes fue­ra de sus casas y hote­les y a evi­tar con­cen­tra­cio­nes y demos­tra­cio­nes masi­vas», pun­tua­li­za el comu­ni­ca­do.

Por su par­te, el aban­de­ra­do ini­cial de la «gue­rra con­tra­te­rro­ris­ta», el ex pre­si­den­te Geor­ge W. Bush, advir­tió que «La lucha con­tra el terror con­ti­núa, pero esta noche Esta­dos Uni­dos ha man­da­do un men­sa­je ine­quí­vo­co: no impor­ta cuan­to se tar­de, se hará jus­ti­cia».

«Es un triun­fo rotun­do para la jus­ti­cia, la liber­tad y los valo­res com­par­ti­dos por todas las nacio­nes demo­crá­ti­cas que luchan hom­bro con hom­bro con deter­mi­na­ción con­tra el terro­ris­mo», afir­mó el pri­mer minis­tro de Israel, Ben­ja­min Netan­yahu

El secre­ta­rio gene­ral de la OTAN, Anders Fogh Ras­mus­sen, cali­fi­có de «éxi­to sig­ni­fi­ca­ti­vo» la muer­te del líder de Al Qae­da, Osa­ma Bin Laden, en una ope­ra­ción de las fuer­zas espe­cia­les esta­dou­ni­den­ses en Pakis­tán, y reafir­mó el com­pro­mi­so de los alia­dos para «impe­dir que Afga­nis­tán se con­vier­ta de nue­vo en un san­tua­rio para el terro­ris­mo».

No obs­tan­te la «eufo­ria» rei­nan­te entre los lide­res impe­ria­les, una gene­ra­li­za­da duda sobre la auten­ti­ci­dad del anun­cio se extien­de mun­dial­men­te a par­tir de la no exis­ten­cia de prue­bas sobre la muer­te de Bin Laden.

Reci­cla­mien­to de la «gue­rra con­tra­te­rro­ris­ta»

El gro­tes­co anun­cio sin prue­bas ni cadá­ver de la «muer­te» de Bin Laden (sólo posi­bi­li­ta­do por la com­pli­ci­dad de los gobier­nos y de los medios de comu­ni­ca­ción, y por la ausen­cia de con­tra­in­for­ma­ción y de aná­li­sis tota­li­za­do de los fun­da­men­tos del uso estra­té­gi­co de la «gue­rra con­tra terro­ris­ta») es sólo el rever­so de una estra­te­gia que con­ti­núa des­de el 11‑S has­ta aquí.

EEUU, con la admi­nis­tra­ción Bush tras el 11‑S, no sola­men­te ins­ta­ló un nue­vo sis­te­ma de con­trol polí­ti­co y social por medio de la mani­pu­la­ción mediá­ti­ca con el «terro­ris­mo», sino que ade­más inau­gu­ró un «nue­vo orden inter­na­cio­nal» (sus­ti­tu­ti­vo de la «gue­rra fría» con la ex URSS) basa­do en la «gue­rra con­tra­te­rro­ris­ta» que sir­vió de jus­ti­fi­ca­ción a las nue­vas estra­te­gias expan­sio­nis­tas del Impe­rio nor­te­ame­ri­cano y de las tras­na­cio­na­les capi­ta­lis­tas. Oba­ma, con este anun­cio, con­ti­núa esa estra­te­gia por otras vías.

Des­de el pun­to de vis­ta geo­po­lí­ti­co y estra­té­gi­co, el «terro­ris­mo» no es un obje­to dia­bó­li­co del fun­da­men­ta­lis­mo islá­mi­co, sino una herra­mien­ta de la Gue­rra de Cuar­ta Gene­ra­ción que la inte­li­gen­cia esta­dou­ni­den­se y euro­pea vie­nen uti­li­zan­do (en Asia y Euro­pa) para man­te­ner y con­so­li­dar la alian­za USA-UE en el cam­po de las ope­ra­cio­nes, para derro­tar a los tali­ba­nes en Afga­nis­tán, jus­ti­fi­car accio­nes mili­ta­res con­tra Irán antes de que se con­vier­ta en poten­cia nuclear, y gene­rar un posi­ble nue­vo 11‑S para dis­traer la aten­ción de la cri­sis rece­si­va mun­dial.

A nivel geo­eco­nó­mi­co se regis­tra otra lec­tu­ra: Si se detu­vie­ra la indus­tria y el nego­cio arma­men­tis­ta cen­tra­li­za­do alre­de­dor del com­ba­te con­tra el «terro­ris­mo» (hoy ali­men­ta­do por un pre­su­pues­to béli­co mun­dial de US$ 1,460 billo­nes) ter­mi­na­ría de colap­sar la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na que hoy se encuen­tra en una cri­sis finan­cie­ra-rece­si­va de carac­te­rís­ti­cas iné­di­tas.

Esta es la mejor expli­ca­ción de por­qué Oba­ma, hoy sen­ta­do en el sillón de la Casa Blan­ca, ya se con­vir­tió en el «here­de­ro for­zo­so» de la «gue­rra con­tra­te­rro­ris­ta» de Bush a esca­la glo­bal.

La mis­ma inter­pre­ta­ción se pue­de infe­rir para las poten­cias de la Unión Euro­pea que adhie­ren a los pla­nes glo­ba­les de la «gue­rra con­tra­te­rro­ris­ta», así como para Chi­na, Rusia y las poten­cias asiá­ti­cas cuyos com­ple­jos mili­ta­res fac­tu­ran miles de millo­nes con armas y tec­no­lo­gía des­ti­na­das al com­ba­te con­tra el «terro­ris­mo».

Como se sabe, los «pla­nes con­tra­te­rro­ris­tas» son el prin­ci­pal rubro de fac­tu­ra­ción de los pre­su­pues­tos arma­men­tis­tas a esca­la glo­bal y con­for­man la mayor tasa de ren­ta­bi­li­dad de las cor­po­ra­cio­nes de la gue­rra que giran alre­de­dor de los com­ple­jos mili­ta­res indus­tria­les de EEUU, Euro­pa y Asia.

En el 2004,la Unión Euro­pea se sumó a la estra­te­gia nor­te­ame­ri­ca­na dise­ñan­do y ponien­do en prác­ti­ca un plan «con­tra­te­rro­ris­ta» que tras­la­da­ba a terri­to­rio euro­peo la cru­za­da mili­tar y de segu­ri­dad con­tra el «eje del mal», que ini­cia­ra la admi­nis­tra­ción Bush tras los aten­ta­dos del 11‑S.

Tras la impo­si­ción pla­ne­ta­ria del com­ba­te con­tra el terro­ris­mo (prin­ci­pal­men­te islá­mi­co) la «psi­co­sis terro­ris­ta» inun­dó las por­ta­das de la pren­sa inter­na­cio­nal y se exten­dió por aero­puer­tos, metros, esta­cio­nes de tre­nes, y por todo lugar don­de se pro­du­je­ran con­cen­tra­cio­nes masi­vas de per­so­nas.

Este esce­na­rio, con las poten­cias cen­troa­siá­ti­cas (que com­pi­ten por áreas de influen­cia con el eje USA-UE) adhi­rien­do a la «gue­rra con­tra­te­rro­ris­ta» lide­ra­da por EEUU, mar­ca con cla­ri­dad como Al Qae­da y el hoy extin­to Bin Laden (un inven­to his­tó­ri­co de la CIA) ensam­bla en un solo blo­que al sis­te­ma capi­ta­lis­ta más allá de sus dife­ren­cias sec­to­ria­les.

La «sim­bio­sis» fun­cio­nal e inter­ac­ti­va entre Bush y Al Qae­da tiñó ocho años cla­ves de la polí­ti­ca impe­rial de EEUU. A pun­to tal, que a los exper­tos les resul­ta impo­si­ble pen­sar al uno sin el otro.

El 11‑S como jus­ti­fi­ca­ción de nue­vas inva­sio­nes

Duran­te ocho años de ges­tión, Bin Laden y Al Qae­da se con­vir­tie­ron casi en una «herra­mien­ta de Esta­do» para Bush y los hal­co­nes neo­con que con­vir­tie­ron al «terro­ris­mo» ( y a la «gue­rra con­tra­te­rro­ris­ta») en su prin­ci­pal estra­te­gia de super­vi­ven­cia en el poder.

Bush y el lobby judío de hal­co­nes neo­con, edi­fi­ca­ron con­sen­so y apo­yo interno agi­tan­do y denun­cian­do el peli­gro del «terro­ris­mo islá­mi­co» como ame­na­za per­ma­nen­te a la «segu­ri­dad nacio­nal» de EEUU. Den­tro de esa bol­sa metían a todos los que se le opo­nían.

En tér­mi­nos geo­po­lí­ti­cos y mili­tar-estra­té­gi­cos, con la uti­li­za­ción de la leyen­da mediá­ti­ca de Bin Laden y el peli­gro del «terro­ris­mo inter­na­cio­nal», a par­tir del 11‑S el Impe­rio nor­te­ame­ri­cano (poten­cia loco­mo­to­ra uni­po­lar del pla­ne­ta des­de la caí­da de la URSS) sus­ti­tuía aspec­tos cla­ves de su super­vi­ven­cia como Esta­do impe­rial.

Bien emplea­da, la herra­mien­ta «terro­ris­mo» (un arma que com­bi­na la vio­len­cia mili­tar con la Gue­rra de Cuar­ta Gene­ra­ción) tie­ne como obje­ti­vo cen­tral: Gene­rar una con­flic­to (o una cri­sis) para lue­go apor­tar la solu­ción más favo­ra­ble a los intere­ses del que la emplea.

Por ejem­plo: El 11‑S (acti­va­do por la CIA infil­tra­da en los gru­pos islá­mi­cos) en EEUU fue el deto­nan­te del con­flic­to, y la «gue­rra con­tra­te­rro­ris­ta» pos­te­rior, y las inva­sio­nes a Afga­nis­tán e Irak, fue­ron par­te de la alter­na­ti­va de solu­ción.

Así, entre los varios obje­ti­vos encu­bier­tos de las cam­pa­ña con la «ame­na­za terro­ris­ta inter­na­cio­nal» lan­za­da por la Casa Blan­ca y las poten­cias cen­tra­les euro­peas en infi­ni­dad de oca­sio­nes, des­pués del 11S , sobre­sa­lía níti­da­men­te el de pre­pa­rar el «cli­ma» y la jus­ti­fi­ca­ción para ini­ciar ope­ra­cio­nes mili­ta­res en alta esca­la en las zonas petro­le­ras de Medio Orien­te, Eura­sia y Áfri­ca, tal cual hoy se com­prue­ba con la «gue­rra petro­le­ra» des­ata­da con­tra Libia.

Tan­to Washing­ton como las poten­cias de la Unión Euro­pea han man­te­ni­do his­tó­ri­ca­men­te denun­cias cons­tan­tes de «ata­ques terro­ris­tas islá­mi­cos» en pla­nes de eje­cu­ción, pero que efec­ti­va­men­te no han suce­di­do, des­de el 7 de julio de 2005, fecha del aten­ta­do terro­ris­ta al metro de Lon­dres.

Hay sufi­cien­tes prue­bas his­tó­ri­cas en la mate­ria: El 11‑S sir­vió de jus­ti­fi­ca­ción para las inva­sio­nes de Irak y Afga­nis­tán, el 11‑M en Espa­ña pre­pa­ró la cam­pa­ña de reelec­ción de Bush y fue la prin­ci­pal excu­sa para que EEUU impu­sie­ra en la ONU la tesis de «demo­cra­ti­za­ción» de Irak legi­ti­man­do la ocu­pa­ción mili­tar, el 7‑J en Lon­dres y las suce­si­vas olea­das de «ame­na­zas» y «aler­tas rojas» le sir­vie­ron a Washing­ton para ins­tau­rar el «terro­ris­mo» como pri­me­ra hipó­te­sis de con­flic­to mun­dial, e impo­ner a Euro­pa los «pla­nes con­tra­te­rro­ris­tas» hoy ins­ti­tu­cio­na­li­za­dos a esca­la glo­bal.

Dece­nas de infor­mes y de espe­cia­lis­tas -silen­cia­dos por la pren­sa ofi­cial del sis­te­ma- han cons­trui­do un cuer­po de prue­bas irre­fu­ta­bles de que Bin Laden y Al Qae­da se con­vir­tie­ron en ins­tru­men­tos genui­nos de la CIA esta­dou­ni­den­se que los ha uti­li­za­do para jus­ti­fi­car las inva­sio­nes a Irak, Afga­nis­tán y Pakis­tán, para ins­ta­lar la «gue­rra con­tra­te­rro­ris­ta» a esca­la glo­bal.

La «ver­sión ofi­cial» del 11‑S fue cues­tio­na­da y denun­cia­da como «fal­sa y mani­pu­la­da» por un con­jun­to de ex fun­cio­na­rios polí­ti­cos y de inte­li­gen­cia, así como de inves­ti­ga­do­res tan­to de EEUU como de Euro­pa, que cons­tan en docu­men­tos y prue­bas pre­sen­ta­dos a la jus­ti­cia de EEUU que nun­ca los inves­ti­gó adu­cien­do el carác­ter «cons­pi­ra­ti­vo» de los mis­mos (Ver: Docu­men­tos e infor­mes del 11‑S. /​ Al Qae­da y el terro­ris­mo «ter­ce­ri­za­do» de la CIA /​ La CIA ocul­tó datos y pro­te­gió a los auto­res del 11‑S /​ Ex minis­tro ale­mán con­fir­ma que la CIA estu­vo impli­ca­da en los aten­ta­dos del 11‑S /​ Infor­me del Ins­pec­tor Gene­ral del FBI: Más evi­den­cias de com­pli­ci­dad del gobierno con el 11‑S /​

El apa­ra­to de la pren­sa sio­nis­ta inter­na­cio­nal, a pesar de su mar­ca­da ten­den­cia «anti-Bush», jamás se hizo eco de estas inves­ti­ga­cio­nes y denun­cias que se siguen mul­ti­pli­can­do, mien­tras que sus ana­lis­tas sólo toman como vali­da la «ver­sión ofi­cial» ins­ta­la­da en la opi­nión públi­ca a esca­la glo­bal.

El esta­blish­ment del poder demó­cra­ta que hoy con­tro­la (y que ejer­ce la alter­nan­cia pre­si­den­cial con los repu­bli­ca­nos en la Casa Blan­ca) jamás men­cio­nó la exis­ten­cia de estas inves­ti­ga­cio­nes y denun­cias en una com­pli­ci­dad táci­ta de ocul­ta­mien­to con el gobierno de Bush.

Simul­tá­nea­men­te, y duran­te los ocho años de ges­tión de Bush, los demó­cra­tas no sola­men­te ava­la­ron las inva­sio­nes de Irak y de Afga­nis­tán y vota­ron todos los pre­su­pues­tos de la «gue­rra con­tra­te­rro­ris­ta», sino que tam­bién adop­ta­ron como pro­pia la «ver­sión ofi­cial» del 11‑S.

Este pac­to de silen­cio y de encu­bri­mien­to entre la pren­sa y el poder impe­rial nor­te­ame­ri­cano pre­ser­vó las ver­da­de­ras cau­sas del accio­nar terro­ris­ta de Bin laden y Al Qae­da, cuyas «ame­na­zas» perió­di­cas fue­ron publi­ca­das sin nin­gún aná­li­sis y tal cual fue­ron difun­di­das por el gobierno de EEUU y sus orga­nis­mos ofi­cia­les como la CIA y el FBI.

Y la «muer­te» de Bin Laden reafir­ma una ten­den­cia ya pro­ba­da: La «gue­rra con­tra­te­rro­ris­ta» no fue una polí­ti­ca coyun­tu­ral de Bush y los hal­co­nes neo­con, sino una estra­te­gia glo­bal del Esta­do impe­rial nor­te­ame­ri­cano dise­ña­da y apli­ca­da tras el 11‑S en EEUU, que ya tie­ne una cla­ra línea de con­ti­nui­dad con el gobierno demó­cra­ta de Oba­ma.

Manuel Frey­tas

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *