Vene­zue­la-Pais Vas­co- JM Alva­rez

“Si lo aga­rro soy malo y si no lo aga­rro tam­bién soy malo”. Esa sig­ni­fi­ca­ti­va fra­se, rela­cio­na­da con el caso Pérez Bece­rra, del man­da­ta­rio Hugo Chá­vez pone de mani­fies­to en toda su dimen­sión, la fra­gi­li­dad del pro­ce­so vene­zo­lano. Se tra­ta de una decla­ra­ción de impo­ten­cia, deri­va­da de la debi­li­dad del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio mun­dial y de una espe­ran­za que se mue­ve a tran­cas y barran­cas, ante la cons­tan­te ame­na­za impe­ria­lis­ta.

Com­pren­de­mos la indig­na­ción y con­fu­sión ante lo suce­di­do, de los revo­lu­cio­na­rios lati­no­ame­ri­ca­nos ubi­ca­dos en la peri­fe­ria del Sis­te­ma pero que, al menos, mani­fies­tan cla­ra­men­te que para alcan­zar el poder es nece­sa­ria la lucha polí­ti­co-mili­tar. Ellos son hones­tos; sin embar­go algu­nos (he dicho algu­nos) que viven en el cen­tro del Sis­te­ma, debe­rían cerrar su boca.

Noso­tros hemos mani­fes­ta­do aquí en varias oca­sio­nes que no cree­mos posi­ble alcan­zar el socia­lis­mo y la revo­lu­ción con­ci­lian­do cla­ses. Y no lo deci­mos por­que sí, sino por­que la pro­pia cla­se bur­gue­sa ame­na­za­da es la que uti­li­za la vio­len­cia para no sol­tar el poder. Nos lo ha demos­tra­do infi­ni­tas veces.

En ese sen­ti­do, resul­tan bochor­no­sas las acti­tu­des de algu­nos (refor­mis­tas aquí y super­re­vo­lu­cio­na­rios en Vene­zue­la) que con­si­de­ran bueno para el País Vas­co lo que es malo en Vene­zue­la, esto es, uti­li­zar las herra­mien­tas de la bur­gue­sía para alcan­zar un país sobe­rano y socia­lis­ta, ilu­sio­nan­do así a su gen­te pero no expli­cán­do­les cómo cam­bia­rían la Cons­ti­tu­ción espa­ño­la que nie­ga la posi­bi­li­dad de inde­pen­den­cia de cual­quier nación del Esta­do.

Esos for­man par­te de aque­llos que le inter­pe­lan a Chá­vez en públi­co, por qué extra­di­ta a los refu­gia­dos vas­cos a Espa­ña. Les pro­pon­go, ya que son tan valien­tes con el débil, que se pre­sen­ten en cual­quier con­fe­ren­cia del pre­si­den­te espa­ñol y le pre­gun­ten por qué se tor­tu­ra y humi­lla a los pre­sos polí­ti­cos, y, ya pues­tos, tam­bién que ellos con­si­de­ran a los pre­sos de ETA como pri­sio­ne­ros de gue­rra; pero allí, en la boca del lobo, y no con bata y pan­tu­flas (yo no podría hacer­lo: no soy super­re­vo­lu­cio­na­rio).

Pre­gun­tar públi­ca­men­te a Chá­vez es muy fácil (ya saben: peri­fe­ria y cen­tro) pero hacer lo pro­pio con Zapa­te­ro o Rubal­ca­ba, ami­go mío, eso ya es otro can­tar. http://​jmal​va​rez​blog​.blogs​pot​.com/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *