«Terro­ris­mo» aggior­na­do: EEUU «mató» a Bin Laden para que «Al Qae­da» siga vivien­do-IAR Noticias

Washing­ton se sacó de enci­ma a un tras­to usa­do y ya inser­vi­ble (Bin Laden), y sen­tó las bases estra­té­gi­cas y doc­tri­na­rias de un reci­cla­mien­to y moder­ni­za­ción de la «gue­rra con­tra­te­rro­ris­ta» a esca­la pla­ne­ta­ria: «Mata­mos a Bin Laden, pero Al Qae­da sigue viva y se mul­ti­pli­ca mucho más peli­gro­sa que antes», es el men­sa­je implí­ci­to de la Casa Blan­ca geren­cia­da por Oba­ma. En sín­te­sis, EEUU «mató» a Bin Laden, pero el «terro­ris­mo islá­mi­co» lo sobre­vi­ve y engen­dra nue­vas crías (y «ame­na­zas terro­ris­tas») como el hue­vo de la ser­pien­te. Como diría Geor­ge W. Bush: Ese es el plan.

Resu­ma­mos: El domin­go, y con una impre­sio­nan­te cober­tu­ra mediá­ti­ca en vivo a esca­la glo­bal, EEUU «mató» ofi­cial­men­te Bin Laden, pero advir­tió al mun­do que Al Qae­da y el «terro­ris­mo islá­mi­co» siguen en pie y con su capa­ci­dad de «ata­ques terro­ris­tas» mul­ti­pli­ca­da.

En sín­te­sis, con la «muer­te» de Bin Laden la «gue­rra con­tra­te­rro­ris­ta» se reci­cla y reac­tua­li­za pla­ne­ta­ria­men­te sobre el «mie­do» mul­ti­pli­ca­do a los aten­ta­dos Al Qae­da sin lími­tes terri­to­ria­les ni continentales.

Esa es la cla­ve del surrea­lis­ta (y opor­tu­nis­ta) anun­cio de Oba­ma sobre la muer­te del mito­ló­gi­co «líder» de Al Qae­da fabri­ca­do por las usi­nas de la CIA en la déca­da de los ochen­ta (Ver: Bin Laden: un sol­da­do de la CIA).

No hay cadá­ver, no hay prue­bas de la muer­te, y hay sólo dos argu­men­tos con­ver­gen­tes que jus­ti­fi­can el anuncio: 

1) EEUU nece­si­ta nue­vos fun­da­men­tos estra­té­gi­cos para seguir desa­rro­llan­do la «gue­rra con­tra el terro­ris­mo».

2) Oba­ma nece­si­ta ente­rrar a Bin Laden para ganar las elec­cio­nes en el 2012.

En todos los casos, el «terro­ris­mo» (un arma estra­té­gi­ca de la Gue­rra de Cuar­ta Gene­ra­ción) va actuar como ele­men­to des­en­ca­de­nan­te y fusio­nan­te de los acon­te­ci­mien­tos que se ave­ci­nan en el tea­tro de los con­flic­tos inter­na­cio­na­les por la pre­ser­va­ción del orden impe­rial regente.

Des­de el 11‑S, en el 2001, el «terro­ris­mo» se cons­ti­tu­yó en una herra­mien­ta cla­ve del Esta­do impe­rial USA para admi­nis­trar y con­tro­lar la maqui­na­ria pla­ne­ta­ria del «nue­vo orden» emer­gen­te tras el esta­lli­do de las Torres Geme­las en Nue­va York.

Hay tres razo­nes estra­té­gi­cas de fon­do que jus­ti­fi­can la per­ma­nen­cia de la «gue­rra con­tra­te­rro­ris­ta» como prin­ci­pal hipó­te­sis de con­flic­to mundial: 

1) Expan­sión de la indus­tria arma­men­tis­ta (cor­po­ra­cio­nes del Com­ple­jo Mili­tar Industrial).

B) Jus­ti­fi­ca­ción doc­tri­na­ria de las gue­rras pre­ven­ti­vas por con­quis­tas de mer­ca­do (ocu­pa­cio­nes militares).

3) Cla­ve argu­men­tal para el posi­cio­na­mien­to hege­mó­ni­co de EEUU en el nue­vo orde­na­mien­to geo­po­lí­ti­co y mili­tar globalizado. 

Bush pudo man­te­ner­se duran­te dos perío­dos en la Casa Blan­ca, con el apro­ve­cha­mien­to del 11‑S y la leyen­da de Bin Laden «ame­na­zan­do» des­de su escon­di­te inex­pug­na­ble, y Oba­ma va por su reelec­ción «matan­do» a Bin Laden y crean­do la leyen­da de una Al Qae­da poten­cia­da de mil cabe­zas que extien­de sus «ame­na­zas terro­ris­tas» por todo el planeta.

En la agen­da de la inte­li­gen­cia mili­tar esta­dou­ni­den­se Bin Laden obe­de­ce a dos tipos de cons­truc­cio­nes. Una ver­da­de­ra, aso­cia­da con las redes secre­tas del terro­ris­mo, y otra fabri­ca­da para con­su­mo mediá­ti­co.

En la pri­me­ra, se indi­ca que su for­ma­ción de sol­da­do terro­ris­ta pro­vie­ne de los sóta­nos his­tó­ri­cos de entre­na­mien­to de la CIA. Y en la segun­da, las evi­den­cias lo seña­lan como un espec­tro fan­tas­mal sobre el cual se mon­ta­ron innu­me­ra­bles cam­pa­ñas de pren­sa inter­na­cio­nal para gene­rar mie­do con el «terro­ris­mo».

El líder de Al Qae­da fue fabri­ca­do de acuer­do a las nece­si­da­des del «nue­vo enemi­go», que el impe­rio nece­si­ta­ba mos­trar a la socie­dad des­pués de los aten­ta­dos del 11‑S, y que la inte­li­gen­cia nor­te­ame­ri­ca­na uti­li­zó para con­se­guir con­sen­so local e inter­na­cio­nal a sus nue­vas polí­ti­cas de inva­sión militar

La nue­va con­sig­na lan­za­da por Oba­ma el domin­go: Mue­re Bin Laden, pero Al Qae­da se poten­cia y comien­za a engen­drar crías como el hue­vo de la serpiente. 

Mien­tras anun­cia la «muer­te» de Bin Laden Washing­ton, a coro con las poten­cias impe­ria­les, advier­te a los cua­tro vien­tos que Al Qae­da se apres­ta a una esca­la­da de «aten­ta­dos terro­ris­tas» para ven­gar a su jefe.

El Depar­ta­men­to de Esta­do advir­tió este lunes a los ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses que tras la muer­te del líder de Al Qae­da, Osa­ma Bin Laden, ellos se han con­ver­ti­do en obje­ti­vos poten­cia­les de la «vio­len­cia anti­es­ta­dou­ni­den­se» en todo el mundo.

«Dada la incer­ti­dum­bre y la vola­ti­li­dad de la actual situa­ción, urgi­mos a los ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses en áreas don­de estos acon­te­ci­mien­tos (el «terro­ris­mo») pue­den cau­sar vio­len­cia anti­es­ta­dou­ni­den­se a limi­tar sus via­jes fue­ra de sus casas y hote­les y a evi­tar con­cen­tra­cio­nes y demos­tra­cio­nes masi­vas», pun­tua­li­za el comunicado.

Por su par­te, el aban­de­ra­do ini­cial de la «gue­rra con­tra­te­rro­ris­ta», el ex pre­si­den­te Geor­ge W. Bush, advir­tió que «La lucha con­tra el terror con­ti­núa, pero esta noche Esta­dos Uni­dos ha man­da­do un men­sa­je ine­quí­vo­co: no impor­ta cuan­to se tar­de, se hará justicia».

«Es un triun­fo rotun­do para la jus­ti­cia, la liber­tad y los valo­res com­par­ti­dos por todas las nacio­nes demo­crá­ti­cas que luchan hom­bro con hom­bro con deter­mi­na­ción con­tra el terro­ris­mo», afir­mó el pri­mer minis­tro de Israel, Ben­ja­min Netanyahu

El secre­ta­rio gene­ral de la OTAN, Anders Fogh Ras­mus­sen, cali­fi­có de «éxi­to sig­ni­fi­ca­ti­vo» la muer­te del líder de Al Qae­da, Osa­ma Bin Laden, en una ope­ra­ción de las fuer­zas espe­cia­les esta­dou­ni­den­ses en Pakis­tán, y reafir­mó el com­pro­mi­so de los alia­dos para «impe­dir que Afga­nis­tán se con­vier­ta de nue­vo en un san­tua­rio para el terro­ris­mo».

No obs­tan­te la «eufo­ria» rei­nan­te entre los lide­res impe­ria­les, una gene­ra­li­za­da duda sobre la auten­ti­ci­dad del anun­cio se extien­de mun­dial­men­te a par­tir de la no exis­ten­cia de prue­bas sobre la muer­te de Bin Laden.

Reci­cla­mien­to de la «gue­rra contraterrorista»

El gro­tes­co anun­cio sin prue­bas ni cadá­ver de la «muer­te» de Bin Laden (sólo posi­bi­li­ta­do por la com­pli­ci­dad de los gobier­nos y de los medios de comu­ni­ca­ción, y por la ausen­cia de con­tra­in­for­ma­ción y de aná­li­sis tota­li­za­do de los fun­da­men­tos del uso estra­té­gi­co de la «gue­rra con­tra terro­ris­ta») es sólo el rever­so de una estra­te­gia que con­ti­núa des­de el 11‑S has­ta aquí.

EEUU, con la admi­nis­tra­ción Bush tras el 11‑S, no sola­men­te ins­ta­ló un nue­vo sis­te­ma de con­trol polí­ti­co y social por medio de la mani­pu­la­ción mediá­ti­ca con el «terro­ris­mo», sino que ade­más inau­gu­ró un «nue­vo orden inter­na­cio­nal» (sus­ti­tu­ti­vo de la «gue­rra fría» con la ex URSS) basa­do en la «gue­rra con­tra­te­rro­ris­ta» que sir­vió de jus­ti­fi­ca­ción a las nue­vas estra­te­gias expan­sio­nis­tas del Impe­rio nor­te­ame­ri­cano y de las tras­na­cio­na­les capi­ta­lis­tas. Oba­ma, con este anun­cio, con­ti­núa esa estra­te­gia por otras vías.

Des­de el pun­to de vis­ta geo­po­lí­ti­co y estra­té­gi­co, el «terro­ris­mo» no es un obje­to dia­bó­li­co del fun­da­men­ta­lis­mo islá­mi­co, sino una herra­mien­ta de la Gue­rra de Cuar­ta Gene­ra­ción que la inte­li­gen­cia esta­dou­ni­den­se y euro­pea vie­nen uti­li­zan­do (en Asia y Euro­pa) para man­te­ner y con­so­li­dar la alian­za USA-UE en el cam­po de las ope­ra­cio­nes, para derro­tar a los tali­ba­nes en Afga­nis­tán, jus­ti­fi­car accio­nes mili­ta­res con­tra Irán antes de que se con­vier­ta en poten­cia nuclear, y gene­rar un posi­ble nue­vo 11‑S para dis­traer la aten­ción de la cri­sis rece­si­va mundial. 

A nivel geo­eco­nó­mi­co se regis­tra otra lec­tu­ra: Si se detu­vie­ra la indus­tria y el nego­cio arma­men­tis­ta cen­tra­li­za­do alre­de­dor del com­ba­te con­tra el «terro­ris­mo» (hoy ali­men­ta­do por un pre­su­pues­to béli­co mun­dial de US$ 1,460 billo­nes) ter­mi­na­ría de colap­sar la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na que hoy se encuen­tra en una cri­sis finan­cie­ra-rece­si­va de carac­te­rís­ti­cas inéditas.

Esta es la mejor expli­ca­ción de por­qué Oba­ma, hoy sen­ta­do en el sillón de la Casa Blan­ca, ya se con­vir­tió en el «here­de­ro for­zo­so» de la «gue­rra con­tra­te­rro­ris­ta» de Bush a esca­la global.

La mis­ma inter­pre­ta­ción se pue­de infe­rir para las poten­cias de la Unión Euro­pea que adhie­ren a los pla­nes glo­ba­les de la «gue­rra con­tra­te­rro­ris­ta», así como para Chi­na, Rusia y las poten­cias asiá­ti­cas cuyos com­ple­jos mili­ta­res fac­tu­ran miles de millo­nes con armas y tec­no­lo­gía des­ti­na­das al com­ba­te con­tra el «terro­ris­mo».

Como se sabe, los «pla­nes con­tra­te­rro­ris­tas» son el prin­ci­pal rubro de fac­tu­ra­ción de los pre­su­pues­tos arma­men­tis­tas a esca­la glo­bal y con­for­man la mayor tasa de ren­ta­bi­li­dad de las cor­po­ra­cio­nes de la gue­rra que giran alre­de­dor de los com­ple­jos mili­ta­res indus­tria­les de EEUU, Euro­pa y Asia.

En el 2004,la Unión Euro­pea se sumó a la estra­te­gia nor­te­ame­ri­ca­na dise­ñan­do y ponien­do en prác­ti­ca un plan «con­tra­te­rro­ris­ta» que tras­la­da­ba a terri­to­rio euro­peo la cru­za­da mili­tar y de segu­ri­dad con­tra el «eje del mal», que ini­cia­ra la admi­nis­tra­ción Bush tras los aten­ta­dos del 11‑S.

Tras la impo­si­ción pla­ne­ta­ria del com­ba­te con­tra el terro­ris­mo (prin­ci­pal­men­te islá­mi­co) la «psi­co­sis terro­ris­ta» inun­dó las por­ta­das de la pren­sa inter­na­cio­nal y se exten­dió por aero­puer­tos, metros, esta­cio­nes de tre­nes, y por todo lugar don­de se pro­du­je­ran con­cen­tra­cio­nes masi­vas de personas.

Este esce­na­rio, con las poten­cias cen­troa­siá­ti­cas (que com­pi­ten por áreas de influen­cia con el eje USA-UE) adhi­rien­do a la «gue­rra con­tra­te­rro­ris­ta» lide­ra­da por EEUU, mar­ca con cla­ri­dad como Al Qae­da y el hoy extin­to Bin Laden (un inven­to his­tó­ri­co de la CIA) ensam­bla en un solo blo­que al sis­te­ma capi­ta­lis­ta más allá de sus dife­ren­cias sec­to­ria­les.

La «sim­bio­sis» fun­cio­nal e inter­ac­ti­va entre Bush y Al Qae­da tiñó ocho años cla­ves de la polí­ti­ca impe­rial de EEUU. A pun­to tal, que a los exper­tos les resul­ta impo­si­ble pen­sar al uno sin el otro.

El 11‑S como jus­ti­fi­ca­ción de nue­vas invasiones

Duran­te ocho años de ges­tión, Bin Laden y Al Qae­da se con­vir­tie­ron casi en una «herra­mien­ta de Esta­do» para Bush y los hal­co­nes neo­con que con­vir­tie­ron al «terro­ris­mo» ( y a la «gue­rra con­tra­te­rro­ris­ta») en su prin­ci­pal estra­te­gia de super­vi­ven­cia en el poder. 

