Matar a Bin Laden, resu­ci­tar a Al-Qae­da – San­tia­go Alba Rico

Una de las gran­des sor­pre­sas que habían depa­ra­do los levan­ta­mien­tos popu­la­res en el mun­do ára­be es que habían deja­do momen­tá­nea­men­te fue­ra de jue­go a todas las fuer­zas isla­mis­tas y muy espe­cial­men­te, cla­ro, a la más sos­pe­cho­sa y extre­mis­ta, Al-Qae­da, mar­ca comer­cial de oscu­ro con­te­ni­do lar­ga­men­te ins­tru­men­ta­li­za­da para sos­te­ner dic­ta­do­res, repri­mir toda cla­se de disi­den­cia y des­viar la aten­ción lejos de los ver­da­de­ros cam­pos de bata­lla. Con indi­ca­cio­nes de amplio espec­tro, como la aspi­ri­na, Bin Laden reapa­re­cía cada vez que hacía fal­ta ati­zar la “gue­rra con­tra el terro­ris­mo”; se le man­te­nía con vida para agi­tar su espan­ta­jo en encru­ci­ja­das elec­to­ra­les o para jus­ti­fi­car leyes de excep­ción. Esta vez la situa­ción era dema­sia­do gra­ve como para no usar­lo por últi­ma vez, en una orgía mediá­ti­ca que eclip­sa inclu­so la boda del prín­ci­pe Gui­ller­mo e intro­du­ce efec­tos muy inquie­tan­tes en el mun­do.

Cuan­do pare­cía rele­ga­da al olvi­do, defi­ni­ti­va­men­te arrin­co­na­da por los pro­pios pue­blos que debían apo­yar­la, reapa­re­ce Al-Qae­da. Un des­co­no­ci­do gru­po, en nom­bre de esa paten­te, ase­si­na a Arri­go­ni en Pales­ti­na; días des­pués, en ple­na efer­ves­cen­cia de las pro­tes­tas anti­mo­nár­qui­cas en Marrue­cos, una bom­ba esta­lla en la pla­za Yamaa Fna de Marra­kesh; aho­ra reapa­re­ce Bin Laden, no vivo y ame­na­za­dor, sino en toda la glo­ria de un mar­ti­rio apla­za­do, estu­dia­do, cui­da­do­sa­men­te esce­ni­fi­ca­do, un poco inve­ro­sí­mil. “Se ha hecho jus­ti­cia”, dice Oba­ma, pero la jus­ti­cia recla­ma tri­bu­na­les y jue­ces, pro­ce­di­mien­tos suma­ria­les, una sen­ten­cia inde­pen­dien­te. Más sin­ce­ro ha sido Geor­ge Bush: “Es la ven­gan­za de los EEUU”, ha dicho. “Es la ven­gan­za de la demo­cra­cia”, ha aña­di­do, y miles de demó­cra­tas esta­dou­ni­den­ses zapa­tean de ale­gría delan­te de la Casa Blan­ca, sal­tan­do con bár­ba­ra eufo­ria sobre tibias y cala­ve­ras. Pero demo­cra­cia y ven­gan­za son tan incom­pa­ti­bles como la peda­go­gía y el infan­ti­ci­dio, como el alfa­be­to y el solip­sis­mo, como el aje­drez y el jue­go. A los EEUU le gus­tan los lin­cha­mien­tos, sobre todo des­de el aire, por­que sabe que son más pode­ro­sos que los prin­ci­pios. “El mun­do sien­te ali­vio”, afir­ma Oba­ma, pero al mis­mo tiem­po aler­ta de “ata­ques vio­len­tos en todo el mun­do tras la muer­te de Ben Laden”. ¿Aler­ta? ¿Avi­sa? ¿Pro­me­te? ¿Qué ali­vio pue­de pro­du­cir un ase­si­na­to que ‑se dice al mis­mo tiem­po- pone en peli­gro a aque­llos a los que pre­su­mi­ble­men­te se quie­re sal­var?

Este era el momen­to. Al-Qae­da vuel­ve a domi­nar la esce­na; Al-Qae­da vuel­ve a satu­rar el ima­gi­na­rio occi­den­tal. Mien­tras el pre­sun­to cadá­ver de Ben Laden es arro­ja­do al mar, Bin Laden se apo­de­ra fan­tas­mal­men­te de todas las luchas y todas los deseos de jus­ti­cia. Se cum­pli­rá el vati­ci­nio de Oba­ma: habrá ata­ques vio­len­tos por todas par­tes y el mun­do ára­bo-musul­mán vol­ve­rá a ser un bulli­cio de fana­tis­mos y deca­pi­ta­cio­nes, quie­ran o no quie­ran sus pobla­cio­nes. Entre demo­cra­cia y bar­ba­rie, es evi­den­te, EEUU no tie­ne duda: la bar­ba­rie se ajus­ta mucho más al “sue­ño ame­ri­cano”.

No sabe­mos si se ha mata­do real­men­te a Bin Laden; lo que está cla­ro es que el esfuer­zo por resu­ci­tar a toda cos­ta a Al-Qae­da pre­ten­de matar los pro­ce­sos de cam­bio comen­za­dos hace cua­tro meses en el mun­do ára­be.

Rebe­lión)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *