Matar a Bin Laden, resu­ci­tar a Al-Qae­da – San­tia­go Alba Rico

Una de las gran­des sor­pre­sas que habían depa­ra­do los levan­ta­mien­tos popu­la­res en el mun­do ára­be es que habían deja­do momen­tá­nea­men­te fue­ra de jue­go a todas las fuer­zas isla­mis­tas y muy espe­cial­men­te, cla­ro, a la más sos­pe­cho­sa y extre­mis­ta, Al-Qae­da, mar­ca comer­cial de oscu­ro con­te­ni­do lar­ga­men­te ins­tru­men­ta­li­za­da para sos­te­ner dic­ta­do­res, repri­mir toda cla­se de disi­den­cia y des­viar la aten­ción lejos de los ver­da­de­ros cam­pos de bata­lla. Con indi­ca­cio­nes de amplio espec­tro, como la aspi­ri­na, Bin Laden reapa­re­cía cada vez que hacía fal­ta ati­zar la “gue­rra con­tra el terro­ris­mo”; se le man­te­nía con vida para agi­tar su espan­ta­jo en encru­ci­ja­das elec­to­ra­les o para jus­ti­fi­car leyes de excep­ción. Esta vez la situa­ción era dema­sia­do gra­ve como para no usar­lo por últi­ma vez, en una orgía mediá­ti­ca que eclip­sa inclu­so la boda del prín­ci­pe Gui­ller­mo e intro­du­ce efec­tos muy inquie­tan­tes en el mundo.

Cuan­do pare­cía rele­ga­da al olvi­do, defi­ni­ti­va­men­te arrin­co­na­da por los pro­pios pue­blos que debían apo­yar­la, reapa­re­ce Al-Qae­da. Un des­co­no­ci­do gru­po, en nom­bre de esa paten­te, ase­si­na a Arri­go­ni en Pales­ti­na; días des­pués, en ple­na efer­ves­cen­cia de las pro­tes­tas anti­mo­nár­qui­cas en Marrue­cos, una bom­ba esta­lla en la pla­za Yamaa Fna de Marra­kesh; aho­ra reapa­re­ce Bin Laden, no vivo y ame­na­za­dor, sino en toda la glo­ria de un mar­ti­rio apla­za­do, estu­dia­do, cui­da­do­sa­men­te esce­ni­fi­ca­do, un poco inve­ro­sí­mil. “Se ha hecho jus­ti­cia”, dice Oba­ma, pero la jus­ti­cia recla­ma tri­bu­na­les y jue­ces, pro­ce­di­mien­tos suma­ria­les, una sen­ten­cia inde­pen­dien­te. Más sin­ce­ro ha sido Geor­ge Bush: “Es la ven­gan­za de los EEUU”, ha dicho. “Es la ven­gan­za de la demo­cra­cia”, ha aña­di­do, y miles de demó­cra­tas esta­dou­ni­den­ses zapa­tean de ale­gría delan­te de la Casa Blan­ca, sal­tan­do con bár­ba­ra eufo­ria sobre tibias y cala­ve­ras. Pero demo­cra­cia y ven­gan­za son tan incom­pa­ti­bles como la peda­go­gía y el infan­ti­ci­dio, como el alfa­be­to y el solip­sis­mo, como el aje­drez y el jue­go. A los EEUU le gus­tan los lin­cha­mien­tos, sobre todo des­de el aire, por­que sabe que son más pode­ro­sos que los prin­ci­pios. “El mun­do sien­te ali­vio”, afir­ma Oba­ma, pero al mis­mo tiem­po aler­ta de “ata­ques vio­len­tos en todo el mun­do tras la muer­te de Ben Laden”. ¿Aler­ta? ¿Avi­sa? ¿Pro­me­te? ¿Qué ali­vio pue­de pro­du­cir un ase­si­na­to que ‑se dice al mis­mo tiem­po- pone en peli­gro a aque­llos a los que pre­su­mi­ble­men­te se quie­re salvar?

Este era el momen­to. Al-Qae­da vuel­ve a domi­nar la esce­na; Al-Qae­da vuel­ve a satu­rar el ima­gi­na­rio occi­den­tal. Mien­tras el pre­sun­to cadá­ver de Ben Laden es arro­ja­do al mar, Bin Laden se apo­de­ra fan­tas­mal­men­te de todas las luchas y todas los deseos de jus­ti­cia. Se cum­pli­rá el vati­ci­nio de Oba­ma: habrá ata­ques vio­len­tos por todas par­tes y el mun­do ára­bo-musul­mán vol­ve­rá a ser un bulli­cio de fana­tis­mos y deca­pi­ta­cio­nes, quie­ran o no quie­ran sus pobla­cio­nes. Entre demo­cra­cia y bar­ba­rie, es evi­den­te, EEUU no tie­ne duda: la bar­ba­rie se ajus­ta mucho más al “sue­ño americano”.

No sabe­mos si se ha mata­do real­men­te a Bin Laden; lo que está cla­ro es que el esfuer­zo por resu­ci­tar a toda cos­ta a Al-Qae­da pre­ten­de matar los pro­ce­sos de cam­bio comen­za­dos hace cua­tro meses en el mun­do árabe.

Rebe­lión)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.