Bush y el lobby judío de hal­co­nes neo­con, edi­fi­ca­ron con­sen­so y apo­yo interno agi­tan­do y denun­cian­do el peli­gro del «terro­ris­mo islá­mi­co» como ame­na­za per­ma­nen­te a la «segu­ri­dad nacio­nal» de EEUU. Den­tro de esa bol­sa metían a todos los que se le oponían.

En tér­mi­nos geo­po­lí­ti­cos y mili­tar-estra­té­gi­cos, con la uti­li­za­ción de la leyen­da mediá­ti­ca de Bin Laden y el peli­gro del «terro­ris­mo inter­na­cio­nal», a par­tir del 11‑S el Impe­rio nor­te­ame­ri­cano (poten­cia loco­mo­to­ra uni­po­lar del pla­ne­ta des­de la caí­da de la URSS) sus­ti­tuía aspec­tos cla­ves de su super­vi­ven­cia como Esta­do impe­rial.

Bien emplea­da, la herra­mien­ta «terro­ris­mo» (un arma que com­bi­na la vio­len­cia mili­tar con la Gue­rra de Cuar­ta Gene­ra­ción) tie­ne como obje­ti­vo cen­tral: Gene­rar una con­flic­to (o una cri­sis) para lue­go apor­tar la solu­ción más favo­ra­ble a los intere­ses del que la emplea.

Por ejem­plo: El 11‑S (acti­va­do por la CIA infil­tra­da en los gru­pos islá­mi­cos) en EEUU fue el deto­nan­te del con­flic­to, y la «gue­rra con­tra­te­rro­ris­ta» pos­te­rior, y las inva­sio­nes a Afga­nis­tán e Irak, fue­ron par­te de la alter­na­ti­va de solu­ción.

Así, entre los varios obje­ti­vos encu­bier­tos de las cam­pa­ña con la «ame­na­za terro­ris­ta inter­na­cio­nal» lan­za­da por la Casa Blan­ca y las poten­cias cen­tra­les euro­peas en infi­ni­dad de oca­sio­nes, des­pués del 11S , sobre­sa­lía níti­da­men­te el de pre­pa­rar el «cli­ma» y la jus­ti­fi­ca­ción para ini­ciar ope­ra­cio­nes mili­ta­res en alta esca­la en las zonas petro­le­ras de Medio Orien­te, Eura­sia y Áfri­ca, tal cual hoy se com­prue­ba con la «gue­rra petro­le­ra» des­ata­da con­tra Libia.

Tan­to Washing­ton como las poten­cias de la Unión Euro­pea han man­te­ni­do his­tó­ri­ca­men­te denun­cias cons­tan­tes de «ata­ques terro­ris­tas islá­mi­cos» en pla­nes de eje­cu­ción, pero que efec­ti­va­men­te no han suce­di­do, des­de el 7 de julio de 2005, fecha del aten­ta­do terro­ris­ta al metro de Londres. 

Hay sufi­cien­tes prue­bas his­tó­ri­cas en la mate­ria: El 11‑S sir­vió de jus­ti­fi­ca­ción para las inva­sio­nes de Irak y Afga­nis­tán, el 11‑M en Espa­ña pre­pa­ró la cam­pa­ña de reelec­ción de Bush y fue la prin­ci­pal excu­sa para que EEUU impu­sie­ra en la ONU la tesis de «demo­cra­ti­za­ción» de Irak legi­ti­man­do la ocu­pa­ción mili­tar, el 7‑J en Lon­dres y las suce­si­vas olea­das de «ame­na­zas» y «aler­tas rojas» le sir­vie­ron a Washing­ton para ins­tau­rar el «terro­ris­mo» como pri­me­ra hipó­te­sis de con­flic­to mun­dial, e impo­ner a Euro­pa los «pla­nes con­tra­te­rro­ris­tas» hoy ins­ti­tu­cio­na­li­za­dos a esca­la global.

Dece­nas de infor­mes y de espe­cia­lis­tas -silen­cia­dos por la pren­sa ofi­cial del sis­te­ma- han cons­trui­do un cuer­po de prue­bas irre­fu­ta­bles de que Bin Laden y Al Qae­da se con­vir­tie­ron en ins­tru­men­tos genui­nos de la CIA esta­dou­ni­den­se que los ha uti­li­za­do para jus­ti­fi­car las inva­sio­nes a Irak, Afga­nis­tán y Pakis­tán, para ins­ta­lar la «gue­rra con­tra­te­rro­ris­ta» a esca­la glo­bal.

La «ver­sión ofi­cial» del 11‑S fue cues­tio­na­da y denun­cia­da como «fal­sa y mani­pu­la­da» por un con­jun­to de ex fun­cio­na­rios polí­ti­cos y de inte­li­gen­cia, así como de inves­ti­ga­do­res tan­to de EEUU como de Euro­pa, que cons­tan en docu­men­tos y prue­bas pre­sen­ta­dos a la jus­ti­cia de EEUU que nun­ca los inves­ti­gó adu­cien­do el carác­ter «cons­pi­ra­ti­vo» de los mis­mos (Ver: Docu­men­tos e infor­mes del 11‑S. /​ Al Qae­da y el terro­ris­mo «ter­ce­ri­za­do» de la CIA /​ La CIA ocul­tó datos y pro­te­gió a los auto­res del 11‑S /​ Ex minis­tro ale­mán con­fir­ma que la CIA estu­vo impli­ca­da en los aten­ta­dos del 11‑S /​ Infor­me del Ins­pec­tor Gene­ral del FBI: Más evi­den­cias de com­pli­ci­dad del gobierno con el 11‑S /​

El apa­ra­to de la pren­sa sio­nis­ta inter­na­cio­nal, a pesar de su mar­ca­da ten­den­cia «anti-Bush», jamás se hizo eco de estas inves­ti­ga­cio­nes y denun­cias que se siguen mul­ti­pli­can­do, mien­tras que sus ana­lis­tas sólo toman como vali­da la «ver­sión ofi­cial» ins­ta­la­da en la opi­nión públi­ca a esca­la global.

El esta­blish­ment del poder demó­cra­ta que hoy con­tro­la (y que ejer­ce la alter­nan­cia pre­si­den­cial con los repu­bli­ca­nos en la Casa Blan­ca) jamás men­cio­nó la exis­ten­cia de estas inves­ti­ga­cio­nes y denun­cias en una com­pli­ci­dad táci­ta de ocul­ta­mien­to con el gobierno de Bush.

Simul­tá­nea­men­te, y duran­te los ocho años de ges­tión de Bush, los demó­cra­tas no sola­men­te ava­la­ron las inva­sio­nes de Irak y de Afga­nis­tán y vota­ron todos los pre­su­pues­tos de la «gue­rra con­tra­te­rro­ris­ta», sino que tam­bién adop­ta­ron como pro­pia la «ver­sión ofi­cial» del 11‑S.

Este pac­to de silen­cio y de encu­bri­mien­to entre la pren­sa y el poder impe­rial nor­te­ame­ri­cano pre­ser­vó las ver­da­de­ras cau­sas del accio­nar terro­ris­ta de Bin laden y Al Qae­da, cuyas «ame­na­zas» perió­di­cas fue­ron publi­ca­das sin nin­gún aná­li­sis y tal cual fue­ron difun­di­das por el gobierno de EEUU y sus orga­nis­mos ofi­cia­les como la CIA y el FBI.

Y la «muer­te» de Bin Laden reafir­ma una ten­den­cia ya pro­ba­da: La «gue­rra con­tra­te­rro­ris­ta» no fue una polí­ti­ca coyun­tu­ral de Bush y los hal­co­nes neo­con, sino una estra­te­gia glo­bal del Esta­do impe­rial nor­te­ame­ri­cano dise­ña­da y apli­ca­da tras el 11‑S en EEUU, que ya tie­ne una cla­ra línea de con­ti­nui­dad con el gobierno demó­cra­ta de Obama. 

Manuel Frey­tas

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.